Estudio de Lunares en

El estudio de los lunares es una de las mejores medidas preventivas ante la posibilidad de padecer un cáncer de piel. El mapeo de lunares es la principal técnica empleada para el control y seguimiento de los mismos. De esta forma el estudio de lunares se basa en, mediante tecnología punta, generar un registro en imágenes de alta definición de todos los lunares existentes en el cuerpo del paciente, así se pueden observar y ver la evolución evitando intervenciones quirúrgicas innecesar

¿Tienes dudas sobre el tratamiento?

o llámanos al 91 904 64 48

L-J de 9:00h a 19:00h

V de 9:00h a 18:00h

¿En qué consiste?

La exposición indiscriminada al sol puede llegar a producir cáncer de piel. Según la Asociación Española contra el Cáncer (AECC), el melanoma afecta a más de 4000 casos al año en España, con lo que una detección precoz se convierte en fundamental. Los lunares presentes en nuestra piel no tienen por qué llegar a magnificarse, pero sí que es necesario que exista una evaluación y control para revisar el aspecto de los mismos y evitar que lleguen a calificarse como malignos.
Para la evaluación de los lunares ya desde tu centro de atención primaria resulta muy útil la dermolipectomía.

¿En qué me ayuda?

Si tienes antecedentes familiares de cáncer de piel o de otro tipo de cáncer, presentas gran cantidad de lunares, tienes una piel muy clarita o estás en situación de inmunodepresión por algún tratamiento o por un trasplante, tienes más posibilidades de presentar lunares que se hayan vuelto malignos. Esta revisión periódica te ayudará a adelantarte al tratamiento gracias al diagnóstico precoz. Además de ser de gran ayuda en la prevención de cáncer de piel, el estudio de los lunares también puede atender a causas estéticas, que pueden suponer problemas para muchas personas.

1 Opciones disponibles en Todas las ciudades

Más información sobre este Tratamiento

Definición

El estudio de lunares son pruebas que se realizan para diagnosticar, prevenir y tratar de forma temprana los diferentes tipos de cáncer de la piel, como el melanoma, donde se puede realizar un mapeo corporal de los lunares y estudiar su composición y su morfología. Los lunares son crecimientos sobre la piel, que se producen cuando las células que producen el pigmento de la piel, llamados melanocitos, crecen en grupos.

Tipos de estudios de lunares

Entre los tipos de estudios de lunares están:

  • El método “ABCDE” para identificar un cáncer de piel donde se examina:
    • A de asimetría: la mitad del lunar o marca de nacimiento no corresponde a la otra mitad.
    • B de Borde: los bordes son irregulares, desiguales, dentados o pocos definidos.
    • C de Color: el color no es uniforme y pudiera incluir sombras de color marrón o negras, o algunas veces manchas rosadas, rojas, azules o blancas.
    • D de Diámetro: el lunar mide más de 6 milímetros de ancho, aunque los melanomas suelen ser más pequeños.
    • E de Evolución: el tamaño, la forma o el color del lunar están cambiando.
  • Dermatoscopia digital: es una técnica no invasiva que mejora el diagnóstico clínico de las lesiones cutáneas, especialmente las pigmentadas. Permite identificar estructuras de la piel que no se pueden ver a simple vista. Esta prueba permite, mediante un instrumento óptico con luz polarizada, ver las lesiones amplificadas por debajo de la superficie cutánea eliminando los fenómenos de refracción y reflexión de la luz sobre la piel. La distribución del pigmento en capas profundas es lo que diferencia las lesiones benignas o malignas. LLeva una cámara y un software que permiten el almacenamiento de imágenes macro y microscópicas de todos los lunares del paciente, obteniendo un mapa corporal.
  • Biopsia de piel: en este procedimiento, se extrae una parte o la totalidad del lunar o crecimiento sospechoso para analizarlo. Se realiza de acuerdo al tipo de cáncer de piel que se sospecha, la ubicación, el tamaño y otros factores. Los diferentes métodos para biopsias incluyen:
    • Biopsia por punción: durante una biopsia por punción, el médico utiliza un instrumento con una cuchilla circular. La cuchilla se presiona contra la piel que rodea el lunar sospechoso y se extrae un pedazo redondo de piel.
    • Biopsia por escisión: en este procedimiento, se extirpa todo el lunar o el crecimiento junto con un pequeño borde de piel de aspecto normal.
    • Biopsia por incisión: sólo se extrae la parte más irregular de un lunar o de un crecimiento para analizarla en el laboratorio.

Preparación

La preparación de un estudio de lunares es muy sencilla. El paciente deberá acudir el día de la prueba de la siguiente manera:

  • No llevar ningún accesorio (pendientes, cadena, anillo, reloj, etc.).
  • Se recomienda que el cabello esté recogido.
  • El día del estudio, el paciente no debe aplicarse crema hidratante.
  • Evitar la exposición solar los días previos al estudio.
  • Se deberá acudir con ropa cómoda. El estudio se suele realizar sin ropa o en ropa interior, sobre todo cuando se realiza dermatología corporal total.

Cómo se realiza un estudio de lunares

El estudio de lunares se realiza dependiendo el tipo de estudio que se haga. Si es la prueba con el dermatoscopio digital, el dermatólogo primero le realizará una historia clínica completa para saber sus antecedentes familiares y personales de cáncer de piel y de quemaduras solares importantes. Después, realizará una exploración cutánea general, donde va a determinar el fototipo, para ello se fijará en datos como el pelo, el tono de piel, el color de los ojos y datos del daño solar en cara y hombros.

Se le pedirá al paciente que se quite toda la ropa o se quede en ropa interior y que se coloque en diferentes posiciones, siempre de pie, así podrán realizar fotos digitales de todo el cuerpo, a distancia. Con esto se consigue un mapeo general de todo el cuerpo y se podrán identificar nuevas lesiones en revisiones posteriores. Los lunares se engloban en una zona del cuerpo y se enumeran.

El siguiente paso es tomar imágenes de cada lunar o lesión del cuerpo, uno a uno. Se pegará la cámara a la superficie cutánea para conseguir enfocar de forma correcta cada lunar. En el mismo momento también se podrán identificar estructuras del lunar y observar si hay datos sospechosos de malignidad. Las fotografías se guardarán en una base de datos confidencial.

Si se realiza una biopsia de piel, se extrae una parte o la totalidad del lunar o crecimiento sospechoso, y un patólogo analiza la muestra. Se realiza de acuerdo al tipo de cáncer de piel que se sospecha, la ubicación, el tamaño y otros factores.

El tipo de procedimiento de biopsia de piel al que el paciente deberá someterse dependerá de la situación del mismo. Los médicos prefieren emplear la biopsia por punción o la biopsia por escisión para extirpar todo el crecimiento siempre que sea posible. La biopsia por incisión se puede utilizar cuando otras técnicas no pueden realizarse fácilmente, por ejemplo, si un lunar sospechoso es muy grande.

Complicaciones de un estudio de lunares

No existen complicaciones para realizar el estudio de lunares.

Resultados

Los resultados de un estudio de lunares, si se realiza un dermatoscopio digital, se podrán conocer una vez terminada la prueba. Para determinar si los lunares son sospechosos de cáncer, se basará en el estudio de su composición y morfología. Se realizará una extirpación del lunar y también se hará una biopsia de la muestra para descartar o afirmar el tipo de cáncer. Los estudios de lunares son muy efectivos para diagnosticar, tratar y prevenir el cáncer de piel.

Preguntas frecuentes

¿Cuál es el especialista en lunares?

El especialista de lunares es el dermatólogo que estudia, diagnostica y trata las enfermedades de la piel.

¿Qué son los melanomas?

Los melanomas son un tipo de cáncer de la piel que aparece cuando las células llamadas melanocitos se convierten en malignas. Estas células elaboran un pigmento llamado melanina, responsable del color de la piel, del pelo y del iris de los ojos.

¿Cómo se sabe si alguien tiene cáncer de piel?

Para saber si alguien tiene cáncer de piel, se debe examinar la piel, cualquier lunar, protuberancia, imperfección, marca o cambio inusual en el aspecto o la sensación de un área de la piel podría ser una señal de algún tipo de cáncer de piel. La señal más importante puede ser algún lunar nuevo en la piel o uno existente que haya cambiado de tamaño, forma o color. Otra señal importante es algún lunar que luzca distinto a los demás.

El ABCDE es otro método para identificar un cáncer de piel donde se analiza:

  • A de asimetría: la mitad del lunar o marca de nacimiento no corresponde a la otra mitad.
  • B de Borde: los bordes son irregulares, desiguales, dentados o pocos definidos.
  • C de Color. el color no es uniforme y pudiera incluir sombras de color marrón o negras, o algunas veces manchas rosadas, rojas, azules o blancas.
  • D de Diámetro: el lunar mide más de 6 milímetros de ancho, aunque los melanomas suelen ser más pequeños.
  • E de Evolución: el tamaño, la forma o el color del lunar están cambiando.

Otro procedimiento para diagnosticar un cáncer de piel es mediante una biopsia en la que se extrae una parte o la totalidad del lunar o crecimiento sospechoso, y un patólogo analiza la muestra. Se realiza de acuerdo al tipo de cáncer de piel que se sospecha, la ubicación, el tamaño y otros factores.

¿Cuál es el tratamiento para el melanoma?

El tratamiento del melanoma va a depender del estado en que se encuentre este tipo de cáncer de piel.

En la fase inicial suele comprender la cirugía para extirpar el melanoma. Un melanoma muy delgado puede extirparse por completo durante la biopsia, por lo que no requiere tratamiento adicional.

Si el melanoma se diseminó a otra parte del organismo el tratamiento puede realizarse:

  • Cirugía para extraer los ganglios linfáticos afectados. Si el melanoma se diseminó a los ganglios linfáticos cercanos, el cirujano puede extraer aquellos que se vieron afectados.
  • Quimioterapia: La quimioterapia utiliza medicamentos para destruir las células cancerosas. La quimioterapia se puede administrar por vía intravenosa, en forma de píldoras o ambas para que se desplace por todo el cuerpo.
  • La radioterapia: Este tratamiento utiliza haces de energía de alta potencia, como rayos X, para destruir las células cancerosas. La radioterapia puede recomendarse después de una cirugía de extirpación de los ganglios linfáticos.
  • Terapias biológicas: La terapia biológica estimula el sistema inmunitario para ayudar a que el cuerpo combata el cáncer.
  • La terapia dirigida: Utiliza medicamentos diseñados para atacar vulnerabilidades específicas en las células cancerosas.

Busca tus chequeos de estudio de lunares en:

Hola. Somos Savia.
¿Cómo estás?

¿Tienes dudas?