Electrocardiograma

El electrocardiograma es una técnica de la medicina que se usa para obtener los registros del corazón en cada latido. Se trata de una prueba sencilla que no causa ninguna molestia en el paciente. El objetivo principal de esto es detectar y controlar enfermedades relacionadas con el órgano en cuestión. Si necesitas más información sobre el proceso, en qué consiste o cómo se hace, continúa leyendo.

¿Tienes dudas sobre el tratamiento?

o llámanos al 900 908 600

L-J de 9:00h a 19:00h

V de 9:00h a 18:00h

¿En qué consiste?

El ritmo del corazón se basa en una actividad eléctrica y que está presente en cada uno de los latidos que da. Mediante esta prueba se puede registrar esa actividad desde la superficie corporal del paciente tumbado en una camilla a través de unos electrodos colocados en la piel, que suele ser un número mínimo de doce. La señal registrada se traduce en una gráfica sobre papel donde se observan ondas que marcan la actividad de las aurículas y ventrículos.

¿En qué me ayuda?

Muchos de los problemas relacionados con patologías cardiovasculares pueden ser detectados mediante esta tecnología. Los ritmos normales de un corazón sano registran unas gráficas patrón. Cualquier desviación de esas gráficas que sirven como control, implica la presencia de algún tipo de irregularidad en el ritmo o en la posición o tamaño de las aurículas y ventrículos. Mediante esta técnica es posible detectar y analizar desde arritmias hasta patologías coronarias más graves como un infarto de miocardio.

Opciones disponibles

Electrocardiograma

En cada latido que emite el corazón se produce una actividad eléctrica que puede ser recogida y analizada. El electrocardiograma es una prueba diagnóstica donde se puede determinar la actividad del corazón en cada uno de sus latidos, de manera que si existen irregularidades son fácilmente detectadas. Cardiopatías, arritmias o soplos son algunas de las patologías que esta metodología es capaz de detectar. Es una prueba tremendamente sencilla y que no produce ningún daño al paciente. Si deseas tener información más precisa sobre este servicio, continúa leyendo.

Disponible en: Barcelona, Las Palmas, Bilbao

desde 19 €

Hola. Somos Savia.
¿Cómo estás?

Más información sobre este Tratamiento

Definición

El Electrocardiograma es una prueba diagnóstica complementaria inocua. En ella se realiza un registro gráfico de la actividad cardiaca, que se detecta a través de una serie de electrodos colocados en la superficie corporal. El electrocardiograma sirve a los médicos para detectar varias enfermedades que afectan al corazón.

Tipos de electrocardiogramas

1.- ECG en reposo o estándar: es el que se realiza en la consulta médica u hospital, también con sistemas de registro que utilizan los equipos médicos de urgencia extrahospitalaria. Su realización dura normalmente unos minutos. Se realiza con el paciente en reposo, tumbado en una camilla.

2.- Prueba de esfuerzo, ECG de esfuerzo o ergometría: se trata de un registro de la actividad eléctrica del corazón mientras el paciente realiza un esfuerzo en una bicicleta estática o una cinta rodante mientras es controlado por un equipo médico. Es usado principalmente para descartar la presencia de enfermedad coronaria (angina de pecho).  

3.- Holter cardíaco o ECG de 24 horas: se trata de un registro de la actividad eléctrica del corazón del paciente que se realiza mediante un aparato electrónico colocado en el paciente durante un día completo. Se utiliza para poder evaluar alteraciones del ritmo cardíaco y otras alteraciones de su actividad eléctrica que a veces no son constantes y no pueden objetivarse con un ECG de reposo, aunque se sospeche de su presencia por la sintomatología que el paciente refiere al médico.

Preparación

La realización de un ECG estándar no requiere una preparación previa importante. Es conveniente que el paciente esté lo más tranquilo posible, se tumbe sobre la camilla de exploración médica, se quite la ropa de cintura para arriba y se retire todos los elementos metálicos que porte (collares, anillos etc.). A veces, si se tiene mucho vello pectoral, el equipo de enfermería puede realizar un rasurado en la zonas donde se tengan que poner los parches donde van conectados los cables del aparato de registro del ECG, para que no se produzcan en el registro artefactos o alteraciones producidos por ello.

Cómo se realiza un electrocardiograma

Para la realización del electrocardiograma estándar, el paciente debe tumbarse en una camilla de exploración con la parte superior del tórax descubierta y sin zapatos. Debe estar relajado y mantenerse durante toda la prueba lo más quieto posible con una respiración normal.

El profesional de enfermería limpiará la región de los tobillos, muñecas y región pectoral (la zona debajo de la mama izquierda y la zona media del tórax) con un algodón empapado con alcohol, y después le colocará sobre la zona pectoral una serie de adhesivos redondeados (seis) con un punto central metálico, donde conectará una serie de cables que se dirigen hacia la máquina que hace el registro de la actividad eléctrica (electrocardiógrafo), llamados electrodos.

También situará otros electrodos, que se colocan en ambos tobillos y muñecas, mediante otros adhesivos o con unas pinzas grandes situadas sobre ellos, y de donde parten otros cuatro cables que se dirigen hacia el electrocardiógrafo.

Una vez colocados todos los electrodos en el paciente, el profesional activará la máquina para que inicie el registro gráfico sobre un papel milimetrado que va moviéndose progresivamente según se hace dicho registro. Cada línea gráfica que se registra en ese papel corresponde con la actividad eléctrica que capta cada uno de los electrodos colocados en el paciente.  

Una vez terminado el registro, el profesional sanitario retirará el papel donde se ha obtenido la información y los electrodos del cuerpo del paciente, dando por finalizada la prueba.

Complicaciones de un electrocardiograma

La realización de un electrocardiograma estándar es totalmente inocuo para el paciente. La única complicación que podría aparecer es un leve enrojecimiento de la piel del tórax cuando los adhesivos redondeados de los electrodos se despegan de la piel una vez se ha terminado el registro, que normalmente desaparece en unos minutos.

Resultados

Tras la realización del electrocardiograma el médico interpretar el registro gráfico, que se hace en papel milimetrado con una serie de líneas que corresponden a cada electrodo.

Gracias al estudio del electrocardiograma el médico puede hacer un diagnóstico de las posibles alteraciones que detecte en él.

Los resultados del electrocardiograma se comunican al paciente en el momento para tomar las decisiones oportunas en cuanto a tratamiento y actitud médica a seguir.

Preguntas frecuentes

¿Qué significa un electrocardiograma anormal?

Un electrocardiograma anormal es aquel en el que el registro gráfico de la actividad eléctrica del corazón detecta una alteración de la misma, que puede estar producido por distinta patologías y afecciones del corazón. Con ello se pueden diagnosticar y detectar arritmias cardíacas, bloqueos de la actividad eléctrica, alteraciones estructurales del corazón, como aumento del tamaño del músculo cardíaco, alteraciones de sus válvulas, enfermedades como angina cardíaca, o el infarto agudo de miocardio.

¿Cuándo un electrocardiograma es sinusal?

Se dice que un electrocardiograma está en ritmo sinusal cuando en él se observa que el impulso principal de la contracción del corazón se produce de manera rítmica.

¿Cuándo sale mal un electrocardiograma?

La realización del electrocardiograma en sí puede resultar errónea si el paciente no puede mantenerse quieto en la camilla de exploración, o los adhesivos donde se colocan los electrodos no se pegan bien a la piel del tórax. Estas circunstancias pueden provocar que se hagan registros gráficos anómalos, que no correspondan con una alteración real de la actividad eléctrica del corazón, a los que se llama artefactos, dificultando con ello la detección de las alteraciones reales que puedan existir.

¿Qué diferencia hay entre un electrocardiograma y un ecocardiograma?

El electrocardiograma es una prueba donde se hace un registro en papel de la actividad eléctrica del corazón, que puede traducir la existencia de determinadas patologías cardíacas. El ecocardiograma es una prueba de imagen que utiliza el ultrasonido para poder visualizar en una pantalla la imagen en directo de la estructura del corazón y sirve para diagnosticar alteraciones estructurales. Aunque haya patologías que puedan ser diagnosticadas o sospechadas con ambas pruebas diagnósticas, cada prueba sirve mejor que la otra según aquello que se quiera valorar (la actividad eléctrica del corazón o su estructura y componentes).

¿Cuál de los dos es mejor?

El electrocardiograma y el ecocardiograma son técnicas diagnósticas complementarias. En los casos en los que se quiere tener una confirmación más precisa por imagen de la afectación de alguna estructura del corazón (válvula, músculos, pericardio (membrana que envuelve al corazón), etc.), se realizará un ecocardiograma. El electrocardiograma, aunque nos aporta información sobre alteraciones estructurales del corazón, no es tan específico como valorar el corazón por medio de una imagen. Sin embargo, las alteraciones del ritmo del corazón, de su actividad eléctrica, se diagnostican mejor con el electrocardiograma.

¿Tienes dudas?