Prueba del Sintrom

¿Tienes dudas sobre el tratamiento?

o llámanos al 900 908 600

L-J de 9:00h a 19:00h

V de 9:00h a 18:00h

Opciones disponibles

Prueba del Sintrom

El Sintrom es un fármaco de la familia de los anticoagulantes muy usado en personas con riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular. Sin embargo, las dosis a las que se administra deben de ser las óptimas para no comprometer la salud del paciente. La prueba del Sintrom se basa en el análisis del tiempo que tarda una muestra de sangre en coagular. En función de los datos obtenidos, el hematólogo tomará las medidas oportunas para cambiar o mantener las condiciones de administración del fármaco.

Disponible en: Barcelona

desde 11 €

Hola. Somos Savia.
¿Cómo estás?

Más información sobre este Tratamiento

Definición

El Sintrom es el nombre comercial del anticoagulante oral más usado, este contiene el principio activo acenocumarol. Existen otros anticoagulantes, como la warfarina o el aldocumar, pero se ha extendido tanto el uso del nombre Sintrom, que casi todo el mundo lo usa para referirse a cualquier anticoagulante.

La prueba del Sintrom se realiza para comprobar que el factor de coagulación INR (ratio internacional normalizado), se encuentra dentro de los límites indicados por el médico y, gracias a ella, mejorar la calidad de vida del paciente que toma estos medicamentos, y reducir el riesgo de sufrir coágulos en los vasos sanguíneos que pueden provocar trombosis, embolias o cualquier otra patología asociada.

Existen algunos alimentos y medicamentos que pueden interactuar con el tratamiento del Sintrom, de ahí la importancia de realizar estas pruebas de control periódicas.

¿Cómo se hacen las pruebas del Sintrom?

La prueba del Sintrom se puede realizar de forma ambulatoria, hospitalaria o mediante un autocontrol del propio paciente. Se lleva a cabo realizando un pinchazo en el dedo para recoger una gota de sangre que se deposita en un aparato específico que mide el tiempo de protrombina (TP), expresando el resultado mediante unos valores terapéuticos INR. Esta prueba requiere controles periódicos cada 4 o 5 semanas, para comprobar que esos valores se encuentran en los niveles adecuados para cada patología, o reajustar la dosis en caso de ser necesario. Generalmente, el TP normal se encuentra entre 2 y 3, es decir, 10 y 12 segundos.

Normalmente, las pruebas se repiten una vez al mes, aunque al principio del tratamiento pueden ser más frecuentes, o incluso se pueden hacer semanalmente, si los controles los realiza el mismo paciente en su domicilio.

Al paciente se le entrega un calendario mensual con las pautas a seguir.

¿Para quién están indicada?

La prueba del Sintrom está indicada para cualquier persona que haya padecido una trombosis o embolia y corren el peligro de que se vuelvan a repetir, para quienes presenten una enfermedad con riesgo tromboembolítico como, por ejemplo, fibrilación auricular, cardioversión, flutter auricular, valvulopatías, mocardiopatía dilatada, infarto de miocardio, accidente isquémico, trombofilia hereditaria, tromboembolismo venoso, o tras la colocación de una prótesis valvular en el corazón para prevenir el embolismo cardíaco.

¿Por qué se realiza?

La prueba del Sintrom se realiza porque, llevar un control adecuado del tratamiento a base de anticoagulantes, previene la formación de coágulos en los vasos sanguíneos y, por tanto, se reduce el riesgo de sufrir enfermedades circulatorias, embolias o trombosis y mejora la calidad de vida del paciente.

Riesgos de la prueba del Sintrom

Los riesgos de la prueba del Sintrom son mínimos, pudiendo aparecer molestias o dolor en la zona del dedo donde se ha realizado el pinchazo.

Es preciso tomar la dosis exacta del tratamiento con anticoagulantes y las recomendaciones pautadas por el médico, ya que, si se toma menos medicación puede no resultar efectiva y, si se toma más de lo prescrito, puede provocar enfermedades sobrevenidas.

La protección contra la trombosis o embolia, tomando estos fármacos, no es total y pueden presentarse episodios trombóticos a pesar de estar tomando la medicación.

Los pacientes que toman anticoagulantes han de ser conscientes de que pueden sangrar más de lo habitual, por ejemplo, al cepillarse los dientes, al cortarse o al tener la menstruación. El riesgo más frecuente de este tratamiento suele ser la aparición de hemorragias o sangrados (conjuntival, nasal, de encías, al toser, sangrados menstruales intensos, sangrados abundantes al hacerse un corte o herida, sangre en la orina o heces, hematomas, etc.). No obstante, si el sangrado es abundante o aparecen hematomas importantes, se debe acudir a urgencias. También puede aparecer dolor de cabeza o diarrea.

Si al realizar la prueba, el paciente presenta una INR inferior a 2, puede correr el riesgo de sufrir una embolia o trombosis, mientras que, si está por encima de 4, hay mayor riesgo de aparecer hemorragias. El riesgo menor se sitúa entre los valores 2 y 4.

Aunque rara vez ocurren, pueden darse otros riesgos o complicaciones como una reacción alérgica al medicamento, causando picor en la piel y erupciones, pérdida de apetito e incluso tener vómitos o náuseas.

Algún medicamento anticoagulante como la warfarina, puede tener interacciones con otros medicamentos y con algún alimento o la ingesta de alcohol. En estos casos, la eficacia y seguridad del anticoagulante se vería reducida, presentando el paciente mayor probabilidad de tener un coágulo.

Es importante tener en cuenta que, si se comienza la toma de cualquier otro medicamento, se debe comunicar al médico que controla el Sintrom, debido a que pueden contrarrestar el efecto del anticoagulante.

En mujeres embarazadas, se debe cambiar el tratamiento anticoagulante por heparina, para evitar malformaciones embrionarias, y seguir controles hospitalarios hasta al menos un mes posterior al parto.

Por último, una incorrecta realización de la prueba o espaciarla demasiado en el tiempo, también puede incrementar el riesgo de complicaciones.

Preparación

El día de la prueba se debe acudir al centro hospitalario sin tomar el Sintrom o el tratamiento anticoagulante hasta obtener los resultados, ya que puede ser necesario cambiar la dosis.

No es preciso acudir en ayunas, pero es necesario avisar al médico siempre que se acuda al dentista, se vaya a realizar una intervención quirúrgica, se cambien los hábitos alimentarios o se tome cualquier otra medicación.

Cómo es la recuperación de la prueba del Sintrom

La recuperación tras la realizarse la prueba del Sintrom es inmediata. Algunas veces se puede sentir una ligera molestia en la zona del pinchazo, pero permite continuar con las rutinas diarias sin impedimentos.

Resultados

Los resultados se obtienen al instante. Habitualmente, el rango terapéutico correcto de INR se encuentra entre 2 y 3, pero estos valores cambian según la patología de cada paciente por la que se pautó el tratamiento y, por ello, estos valores se deben individualizar y personalizar para cada paciente. Encontrándose dentro de estos valores, el médico cita al paciente de nuevo en unas 6 semanas como máximo para repetir la prueba.

Si el INR se encuentra entre 3 y 4, existe mayor probabilidad de probabilidades de sangrado. El médico debe modificar el tratamiento, incluso puede recomendar pausarlo durante 1 o 2 días, o pautar un tratamiento a base de vitamina K para corregir ese exceso. En este caso, se debe repetir la prueba en un tiempo corto hasta acertar con el tratamiento y la dosis adecuada.

Si el INR se sitúa entre 1 y 2, la sangre se engrosa y aumenta el riesgo de padecer trombosis. En este caso, el médico debe aumentar la dosis y puede que recomiende la inyección de heparina como técnica de protección hasta que el aumento de la dosis del tratamiento haga su efecto.

Preguntas frecuentes

¿Qué es la prueba del Sintrom?

La prueba del Sintrom es el control periódico que debe llevar a cabo cualquier persona que esté recibiendo un tratamiento con fármacos anticoagulantes, para comprobar que está tomando la dosis adecuada y recomendada para prevenir cualquier trombo o coágulo en los vasos sanguíneos, y en el caso contrario, en el que los resultados se salen del rango establecido, ajustar y modificar el tratamiento.

¿Para qué sirve la prueba de Sintrom?

La prueba del Sintrom sirve para saber si el fármaco está en rango terapéutico, controlar la capacidad de coagulación, o fluidez de la sangre, en pacientes con tratamientos anticoagulantes como el Sintrom. Con estos tratamientos, se pretende disminuir el riesgo de padecer trombosis, embolias, infartos y cualquier enfermedad relacionada.

¿Cuáles son los valores correctos de la prueba del Sintrom?

Los valores correctos más habituales se encuentran entre 2 y 3 INR, pero estos dependen de la patología de cada paciente y es el médico quien debe pautarlos de forma individualizada en cada caso. Cuanto mayor valor del INR, más líquida es la sangre y se presentan mayor riesgo de sufrir hemorragias.

¿Cómo se realiza la prueba del Sintrom?

La prueba del Sintrom consiste en realizar una pequeña punción en el dedo para recoger una gota de sangre que es analizada por un aparato medidor, éste muestra unos valores que observa el médico y, en base a ellos, reajusta la dosis del tratamiento anticoagulante si es preciso. Este control o prueba debe realizarse de forma periódica, generalmente repitiéndola cada mes.

¿Qué necesito saber antes de la prueba del Sintrom?

Antes de realizar la prueba del Sintrom, se tienen que tener muy presentes los valores pautados por el médico, para llevar un buen seguimiento en caso de que el paciente haga por sí mismo un autocontrol.

Se puede acudir al centro médico para realizarse la prueba, sin necesidad de permanecer en ayunas, y se debe ir sin tomar la medicación anticoagulante hasta obtener los resultados, ya que la dosis puede ser modificada por el médico en ese momento.

Algunas otras consideraciones importantes a tener en cuenta son:

  • Procurar tomarse la medicación siempre a la misma hora.
  • Llevar una alimentación estable sin realizar grandes cambios, evitando alimentos que contengan mucha vitamina K (como las verduras de hoja verde, castañas, chocolate, garbanzos o el aguacate).
  • Evitar la ingesta de alcohol, especialmente de cerveza, y no fumar.
  • Avisar al médico si se toman suplementos alimenticios o cualquier otra medicación (no se deben tomar antinflamatorios, ni Aspirina) y consultar con él la toma de anticonceptivos.
  • Comunicar al médico cuando se tenga una cita o intervención en el dentista o cualquier otra intervención quirúrgica.  
  • Se deben evitar las inyecciones intramusculares, debido a que puede provocar hemorragias en el músculo que conllevan a complicaciones mayores.
  • No realizar deportes de riesgo para evitar accidentes que produzcan complicaciones.
  • Si se va a hacer un viaje largo, conviene beber bastante agua y levantarse cada 2 horas para estirar las piernas.

¿Tienes dudas?