Abdominoplastia

En algunas ocasiones, tras un embarazo o por perder mucho peso, la piel del abdomen se acumula y deja un aspecto poco estético que puede afectar al autoestima de la persona. La abdominoplastia, también conocida como lipectomía abdominal, afronta este problema. Se trata de una operación de cirugía que elimina el exceso de grasa y piel que se acumula en la parte inferior del abdomen logrando que el paciente recupere la firmeza y obteniendo un aspecto más plano y de cintura estrecha.

¿En qué consiste?

¿Siempre has querido tener un vientre plano y una cintura más estrecha pero además de grasa en el abdomen posees una musculatura flácida en la zona y eso dificulta el proceso? Esta técnica es la cirugía que andabas buscando para conseguir esa figura. Una incisión de lado a lado del abdomen permite separar la piel de la pared abdominal desde la zona del pubis hasta las costillas de modo que se elimina el exceso de grasa y se tensa la musculatura. ¡Ah, y no te preocupes por tu ombligo! Hacemos una incisión previa a su alrededor para recolocarlo posteriormente.

¿En qué me ayuda?

A veces parece que el abdomen sea un foco de atracción de grasas ya que todos los excesos tienden a acumularse allí. Además, existen ciertos componentes que favorecen el proceso, como ganancias y pérdidas elevadas de peso, el embarazo o cambios hormonales que además de producir aumento de grasas provocan también flacidez de la musculatura. Mediante esta técnica no sólo perderás grasa, sino que conseguirás tonificar los músculos de tu vientre. Así que si no presentas sobrepeso, eres estable psicológicamente y no tienes pensado quedarte embarazada, esta técnica es la perfecta para conseguir ese abdomen plano tan añorado.

Opciones disponibles

Abdominoplastia

La abdominoplastia es una técnica quirúrgica que reconstruye la pared abdominal del paciente. El fin de la operación es retirar el exceso de grasa y la tensión de los músculos. El objetivo de la cirugía es modificar abdomen, la cintura y la forma del tronco del cuerpo. Si estás interesado en esta técnica pero deseas obtener más información, te explicamos todo a continuación.

desde 3.999 €

Hola. Somos Savia.
¿Cómo estás?

Más información sobre este Tratamiento

Definición

La abdominoplastia es un procedimiento quirúrgico que consiste en la reconstrucción de la pared abdominal mediante la extirpación o eliminación del exceso de piel y grasa abdominal de la parte media y baja del abdomen. Permite reforzar la musculatura de la pared abdominal, aumentando tensión de la musculatura.

La abdominoplastia consigue un abdomen más plano, firme y una silueta más estrecha y definida. Se puede realizar tanto en mujeres como en hombres con el objetivo de volver a reparar, tensar y unir la musculatura abdominal, y eliminar el exceso de grasa y piel, teniendo como resultado un abdomen más plano y firme.

¿Cómo es una abdominoplastia?

La abdominoplastia es una intervención que realiza un cirujano plástico. Se utiliza anestesia general, por lo que el paciente estará totalmente dormido.

La abdominoplastia se realiza a través de una incisión horizontal localizada en la parte baja del abdomen, que va de una cadera a la otra, justo encima del pubis. Luego se realiza una segunda incisión alrededor del ombligo, para poder separarlo de los tejidos que están alrededor del mismo. Se separa la piel de la pared abdominal hacia arriba hasta alcanzar las costillas, exponiendo los músculos abdominales, los cuales son tensados y unidos en la línea media de la pared abdominal proporcionando firmeza y una cintura más estrecha.

La piel separada es estirada hacia el pubis y la piel sobrante se extirpa. El ombligo se coloca en su nueva posición.

Finalmente se realizan las suturas y se coloca un tubo de drenaje temporal para eliminar el exceso de fluidos que se pueda acumular en la zona intervenida, y por último se coloca un vendaje.

La abdominoplastia se puede combinar perfectamente con una liposucción (extracción de grasa), para así obtener un mejor resultado y una silueta más definida.

Esta cirugía tiene una duración de 2 a 4 horas aproximadamente, que dependerá de la cantidad de corrección que necesite el paciente.

¿Para quién está indicada?

La abdominoplastia está indicada para:

  • Mujeres que han tenido varios embarazos, tras los cuales la piel y los músculos abdominales se han relajado y no recuperan su tono inicial. Después del proceso del embarazo esta cirugía puede solucionarlo.
  • El exceso de piel (flacidez) por pérdida de peso.
  • La cicatriz de la cesárea que ha quedado con adherencias o mal resultado estético.
  • La presencia de estrías por debajo del ombligo.
  • Diástasis abdominal (separación del músculo recto del abdomen).
  • Pacientes que han bajado de peso de forma brusca y desean recuperar la elasticidad y firmeza de su abdomen.
  • Casos de obesidad moderada
  • Hombres y mujeres con buen estado de salud que mediante dieta y ejercicio no consiguen eliminar los depósitos de grasa del abdomen y la flacidez.

¿Por qué se realiza?

La abdominoplastia se realiza porque:

Esta cirugía corrige las alteraciones del abdomen, debido a los embarazos, los cambios de peso o el envejecimiento.
Se elimina la piel y la grasa que sobra, se estrecha la cintura y se proporciona un abdomen más fuerte.
Cambia de forma positiva la estética corporal del paciente y consigue eliminar la flacidez abdominal.
Mejora la postura, elimina y previene dolores de espalda, que le permite al paciente realizar sus actividades de rutina y deportiva con mayor eficacia.

Es una buena alternativa sobre todo en personas que perdieron mucho peso y tienen demasiada piel sobrante, ya que ayuda a recuperar y restaurar la pared abdominal y eliminar esta flacidez, lo que le permite al paciente encontrarse mejor consigo mismo, aumentando así su autoestima después de la cirugía y tras ver los resultados.

Riesgos de una abdominoplastia

Todo proceso quirúrgico puede tener riesgos; en el caso de la abdominoplastiao son muy pocos y se pueden controlar:

  • El paciente puede tener una reacción a la anestesia que en alguna ocasión puede producir vómitos.
  • Sangrado: suele ser poco común, pero puede presentarse antes o después de la cirugía.
  • Mala cicatrización.
  • Inflamación.
  • Seromas (acumulación de grasa líquida) y/o hematomas (moratones). Los primeros requieren ser retirados.
  • Infección, que se resuelve con antibióticos y drenaje.
  • Dolor: es el riesgo más común que presentan la mayoría de los pacientes, se puede controlar con medicación.
  • Necrosis de la grasa (pérdida de vitalidad de la piel): se produce cuando la grasa cutánea más profunda se necrosa y se endurece favoreciendo la aparición de áreas o contornos irregulares.

Preparación

El cirujano plástico evaluará, previo a la realización de la abdomiplastia, el estado de salud del paciente, por medio de un examen físico completo, analíticas de sangre y electrocardiograma. Valorará la extensión de la acumulación de grasa en el abdomen y el tono de la piel.

Se debe suspender, por lo menos dos semanas antes de la intervención, la toma de medicamentos que puedan alterar la coagulación sanguínea (medicamentos anticoagulantes) como la aspirina, para disminuir las complicaciones de un posible sangrado. Si el paciente es fumador debe dejarlo al menos tres semanas antes y después de a la cirugía hasta que esté recuperado y la herida esté cicatrizada. Debe permanecer en ayunas 8 horas antes del procedimiento.

Cómo es la recuperación de una abdominoplastia

Durante los primeros días, después de la abdominoplastia, el abdomen suele estar algo inflamado.

Tras la cirugía se colocará un vendaje compresivo durante 24 h y dos drenajes para la salida de secreciones, que se retirarán a las 48h.

Al retirar el vendaje se coloca una faja especial que se usará todos los días durante las primeras 8 semanas; las suturas se retiran entre 1 ó 2 semanas tras la cirugía.

Se puede sentir dolor leve o moderado que se aliviará con analgésicos, pequeños sangrados, aparición de moratones, edema en abdomen y región pubiana y sensibilidad del abdomen disminuida, todos estos síntomas irán desapareciendo en las semanas posteriores.

Es importante mantener reposo en cama los dos primeros días y posteriormente continuar con paseos ligeros, dormir con la cabeza elevada y las piernas flexionadas, no realizar ejercicio físico brusco durante las primeras 8 semanas, no realizar esfuerzos abdominales y evitar mojar el apósito hasta que se retiren las suturas. El paciente se podrá integrar a sus actividades diarias y trabajo a partir de la tercera semana después de la cirugía.

Resultados

Las abdominoplastias proporcionan unos resultados excelentes en pacientes que poseen un exceso de grasa y piel y cuyos músculos abdominales están debilitados. En la mayoría de los casos los resultados son definitivos, en caso de que los pacientes no engorden en exceso o en el caso de las mujeres no queden embarazadas pueden durar por años, teniendo en cuenta que siempre se puede perder un poco de elasticidad por el propio proceso de envejecimiento, pero para que se mantenga durante más tiempo se recomienda un estilo de vida saludable.

Se obtendrá un contorno más definido y un abdomen más tonificado. Tendrá la presencia de una cicatriz definitiva, aunque muy disimulable y estética.

Preguntas frecuentes

¿Cuánto cuesta una abdominoplastia?

El precio de una abdominoplastia va a depender de la situación de cada paciente y de la clínica en donde se realice. Su precio varía en torno a los 5.000 y 6.000€ aproximadamente.

¿Desaparecen las estrías del abdomen?

Con la abdominoplastia desaparecen solo las estrías que están debajo de la piel del ombligo en el abdomen, que es la zona del abdomen que habitualmente se extirpa.

¿La cicatriz que queda se ve con el bikini?

No, el cirujano intentará realizar las incisiones de tal manera que se puedan disimular las cicatrices con el bikini.

¿Desaparecerá mi ombligo?

No, ya que después de una abdominoplastia se realiza una reconstrucción del ombligo que quedará completamente normal. El ombligo es una estructura de la pared abdominal que atraviesa la piel del abdomen. En la abdominoplastia el ombligo se quita de la piel del abdomen y se vuelve a insertar una vez hemos realizado la extirpación cutánea. esto nos permite conferir al ombligo un aspecto más juvenil acorde con la nueva forma del abdomen.

¿Pueden combinarse liposucción y abdominoplastia?

Sí, en la mayoría de los casos se realiza abdominoplastia junto a una liposucción para obtener mejor resultados sean más visibles y duraderos.

texto SEO

texto seo colo 1