Gastroscopia (Endoscopia)

La gastroscopia, también conocida como endoscopia, es una prueba diagnóstica en la cual se observa eñ sistema gástrico del paciente con fines terapéuticos y de diagnóstico. Lo que se hace es introducir un endoscopio (tubo flexible con una cámara) por la boca del paciente, pasando por el esófago hasta el estómago, para poder así visualizar el estado de toda esta estructura. El paciente es sometido a sedación para evitar las molestias. Si quieres conocer más sobre esta prueba diagnóstica, sigue leyendo.

¿Tienes dudas sobre el tratamiento?

o llámanos al 900 908 600

L-J de 9:00h a 19:00h

V de 9:00h a 18:00h

¿En qué consiste?

La gastroscopia, también conocida como endoscopia digestiva alta, es una prueba de diagnóstico por imagen encargada de aportar información de lo que ocurre en tu esófago, estómago o duodeno. El procedimiento consiste en la introducción de un tubo flexible a través de tu boca, el cual lleva acoplada una cámara que permitirá a tu médico analizar todo lo que ocurre en el tubo digestivo. Ese tubo presenta varios canales en su interior, lo cual permite introducir material quirúrgico para la toma de muestras, realización de biopsias, extirpación de pólipos o eliminación de algún cuerpo extraño.

¿En qué me ayuda?

Observar y analizar lo que ocurre en el interior del tubo digestivo es clave para diagnosticar determinadas patologías y poder tratarlas. Mediante esta técnica es posible detectar la presencia de úlceras, pólipos o tumores. También es realmente útil para dilatar estrechamientos de tu esófago o incluso extirpar pólipos de tu intestino, en su parte alta. Incluso pueden llegarse a detener determinados tipos de sangrado mediante la cauterización de la herida. Aunque en ocasiones la propia endoscopia es capaz de resolver el problema, esta técnica por imagen tiene el objetivo de diagnosticar y ser de ayuda para la resolución de la patología.

Opciones disponibles

Gastroscopia con Sedación y Polipectomía

La gastroscopia es un procedimiento que permite la visualización de la parte alta del sistema digestivo utilizando un tubo flexible que lleva acoplada una cámara. Este tubo se introduce a través de la garganta y, aunque no es un proceso doloroso, sí que puede resultar muy molesto, con lo que la sedación se convierte en una gran ayuda para muchos pacientes. Al visualizar el tracto digestivo es posible detectar pólipos. Mediante este servicio se puede realizar también su extracción.

Disponible en: Tarragona, Sant Cugat

desde 399 €

Gastroscopia (Endoscopia) Diagnóstica con Sedación

Una gastroscopia es un procedimiento médico por el cual se observa el interior del tracto superior digestivo del paciente mediante una cámara que se sitúa en un extremo de un instrumento conocido como endoscopio, un tubo flexible que se introduce por la boca y a través de la garganta del paciente. A este se le seda porque, aunque la prueba no es dolorosa, sí es bastante molesta. Con ella se visualizan y diagnostican posibles lesiones en el tracto digestivo superior del paciente (boca, faringe, esófago y estómago), como pueden ser pólipos o hernias de hiato.

Disponible en: Valencia, Tarragona, Sevilla, Murcia, Mallorca Baleares, Madrid, Granada, Cordoba, Barcelona

desde 325 €

Hola. Somos Savia.
¿Cómo estás?

Más información sobre este Tratamiento

Definición

La gastroscopia es un procedimiento médico invasivo en el que se utiliza una pequeña cámara situada en el extremo de un tubo largo y flexible, que se introduce a través de la boca, y evalúa desde el esófago hasta el duodeno. Las imágenes se transfieren a un monitor para ser analizadas. Además, la endoscopia permite tomar muestras en tiempo real del órgano y aplicar tratamientos.

¿Cómo se hace una gastroscopia (endoscopia) diagnóstica con sedación?

Antes de realizar cualquier procedimiento, el médico realiza la historia clínica con especial énfasis en antecedentes personales y familiares de enfermedades del tracto digestivo, alergias alimentarias y medicamentosas, hábitos de alimentación como consumo de café, alcohol y tabaco, y examen físico centrado en el área digestiva. Posteriormente, se realizan estudios diagnósticos como analítica o ecografía, como paso previo a la realización de estudios endoscópicos.

El día de realización de la endoscopia y previo a una preparación que indicará el médico especialista, se sitúa al paciente en una camilla boca arriba o de lado y se colocan los monitores para permitir medir las constantes vitales mientras se está realizando el procedimiento.

El anestesista coloca un sedante por vía intravenosa para relajar y dormir al paciente durante el procedimiento e impedir poner rechazo a la introducción del tubo a través de la boca. En algunos casos, también se puede colocar algún anestésico local en la boca que anula el reflejo del vómito.

Inmediatamente se inicia el paso del endoscopio por la boca y garganta, los médicos pueden pedir que se procure tragar para una mejor inserción del aparato, además una cánula aspira toda la saliva que se esté produciendo. El endoscopio contiene una pequeña cámara que transmite todas las imágenes a una pantalla de video en la sala; en ocasiones, se necesita introducir presión de aire en el esófago para inflar el tracto digestivo y ver mejor o cuando es necesario además incluir herramientas quirúrgicas para realizar un procedimiento como retirar pólipos o biopsias. Se entiende que el endoscopio debe llegar hasta el duodeno para que el estudio sea completo.

Después de culminar el estudio, lentamente se va extrayendo el tubo hasta llegar nuevamente a la boca. Como promedio, esta prueba puede durar entre 15 y 45 minutos si se realiza algún procedimiento terapéutico.

Posteriormente, se lleva al paciente al área de recuperación de la sedación y se evalúa si no presenta ninguna complicación del procedimiento endoscópico.

¿Para quién está indicada?

Es el médico especialista quien decide quien es candidato a realizarse un estudio endoscópico superior con sedación. En general, el estudio sirve para determinar qué causan los signos digestivos que se pueden presentar, diagnosticar mediante la toma de biopsias o tratar si así es necesario, con la introducción de herramientas especiales para extracciones de pólipos y cuerpos extraños, entre otros.

Específicamente, la endoscopia digestiva superior debe realizarse con carácter urgente en los siguientes casos:

  • Hemorragias digestivas superiores.
  • Ingestión de cáusticos.
  • Cuerpos extraños en vías digestivas superiores.

Además, existen situaciones en las que debe realizarse de forma preferente como lo son:

  • Dispepsia con o sin signos de reflujo gastroesofágico que no responda a tratamiento médico después de 2 semanas o que recidiva al suspender el tratamiento.
  • Dispepsia de reciente aparición, sobre todo si se acompaña de pérdida de peso, anemia, vómitos persistentes o masa epigástrica.
  • Control y vigilancia de esofagitis caústica.
  • Sospecha de recidiva de úlceras gástricas.
  • Sospecha de Helicobacter pylori.
  • De manera preventiva ante antecedentes familiares de cáncer gástrico.

¿Por qué se realiza?

Se realiza ante la presencia de síntomas y signos clínicos que hagan sospechar de enfermedad del tracto gastrointestinal superior, el que comprende desde el esófago hasta el duodeno.  

En la mayoría de los casos, este estudio es diagnóstico, ya que en el mismo se pueden tomar muestras de mucosa para luego ser analizadas, y terapéutico cuando, por ejemplo, se cauterizan hemorragias o úlceras sangrantes o se retiran pólipos.

Riesgos de una gastroscopia (endoscopia) diagnóstica con sedación

Aunque la endoscopia digestiva alta actualmente es un procedimiento sumamente seguro con una tasa de complicaciones de menos de 1 por cada 1000 estudios realizados, existe la probabilidad de algunas complicaciones, sobre todo cuando además de ser diagnóstica también es terapéutica como es en el caso de polipectomías o dilataciones. Las complicaciones pueden ser perforaciones intestinales, hemorragias, reacciones medicamentosas, broncoaspiración si el paciente no está bien preparado con el ayuno, infecciones, luxaciones de mandíbula, roturas dentales y afonía posterior al procedimiento.

De todas estas complicaciones la perforación o desgarro del tracto digestivo estudiado son las únicas graves y requieren cirugía para repararlos.

Preparación

Lo primero es informar al médico acerca de todos los medicamentos que el paciente se encuentra ingiriendo, ya que existen algunos que se deben suspender días antes del procedimiento, como la aspirina y anticoagulantes, por el riesgo de sangrado. Si se tiene algún tratamiento crónico para diabetes mellitus o hipertensión arterial, el médico indicará si es conveniente tomarlo el día del procedimiento o si se debe suspender.

También es importante la descripción completa de todas las alergias medicamentosas y reacciones a anestesias que a lo largo de la vida se hayan podido tener.

Por último, se indica que debe permanecer en ayunas de comida y bebida por lo menos las 8 horas antes del procedimiento, para permitir una mejor visualización en el estudio y evitar la broncoaspiración.

Cómo es la recuperación de una gastroscopia (endoscopia) diagnóstica con sedación

La recuperación del estudio suele tardar entre 1 o 2 horas, permaneciendo en el área de recuperación para tal fin, y permitiendo al equipo sanitario, monitorear las constantes vitales al despertar de la anestesia y saber si aparecen algunas complicaciones tempranas.

Al colocar sedación, los tiempos de reacción se ven alterados, por lo que se recomienda quedarse en casa ese día y no conducir hasta que los síntomas de la sedación desaparezcan. Además, pueden presentarse síntomas como distensión abdominal, flatulencia, dolor de garganta o dolor epigástrico. Después del estudio se aconseja iniciar tolerancia oral con dieta blanda, ya que pueden aparecer náuseas o vómitos.

Resultados

Los resultados dependen de lo hallazgos encontrados al momento de realizar el estudio endoscópico. En un primer momento, el médico entrega al paciente un informe en el que se detalla todo el procedimiento, la toma de muestras y si hubo complicaciones. Para los resultados de la biopsia, si la misma fue tomada, se debe esperar por lo menos 1 semana.

Preguntas frecuentes

¿Qué es una gastroscopia (endoscopia) diagnóstica con sedación?

Es un estudio médico invasivo en el cual se utiliza un tubo con micro cámara incluida para poder visualizar el sistema digestivo superior que incluye de esófago a duodeno. Además de poder visualizar lesiones, el equipo viene diseñado para toma de biopsias, extracción de pólipos o cauterización de sangrados.

¿Cuánto tiempo tarda en hacerse una gastroscopia (endoscopia) diagnóstica con sedación?

El tiempo promedio de realización de este estudio son entre 15 y 45 minutos, pudiendo prolongarse si además de diagnóstica precisa la opción terapéutica.

¿Hay que ir en ayunas a una gastroscopia (endoscopia) diagnóstica con sedación?

Hay que acudir en ayunas de por lo menos 8 horas de líquidos y sólidos para evitar broncoaspiración y mejorar el campo de visualización del endoscopio.

¿Qué se logra con una gastroscopia (endoscopia) diagnóstica con sedación?

Con la endoscopia digestiva superior se pretende realizar un estudio detallado del tracto digestivo superior, desde esófago hasta duodeno, para observar la presencia de lesiones, úlceras, sangrado, pólipos o tumores; además, de la posibilidad de tomar muestras del tejido mucoso digestivo y, en algunos casos, tratamiento in vivo de las lesiones como cauterización de vasos sangrantes o extracción de pólipos.

¿Hay que ir acompañado a una gastroscopia (endoscopia) diagnóstica con sedación?

Se debe ir acompañado, es requisito indispensable, ya que, al sedar al paciente, este no puede conducir porque puede encontrarse algo confundido o distraído, con eventual pérdida de memoria y mínima reacción de alerta. Estos síntomas desaparecen en 24 horas aproximadamente.

¿Tienes dudas?