Atención médica sin papeleos ni letra pequeña
  1. Home
  2. Contenidos de salud
  3. Nuevo programa Nutricional en Savia: lo necesario para una buena alimentación

Nuevo programa Nutricional en Savia: lo necesario para una buena alimentación

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

 Es posible que la difícil situación que hemos vivido en los meses anteriores con la cuarentena y el confinamiento por la crisis de la COVID-19, haya pasado factura a tu cuerpo, debido a un cambio de hábitos, especialmente en lo relacionado con la alimentación.

Por ello, en Savia hemos ideado un NUEVO PROGRAMA NUTRICIONAL integral con el objetivo de mejorar tu alimentación, sin olvidar la actividad física y la salud emocional.

Regístrate en Savia, accede a tu área privada y compra el programa nutricional por 49€ (el programa tiene una duración de 3 meses).

Importancia de la alimentación para la salud

La alimentación es uno de los pilares esenciales de la salud y el bienestar. No en vano, el tipo de alimentación puede determinar la aparición de enfermedades como la obesidad, la diabetes, enfermedades cardiovasculares y diversos tipos de cáncer.

Unos malos hábitos alimentarios son aquellos que no proporcionan la energía y los nutrientes que necesitamos para que nuestro organismo funcione correctamente y para que podamos desempeñar nuestras actividades cotidianas. También incluyen las pautas alimentarias que determinan un aporte excesivo de uno o varios nutrientes y también de calorías. De este modo, unos malos hábitos alimentarios tendrán como consecuencia un estado de salud deficiente y la aparición de enfermedades.

En España, según señalan las encuestas dietéticas y los paneles de consumo, se ha ido produciendo un abandono de los hábitos alimentarios tradicionales, estableciéndose un paulatino mayor consumo de alimentos procesados. En general, se produce un consumo excesivo de carne y productos cárnicos, dulces y bollería, mientras que cereales y derivados, verduras y hortalizas, frutas y legumbres se consumen menos de lo que sería deseable. Esto se traduce en un consumo excesivo de proteínas, grasas y azúcares, mientras que existe un déficit de hidratos de carbono complejos, vitaminas y fibra.

En cuanto a las grasas, son excesivas en su conjunto, pero también existe un exceso de grasa insaturada de la serie omega 6 (proveniente principalmente de aceites de semillas) frente al omega 3, que, en general, cumple con las recomendaciones.

Buenos hábitos alimentarios

Dentro de unos buenos hábitos de alimentación debemos contemplar la inclusión de todos los grupos de alimentos para que la dieta sea lo más variada posible y a la vez sea equilibrada, poniendo el acento en los elementos que se deben potenciar.

De este modo, la dieta debería incluir:

  • Los cereales integrales y sus derivados deben formar parte de la dieta de manera primordial. Esto se traduce en 4-6 raciones diarias de alimentos ricos en este nutriente (incluyendo cereales integrales y derivados, semillas y féculas).
  • 5 raciones diarias o más de frutas, verduras y hortalizas.
  • Consumir legumbres de 2 a 4 veces por semana.
  • Consumir de 2 a 4 raciones de pescado por semana, incluyendo pescado azul.
  • Utilizar mayoritariamente aceite de oliva virgen, para cocinar y aliñar.
  • Disminuir el consumo de carnes, derivados cárnicos y embutidos.
  • Disminuir el consumo de alimentos preparados, refinados, bollería y dulces.
  • Se puede tener una dieta vegetariana equilibrada y saludable sustituyendo los alimentos de origen animal por alimentos vegetales, haciendo especial hincapié en el aporte de proteínas vegetales (legumbres, semillas, cereales y frutos secos) y en los nutrientes que escasean en los alimentos vegetales (vitamina B12, vitamina D, hierro, zinc y grasa omega-3).
Regístrate en Savia, accede a tu área privada y compra el programa nutricional por 49€ (el programa tiene una duración de 3 meses).

Obtención de energía y nutrientes de los alimentos

El cuerpo humano es una máquina compleja que recibe alimentos sólidos y líquidos y los metaboliza o los procesa a fin de obtener la materia con la que nutre, estructura y repara sus tejidos, y la energía con la que se mantiene en funcionamiento. El propio mecanismo metabólico, la respiración, los esfuerzos musculares, los procesos mentales... y todas las actividades humanas precisan de energía para poder llevarse a cabo. Esta energía es fruto del aporte de nutrientes.

De esta forma, el cuerpo actúa sintetizando muchas de las sustancias que necesita a partir de otras diferentes. Por ejemplo, la metabolización de los hidratos de carbono permite obtener glucosa, que es el combustible del tejido nervioso y de los músculos. Pero, a falta de hidratos de carbono, el organismo también es capaz de fabricar glucosa a partir de ciertos componentes de las proteínas (los aminoácidos) y de las grasas (el glicerol).

La finalidad principal del metabolismo de las proteínas, los hidratos de carbono y las grasas es producir energía para mantener las funciones del organismo y permitir que realice trabajos químicos (como biosintetizar determinadas sustancias para fabricar otras que le son necesarias), trabajos de transporte (como intercambiar sustancias entre el interior y el exterior de las células, a través de las membranas celulares) y trabajos mecánicos (como contraer los músculos para moverse). Además, el calor generado por las combustiones celulares se emplea en mantener la temperatura corporal.

Metabolismo basal: la parte más importante del gasto energético

El gasto energético que realiza cada persona depende de varios factores (afectados a su vez por variables individuales como la edad, el sexo o el tamaño corporal):

  • El metabolismo basal. Es la cantidad de energía necesaria para mantener los procesos vitales en reposo, después de doce horas de ayuno y a una temperatura neutra (es decir, cuando el cuerpo ya no tiene que hacer un esfuerzo especial para digerir alimentos o para mantener la temperatura corporal adecuada dentro de un ambiente caliente o frío en exceso). Para la mayoría de los adultos sanos sedentarios, el metabolismo basal representa aproximadamente entre el 50 y el 70% del gasto energético total.
  • La termogénesis. Es el gasto energético en respuesta a estímulos como ingerir alimentos o exponerse al frío. De este modo, la termogénesis inducida por la digestión y el procesamiento de los alimentos representa aproximadamente el 10% del gasto energético total.
  • La actividad física. Es el componente más variable del gasto energético diario. Puede representar el 10% del gasto total para los individuos que guardan cama y apenas realizan esfuerzos físicos voluntarios, el 20% para los individuos sedentarios y puede superar el 50% para las personas activas.

 

Las necesidades diarias de energía de una persona mantienen el peso corporal adecuado

constante. De este modo, en caso de sobrepeso u obesidad, esto es, si se presenta un índice de masa corporal o IMC por encima de 25 (sobrepeso) o por encima de 30 (obesidad), se contempla una reducción de las calorías aportadas para que se normalice el peso.

El IMC se calcula dividiendo el peso corporal (kg) entre la altura (m) al cuadrado.

 Regístrate en Savia, accede a tu área privada y compra el programa nutricional por 49€ (el programa tiene una duración de 3 meses).

Cuántas calorías necesitamos

En función de las características individuales ?entre ellas el peso, la altura, y la actividad física? tendremos unas necesidades calóricas que deberemos cubrir con los alimentos de la dieta.

Las recomendaciones señalan que la mayor parte de las calorías que necesitamos deben proceder de los hidratos de carbono (más del 50%), cuanto menos refinados, mejor. Dado que estos proporcionan 4 calorías por gramo, en una dieta tipo de 2.500 calorías, necesitaremos a partir de 312 g de carbohidratos. Para hacernos una idea, si esto lo tradujéramos en pan, supondría 660 g o 367 g de arroz hervido o 2.080 gramos de patatas hervidas. Evidentemente, el aporte de hidratos de carbono tiene que estar diversificado, insistiendo en la idea de alimentos integrales y poco refinados.

¿Todas las calorías son iguales?

Después de décadas esgrimiendo la aritmética frente a problemas como el sobrepeso y la obesidad, parece que llegó el momento de pararse a reflexionar, porque no salen las cuentas. La reducción de calorías por medio de reducir la grasa de la dieta ?que pasa por ser el nutriente más calórico, con 9 calorías por gramo? no ha surtido efecto y las tasas de obesidad en lugar de disminuir han seguido creciendo. Por ello, el foco está ahora sobre los carbohidratos ?especialmente los de absorción rápida y los azúcares? y su interacción con los niveles de insulina sanguínea, como factor dietético a controlar para reducir el peso corporal.

En el aumento de peso influyen multitud de factores que componen un cuadro difícil de descifrar: la genética, la saciedad, cuestiones psicológicas y anímicas, la regulación hormonal, el sedentarismo, el exceso en la ingesta de calorías, el exceso del procesado y refinado de los alimentos, y la interacción de todos ellos.

A falta de más investigaciones que proporcionen mayores evidencias, lo que sí parece claro es que no existe un tipo de dieta que funcione para todo el mundo. Las características genéticas, culturales y los hábitos determinan la necesidad de personalizar la dieta. De este modo, los estudios señalan que el principal factor relacionado con el éxito de una dieta es su seguimiento a largo plazo y esto solo se consigue con la personalización, atendiendo a los factores genéticos, preferencias, gustos, hábitos, etc.

En cualquier caso, en general tiene sentido reducir el consumo de carbohidratos de absorción rápida, a la vez que se incrementa el consumo de alimentos no refinados como verduras, frutas, legumbres y cereales y derivados de grano entero.

En qué te puede ayudar un nutricionista con apoyo multidisciplinar

En ocasiones no tenemos muy claro si hay algo en nuestra dieta que estamos haciendo mal. O desconocemos qué dicen las nuevas evidencias sobre este o aquel alimento.

Hoy en día, son muy comunes las informaciones basadas en nuevas evidencias científicas en las que se ponen en duda creencias muy consolidadas o, directamente, se pasa a considerar como bueno un alimento (o grupo de alimentos) hasta ahora considerado como ‘malo’ o poco recomendable. Encontramos los ejemplos del colesterol de los alimentos que ya no se considera un factor alimentario importante que se relacione con el aumento de colesterol sanguíneo. O la ausencia del desayuno, que según investigaciones recientes no tiene por qué estar relacionada con un aumento del peso corporal, como se creía hasta hace poco.

Por todo ello, es recomendable ponerse en manos de un profesional de la nutrición que nos pueda ofrecer un plan nutricional personalizado.

Además, contar con el apoyo de profesionales de otras disciplinas como entrenadores personales y psicólogos harán que el programa nutricional sea más exitoso.

NUEVO PROGRAMA NUTRICIONAL DE SAVIA: Te ofrecemos un plan nutricional de 3 meses con seguimiento proactivo y pautas personalizadas para ti por sólo 49€.

Qué incluye:

  • Analítica (para evaluar tu estado de salud).
  • Dieta personalizada (recomendaciones y pautas nutricionales personalizadas).
  • Seguimiento de 3 meses (con sesiones periódicas con tu Nutricionista)
  • Equipo multidisciplinar a tu servicio (incluyendo entrenador personal y psicólogo)
  • Contenidos de apoyo.

 Regístrate en Savia, accede a tu área privada y compra el programa nutricional por 49€ (el programa tiene una duración de 3 meses).