Tratamiento Endoscópico de la Obesidad

La obesidad es una de las principales enfermedades que padecen las personas que viven en los países desarrollados. Un paciente que padece obesidad tiene una acumulación anómala de grasa en su cuerpo lo que le genera problemas graves de salud. Por ello el tratamiento endoscópico de la obesidad consiste en un seguimiento médico en cuanto a la dieta alimenticia del paciente, reeducándole a la vez que se realizan modificaciones intragástricas que sacien la sensación de apetito para contribuir a la pérdida de peso.

¿Tienes dudas sobre el tratamiento?

o llámanos al 900 908 600

L-J de 9:00h a 19:00h

V de 9:00h a 18:00h

¿En qué consiste?

Existen un gran número de recomendaciones que debes seguir para reducir la grasa corporal que incluyen hábitos saludables de ejercicio y dieta. En ocasiones, no es suficiente con ello o no existe la constancia necesaria. En ese momento, y siempre con el consejo de tu médico, puedes recurrir a diferentes tratamientos endoscópicos basados en la reducción del espacio de tu estómago, o modificaciones en tu tracto gastrointestinal que impidan una correcta asimilación de los alimentos. Entre las técnicas más utilizadas destaca la colocación del balón intragástrico, una bola de silicona que disminuye la sensación de hambre en el estómago; reducción del tamaño del estómago mediante la técnica POSE; colocación de una barrera en el intestino con el objetivo de reducir la absorción o incluso se puede llevar a cabo la inyección de toxina botulínica para producir retrasos en el vaciado gástrico. La elección del método depende de tus condiciones y de los consejos de tu especialista.

¿En qué me ayuda?

La obesidad es un problema que ya afecta al 30% de la población española con edades comprendidas entre los 25 y os 64 años. Esta patología se define por la OMS como una acumulación excesiva de grasa que puede tener consecuencias negativas para la salud. Cuando eres consciente del daño que la obesidad puede conllevar y no logras perder grasa realizando ejercicio o haciendo dieta, alguna de estas metodologías endoscópicas puede ayudarte a conseguir perder ese peso que necesitas. Al no tratarse de una cirugía, cualquiera de estos procedimientos te evita el proceso pre y post operatorio que pueden resultar tan molestos. Además lograrás perder peso de una manera “psicológicamente “ fácil ya que no tendrás sensación de hambre y lograrás sentirte saciado con lo poco que comas.

Opciones disponibles

Tratamiento Endoscópico de la Obesidad (Método POSE)

La obesidad es una de las principales enfermedades de la actualidad que padecen las personas de países desarrollados. Un paciente que padece obesidad tiene una acumulación anómala de grasa en su cuerpo, lo que le puede generar diversos problemas graves de salud. Por ello, el tratamiento endoscópico de la obesidad, consiste en un seguimiento médico en cuanto a la dieta del paciente, reeducándole a la vez que se realizan modificaciones intragástricas que sacien la sensación de apetito para contribuir a la pérdida de peso.

Disponible en: Sevilla, Girona

desde 10.990 €

Hola. Somos Savia.
¿Cómo estás?

Definición

El tratamiento endoscópico de la obesidad son técnicas utilizadas para realizar modificaciones anatómicas intra gástricas, que ayudan al paciente a la pérdida de peso, proporcionándole una saciedad precoz o un enlentecimiento del vaciado gástrico, lo que provoca una ingesta inferior de alimentos.

Es un tratamiento para la obesidad mínimamente invasivo, el cual, a través de una simple endoscopia digestiva superior, se pueden aplicar diferentes técnicas como la colocación de balones o roturas de paredes del estómago para la pérdida de peso.

¿Cómo se hace el tratamiento endoscópico de la obesidad

Se realiza de forma ambulatoria y por un médico especialista en aparato digestivo. Se lleva a cabo a través de una endoscopia digestiva superior a través de la boca o gastroscopia, sin ningún tipo de incisiones abdominales y bajo sedación; después de la inserción del tubo, se procede con el tratamiento que se haya elegido. Entre los más comunes están:

  • Balón intragástrico: se introduce el balón vacío y cuando se encuentra en el estómago se infla con solución fisiológica o aire, según sea el caso de cada paciente.
  • Método POSE: se realizan una serie de pliegues en el fondo del estómago para reducir su capacidad, lo que provoca una saciedad precoz.
  • Método RECO o Apollo: reducción endoscópica después de la cirugía para la obesidad, se realiza sutura del estómago hasta dejarlo como un tubo para reducir su capacidad. Se realiza en pacientes que han vuelto a subir de peso después de alguna cirugía gástrica, para permitirle volver a adelgazar.
  • Endobarrier: es una técnica reversible que utiliza una funda o prótesis en el intestino delgado. Se suele retirar al año de haberse colocado. Es favorable para pacientes diabéticos de tipo 2.

¿Para quién está indicado?

Los tratamientos endoscópicos para la obesidad están indicados en pacientes con obesidad de grado I y II, con índice de masa corporal (IMC) de 30 a 40, en los que fracasó el tratamiento médico (dieta y ejercicio). También se pueden aplicar a pacientes con obesidades superiores, o en personas obesas que rechazan la opción de la cirugía. Además, está indicado en individuos con sobrepeso y alguna de estas enfermedades: hipertensión arterial, diabetes mellitus, hipercolesterolemia, e hígado graso.

¿Por qué se realiza?

El tratamiento endoscópico para la obesidad se realiza cuando han fracasado métodos convencionales para bajar de peso y es necesaria la pérdida de peso por afectación al estado de salud del paciente. También, porque permite ayudar a bajar de peso en personas consideradas obesas o con sobrepeso, debido a que causa una sensación más rápida de saciedad y se consigue una mejor calidad de vida para el paciente. Además, porque al perder peso se puede reducir el riesgo de presentar problemas de salud más serios y graves relacionados con la obesidad, que pueden poner en riesgo la vida del paciente.

Riesgos del tratamiento endoscópico de la obesidad

Este tipo de procedimiento presenta pocos riesgos, ya que no es un procedimiento quirúrgico.  Además, antes de su realización se solicitan pruebas para determinar si el paciente es apto para poder realizarlo.

Los riesgos del tratamiento endoscópico pueden incluir:

  • Dolor abdominal.
  • Náuseas y vómitos.
  • El globo puede desinflarse sin razón después de su colocación, en el caso del balón intragástrico.
  • Úlceras o perforación en el estómago.
  • Irritación en la mucosa gástrica.
  • Deshidratación.
  • Falta de apetito.

Preparación

Previo a la realización del tratamiento, el médico indica exámenes de laboratorio, radiología de tórax o endoscopia digestiva superior si se tiene previamente alguna lesión en la vía digestiva. El día del procedimiento, el paciente debe estar en ayunas para poder realizarlo y no ingerir aspirina o antiinflamatorios los días previos al procedimiento.

Cómo es la recuperación del tratamiento endoscópico de la obesidad

La recuperación depende del tipo de procedimiento a realizar. Si se trata de un balón intragástrico, el paciente puede incorporarse a su vida normal el mismo día de la realización del procedimiento. Si se trata del método POSE, en un par de días se puede reiniciar la vida laboral sin inconvenientes, ya que no existe ninguna incisión. De todas maneras, el médico decide el tiempo de baja en función de cada caso.

Resultados

Los resultados del tratamiento endoscópico de la obesidad dependen de la tipología utilizada y del tratamiento post endoscópico multidisciplinario que el paciente realice, en el cual, además del médico, debe estar presente el nutricionista y psicólogo. La mayoría de los pacientes reportan una pérdida de peso de hasta el 25% en los primeros 3 meses posteriores al tratamiento endoscópico.

Preguntas frecuentes

¿Qué es el tratamiento endoscópico de la obesidad?

Es un tratamiento para la obesidad mínimamente invasivo, en el cual, a través de una simple endoscopia digestiva superior se pueden aplicar diferentes técnicas, como colocación de un balón o suturas de las paredes del estómago para contribuir a la pérdida de peso.

¿Para quién está indicado el tratamiento endoscópico de la obesidad?

Está indicado para aquellas personas con obesidad tipo I y II, quienes presentan fracaso en la pérdida de peso modificando el estilo de vida con dieta y ejercicio, para aquellos pacientes con obesidad mórbida que rechacen la cirugía por cualquier causa y, también, en individuos con sobrepeso y enfermedades como hipertensión arterial, diabetes mellitus, hipercolesterolemia o hígado graso.

¿En qué consiste el tratamiento endoscópico de la obesidad?

Consiste en la realización de una endoscopia digestiva superior en la que se puede colocar un balón en el interior del estómago, o realizar puntos de sutura intragástrica. La técnica depende de lo establecido previamente en la consulta con el médico, en base a la evaluación.

¿Cuántos tipos de tratamiento endoscópico de la obesidad hay?

Existen, principalmente, los siguientes métodos endoscópicos: balón intragastrico, método RECO o Apollo, método POSE, y método Endobarrier, entre otros.

¿Qué obtiene el paciente de un tratamiento endoscópico de la obesidad?

Con un tratamiento endoscópico y el seguimiento médico individualizado, el paciente consigue reducir su peso, hasta un 25% en 3 meses, consiguiendo mejorar su calidad de vida y las enfermedades comórbidas crónicas como hipertensión y diabetes mellitus.

¿Tienes dudas?