Monitorización Fetal en

La monitorización fetal es una técnica diagnóstica de la medicina usada, sobre todo, en la última etapa del embarazo. El objetivo de esta prueba es evaluar las condiciones del feto y su salud. Además, el especialista determina las condiciones del parto por si fuese necesario realizar el proceso con una cesaría, para evitar poner en peligro la salud del niño y la madre.

¿Tienes dudas sobre el tratamiento?

o llámanos al 900 908 600

L-J de 9:00h a 19:00h

V de 9:00h a 18:00h

¿En qué consiste?

¿Estás embarazada y se acerca tu fecha probable de parto? ¿Te han hablado del proceso de monitorización fetal y no tienes claro lo que es? No temas, es algo completamente indoloro que permite controlar cómo se encuentra tu bebé en el interior de tu útero y cómo es la actividad uterina que se está produciendo. Conforme avanza el embarazo, el útero, un músculo con gran actividad, se va preparando para el momento del parto, practicando las contracciones que le servirán para ayudar al bebé a salir al exterior. En el momento del parto esas contracciones previas de entrenamiento se convierten en contracciones del parto y todavía es más conveniente controlar qué y cómo está ocurriendo el proceso. Para ello, se coloca en la barriga de la mamá, unos cintos con unos detectores acoplados a un cardiotocógrafo, un monitor que registra la intensidad de las contracciones y la frecuencia cardíaca fetal.

¿En qué me ayuda?

Registrar la intensidad y frecuencia de las contracciones, así como la frecuencia cardíaca fetal, son herramientas claves que ayudan a los profesionales sanitarios a conocer que el proceso se esté dando con normalidad. Alteraciones en el latido del bebé pueden indicar problemas como bradicardia o sufrimiento fetal que propiciarán la toma de decisiones por parte de los especialistas. A pesar de que la monitorización fetal suele realizarse durante el final del embarazo, es de vital importancia en otros casos a lo largo del mismo como en situaciones donde existen contracciones antes de tiempo siendo un embarazo pretérmino o en momentos donde la mamá ha dejado de sentir el movimiento fetal. Gracias a esta metodología se puede controlar el estado del bebé en cualquier momento.

1 Opciones disponibles en Todas las ciudades

Monitorización Fetal

La monitorización fetal es una técnica diagnóstica que se usa, sobre todo, en la última etapa del embarazo. El objetivo de esta prueba es evaluar las condiciones de salud del feto. Además, el esp...ecialista determina las condiciones del parto por si fuese necesario realizar el proceso con una cesarea, para evitar poner en peligro la salud tanto del niño como de la madre. Leer más

Image centro

Agrupación Ginecológica Española

C/ Beatriz de Bobadilla, 9

40 €

Image centro

Centro Clínico Betanzos 60

Avda. de Betanzos 60. 28034, (Madrid)

69 €

Image centro

Centros Médicos Milenium Madrid

C/ Beatriz de Bobadilla, 9

85 €

Más información sobre este Tratamiento

Definición

Se trata de la detección de parámetros que aportan información sobre el bienestar fetal durante el embarazo y el parto. Para ello, se determina un registro continuo y simultáneo de la frecuencia cardíaca fetal y la actividad contráctil del útero, así como su variabilidad, las aceleraciones y deceleraciones de esa frecuencia cardíaca y los movimientos fetales. Estos parámetros se obtienen mediante la realización de un registro cardiotocográfico (RCTG).

Tipos de monitorización fetal

  • Monitorización fetal externa: realizada antes del parto.
  • Monitorización fetal interna: realizada en el parto.

Preparación

No se debe utilizar ningún tipo de crema corporal antes de realizar el registro, solamente realizar una higiene habitual (con la ducha es suficiente). Es conveniente comer algún alimento dulce que ayude a estimular el movimiento del feto.

Para colocar los sensores externos (transductor de ultrasonido) en el abdomen y que se transmitan bien estos ultrasonidos, se colocará a la paciente un gel específico en el abdomen para ayudar a la transmitir las ondas de sonido de su abdomen al ordenador de registro.

Para poder llevar a cabo la monitorización fetal interna se precisa que se haya roto la bolsa de las aguas.

Cómo se realiza la monitorización fetal

La monitorización fetal externa tiene dos variantes:

  • El registro cardiotocográfico sin estrés: se realiza a partir de la semana 29 de gestación, situando a la paciente tumbada boca arriba o del lado izquierdo. Se realiza un registro durante aproximadamente 20 minutos, mediante la colocación de unos sensores situados en unos cinturones que abrazan el abdomen de la paciente y que transmiten la información que detectan a una máquina que transcribe esos registros en un papel milimétrico en forma de ondas concretas que sirven al médico para evaluar la normalidad de evolución del embarazo.
  • El registro cardiotocográfico estresante (prueba de Pose): es aquel en el que existe una estimulación de la contracción uterina mediante la administración de oxitocina por vía intravenosa que sirve para valorar la respuesta a este estímulo de la frecuencia cardíaca fetal. Este registro se realiza mediante la colocación de los mismos sensores en el abdomen, igual que en el subtipo anterior de monitorización externa.

La monitorización fetal interna se realiza obteniendo la información de las contracciones uterinas bien como en el caso de registro externo, mediante la colocación de sensores aplicados en el abdomen de la mujer a través de un cinturón, o bien con el registro de la presión a través de un catéter dentro del útero. Además, el registro del latido fetal se lleva a cabo mediante la colocación en el cuero cabelludo del feto de un electrodo. Para que este registro se pueda llevar a cabo, se precisa que la bolsa amniótica esté rota y que el proceso del parto se haya iniciado ya.

Complicaciones de la monitorización fetal

La monitorización fetal externa no comporta ningún riesgo ni para la embarazada ni para el feto. La monitorización fetal interna es un proceso más invasivo ya que precisa que se haya roto la bolsa de las aguas. Si no ocurre de forma espontánea al iniciarse el proceso del parto, debe llevarse a cabo por el obstetra, lo que puede producir un aumento del riesgo de contraer infecciones intrauterinas.

Resultados

La evaluación de la información aportada por la monitorización fetal les sirve a los ginecólogos para valorar si existe un estado de bienestar fetal o por el contrario, existen indicaciones de que el feto podría tener un estado de sufrimiento, según la valoración de los resultados se determina que está en un estado reactivo o no reactivo. Esto se determina según sea la frecuencia cardíaca fetal en la línea de base del registro, cuando el feto no está sometido a los efectos de la contracción uterina o no existen movimientos del feto.

Además, se evalúa la variabilidad de esta frecuencia cardíaca fetal determinada por las oscilaciones o fluctuaciones que se producen latido a latido y la presencia de ascensos o descensos de esta frecuencia cardíaca.

Preguntas frecuentes

¿Qué es la taquicardia fetal?

Se considera que existe una taquicardia fetal cuando el ritmo de contracción del corazón aumenta por encima de los 160 latidos por minuto.

¿Qué es el registro en el embarazo?

Es un término que hace referencia al Registro Cardiotocográfico, prueba de determinación de la frecuencia cardíaca fetal.

¿Cuál es la frecuencia cardíaca fetal?

La frecuencia cardíaca fetal es el ritmo de contracciones del corazón: el número de latidos por minuto, que en el feto se considera normal entre 120 – 160.

¿Qué es la bradicardia en el feto?

Se determina que existe una bradicardia fetal cuando la frecuencia de contracción del corazón se encuentra por debajo de los 120 latidos por minuto.

¿Qué es el estudio RCTG?

RCTG es el acrónimo de Registro Cardiotocográfico: un estudio gráfico de la frecuencia cardíaca fetal, su movilidad y la movilidad uterina, que ayuda establecer el bienestar fetal.

Busca tus pruebas diagnosticas de monitorización fetal en:

Hola. Somos Savia.
¿Cómo estás?

¿Tienes dudas?