1. Home
  2. Contenidos de salud
  3. Anquiloglosia: ¿Qué es?

Anquiloglosia: ¿Qué es?

Consulta de logopedia

Rehabilitar los problemas del lenguaje con los mejores especialistas en logopedia es muy fácil con Savia.

Pide cita

La anquiloglosia se produce por causa de un frenillo lingual anormalmente corto y poco elástico que restringe los movimientos de la lengua, haciendo que su funcionalidad quede mermada. Se trata de una anomalía congénita.

La anquiloglosia aparece en un número de recién nacidos que se sitúa entre el 4 y el 10% y suele ser más frecuente en niños que en niñas. Aunque normalmente supone un hallazgo aislado, en ocasiones puede asociarse a diferentes síndromes y anomalías craneofaciales.





Consecuencias de la anquiloglosia

Además de posibles problemas para que el bebé lleve a cabo una lactancia materna con normalidad por problemas de succión y agarre, la anquiloglosia también puede dar lugar en el futuro a problemas de articulación en el lenguaje. De este modo, se pueden producir trastornos de los sonidos del habla, como por ejemplo rotacismos, lo cual significa que el niño no pronunciará correctamente el fonema /r/, así como dificultad para realizar fonemas como /t/, /d/, /z/, /s/, /ch/, /n/, /ñ/ /l/, entre otros.

Además de problemas en la succión y en la articulación de los sonidos del habla, la persona también puede desarrollar problemas para realizar una deglución de forma segura, lo que daría como consecuencia que se produzca disfagia, es decir, que se produzcan aspiraciones o penetraciones hacia los pulmones dando como consecuencia infecciones del tracto respiratorio.

Finalmente, al no poder mover la lengua con normalidad se pueden producir problemas bucales que pueden dar lugar a trastornos relacionados con la higiene oral y dificultad a la hora de desempeñar determinadas funciones que se llevan a cabo con la boca como tocar un instrumento de viento, besar, lamer un helado, etc.



¿Cómo diagnosticar la anquiloglosia?

El diagnóstico de la anquiloglosia suele ser clínico, según la apariencia y la función de la lengua. Se debe valorar tanto a nivel anatómico como de funcionamiento, pues no todos los frenillos son causantes de problemas. Esto dependerá de si son flexibles, de su punto de inserción, de si están formados de tejido fibroso o blando y de si son largos o cortos.

A pesar de todo, el examen físico no permite predecir de forma inequívoca los casos que podrían desarrollar trastornos en el habla o la alimentación.

En cuanto al tratamiento, la frenectomía sería la técnica quirúrgica de elección, con escasos efectos secundarios y con una mejoría inmediata en las molestias que experimenta la madre a la hora de dar el pecho, si bien es cierto que, si la operación se posterga mucho tiempo desde el nacimiento, el bebé necesitará una reeducación logopédica para poder succionar y amamantar con la posición lingual correcta.



¿Cuándo se hace una frenectomía?

La frenectomía consiste en la incisión y recolocación de la adherencia del frenillo lingual.

Cuando la indicación es la correcta, el tratamiento quirúrgico se muestra eficaz. De este modo, si se ha determinado correctamente que el frenillo lingual es la causa, por ejemplo, de las dificultades con la lactancia, tras la cirugía el dolor de las madres disminuye y aumenta la cantidad de leche que se produce.

Para valorar el grado de significación de la anquiloglosia en recién nacidos con dificultades en la lactancia y decidir sobre el tratamiento se suele utilizar la escala Hazelbaker (Assessment Tool for Lingual Frenulum Function [HATLFF]). Esta prueba valora cinco aspectos anatómicos y siete funcionales. Por un lado, valora la apariencia del frenillo (incluye 5 ítems); y por otro la funcionalidad (con 7 ítems). Se puntúa de 0 a 2 en cada uno de los ítems. Cuando la puntuación en la parte de funcionalidad es inferior o igual a 11 o la puntuación sobre la apariencia es inferior o igual a 8, junto con un manejo fallido de la lactancia se considera anquiloglosia significativa.

Los casos de anquiloglosia significativa serán candidatos a intervención quirúrgica. Ante puntuaciones dispares en ambas medidas prevalecerá la puntuación de la funcionalidad frente a la apariencia.

En savia ponemos a tu disposición los mejores especialistas en Cirugía Oral y Maxilofacial.



¿Qué es la anquiloglosia en bebés?

La anquiloglosia suele diagnosticarse en bebés ya que se trata de una anomalía congénita en la estructura lingual que suele dar problemas para llevar a cabo una lactancia materna correcta.

La limitación de la movilidad lingual en neonatos puede llegar a ocasionar problemas en la lactancia, como ya se ha mencionado anteriormente, entre ellos: dolor-grietas-mastitis en la madre, mal progreso de peso del recién nacido y duración excesivamente larga de las tomas.

El frenillo lingual del bebé ancla la lengua a la base y restringe su movimiento. Cuando se interviene quirúrgicamente se libera la lengua que puede adoptar un mayor rango de movimientos, especialmente en una fase precoz. Por eso se recomienda llevar a cabo la frenectomía antes de los 6 meses.

Tras la intervención hay que realizar ejercicios de rehabilitación logopédica con el fin de que no se vuelva a formar el frenillo y para ejercitar los músculos de la lengua que estaban atrofiados antes de la intervención.



Anquiloglosia: enfoque multidisciplinar

Es importante señalar la relevancia del abordaje multidisciplinar de las alteraciones del frenillo lingual. De este modo, se recomienda que la intervención quirúrgica −si es pertinente− se acompañe de una evaluación logopédica exhaustiva de la anatomía y funcionalidad lingual antes y después de la intervención quirúrgica, junto con una adecuada rehabilitación de la motricidad orofacial y un plan de intervención del habla individualizado para cada paciente, ya sea niño, adolescente o adulto.