Atención médica sin papeleos ni letra pequeña

Epididimitis

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

¿Qué es la epididimitis?

La epididimitis es un proceso inflamatorio o infeccioso del epidídimo, estructura tubular situada en la parte superior y posterior de los testículos donde se almacenan los espermatozoides, que frecuentemente se asocia a la afectación del testículo llamándose entonces orquiepididimitis.

Es el motivo más frecuente de consulta por dolor testicular en el adulto. Es una afectación que aparece en el varón adulto entre los 20 - 50 años de forma más frecuente.

Es una patología de gravedad moderada-grave por las posibles complicaciones que pueden desencadenarse con su padecimiento si no se trata o no evoluciona adecuadamente.

¿Tienes dudas? Regístrate ahora en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta.

La epididimitis se clasifica según su curso evolutivo en agudas o crónicas, persistentes en el tiempo más de tres meses.

Tipos de epididimitis

La epididimitis se clasifica según su curso evolutivo en agudas, con aparición evolución gradual en 1 - 2 días y no más de 6 semanas, o crónicas, persistente en el tiempo más de tres meses. También se clasifican según su orígen, por ser infecciosas (originadas por un germen) o por una inflamación sin patología infecciosa asociada.

Causas de la epididimitis

  • Causa infecciosa: En el varón sexualmente activo predominan organismos causantes de enfermedades de transmisión sexual (chlamydia trachomatis). En el anciano y el niño la bacteria más frecuentemente implicada es la echerichia coli. Algunas de las epididimitis crónicas son producidas por micobacteria tubercolusosis o la brucella sp.
  • Causa no infecciosa: Consumo del fármaco antiarrítmico amiodarona, padecimiento de enfermedades sistémicas como la enfermedad de BechÇhet (enfermedad reumática con inflamación de los vasos sanguíneos), por traumatismos o por lesiones después de cirugías como la vasectomía. También puede producirse por la irritación producida por reflujo de orina desde la uretra hasta el epidídimo.

Síntomas de la epididimitis

La epididimitis cursa con afectación normalmente unilateral (uno de los epidídimos) que produce dolor en el escroto, que en ocasiones se irradia hacia la ingle, febrícula o fiebre. Aparecen molestias uretrales y enrojecimiento o edema del escroto, a veces también hidrocele (acumulación de líquido en el escroto).

En los varones sexualemnte activos pueden coexistir síntomas de enfermedades de transmisión sexual (ETS), mientras que en los niños y ancianos suele haber una afectación genitourinaria previa (infecciones urinarias, prostatitis o sondaje urinario previo).

Las epididimitis crónicas pueden presentarse con escasos síntomas, manifestándose como un aumento del tamaño de la glándula que aparece indurada (endurecida). En ocasiones también aparece dolor y fiebre. Cuando la causa es una infección tuberculosa, es frecuente que se cronifique y que aparezca inflamación del escroto y edema y presencia de una fístula (comunicación anormal hacia el exterior de la piel).

Tratamiento para la epididimitis

Se recomienda el reposo con sujeción y elevación testicular. Se pautan tratamientos farmacológicos para controlar el dolor y la inflamación (analéticos y antiinflamatorios). En ocasiones, se puede pautar tratamiento con corticoides en dosis descendentes con el fin de evitar la obstrucción de los conductos del epidídimo (aunque su eficacia no está 100% demostrada).

En aquellos casos de origen infeccioso se establece tratamiento con antibiótico que se inicia antes de tener el resultado de los estudios diagnósticos, según la sospecha del origen de la infección. Se confirma con los cultivos realizados (determinación de la bacteria causante de la infección).

¿Tienes dudas? Regístrate ahora en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta.

Pruebas complementarias del tratamiento de la epididimitis

El diagnóstico se realiza principalmente por la clínica que presenta el paciente y la exploración física. Además, se pueden realizar pruebas diagnósticas para confirmar la causa como analítica de sangre, análisis de orina, cultivo de orina y del exudado uretral.

En aquellos casos en los que los cultivos son negativos, existe una mala evolución o una presentación crónica de la enfermedad, o si existen dudas diagnósticas para diferenciarlo con otras patologías como la torsión testicular, se realiza una ecografía doppler (prueba de imagen que valora el flujo sanguíneo).

Factores desencadenantes de la epididimitis

Los factores que desencadenan la epididimitis son las enfermedades de transmisión sexual y las patologías urológicas.

Factores de riesgo de la epididimitis

Los varones sexualmente activos que tiene múltiples parejas sexuales y no usan métodos de protección para evitar las enfermedades de transmisión sexual (preservativo), tienen mayor riesgo de padecer epididimitis. En caso de ancianos y niños el padecer alteraciones anatómicas urológicas o ser sometido a procesos invasivos como la introducción de una sonda urinaria, puede desencadenar la inflamación (por reflujo de orina, por ejemplo) o por aparición de una infección.

Por otro lado, realizar actividad física en la bicicleta puede producir traumatismos más importantes o repetitivos, u otro tipo de actividades que impliquen un sedentarismo importante (estar sentado durante largos periodos de tiempo).

Complicaciones de la epididimitis

  • Producción de un absceso (colección localizada y acúmulo de materia infecciosa con pus)
  • Infarto testicular (interrupción del flujo sanguíneo y muerte del tejido)
  • Dolor crónico
  • Infertilidad (por obstrucción de los conductos del epidídimo)
  • Sepsis (extensión de la infección al resto del organismo con una respuesta inflamatoria intensa y mala función multiorgánica)

Prevención de la epididimitis

  • Utilizar preservativo cuando se mantienen relaciones sexuales
  • Someterse a tratamiento antibiótico profiláctico indicado por el médico si la pareja presenta algún tipo de enfermedad de transmisión sexual
  • Mantener una adecuada higiene del área genital

Especialidades a las que pertenece la epididimitis

La epididimitis puede ser diagnosticado y tratado por el médico de atención primaria quien puede objetivar alguna complicación, mala evolución, o presencia de dudas diagnósticas. En este caso, derivará al especialista en urología.

Preguntas frecuentes:

¿Cuánto tiempo tarda en curar la epididimitis?

Dependiendo del origen de la epididimitis, de si existen complicaciones y el éxito del tratamiento, puede durar un par de semanas en los casos agudos. Cuando se cronifica el tiempo de evolución suele ser mayor a 3 meses.

¿Qué es la orquitis?

Es la inflamación aguda o crónica del testículo, habitualmente producida por una infección (por bacterias o virus).

¿Qué es la orquiepididimitis?

Es la asociación de una afectación conjunta del testículo y el epidídimo en la que se produce una inflamación de ambas estructuras anatómicas cuya causa puede ser una infección bacteriana (lo más habitual) o producida por otros patógenos, o no infecciosa (por anomalías anatómicas, traumatismos, etc.)

¿Qué es la torsión testicular?

Es la rotación del cordón espermático (estructura anatómica con forma cilíndrica que contiene vasos sanguíneos y linfáticos y el conducto que lleva los espermatozoides fuera del testículo), con supresión súbita del riego sanguíneo del testículo. Es una emergencia quirúrgica ya que si se mantiene durante más de 4 - 6 horas puede desencadenarse un infarto testicular (muerte del tejido) con pérdida del testículo.

¿Qué es una hernia testicular?

La hernia testicular o mejor denominada hernia inguinoescrotal es la salida de contenido intestinal hacia la bolsa escrotal. Es un tipo de hernia inguinal.

 ¿Tienes dudas? Regístrate ahora en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta.