1. Home
  2. Contenidos de salud
  3. Trombosis y problemas de coagulación en personas con infección por coronavirus

Trombosis y problemas de coagulación en personas con infección por coronavirus

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

El nuevo coronavirus SARS-CoV-2, causante de la COVID-19, origina una infección que se manifiesta de manera predominante con fiebre y síntomas respiratorios, como tos seca o sensación de falta de aire. Sin embargo, el coronavirus puede producir una gran variedad de cuadros clínicos entre los que preocupa especialmente la posibilidad de desarrollar coágulos o trombos en el interior de los vasos sanguíneos, dando lugar a lo que se conoce como trombosis.

¿Necesitas una consulta presencial con un cardiólogo? Encuentra un cardiólogo cerca de ti.

Si tienes dudas también puedes hablar gratis por Chat con uno de nuestros médicos.




A continuación se explica brevemente en qué consiste esta enfermedad y se dan algunas recomendaciones para prevenir su aparición.

La trombosis es la formación dentro un vaso sanguíneo de coágulos o trombos, los cuales son acúmulos de sangre formados principalmente por glóbulos rojos y plaquetas. La trombosis es una enfermedad relativamente frecuente. Se asociada principalmente a una inmovilización prolongada de los miembros inferiores, por ejemplo en viajes largos en avión, tras una cirugía, o en pacientes que permanecen mucho tiempo en la cama por algún problema médico como un infarto cerebral. La inmovilidad de las piernas produce que la sangre venosa fluya con más dificultad y se quede remansada favoreciendo la formación de trombos. Además, hay otras circunstancias que puede favorecer la aparición de trombos como el embarazo, el uso de anticonceptivos, la obesidad, algunos tumores, o problemas de la coagulación hereditarios.

Ahora sabemos que la infección por coronavirus también es un factor de riesgo del desarrollo de trombosis. Este riesgo incrementado de trombosis asociado al coronavirus se debe a tres circunstancias:

  1. Disminución de la movilidad de los miembros inferiores, la cual puede ser secundaria al sedentarismo durante el confinamiento, al cansancio propio de la infección, o a la inmovilización en cama durante la enfermedad.
  2. Lesiones dentro la capa de células que tapiza el interior de los vasos sanguíneos, que conocemos como endotelio, debido a un efecto directo del virus o por la reacción inflamatoria que genera el organismo para defenderse del virus. Estas lesiones del endotelio favorece la formación de coágulos que el organismo no es capaz de disolver.
  3. A un estado general de “hipercoagulabilidad” o de riesgo aumentado de coágulos debido a la respuesta del cuerpo a la infección.

¿Necesitas una consulta presencial con un cardiólogo? Encuentra un cardiólogo cerca de ti.

Si tienes dudas también puedes hablar gratis por Chat con uno de nuestros médicos.

Los coágulos o trombos secundarios a la infección por coronavirus se pueden originar en el interior tanto de las arterias, o más frecuentemente en el interior de las venas, y pueden ocasionar problemas graves al obstruir el vaso sanguíneo o al desplazarse a otros órganos como los pulmones. Es especialmente frecuente que ocurra en pacientes graves o en aquellos ingresados en las unidades de cuidados intensivos. Curiosamente, la trombosis asociada a coronavirus puede aparecer durante la infección aguda, aunque también puede aparecer en las semanas posteriores cuando aparentemente ya se ha superado la infección.

Lo más frecuente es que los trombos se originen en las venas más internas de las piernas dando un cuadro conocido como trombosis venosa profunda. Este cuadro se puede manifestar como dolor e hinchazón en la pierna, que puede notarse más caliente y algo enrojecida. Para diagnosticar esta complicación se suele realizar una prueba llamada ecografía-doppler de los miembros inferiores junto con algunos análisis de sangre que pueden apoyar el diagnóstico. 

Una consecuencia grave de la trombosis venosa es que los trombos se desplacen por los vasos sanguíneos y lleguen hasta el pulmón, obstruyendo la circulación de la sangre y dando un problema potencialmente muy grave conocido como tromboembolismo pulmonar. Los síntomas más frecuentes de esta complicación son la sensación de falta de aire y el dolor en el tórax. También se pueden producir  mareos o incluso un desvanecimiento. Cuando el trombo es muy grande y obstruye un vaso pulmonar importante puede provocar incluso la muerte.

En la actualidad, el personal de los hospitales evalúa el riesgo de trombosis en los pacientes con sospecha de infección por coronavirus y utiliza procedimientos de prevención, como el uso de medias de compresión o el uso de fármacos anticoagulantes como la heparina, para prevenir estas complicaciones. Además, en caso de que se diagnostique una trombosis existen tratamientos e intervenciones que pueden ayudar a disolver los trombos o a eliminarlos de la circulación.

La principal medida que se pueden tomar de manera individual para disminuir el riesgo de trombosis es la movilización de las piernas. El movimiento de los miembros inferiores favorece la circulación fluida de la sangre y ayuda a prevenir la formación de coágulos. Por ello, hay que evitar estar sentado durante períodos prolongados de tiempo, por ejemplo al viajar o durante el teletrabajo, y hay que ejercitar los músculos de la parte baja de las piernas. También, tras una cirugía o una enfermedad, hay que intentar levantarse  de la cama y moverse en cuanto se pueda, siguiendo las indicaciones de sus médicos. Su médico también le puede recomendar el uso de medias de compresión progresiva, las cuales pueden ser útiles en algunos casos.

Por otra parte, todos estamos expuestos a la infección por coronavirus y es frecuente que  surjan dudas relacionadas con la trombosis: cómo se puede prevenir la enfermedad, cuándo se puede sospechar que existe un trombo, cómo se diagnostica, que interacciones pueden existir entre el tratamiento de los trombos y otros tratamientos, qué secuelas puede dejar el trombo, etc. Mientras dure la pandemia por coronavirus se está recomendando a la población que no acudan al hospital o los centros sanitarios salvo por causa grave. Así que muchas dudas que pueden surgir en relación con la trombosis se pueden resolver fácilmente de forma telemática a través de una teleconsulta con un médico especialista. Los médicos especialistas en angiología y cirugía vascular son expertos en el tratamiento de patologías vasculares, incluyendo las trombosis arteriales y venosas. Estos especialistas pueden solventar todas las dudas sobre la prevención, el diagnóstico o el tratamiento de esta patología potencialmente tan grave.

En resumen, además del clásico cuadro respiratorio, la infección por coronavirus puede asociarse a complicaciones potencialmente graves por la formación de trombos dentro de los vasos sanguíneos. Es importante evitar el sedentarismo para evitar estas complicaciones y consultar con un especialista si se sospecha la enfermedad, o en caso de dudas sobre la prevención, el diagnóstico o tratamiento de esta patología.

¿Necesitas una consulta presencial con un cardiólogo? Encuentra un cardiólogo cerca de ti.

Si tienes dudas también puedes hablar gratis por Chat con uno de nuestros médicos.