Tratamientos inyectables en

Los tratamientos inyectables hacen alusión a todos aquellos tratamientos preventivos, profilácticos o terapéuticos en los que se usen la agujas como método de inoculación. Son muchos los pacientes que no son capaces de realizar la administración por sí mismos y que este servicio les puede ser de gran ayuda. Ponte en contacto con nuestros profesionales si deseas saber en qué situaciones podemos ayudarte. 

¿Tienes dudas sobre el tratamiento?

o llámanos al 900 908 600

L-J de 9:00h a 19:00h

V de 9:00h a 18:00h

¿En qué consiste?

Las vías de administración con la que podemos recibir determinados tratamientos son múltiples, desde un suave masaje, hasta tragarnos un jarabe o tomarnos una pastilla. Sin embargo, los menos deseados por la gran mayoría de la gente son, sin lugar a dudas, aquellos que requieren de una aguja para su administración. Si deseas ayuda para poder llevar a cabo tus tratamientos inyectables con total comodidad y de la manera más indolora posible, no dudes en utilizar este servicio, en el cual nuestros profesionales realizarán el trabajo duro por ti utilizando su amplia experiencia.

¿En qué me ayuda?

Son múltiples las ocasiones en las que los profesionales de la medicina deben de acudir a las agujas para poder realizar un tratamiento. Bien sea a nivel subcutáneo, intraperitoneal, intravenoso o intradérmico, lo cierto es que las agujas son el día a día para poder solucionar muchos problemas. Gracias a este servicio te olvidarás de tener que llevar a cabo la inoculación tú sólo y podrás ser atendido por expertos profesionales los cuales te ayudarán desde la administración de una vacuna, hasta recibir una inyección contra algún dolor intenso, realizar tratamientos preventivos o postoperatorios o frenar alguna posible septicemia.

1 Opciones disponibles en Todas las ciudades

Tratamientos inyectables

Mediante el uso de este producto podrás ser sometido a tratamientos que requieran de una inyección para su administración. De este modo conseguirás cubrir una amplia gama de fármacos, que pueden ...versar desde la administración de vacunas dentro de un programa preventivo, hasta la inoculación de medicamentos con diferentes utilidades. No dudes en ponerte en contacto con nosotros si quieres tener una información más detallada. Leer más

Image centro

AMEDICS Centre Mèdic

Castillejos, 355 bajos, 08025

6 €

Más información sobre este Tratamiento

Definición

Se denominan tratamientos inyectables o tratamientos por vía parenteral a aquellos en los que un fármaco se administra atravesando una o más capas de la piel o de las membranas mucosas, mediante una punción o inyección, para que llegue al torrente sanguíneo lo más rápido posible. La inyección precisa de una aguja de diferentes calibres, según la zona a pinchar, y una jeringa que contenga el líquido a administrar.

¿Qué tipos de tratamientos inyectables existen?

Los diferentes tipos de inyecciones que existen dependen del fármaco o de la sustancia líquida a administrar. Existen cuatro vías de administración:

  • Vía intravenosa: es la vía de administración más rápida en la que el tiempo de absorción del medicamento es inmediato.

Se introduce un catéter con un ángulo de 25-35º a través de la piel hasta la dermis, donde se canaliza en una vena quedándose fijado a la piel, para evitar que se salga o dañe a la vena, se le llama vía venosa periférica o catéter central. A través de esta vía se administran directamente en el sistema circulatorio, principalmente, sueros, medicación urgente y fármacos diluidos, como, por ejemplo, antibióticos, adrenalina, atropina, anestésicos, calmantes, corticoides, nutriciones especiales, etc.

  • Vía intramuscular: es una vía de absorción rápida, en unos 15 minutos comienza a hacer efecto la medicación administrada. Estas suelen ser vacunas y fármacos de no más de 15 mililitros, como analgésicos, antiinflamatorios, neurolépticos, corticoides, etc.  

Se inyecta con un ángulo de 90º en el músculo, generalmente en el cuadrante superior externo del glúteo, en el músculo deltoides del brazo y en el músculo vasto lateral de la pierna (muslo), por ser zonas muy vascularizadas. Es la vía elegida para administrar sustancias acuosas y oleosas.

  • Vía subcutánea: su tiempo de absorción es más lento que las anteriores y el volumen a inyectar no suele ser superior a 2 mililitros. Principalmente, es la vía de administración de la insulina, heparinas, vacunas, analgésicos, opiáceos, etc, así como sustancias empleadas en los tratamientos de estética, que llegan hasta la capa de la dermis.

El ángulo de inyección es de 45º y las zonas más intervenidas son la cara externa del brazo, cara anterior de los muslos, zona escapular de la espalda y el tejido laxo del abdomen.

  • Vía intradérmica: es la vía elegida para vacunas, anestésicos locales, las sustancias utilizadas en las pruebas de alergia u otras pruebas, como la del Mantoux, empleada para el diagnóstico de la tuberculosis. Se inyecta lentamente con un ángulo de 10-15º y no más de 0,3 mililitros de medicamento bajo la dermis, dejando una especie de habón o pápula. La zona más utilizada es el antebrazo.

A su vez, existen otro tipo de vías de administración más específicas y reservadas a especialistas, como son las inyecciones vítreas (ojo), inyecciones epidurales (alrededor de la médula), inyecciones intraarticulares (en las articulaciones), o intraóseas, entre otras.

¿Para quién están indicado?

Generalmente, la vía de administración de medicación se realiza de manera oral (ingerida por la boca) o por vía tópica (a través de la piel) pero, en ocasiones, debido a la sustancia a administrar o la forma de su presentación, hace que sea necesario ser inyectada.

Los tratamientos inyectables están indicados para todas aquellas personas que precisan medicación de manera urgente, como la adrenalina, analgésicos, antihistamínicos, etc.

Muchas veces es la única vía de administración necesaria para determinados fármacos, como es el caso de algunos antibióticos.

También está indicado en la realización de las pruebas de alergia, en la administración de vacunas o para las pruebas de diagnóstico de algunas enfermedades como el Mantoux.

En cirugía estética se usa para la administración de sustancias como, por ejemplo, bótox, ácido hialurónico, vitaminas, poliacrilamida o grasa de la propia persona en los tratamientos de remodelación facial, por medio de inyecciones subcutáneas o intradérmicas.

¿Por qué se realizan?

Los tratamientos inyectables se realizan para administrar fármacos que precisan de una absorción rápida e inmediata debido a casos de urgencia, porque sea la única vía de administración, o por ser la vía más recomendable para la efectividad de ese fármaco.

También se realizan para la administración de sustancias utilizadas en los tratamientos de cirugía estética o de remodelación facial.

Riesgos de los tratamientos inyectables

Los riesgos que conllevan los tratamientos inyectables pueden ser:

  • Infección: en la zona de punción, por lo que es importante desinfectar la zona antes de pinchar.
  • Abscesos: debido a la mala absorción del líquido inyectado que queda encapsulado y puede infectarse dando lugar a una inflamación.
  • Lesión en los nervios periféricos: debido a que las inyecciones se han realizado en zonas equivocadas.
  • Reacciones adversas específicas de cada medicamento (reacción alérgica).
  • En el caso de inyecciones intravenosas puede haber rotura de vena y salida del medicamento lo que produce extravasación y flebitis en la zona.

Es importante que los tratamientos inyectables sean llevados a cabo por profesionales de enfermería o medicina cualificados, con amplios conocimientos tanto en asepsia como de la administración de medicamentos, de sus diferentes vías de administración y del material que debe utilizar para cada tratamiento.

Preparación

La preparación de los tratamientos inyectables atañe más a los profesionales que al paciente, ya que requiere conocer qué medicación se va a administrar y que vía es la adecuada. En un lugar limpio y seco se procede a:

  • Lavado de manos y colocación de guantes.
  • Preparar el material necesario: aguja con la longitud y calibre específico para la zona a inyectar.
  • Preparación del medicamento: si precisa o no ser reconstituido con agua destilada, suero fisiológico o diluyente específico, que lo aporta el farmacéutico.
  • Elegir la vía de administración dependiendo del medicamento a inyectar.
  • Administrar el medicamento a la velocidad apropiada y con la angulación que la vía de administración requiere.
  • En las inyecciones subcutáneas se debe coger un pliegue con los dedos, a modo de pellizco, en una zona donde se note grasa y no músculo.

Cómo es la recuperación de los tratamientos inyectables

Los tratamientos inyectables no requieren una recuperación especial, solo presionar la zona de punción en caso de la vía intravenosa, y masajear la zona de punción muscular para favorecer la circulación y, de esta manera, la absorción del medicamento.

Resultados

Los resultados de los medicamentos inyectados son muy rápidos, dependiendo de la vía de administración son más o menos inmediatos. En el caso de los analgésicos y anestésicos, el efecto se aprecia si el resultado es positivo en el tiempo estipulado.

Preguntas frecuentes

¿Qué es un tratamiento inyectable?

Un tratamiento inyectable es la administración de un fármaco a través de una inyección que atraviesa las diferentes capas de la piel y, de este modo, llegar al torrente sanguíneo lo más rápido posible.

¿Qué tipos de tratamientos inyectables hay?

Los diferentes tipos de tratamientos inyectables que hay pueden ser intravenosos, en el cual, el fármaco se inyecta directamente en una vena; intramuscular, el fármaco se inyecta en una zona del músculo que está más vascularizada; intradérmica, se inyectan medicamentos bajo la dermis, y la vía subcutánea, en la cual se administran medicamentos en la capa de la dermis.

¿En qué consisten los tratamientos inyectables?

Los tratamientos inyectables consisten en administrar medicación o sustancias líquidas directamente en el torrente sanguíneo y, cuya absorción, es más rápida que otra vía de administración.

¿En qué casos pueden aplicarse los tratamientos inyectables?

Los tratamientos inyectables se pueden aplicar en caso de urgencia para la persona, cuando no hay otra vía posible de administrar la medicación o cuando la situación del paciente requiera esta forma de aplicar el tratamiento.

Busca tus tratamientos y terapias de tratamientos inyectables en:

Hola. Somos Savia.
¿Cómo estás?

¿Tienes dudas?