Entrar
  1. Savia
  2. Contenidos de salud
  3. Aneuploidías: ¿Qué son y cómo se detectan?

Aneuploidías: ¿Qué son y cómo se detectan?

Test prenatal no invasivo

Encuentra el test prenatal no invasivo más adecuado para descartar las aneuploidías más comunes sin riesgo para el bebé ni para la madre.

Comprar ahora

Las aneuploidías son anomalías cromosómicas que pueden determinar la aparición de diferentes síndromes congénitos. Los más habituales se pueden detectar mediante la realización de un test prenatal no invasivo.
 
 



¿Qué es aneuploidía y ejemplos?

Las aneuploidías son las alteraciones genéticas en las que el número de cromosomas no son los habituales, tanto por exceso como por defecto. De este modo, existen uno o más cromosomas adicionales o faltan uno o más cromosomas.

Cada célula del cuerpo humano contiene en su información genética 23 pares de cromosomas, es decir, 46 cromosomas. La mitad proviene de la madre y la otra mitad del padre. Los cromosomas contienen el material genético con la información necesaria para el correcto desarrollo y funcionamiento del organismo. Los pares de cromosomas del 1 al 22 se denominan autosomas (ADN autosómico) y el par 23 (XX en las mujeres y XY en los hombres) constituyen los cromosomas sexuales.

Las aneuploidías más comunes son las trisomías. En los nacidos vivos, las aneuploidías más frecuentes son el síndrome de Down (trisomía del cromosoma 21) y el síndrome de Klinefelter (trisomía del cromosoma sexual XXY).



¿Qué provoca las aneuploidías?

La mayoría de estas alteraciones cromosómicas, incluyendo las aneuploidías, se producen durante la producción de los espermatozoides y óvulos. Si un óvulo o espermatozoide defectuoso participa en la fecundación, el embrión se verá afectado por la anomalía. Sin embargo, en la mayoría de los casos se producirá un aborto espontáneo, ya que la mayoría de las aneuploidías son incompatibles con la vida.



¿Cuáles son los tipos de aneuploidías?

Desde un punto de vista teórico, las aneuploidías podrían incluir:

     

  • Nulisomías. Cuando faltan los 2 cromosomas homólogos.

  • Monosomías. Cuando falta un cromosoma.

  • Disomías. Cuando el número de cromosomas es correcto, pero un par de cromosomas provienen del mismo progenitor.

  • Trisomías. Cuando en un par de cromosomas se une un tercero.

  • Tetrasomías y pentasomías. Existen 2 o 3 cromosomas extra, siempre en los cromosomas sexuales.
  •  

Las aneuploidías más frecuentes en humanos son las trisomías y monosomías:

     

  • Trisomías. En los nacidos vivos las aneuploidías más frecuentes son el síndrome de Down (trisomía del cromosoma 21), seguido por el síndrome de Klinefelter (trisomía XXY).

  • Monosomías. El más habitual es el síndrome de Turner (monosomía X). No son compatibles con la vida las monosomías de los cromosomas autosómicos.
  •  

El resto de las trisomías más comunes, como el síndrome de Edwards (trisomía 18) o el síndrome de Patau (trisomía 13), son incompatibles con la vida y presentan múltiples malformaciones detectables por ecografía. De este modo, el síndrome de Down es la aneuploidía más común causante de discapacidad en la que se enfoca el cribado durante el embarazo.


Aneuploidías autosómicas

Las aneuploidías autosómicas compatibles con la vida dan lugar a síndromes genéticos con importantes consecuencias en el desarrollo del bebé. Se incluyen aquí:

     

  • Trisomía 21 (síndrome de Down). Se da en aproximadamente 1 de cada 700 nacimientos. El riesgo aumenta con la edad de la madre. Suele provocar retraso mental y también malformaciones físicas, especialmente defectos cardíacos.

  • Las trisomías 18 (síndrome de Edwards) y 13 (síndrome de Patau) son más raras y se encuentran en aproximadamente 1 de cada 7.000 nacimientos. El riesgo también se ve aumentado con la edad de la madre. Estas trisomías se asocian a un grave retraso mental y a menudo a graves malformaciones físicas. En la mayoría de los casos no sobreviven al primer año de vida.
  •  

Aneuploidías de los cromosomas sexuales

Las aneuploidías de los cromosomas sexuales consisten en la presencia de alteraciones que pueden tener distintas consecuencias, incluyendo malformaciones, trastornos cognitivos y de crecimiento, así como problemas sexuales y de infertilidad.

     

  • Síndrome de Klinefelter. Afecta a los hombres y está causado por la presencia de un cromosoma X adicional (XXY). El riesgo aumenta con la edad de la madre. Los afectados suelen presentar una estatura elevada, un ligero retraso mental y problemas de fertilidad.

  • Síndrome de Jakob. Afecta a los hombres y está causado por la presencia de un cromosoma Y adicional (XYY). Los afectados también presentan una altura mayor de lo normal y pueden presentar retraso en el lenguaje.

  • Síndrome de Turner. Afecta a las mujeres y está definido por la ausencia de un cromosoma X (X0). Esta monosomía determina baja estatura, infertilidad y trastornos cardiacos y renales.

  • Síndrome triple X. Afecta a las mujeres y se caracteriza por la presencia de un cromosoma X de más (XXX). En muchas ocasiones no se manifiestan síntomas o estos son leves. Estas mujeres suelen tener una fertilidad normal salvo que se vean afectadas por fallo ovárico precoz o presenten malformaciones genitourinarias que impidan la gestación.
  •  

Todavía no ha sido correctamente estudiado si los pacientes tienen más riesgo de que su descendencia, en el caso de que esta sea posible, también presente trisomía (especialmente, triple X o Klinefelter).


Microdeleciones

Las microdeleciones son pequeñas pérdidas de material genético que se asocian con graves problemas del desarrollo en el recién nacido. Incluyen el síndrome de DiGeorge, el síndrome de deleción 1p36, el síndrome de Cri-du-chat, el síndrome de Angelman y el síndrome de Prader-Willi.

El síndrome por microdeleción más frecuente es el de DiGeorge. En él está ausente un pequeño fragmento del cromosoma 22 (22q11.2), lo que acarrea múltiples alteraciones fetales como defectos cardíacos, anomalías en el paladar y la cara, retraso en el desarrollo e inmunodeficiencia, con infecciones frecuentes.


Triploidía

La triploidía es una alteración cromosómica en la que el feto tiene tres copias de cada cromosoma en lugar de dos (69 cromosomas y no 46). Normalmente se produce cuando dos espermatozoides fertilizan un óvulo, pero también puede ocurrir cuando un óvulo diploide es fertilizado por un espermatozoide, o bien en casos en los que un espermatozoide diploide fertiliza un óvulo. Las triploidías no son compatibles con la vida.


Detectar las aneuploidías mediante test prenatales no invasivos

Para el diagnóstico prenatal de las anomalías genéticas más comunes se requiere la obtención de material genético del feto mediante una técnica invasiva como la amniocentesis o la biopsia corial. Se trata de pruebas que llevan asociado un riesgo de pérdida gestacional, por lo que no se recomiendan de forma indiscriminada a todas las mujeres embarazadas. Este tipo de pruebas invasivas están indicadas ante un resultado de alto riesgo en un test prenatal no invasivo o en el cribado combinado de primer trimestre que se realiza de forma generalizada en la semana 12 de gestación.

Sin embargo, gracias a que el ADN del feto circula por el torrente sanguíneo de la madre durante el embarazo y el avance de técnicas genéticas, a partir de una muestra de sangre materna se puede analizar el ADN libre del feto para detectar posibles anomalías cromosómicas.

Los test prenatales no invasivos permiten comprobar el estado del bebé antes de su nacimiento e identificar posibles aneuploidías, así como conocer el sexo fetal.