Atención médica sin papeleos ni letra pequeña

Mastitis

Regístrate y recibe un mes de servicios ilimitados gratuitos en Savia
Videoconsulta 24 horas
Chat médico 24 horas
Evaluador de síntomas
Regístrate ahora gratis

¿Qué es la mastitis?

La mastitis es la inflamación de la mama, ya sea en una mama lactante también conocida como mama puerperal  o en una mama no lactante. Se produce en un 10% de los casos de lactancia, de ellos un 3% puede ser bilateral. La urgencia en este tipo de lesión puede ser el absceso mamario y suele ser una enfermedad leve.
El diagnóstico de mastitis es un diagnóstico clínico, que en casos muy excepcionales puede necesitar de un cultivo de la leche.

Tipos de mastitis

  • Mastitis en mama lactante: Cuando la mastitis se produce en una mama que está lactando y es debido a la dilatación de algún conducto de la leche, por la que ésta se queda retenida y puede infectarse.
  • Matitis en mama no puerperal: Es la mastitis en una mama no lactante y se produce por la entrada de gérmenes en la mama.

Causas de la mastitis

La causa de la mastitis es la entrada de gérmenes en el interior de la mama. Puede ser por:

  • Pequeñas heridas en la piel: en los casos de mamas no puerperales.
  • Ectasia de la leche en la mama: Ante la falta de vaciamiento de la mama.
  • Gérmenes: Que se encuentran en la piel y entran a través de los pezones al amamantar al niño.

Síntomas de la mastitis

Los síntoma de la mastitis son la inflamación de la mama, enrojecimiento, aumento de temperatura, fiebre de más de 38 grados, aumento de la sensibilidad en la misma, que puede acompañarse de malestar general, escalofríos, náuseas y vómitos.

Tratamiento para la mastitis

En los casos de mamas puerperales, puede ser necesario mantener la lactancia. Para ello es conveniente poner calor antes de empezar a dar de mamar, seguido de frío al acabar. También será necesario vaciar la mama si esta no es totalmente vaciada por el niño, además de llevar un sujetador que sujete bien el pecho. Se podrá tomar ibuprofeno como analgésico o antiinflamatorio.

Si el proceso dura más de 48 horas, sea en una mama puerperal o no, será necesario dar tratamiento antibiótico. Los más usados son la cloxacilina o la combinación de amoxicilina con ácido clavulánico.

Pruebas complementarias del tratamiento de la mastitis

El diagnóstico de mastitis es un diagnóstico clínico, que en casos muy excepcionales puede necesitar de un cultivo de la leche. En mamas no puerperales puede cultivarse la secreción que se obtenga.

Cuando el proceso no mejora puede ser necesario realizar una ecografía para descartar otras patologías mamarias asociadas.

Factores desencadenantes de la mastitis

Los factores desencadenantes de la mastitis son la obstrucción de un conducto mamario. Al obstruirse, se produce un acumulo de leche que da lugar a que se infecte con posterioridad.

Factores de riesgo de la mastitis

Los factores de riesgo de la mastitis son:

  • Pezones agrietados o dañados.
  • Lactancia en una sola posición, con lo cual la mama no se vacía de modo correcto.
  • Presión excesiva sobre el pecho, cansancio o estrés.

En las mamas no puerperales cualquier herida puede hacer de puerta de entrada. Llevar piercing aumenta el riesgo, las mastopatías fibroquísticas pueden favorecer el proceso.

Complicaciones de la mastitis

  • Absceso mamario.
  • Sepsis.

Prevención de la mastitis

  • Extraer la leche completamente tras dar de mamar el bebé.
  • Intentar que el bebé vacíe de modo correcto la mama antes de cambiarle de pecho.
  • Cambiar la postura para dar de mamar al bebé.
  • Procurar colocar al bebé de modo adecuado sobre los pezones para evitar las grietas o maceración de los mismos.
  • Las mujeres que llevan piercing en los pezones deben de ser extremadamente cuidadosas en el mantenimiento de los mismos.

Especialidades a las que pertenece la mastitis

La mastitis puede ser tratada por el médico de familia, cuando presenta complicaciones se deberá de valorar por el ginecólogo, quien procederá a abrir el absceso y realizará pruebas complementarias si fuera necesario.

Preguntas frecuentes:

¿Qué es la mastitis subclínica?

La mastitis subclínica es aquella en la que se presenta dolor en la mama con pezones macerados o agrietados, pero que no presenta inflamación, ni enrojecimiento local. Tampoco suele tener fiebre asociada, suele ser más difícil de diagnosticar y el uso de antiinflamatorios suele mejorar el proceso.

¿Qué es la mastitis infecciosa?

La mastitis infecciosa es cuando, además de la inflamación por la obstrucción del conducto de la mama, se produce una sobreinfección de la mama que, en general, suele ser por la bacteria estafilococo que se encuentra en la piel de forma normal pero al penetrar en el interior de la mama produce una infección.

Si tengo mastitis… ¿He de dejar de dar el pecho a mi bebé?

La mastitis no debe de ser causa de dejar la lactancia, de hecho el vaciamiento de la mama no solo dificulta la aparición de la mastitis si no que produce una mejoría de la misma. Está indicado en estos casos aplicar calor antes de dar de mamar, esto favorece el vaciamiento de la zona afectada mejorando la dolencia.

¿Se desarrollará peor mi bebé si no le doy el pecho?

El mejor alimento para un bebé es la lactancia materna, ésta no sólo alimenta al bebé sino que le transmite anticuerpos, que son sustancias que le protegen frente a posibles infecciones. Además, la lactancia materna va variando según el momento de desarrollo del bebé.

La lactancia artificial permite alimentar al bebé y dar lugar a un correcto desarrollo del mismo, pero no debe de sustituir a la lactancia natural salvo que sea imprescindible.

¿Qué es un absceso en la mama?

El absceso en la mama es una infección que se encuentra encapsulada. A este tipo de lesiones infecciosas se prescriben antibióticos y, en muchos casos, es necesario que se proceda a un drenaje quirúrgico del mismo para poder extraer el pus que en él se encuentra.