Entrar
  1. Home
  2. Contenidos de salud
  3. Qué Es El Cloasma

Qué Es El Cloasma

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

Actualizado el 23/02/2022


Existen muchos tipos de manchas que pueden aparecer en la piel por diferentes causas. Entre ellas, las manchas que afectan al rostro de algunas mujeres jóvenes relacionadas con disfunciones hormonales reciben el nombre de cloasma o melasma. También pueden aparecer en personas de todas las edades que han pasado episodios de estrés importante. Estas pigmentaciones irregulares además de indicarnos que existe una alteración hormonal, un estrés continuado o un envejecimiento precoz, afecta negativamente a la autoestima y el bienestar emocional de la persona. El cloasma debe ser tratado por un Dermatólogo.

Resuelve tus dudas sobre la salud de la piel consultando con un Dermatólogo.

Reserva ya tu cita

El cloasma se manifiesta como manchas de color marrón, mal definidas, sobre la zona de la frente, el bigote o los pómulos, aunque también puede verse en los antebrazos, el escote y, en general, en cualquier zona expuesta a la luz.

¿Qué es un cloasma?

Se denomina cloasma o melasma (mancha oscura en griego) a la aparición de manchas en la piel en la zona del rostro, principalmente en la frente, las mejillas o el labio superior.

Se trata de manchas por hiperpigmentación de melanina en la epidermis y la dermis. Son de color marrón y aparecen, principalmente, en mujeres en edad fértil y suelen asociarse a estímulos hormonales como los que suceden durante el embarazo o el tratamiento con anticonceptivos orales.

Se estima que hasta un 25% de las mujeres expuestas a estrógenos exógenos (anticonceptivos orales y terapia sustitutoria hormonal) pueden desarrollar cloasma. Durante el embarazo, la prevalencia es todavía mayor, llegando a afectar al 75% de las mujeres.

Accede a un tratamiento de eliminación de manchas tipo melasma muy cerca de ti.



Aspecto y lugar de aparición del cloasma

Las manchas son de color marrón, asimétricas y presentan bordes dentados, irregulares y de tamaño variable. Se localizan en áreas con exposición a la luz como la frente, el bigote o los pómulos, aunque también pueden aparecer en los antebrazos, el escote o la espalda. Su desarrollo suele ser lento.

Por su localización, el cloasma se puede clasificar en diferentes patrones. El patrón centrofacial es el más común, con lesiones localizadas en la frente, la región infraorbitaria, mejillas, dorso de la nariz, en el labio superior y la barbilla.

En el patrón malar la hiperpigmentación está localizada en las mejillas y la nariz. Finalmente, el patrón mandibular presenta las lesiones en la zona de la mandíbula. El melasma también puede afectar a escote y brazos.



Causa del cloasma

La producción de melanina es el principal mecanismo de protección de la piel humana contra el daño inducido por la luz ultravioleta.

Las causas del melasma no son del todo conocidas, pero existen evidencias de que intervienen en su aparición factores genéticos, hormonales, vasculares, inmunológicos e inflamatorios. También pueden participar factores como la exposición a radiación ultravioleta, algunos medicamentos y ciertos cosméticos.

Los estrógenos femeninos hacen acumular la melanina y aumentar la pigmentación de la piel. De este modo, el melasma suele aparecer con los embarazos −entre el cuarto y el sexto mes− y con la toma de anticonceptivos que contienen estrógenos.

Afecta más a las mujeres de piel morena, y cuando aparece a lo largo de un embarazo es más probable que vuelva a aparecer en embarazos posteriores.

El estrés continuado también resulta en desequilibrios hormonales que pueden desencadenar un cloasma. En estos casos además se van a agotar los depósitos de antioxidantes endógenos y en la piel se traducirá por la aparición de alteraciones en la pigmentación.

Actualmente, se sabe que la exposición prolongada a la luz azul de las pantallas, en personas con predisposición, también puede ser causa de aparición de cloasmas.

Otras causas reportadas con menor frecuencia incluyen patologías de la tiroides, como hipertiroidismo e hipotiroidismo.



Exploración y diagnóstico

El diagnóstico de melasma se basa en la historia clínica y el hallazgo de máculas hiperpigmentadas observadas con luz natural. Los elementos de la historia que apoyan el diagnóstico incluyen, principalmente, la aparición relacionada con el embarazo, el uso de anticonceptivos orales, estrés continuado los años anteriores a su aparición y los antecedentes familiares.

Para la exploración se puede utilizar una lámpara de Wood con luz ultravioleta para evaluar la profundidad de la pigmentación y determinar mejor las opciones de tratamiento.



Tratamientos para el cloasma

Las lesiones hiperpigmentarias a menudo son difíciles de tratar. Es fundamental evitar los factores desencadenantes, junto con el uso de agentes tópicos despigmentantes para rebajar el color de las manchas. Se suelen combinar con protectores solares de factor elevado para evitar que la luz provoque más pigmentación en la piel.

Entre los tratamientos más habituales se encuentran:

  • Hidroquinona. Es un potente blanqueante de la piel. Puede tener efectos tóxicos, y en ocasiones inducir pigmentación por reacciones paradójicas en pieles muy morenas, por lo que debe emplearse con cautela.
  • Ácido Azelaico. Tiene efectos selectivos sobre los melanocitos hiperactivos y melanocitos anormales en la piel que actúa como un competidor débil reversible inhibidor de la tirosinasa.
  • Ácidos frutales o alfahidroxiácidos. Incluyen el ácido láctico, glicólico o kójico. Tienen propiedades exfoliantes y levemente despigmentantes. Suelen emplearse en forma de “peeling” controlado durante minutos, evitando una exposición prologada que podría provocar quemaduras. En estos casos menos es más porque debemos evitar tratamientos agresivos que puedieran empeorar el ciadro.
  • Retinoides. El ácido retinoico es un derivado sintético de la vitamina A que tiene propiedades reestructurantes y renovadoras de piel. Puede emplearse en forma de cremas o “peelings”, combinado con otros agentes despigmentantes.  Los retinoides inhiben la melanogénesis no selectiva, reduce la pigmentación por dispersión de gránulos dentro de los queratinocitos
  • Resorcinol. Se puede emplear como “peeling” para reducir la pigmentación, pero se deben controlar los efectos secundarios, incluyendo quemaduras.
  • Ácido tranexámico. Puede emplearse tanto por vía oral como tópicamente. Es un medicamento coagulante que se ha visto eficaz en algunos casos para reducir el cloasma.
  • Corticosteroides tópicos. Inhiben la síntesis de melanina a través de la supresión de la actividad metabólica de los melanocitos sin causar su destrucción. Además, nos vamos a beneficiar de su actividad antiinflamatoria dado que en las biopsias de cloasma se observa un aumento de inflamación en la dermis. En los tratamientos debemos evitar en todo lo posible aumentar esta inflamación ya que ésta puede suponer un fracaso en el tratamiento y causa de recidivas.
  • Antioxidantes tópicos y orales. Dado que se produce un agotamiento del pool endógeno de antioxidantes debemos añadir antioxidantes al tratamiento. Entre ellos cabe destacar la vitamina C.
  • Protección frente a la radiación solar y la luz azul de las pantallas. Debemos seguir estas indicaciones durante todo el tratamiento y mantenerlo como rutina una vez terminado. En caso contrario, es posible que se produzcan recidivas. También hay que hacer hincapié en evitar la exposición a las pantallas azules por las noches ya que se puede alterar el ritmo circadiano y obstaculizarse la regeneración nocturna del sistema hormonal.

Otros tratamientos como los peelings químicos y la terapia lumínica de baja intensidad son modalidades adicionales que han mostrado ser útiles como terapias coadyuvantes del tratamiento tópico. En todos los casos es importante evitar tratamientos agresivos porque, aunque éstos inicialmente pueden producir una mejoría, la inflamación que causan dichos tratamientos pueden provocar un rebrote y empeorar las manchas. Muchas veces es conveniente realizar una combinación de tratamientos y tener en cuenta que, dado que la piel tiene memoria, no debe bajarse la guardia y se deben seguir las indicaciones del dermatólogo porque las recurrencias son frecuentes en este tipo de patología de la piel.

Muchas de las dudas que pueden surgir con respecto a la salud de la piel se pueden solucionar fácilmente consultando con un Dermatólogo.

Accede a un tratamiento de eliminación de manchas tipo melasma muy cerca de ti.