Entrar
  1. Savia
  2. Contenidos de salud
  3. ¿Qué es la rosácea en la cara y cómo tratarla?

¿Qué es la rosácea en la cara y cómo tratarla?

Videoconsulta dermatológica

Ante cualquier síntoma o alteración de la piel es recomendable consultar con un especialista en Dermatología.

Pide tu cita ahora

La rosácea es un trastorno crónico de la piel que afecta sobre todo a la cara y se caracteriza por el enrojecimiento y la aparición de pápulas y pústulas. No tiene una cura definitiva, pero sí tratamientos efectivos.




 


¿Qué es la rosácea en la cara?

La rosácea es una enfermedad inflamatoria crónica de la piel que afecta predominantemente a la región central de la cara.

Entre los diferentes signos que la caracterizan se cuentan:

  • Rubor facial transitorio (flushing).

  • Eritema.

  • Telangiectasias (arañas vasculares).

  • Edema.

  • Pápulas y pústulas.

  • Lesiones oculares.

  • Fimas (engrosamiento cutáneo en zonas determinadas).

En la mayoría de los casos aparecen solo algunos signos.

La enfermedad puede afectar al 5 % de la población europea y suele hacer su aparición entre los 30 y los 50 años, aunque puede hacerlo a cualquier edad, incluso en la infancia. Afecta más a mujeres que a hombres, aunque estos suelen tener casos más severos.

La rosácea se encuentra entre las enfermedades dermatológicas que más afectan a la calidad de vida, debido a los sentimientos de vergüenza y ansiedad que provoca. La imagen corporal negativa que supone se relaciona en muchos casos con la aparición de síntomas depresivos.



Tipos de rosácea

La rosácea se clasifica en 4 tipologías, aunque en ocasiones se pueden solapar o coexistir:

  • Tipo 1: Rosácea eritematosa. Presenta un enrojecimiento facial característico que se exacerba periódicamente, localizado en la zona centrofacial de forma preferente. La piel aparece rosada y afecta negativamente a la calidad de vida de los pacientes y es difícil de controlar.

  • Tipo 2: Rosácea pápulo-pustulosa. Aparecen lesiones inflamatorias, pápulas y pústulas, que se pueden confundir con acné.
     

  • Tipo 3: Rosácea fimatosa. Puede producir un engrosamiento del tegumento cutáneo que da lugar a la aparición de “fimas”. La más frecuente es la que aparece en la nariz y suele afectar solo a los hombres. Se deben a una hiperplasia de las glándulas sebáceas y a la aparición de fibrosis.

  • Tipo 4: Rosácea ocular. Un 30-50 % de casos de rosácea presentan manifestaciones oculares, muy molestas y difíciles de tratar.


Qué causa la aparición de la rosácea

La causa de la rosácea es desconocida, aunque se conoce la existencia de una predisposición genética a padecer la enfermedad. También se ha demostrado la existencia de factores predisponentes y desencadenantes, como ciertos factores ambientales, alimentarios o emocionales.

Las principales anomalías que aparecen con la rosácea son el funcionamiento anómalo neurovascular y la alteración de la inmunidad innata.

De igual modo, se aprecia una alteración de la barrera cutánea y la presencia de microorganismos como Bacillus oleronius y el ácaro Demodex folliculorum.

Aunque se ha relacionado la rosácea con el sol, la radiación no es un factor causante de la enfermedad. Sí lo es el calor que puede producir esa radiación.

Otros factores que pueden desencadenar brotes de la enfermedad incluyen:

  • El frío.

  • El ejercicio intenso.

  • El estrés.

  • El alcohol.

  • Algunos medicamentos.

  • Las comidas calientes o picantes.


Cómo tratar la rosácea

La rosácea es tratable, pero no curable. No se puede hablar, por tanto, de un tratamiento único y curativo. El tratamiento deberá ser constante, extenderse a lo largo de los años y estar adaptado al tipo de rosácea y sus características individuales.

En el caso del tipo 1, el eritema facial (tanto el permanente como el transitorio o flushing), puede ser controlado por un tratamiento tópico con agonistas alfa-2 adrenérgicos tópicos que inducen la vasoconstricción de los vasos cutáneos superficiales. También se pueden administrar betabloqueantes orales para el tratamiento del eritema transitorio (flushing).

Los láseres y fuentes de luz pulsada intensa pueden utilizarse también para el eritema no transitiro y son la opción principal para el tratamiento de las telangiectasias o arañas vasculares.

En el tipo 2, la primera línea de tratamiento para las lesiones inflamatorias leves incluye la ivermectina o metronidazol tópicos o doxiciclina oral.

En el tipo 3, las lesiones fimatosas con inflamación han mostrado la efectividad de doxiciclina, como isotretinoína oral. En el caso de las lesiones fimatosas sin inflamación o no activas, se deben utilizar terapias físicas, como el láser o la cirugía.

En el tipo 4, para tratar la afectación ocular puede ser suficiente el uso de tratamiento local oftalmológico, como corticoides tópicos, metronidazol y ciclosporina.

El dermatólogo decidirá el tratamiento más adecuado en función de las características del paciente y del posible solapamiento de los tipos de rosácea.



Consejos para pacientes con rosácea

Los consejos generales para los pacientes con rosácea incluyen:

  • Evitar los factores desencadenantes del rubor facial (climáticos, alimentarios, etc.).

  • Una higiene adecuada de forma regular no agresivas para la piel.

  • Aplicar de forma frecuente emolientes adecuados.

  • Utilizar fotoprotectores con índices de protección elevados (SPF 50).

Estas medidas son de especial relevancia para el control de los síntomas de la rosácea en la piel, especialmente la sequedad, el prurito y la sensación de quemazón.


 
 

Dr. Moisés Amselém

Especialista en Medicina Estética

El Doctor Moisés Amselem se ha convertido en una referencia mundial en el campo de la Medicina Estética.

Reserva ya tu videollamada

 
 

Bibliografía