Láser de Profundidad

En medicina hay una una variedad de tratamientos que son usados para el tratamiento de enfermedades. Estos láseres se dividen en tres tipos, sólidos (como el neodimio YAG), tubo de gas (como el de Helio-Neón, CO2 o Argón) y por último diodo (como el de AsGa y AsGaAl). Conoce qué es un Láser de profundidad y para que enfermedades, patologías y dolencias se puede aplicar un láser de profundidad, una técnica minimamente invasiva y muy segura para muchos casos.

¿Tienes dudas sobre el tratamiento?

o llámanos al 900 908 600

L-J de 9:00h a 19:00h

V de 9:00h a 18:00h

¿En qué consiste?

Si te hablamos de radiaciones electromagnéticas, longitudes de ondas o fotones probablemente pienses que te estamos dando un curso de física, sin embargo, la palabra láser, lleva todas esas palabras en su definición, aunque seguro que tiene otro significado para ti. Y no es de extrañar, ya que esta técnica es muy usada en medicina por las ventajas que conlleva su utilización. Se basa en que la emisión láser concentra una gran cantidad de energía en una pequeña superficie con el fin de destruir o volatilizar tejidos que o bien se encuentran dañados o bien su destrucción puede ayudar a prevenir daños mayores. Su uso está ampliamente generalizado pudiendo usarse en diferentes tipos de cirugía, desde oftalmológica a ginecológica.

¿En qué me ayuda?

Las intervenciones en las que se utilizan láseres evitan en muchos casos el tener que llevar a cabo procesos de cirugías abiertas, facilitando ya no sólo la metodología sino también la recuperación y minimizando las posibles complicaciones del mismo, son múltiples. Debido a que existen diferentes tipos de láser con diversas longitudes de onda, y a que estos pueden ser transmitidos fácilmente a través de fibras ópticas y por sistemas microscópicos, hacen que las aplicaciones del láser en la medicina abarquen diferentes campos, facilitando cirugías que van desde curaciones de desprendimiento de retina hasta extirpación de tumores.

Opciones disponibles

Tratamiento con Láser de Profundidad

El láser de profundidad es una avanzada técnica utilizada en estética para muchos fines, entre ellos, mejorar los cuadros inflamatorios o dolorosos de patologías relacionadas con los tendones (tendinitis, bursitis, codo de tenista...etc). La diferencia entre el láser tradicional y el láser de profundidad es que este último, como su propio nombre indica, llega más a fondo en los tejidos, lo cual aumenta el efecto analgésico y cicatrizante, obteniéndose así mejores resultados y la total satisfacción del paciente.

Disponible en: Madrid

desde 375 €

Hola. Somos Savia.
¿Cómo estás?

Definición

El láser de profundidad es un tratamiento rehabilitador indicado para problemas osteoarticulares, gracias a la capacidad del tratamiento para llegar con mayor profundidad hasta los tejidos internos del organismo, a diferencia del resto de láseres convencionales. Esto permite un mejor efecto analgésico y una mejor acción cicatrizante, lo que consigue una importante reducción del dolor para el paciente.

Se trata de un tratamiento totalmente inocuo, compatible con terapias con medicamentos, lo que consigue efectos combinados. En resumen, es una terapia que proporciona al paciente una mejoría del dolor permitiendo una adecuada recuperación funcional.

¿Cómo es el láser de profundidad?

La tecnología láser de alta intensidad (conocida con las siglas HIL – High Intensity Laser) está basada en el tratamiento con láser de bajo nivel (LLTL – Low LeveL Laser Therapy). La alta intensidad y la elección de la longitud de onda adecuada permiten una profunda penetración en los tejidos. El láser de profundidad constituye una potente herramienta para la gestión del dolor, empleando un proceso natural de transferencia de energía (bioestimulación y efecto fotomecánico) que acelera la curación y regeneración.

El tratamiento se realiza moviendo el aplicador del láser a lo largo de la superficie de la piel de la zona afectada, mediante un movimiento de escaneo o en espiral en contacto con la superficie, o bien, sujetando el aplicador sobre la zona tratada, realizando el mismo movimiento sin contacto directo.

¿Para quién está indicado?

El láser de profundidad está indicado para todo tipo de patologías del aparato locomotor, con un índice muy alto de éxito en problemas tendinosos como en el codo (codo de tenista), en la tendinitis aquileas o en la fascitis plantar. Es particularmente efectivo en el tratamiento de lesiones deportivas y dolores de espalda causados, por ejemplo, por hernias de disco o desórdenes en la región cervical.

Algunas de las patologías para las que está indicado incluyen:

  • Lesiones deportivas.
  • Punto de gatillo miofascial (origen de problemas como, por ejemplo, el codo de tenista).
  • Esguince de hombro.
  • Esguince de tobillo.
  • Hernia discal.
  • Dolor cervical.
  • Dolor lumbar.
  • Artritis degenerativa de rodilla.

¿Por qué se realiza?

El tratamiento mediante láser de profundidad tiene como objetivo principal la reducción del dolor y la recuperación funcional del paciente.

Riesgos del láser de profundidad

El tratamiento con láser de profundidad es seguro para el paciente y no produce ningún efecto secundario. No obstante, existen precauciones que es necesario adoptar por seguridad. El láser de profundidad o alta intensidad puede ser peligroso para los ojos (incluso aunque estén cerrados), debido a lo cual, tanto el paciente como el terapeuta, deben portar gafas de protección proporcionadas por el suministrador del dispositivo láser. Puesto que el láser de profundidad funciona con alta potencia, el terapeuta preguntará de forma continua al paciente por sus sensaciones durante el tratamiento, a fin de ajustar la potencia del láser.

Preparación

El paciente siempre debe informar al médico rehabilitador que dirige esta terapia, si presenta alguna enfermedad crónica o toma alguna medicación habitual o si es portador de alguna prótesis.

El día de la sesión, se debe acudir con la piel limpia y con ropa cómoda que se pueda retirar sin complicaciones.

Antes de iniciar la sesión, el terapeuta facilitará al paciente unas gafas específicas para poder proteger los ojos del efecto del láser.

Cómo es la recuperación del tratamiento con láser de profundidad

Tras la aplicación del tratamiento, el paciente puede seguir desarrollando su vida habitual sin ninguna complicación.

Resultados

El tratamiento con láser de profundidad o alta intensidad está enfocado fundamentalmente a reducir el dolor en el paciente y a conseguir una recuperación funcional. Recientes estudios realizados, están arrojando mejores resultados en la terapia con láser de profundidad o alta intensidad, en comparación con otro tipo de tratamientos más conservadores.

Preguntas frecuentes

¿Cuántas sesiones de láser son necesarias?

El número de sesiones varía dependiendo de la indicación del tratamiento, su intensidad y las reacciones del paciente al tratamiento. El número de sesiones puede oscilar entre 3 y 15, o incluso más en los casos más severos. Así, el número total de sesiones por semana que se establecen es de entre 2 y 5. El terapeuta fijará el número de sesiones de forma que el tratamiento sea lo más efectivo y adecuado para el paciente.

¿Es el mismo láser que se usa en depilación?

En líneas generales los láseres se clasifican por su potencia y su longitud de onda en un conjunto de clases que definen el potencial daño a las personas. Los láseres terapéuticos entre los que se encuentra el láser de profundidad (HIL), se engloban en dos categorías: clase 3B y clase 4. Asimismo, los láseres de profundidad trabajan normalmente con longitud de onda de 1064 nm.

En el ámbito de la depilación existen distintos tipos de láser empleados, entre los que se encuentran: Láser de Alejandrita, Láser de Diodo, Láser Vectus, Láser de Neodimio-Yag, Láser Soprano Ice o Luz Pulsada Intensa.

Algunos de los láseres empleados en depilación se engloban dentro de la categoría 3B o 4, similar a la empleada en la terapia de láser de profundidad. En estos casos, los tipos de láser empleados pueden asimilarse a los empleados en la terapia con láser de profundidad.

¿Es nocivo el láser de profundidad para el organismo?

El tratamiento con láser de profundidad es totalmente inocuo para el paciente, siendo necesario respetar las indicaciones de seguridad mencionadas anteriormente, relativas fundamentalmente a los ojos.

¿Puedo someterme al láser de profundidad si estoy embarazada?

Se aconseja evitar el tratamiento de láser de profundidad en mujeres embarazadas.

¿Tienes dudas?