1. Home
  2. Contenidos de salud
  3. Efectos sobre la salud del uso de mascarillas y gel hidroalcohólico

Efectos sobre la salud del uso de mascarillas y gel hidroalcohólico

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

El uso de mascarillas, de gel hidroalcohólico, guantes y lavado frecuente de manos ya son hábitos que forman parte de nuestras nuevas rutinas motivadas por la pandemia de la COVID-19. Se trata de medidas de protección que es probable que tengan que acompañarnos durante una larga temporada. 

Una de las principales consecuencias de estos nuevos hábitos es el aumento de las afecciones de la piel, incluyendo la dermatitis irritativa de contacto y el empeoramiento de situaciones preexistentes como en el caso del acné, la rosácea, la dermatitis seborreica y la dermatitis atópica, entre otras. Estos problemas están localizados, específicamente, en la cara y las manos. Por otro lado, la temperatura y la humedad del verano pueden contribuir al agravamiento de este tipo de afecciones.

¿Tienes dudas? Regístrate ahora en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta.



Uso de mascarillas

La utilización continuada de mascarillas puede propiciar la aparición de síntomas cutáneos, como enrojecimiento en zonas de contacto con la mascarilla como consecuencia de la dermatitis irritativa que se produce. De igual modo, puede producirse la aparición de acné localizado en el contorno de la boca y en la barbilla.

Por otro lado, el riesgo de complicaciones cutáneas por el uso de mascarillas es mayor en personas con pieles delicadas y aquellas que padecen rosácea, una afección inflamatoria de la piel caracterizada por una piel intolerante a los cambios de temperatura, los rayos ultravioleta del sol o el uso de cosméticos.

Posibles tratamientos

Ante la obligatoriedad de llevar mascarilla, se deben encontrar tratamientos o métodos que permitan aliviar estas afecciones cutáneas. Se incluirían aquí cremas hidratantes, cremas con corticoides, jabones y tratamientos con principios activos específicos como el peróxido de benzoílo y los retinoides tópicos, entre otros, en los casos de acné. Habría que analizar cada caso de forma individualizada.

En cualquier caso, se recomienda una correcta limpieza e hidratación de la piel. También es importante minimizar las agresiones que pueden provocar, por ejemplo, cierto tipo de maquillajes. De este modo, la transpirabilidad natural de la piel, junto con una buena hidratación y reparación, son elementos esenciales para mantener la piel en unas condiciones óptimas.

¿Tienes dudas? Regístrate ahora en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta.

Los sanitarios también padecen las consecuencias del uso de mascarillas

Seguramente, los profesionales sanitarios son los que padecen las mayores consecuencias derivadas del uso continuado de las mascarillas y elementos de protección frente al coronavirus. Entre las lesiones cutáneas que afectan a las personas que utilizan mascarillas de protección del tipo FFP3, se incluyen erosiones en el puente nasal y en las mejillas. En este sentido, una encuesta reciente con más de 500 profesionales sanitarios de primera línea encargados de tratar a pacientes con COVID-19 en China, identificó síntomas idénticos relacionados con las mascarillas, con dermatitis en la cara o en las manos en el 97% de los profesionales.

De este modo, el eritema nasal y las erosiones son frecuentes en los trabajadores que utilizan las mascarillas FFP3. Los efectos de la presión parecen ser la causa principal de las lesiones faciales, y el tiempo de uso de las mascarillas es el factor de riesgo más importante identificado hasta ahora. Las guías publicadas hasta la fecha recomiendan limitar el tiempo de uso de las mascarillas tipo FFP3 a dos horas. Sin embargo, los datos disponibles indican que el personal, en promedio, utiliza las mascarillas durante mucho más tiempo.

Algunos sanitarios han sugerido la utilización de una tira de apósito hidrocoloide en el puente nasal debajo de la máscara. Esto podría ayudar a reducir los efectos de la presión cutánea, pero hay que tener presente un posible deterioro del sellado de la máscara.

¿Tienes dudas? Regístrate ahora en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta.

Uso correcto de la mascarilla

El principal problema derivado de un uso excesivo de las mascarillas puede ser la acumulación de bacterias y microorganismos.

La mascarilla cubre la cara y se apoya en la nariz y la barbilla. Hablar, respirar, incluso cuando se hace deporte, son actividades que se llevan a cabo con la mascarilla puesta. La acumulación de bacterias en la mascarilla se va multiplicando con el tiempo, por lo que, si no se respetan los tiempos de utilización de las mascarillas ?por ejemplo, las 4 horas de vida útil de una mascarilla higiénica? las bacterias se pueden convertir en un problema añadido para la salud.

En algunos casos, la inhalación continuada de los microbios acumulados en las mascarillas puede predisponer a padecer infecciones del tracto respiratorio, incluyendo una neumonía bacteriana o vírica. En este sentido, gran parte de las bacterias presentes en la boca o en las vías respiratorias superiores que, en condiciones normales no causarían ningún problema, pueden acabar produciendo infecciones en las vías respiratorias inferiores.

Existen otros riesgos asociados a la reutilización excesiva de la mascarilla, como favorecer la aparición de crisis asmáticas. De este modo, los pacientes que padecen asma estarán menos protegidos cuando sus mascarillas hayan perdido su eficacia.

Por otro lado, en algunas personas pueden aparecer irritaciones en las orejas derivados del roce producido por las gomas de las mascarillas. En este caso se recomienda la utilización de las tiras especiales que se colocan sobre la nuca y que permiten la colocación de la mascarilla sin afectar a la zona auricular.

Finalmente, un uso incorrecto en la colocación de la mascarilla también puede acarrear riesgos para la salud. Si la mascarilla no cubre la nariz y la boca, ésta puede dejar de ser eficaz. De igual modo, la utilización de mascarillas no homologadas puede determinar que la mascarilla no sea eficaz y no cumpla la finalidad para la que se está utilizando.

Limpieza de manos y uso de gel hidroalcohólico

El lavado constante de manos es otra de las medidas higiénicas más recomendadas para contener la propagación de la epidemia, por lo que, si seguimos esas indicaciones acabaremos el día habiéndonos lavado las manos un número importante de veces. En este sentido, hay que tener en cuenta que los detergentes presentes en los jabones y el alcohol de los geles hidroalcohólicos pueden eliminar la barrera ácido-grasa de la piel, creando rojeces, picor o grietas en las manos. Por ello, se recomienda la utilización de geles sin jabón, que pueden eliminar los virus sin dañar la piel. Otras recomendaciones para preservar la piel en condiciones óptimas pueden ser secar la piel con papel absorbente, evitando frotar las manos con toallas agresivas u otros materiales irritativos, aplicar una crema de manos adecuada después de la limpieza y, respetando siempre la recomendación higiénica, no volver a lavarse las manos si no es necesario. Todas estas medidas pueden contribuir a una buena salud de la piel de las manos.

¿Tienes dudas? Regístrate ahora en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta.