Tumores Benignos Subcutáneos

Un tumor se forma por la acumulación anómala de tejido. En el caso de los tumores benignos de denominan así porque esa acumulación de tejido no resulta dañina para el organismo, ya que además se encuentran protegidos por un capa fibrosa que evita que se expanda por el cuerpo del paciente. Cuando hablamos de tumor subcutáneo hacemos alusión a aquel que se manifiesta en la epidermis y que se reproduce debajo de la piel. La especialidad médica encargada de este tipo de tumores es la dermatooncología.

¿Tienes dudas sobre el tratamiento?

o llámanos al 900 908 600

L-J de 9:00h a 19:00h

V de 9:00h a 18:00h

¿En qué consiste?

¿Has notado un bulto en la piel y estás preocupado? No temas, no tiene por qué ser un tumor y en caso de serlo podría ser completamente benigno. La piel, tejido más grande de todo el cuerpo que nos protege del medio externo, está formado por varias capas. Si esa proliferación se da en las capas más profundas de la piel como la epidermis o los tejidos subcutáneos podrías encontrarte ante un queloide, una lesión que representa una cicatriz exagerada y que surge tras un traumatismo o una lesión pero que se extiende mucho más allá que la cicatriz original. Como son muy frecuentes las recurrencias, no se aconseja su extirpación, así que el tratamiento con corticoides o la crioterapia son terapias adecuadas para su tratamiento. Si lo que ha proliferado son los adipocitos, puede que presentes un lipoma, uno de los tumores benignos subcutáneos más frecuente. A pesar de que estos dos tipos son muy comunes, existen otros tipos de tumores benignos subcutáneos, que, dependiendo de su origen y localización, requerirán de un tratamiento específico.

¿En qué me ayuda?

Cuando nos encontramos ante un bulto raro en nuestra piel podría estar indicándonos un sinfín de cosas, desde un quiste sebáceo, un angioma, un tumor benigno o en el peor de los casos un cáncer, entre otras posibilidades. Acudir a un dermatólogo ante la mínima sospecha nos ayuda a discernir qué es lo que presentamos y a intentar un tratamiento para solucionarlo. Los tumores subcutáneos benignos son muy frecuentes, pero no por ello tienen por qué ser cómodos para quien lo posea. Pueden presentarse en zonas de la piel delicadas y que su sola aparición suponga un problema a nivel físico (zona de las ingles o axilas, por ejemplo), suponiendo molestias incluso al roce de la ropa. Por otra parte, siempre es necesario su estudio para evaluar la posible malignidad del mismo. El diagnóstico de bultos y discriminar qué tipo es, ayudará a encontrar un tratamiento adecuado e imposibilitar la aparición de problemas más graves.

Opciones disponibles

Extirpación de Tumores Benignos Subcutáneos

Un tumor se forma normalmente por la acumulación anómala de tejido. En el caso de los tumores benignos, estos se denominan así porque dicha acumulación no resulta dañina para el organismo, y, ademáss se encuentran protegidos por una capa fibrosa que evita que estos se expandan por el cuerpo del paciente. Cuando hablamos de tumor benigno subcutáneo, estamos haciendo alusión a aquel de caracter beningno y que se manifiesta en la epidermis y que se reproduce debajo de la piel. La especialidad médica encargada de este tipo de tumores es la dermatooncología.

Disponible en: Hospitalet Llobregat, Sevilla, Murcia, Mallorca Baleares, Malaga, Bilbao, Barcelona

desde 85 €

Extirpación de un tumor benigno profundo

Un tumor se forma normalmente por la acumulación anómala de tejido. En el caso de los tumores benignos, estos se denominan así porque dicha acumulación no resulta dañina para el organismo, y, ademáss se encuentran protegidos por una capa fibrosa que evita que estos se expandan por el cuerpo del paciente. Cuando hablamos de tumor benigno subcutáneo profundo, hacemos alusión a aquel de este tipo, pero que además se manifiesta en la epidermis y se reproduce debajo de la piel, a unos cuantos centímetros. La especialidad médica encargada de este tipo de tumores es la dermatooncología.

Disponible en: Murcia, Barcelona

desde 470 €

Hola. Somos Savia.
¿Cómo estás?

Más información sobre este Tratamiento

Definición

Los tumores benignos subcutáneos son originados en las distintas estructuras por debajo de la epidermis (piel) y sus anexos, específicamente en el tejido celular subcutáneo de crecimiento lento y, que, al ser benignos, no representan un compromiso para la vida, solo ocasiona problemas locales secundarios por su tamaño, aspecto o compromiso con estructuras vecinas. Para su diagnóstico, la mayoría presenta características suficientes para establecer el diagnóstico, pero es aconsejable realizar biopsias en todas las lesiones.

¿Cuántos tipos de tumores benignos subcutáneos hay?

Existen varios tipos de tumores benignos subcutáneos, los más frecuentes se detallan a continuación:

  • Queloides: es una lesión frecuente en personas de fototipo oscuro y jóvenes. Se trata de un crecimiento reactivo de una cicatriz previa. Son frecuentemente recurrentes y mejoran con inyección intralesional de corticoides y aplicación de láser. No deben ser extirpados ya que se producen recidivas.
  • Dermatofibroma: es uno de los tumores benignos más frecuentes en personas de la tercera edad, pueden aparecer después de picaduras de insectos o traumatismos. Son lesiones nodulares localizadas en piernas.
  • Neurofibromas: son tumoraciones de coloración rosada y consistencia blanda que pueden aparecer en solitario (la mayoría de las veces) o como parte de enfermedades sistémicas. Está compuesto, a nivel microscópico, por la proliferación de fibras nerviosas.
  • Lipoma: compuestas principalmente de células adiposas (grasa), son las más frecuentes en aparecer, en su mayoría múltiples y sin causa aparente.

Riesgos de los tumores benignos subcutáneos

En general, la presencia de estos tumores no implica ningún riesgo por su naturaleza benigna. En el caso de los lipomas, pueden aumentar de volumen y ser antiestéticos o presentar dolor o molestias, por encontrarse en alguna zona de roce o encontrarse cerca de un nervio. Los dermatofibromas, si se manipulan, pueden sobreinfectarse. Igualmente, los queloides, al intentar extraerlos, pueden multiplicarse. Por último, en relación a los neurofibromas, si aparecen en notable frecuencia, pueden estar relacionados con algunas enfermedades sistémicas.

¿Cómo tratar un tumor benigno subcutáneo?

El primer paso para tratarlo es acudir al dermatólogo, que es el médico especialista en este caso y quien realiza historia clínica con antecedentes personales y familiares del paciente. Posteriormente, realiza un examen físico con especial atención a las lesiones de piel que se presentan, y decide los estudios de extensión que puede realizar para el diagnóstico, como una ecosonografía de partes blandas o una biopsia. Cuando tiene el diagnóstico definitivo, puede proceder a su extracción o se puede mantener en observación durante algún tiempo para observar si cambian sus características.

¿Cómo extirpar un tumor benigno subcutáneo?

Es un procedimiento sencillo que debe realizar un personal de salud cualificado. La mayoría de las veces se utiliza anestesia local para extraer con bisturí la lesión completa, y luego suturar la piel. Este procedimiento se realiza en quirófano; con cirugías ambulatorias que normalmente permiten incorporarse rápidamente a las actividades diarias con algunas recomendaciones, como no exponer la herida al sol y limpiar adecuadamente la misma.

Preguntas frecuentes

¿Qué son los nódulos cutáneos benignos?

Son lesiones que aparecen en el tejido celular subcutáneo (por debajo de la piel), de características benignas como el crecimiento lento, la no invasión del tejido circulante y que la no producción de metástasis en otros órganos.

¿Puede malignizarse un tumor subcutáneo benigno?

Es muy poco probable que un tumor benigno se convierta en maligno, pero es importante siempre acudir al especialista para realizar un buen diagnóstico y seguimiento de la lesión.

¿Qué debo hacer si sospecho que tengo un tumor subcutáneo?

Lo primero que debe hacer el paciente es acudir al dermatólogo, quien realiza la historia clínica y las pruebas necesarias para diagnosticar la naturaleza de la lesión.

¿La cirugía del tumor subcutáneo benigno es difícil?

Normalmente es una cirugía ambulatoria que solo necesita anestesia local y conlleva una rápida recuperación.

¿Puedo reincorporarme a mis actividades cotidianas después de esta cirugía?

Al ser una cirugía ambulatoria, la recuperación es prácticamente inmediata. Se deben tener en cuenta algunas recomendaciones indicadas por el médico, como la limpieza de la herida, la no exposición a la luz solar o mantener la herida tapada por un tiempo prudencial.

¿Tienes dudas?