Lesiones Cutáneas Benignas

Las lesiones cutáneas benignas son afecciones que afectan a la piel que no son peligrosas para la salud. Las más comunes que podemos encontrar son: Quistes de milium, pequeños quistes de color blanco-amarillento o perlado que presentan los recién nacidos en la cara, miliaria, una erupción de pequeñas vesículas de contenido transparente o blanquecino, lunares… etc. Para más información sobre estas lesiones no dudes en acudir al dermatólogo.

¿Tienes dudas sobre el tratamiento?

o llámanos al 900 908 600

L-J de 9:00h a 19:00h

V de 9:00h a 18:00h

¿En qué consiste?

La piel es el tejido más grande y expuesto de nuestro cuerpo siendo la barrera que nos separa del medio que nos rodea y siendo el tejido que más percibe las agresiones externas. Uno de los componentes más agresivos con el que nos encontramos, y uno de los más queridos, es el sol. La radiación ultravioleta en exceso o sin protección, puede ser perjudicial para nuestra piel y ya no sólo por la posible aparición de un cáncer de piel, sino por contribuir a la aparición de lesiones cutáneas benignas tales como lunares, angiomas o fibromas cutáneos, entre otras muchas. Este tipo de lesiones, pese a ser muy comunes y que raramente no llegan a producir mayor daño, deben de ser revisadas por un médico especialista con el objetivo de llevar un control de las mismas.

¿En qué me ayuda?

Evaluar y controlar las lesiones cutáneas, por benignas que sean, es algo ya no sólo recomendable, sino incluso necesario. Son muchas las lesiones que puede sufrir nuestra piel cuando se encuentra bajo los efectos de la luz ultravioleta, por lo que el control de cualquier mancha sospechosa, hemangioma, fibroma, pecas, lunares, lipoma etc., debe de ser, cuando menos, periódicamente controlado. El control de estas lesiones te ayuda a realizar un diagnóstico precoz de cualquier enfermedad con pronóstico más grave. Algunas de estas lesiones pueden conllevar problemas estéticos con lo que su eliminación o tratamiento puede hacerte sentir mejor. No conviene olvidar que, en algunos casos, las lesiones pueden ir asociadas a infecciones provocando picor, dolor o molestias. La detección y tratamiento te ayudará también, a solucionar estos problemas.

1 Opciones disponibles en Todas las ciudades

Tratamiento de las Lesiones Cutáneas Benignas

Nuestra piel está sometida a muchos estresores externos que provocan que nos salgan lesiones o manchas de carácter benigno que, poco a poco, perjudican nuestra dermis así como nuestra calidad de vi...da y afectan a nuestra autoestima. El sol, el frío, el excesivo calor, los roces, el estrés... Provocan diversas lesiones como manchas, angiomas, papilomas.., entre otras, que podemos tratar de manera eficaz y segura. Consulta a nuestros expertos en dermatología y disfruta de una piel espléndida. Ver más

Disponible en: Madrid

1Centros

desde 39 €

Tratamiento de las Lesiones Cutáneas Benignas

Centros Cristina ÁlvarezMADRID

Hola. Somos Savia.
¿Cómo estás?

Más información sobre este Tratamiento

Introducción

La piel es el órgano más grande del cuerpo humano, su principal función es la protección de factores externos como bacterias, sustancias químicas y la temperatura. En ocasiones, se expone demasiado a diversos factores que provocan que la piel pierda el poder de reparación y producto de estas agresiones pueden producirse lesiones cutáneas que, aunque son benignas, pueden preocupar o resultar antiestéticas. Si necesitas saber más sobre las lesiones cutáneas, en qué consisten o cómo deben ser tratadas, continúa leyendo.

Definición

Las lesiones cutáneas benignas son lesiones que incluyen desde una protuberancia hasta una úlcera, y pueden tener su origen en la epidermis (capa más superficial de la piel), los anexos (pelos y uñas), el tejido dérmico o subcutáneo, o las estructuras que se encuentran en la dermis, incluyendo los nervios y los vasos sanguíneos.  

Comúnmente, las lesiones se denominan según el componente estructural predominante. Se manifiestan desde el nacimiento hasta en cualquier etapa de la vida, aumentando su incidencia de manera importante con la edad, debido a las alteraciones estructurales y funcionales de las células cutáneas, por el envejecimiento biológico, y por la acción nociva de la radiación ultravioleta.

¿En qué consisten las lesiones cutáneas benignas?

Las lesiones cutáneas benignas pueden presentarse de diferentes formas, entre las más frecuentes destacan:

  • Mácula: lesión plana con cambio de coloración en su superficie.
  • Pápula: lesión elevada menor a 0.5 cms, se puede originar en la epidermis, dermis o en la unión de ambas.
  • Placa: la mayoría de las veces es la confluencia de muchas pápulas en una superficie.
  • Nódulo: lesión redondeada, bien delimitada y profunda.
  • Tumor: nódulo de mayor tamaño y de crecimiento rápido.
  • Vesícula: lesión elevada menor a 0.5 cms, delimitada con contenido seroso o hemorrágico.
  • Ampolla o flictena: lesión elevada mayor de 0.5 cms con contenido seroso o hemorrágico.
  • Pústula: lesión de forma y tamaño variable con contenido purulento.
  • Quiste: lesión tipo cavidad con contenido líquido o semisólido, de consistencia elástica.
  • Excoriación: pérdida de sustancia de la epidermis, generalmente secundaria al rascado.
  • Erosión: lesión deprimida por pérdida de epidermis y dermis.
  • Fisura: lesión tipo grieta que afectan a la epidermis y la dermis superficial.
  • Úlcera: pérdida de la epidermis, dermis y tejido celular subcutáneo.
  • Fístula: trayecto anómalo que comunica la superficie cutánea con cavidad  supurativa.
  • Escama: acumulación excesiva de estrato córneo que se aglomera como un depósito seco en superficies con roce como codos y talones.
  • Costra: depósito duro por desecación de exudados de lesión previa.
  • Escara: lesión originada por necrosis cutánea en áreas de declive del cuerpo, pueden evolucionar a úlceras profundas.

¿Deben tratarse las lesiones cutáneas benignas?

Al observarse una lesión cutánea se debe acudir al médico de atención primaria quien, posteriormente a la evaluación de la lesión, procede a remitir al especialista dermatólogo o cirujano si es necesario, dependiendo de la severidad de la misma.

En ocasiones, las lesiones pueden desaparecer espontáneamente o con la aplicación de cremas locales, otras veces precisan la realización de algún procedimiento de cirugía menor para la realización de biopsias o exéresis de la lesión completa. También existen otras técnicas como aplicación de nitrógeno, láser o crioterapia.

¿Cuáles son las lesiones cutáneas benignas más frecuentes?

Las lesiones cutáneas benignas más frecuentes son:

  • Nevus: son lesiones maculares hiperpigmentadas por los melanocitos (células que dan color a la piel), se encuentran  en su mayoría en cara, brazos, piernas y tronco.
  • Lipoma: tumoración adiposa  que se observa como una masa subcutánea de consistencia blanda, de límites imprecisos, formada por tejido graso.
  • Lentigos: se conocen también como manchas solares o de edad. Son manchas planas de coloración marrón que se encuentran en áreas con mayor exposición solar: cara, brazos, pecho, hombros, espalda y dorso de las manos. Debido a que estas manchas son un marcador de daño solar, tienen mayor riesgo de desarrollar melanoma.
  • Queratosis seborreica: son lesiones elevadas de queratinocitos (células de las capas superficiales de la piel), pueden aparecer en zonas expuestas al sol o cubiertas, nunca crecen en las palmas o plantas, boca u ojos. Se caracterizan por tener una apariencia rugosa.
  • Úlceras por presión: son zonas localizadas de necrosis que aparecen en pacientes encamados o con movilidad reducida en tejidos blandos sometidos a compresión por las prominencias óseas del propio paciente y una superficie externa.
  • Quiste epidermoide: es  una lesión subcutánea, lisa, móvil, localizada en áreas seborreicas que presenta siempre un poro en su porción central y son causadas por obstrucción del folículo piloso.
  • Lesiones herpéticas: son lesiones tipo vesiculares que pueden ser dolorosas y están asociadas al virus del Herpes simple o zoster.
  • Foliculitis: es un tipo de inflamación o infección la mayoría de las veces bacteriana que se limita a la epidermis, son pápulas que afectan al folículo piloso y en ocasiones  pueden presentar secreción purulenta.

Cómo es la recuperación de las lesiones cutáneas benignas

Generalmente, la recuperación es rápida. Si se trata de una lesión tipo fisura o erosión, pueden mejorarse con medidas como la aplicación de cremas locales y sin exposición solar. Solo en escasas ocasiones es necesario el tratamiento vía oral.

Por el contrario, en algunos casos, se necesita realizar biopsia de la lesión para encontrar diagnóstico o exéresis de la lesión en su totalidad como parte del tratamiento, por lo cual, es necesario realizar suturas que implica, además, tomar ciertas medidas como no exponerse al sol y algunos cuidados propios de las heridas y retiradas de suturas, cuando el médico lo considere necesario. Este proceso no afecta a la incorporación inmediata del paciente a su vida cotidiana.

Preguntas frecuentes

¿Qué son las lesiones cutáneas benignas?

Son un conjunto de lesiones en la piel que difieren en tamaño, coloración y profundidad, pero tienen en común que no ofrecen ningún tipo de malignidad en piel y sus anexos (folículo piloso y uñas).

¿Qué hacer si observo en mi piel alguna lesión?

Lo primero que se debe hacer es solicitar cita con el médico de cabecera, quien evalúa y realiza un seguimiento y control de la lesión. En ocasiones, y dependiendo de la lesión, puede derivar al especialista en dermatología y cirugía.

¿Todas las lesiones cutáneas mejoran con cremas tópicas?

No todas las lesiones cutáneas mejoran con cremas. Este hecho es un error común, ya que, al aplicar cualquier crema, se puede cambiar la anatomía de la lesión y hacer más difícil el diagnóstico por parte del médico. Antes de automedicarse, es importante acudir al médico.

¿Es el sol importante en la aparición de las lesiones cutáneas benignas?

El sol juega un papel muy importante en la aparición de lesiones cutáneas como es el caso del lentigo, pecas o queratosis. Por el contrario, existen otras lesiones que no guardan relación con una exposición solar, sino que están asociadas a infecciones bacterianas o virales, como lesiones vesiculares por herpes o foliculitis. Conviene resaltar que la sobreexposición a la luz solar es un importante factor para la malignización de lesiones benignas.

¿Es rápida la recuperación de una cirugía de lesión cutánea benigna?

En general la recuperación de una cirugía de lesión cutánea benigna es rápida, aunque depende de la profundidad y extensión de la lesión. No obstante, la mayoría de los pacientes pueden incorporarse inmediatamente a sus actividades diarias manteniendo únicamente los cuidados oportunos de la herida.

¿Tienes dudas?