Frenilectomía

En ocasiones el frenillo que tenemos bajo la lengua es demasiado grande y nos molesta, afectando a la posición de nuestros dientes, rozando con nuestras prótesis u ortodoncias, o incluso impidiendo una correcta movilidad lingual o labial. La frenilectomía es el procedimiento quirúrgico, perteneciente a la especialidad de odontología, que nos ayudará con este problema eliminando este frenillo lingual que, en ciertas personas, provoca tantos problemas y molestias. La frenilectomía es una cirugía que se engloba en en la categoría conocida como cirugía preprotésica, y se puede llevar a cabo por diversas técnicas.

¿Tienes dudas sobre el tratamiento?

o llámanos al 900 908 600

L-J de 9:00h a 19:00h

V de 9:00h a 18:00h

¿En qué consiste?

¿Presentas una separación de los incisivos superiores? ¿Sabías que puede ser debida a la existencia de un frenillo? Los frenillos son bandas de tejido conectivo tanto fibroso como muscular que se localizan en los labios superior e inferior uniéndolos a la encía, o debajo de la lengua. La presencia de estos frenillos puede traer problemas tanto estéticos como fisiológicos por lo que su extracción en ocasiones está recomendada para evitar males mayores. El frenillo se elimina mediante un pequeño corte utilizando un bisturí o láser y siempre bajo anestesia, a través de la frenilectomía. Es una cirugía muy sencilla, que se realiza a menudo en niños y bebés y de fácil recuperación.

¿En qué me ayuda?

La presencia de frenillos bucales no sólo tiene una importancia estética provocando la separación de los incisivos superiores e impidiendo en muchos casos el correcto sellado y movimiento de los labios, sino que
puede traer consecuencias relacionadas con procesos como el habla, donde existe una pronunciación errónea de algunos fonemas. Además, en el caso de bebés, un frenillo en la lengua puede producir una mala succión en el amamantamiento haciendo que la lactancia no sea exitosa. Algunos frenillos van ganando elasticidad y no requieren de cirugía, pero en otros casos, la frenilectomía solucionará con éxito estos problemas.

1 Opciones disponibles en Todas las ciudades

Frenilectomía Lingual o Labial

Un frenillo anómalo en la lengua o el labio puede afectar a la posición dentaria, protésica o a la movilidad lingual o labial, por tanto, hemos de solucionar este problema. Esto se hace mediante un...a técnica conocida como frenilectomía lingual o labial, dependiendo de la situación del frenillo anómalo, y que se trata de una restauración de este apéndie para que no afecte a la funcionalidad ni a la estética de nuestra boca o habla. Ver más

Disponible en: Tenerife, Sabadell

2Centros

desde 29 €

Frenilectomía Lingual o Labial

Centro Médico Laguna Salud (San Cristóbal de la Laguna)TENERIFE

Frenilectomía Lingual o Labial

DentAesthetic Corporation (Eix Macià)SABADELL

Hola. Somos Savia.
¿Cómo estás?

Más información sobre este Tratamiento

Definición

La frenilectomía o frenectomía es un procedimiento quirúrgico que consiste en eliminar el frenillo labial o lingual, es decir, una porción membranosa recubierta de mucosa que se localiza en la región media de ambos labios en su cara interna, dirigida hacia la encía, o desde el suelo de la boca en su parte central, hacia la cara inferior lingual.

¿Cómo se realiza la frenilectomía?

La frenilectomía es una técnica relativamente sencilla realizada de forma ambulatoria. Se lleva a cabo, inicialmente, con la aplicación de una anestesia local en la zona para insensibilizar la mucosa y limitar discretamente el flujo de sangre en dicho área. En otras ocasiones, por la edad del paciente y el tipo de técnica a realizar, se requiere del uso de una anestesia general por parte del médico anestesista. En estos casos, es precisa la hospitalización del paciente.

Mediante el uso de un bisturí se pueden aplicar distintas técnicas de eliminación del frenillo (exéresis romboidal, triangular, en óvalo, etc.), según las características del mismo y su distribución anómala. Otras técnicas algo diferentes son utilizando un tipo de láser quirúrgico (láser CO2, YAG, etc.). Así, se retira el frenillo situado entre la cara interna del labio superior y la encía superior, o entre la parte interna del labio inferior y la encía inferior, eliminando la parte de tejido que dificulta habitualmente el adecuado desarrollo odontológico. También se puede realizar una exéresis o extracción de parte del frenillo lingual, es decir, de la pequeña membrana que se dirige desde el suelo de la boca hasta la cara inferior de la lengua en aquellos casos en los que éste resulta corto y dificulta el correcto movimiento lingual.

En todos los casos, tras retirar el exceso de tejido, se procede a suturar (coser) la herida quirúrgica finalizando el procedimiento.

¿Para quién está indicada?

Esta técnica está indicada para todos aquellos pacientes que, por las características que presentan alguno de sus frenillos, desarrollan dificultades odontológicas como por ejemplo, un diastema o separación entre los incisivos centrales superiores o inferiores por interposición del mismo, o en la pronunciación, en el caso del frenillo lingual, de aquellas consonantes que requieren del movimiento y contacto de la lengua sobre el paladar superior (como la “rr”), ya que en este caso, el frenillo lingual limita el movimiento de la lengua (anquiloglosia).

En ocasiones, los frenillos también dificultan la correcta posición de prótesis odontológicas, el cierre bucal con adecuada obturación de ambos labios, la buena higiene dental, problemas de succión en los bebés, etc. Por lo que todos aquellos pacientes que presenten este tipo de problemas pueden someterse, según el criterio odontológico y médico, a una intervención de frenilectomía.

¿Por qué se realiza?

La frenilectomía tiene como fin la retirada de aquel tejido (fibroso o muscular) sobrante o hipertrófico que dificulta el adecuado desarrollo odontológico y funcional de las estructuras bucales (para la pronunciación, el mecanismo de succión), etc.

Riesgos de la frenilectomía

Los riesgos de la frenilectomía pueden ser:

  • Aquellos derivados de la anestesia, tales como reacciones alérgicas o lesiones ulceradas en la zona de punción y dolor. También, otras posibles complicaciones más graves derivadas del efecto de la anestesia, como alteraciones cardíacas, hipotensión, e incluso la muerte del paciente.
  • Inflamación en la región de la cirugía.
  • Dolor.
  • Infección de la herida quirúrgica.
  • Sangrado o hemorragia.
  • Aspiración de sangre hacia el aparato respiratorio (hemoaspiración), con posible obstrucción de las vías aéreas, insuficiencia respiratoria y parada cardiorrespiratoria.
  • Dehiscencia de la sutura de la herida quirúrgica (apertura de la herida previamente suturada o “cosida”).
  • Luxación mandibular (alteración de la congruencia articular o punto de unión de la mandíbula con el cráneo).
  • Cicatrización anómala o hipertrófica que desarrolle alteraciones similares a las que se querían corregir.

Preparación

El paciente debe informar al odontólogo de si tiene alguna alergia medicamentosa, padece alguna alteración de la coagulación de la sangre o toma algún fármaco que pueda influir en la misma. También de si es portador de prótesis, marcapasos, etc., o de las enfermedades que pueda padecer. Igualmente, informará del posible tratamiento farmacológico que tome de forma habitual.

Además, debe firmar un documento de consentimiento informado donde se le explica el procedimiento que le van a realizar, sus riesgos y beneficios y las posibles alternativas.

Debe acudir con una adecuada higiene bucal, habiendo cepillado previamente su dentadura.

En aquellos casos en los que esté indicado la aplicación de anestesia general, el paciente debe acudir previamente a la consulta del médico anestesista para que este valore la adecuación de la misma al paciente. Para ello, puede ser necesario la realización de una analítica de sangre, un electrocardiograma y, en ocasiones, una radiografía de tórax.

Cómo es la recuperación de la frenilectomía

Tras la cirugía, por el efecto de la anestesia, el paciente presentará sensación de “acorchamiento” y pérdida de sensibilidad en la región bucal o facial, que podrá persistir posteriormente durante unas 3 horas.

Es frecuente que el paciente note molestias y dolor en la zona de intervención, que puede ser controlado con la toma de fármacos analgésicos. Además, en las primeras horas, en normal que el paciente presente saliva con algo de sangre.

Algo menos frecuente pero posible es que el paciente observe deposiciones oscuras o vómitos de color oscuro, que son producto de la deglución y digestión de una pequeña cantidad de sangre durante la intervención.

Es adecuado que el paciente tenga un reposo relativo durante las primeras 24 a 48 horas tras la cirugía, realizando una alimentación blanda-líquida, inicialmente con alimentos no excesivamente calientes, ácidos o picantes.

La sutura se realiza habitualmente con hilo reabsorbible. Habitualmente se establece por parte del odontólogo una cita de revisión aproximadamente a las dos semanas tras la intervención.

Tras la intervención, según el frenillo intervenido y la alteración que producía, es posible que el paciente requiera de otros tratamientos posteriores de ortodoncia, logopedia, etc.

Resultados

La frenilectomía suele ser una técnica muy eficaz en la consecución de los resultados deseados para facilitar un adecuado desarrollo y funcionalidad bucal. Tras el periodo de cicatrización y recuperación, el paciente puede observar de forma directa la solución de su problema que, según el tipo de frenillo y la dificultad que ha producido, vendrá acompañado de otro tipo de medidas de corrección (odontológicas, ortodoncia-ortopédicas, logopedia, etc.) para conseguir una corrección y adecuación completa del objetivo que se pretende conseguir (posicionamiento dental, pronunciación, etc.).

Preguntas frecuentes

¿Qué es la frenilectomía?

La frenilectomía o frenectomía es un procedimiento quirúrgico destinado a retirar o extraer parte del tejido del frenillo.

¿Cuándo está indicada la frenilectomía?

La frenilectomía labial puede estar indicada como paso previo al tratamiento ortodóncico para la corrección de la separación de los incisivos centrales superiores o inferiores, cuando es causa de una dificultad en la oclusión labial adecuada, o el posicionamiento de prótesis dentales.

La frenilectomía lingual se realiza para solventar las dificultades de alimentación y desarrollo correcto en bebés con problemas de succión y adecuada lactancia por presentar un frenillo lingual corto y alterado. Igualmente, está indicado para corregir las alteraciones del desarrollo de la pronunciación de determinadas palabras y el adecuado desarrollo del lenguaje.

¿Para qué sirve la frenilectomía?

La frenilectomía sirve para quitar y extraer aquel componente de tejido prominente y excesivo desarrollado en el frenillo lingual o labial.

¿Qué especialista realiza la frenilectomía?

Habitualmente, la frenilectomía es una técnica realizada por el odontólogo. Además, en determinadas circunstancias, puede llevarse a cabo por el cirujano maxilofacial.

¿Cuánto tiempo se debe estar sin fumar después de una frenilectomía?

El tabaco dificulta la adecuada cicatrización de los tejidos, por lo que lo correcto es evitar fumar durante el tiempo preciso para la cicatrización de la herida quirúrgica tras la realización de la frenilectomía. Como recomendación general, es aconsejable abandonar el hábito tabáquico.

¿Tienes dudas?