Endocrinología y Nutrición

La especialidad
Artículos especializados
Enfermedades
Síntomas
Otros contenidos
Enfermedad de Addison
Enfermedad

Enfermedad de Addison

¿Qué es la enfermedad de Addison ? La enfermedad de Addison es un trastorno que sucede cuando no se produce suficiente cantidad de hormonas en las glándulas suprarrenales . Suele haber un déficit de hormona cortisol y de aldosterona. Tipos de insuficiencia suprarrenal Existen algunas tipologías de este trastorno, que se pueden diferenciar en: Insuficiencia Suprarrenal Primaria o Enfermedad de Addison: cuando se lesiona la corteza y no produce suficientes hormonas adrenocorticales. Suele ser una enfermedad autoinmune. Insuficiencia Suprarrenal Secundaria: es la falta de producción de hormonas adrenocorticotrópica de la hipófisis. A veces se pone de manifiesto cuando se deja de tomar de repente un tratamiento a base de corticoesteroides. Insuficiencia Suprarrenal Aguda o Crisis de Addison: la diferencia con la enfermedad de Addison radica en que los síntomas aparecen de forma repentina a consecuencia de una tensión física provocada por una enfermedad, lesión o infección, y puede llegar a provocar la muerte si no se trata a tiempo. Causas de la enfermedad de Addison La enfermedad de Addison es causada por una lesión en la corteza de las glándulas suprarrenales, ya sea originada por una enfermedad autoinmunitaria, un tumor, una infección o una hemorragia . Síntomas de la enfermedad de Addison Los síntomas de esta enfermedad se suelen desarrollar progresivamente, entre ellos destacan: Disminución del apetito y pérdida de peso Fatiga extrema Náuseas, vómitos y diarreas Hiperpigmentación u oscurecimiento de la piel Presión arterial baja Ganas de consumir sal Hipoglucemia Dolor de abdomen y muscular Irritabilidad y depresión Caída del vello Pérdida de deseo sexual Deshidratación Fiebre baja Tratamiento de la enfermedad de Addison El tratamiento para los pacientes sintomáticos consiste en la toma de medicamentos orales de por vida, para el reemplazo de corticosteroides y mineralocorticoides para controlar los síntomas, corrigiendo los niveles de hormonas. Si se entra en crisis suprarrenal, se debe inyectar hidrocortisona inmediatamente . Y, se suele necesitar tratamiento también para la baja presión arterial. Se pautan, además, algunas recomendaciones, como aumentar el consumo de sal en la dieta, especialmente cuando se realice deporte o ejercicio intenso, en verano, si se padece diarrea, vómitos o algún trastorno gastrointestinal. A menudo, el médico puede corregir la dosis del tratamiento según si el paciente se encuentra afectado por alguna enfermedad menor, infección, cirugía, parto, etc. El médico debe enseñar al paciente a auto-inyectarse corticosteroides, por si fuera necesario en situaciones de estrés. Es recomendable llevar siempre encima una pulsera identificativa de alerta médica y un kit de inyección. Es recomendable, también, realizar meditación para aprender técnicas de reducción del estrés y evitar una crisis de Addison . Pruebas complementarias de la enfermedad de Addison Algunas de las pruebas complementarias que se pueden realizar incluyen: Análisis de sangre, para detectar los niveles de hormonales y electrolitos. Análisis de orina, para determinar la excreción de la hormona cortisol. Pruebas por imágenes como radiografía abdominal o tomografía computarizada de abdomen para determinar el tamaño de la glándula. Prueba de estimulación de ACTH (hormona adenocorticotropa), para medir el nivel de cortisol antes y después de la inyección de la hormona. Prueba de hipoglucemia inducida por insulina, en caso de existir sospecha de ser un trastorno de la hipófisis. Factores desencadenantes de la enfermedad de Addison Se desconoce el verdadero desencadenante de esta enfermedad. Puede producirse por una destrucción de las glándulas suprarrenales debido a un cáncer u otra enfermedad , por el uso de algunos esteroides o medicamentos antifúngicos, o por una reacción autoinmune, entre otros. Factores de riesgo de la enfermedad de Addison Son factores de riesgo el estrés físico o padecer otra enfermedad como, por ejemplo, una infección, un traumatismo, una deshidratación, una situación emocional, etc . Complicaciones de la enfermedad de Addison Algunas complicaciones de la enfermedad de Addison pueden ser: Diabetes Anemia perniciosa Tiroiditis crónica Hipofunción ovárica o insuficiencia testicular Hipertiroidismo Y, si no se trata adecuadamente, puede producirse un shock hipotensivo, una insuficiencia respiratoria e, incluso, la muerte del paciente. Prevención de la enfermedad de Addison No hay forma de prevenir la enfermedad de Addison. No obstante, se recomienda realizar revisiones periódicas y, resulta conveniente prever situaciones que aumenten el estrés (como cirugías, lesiones, etc.) para intervenir de forma rápida, portar siempre un kit de inyección, y llevar una pulsera o cualquier identificación médica para poder recibir un tratamiento de emergencia en caso de necesitarlo. Especialidades a las que pertenece La especialidad médica a la que pertenece es la endocrinología, esta se encarga de estudiar el sistema endocrino y las enfermedades derivadas de un mal funcionamiento del mismo. Preguntas frecuentes ¿Qué órganos afecta la enfermedad de Addison? La enfermedad de Addison afecta a las glándulas suprarrenales, estos órganos pequeños se sitúan encima de los riñones y están formados por una corteza externa y la médula interna. Se encargan de secretar hormonas y, cuando no producen suficientes, sucede este trastorno denominado enfermedad de Addison. ¿Cómo se mide el cortisol? El nivel de la hormona esteroidea cortisol (producida por la glándula suprarrenal) se mide a través de un análisis de sangre, también se puede hacer mediante un análisis de orina o de saliva. Los resultados de laboratorio pueden variar, pero normalmente, unos valores normales de cortisol en adultos a las 8 am, sobre una muestra de sangre, suelen ser de 5 a 25 microgramos por decilitro o 140 a 690 nanomoles por litros. Un valor por encima de lo normal puede indicar alguna enfermedad como enfermedad de Cushing o tumor, y unos valores por debajo, enfermedad de Addison o hipopituitarismo, entre otras. ¿Qué es la aldosterona y para qué sirve? La aldosterona es una hormona esteroidea y mineralocorticoide, producida por las glándulas suprarrenales, sirve para regular el metabolismo de los electrolitos, aumentando la presión en sangre, manteniendo sodio en el cuerpo y liberando potasio. La enfermedad de Addison suele generar una disminución de aldosterona. ¿Qué hacen las glándulas suprarrenales? La función principal de las glándulas suprarrenales es regular diferentes componentes del metabolismo y producir hormonas que son imprescindibles para la vida, como el cortisol o las hormonas sexuales. ¿Qué es la insuficiencia adrenal? Una insuficiencia adrenal es un trastorno endocrino y hormonal causado por una producción insuficiente de hormonas suprarrenales, como cortisol o aldosterona.
Hipotiroidismo en el Embarazo
Enfermedad

Hipotiroidismo en el Embarazo

¿Qué es el hipotiroidismo en el embarazo? El hipotiroidismo en el embarazo es el descenso de la hormona tiroidea , que se produce por la alteración de la producción de la misma en el tiroides durante el embarazo. Esta situación puede favorecer los abortos, así como la eclampsia (hipertensión arterial en el embarazo), y puede producir en casos de hipotiroidismo severo, alteraciones en el desarrollo cerebral del niño. Obliga a que el control durante el embarazo sea más estricto, sobre todo en las mujeres cuyo hipotiroidismo fuera conocido previamente, ya que la demanda de hormona tiroidea es más alta durante la gestación. Tipos de hipotiroidismo en el embarazo Los tipos de hipotiroidismo no son diferentes en el embarazo que en las pacientes que no están embarazadas: Hipotiroidismo primario: es la causa más frecuente de hipotiroidismo. En ella, se produce una falta de producción por alteración de la glándula tiroides. Es el caso de la tiroiditis de Hashimoto, causa más común de este proceso. Hipotiroidismo secundario: es el que se produce por falta de hormona hipofisaria, conocida como TSH. Al no producirse en cantidad suficiente, no estimula tiroides y este no produce hormona tiroidea. Hipotiroidismo terciario: hay falta de la hormona tirotropina que se produce en el hipotálamo, provocando una falta de producción de TSH y de T4. Causas de hipotiroidismo en el embarazo La causa del hipotiroidismo en el embarazo no difiere de las causas sin embarazo. La más frecuente es la enfermedad de Hashimoto , es una enfermedad autoinmune inflamatoria que daña la glándula tiroidea. Puede darse también en pacientes que presentan un hipotiroidismo congénito. En este caso se debe aportar la T4 desde la infancia, o en pacientes que han tenido poco aporte de yodo. En muchos casos es necesario dar un aporte de yodo suplementario en pacientes embarazadas, y también en aquellas que hayan tenido previamente una extirpación de tiroides por alguna causa. Síntomas de hipotiroidismo en el embarazo Los síntomas de hipotiroidismo en el embarazo son cansancio, dolor muscular, anemia por descenso de los glóbulos rojos, riesgo de insuficiencia cardíaca y como síntoma principal propio del embarazo, la preeclampsia, es decir, el aumento de la presión arterial durante el embarazo. Estos síntomas se dan en los hipotiroidismos severos, en los casos leves pueden no existir síntomas o ser achacables al propio embarazo . Tratamiento de hipotiroidismo en el embarazo El tratamiento del hipotiroidismo durante el embarazo es similar a todos los hipotiroidismos. Se realiza mediante la suplementación con hormona tiroidea . Se puede necesitar un aumento de entre el 25 y 50 % de las dosis previas, si la paciente ya estaba siendo tratada, debido a la mayor demanda de esta hormona durante el embarazo. Pruebas complementarias del hipotiroidismo en el embarazo La prueba complementaria es la analítica de sangre con determinación de TSH y hormona T4 que se realiza desde el inicio del embarazo. En los casos de hipotiroidismo previo, se hace analítica previa al embarazo y, cada 8 semanas, es necesario llevar a cabo un nuevo control analítico para reajustar la dosis en función de las diferentes necesidades de hormona durante el embarazo . Puede ser necesaria la realización de una ecografía de la zona tiroidea para valorar el tiroides. No se realizan otras pruebas de imagen durante el embarazo. Factores desencadenantes del hipotiroidismo en el embarazo Los factores desencadenantes en el hipotiroidismo en el embarazo no difieren de los factores de riesgo sin el embarazo. En los casos de hipotiroidismo primario, la causa más frecuente será la enfermedad de Hashimoto, y la falta de yodo en el aporte alimenticio, por ello, en muchos casos, se da suplemento de yodo durante este estado. En los casos de hipotiroidismo secundario, la causa más común es el adenoma hipofisario (tumor benigno en las células de la glándula hipófisis). Los casos terciarios se dan por alteraciones a nivel del hipotálamo. Factores de riesgo del hipotiroidismo en el embarazo La falta de aporte de yodo es un factor de riesgo del hipotiroidismo en el embarazo . Complicaciones del hipotiroidismo en el embarazo Las complicaciones de hipotiroidismo en el embarazo son la dificultad para conseguir un embarazo en los casos mal controlados, la probabilidad de aborto en el primer trimestre, cuando la hormona no se encuentra en valores normales, y el riesgo de preeclampsia. Prevención del hipotiroidismo en el embarazo La prevención del hipotiroidismo durante el embarazo es la suplementación con yodo en aquellos casos que se crea necesario, y controles a lo largo del embarazo con tratamiento precoz y monitorizado de los hipotiroidismos que aparezcan. Especialidades a las que pertenece La especialidad a la que pertenece es la endocrinología, pero, si la paciente no tiene previamente hipotiroidismo, las analíticas con monitorizaciones hormonales son pedidas en primer lugar por obstetricia. El obstetra deriva al endocrino en los casos necesarios. Preguntas frecuentes ¿ Qué significa TSH baja y t4 normal? Cuando la TSH está baja y la T4 normal, indica una normalidad en la producción de hormona tiroidea, que puede haber estado precedida de una situación de hipertiroidismo. Por tanto, es necesario un nuevo control analítico pasado un periodo de unas 8 semanas, que permitan confirmar la normalidad en la producción de hormona tiroidea y descarten un hipertiroidismo. ¿Qué parte del cuerpo afecta el hipotiroidismo? El hipotiroidismo afecta a múltiples órganos al ser una hormona reguladora. En primer lugar, puede afectar neurológicamente, produciendo estados depresivos y bradipsiquia. También, al sistema digestivo produciendo estreñimiento y dispepsia, o al muscular produciendo una astenia y falta de fuerza, al sistema de control de peso produciendo un aumento del mismo, defectos en control de la temperatura con una intolerancia al frío, la piel se altera y el pelo y las uñas se vuelven quebradizos y, puede haber enlentecimiento del pulso. En casos muy extremos se puede llegar a sufrir un coma por esta causa. ¿Cuál es el nivel normal de prolactina en la mujer? El nivel de prolactina puede variar a lo largo de la vida, siendo más alto durante la lactancia y en el embarazo. En situación normal, los niveles deben estar por debajo de 25 nanogramos por mililitro y, en caso de embarazo, pueden variar entre 80 y 400 nanogramos por mililitro . ¿Cuál es el especialista que trata el hipotiroidismo? El especialista que diagnostica, controla y trata el hipotiroidismo es el endocrinólogo . ¿Cuál es el hipotiroidismo primario? Se entiende por hipotiroidismo primario a la falta de producción de la hormona tiroidea originado en una alteración en la glándula tiroides , funcionando correctamente el eje hipotálamo-hipofisario. Si quieres descubrir todos los consejos y cuidados que debe de tener una mujer embarazada, haz nuestro test sobre el embarazo .
Obesidad Mórbida
Enfermedad

Obesidad Mórbida

¿Qué es la obesidad mórbida? La obesidad mórbida es un exceso de peso de la persona en la que el índice de masa corporal o IMC se encuentra por encima de 40. Se define el IMC como el peso en kilogramos dividido por la altura en metros al cuadrado. La obesidad mórbida se considera la forma más extrema de obesidad. Tipos de obesidad mórbida Existen diferentes tipos de obesidad: Obesidad mórbida grado 3 o de alto riesgo, con IMC igual o mayor a 40. Obesidad mórbida grado 4 o extrema, con IMC por encima de 50. Obesidad grado 1 y 2, no se considera obesidad mórbida, en el grado 1 el IMC se encuentra entre 30 y 34.9 y en el grado 2, de 35 a 39.9. Causas de la obesidad mórbida Aunque la causa principal de la obesidad mórbida se produce por un mayor consumo de calorías ingeridas frente a las calorías gastadas, son múltiples las causas que dan lugar a este proceso. Causas genéticas: este es el caso de la enfermedad o síndrome de Prader Willi y el síndrome de Bardet Biedl, hay que tener en cuenta que hay asociación de obesidad familiar, hay familias de obesos. Esto hace pensar en una causa genética, pero también las familias comparten las mismas formas de comer, por lo que este factor también hay que tenerlo en cuenta. Factores ambientales: como son el consumo de ciertos alimentos y la cantidad de ellos, así como la falta de ejercicio físico. Problemas psicológicos de estrés, depresión o traumas: ya sea en la infancia o en la edad adulta, estos pueden colaborar en que la comida se establezca como una compensación. Secundario a enfermedades endocrinas: como el síndrome de Cushing, el hipotiroidismo o el uso de esteroides, puede dar lugar también a aumento de peso. Síntomas de la obesidad mórbida El síntoma principal de la obesidad mórbida es el aumento excesivo de peso, que se traduce en una disminución de movilidad, en una alteración de las articulaciones, mayor riesgo de diabetes mellitus, de enfermedades cardiovasculares como hipertensión, cardiopatía isquémica e ictus y, también puede producir síndrome de apnea del sueño. Otro problema asociado es el aislamiento social, que se produce por la falta de movilidad del paciente, pero también por el rechazo que un paciente siente por parte de la sociedad que le rodea, que considera que la obesidad se debe a una falta de interés del paciente por si mismo. Tratamiento de la obesidad mórbida El tratamiento de la obesidad mórbida lleva un conjunto de terapias para apoyar al paciente en la mejora de su situación. En primer lugar es necesario indicar una dieta y unos buenos hábitos alimenticios, así como ejercicios que el paciente pueda realizar para ayudarle a mejorar de su situación. Es preciso tratamiento psicológico y psiquiátrico de posibles alteraciones en esta esfera, como son la depresión y la ansiedad, además del apoyo psicológico necesario para mejorar los hábitos de vida del paciente. Suele ser necesario recurrir a tratamiento quirúrgico de la obesidad mórbida, que se puede clasificar en tres tipos de cirugía: restrictiva, cirugía malabsortiva y cirugía de restricción y malabsorción combinadas. Son cirugías restrictivas la banda gástrica, en la cual, se sitúa una banda de silicona para reducir el estómago, dando lugar a una saciedad más rápida. Manga gástrica, en ella se procede a dar una forma de manga al estómago, dando lugar a un menor tamaño del mismo y creando una saciedad con una menor cantidad de alimento ingerido. La cirugía malabsortiva o la derivación biliopancreática, en la cual se procede a disminuir el tamaño del estómago y a conectar este directamente con la segunda parte del intestino delgado, donde se secretan los jugos pancreáticos y biliares, evitando la absorción de alimentos en las zonas más próximas del intestino delgado. El bypass gástrico con Y de Roux, se une el estómago con la parte más distal del intestino, es, por tanto, restrictiva y malabsortiva. Pruebas complementarias de la obesidad mórbida Las pruebas complementarias para lo obesidad mórbida son una analítica de sangre para conocer los niveles de azúcar, colesterol y el recuento celular del paciente, radiología de tórax, espirometría y estudio de apnea obstructiva del sueño. El electrocardiograma permite conocer alteraciones cardiacas desconocidas hasta ese momento. Por último, es necesario también, el estudio del sistema gastroduodenal por medio de endoscopia, para planear de forma adecuada la posibilidad de una cirugía bariátrica. Factores desencadenantes de la obesidad mórbida El factor desencadenante principal de la obesidad mórbida es el desequilibrio entre las calorías consumidas y las calorías gastadas por parte del paciente. Factores de riesgo de la obesidad mórbida Los factores de riesgo para la obesidad mórbida son la presencia de esta dolencia dentro del grupo familiar, en la cual parecen estar implicados factores genéticos asociados a alteraciones en el consumo de ciertos alimentos muy calóricos y a una disminución del ejercicio físico. Complicaciones de la obesidad mórbida Las complicaciones que lleva aparejada la obesidad mórbida son alteraciones cardiovasculares como hipertensión arterial, mayor riesgo de ictus y de infartos cardiacos, problemas respiratorios con disnea intensa y apnea del sueño, dolores articulares, mayor tasa de gota, alteraciones de la salud mental tipo depresión y ansiedad, y enfermedades endocrinológicas como la diabetes mellitus y litiasis biliar. La mortalidad de este tipo de pacientes se presenta elevada respecto a lo que les corresponde por edad. Prevención de la obesidad mórbida La prevención de la obesidad mórbida se realiza con una alimentación equilibrada mediterránea, con consumo de frutas y verduras frescas, y hábitos de vida saludables con ejercicio diario que permite consumir parte de las calorías ingeridas. No se deben consumir bebidas azucaradas, ni refrescos de forma habitual, tampoco bollería industrial, ni comida rápida. Especialidades a las que pertenece Los especialistas implicados en el tratamiento de la obesidad mórbida son varios; endocrinos y nutricionistas, psiquiatras, neurólogos y cirujanos generales son los más implicados en el tratamiento y el control de la obesidad mórbida. Es importante contar con una unidad de fisioterapia que establezca un régimen de ejercicio acorde al paciente. Preguntas frecuentes ¿ Cuáles son los tipos de obesidad ? Los tipos de obesidad se clasifican en diferentes grados, en función del índice de masa corporal: grado 1, obesidad leve, IMC entre 30 y 34.9. grado 2, obesidad moderada, IMC entre 35 y 39,9. grado 3, obesidad mórbida, IMC por encima de 40. grado 4, obesidad extrema, IMC por encima de 50. El riesgo para los pacientes aumenta según aumenta el IMC. A mayor IMC, mayor riesgo para la salud del paciente. ¿ Cuáles son los riesgos de la obesidad grado 1 ? La obesidad grado 1 aumenta el riesgo de padecer enfermedades endocrinológicas como la diabetes, elevación de los niveles de colesterol y triglicéridos, lo que puede derivar a un mayor riesgo cardiovascular y de sufrir dolores articulares. Dentro de la obesidad, es la que menor riesgo presenta, aunque esté elevada respecto a un paciente con normopeso. ¿ Cuándo se considera obesidad mórbida ? La obesidad se considera obesidad mórbida cuando el IMC supera el nivel de 40, cuando supera el nivel de 50 se considera una obesidad extrema. ¿ Qué es androide y ginoide ? Los términos androide y ginoide respecto a la obesidad marcan la zona donde de forma preferente se va a acumular la grasa. La distribución androide es una distribución a nivel abdominal y de grasa visceral. La distribución ginoide es la que se localiza principalmente en la zona de las piernas, glúteos y muslos. La obesidad androide es la que presenta más riesgo de enfermedades cardiovasculares. ¿ Qué se puede hacer para evitar la obesidad infantil ? Para evitar la obesidad infantil, es importante controlar los hábitos alimenticios de los niños, su alimentación debe de ser rica en frutas y verduras y pobre en grasas, evitando especialmente la bollería industrial. Es importante también estimular la realización de ejercicio físico, controlando que no permanezcan sentados durante mucho tiempo.
Pancreatitis
Enfermedad

Pancreatitis

¿Qué es la pancreatitis? La pancreatitis es un proceso inflamatorio de la glándula pancreática (páncreas), de gran tamaño. Se ubica detrás del estómago y se encarga de fabricar jugos digestivos o enzimas que ayudan a descomponer los alimentos en la parte superior del duodeno o intestino delgado. El páncreas también es el encargado de producir insulina y glucagón, dos hormonas que ayudan a controlar los niveles de azúcar en sangre y que constituyen la principal fuente de energía del organismo. La pancreatitis se desencadena por la activación inapropiada de las enzimas pancreáticas, resultado de una autodigestión del páncreas. La inflamación puede ser súbita (aguda) o progresiva (crónica). Es más frecuente en hombres que en mujeres y suele aparecer entre los 30 y los 60 años. Es una enfermedad grave. Los casos leves de pancreatitis pueden desaparecer sin tratamiento , pero los casos graves pueden causar complicaciones potencialmente mortales. Tipos de pancreatitis Existen dos tipos de pancreatitis: Pancreatitis aguda : es un proceso inflamatorio agudo del páncreas con afectación variable de otros tejidos próximos y de órganos distantes, que se se produce generalmente por los cálculos biliares (piedras  en la vesícula biliar) o a un consumo excesivo de alcohol, fenómenos que pueden provocar una autodigestión del páncreas por las enzimas que produce. Tiene pocos días de duración. Pancreatitis crónica : es un proceso inflamatorio persistente (crónico) del parénquima y/o sistema ductal del páncreas, que tiene como consecuencia fibrosis y compromiso de sus funciones. Se debe generalmente a una repetición de la pancreatitis aguda. La ingesta  prolongada y excesiva de alcohol también puede ser la causa de la pancreatitis crónica. Causas de la pancreatitis La pancreatitis tiene lugar cuando las enzimas digestivas se activan mientras están en el páncreas, lo que irrita las células del páncreas y provoca inflamación. Cuando el páncreas funciona normalmente, las enzimas que segrega no se vuelven activas hasta alcanzar el duodeno. Pero, cuando el páncreas está inflamado, las enzimas se activan precozmente (mientras todavía están dentro del páncreas) y empiezan a atacar sus estructuras internas.   El tejido que recubre el interior del páncreas , encargado de fabricar enzimas, se lesiona debido a la actividad enzimática y, por lo tanto, deja de producir nuevas enzimas. Las causas principales de la pancreatitis en más de un 80% de los casos están provocadas por cálculos (piedras) biliares inadvertidas y el abuso del alcohol. Otras causas menos frecuentes son la genética, los traumatismos, o el consumo de algunos medicamentos, drogas o toxinas. Otro motivo es cualquier tumor o inflamación que obstruya el conducto que drena el páncreas. Síntomas de la pancreatitis Los síntomas de la pancreatitis incluyen: dolor en la zona abdominal superior , dolor abdominal que se extiende a la espalda, taquicardia, dolor abdominal que empeora después de comer, náuseas, fiebre, dolor con la palpación al tocarse el abdomen, vómitos, pérdida de peso de forma involuntaria, sangrado pancreático, que se manifiesta en manchas cutáneas similares a moratones en los costados o cerca del ombligo y heces de aspecto aceitoso y mal olor.   Tratamiento para la pancreatitis En los dos tipos de pancreatitis, no hay un tratamiento curativo . El de la pancreatitis aguda se enfoca en “dejar descansar” el páncreas mediante una dieta absoluta (no tomar nada) entre 2 y 4 días. Esto suele implicar la colocación de sonda nasogástrica y la administración de analgésicos intravenosos e hidratación por vena. En la pancreatitis crónica, el tratamiento es analgésico y se administran fármacos que ayuden a que las enzimas pancreáticas realicen adecuadamente su función. Hay que tener en cuenta que, en estos casos, con cada brote habrá más daños que irán limitando el funcionamiento del páncreas. Pruebas complementarias del tratamiento de la pancreatitis Para el diagnóstico y tratamiento de la pancreatitis es necesario realizar pruebas como: análisis de sangre para detectar niveles elevados de enzimas pancreáticas, tomografía computarizada para detectar cálculos biliares, ecografía abdominal para detectar cálculos biliares e inflamación del páncreas , o resonancia magnética para detectar anomalías en la vesícula, el páncreas y los conductos. Factores desencadenantes de la pancreatitis No se conoce un factor específico que pueda desencadenar este trastorno. Factores de riesgo de la pancreatitis Entre los factores que aumentan el riesgo de tener pancreatitis están: alcoholismo, cálculos biliares, ciertos medicamentos, fibrosis quística, antecedentes familiares de pancreatitis, niveles altos de calcio en la sangre, niveles altos de triglicéridos en la sangre , cáncer de páncreas, tabaquismo, sobrepeso y obesidad. Complicaciones de la pancreatitis Las complicaciones de la pancreatitis incluyen: Pseudoquistes. Insuficiencia renal . Problemas respiratorios . Diabetes. Desnutrición. Cáncer de páncreas . Prevención de la pancreatitis Para prevenir la pancreatitis es necesario: Evitar el sobrepeso . No tomar alcohol . Evitar el consumo de tabaco . Especialidades a las que pertenece la pancreatitis La pancreatitis pertenece a la especialidad de gastroenterología. La gastroenterología es la parte de la medicina que se ocupa del estómago y los intestinos y sus enfermedades, así como del resto de los órganos del aparato digestivo. Preguntas frecuentes ¿Cuál es la función del páncreas? El páncreas  es el encargado de fabricar jugos digestivos o enzimas, que ayudan a descomponer los alimentos en la parte superior del intestino delgado. El páncreas también es el encargado de producir insulina y glucagón, dos hormonas que ayudan a controlar los niveles de azúcar en sangre, la principal fuente de energía del organismo. ¿Por qué se inflama el bazo? El bazo se puede inflamar debido a muchas enfermedades , como infecciones, enfermedad hepática y algunos tipos de cáncer que pueden causar un aumento de tamaño del bazo. ¿Cuál es la función del bazo? El bazo forma parte del sistema linfático , que combate las infecciones y mantiene el equilibrio de los líquidos del cuerpo. Contiene los glóbulos blancos que luchan contra los gérmenes. El bazo también ayuda a controlar la cantidad de sangre del organismo y destruye las células envejecidas y dañadas. ¿Qué pasa si se rompe el bazo? Al romperse el bazo se produce un sangrado de este órgano, con lo consiguiente se produce una hemorragia interna. En algunas ocasiones, en el momento del traumatismo puede no ocurrir una rotura completa del bazo, si no una laceración o una rotura pequeña que produzca un pequeño sangrado. Existen otras causas de rotura de bazo aparte del traumatismo; esto puede ocurrir en enfermedades que produzcan una inflamación importante del bazo, de manera que se rompa la membrana que lo rodea, y por consiguiente aparece su hemorragia.
Osteopenia
Enfermedad

Osteopenia

¿Qué es la osteopenia? La osteopenia es una disminución de la densidad mineral ósea por la que el hueso se vuelve más poroso, disminuyendo su masa, en la que todavía no se han presentado cambios definitivos en su estructura. La osteopenia es una alteración de diagnóstico densitométrico, es decir, se establece con la realización de una densitometría ósea al paciente, determinando con ello lo que es, según los resultados de esta prueba, la disminución de la densidad ósea comprendida entre 1 y 2.5 desviaciones estándar por debajo del valor de referencia de la población normal. Se puede considerar un paso previo a la osteoporosis, aunque no todo el mundo que presenta osteopenia va a desarrollar una osteoporosis en el futuro. Junto con la osteoporosis, la osteopenia es la enfermedad ósea más frecuente. Afecta en su mayoría a mujeres mayores de 50 años, aumentando su prevalencia según aumenta la edad. La osteopenia es una alteración de una gravedad leve-moderada, siendo un factor de riesgo que se suma a la osteoporosis, la edad, riesgo de caídas... etc, para el padecimiento de fracturas óseas. Causas de la osteopenia La osteopenia viene determinada por el pico máximo de masa ósea que cada individuo tiene y que se suele alcanzar a en torno a los 25-30 años. A partir de los 40 años la masa ósea va disminuyendo, habiendo un desbalance en los procesos de destrucción y producción de hueso que se producen durante toda la vida adulta, determinado por factores genéticos y la disminución de estrógenos en mujeres postmenopáusicas. Síntomas de la osteopenia La osteopenia en sí misma, como la osteoporosis, no produce síntomas claramente achacables a su padecimiento , salvo cuando se producen fracturas o microfracturas óseas. Tratamiento para la osteopenia El tratamiento de la osteopenia está basado en la indicación de realización de medidas generales como realizar ejercicio (andar, correr, nadar...) y administrar en la dieta un adecuado aporte de calcio y vitamina D. Cuando se determina analíticamente que existe déficit de estos dos componentes, el médico puede indicar un tratamiento específico según la carencia que se establezca de vitamina D y calcio en el paciente. En principio, los fármacos que se utilizan para el tratamiento de la osteoporosis no están aprobados para su uso en el tratamiento de la osteopenia, reservándose a los casos de diagnóstico de osteoporosis asociados a un aumento real de riesgo de fracturas. Pruebas complementarias del tratamiento de la osteopenia Se puede realizar una analítica de sangre con determinación de calcio, fósforo y fosfatasa alcalina, entre otros. La prueba complementaria de referencia para poder decir que un paciente tiene osteopenia es la densitometría ósea o DEXA ( Dual Energy X-Ray Absorptiometry ), prueba precisa que utiliza una mínima radiación y es un estudio rápido de realizar. Se establecen los  valores en columna lumbar y cadera, de tal manera que se indica que existe osteopenia cuando los resultados de su índice “T-score” son entre -1.0 y -2.4, desviaciones estándar en comparación a una población de referencia con una densidad mineral ósea normal. Factores de riesgo que pueden desencadenar la osteopenia Los principales factores de riesgo para el desarrollo de la osteopenia son : El déficit de estrógenos asociado a la menopausia. La edad, a partir de los 50 años sobre todo. Cuanto mayor edad tenga el individuo, más riesgo existe de que este padezca osteopenia. Antecedentes familiares de osteopenia, osteoporosis o fracturas óseas. Toma de determinados fármacos como glucocorticoides sistémicos, heparina, anticonvulsivante...etc. Padecimiento de enfermedades como hipogonadismo (testículos u ovarios no funcionales), hiperparatiroidismo, artritis reumatoide, síndrome de malabsorción, enfermedad celíaca...etc. Alimentación deficiente y alteraciones alimentarias derivadas de patologías como anorexia o bulimia. Complicaciones de la osteopenia Desarrollo de osteoporosis. Fracturas óseas, siendo más frecuentes en columna, cadera y antebrazo. Desarrollo de alteraciones biomecánicas como pérdida de altura, deformidad en la columna, dorso-lumbalgias,  etc. Prevención de la osteopenia Realización de ejercicio físico aeróbico como caminar a paso vivo, correr, montar en bicicleta o saltar, por ejemplo. Garantizar una exposición solar diaria en manos, cara y brazos al menos durante 10-15 minutos al día, dos a tres veces por semana. Evitar el consumo de tabaco. Dieta variada y que contenga suficiente aporte de calcio (1gr/día en mujeres premenopáusicas; 1.2-1.5 gr/día durante el embarazo y la lactancia y 1.5 gr/día en mujeres postmenopáusicas). Evitar tóxicos como el alcohol y un exceso de ingesta de café. Especialidades a las que pertenece la osteopenia La osteopenia puede ser valorada y diagnosticada por el médico de atención primaria, el médico reumatólogo y el traumatólogo . En ocasiones, en las revisiones ginecológicas de las paciente en edad postmenopáusica, el ginecólogo también valora realizar una densitometría para diagnosticar la influencia de este proceso fisiológico en los huesos. Preguntas frecuentes ¿Qué debe comer una persona con osteopenia? Es recomendable comer alimentos ricos en calcio como leche, quesos, yogures, yema de huevo, frutos secos, legumbres, espinacas, grelo, brócoli, acelga, cardo, col lombarda...etc. También alimentos que contengan vitamina D como el pescado azul (salmón, sardinas o caballa) ¿Qué es la osteopenia periarticular? Es la pérdida de densidad mineral ósea producida alrededor de las articulaciones. ¿Cuál es el médico especialista en osteopenia? El reumatólogo es el médico especialista en osteopenia y osteoporosis. ¿Qué diferencia hay entre la osteopenia y la osteoporosis? La diferencia entre osteoporosis y osteopenia es la cuantía o importancia de la pérdida total de masa ósea del hueso. Así, se considera osteopenia la disminución de la densidad ósea comprendida entre 1 y 2.5 desviaciones estándar por debajo del valor de referencia de la población normal, y osteoporosis una densidad ósea inferior a 2.5 desviaciones estándar respecto al pico de masa ósea en adultos sanos. ¿Qué es el reuma? El término reuma no es un término médico, es una denominación coloquial para referirse al conjunto de patologías que afectan al aparato locomotor.
Intolerancia a la Lactosa
Enfermedad

Intolerancia a la Lactosa

¿Qué es la intolerancia a la lactosa? La intolerancia a la lactosa, intolerancia a la leche, deficiencia de lactasa, deficiencia de   disacaridasa, o intolerancia a productos lácteos, es un trastorno en el que se produce una malabsorción del azúcar lactosa presente en la leche de los mamíferos , debido a una alteración en el intestino que provoca un déficit de la enzima que digiere este azúcar, la lactasa. Es una patología muy común, cuya frecuencia varía según la etnia de la población y la latitud en la que geográficamente se localiza. En España, un tercio de la población padece esta malabsorción. Es un trastorno que no suele comprometer la vida del paciente, aunque puede producir hasta su diagnóstico molestias abdominales y trastornos intestinales importantes e implica una limitación en cuanto a los alimentos que el paciente puede ingerir. Tipos  y causas de intolerancias a la lactosa Según el orígen del inicio de la intolerancia, del tipo de déficit de lactasa se clasifica en: Primaria : (hipolactasia del adulto) tiene carácter hereditario, que da síntomas en el adolescente o adulto joven. El déficit de lactasa en este caso raramente es del 100% y el paciente puede tolerar pequeñas cantidades de lactosa sin producir síntomas. Secundaria o adquirida : puede producirse un déficit transitorio de lactasa en un intestino que habitualmente no tiene ninguna alteración. Durante un episodio agudo de una gastroenteritis infecciosa, se produce un daño en la mucosa (revestimiento del intestino), que hace desaparecer la enzima. También puede ser producida por la toma de medicamentos como la Aspirina , antiinflamatorios no esteroideos, antibióticos...etc. Asimismo, enfermedades crónicas del intestino delgado también pueden producir la reserva intestinal enzimática de lactasa, como la fibrosis quística, el síndrome de Zollinger Ellison, enteritis por virus de la inmunodeficiencia humana... etc. Congénita (alactasia) : tipo muy raro de déficit de lactasa. Los síntomas se presentan desde el nacimiento cuando el bebé ingiere leche. Síntomas de la intolerancia a la lactosa Los síntomas más frecuentes son dolor abdominal, diarrea, hinchazón abdominal, flatulencia y vómitos tras la ingestión de alimentos que contengan este tipo de azúcar. En casos severos puede aparecer deshidratación y desnutrición. Tratamiento para la intolerancia a la lactosa El tratamiento se basa en la eliminación de la dieta del aporte de lactosa y, con ello, de todos los alimentos que la contengan. Hay pacientes que no tienen un déficit de la enzima que hidroliza este azúcar del 100%, por lo que en estos casos está indicado disminuir el consumo de lactosa a los niveles que puedan tolerar sin producción de síntomas, de hecho, este término es la opción más recomendada por los médicos. Si es preciso se complementará la dieta con suplementos nutricionales para asegurar el aporte de sustancias fundamentales para el organismo como el calcio y la vitamina D. Los pacientes con toma de tratamientos farmacológicos crónicos que tengan una intolerancia total, también tienen que vigilar la presencia de lactosa como excipiente de los fármacos que toman. Pruebas complementarias del tratamiento de la intolerancia a la lactosa Junto con el interrogatorio clínico sobre los síntomas que presenta el paciente y la exploración física, se pueden realizar los siguientes tests para confirmar el diagnóstico: Test de tolerancia a la lactosa : se realiza una sobrecarga de 50 gramos de lactasa y se hacen controles de la glucosa en sangre a los 30 minutos durante las siguientes dos horas después de la ingesta. Si el nivel de glucosa en sangre no aumenta al menos 20 miligramos del nivel basal, se considera que puede haber un déficit de lactasa. Tiene el inconveniente de que la prueba se puede ver alterada por patologías como la diabetes mellitus, entre otras. El test del hidrógeno espirado : se basa en la detección del hidrógeno que expira el paciente tras ingerir 50 gramos de lactosa, ya que al no poderse absorber en el intestino delgado, la lactasa pasa al intestino grueso en su gran mayoría y allí, las bacterias del intestino producen una degradación de la lactosa con aumento del hidrógeno que se absorbe en el colon y posteriormente se elimina con la respiración. Determinación del pH de las heces : cuando existe una alteración en la absorción de lactosa, aumenta el ácido láctico en las heces, presentando éstas un PH ácido que se detecta para hacer el diagnóstico Estudio genético : para clasificar a los pacientes como “lactasa-deficientes” o “lactasa-persistentes” Por último, se puede realizar la toma de un pequeña muestra de tejido de la mucosa del intestino delgado para analizarlo y determinar la ausencia de lactasa. Factores desencadenantes de la intolerancia a la lactosa La intolerancia a la lactosa es debida a una malabsorción de la misma, la cual está desencadenada por la producción insuficiente de lactasa (hipolactasia), en el intestino delgado, enzima que divide a la lactosa en dos azúcares más pequeños que son los absorbidos por el cuerpo. Factores de riesgo de la intolerancia a la lactosa Bebés prematuros. Ser de origen asiático, africano, nativos americanos y mediterráneos. Padecer enfermedades infecciosas intestinales. Padecer enfermedades digestivas crónicas como la celiaquía. Complicaciones de la intolerancia a la lactosa Diarrea severa. Deshidratación. Desnutrición. Déficit de elementos como el calcio cuando se restringe el aporte de leche en la dieta sin suplementos añadidos, lo que puede derivar en otras complicaciones como aparición de osteoporosis, entre otras. Prevención de la intolerancia a la lactosa No existe una manera eficaz de prevenir la intolerancia a la lactosa. Sí se pueden evitar los síntomas y complicaciones que de ello deriva, restringiendo en la dieta los alimentos que más lactosa contienen. Especialidades a las que pertenece la intolerancia a la lactosa Esta patología es diagnosticada y tratada por los especialistas en aparato digestivo. Preguntas frecuentes: ¿Cuáles son los alimentos que contienen lactosa? La lactosa es un azúcar que está presente en todas las leches de los mamíferos : vacas, cabras, ovejas y en la leche humana. Existen múltiples alimentos procesados y preparados en el mercado que pueden contener lactosa, como galletas, caldos, panes, embutidos...etc. ¿Qué quiere decir “sin lactosa”? Esa especificación que habitualmente viene detallada en algunos alimentos, hace referencia a que han eliminado de ellos el azúcar lactosa. ¿Qué produce la lactosa? La lactosa es un tipo de azúcar presente de manera natural en la leche y los productos lácteos. ¿Cuál es la principal función de la lactosa? La lactosa es un azúcar, el principal azúcar de la leche de los mamíferos. Cuando se ingiere es transformada en el intestino por una enzima en dos azúcares más sencillos, la glucosa y la galactosa que son absorbidos por el cuerpo. Su función, como la de cualquier azúcar, es aportar energía al organismo . Además, la galactosa desempeña varias funciones biológicas y participa en los procesos inmunitarios y neuronales. Por otro lado, la lactosa y otros azúcares de la leche también favorecen el crecimiento de bacterias en el intestino que forman la microflora intestinal . Se cree además que a lactosa podría influir en la absorción del calcio y otros minerales, como cobre y zinc, sobre todo durante la etapa de lactancia. ¿Qué es la lactasa? La lactasa es una enzima intestinal cuya función es desdoblar la lactasa en glucosa y galactosa, dos azúcares más sencillos y más fáciles de absorber en el intestino.  
Diabetes Insípida
Enfermedad

Diabetes Insípida

¿Qué es la diabetes insípida? La diabetes insípida es una enfermedad poco frecuente, en la cual los riñones no pueden evitar la eliminación del agua a través de ellos . Es una enfermedad rara, que se produce en un caso de cada 25.000 personas y que suele presentarse en la segunda década de la vida. Es una enfermedad grave que puede provocar cuadros de deshidratación importantes. Tipos de diabetes Los tipos de diabetes son: Diabetes mellitus : es la enfermedad que se produce por alteraciones en el nivel de glucosa, dentro de este tipo de diabetes tenemos: Diabetes mellitus tipo I : que se produce en la infancia o adolescencia y precisa de aporte de insulina. Diabetes mellitus tipo II : que se da en adultos y se puede controlar durante mucho tiempo con antidiabéticos orales. Diabetes insípida : que puede ser: Central : cuando el origen está en la falta de producción de Vasopresina por parte de hipotálamo. Nefrógena : se da cuando el riñón no responde de modo adecuado a la hormona Vasopresina . Causas de la diabetes insípida La diabetes insípida central tiene diferentes causas que pueden ser genéticas: traumatismos craneales, infecciones, enfermedades autoinmunes, tumores de hipófisis, alteración en el riesgo de la hipófisis. La diabetes insípida renal tiene un origen genético, ciertos fármacos como el litio, hipercalcemia o poliquistosis renal. Síntomas de la diabetes insípida Los síntomas de la diabetes insípida serán la sed excesiva que hará beber sin parar, y la producción de orina de forma constante , que dará lugar a emisión de orina también de modo constante. Tratamiento de la diabetes insípida La diabetes insípida de origen central se va a corregir suministrando Vasopresina , en forma inyectable, por vía oral o por vía nasal. Si la diabetes insípida de origen nefrógena está causada por fármacos, se va a proceder a retirar el fármaco causante, y tratar el exceso de calcio con adecuada ingesta de líquido para evitar la deshidratación. También pueden administrarse medicamentos que disminuyan la diuresis. Pruebas complementarias de la diabetes insípida Las pruebas complementarias que se realizan son: Analítica de sangre : para buscar la cantidad de sodio presente. Se realizará también el control de orina, para valorar osmolaridad, concentración y cantidad de sodio excretado, y la medición de la diuresis en 24 horas. Prueba de provocación con Vasopresina : para tratar de diferenciar si el origen es central oneforgeno. Resonancia magnética cerebral : que va a permitir conocer cómo está la hipófisis. Factores desencadenantes de la diabetes insípida El factor desencadenante en la diabetes insípida central es la falta de vasopresina. El factor desencadenante de la diabetes insípida nefrógena es la falta de respuesta a la Vasopresina del riñón. Factores de riesgo de la diabetes insípida Son factores de riesgo para la diabetes insípida la presencia de dicha enfermedad en la familia, el consumo de litio, la hipercalcemia y la poliquistosis renal . Complicaciones de la diabetes insípida Las complicaciones de la diabetes insípida son: Deshidratación. Alteración de los electrolitos sanguíneos. Prevención de la diabetes insípida La diabetes insípida central no se puede prevenir. La diabetes insípida nefrógena se puede prevenir controlando el uso de fármacos como el litio y control de la hipercalcemia. Especialidades a las que pertenece La diabetes insípida se controla por un equipo multidisciplinar de neurólogos, neurocirujanos, endocrinos y nefrólogos, dependiendo de su origen. Si es central, participan más los neurólogos y endocrinos, y si es renal, la participación será mayor por parte de los nefrólogos. Preguntas frecuentes: ¿Qué significa dipsogénico? El significado de dipsogeno es que produce sed . La angiotensina que se produce en el eje renal renina-angiotensina está involucrada en el proceso de la sed. ¿Cómo actúa la hormona ADH? La ADH u hormona antidiurética es la hormona que se libera en relación con los cambios de osmolaridad o de volumen sanguíneo. En el riñón va a actuar dando lugar a una concentración de la orina, con reducción de su volumen, estimulando la reabsorción del agua. La hormona también funciona a nivel cerebral y de los vasos sanguíneos. Su función a nivel renal va a dar lugar a un aumento de volumen sanguíneo, disminuyendo la osmolaridad sanguínea. En los vasos sanguíneos se da lugar a un aumento del retorno venoso y del gasto cardíaco. En las situaciones de deshidratación, esta hormona va a ser secretada dando lugar a una disminución de la pérdida de agua, y por tanto mejorará la deshidratación. ¿Cuál es el órgano que procesa el azúcar? No podemos hablar de un órgano que procese el azúcar, ya que todas las células de nuestro organismo necesitan el azúcar para su supervivencia. Si de lo que hablamos es del control de nivel de azúcar en sangre, dos son los órganos más implicados en este proceso. Así, tenemos el páncreas, que al producir insulina dará lugar a una correcta regulación de los niveles de azúcar en sangre, y el hígado , lugar donde el azúcar es transformado en glucógeno de esta forma queda almacenado pudiéndose quemar en caso necesario de falta de azúcar. ¿Qué es la insulina? La insulina es una hormona que se produce en el páncreas y se encarga de la regulación del azúcar en la sangre a nivel celular , permitiendo que la glucosa se introduzca dentro de las células, para ser usadas por estas en la producción de energía. ¿Dónde se produce exactamente la insulina en el cuerpo? La insulina se produce en el páncreas, este órgano se encuentra en el abdomen, en la parte alta del mismo, tras el estómago, y se encuentra conectado mediante un conducto sobre el duodeno.  
Intoxicación Alimentaria
Enfermedad

Intoxicación Alimentaria

¿Qué es una intoxicación alimentaria? Una intoxicación alimentaria es una infección causada por microorganismos (bacterias, virus o parásitos), que entran en nuestro organismo a través de comida que ingerimos. También puede producirse una intoxicación por otras sustancias dañinas, como aditivos, hormonas...etc, presentes en los alimentos. Es una alteración común que puede aparecer en cualquier persona, ya sea adulta y niña, y a cualquier edad. Aunque en muchas ocasiones son alteraciones leves y autolimitadas , también se pueden dar casos de gravedad que pongan en serio peligro la vida del paciente. Tipos de intoxicaciones alimentarias Intoxicaciones por agentes infecciosos : se producen por virus, bacterias o sus toxinas y parásitos. Intoxicaciones por otros agentes químicos y metales . Causas de una intoxicación alimentaria Se han descrito más de 250 agentes diferentes que pueden producir una intoxicación alimentaria. Entre estos destacan las intoxicaciones por bacterias como la Salmonella, Listeria monocytogenes, Escherichia coli, Clostridium perfringens, Yersinia enterocolitica, Vibrio cholera e...etc. También existen virus que pueden producir una intoxicación, como el virus de la hepatitis A, virus del género Norovirus , parásitos como el Anisakis o protozoos como la Cyclospora cayetanensis . Existen otro tipo de agentes que causan una intoxicación alimentaria si están presentes en alimentos ingeridos como sustancias químicas, metales, hormonas...etc. Síntomas de una intoxicación alimentaria Pueden variar según el agente infeccioso que produce la intoxicación, pero, en general, producen síntomas como náuseas, vómitos, diarrea , que puede ser abundante y acuosa, con mucosidad o sangre. Puede existir fiebre, dolor abdominal, cansancio y fatiga. En caso de intoxicación por Clostridium pueden aparecer síntomas neurológicos Tratamiento para la intoxicación alimentaria De forma habitual se pauta un tratamiento de base para la reposición de agua y electrolitos con administración de suero oral o, si los síntomas son muy intensos y persistentes, administración de sueros intravenosos . Habitualmente se indica mantener una dieta absoluta excepto el aporte del suero durante las primeras 12-24 horas para iniciar posteriormente una dieta blanda astringente. Además, se pautan analgésicos como Paracetamol para el control del dolor y la fiebre, antiácidos para proteger la mucosa gástrica, o antiheméticos para disminuir las vómitos y náuseas. En ocasiones se pautan antibióticos para combatir determinados tipos de infecciones bacterianas. Además, se pueden tratar complicaciones o formas específicas de respuesta del organismo. Pruebas complementarias del tratamiento de una intoxicación alimentaria A parte de la exploración física con toma de constantes como la tensión arterial, el pulso, la frecuencia respiratoria y la temperatura, y además de la entrevista clínica para ayuda del diagnóstico y la búsqueda del orígen, se suele realizar pruebas complementarias como: Coprocultivo : con estudio microbiológico de las heces en búsqueda de la posible bacteria que puede producir la intoxicación. Examen microscópico en fresco de las heces : con tinciones específicas que ayudan a encontrar los microorganismos. Identificación de toxinas : de los microorganismos en heces o vómitos. Analítica de orina . Analítica de sangre . Pruebas de imagen : como radiografía de abdomen o TAC abdominal. Factores desencadenantes de una intoxicación alimentaria El factor desencadenante es la ingestión de un alimento tanto sólido como líquido, que esté contaminado por sustancias orgánicas o inorgánicas y que sean potencialmente perjudiciales para el organismo. Factores de riesgo de una intoxicación alimentaria Mujeres embarazadas. Edad: es más frecuente en niños y ancianos. Pacientes con inmunodeficiencia (defensas bajas). Manipulación, preparación o conservación inadecuadas de los alimentos. Complicaciones de una intoxicación alimentaria Deshidratación. Insuficiencia renal por deshidratación. Hipotensión. Síndrome hemolítico urémico. Parálisis muscular. Alteraciones en fetales y abortos en embarazadas. Artritis reactiva. Muerte. Prevención de la intoxicación alimentaria Evitar comer carnes, pescados, huevos o mariscos poco cocinados y/o crudos. Leche y derivados sin pasteurizar. Cocinar en adecuadas condiciones higiénicas: lavado de manos así como limpieza de la cocina y sus utensilios. Cocinar a óptimas temperaturas los alimentos. Refrigerar los alimentos adecuadamente manteniendo la temperatura del frigorífico y la cadena de frío. Meter la comida ya cocinada en torno a las dos horas posteriores de su finalización. Control veterinario según la legislación vigente de los animales de consumo. Lavado de manos frecuente, sobre todo antes y después de ir al baño y antes de cocinar o manipular alimentos Especialidades a las que pertenece la intoxicación alimentaria La intoxicación alimentaria puede diagnosticarse y tratarse por el médico de atención primaria, por los especialistas de los servicios de urgencias hospitalarias, médicos internistas, y los especialistas en aparato digestivo o en enfermedades infecciosas. Preguntas frecuentes: ¿Cuál es la intoxicación alimentaria más frecuente? En la época invernal es frecuente que haya picos de infecciones víricas y, en verano y principios de otoño, es frecuente la aparición de brotes provocados por bacterias, sobre todo por salmonelosis o por infección de Escherichia coli ( E coli ). ¿Qué es la salmonelosis? La salmonelosis gastrointestinal es una de las enfermedades de transmisión alimentaria más frecuente , producida por una bacteria ( Enterobacteria ), que se adquiere por ingestión de comida o bebida contaminada por vía oral, o por contacto con animales o mascotas infectados por la bacteria o por transmisión de persona a persona (oro-fecal). ¿Cuál es la intoxicación alimentaria más peligrosa? Aunque casi todas las intoxicaciones alimentarias pueden desarrollar complicaciones graves que pongan en peligro la vida del paciente, sobre todo en aquellos con patologías de base de gravedad, la toxiinfección por Clostridium con afectación neurológica importante puede considerarse de las intoxicaciones alimentarias más graves. ¿Qué es el anisakis? El Anisakis o Anisakiasis es una enfermedad parasitaria causada por la ingesta de pescado crudo que contenga las larvas de un parásito llamado Anisakis simplex. se produce cuando se ingieren especies de peces o mamíferos marinos infectados, crudos o poco cocidos, contaminadas por el  gusano Anisakis simplex, que parasita la pared gástrica y puede producir en el hombre una infección gastrointestinal o  reacciones alérgicas . ¿Qué es la intoxicación botulínica? Es la toxiinfección alimentaria producida por ingesta de una comida infectada por la toxina producida por la bacteria Clostridium Botulinum . Habitualmente por consumo de conservas en mal estado y en algunos casos por marisco contaminado, también en salazones y ahumados.  
Deshidratación
Enfermedad

Deshidratación

¿Qué es la deshidratación? La deshidratación es la pérdida excesiva de agua o líquidos del organismo . Cuando se pierde más agua que la que se ingiere, el cuerpo no puede funcionar en condiciones normales. Es un cuadro clínico más frecuente en niños y ancianos, y también se suele originar cuando se padece alguna enfermedad que provoca vómitos constantes o diarreas. La deshidratación leve es bastante común y suele ser provocada por la ingesta insuficiente de líquidos, no obstante, pueden darse casos graves de deshidratación en los que la pérdida equivalga a más del 10% del peso corporal y se produzcan complicaciones mayores. Tipos de deshidratación Existen diferentes tipos de deshidratación: Deshidratación isotónica : la pérdida de agua equivale a la de solutos (sales, iones y resto de componentes que circulan con el agua). Suele ser la más frecuente y ocurre, a menudo, cuando se sufre gastroenteritis. Deshidratación hipertónica : se pierde más agua que sales o electrolitos, provocando la elevación de los niveles de sodio en sangre. Deshidratación hipotónica : se pierden proporcionalmente más solutos que agua y deriva en una mínima concentración de sodio en sangre. Es la menos común. Causas de la deshidratación Las causas más comunes de la deshidratación son: no beber suficiente agua o líquidos al día, padecer diarrea o vómitos agudos, fiebre, sudoración excesiva , exceso de orina, quemaduras solares, algunos medicamentos como los diuréticos, enfermedades como la diabetes insípida, o ciertas enfermedades renales. Síntomas de la deshidratación Cuando la deshidratación es leve, sus síntomas más habituales son: sed, boca seca, orina oscura, piel seca, pérdida de apetito, dolor de cabeza, malestar y calambres musculares. Si la deshidratación es más grave se considera una emergencia médica, ya que puede dejarse de orinar, originarse confusión, sentir mareos, falta de coordinación, fatiga, taquicardia, enturbiamiento de la visión, apatía, incluso sufrir delirio e inconsciencia y, en los casos más extremos y sin tratamiento, la muerte. Tratamiento de la deshidratación El tratamiento de la deshidratación consiste en beber agua a pequeños sorbitos o chupar un hielo e ingerir bebidas que contengan electrolitos , para así recuperar los líquidos y sales perdidas. En niños pequeños o lactantes se ofrece una solución oral que contiene agua y electrolitos que puede administrarse con una jeringuilla, pero también se puede enmascarar el agua mezclándola con zumos para darle sabor. En los casos más graves, se requiere la hospitalización para suministrar líquidos por vía intravenosa y controlar la evolución del paciente. Pruebas complementarias de la deshidratación Normalmente, el médico diagnostica la deshidratación al observar los síntomas , pero puede ayudarse de algunas pruebas complementarias como son medir la presión sanguínea y la frecuencia cardíaca y realizar pruebas de laboratorio para confirmar el diagnóstico. Estas otras pruebas pueden consistir en realizar un análisis de sangre para verificar los niveles de electrolitos (como el sodio y el potasio) y comprobar el funcionamiento renal, o un análisis de orina para detectar cistitis (infección urinaria) y comprobar el grado de deshidratación presentado. Factores desencadenantes de la deshidratación Los factores desencadenantes de la deshidratación son: las temperaturas altas, la realización de deporte intenso, no beber la cantidad suficiente de agua , el consumo de algunos medicamentos y sufrir alguna enfermedad como puede ser una gastroenteritis. Factores de riesgo de la deshidratación Los lactantes y niños, ancianos, embarazadas y deportistas , son grupos de riesgo que necesitan un cuidado especial del suministro regular de agua. Personas que padecen diabetes, alcoholismo, u otras enfermedades crónicas del riñón, también presentan mayor propensión. Trabajar en ambientes húmedos y muy calurosos, de igual forma, contribuye a padecer deshidratación. Complicaciones de la deshidratación Según la gravedad de la deshidratación, se pueden presentar diferentes complicaciones: Golpe de calor. Calambres musculares. Agotamiento. Infección en el tracto urinario y fallo renal. Afectación de las funciones cognitivas como la coordinación. Convulsiones. Pérdida de conciencia. Daño cerebral. Choque hipovolémico (disminución de la presión arterial y de la cantidad de oxígeno). Fallecimiento. Prevención de la deshidratación Para prevenir la deshidratación resulta imprescindible: Beber suficiente agua y líquidos a diario (al menos 8 vasos de agua al día ). Beber a menudo, aunque no se tenga sed. Consumir alimentos ricos en agua, como las frutas y verduras. Aumentar la ingesta de agua y líquidos con electrolitos si se está enfermo, se padecen vómitos y/o diarrea, o si se realiza ejercicio intenso o hace mucho calor. Evitar consumir bebidas con cafeína, teína o alcohol en climas muy calurosos, ya que son diuréticos y contribuyen a la pérdida de agua y electrolitos. Especialidades a las que pertenece El problema de deshidratación lo trata inicialmente la especialidad de medicina interna y la de medicina de familia. En caso de complicaciones pueden intervenir especialistas en medicina intensiva, endocrinología y digestivo. Preguntas frecuentes: ¿Qué tomar para la deshidratación? Cuando se padece una deshidratación se debe beber agua a sorbos o chupar cubitos de hielo. También conviene ingerir líquidos con electrolitos y tomar alimentos ricos en agua como la lechuga, la coliflor, el tomate, la sandía, el melón...etc. ¿Qué es la deshidratación hipertónica? La deshidratación hipertónica se da cuando la pérdida de agua es superior a la de sales minerales. ¿Cuáles son las consecuencias de la deshidratación? La consecuencia principal de la deshidratación es el cambio de color mostrado en la orina, (esta se hace más oscura). También disminuye la producción de saliva, favoreciendo infecciones bucales. La mala hidratación puede tener consecuencias perjudiciales para la salud y provocar, además; sed, mareos, cansancio, dolor de cabeza, infecciones urinarias, calambres musculares y afectar al rendimiento físico y mental, entre otros. ¿Qué es la deshidratación hipotónica? La deshidratación hipotónica se da cuando la pérdida de sales minerales o electrolitos es superior a la de agua. ¿Cómo es el dolor de cabeza por deshidratación? La deshidratación provoca una disminución del volumen de sangre, afectando a la cantidad de sangre rica en oxígeno que llega al cerebro y provocando contracciones de los vasos sanguíneos del cerebro, lo que puede originar dolores de cabeza tensionales intensos, migrañas y dificultad de concentración.  

Videoconsulta médica gratis

Solo por registrarte te regalamos un mes de Savia Premium para que lo pruebes.

Reservas una cita
Preparamos la consulta
Solucionas todas tus dudas
Regístrate