Atención médica sin papeleos ni letra pequeña
  1. Home
  2. Contenidos de salud
  3. Bursitis de Rodilla

Bursitis de Rodilla

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

¿Qué es la bursitis de rodilla?

La bursitis de rodilla es una afección consistente en la inflamación de la bolsa que contiene el líquido sinovial (llamada bursa), localizada en la articulación de la rodilla. La bursa sirve para amortiguar y evitar la fricción de la articulación.También es conocida como bursitis  rotuliana, rodilla de corredor, rodilla de ama de casa, de beata o rodilla de la criada. La bursitis es una patología común leve, que se da con más frecuencia en personas de edad media que realizan actividades continuas con apoyo o uso directo de las rodillas, como por ejemplo, los deportistas de atletismo. Cualquier bolsa de la rodilla puede inflamarse, pero sucede con mayor frecuencia en la parte interior e inferior de la rodilla y sobre la rótula.

¿Tienes dudas? Regístrate ahora en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta.

Existen algunos factores que pueden desencadenar la bursitis de rodilla, como una mala postura o un mal movimiento.

Tipos de bursitis

Los tipos de bursitis se clasifican en aguda, referida a una sintomatología que aparece de repente y es caracterizada por dolor y enrojecimiento en la zona de la articulación, generalmente es ocasionada por una lesión, y crónica, como consecuencia de bursitis reincidentes o mal curadas.

La bursitis de rodilla puede clasificarse también por su localización en cualquiera de sus bolsas: prerrotuliana (situada delante de la rótula), infrarrotuliana profunda (localizada entre el tendón rotuliano y la grasa infrapatelar), la del semimembranoso (en el lado medial de la rodilla) y la de la pata de ganso (está en la parte interna de la rodilla).

Causas de la bursitis de rodilla

Las causas de la bursitis de la rodilla pueden ser:

  • Sobrecarga o fricción constante y repetitiva sobre la rodilla.
  • Lesión o traumatismo.
  • Obesidad.
  • Infección en la bursa.
  • Complicaciones de otras enfermedades como la artrosis, artritis, gota, diabetes o enfermedad tiroidea.

Síntomas de la bursitis de rodilla

Los síntomas presentados en una bursitis de rodilla son: dolor articular intenso, rigidez, limitación del movimiento de la rodilla, calor y enrojecimiento de la zona, hinchazón y, en algunos casos, se puede presentar hematoma y fiebre.

Tratamiento de la bursitis de rodilla

El tratamiento de la bursitis de rodilla depende de la causa que la ha ocasionado, pero a menudo se trata mediante crioterapia, aplicando frío o hielo local (nunca directo) durante 15 minutos y 3 ó 4 veces al día, para frenar la inflamación.

Si la bursitis es causada por una sobrecarga, se tratará con reposo y aplicación de frío.

Si es originada por obesidad del paciente, se requerirá la bajada de peso mediante un control dietético.

Complementariamente al tratamiento, se suelen prescribir medicamentos analgésicos y antiinflamatorios no esteroideos para reducir el dolor y la inflamación, o antibióticos en caso de ser causada por una infección. Si la bursa está infectada, previamente se extrae el líquido sinovial.

La utilización de rodilleras o vendas compresivas son adecuadas para reducir la hinchazón y, usar algunos dispositivos como un bastón o muleta, pueden ayudar al enfermo a aliviar presión sobre las rodillas.

Otros tratamientos adecuados pueden ser la fisioterapia manual, el análisis y la corrección postural, la realización de ejercicios de rehabilitación y fortalecimiento de los músculos de las piernas, la infiltración de cortisona local, la terapia con láser, o mediante ultrasonidos.

Si los tratamientos anteriormente citados no funcionan, se pueden requerir tratamientos quirúrgicos como la extirpación de la bolsa.

¿Tienes dudas? Regístrate ahora en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta.

Pruebas complementarias de la bursitis de rodilla

El médico suele determinar un diagnóstico de bursitis de rodilla mediante la exploración física del paciente, pero a veces puede sospechar complicaciones o lesiones y requerir pruebas complementarias para confirmarlo. Estas pruebas pueden ser: una radiografía, para verificar la ausencia de fracturas u otro trastorno del hueso, una ecografía músculo-esquelética o una resonancia magnética. También puede resultar preciso hacer un análisis en el laboratorio del líquido sinovial de la bursa afectada.

En Savia, compra una resonancia magnética de rodilla o una radiografía de rodilla sin esperas y en los mejores centros

Factores desencadenantes de la bursitis de rodilla

Existen algunos factores que pueden desencadenar la bursitis de rodilla, como una mala postura o un mal movimiento, enfermedades reumáticas como la artritis o la gota, o metabólicas como la diabetes, una desalineación en la articulación, o una degeneración del cartílago (condromalacia rotuliana).

Son factores de riesgo de la bursitis de rodilla el padecer sobrepeso, trabajar largos períodos de tiempo arrodillado como puede ser en profesiones de jardinería, instalaciones o carpintería, y el practicar deportes de contacto o con riesgo de caídas como lucha libre, running, fútbol, voleibol o rugby.

Complicaciones de la bursitis de rodilla

Existen ciertas complicaciones que pueden darse en una bursitis de rodilla:

  • Infección de la bursa: provocando dolor e inflamación y pudiendo ser necesaria una cirugía.
  • Lesión en los tendones: provocada por un exceso de inyecciones de esteroides en cortos períodos de tiempo.

Prevención de la bursitis de rodilla

Algunas medidas útiles de prevención de la bursitis de rodilla son:

  • Mantener un peso saludable.
  • No realizar sobreesfuerzos.
  • Usar rodilleras o almohadillas en trabajos o deportes en los que la articulación sufre.
  • Realizar descansos durante una actividad, cada cierto tiempo, para estirar las piernas.
  • No permanecer de cuclillas, arrodillado o de pie durante mucho tiempo.
  • Realizar calentamientos antes de realizar una actividad física.
  • Evitar subir y bajar escaleras o subir cuestas muy pronunciadas.
  • Usar zapatos con suelas blandas y poco tacón.

Especialidades a las que pertenece

La bursitis de rodilla pertenece a la especialidad de reumatología, no obstante, en la mayoría de casos la puede tratar el médico de familia, el fisioterapeuta o el traumatólogo.

Preguntas frecuentes

¿Qué es la bursa?

La bursa es una bolsa de tejido llena de líquido sinovial y localizada en zonas con puntos de roce como músculos, tendones o huesos. La bursa sirve de amortiguador para evitar la fricción de las articulaciones y facilitar sus movimientos.

¿Cómo se produce la bursitis?

La bursitis se produce al hacer un uso excesivo de la articulación, realizando movimientos repetitivos y frecuentes, haciendo algún sobreesfuerzo o recibiendo un golpe, entre otras posibles causas.

¿En qué parte del cuerpo es más frecuente la bursitis?

La bursitis es más frecuente en hombros, codos, muñecas, cadera, rodillas y talones, dado que son las articulaciones que más se mueven durante el día a día.

¿Qué es la sinovitis?

La sinovitis es la inflamación de la membrana que contiene el líquido sinovial, es la encargada de proteger la articulación de la rodilla.

¿Qué es el líquido sinovial?

El líquido sinovial o sinovia es un líquido claro y viscoso localizado dentro de las cápsulas articulares, actúa como lubricante de la articulación para reducir fricciones y facilitar su movilidad.

¿Tienes dudas? Regístrate ahora en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta.