Cardiología

La especialidad
Artículos especializados
Enfermedades
Síntomas
Otros contenidos
Taquicardia Ventricular
Enfermedad

Taquicardia Ventricular

¿Qué es la taquicardia ventricular? La taquicardia ventricular es la arritmia cardiaca que se produce por el aumento de los latidos ventriculares , perdiendo el corazón su función de bomba efectiva ya que, al latir tan rápido, los ventrículos no se llenan de sangre correctamente y, por tanto, la sangre expulsada por ellos es menor de la necesaria. Tipos de taquicardia ventricular La taquicardia ventricular se clasifica en función del tiempo de duración: Taquicardia sostenida: cuando la duración es mayor de 30 segundos. Taquicardia no sostenida: cuando la duración es menor de 30 segundos. Causas de una taquicardia ventricular La causa más frecuente de una taquicardia ventricular es la complicación de un infarto de miocardio . No necesariamente ocurre de forma inmediata, en muchos casos, la taquicardia se establece tiempo después de este proceso, pudiendo transcurrir incluso años antes de que aparezca. Síntomas de una taquicardia ventricular Los síntomas de la taquicardia ventricular son palpitaciones, mareo, descenso de la tensión arterial, disnea, fatiga y pérdida de conocimiento . Algunos pacientes que presentan taquicardia ventricular pueden permanecer asintomáticos, encontrándose la anomalía en el contexto de una exploración física por otra causa . Tratamiento de una taquicardia ventricular El tratamiento de la taquicardia ventricular es el que conlleve el frenado del latido cardiaco, entre ellos destacan los siguientes: Cardioversión eléctrica: en ella se trata de dar un choque eléctrico que revierta el ritmo taquicárdico a ritmo normal. Ablación por radiofrecuencia: en ella se introduce un catéter que emite una radiofrecuencia en su extremo, el catéter se introduce desde la vena hasta la zona ventricular, se detecta la vía accesorios y se procede a quemar por radiofrecuencia, evitando la taquicardia ventricular. También se puede implantar un desfibrilador que da una descarga para revertir al ritmo sinusal cuando es necesario. Tras las medidas intervencionistas, es posible que el especialista indique fármacos que mantengan el ritmo cardíaco dentro de lo normal. Pruebas complementarias de una taquicardia ventricular La prueba complementaria principal es el electrocardiograma, que permite conocer el ritmo cardiaco en el momento, en caso de que este sea normal, es necesario realizar un Holter, que va a permitir conocer el ritmo a lo largo de 24 horas , pudiendo localizar las situaciones en que se presenta la taquicardia y valorando el tiempo y la duración de la misma, para poder decidir el mejor tratamiento a realizar. Factores desencadenantes de una taquicardia ventricular El factor desencadenante de una taquicardia ventricular es una vía de reentrada de la conducción eléctrica que hace contrarse a los ventrículos, esta vía hace que el latido cardiaco no parta del nodo sinusal y siga una vía de conducción normal, sino que se establece una vía anómala que hace que el latido sea más rápido . Causas de una taquicardia ventricular La causa de una taquicardia ventricular es la enfermedad isquémica, ya sea tras un infarto agudo o en proceso crónicos en el que, tras años de un infarto, aparece la taquicardia . Complicaciones de una taquicardia ventricular Las complicaciones de una taquicardia ventricular vienen dadas por la falta del efecto de bomba del corazón, esto da lugar a que se produzca disnea intensa, desmayos y pérdidas de conocimiento. La complicación más importante es el paro cardiaco, que puede lleva a una muerte súbita o incluso a una fibrilación ventricular, que es similar al paro cardiaco . Prevención de una taquicardia ventricular La prevención de una taquicardia ventricular es la prevención de enfermedades cardiovasculares, con control de factores de riesgo evitando el tabaco, con control de la tensión arterial, del colesterol y de la diabetes mellitus. Especialidades a las que pertenece El especialista encargado del control de la taquicardia ventricular es el especialista en cardiología. Del control de los factores de riesgo cardiovasculares se encarga el especialista en medicina de familia. Preguntas frecuentes ¿Cuántas pulsaciones por minuto es lo normal? Las pulsaciones normales son las que varían entre 50 y 100 latidos por minuto. Por debajo de 50 latidos por minuto hablamos de bradicardia, es decir, el corazón va más lento de lo normal. Por encima de 100 latidos por minuto hablamos de taquicardia, esto quiere decir que el corazón va más rápido de lo normal. ¿Qué es una arritmia cardíaca y qué la produce? La arritmia cardiaca es la alteración en el ritmo cardíaco normal, en vez de latir el corazón de forma rítmica, en el que cada latido está a la misma distancia del anterior y posterior, en una arritmia cardiaca la distancia entre los diferentes latidos es diferente entre sí. La causa de las arritmias cardiacas son las alteraciones en el seno, en la llamada enfermedad del seno, cicatrices tras infartos que pueden dar lugar a vías anormales en la conducción, ya sean a nivel auricular o ventricular. También puede producirse por alteración en la conducción eléctrica de forma congénita, como es el caso del Wolff-Parkinson White. Las alteraciones hormonales como el hipertiroidismo y el hipotiroidismo, también pueden producir arritmias cardíacas, y con el consumo de ciertos fármacos o drogas como la cocaína también se producen alteraciones. ¿Cuál es la tensión normal? La tensión normal se establece en un rango en que la tensión sistólica, conocida coloquialmente como la alta, está en niveles de entre 110 y 140 milímetros de mercurio y, la tensión diastólica, conocida como la baja, oscila entre niveles de 60 a 90 milímetros de mercurio. ¿Cuáles son los síntomas de estrés y ansiedad? Los síntomas de estrés y ansiedad pueden ser variados; el paciente puede presentar palpitaciones, taquicardia, sudoración, sensación de falta de aire, sensación de opresión en el pecho, mareos, vértigos, malestar intestinal, sudoración profusa, pérdida de conocimiento, preocupación excesiva por problemas pequeños que el paciente magnifica, preocupación de que algo malo va a ocurrir y miedo a enfermedad, entre otros. ¿Cuáles son los síntomas de la taquicardia? El síntoma inicial de la taquicardia son las palpitaciones, además se presenta disnea, fatiga al caminar rápido o al hacer esfuerzos, mareos, pérdida de conocimiento, dolor torácico y cansancio.
Soplo Cardíaco
Enfermedad

Soplo Cardíaco

¿Qué es el soplo cardíaco? El soplo cardíaco es el sonido que , a través del fonendoscopio, oye el médico al auscultar el corazón . No es una enfermedad, sino un signo clínico de la exploración cardíaca. Tipos de soplo cardíaco Existen 3 tipos de soplos cardíacos: Soplo inocente: típico de niños y adolescentes. Detrás de este sonido no hay una lesión cardíaca, sino que se produce por el roce de la sangre contra las paredes de un corazón joven. No es patológico. Soplo sistólico: es el que se produce durante la sístole cardíaca (al contraerse el corazón), suele marcar lesiones en la válvula tricúspide o mitral. Este soplo puede ser mitral o tricúspide, según la válvula donde se escuche el sonido. Soplo diastólico: se oye el soplo cuando se produce la dilatación del corazón, es el momento de llenado de sangre, suele indicar una insuficiencia de la válvula aórtica.    Causas de soplo cardíaco Las causas del soplo cardíaco son el ruido que produce la sangre al rozar con las diferentes estructuras cardíacas, ya sea por estenosis, cuando las válvulas son más estrechas de lo normal, o bien por insuficiencia, cuando las válvulas no cierran de modo adecuado . Por último, cuando existen intercomunicación entre las cavidades cardíacas, ya sean ventricular o auricular, por alteración a nivel del tabique que los separa. Síntomas de soplo cardíaco Los síntomas del soplo cardíaco son los originados por una sobrecarga cardíaca que puede dar lugar a insuficiencia cardíaca, disnea, fatiga, intolerancia al ejercicio, taquicardia, sobrecarga pulmonar, y cianosis , entre otros. Tratamiento de soplo cardíaco El tratamiento del soplo cardíaco es el de la enfermedad que lo produce, cuando hay comunicaciones por alteración de los tabiques auriculares o ventriculares , estas han de cerrarse mediante cirugía. En los casos de daños valvulares el tratamiento de elección es proceder al recambio valvular o a intervenciones sobre los anillos valvulares. Pruebas complementarias de soplo cardíaco Las pruebas complementarias son el electrocardiograma y holter para el control de la frecuencia cardíaca. También, como prueba de imagen, el ecocardiograma, que permite conocer el tamaño de las cavidades cardíacas, valorando si existe no solo afectación de las válvulas cardíacas si no de ventrículos y aurículas que pueden dilatarse por la sobrecarga cardíaca. Puede ser necesario en casos avanzados, el control con radiología de tórax y espirometría, para poder valorar la sobrecarga pulmonar que puede ser secundaria a la sobrecarga cardíaca. Factores desencadenantes de soplo cardíaco Los factores desencadenantes del soplo cardíaco, en los casos de comunicación interventriculares y auriculares , son defectos del desarrollo cardíaco por parte del feto, es decir, congénitos. En los casos de comunicación interauricular, puede cerrarse de forma espontánea transcurrido un tiempo desde el nacimiento. En pacientes con alteraciones valvulares, se producen por el propio envejecimiento cardíaco, pero también por enfermedades conocidas como fiebre reumática, secundarias a las infecciones que por la bacteria estreptococo se producen en las válvulas cardíacas. Hoy en día son enfermedades raras en gente joven gracias al tratamiento antibiótico . Factores de riesgo de soplo cardíaco Los factores de riesgo son las infecciones endocárdicas y el envejecimiento, otros factores asociados a la edad como la hipertensión, pueden producir también lesiones valvulares. Complicaciones de soplo cardíaco Las complicaciones de un soplo cardíaco son las retrógradas, pudiendo producir hipertensión pulmonar secundaria, así como edema de pulmón y edema en miembros inferiores y abdomen. Y, las complicaciones anterógradas, las derivadas de falta de flujo sanguíneo, como pueden ser disnea, fatiga y cianosis (coloración azulada de los labios y de los dedos de las manos). Prevención de soplo cardíaco La prevención del soplo cardíaco es mantener un control de la hipertensión, y tratamiento con antibiótico de las enfermedades infecciosas producidas por el estreptococo. Especialidades a las que pertenece Las especialidades a las que pertenece es el cardiólogo, para el control médico del proceso , y el cirujano cardíaco, si es necesaria la cirugía. Preguntas frecuentes ¿Cuáles son las enfermedades más graves del corazón? Es difícil elegir entre las enfermedades más graves del corazón, ya que todo lo que afecta a este órgano puede ser peligroso y grave para el paciente . No obstante, los infartos de miocardio, que pueden dar lugar a una muerte súbita, o las arritmias malignas, son algunas de las enfermedades cardíacas más graves. ¿Cuáles son los síntomas de una arritmia cardíaca? Los síntomas de una arritmia cardíaca son palpitaciones, disnea, cansancio, fatiga y falta de tolerancia al ejercicio físico. ¿Cuántos tipos de arritmias hay? Existen 3 tipos de arritmias: Arritmias sinusales: son las que se originan en el nodo sinusal, desde aquí sale la conducción eléctrica del corazón que marca los latidos cardíacos. En la fibrilación auricular estos latidos no son rítmicos y da lugar a que unos latidos se produzcan antes que otros. Arritmias auriculares: son las que aparecen por latidos que se producen en diferentes zonas de la aurícula, no todos se transmiten al ventrículo y esto genera la arritmia cardíaca, entre ellas, la fibrilación auricular. Arritmias ventriculares: son las que se originan en los ventrículos, estas son las más graves y pueden dar lugar a la muerte del paciente, como en el caso de la fibrilación ventricular. Las extrasístoles ventriculares son las menos graves. ¿Cuántas pulsaciones por minuto es lo normal? La frecuencia cardíaca normal oscila entre 60 y 90 latidos por minuto , por debajo de estos niveles se considera bradicardia, aunque se tolera bien hasta unos 50 latidos por minuto. Por encima de 60 y 90 se considera taquicardia, aunque se tolera bien hasta 110 latidos por minuto. ¿Qué es una frecuencia cardíaca alta? La frecuencia cardíaca alta o taquicardia se produce cuando los latidos cardíacos suben de 90 latidos por minuto . Se considera que hay que tratarla cuando se eleva por encima de 110 latidos por minuto, siendo en estos casos necesario enlentecer el corazón.
Flutter Auricular
Enfermedad

Flutter Auricular

¿Qué es un flutter auricular? El flutter auricular es una alteración del ritmo cardíaco que se inicia en la aurícula , en ella se produce una taquicardia con aumento de la frecuencia del latido de aurícula, que puede llegar a ser de 250 a 300 lat./min. Normalmente, no todos los latidos se transmiten al ventrículo, ya que el nodo auriculoventricular no permite esta transmisión. Tipos de flutter auricular Se diferencian dos tipos de flutter auricular: Flutter auricular típico: se produce una reentrada del impulso eléctrico, que se transmite en forma circular, presentando en el electro ondas F bien definidas. Flutter auricular atípico: su origen es diferente al anterior, en muchos casos se relaciona con cicatrices por cirugías previas o por ablaciones de fibrilación, las ondas F son más difíciles de identificar y suele ser arrítmico . Causas de un flutter auricular Las causas del flutter auricular pueden ser hipertensión arterial mantenida, enfermedad del seno (lugar de donde parte el impulso eléctrico cardiaco), valvulopatía cardíaca, alteraciones por cardiopatía isquémica (infarto o arteriopatía coronaria), hipertiroidismo, uso de fármacos e insuficiencia cardíaca. Síntomas de un flutter auricular Los síntomas principales son palpitaciones, falta de tolerancia al ejercicio, fatiga, disnea y, en casos más importantes, puede presentar mareos e incluso pérdida de conocimiento . Tratamiento de un flutter auricular El tratamiento de flutter auricular es médico o intervencionista. En el tratamiento médico se intenta frenar el latido cardiaco, para ello, se usan fármacos como los betabloqueantes, la digoxina y los bloqueadores de canales de calcio. En algunos casos, se puede usar la reversión eléctrica para intentar revertir a un ritmo sinusal. También, hay que valorar la necesidad de anticoagulante por parte del paciente, teniendo en cuenta la edad y las enfermedades concomitantes. El tratamiento intervencionista es la ablación de la vía de reentrada, para ello, se hace un cateterismo, penetrando en la aurícula y, una vez localizada la zona de la reentrada, se procede mediante radiofrecuencia a quemar la zona. Este proceso da lugar a una interrupción de la reentrada que provoca una normalización del ritmo cardiaco. Pruebas complementarias de un flutter auricular Las pruebas complementarias en un flutter auricular son: Electrocardiograma: para ver las ondas F del latido auricular más rápidas que los complejos QRS, que corresponden a latidos ventriculares más lentos. Holter: para recoger un registro durante 24 horas del latido cardíaco, permitiendo conocer posibles eventos cortos en su duración. Ecografía cardiaca: para conocer la estructura cardiaca. Coronariografía: para conocer el riego sanguíneo cardiaco y si este es correcto o no. Estudio electrofisiológico cardíaco: para examinar las posibles arritmias y, en muchas ocasiones, el lugar de origen, permitiendo el tratamiento de vías alternativas si fuera necesario. Factores desencadenantes de un flutter auricular El factor desencadenante del flutter auricular es la alteración de la conducción eléctrica cardiaca por la variación de reentrada en la aurícula . Factores de riesgo de un flutter auricular Son factores de riesgo para el flutter auricular la hipertensión arterial, las valvulopatías, la insuficiencia cardiaca, el daño isquémico cardiaco y el hipertiroidismo. Complicaciones de un flutter auricular La complicación más frecuente del flutter auricular es la insuficiencia cardiaca , producida por la alteración de la función de la bomba cardiaca. También puede dar lugar a trombosis arteriales, esto hace que en muchos casos sea necesaria la anticoagulación del paciente, dado que es normal que se formen trombos en la zona de la aurícula que pueden pasar al ventrículo y desde ahí, dirigirse a una arteria. Prevención de un flutter auricular La prevención del flutter auricular es el control de enfermedades de riesgo como hipertensión cardiaca, valvulopatías, insuficiencia cardiaca y alteraciones cardiovasculares como aterosclerosis. Especialidades a las que pertenece El flutter auricular debe ser controlado por el especialista en cardiología. Preguntas frecuentes ¿ Qué es un flutter en el corazón? El flutter en el corazón es la taquicardia auricular o ventricular que se produce por un aumento del número de latidos cardíacos. En el caso de aurícula, los latidos auriculares pueden ser de entre 205 y 300 por minutos. En el caso de flutter ventricular, se produce un aumento de los latidos ventriculares de hasta 300, esta situación es de riesgo vital para el paciente, debe ser revertida de forma rápida para evitar la muerte del paciente. ¿Qué es una arritmia en el corazón? La arritmia cardíaca es el latido de corazón que no se produce de forma periódica. En general, el corazón late a unos 60 latidos por minuto, esto quiere decir 1 latido por segundo. En el caso de las arritmias cardíacas, el corazón no tiene 1 latido por segundo, sino que, a veces, está a 1 segundo y otras a 3, o a 2. Las arritmias pueden ser rápidas cuando hay más de 120 latidos por minuto, se conocen entonces como taquicardia o, por el contrario, ser más lentas de lo normal, en cuyo caso, están por debajo de 40 latidos por minuto y se conocen como bradicardias. ¿Qué tipo de arritmias hay? Las arritmias cardiacas se pueden clasificar según su lugar de origen en arritmias auriculares, si se originan en las aurículas, o arritmias ventriculares, si se originan en los ventrículos. Según la frecuencia, se pueden clasificar en bradicardias, cuando hay menos de 40 latidos por minuto o taquicardias, cuando hay más de 120 latidos por minuto. ¿Cuáles son los ritmos de paro cardíaco? El ritmo de paro cardiaco puede ser la taquicardia ventricular, cuando el corazón supera los 300 latidos por minuto a nivel del ventrículo, provocando que la función cardiaca de bomba no se realice y dando lugar a un paro cardíaco si no se logra revertir. ¿Qué es disociación electromecánica? La disociación electromecánica es una actividad eléctrica recogida en el monitor, pero cuando el paciente no tiene pulso, es lo típico que aparece en la taquicardia o flutter ventricular.
Pericarditis
Enfermedad

Pericarditis

¿Qué es la pericarditis? La pericarditis es una inflamación del pericardio , membrana a modo de bolsa con dos capas que rodea el corazón. La función del pericardio es la de disminuir la fricción y el desplazamiento del corazón, ejerciendo de barrera con estructuras adyacentes. La pericarditis es una enfermedad con una gravedad moderada ya que depende de su causa o forma de presentación, puede ser un cuadro autolimitado de 2 a 6 semanas de duración o una patología con afectación cardíaca más importante y complicaciones que pueden poner en riesgo la vida de la persona (taponamiento cardíaco, etc.). Tipos de pericarditis Pericarditis aguda: Síndrome clínico debido a la inflamación del pericardio, que puede tener distintos orígenes. Pericarditis recidivante: Reaparición de un nuevo cuadro de pericarditis que se da en un 25% de los casos, generalmente en las primeras semanas después del episodio inicial. Pericarditis constrictiva: Inflamación crónica del pericardio que lo transforma en una membrana engrosada y adherida, lo que restringe el llenado de sangre en el corazón. Causas de la pericarditis En el 80% de los casos de pericarditis no se conoce de forma exacta la causa, tras el diagnóstico inicial y se asume que su orígen es una infección vírica. Otras posibles causas son : infección por otro tipo de microorganismos (bacterias como neumococo , estreptococo o estafilococo, otros virus como coxsackie, influenza, VIH y por tuberculosis o infecciones por hongos). También puede ser debido a la extensión y afectación de tumores como sarcoma, cáncer de pulmón, de mama, etc. o secundario a enfermedades reumatológicas como artritis reumatoide, fiebre reumática, lupus, esclerodermia, etc. Otras causas más infrecuentes son por las alteraciones de estructuras próximas como puede ocurrir tras un infarto de miocardio, neumonía, insuficiencia cardíaca, etc. Síntomas de la pericarditis Los pacientes presentan dolor torácico a nivel retroesternal (detrás del esternón) y en la región izquierda pectoral (región precordial), que empeora con la tos, la inspiración o si el paciente se sitúa boca arriba. Puede irradiarse hacia la parte superior de la espalda y el cuello. Se puede acompañar con sensación de falta de aire y fiebre . Además, puede estar asociado a otros síntomas de la enfermedad de base que pueden ser el orígen de la pericarditis. Tratamiento para la pericarditis El tratamiento principal va dirigido a disminuir la inflamación, controlar los síntomas y paliar la causa que lo origina, que en nuestro medio es la infección viral o de causa desconocida. Se pauta la toma de antiinflamatorios no esteroideos (ibuprofeno, aspirina, etc) repartidos a intervalos de 6-8 horas durante 1 o 2 semanas, indicando al paciente un reposo relativo . Tras este primer período, se reduce paulatinamente la dosis durante otras 2 - 3 semanas si el paciente se encuentra sin síntomas. Se prescriben fármacos inhibidores de la bomba de protones (como omeprazol) para la protección gástrica. También se puede asociar a colchicina, un fármaco que ayuda a disminuir la inflamación y disminuye el riesgo de recidivas. Los corticoides sólo se usan en casos de no respuesta con los antiinflamatorios no esteroideos o si se tiene alergia a ellos. Si no hay mejoría de los síntomas tras la primera semana de tratamiento se debe reconsiderar la causa de la pericarditis. La hospitalización está indicada si el paciente presenta signos de mal pronóstico como fiebre alta, inmunodepresión (defensas bajas), tratamientos con anticoagulantes , derrame pericárdico (acúmulo de líquido entre las paredes del pericardio), etc. Pruebas complementarias del tratamiento de pericarditis El diagnóstico se realiza mediante una exploración física completa, donde de forma característica puede objetivarse en la mayoría de los casos el llamado “roce pericárdico” en la auscultación cardíaca  (escucha de un ruido de roce o frote anormal en los sonidos cardíacos). Asociado a la exploración , se realiza un electrocardiograma donde se ven alteraciones del trazado del electrocardiograma característicos de la pericarditis. Además, se puede hacer un ecocardiograma para valorar la presencia de derrame cardíaco (líquido dentro de las membranas pericárdicas) y objetivar el funcionamiento interno del corazón o si existe afectación del músculo cardíaco (miocarditis). Otra de las pruebas de imagen que se realizan es la radiografía simple de tórax, donde pueden observarse alteraciones pulmonares que puedan ser la causa de la pericarditis (tuberculosa o tumores) y se observa la silueta cardíaca que estará alterada si existe un derrame pericárdico. También se realiza una analítica de sangre básica donde se puede observar el aumento de los llamados reactantes de fase aguda (velocidad de sedimentación glomerular o VSG, aumento de los leucocitos o glóbulos blancos, proteína C reactiva o PCR), determinación de las hormonas tiroideas o de las enzimas hepáticas. Factores desencadenantes de la pericarditis Entre los factores desencadenantes más comunes están las infecciones respiratorias o gástricas producidas por virus. Factores de riesgo de la pericarditis Es frecuente que la pericarditis aparezca como complicación, tras el padecimiento de una infección respiratoria o una gastroenteritis producida por un virus. Padecer otras enfermedades como tumores, enfermedades autoinmunes , hipotiroidismo, infarto de miocardio, etc... También puede ser un factor de riesgo para desencadenar una pericarditis. Además, si el paciente toma determinados fármacos (procainamida, fenitoína, hidralazina) porque ha sufrido algún traumatismo torácico o ha sido sometido a radiación, también son factores de riesgo para poder sufrir pericarditis. Complicaciones de la pericarditis Mantenimiento de la afectación más de 3 meses convirtiéndose en una pericarditis crónica. Recurrencia de la pericarditis (pericarditis recurrente). Evolución a pericarditis constrictiva con lo que se disminuye la capacidad de llenado de sangre en el ventrículo y aparecen signos de congestión venosa en el organismo (edemas, aumento del tamaño del hígado, etc.). Derrame pericárdico . Es la presencia de líquido en la entre las dos paredes del pericardio en una cantidad mayor a la normal que provoca un aumento de la presión en el corazón. Taponamiento cardíaco que se debe a la producción de un derrame pericárdico producido por la pericarditis que se produce de forma muy rápida y compromete el llenado de sangre de los ventrículos del corazón, con lo que éste no puede enviar suficiente sangre al resto del organismo. Constituye una urgencia médica. Prevención de la pericarditis La pericarditis es una patología difícil de prevenir . En su gran mayoría se asume su origen infeccioso por un virus. Como con todas las infecciones, es básico establecer una serie de pautas de higiene que incluye el lavado de manos frecuente. Para prevenir la aparición de una pericarditis recurrente se establece el tratamiento con colchicina. Especialidades a las que pertenece la pericarditis La pericarditis es una patología que suele valorarse en el servicio médico de urgencias hospitalarias, con seguimiento posterior por el especialista en cardiología y el médico de familia para ver la evolución. Si hay complicaciones y signos de mal pronóstico se hospitaliza al paciente en el servicio de cardiología. Preguntas frecuentes ¿Qué es un derrame pericárdico? Es la acumulación de más de 50 ml de líquido en la cavidad pericárdica, espacio formado entre las paredes del pericardio, membrana que cubre al corazón. ¿Cómo afecta la pericarditis al corazón? La pericarditis es la inflamación de la membrana de doble capa que cubre y protege el corazón y que puede producir que éste no funcione adecuadamente aumentando la presión que tiene que soportar, sobre todo si el líquido que existe entre esa doble capa aumenta. Eso hace que el llenado del corazón se dificulte y que no pueda realizar su función de bomba de impulso de la sangre. ¿Cuánto tiempo de reposo requiere la pericarditis? Durante el brote inflamatorio (mientras el paciente tiene dolor, fiebre y marcadores de inflamación elevados...), debe permanecer en reposo relativo. Posteriormente, realizará una incorporación progresiva a su actividad habitual. Se recomienda no realizar ejercicio física hasta tres meses después de haber normalizado los síntomas y todas las exploraciones complementarias. ¿Puede el estrés ser causante de una pericarditis? No está descrito el estrés como causa del origen de la pericarditis, aunque en muchas ocasiones no se conoce específicamente por qué el pericardio se ha inflamado. Aún así, es conocido que el estrés influye de manera negativa en el organismo, alterando las cifras de tensión arterial y aumentando la frecuencia cardíaca de forma anormal, lo que a largo plazo puede afectar al corazón.
Taponamiento Cardíaco
Enfermedad

Taponamiento Cardíaco

¿Qué es un taponamiento cardíaco? Un taponamiento cardíaco es la compresión del corazón provocada por acumulo de sangre o líquido en el espacio entre el miocardio (músculo del corazón) y el pericardio (saco exterior que cubre el corazón) y que produce un severo trastorno hemodinámico , a consecuencia de un incremento en la presión intrapericárdica. Es una urgencia médica ya que impide que el corazón pueda ejercer su función normal de bombeo de la sangre evitando que se llene correctamente, lo que produce una disminución del gasto cardíaco y shock cardiogénico. Ocurre aproximadamente en 2 de cada 10.000 personas. Es una afección grave que debe tratarse de emergencia y de forma adecuada para evitar la muerte de la persona que lo padece. Tipos de taponamientos cardíacos No se conocen variantes de esta enfermedad. Causas de un taponamiento cardíaco En esta afección, se acumula sangre o líquido dentro del saco que rodea el corazón. Esto impide que los ventrículos se expandan completamente. El exceso de presión del líquido impide que el corazón trabaje normalmente. Como resultado de esto, el cuerpo no recibe suficiente sangre . El taponamiento cardíaco puede ocurrir debido a: Una aneurisma disecante de la arteria aorta torácica. Cáncer pulmonar avanzado. Tumores cardíacos. Infarto de miocardio agudo. Cirugía del corazón o procedimientos invasivos. Fallo cardíaco. Pericarditis causada por una infección viral o bacteriana. Traumatismo torácico. Enfermedades endocrinas, como tiroides hipoactiva. Insuficiencia renal. Radioterapia del tórax. Síntomas de un taponamiento cardíaco Los síntomas de un taponamiento cardíaco pueden incluir: Ansiedad e inquietud. Dolor torácico agudo que se siente en el cuello, los hombros, la espalda o el abdomen. Tensión arterial baja (hipotensión). Dificultad para respirar. Desmayos y mareos. Piel pálida, fría, grisácea o azulada. Palpitaciones. Respiración acelerada (taquipnea). Hinchazón del abdomen u otras áreas. Pulso débil o ausente. Pérdida de conocimiento. Tratamiento de un taponamiento cardíaco Es importante detectar la causa que ha provocado el taponamiento cardíaco y tratarla. En cualquier caso, el taponamiento cardíaco es una situación de emergencia médica que requiere tratamiento hospitalario urgente para drenar lo antes posible el líquido (sangre o líquido inflamatorio) que se encuentra alrededor del corazón. Para este drenaje del pericardio se utiliza una aguja, mediante un procedimiento de punción y aspiración que logre extraer el líquido acumulado alrededor del corazón. Este procedimiento se llama pericardiocentesis. Otra opción de tratamiento que se puede plantear es una operación para extirpar parte de la membrana del pericardio que envuelve el corazón. Este procedimiento se llama pericardiectomía quirúrgica o ventana pericárdica. Además, se debe administrar tratamiento de soporte y mantenimiento de las funciones vitales. Por ejemplo: aportar oxígeno y líquidos intravenosos que logren mantener la presión arterial y llegada de sangre oxigenada a los tejidos, para mantener a la persona con vida hasta que se haya drenado y resuelto el taponamiento. Pruebas complementarias de un taponamiento cardíaco En el diagnóstico del taponamiento cardíaco, además de la historia clínica y exploración física, se realizan estudios con pruebas complementarias de forma urgente, como son: Análisis de sangre. Electrocardiograma. Radiografía de tórax. Ecografía cardiaca. Tomografía computarizada (TAC) o resonancia magnética del tórax. Angiografía coronaria o cateterismo cardíaco. Factores desencadenantes de un taponamiento cardíaco No se conoce un factor en específico que pueda desencadenar el taponamiento cardíaco. Factores de riesgo de un taponamiento cardíaco Estos factores aumentan la probabilidad de desarrollar esta afección: Cirugía cardiaca. Tumores cardíacos. Infarto del miocardio. Lesión en el corazón. Cáncer pulmonar en etapa terminal. Insuficiencia renal. Radioterapia en el tórax. Lupus eritematoso sistémico. Hipotiroidismo. Traumatismos torácicos (heridas de arma blanca o traumas cerrados como una contusión). Complicaciones de un taponamiento cardíaco Las complicaciones de un taponamiento cardíaco pueden incluir: Insuficiencia cardíaca. Edema pulmonar. Sangrado. Shock. Muerte. Prevención de un taponamiento cardíaco Muchos de los casos no se pueden prevenir. Especialidades a las que pertenece El taponamiento cardíaco pertenece a la especialidad de cardiología . La cardiología es la especialización de la medicina que trata las enfermedades del corazón. Preguntas frecuentes: ¿Qué es la tríada de Beck y para qué sirve? La triada de Beck identifica tres características clínicas típicas del taponamiento cardíaco. Estas tres señales clínicas son: Disminución o apagamiento de los ruidos cardiacos: la gran cantidad de sangre que rodea al corazón, funciona como un aislante por lo que al auscultar puede que se escuchen muy bajos o disminuidos los ruidos cardiacos. Ingurgitación yugular : al existir una disminución de la contracción del corazón, la sangre se empieza a acumular y se transporta retrógradamente hasta que alcanza las venas yugulares, que se tornan dilatadas por la gran cantidad de sangre que poseen. Hipotensión arterial: cuando el corazón bombea poca sangre en cada latido, sucede una disminución del gasto cardíaco, por lo que la presión arterial empieza a disminuir. Ocurre tardíamente; es indicativo de shock y mal pronóstico. ¿Qué significa tener líquido en el corazón? Tener líquido en el espacio del corazón podría ser indicio de pericarditis (inflamación del pericardio), derrame pericárdico o de un taponamiento cardíaco. ¿Qué es un hemopericardio? Un hemopericardio es la colección de sangre en la cavidad pericárdica. Casi siempre suele ser debida a una lesión cardíaca , con rotura de su pared, bien traumática o tras un infarto de miocardio. Si es de magnitud y rapidez suficiente puede dar lugar a un taponamiento cardíaco. ¿Qué es la pericarditis? La pericarditis es la inflamación y la irritación del pericardio, la membrana delgada con forma de saco que rodea el corazón. A menudo, la pericarditis causa dolor en el pecho y, a veces, otros síntomas. El dolor agudo en el pecho asociado a la pericarditis se produce cuando las capas irritadas del pericardio se frotan entre sí. ¿Qué es un derrame en el corazón? Es un derrame pericárdico que consiste en la acumulación de una cantidad excesiva de líquido en la estructura de dos capas, similar a una bolsa, que rodea al corazón (pericardio). Pero si el pericardio está enfermo o lesionado, la inflamación que se produce puede generar un exceso de líquido.  
Scasest
Enfermedad

Scasest

¿Qué es el Scasest? El Scasest es el término referido a “síndrome coronario agudo sin elevación de ST”, que abarca una variedad de síntomas clínicos que resultan de una isquemia miocárdica aguda como el infarto sin onda Q y la angina inestable (ausencia de elevación enzimática). Se caracteriza por la presencia de dolor anginoso en el pecho de más de 20 minutos de duración, asociado o no a cambios del ECG (electrocardiograma) compatibles con isquemia miocárdica aguda. Es más frecuente en personas de edad avanzada , a partir de los 65 años, y con mayor predisposición en hombres que en mujeres. Es una enfermedad común considerada grave. Tipos de Scasest El Scasests se clasifica de dos formas que son: Angina de pecho inestable : son molestias isquémicas que poseen por lo menos una de las tres características siguientes: puede surgir durante el reposo (ejercicio mínimo) y suele durar más de 10 minutos de manera intensa; su comienzo es reciente (es decir, durante las cuatro a seis semanas anteriores); su perfil es de intensificación constante. Infarto agudo del miocardio o muerte súbita : según la cantidad y duración del trombo, la existencia de circulación colateral y la presencia de vasoespasmo en el momento de la rotura de los vasos sanguíneos. Termina mostrando signos de muerte del miocardio (músculo cardiaco) a partir de una interrupción aguda de suministro de sangre a una parte del mismo. Causas del Scasest Las causas de Scasest suelen ser una disminución en el aporte de oxígeno , incremento en la necesidad de dicho gas por medio del miocardio, o por ambos factores, que se añade a una placa coronaria ateroesclerótica que origina varios grados de obstrucción, rotura o erosión de dicha placa con un trombo no oclusivo. La causa más común es la obstrucción mecánica progresiva provocando una angina inestable secundaria vinculada con mayor necesidad de oxígeno por el miocardio. Síntomas del Scasest Los síntomas de Scasest pueden empezar con dolor de pecho de localización retroesternal o, a veces, en el epigastrio (por encima del estómago), y, a menudo, se irradia al cuello, hombro izquierdo o brazo. También presenta disnea (dificultada respiratoria) y molestias epigástricas. Si hay una gran zona de isquemia del miocardio o infarto agudo al miocardio sin elevación del st de gran tamaño, se puede producir diaforesis (sudoración profusa), piel pálida y fría, taquicardia, ruidos (estertores) pulmonares y a veces hipotensión. Tratamiento del Scasest El tratamiento del Scasest precisa someter al paciente a medidas generales, reposo y dieta absoluta (no comer) durante 4-6 horas . Posteriormente podrá realizar una dieta baja en colesterol y en sal. Se suele completar con la administración de oxígeno si hay dolor o saturaciones de oxígeno inferiores al 95%. El tratamiento farmacológico puede realizarse con: Antitrombóticos: disminuye complicaciones y recurrencias y es necesario administrarlo lo antes posible para disminuir posibles complicaciones. Son antiagregantes la aspirina a dosis de 300 mg y el clopidogrel a dosis de 300 mg. Anticoagulantes como la Heparina y la Enoxaparina. Otros fármacos usados son: betabloqueantes, nitratos, calcioantagonistas y estatinas. Precisa realizarse cateterismo cardíaco a todo paciente que ingrese con Scases t para revascularización coronaria. Pruebas complementarias del Scasest Las pruebas complementarias para el diagnóstico del Scasest, además, de una buena anamnesis que informe de los antecedentes de alguna afección cardiaca son: Análisis de sangre con hemograma, coagulación y bioquímica básica con marcadores cardiacos (troponina T y creatinina quinasa CK) para identificar o descartar infarto al miocardio. Electrocardiograma (ECG) seriado o continuo puede valorar la isquemia en reposo del dolor retroesternal. Arteriografía coronaria. Prueba de esfuerzo como factor de estimulación. Ecocardiograma transtorácico. Factores desencadenantes del Scasest No existen factores desencadenantes del Scasest. Factores de riesgo del Scasest Los factores de riesgo del Scasest son: La edad avanzada, con mayor predisposición personas mayores de 65 años. El sexo masculino es más común que el femenino. Antecedentes de molestias isquémicas, de arteriopatía coronaria. Padecer hipertensión arterial. Haber sufrido un infarto del miocardio o insuficiencia cardiaca congestiva. Padecer diabetes mellitus. Enfermedades cerebrovasculares o arterial periférica. Revascularización coronaria previa. Insuficiencia renal. Complicaciones del Scasest Las complicaciones del Scasest son: Trastornos del ritmo cardíaco como arritmias cardíacas y taquicardia ventricular. Insuficiencia cardiaca o Shock cardiogénico. Fibrilación ventricular. Infarto agudo al miocardio. Aneurisma ventricular. Tromboembolismo. Hemorragias. Muerte. Prevención del Scasest La prevención del Scasest conlleva: Realizar dieta saludable y equilibrada baja en grasa. Reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular. No fumar. Evitar el sobrepeso. Realizar ejercicios o alguna actividad física. Controlar correctamente el colesterol, la hipertensión y la diabetes mellitus. Especialidades a las que pertenece La especialidad médica a la que pertenece el Scasest es la cardiología, esta se encarga del estudio, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades del corazón. Preguntas frecuentes ¿Cuál es el segmento ST? El segmento ST representa la primera parte de la repolarización ventricular . Es la línea desde el final del complejo QRS al comienzo de la onda T. Normalmente es plano con respecto a la línea basal. ¿Qué es el síndrome coronario agudo sin elevación del ST? El Scasest es el término referido a “síndrome coronario agudo sin elevación de ST”, que abarca una variedad de síntomas clínicos que resultan de una isquemia miocárdica aguda como el infarto sin onda Q y la angina inestable (ausencia de elevación enzimática). Se caracteriza por la presencia de dolor anginoso de más de 20 minutos de duración asociado o no a cambios del ECG (electrocardiograma) compatibles con isquemia miocárdica aguda. ¿Qué es el SICA en medicina? El SICA, en medicina, es el síndrome isquémico coronario agudo, es decir, un conjunto de padecimientos del corazón, caracterizado por un aporte insuficiente de sangre al músculo cardíaco (miocardio) debido a una obstrucción en el flujo.
Taquicardia Paroxística Supraventricular
Enfermedad

Taquicardia Paroxística Supraventricular

¿Qué es la taquicardia paroxística supraventricular? La taquicardia supraventricular o taquicardia de reentrada o taquicardia por vía accesoria es un ritmo rápido, que se inicia por encima de los ventrículos , es un ritmo regular. La taquicardia paroxística supraventricular es la más frecuentes de las taquicardias supraventriculares de las cuales supone el 75 por ciento, se da a cualquier edad pero la más frecuente está entre los 30 y 50 años, el ritmo suele ser de entre 140 y 220 lat/min. Es una enfermedad con pronóstico leve, puede presentar con urgencia el paso de latido hacia el ventrículo a nivel de 150 lat/min que hace necesario el acudir a un centro hospitalario. Tipos de taquicardias Los tipos de taquicardia se clasifican según la zona donde se producen en Taquicardia supraventricular se producen por encima de los ventrículos y dentro de estas están, las taquicardias sinusales se producen en el nodo sinusal que es donde empieza siempre el impulso cardiaco. La taquicardia de reentrada nodal en que el impulso cardíaco vuelve a entrar en el nodo y desde aquí vuelve a salir, la taquicardia por vía accesoria, en esta hay una segunda vía que conduce además de la vía anatómica normal. La taquicardia ventricular es la que se produce a nivel del ventrículo. Causas de la taquicardia paroxística supraventricular Las causas de la taquicardias supraventriculares serán la sobredosis de digital y las vías anómalas. Síntomas de la taquicardia paroxística supraventricular Los síntomas de la taquicardia paroxística supraventricular aparecen y desaparecen de forma brusca, los más comunes son palpitaciones, opresión torácica, pulso rápido, dificultad para respirar sensación de ansiedad, puede llegar a producir mareos y desmayos si la frecuencia rápida se mantiene . Tratamiento de la taquicardia paroxística supraventricular La taquicardia paroxística supraventricular que aparece en pocas ocasiones no tiene por qué ser tratada, pero la maniobra de Valsalva (aumentar la presión intraabdominal), el echarse agua fría en la cara o el toser puede llevarle a un ritmo normal. En los casos en que la taquicardia paroxística se mantiene en el servicio de urgencias pueden intentar revertirla, mediante fármacos como el verapamilo intravenoso o por cardioversión eléctrica. En los casos más complejos en que la taquicardia paroxística se mantiene, se puede realizar una ablación de la vía accesoria, en este tipo de intervención se introduce un catéter a través de una vena llegando al corazón, cuando se llega a la zona desde la que parte la descarga eléctrica, se procede a quemar la zona a través de radiofrecuencia emitida por la punta del catéter, evitando así que se produzca el latido anómalo. Pruebas complementarias de la taquicardia paroxística supraventricular Las pruebas complementarias para una taquicardia paroxística supraventricular serán un electrocardiograma basal, si en eses momento no existe la taquicardia paroxística no se va a poder ver nada, cuando esto ocurre puede que el cardiólogo considere oportuno realizar un holter que permite registrar la información electrocardiográfica durante 24 horas, permitiendo ver la taquicardia paroxística supraventricular Puede ser necesario el estudio electrofisiológico cuando no se consigue un diagnóstico preciso del proceso. Factores desencadenantes de la taquicardia paroxística supraventricular Los factores desencadenantes suelen ser las vías anómalas de conducción eléctrica cardiaca. El estrés físico o emocional puede dar lugar a esta taquicardia. Factores de riesgo de la taquicardia paroxística supraventricular Los factores de riesgo para la taquicardia paroxística supraventricular serán el alcohol, el tabaco, las drogas ilegales como la cocaína y el consumo de grandes dosis de cafeína. La sobredosis de fármacos como la digoxina puede producir también la taquicardia paroxística supraventricular. Complicaciones de la taquicardia paroxística supraventricular Mareos Pérdida de conocimiento Insuficiencia cardiaca Angina de pecho. Prevención de la taquicardia paroxística supraventricular Disminución del estrés No fumar No consumir drogas No beber alcohol No consumir cafeína en grandes dosis. Especialidades a las que pertenece La especialidad a la que pertenece la taquicardia paroxística supraventricular es la cardiología, será tratada por un cardiólogo. Preguntas frecuentes ¿Qué es una arritmia? Los impulsos eléctricos del corazón son rítmicos, produciéndose aproximadamente uno por segundo, para dar lugar a 60 latidos al cabo de un minuto, cuando se produce una arritmia cardiaca se produce una alteración de este ritmo normal, de forma que algunos latidos se producen antes que otros en vez de guardar la misma distancia entre ellos ¿Qué es un soplo en el corazón? Cuando un médico ausculta un corazón oye el latido cardiaco, si la sangre por alguna causa roza contra alguna zona del corazón, produce un ruido como un soplido que se conoce como soplo cardiaco, puede ser por alteraciones en las válvulas cardiacas de forma que la sangre roza con ellas, en los niños se puede producir un soplo que se conoce como soplo inocente cuando no hay ninguna alteración cardiaca, y solo el hecho del paso de la sangre a las cavidades cardiacas produce el ruido. ¿Qué medicamentos provocan taquicardia? Los fármacos que provocan taquicardia pueden ser varios así la digital a grandes dosis,las hormonas tiroideas a dosis por encima de lo necesario, la adrenalina puede producir también taquicardia, los fármacos antihistamínicos, los antidepresivos tricíclicos son algunos de los fármacos que pueden producir arritmias cardiaca. ¿Cuánto tiempo puede durar una taquicardia? La taquicardia puede tener una duración muy variable , la taquicardia paroxística puede durar tan solo unos minutos, siendo recortada en el tiempo, otras taquicardias se mantienen horas, cuando esto ocurre es necesario acudir a un centro de urgencias, ya que el hecho de un latido cardíaco por encima de 150 lat/min puede dar lugar a un episodio de insuficiencia cardiaca, siendo necesario su tratamiento para evitarlo. ¿Cuál es la frecuencia cardíaca normal? La frecuencia cardíaca normal oscila entre 60 y 100 latidos por minutos , por debajo de 50 se considera una bradicardia y por encima de 120 se considera una taquicardia.  
Hipotensión Ortostática
Enfermedad

Hipotensión Ortostática

¿Qué es la hipotensión ortostática? La hipotensión ortostática, también conocida como hipotensión postural, consiste en la bajada drástica de la presión arterial durante escasos segundos o minutos , producida al cambiar de posición, generalmente al ponerse de pie. Se considera hipotensión ortostática cuando se presenta una disminución mayor a 20 milímetros de mercurio en la presión arterial sistólica, o una caída de más de 10 mm de Hg en la presión arterial diastólica, dentro de un periodo de dos a cinco minutos después de ponerse de pie. Es una patología común considerada leve, que suele afectar a ancianos y a personas mayores hipertensas o enfermos de Parkinson . Aunque si se vincula a un shock , estaríamos hablando de una hipotensión grave considerada de emergencia médica. Tipos de hipotensión Existen varios tipos de hipotensión, además de la hipotensión ortostática: Hipotensión posprandial : es como la hipotensión ortostática pero sucede después de comer. Hipotensión mediada neuralmente : sucede por una descoordinación entre el bombeo del corazón y el cerebro, el cerebro envía señales erróneas. Atrofia multisistémica con hipotensión ortostática : provocada por daños en el sistema nervioso. Hipotensión grave o severa : vinculada a un shock por la pérdida masiva de sangre, por una infección, una reacción alérgica fuerte, un ataque de corazón, por quemaduras severas o envenenamiento. Puede ser mortal si no se trata adecuadamente. Causas de la hipotensión ortostática La hipotensión ortostática suele ser causada por una afección que provoca un f allo en las células barorreceptores (medidoras de la presión), que se sitúan próximas a las arterias coronarias y del cuello. Son unas células que se encargan de detectar si existe una presión arterial más baja de lo normal para tratar de estabilizar, mediante el envío de señales al cerebro, órdenes para que el corazón bombee más sangre. Al mantener durante largos períodos de tiempo una misma posición, como permanecer sentado o tumbado, la sangre se acumula en las piernas y, al levantarse regresa menos sangre al corazón, lo que provoca la disminución de la presión arterial. Este fallo en las células barorreceptores puede ser originado, a su vez, por diversas causas: Hipovolemia: hemorragias, diarreas o vómitos abundantes. Deshidratación. Ingesta de ciertos medicamentos para tratar la presión sanguínea alta, inhibidores, vasodilatadores y ansiolíticos, o la combinación de varios de ellos o mezcla con el consumo de alcohol. Inmovilidad o reposo prolongado en cama. Anemia. Embarazo. Quemaduras. Fiebre. Alcoholismo. Enfermedades cardíacas : infarto de miocardio, insuficiencia cardíaca…etc. Enfermedad del sistema nervioso : Parkinson, atrofia multisistémica…etc. Enfermedades endocrinas: diabetes, enfermedad tiroidea, insuficiencia suprarrenal, hipoglucemia…etc. Síntomas de la hipotensión ortostática Los síntomas principales de la hipotensión ortostática son los mareos y la sensación de aturdimiento al incorporarse o levantarse , también pueden presentarse un riesgo de caída, visión borrosa, síncope o desmayo, náuseas, debilidad, palidez, taquicardia o dolor de pecho. Tratamiento de la hipotensión ortostática El tratamiento de la hipotensión ortostática viene determinado por la causa que lo originó. Si es postural hay que tener la precaución de incorporarse lentamente y si ha sido provocada por la ingesta de algún medicamento, el médico puede valorar sustituirlo por otro o suspender el tratamiento. Habitualmente se recomiendan una serie de cambios en el estilo de vida, como beber más cantidad de agua o líquidos , consumir poco o nada de alcohol, comer en pequeñas porciones y menos cantidad de hidratos de carbono , aumentar la ingesta de sal, hacer ejercicio físico , etc. Son muy útiles también la utilización de medias de compresión durante el día para reducir la acumulación de sangre en las piernas, y contribuir a mejorar la circulación de la sangre. De forma complementaria al tratamiento se pueden prescribir medicamentos para aumentar la presión arterial y reducir la sintomatología. Pruebas complementarias del diagnóstico de la hipotensión ortostática El médico determina el diagnóstico basándose en los antecedentes e interrogatorio clínico al paciente y el examen físico , en el cual se hace la medición de la tensión arterial y la frecuencia cardíaca en posición tumbado y después de ponerse de pie, para evidenciar el descenso de la presión arterial. No obstante, se pueden necesitar algunas pruebas complementarias para ayudar a definir adecuadamente el diagnóstico, como un análisis sanguíneo para comprobar los valores de azúcar en sangre, de glóbulos rojos y el estado de salud general del paciente, un electrocardiograma para verificar si existe alguna irregularidad en el ritmo del corazón, o un ecocardiograma para detectar una enfermedad cardíaca, una prueba de esfuerzo, para monitorizar la tensión arterial y el electrocardiograma durante esfuerzos físicos, o la prueba de la mesa inclinada o mesa basculante, para comprobar las reacciones del cuerpo ante cambios de posición. Factores desencadenantes de la hipotensión ortostática Algunos factores desencadenantes de la hipotensión ortostática son: levantarse o incorporarse demasiado rápido, realizar comidas copiosas, ingerir una cantidad insuficiente de líquidos y beber alcohol en exceso. Factores de riesgo de la hipotensión ortostática Entre los factores de riesgo de la hipotensión ortostática destacan el envejecimiento (es más frecuente que la padezcan personas de edad avanzada), estar embarazada, tener una estatura alta, permanecer en cama mucho tiempo por una hospitalización o enfermedad, tomar medicamentos diuréticos, inhibidores, betabloqueadores o antidepresivos, algunas patologías como Parkinson o la diabetes, y sufrir hipovolemia, entre otros. Complicaciones de la hipotensión ortostática Existen algunas complicaciones derivadas de la hipotensión ortostática: Lesiones por caídas al tener un desmayo o síncope. Sufrir un shock. Presencia de sangre en las heces. Enfermedades cardiovasculares, como insuficiencia cardíaca, arritmias...etc. Accidente cerebrovascular, por el escaso flujo de sangre que llega al cerebro. Prevención de la hipotensión ortostática A continuación, se mencionan una serie de medidas útiles de prevención de la hipotensión ortostática: No permanecer de pie ni inmóvil demasiado tiempo. Incorporarse de forma lenta después de permanecer tumbado o sentado. Usar medias de compresión durante el día. Beber suficiente cantidad de agua y líquidos. No abusar del consumo de hidratos de carbono. Evitar el alcohol. Realizar ejercicios de fortalecimiento de los músculos del abdomen y piernas. Dormir con la cabeza más elevada que el resto del cuerpo. No cruzar las piernas cuando se está en posición sentada. Especialidades a las que pertenece Debido a que las causas de la hipotensión ortostática pueden ser muy variadas, se debe acudir al médico de familia, y este derivará al paciente al especialista más indicado, pudiendo ser el de medicina interna, neurología, geriatría, cardiología...etc. Si la hipotensión es grave, se debe acudir al servicio de urgencias del hospital más cercano. Preguntas frecuentes: ¿Qué causa la baja presión? La presión arterial baja puede ser causada por deshidratación, estrés, cambio de posición, síncope, reacción alérgic a, golpe de calor, mala alimentación, afección cardíaca, infección, hipovolemia, embarazo, enfermedades endocrinas, o por el consumo de ciertos medicamentos o tóxicos, entre otras posibles causas. ¿Qué es ortostático? El término ortostático se refiere a aquellos trastornos que son originados al estar de pie . Como, por ejemplo, una bajada de la presión arterial al cambiar de posición tumbada e incorporarse y ponerse de pie (hipotensión ortostática). ¿Qué es la hipotensión postural? La hipotensión postural, o hipotensión ortostática, es la bajada de la presión arterial como consecuencia de ponerse de pie después de haber permanecido sentado o tumbado. ¿Cuáles son los niveles normales de la presión arterial? Los valores normales de la presión arterial oscilan entre 100 y 140 mm de Hg en la tensión sistólica o alta, y entre 60 y 90 mm de Hg en la tensión diastólica o baja. En mujeres embarazadas se toman como referencia los mismos valores que para cualquier adulto, pero se hacen controles periódicos, sobre todo a partir de la segunda mitad del embarazo, para comprobar si aparece hipertensión gestacional o preeclampsia. En niños, los valores varían dependiendo del percentil (edad, estatura y peso). La tensión se expresa en la mayoría de países en milímetros de mercurio. ¿Qué diferencia hay entre una arteria y una vena? Existen grandes diferencias entre una arteria y una vena, la principal es que realizan funciones opuestas. Las arterias transportan el flujo sanguíneo oxigenado desde el corazón a los tejidos (al estar oxigenada, la sangre es más clara), tienen paredes más gruesas que las venas y por tanto son más rígidas, no poseen válvulas internas y la presión sanguínea es elevada. Las venas, por el contrario, lo que hacen es devolver el flujo sanguíneo desoxigenado por el cuerpo, desde los tejidos hacia el corazón (el color de la sangre es más oscuro porque no tiene oxígeno), suelen ser más grandes, tienen válvulas internas y la presión venosa es menor que la de las arterias. A nivel gráfico, se representa a las arterias de color rojo y a las venas de color azul.  
Taquicardia
Enfermedad

Taquicardia

¿Qué es la taquicardia? La taquicardia consiste en un aumento anormal de la frecuencia cardíaca en reposo . Cuando el corazón late más rápido de lo normal, no es capaz de bombear la sangre ni transportar oxígeno a todo el cuerpo de forma eficiente. Es una afección común , pero leve si se sigue tratamiento. La taquicardia supraventricular es más frecuente en mujeres jóvenes y de edad media, niños y bebés y, dentro de estas, la taquicardia auricular es más común en personas que padecen alguna enfermedad cardíaca. Tipos de taquicardia Los tipos de taquicardias más frecuentes son: Taquicardia sinusal : la frecuencia del corazón es más rápida de lo normal pero el corazón funciona con normalidad. El ritmo cardíaco se origina en el nodo sinusal y se propaga después a las aurículas y ventrículos. En pocas ocasiones se requiere tratamiento y suele ser ocasionada por crisis de ansiedad, tras la práctica de actividades físicas intensas, por el consumo elevado de alcohol o en personas con insuficiencia cardíaca. Taquicardia ventricular : el problema se origina en los ventrículos y es muy peligroso. Dentro de este tipo encontramos distintos subgrupos: Taquicardia ventricular sostenida : la frecuencia del corazón aumenta de forma continuada, puede indicar la presencia de una cardiopatía y provocar la muerte. Taquicardia ventricular no sostenida : son episodios cortos y finalizan solos. Fibrilación ventricular : el corazón late de forma desorganizada y se puede perder la conciencia o provocar la muerte. Extrasístoles ventriculares : son alteraciones en zonas concretas del ventrículo que provoca que el latido se adelante más de lo habitual. Taquicardia supraventricular : la alteración se produce en el funcionamiento de las aurículas o cámaras superiores del corazón o en el nodo auriculoventricular. La taquicardia supraventricular tiene subtipos: Taquicardia auricular : producida en una zona concreta de las aurículas, son prolongadas y complicadas de eliminar y suelen derivar en bronquitis crónica. Flutter auricular : causada durante el proceso de reentrada auricular. Fibrilación auricular : es el tipo de arritmia más frecuente, presenta ritmos cardíacos irregulares y generalmente se trata con medicamentos. Sobre todo suele presentarse en ancianos y está vinculada a la aparición de trombos. Taquicardias paroxísticas supraventriculares : la aceleración de la frecuencia del corazón empieza y acaba bruscamente. Causas de una taquicardia Existen diferentes causas que pueden provocar una taquicardia: Hipertensión arterial. Enfermedades cardíacas. Infecciones. Enfermedades pulmonares. Insuficiencia renal. Estrés o ansiedad emocional. Abuso de alcohol, drogas o cafeína. Tabaquismo. Esfuerzo físico intenso. Enfermedad tiroidea. Tumores. Síntomas de una taquicardia Los síntomas más usuales provocados por una taquicardia suelen ser: Mareos y sensación de vértigo. Dificultad para respirar. Pulso rápido y palpitaciones. Dolor en el pecho. Fatiga y cansancio. Síncope o desmayo. Tratamiento para la taquicardia Los tratamientos de la taquicardia pretenden disminuir la frecuencia cardíaca y prevenir posibles complicaciones, esto puede llevarse a cabo mediante medicamentos u otras técnicas recomendadas, según la gravedad o la causa que la origine. Si la taquicardia se acompaña de síntomas como dolor pectoral o dificultad respiratoria, se administra suero por vía venosa, oxígeno por vía nasal , y se registra el ritmo cardíaco y la tensión mediante monitores específicos. Si la causa que la originó es un ataque de ansiedad, se prescribirán medicamentos ansiolíticos y se recomendará hacer reposo. Se administrarán antibióticos en caso de presentar una infección. Para disminuir la velocidad de los latidos del corazón existen diversos métodos: pedir al paciente la ejecución de maniobras vagales (consistentes en toser o agacharse para intentar regular los latidos), realizar un   masaje carotídeo (presionando sobre la arteria carótida para frenar la aceleración) y en los casos más graves y urgentes, se usa el procedimiento de cardioversión (aplicación de choques eléctricos directos al corazón) mediante un desfibrilador o también se puede inyectar un medicamento antiarrítmico para restablecer el ritmo cardíaco normal. Si hay cardiopatías, como un infarto o angina, enfermedades valvulares o el resto de tratamientos no funcionan, puede ser necesario realizar alguna técnica quirúrgica para destruir la vía eléctrica que provoca taquicardia (se denomina ablación), provocar incisiones en el tejido cardíaco creando un patrón, o implantar un marcapaso s o desfibrilador cardioversor en el pecho que calibre el ritmo cardíaco si se detectan aumentos de la frecuencia cardíaca. Pruebas complementarias del tratamiento de taquicardia Para realizar un correcto diagnóstico de la taquicardia y proceder al tratamiento adecuado, se puede necesitar realizar una serie de pruebas básicas como un electrocardiograma para estudiar el ritmo cardíaco y detectar el tipo de arritmia, una auscultación cardiorrespiratoria, medición de la frecuencia, ritmo cardíaco y tensión arterial, y pruebas complementarias como un ecocardiograma u otras pruebas de diagnóstico de imágenes cardíacas como una resonancia magnética, angiografía, radiografía de tórax , etc, en caso de sospechar una anomalía cardíaca. También el médico puede solicitar al enfermo que lleve un dispositivo portátil llamado monitor Holter, para registrar el electrocardiograma durante 24 horas continuas, ya que a veces aparecen y desaparecen rápido las taquicardias y no las detecta el primer electrocardiograma. También pueden ayudar a determinar el tratamiento realizar una analítica de sangre , una prueba de esfuerzo para ver cómo funciona el corazón ante empeños físicos, o una prueba electrofisiológica, insertando un catéter en el corazón para recoger información eléctrica coronaria. Factores desencadenantes de una taquicardia Los factores desencadenantes de una taquicardia habitualmente están relacionados con estrés psicológico o emocional, falta de sueño, actividad física intensa, tabaquismo , consumo excesivo de estimulantes o drogas, y también puede originarse por cualquier enfermedad que provoque tensiones en el corazón. Factores de riesgo de la taquicardia Las enfermedades coronarias y las siguientes patologías aumentan el riesgo de padecer taquicardia: Arterioesclerosis. Insuficiencia cardíaca. Defectos cardíacos congénitos. Cardiopatías degenerativas o inflamatorias. Enfermedad pulmonar crónica. Ansiedad. Diabetes. Apnea del sueño. Consumo de drogas y tabaquismo. Tiroides. Anemia. Además, a mayor edad de la persona y si se tienen antecedentes familiares, se es más propenso a sufrir taquicardias. Complicaciones de una taquicardia Hay algunas complicaciones graves que se pueden derivar de una taquicardia: Insuficiencia cardíaca. Desvanecimiento. Paro cardíaco. Accidente cerebrovascular. Fallecimiento. Prevención de una taquicardia Existen algunas recomendaciones útiles para tener un corazón sano y prevenir una taquicardia: Evitar el estrés. Hacer técnicas de relajación o practicar yoga. Dormir del lado izquierdo. No fumar. Limitar el consumo de alcohol y estimulantes como la cafeína. No automedicarse. Hacer revisiones médicas regulares, sobre todo si se ha sufrido previamente una taquicardia. Mantener un peso saludable. Descansar adecuadamente. Controlar la presión arterial. Practicar ejercicio moderado de forma habitual. Especialidades a las que pertenece la taquicardia La taquicardia pertenece a la especialidad de la cardiología, si bien en fases iniciales puede ser tratada por los especialistas en medicina de familia y medicina interna. Preguntas frecuentes: ¿Si tengo taquicardia, cuándo debo ir al médico? Se debe acudir al médico cuando, conociendo la causa que la ha provocado, la taquicardia persiste, aunque se haya tranquilizado la persona. Sobre todo, es preciso asistir a urgencias si se desconoce la causa que lo ha originado o si la taquicardia va acompañada de mareos, desmayos, falta de aire o dolor en el pecho . ¿Es lo mismo arritmia y taquicardia? A veces se confunden ambos términos, pero son diferentes. Una taquicardia es un tipo de arritmia , un trastorno del ritmo cardíaco caracterizado por latidos altos o frecuencia alta, mientras que también existen arritmias en las que el ritmo cardíaco es bajo, denominadas bradicardias, o arritmias con un ritmo irregular. ¿Cómo se puede reconocer una taquicardia? Se puede reconocer una taquicardia si se siente una f recuencia alta de los latidos del corazón .  Los latidos se pueden medir mediante la arteria carótida, situada a la altura de la nuez o en la muñeca. Para medirlos correctamente, es conveniente hacerlo durante al menos 15 segundos y multiplicar los latidos por 4. Si se alcanzan más de 120 latidos por minuto estando en reposo, se considera anormal y se debe acudir al médico de urgencia (si resultan inferiores a 45 latidos, también). Asimismo, se pueden reconocer porque suelen ir acompañadas de una sensación de mareo, dolor en el pecho, falta de aire, palpitaciones o incluso desmayos. ¿Qué hacer para quitar una taquicardia? Para quitar una taquicardia lo primero que debe hacerse es tranquilizarse. Si la causa es conocida y provocada por estrés o ejercicio físico, se pueden seguir varias técnicas: ingerir una infusión de valeriana, melisa o tila para relajarse, verter agua muy fría o con hielo en un recipiente y sumergir la cara durante unos segundos guardando la respiración, o realizar la técnica de maniobra de Valsalva, para estimular el nervio vago que controla la frecuencia cardíaca. Este procedimiento consiste en respirar profundamente tensando los músculos del abdomen, apretar la nariz con los dedos mientras se mantienen cerrados los ojos y la boca, e intentar exhalar (con la nariz y la boca tapados y sin dejar de tensar el abdomen). No obstante, estas técnicas no se recomiendan si la taquicardia va acompañada de otros malestares como dolores o falta de respiración, en cuyos casos hay que acudir de manera urgente a un hospital. ¿Cuáles son los síntomas de la ansiedad? Los síntomas de la ansiedad pueden variar según la persona, los más habituales suelen ser taquicardia o palpitaciones, opresión en el pecho, sensación de falta de aire, temblores, mareos, náuseas, escalofríos, malestar abdominal, entumecimiento, agobio, incertidumbre, fobias o temor a perder el control, dificultad para actuar y tomar decisiones, ensimismamiento e irritabilidad.

Videoconsulta médica gratis

Solo por registrarte te regalamos un mes de Savia Premium para que lo pruebes.

Reservas una cita
Preparamos la consulta
Solucionas todas tus dudas
Regístrate