Entrar
  1. Savia
  2. Contenidos de salud
  3. Absceso mamario: ¿Qué es y cómo tratarlo?

Absceso mamario: ¿Qué es y cómo tratarlo?

Revisión ginecológica

La revisión ginecológica, especialmente durante el embarazo y la lactancia, ayudará a detectar problemas como la mastitis y los abscesos mamarios.

Pide cita ya

Los efectos beneficiosos de la lactancia materna en la salud de la madre y el bebé son ampliamente conocidos, recomendándose de manera exclusiva durante los seis primeros meses de vida y su continuación durante los siguientes meses de vida del bebé. Sin embargo, muchas mujeres dejan de amamantar debido a la mastitis y los problemas derivados de la aparición de abscesos mamarios.





¿Qué es el absceso mamario?

Cuando se produce una mastitis o inflamación del tejido mamario, esta puede estar asociada a un proceso infeccioso que suele coincidir con el periodo de lactancia.

En estas circunstancias también puede tener lugar la aparición de un absceso en el pecho o absceso mamario, consistente en una acumulación de líquido infectado o pus en el tejido mamario. En la mayoría de las ocasiones, este se origina por una mastitis que no ha sido tratada a tiempo o no de manera adecuada. El absceso mamario suele ser una acumulación localizada. Las principales bacterias causantes de los abscesos suelen ser de tipo anaerobio que necesitan un medio sin oxígeno para sobrevivir.

Por otro lado, un absceso de mama sin lactancia es aquel que tienen lugar cuando la mujer que lo padece no está amamantando o en periodo de embarazo.

Habitualmente los abscesos se tratan con antibióticos, incisión y drenaje o aspiración del líquido por medio de una aguja guiada por ecografía.

Los abscesos mamarios son un importante problema para la salud de la mujer, con tendencia a ser recurrentes. Un factor de riesgo importante para la recurrencia es que la mujer sea fumadora. Además, pueden dejar secuelas permanentes, como deformidades en la mama o la disminución de la capacidad de producir leche.
 
 

¿Por qué se produce el absceso mamario?

La mayor parte de los abscesos mamarios suelen ser consecuencia de una complicación cuando se produce una mastitis o inflamación de la mama. Esta tiene lugar generalmente por una infección bacteriana que afecta al seno.

La mastitis no es exclusiva de las mujeres lactantes, pero suele relacionarse con el periodo en el que la madre amamanta a su hijo.
 

Infecciones bacterianas

La mayoría de los abscesos mamarios tienen su causa en una infección de origen bacteriano.

Las bacterias causantes de la infección pueden acceder al interior de la mama a través de pequeñas roturas o grietas que se producen en el pezón producidas debido a la fricción de la lactancia.

También pueden proliferar en los conductos mamarios cuando la leche se acumula y se queda estancada por la obstaculización de un conducto. Ocasionalmente, la infección puede producirse por vía hematógena.

La proliferación bacteriana que se produce es respondida por el sistema inmunitario, creándose un pequeño acúmulo de bacterias y leucocitos muertos (pus). De este modo, el objetivo es contener la infección y reducirla a una localización, intentando evitar de esta forma la diseminación a otros lugares del organismo.

El microorganismo más frecuentemente implicado en el absceso mamario es el Staphylococcus aureus, seguido por Staphylococcus epidermidis.


Factores de riesgo

La aparición de abscesos mamarios suele darse con mayor frecuencia en determinadas circunstancias:

  • En mujeres durante su primer embarazo.

  • Edad de la madre superior a los 30 años.

  • Gestaciones largas.

  • Obesidad o diabetes de la madre.

  • Mujeres que trabajan fuera del hogar.

  • Mujeres fumadoras.

  • Si existen antecedentes de mastitis.

Cómo detectar el absceso mamario

El absceso mamario resulta muy perjudicial durante la lactancia, aunque a veces es difícil de detectar. La incidencia del absceso mamario como complicación de una mastitis se estima entre el 3 y el 11%.

Este debe sospecharse en caso de progresión de una mastitis o infección mamaria y persistencia de una zona bien definida con los siguientes síntomas, a pesar de que ya pueda existir un tratamiento en curso:

  • Enrojecimiento

  • Dolor fluctuante.

  • Fiebre

  • Ganglios linfáticos aumentados.

  • El signo más característico del absceso es la aparición de una induración que resulta fluctuante al tacto. Pero no siempre está presente, sobre todo en abscesos localizados en regiones profundas no accesibles a la exploración física mediante palpación.

De este modo, la detección de los abscesos mamarios también puede estar condicionada a su localización. Esta puede ser:

  • Superficial. La zona afectada coincidente con la de máximo enrojecimiento.

  • Profunda. La localización interna determina la aparición tardía de los síntomas inflamatorios, con un mayor retraso en el diagnóstico, lo que puede provocar un mayor tamaño del absceso y una mayor destrucción de tejidos mamarios.

Diagnóstico del absceso mamario

El diagnóstico está basado en los síntomas y signos. Si es necesario se pueden utilizar pruebas complementarias como la ecografía y la punción con aspiración por medio de aguja fina.

La ecografía puede servir para diferenciar la mastitis difusa y el absceso mamario localizado.

Finalmente, el cultivo de la leche materna es esencial para el correcto diagnóstico microbiológico y el establecimiento del tratamiento más adecuado.
 
 

¿Qué hacer si tenemos un absceso mamario?

Ante la presencia de síntomas de mastitis o absceso mamario es fundamental acudir al ginecólogo.

Si se confirma la presencia de un absceso, el tratamiento se basará en el drenaje y la administración de antibióticos. La selección de los medicamentos antibióticos específicos para los abscesos mamarios debe estar dirigida a las bacterias que con más frecuencia producen estas infecciones y en función de los resultados del cultivo de la leche materna. Ayudará a establecer un tratamiento antibiótico efectivo la realización de un antibiograma para establecer las resistencias específicas de los microorganismos desarrolladas frente a los diferentes fármacos.
 

Medidas preventivas

Para la prevención de la aparición de abscesos es preciso asegurar un adecuado vaciamiento del pecho para evitar el estancamiento de la leche en los conductos mamarios y tratar de forma precoz el llenado excesivo de las mamas (ingurgitación mamaria), así como las grietas en los pezones y el bloqueo de los conductos mamarios.

Algunos consejos que pueden ser útiles incluyen:

  • Ofrecer el pecho a demanda sin límites en la duración de la toma.

  • Extracción de la leche restante tras la toma si el vaciado no ha sido completo.

  • Evitar la compresión de la mama (por ejemplo, con el uso de ropa ajustada).

  • Procurar un descanso materno adecuado.

  • Medidas de higiene de manos de la mujer y las personas que puedan contactar con la mama.

  • Tratamiento precoz de las grietas infectadas en la mama con antibióticos de uso tópico. La mejor prevención para la aparición de grietas en la mama es una correcta técnica de lactancia. Por tanto, es muy importante el asesoramiento y el acompañamiento por personal especializado en esta etapa.

También es importante una adecuada educación materna en el ámbito de la lactancia, incluyendo aspectos como:

  • Correcta extracción de la leche.

  • Exploración de la mama con identificación de ingurgitación, estasis e inflamación mamaria.

Ante cualquier duda sobre la presencia de infección o absceso mamario es preciso consultar con el especialista en Ginecología y Obstetricia.