Entrar
  1. Savia
  2. Contenidos de salud
  3. Bótox preventivo: ¿Es necesario?

Bótox preventivo: ¿Es necesario?

Consulta de dermatología

El Especialista en Dermatología puede aconsejarte sobre todos los tratamientos más adecuados y efectivos para la piel.

Pide cita ya

El bótox es un tratamiento estético que, entre otros fines, es utilizado para reducir las arrugas faciales de expresión. También puede ser administrado de forma preventiva, tratando las zonas predispuestas a la aparición de arrugas para que estas no lleguen a darse.





¿Qué es el botox preventivo?

Lo normal suele ser esperar hasta que aparezcan las arrugas para comenzar un tratamiento con bótox. El Botox es uno de los nombres comerciales de la denominada toxina botulínica tipo A, producida por una bacteria, el Clostridium botulinum, que actúa a nivel neurológico produciendo parálisis y relajación muscular por medio del bloqueo de la acetilcolina, el neurotransmisor encargado de comunicar el movimiento.

Sin embargo, el más novedoso tratamiento de bótox preventivo utiliza la toxina botulínica para tratar las arrugas antes de que aparezcan.

Los músculos faciales se contraen constantemente, arrugando la piel. A medida que se pierde elasticidad con el paso de los años, las arrugas dinámicas que solo aparecían con las expresiones de la cara al contraer los músculos, se pueden transformar en arrugas permanentes y profundas. En este sentido, el objetivo del tratamiento con bótox preventivo es suavizar el movimiento de los músculos faciales para reducir la aparición de líneas profundas y arrugas permanentes.

Con el paso del tiempo, el uso recurrente de bótox debilita, de forma controlada, los músculos faciales, ralentizando el proceso por medio del cual las arrugas dinámicas que aparecen con las expresiones se transforman en arrugas estáticas, presentes en reposo.



Qué partes de la cara puedes tratar con el botox preventivo

El bótox se aplica con una aguja muy fina con la que se realizan punciones en las zonas en las que hay más predisposición a la aparición de arrugas a nivel intramuscular o subdérmico, inyectando pequeñas dosis de la toxina.

En el caso del bótox preventivo, se suele aplicar en la zona del entrecejo, la zona situada alrededor de los ojos para la prevención de las “patas de gallo” y la zona central de la frente.

Suele haber bastante coincidencia entre las partes de la cara en las que se utiliza el tratamiento de bótox terapéutico y el preventivo. La diferencia radica en que cuando se pretende prevenir la aparición de estas arrugas se administran dosis menores de la toxina botulínica en comparación con las dosis terapéuticas.



¿A partir de qué edad deberías aplicarte botox preventivo?

No existe una edad universal a partir de la cual esté indicada la aplicación del tratamiento de bótox preventivo.

En cada persona las arrugas comienzan a aparecer a una edad distinta en función de diversos factores. De este modo, los factores genéticos, junto con los hábitos de vida determinarán la edad y el grado de aparición de las arrugas. Entre los hábitos que pueden predisponer a una mayor aparición de arrugas están la alimentación, el hábito tabáquico y la exposición al sol.

En cuanto al tratamiento con bótox, suele ser común esperar a que se hayan instaurado ya arrugas profundas y marcadas para empezar con él. Sin embargo, el concepto de prevención señala una utilización de la aplicación del bótox mucho más temprana, con el fin de atenuar el movimiento de los músculos que producen las arrugas, impidiendo que las líneas de expresión se desarrollen de manera sostensible en el futuro.

En cualquier caso, debe ser el criterio del especialista en Medicina Estética o del Dermatólogo el que determine el momento adecuado y el grado de aplicación de medidas preventivas para evitar la aparición de arrugas y líneas de expresión.



¿Es efectivo el botox preventivo?

Los resultados de efectividad del botox son muy elevados, tratándose de un procedimiento mínimamente invasivo, con gran seguridad y escasos efectos adversos.

A nivel estético, cuando se utiliza el bótox a nivel terapéutico, una vez que las arrugas y líneas de expresión ya están presentes, el efecto del botox consigue una disminución significativa de las líneas de expresión y de las arrugas. Cuando estas últimas son más marcadas, se aconseja que este tratamiento se acompañe de otras técnicas de medicina estética para conseguir mejores resultados.

Pensando en esos casos aparece el botox preventivo, para anticiparse a la instauración de esas arrugas y líneas de expresión profundas. De este modo, el tratamiento a largo plazo con botox ha mostrado la prevención efectiva del desarrollo de arrugas faciales visibles en reposo. La aplicación mantenida en el tiempo de forma preventiva promueve un proceso continuo de relajación muscular con un efecto positivo para el aspecto y salud de la piel.


Bótox preventivo: precio

El precio del tratamiento preventivo de botox a nivel estético varía en función de la cantidad que se debe utilizar y de la extensión que se desea tratar. Además, el coste dependerá de la clínica donde se realice el tratamiento y las ofertas o precios que se ofrezcan en cada una. De manera general, una sesión para la aplicación de botox en un área concreta de la cara (entrecejo, ojos, pómulos, boca, etc.) puede variar entre 150 y 350 euros, aproximadamente.