Curas

Son muchas las ocasiones en las que puedes necesitar la ayuda de un profesional sanitario para llevar a cabo una serie de tratamientos en alguna herida o tras algún traumatismo. Mediante este servicio dispondrás de la posibilidad de llevar a cabo cualquier tipo de cura que requieras para mejorar una lesión o prevenir la presencia de otras. Te contamos con más detalle, a continuación, en qué podemos ayudarte.

¿Tienes dudas sobre el tratamiento?

o llámanos al 900 908 600

L-J de 9:00h a 19:00h

V de 9:00h a 18:00h

¿En qué consiste?

Tras someterte a una intervención quirúrgica puedes requerir la ayuda de un profesional para la realización de curas. Pero no es el único caso, ya que son muchas las ocasiones en las que es necesario realizar un control tanto con fines preventivos, profilácticos o para llevar el correcto seguimiento de una lesión. Es el caso de alguna herida, corte o traumatismo, en donde un profesional sanitario evaluará detenidamente tu caso con el objetivo de analizar la lesión y administrar aquellos fármacos por vía tópica que considere apropiados para tu caso. Una vez realizada la cura en las condiciones oportunas, es posible que te recomiende pautas para poder llevar a cabo una recuperación más rápida y que conlleve menos molestias.

¿En qué me ayuda?

Las curas son parte imprescindible del proceso de recuperación de una lesión, de un corte o de un traumatismo. Llevarlas a cabo en las condiciones óptimas de higiene y esterilidad, aplicar los fármacos o tratamiento adecuados, o realizarlas con la frecuencia necesaria, son aspectos básicos para que la herida o lesión a tratar se mejore de la manera adecuada. Las curas pueden evitar procesos infecciosos, mejorar o evitar los procesos inflamatorios y llevar un seguimiento detallado y personalizado de cualquier anomalía que pueda aparecer en las mismas.

1 Opciones disponibles en Todas las ciudades

Curas ambulatorias

Son muchas las situaciones donde se requiere de la realización de una cura a nivel ambulatorio. Si necesitas curar una herida producida por un corte, un traumatismo, un quemazo o cualquier tipo de le...sión, este es el servicio que necesitas. Si quieres saber más de lo que te ofrece y en qué situaciones puedes utilizarlo, no dudes en ponerte en contacto con nosotros, o si lo prefieres, prosigue leyendo los siguientes apartados. Ver más

Disponible en: Barcelona

1Centros

desde 13 €

Curas ambulatorias

AMEDICS Centre MèdicBARCELONA

Hola. Somos Savia.
¿Cómo estás?

Más información sobre este Tratamiento

¿En qué consisten las curas de enfermería?

Las curas en enfermería consiste en la aplicación de las técnicas y tratamientos periódicos para lograr la reparación de la rotura de la piel, es decir, de la herida.

Una herida es la rotura de piel causada por un objeto externo de manera brusca, generalmente por un objeto cortante, pero también por desgarros, aplastamientos o quemaduras por calor o frío. Las heridas pueden ser traumáticas, agresiones en la piel o debidas a una cirugía.

Lo primero que debe hacer el profesional de enfermería es una buena evaluación y diagnóstico de la herida, es decir, identificar el tipo de herida, dónde se localiza, cuál ha sido la causa, grado de afectación, y si hay signos de infección o de necrosis (muerte del tejido). También debe tener en cuenta el tiempo de cicatrización de cada persona y hacer un buen seguimiento de la herida.

El siguiente paso es realizar los procedimientos para lograr la curación de la herida.

Si se trata de una herida reciente por un corte, traumatismo o quemadura, se debe:

  • Detener la hemorragia: se coloca al paciente en una camilla donde esté cómodo, en caso de mareo. Si la herida sangra, se presiona la zona para intentar que deje de sangrar y poder evaluarla.
  • Lavado profundo de la herida: con suero salino y solución jabonosa, como la clorhexidina o povidona yodada.
  • Observar si hay cuerpos extraños: se intenta quitar todos, salvo si son de gran tamaño que requiere una evaluación más exhaustiva antes de ser retirados.
  • Valorar si la herida precisa puntos de sutura: bien por su tamaño, profundidad, localización o su origen. En caso de quemadura o mordedura, no se saturan en ningún caso.
  • Administración de la vacuna antitetánica y antibióticos: si la herida ha sido causada por un objeto punzante de la calle, el campo o por la mordedura de animales o personas.
  • Oclusión de la herida: se coloca un apósito para protegerla de agentes externos.
  • Control posterior: pasadas 24-48h, se debe hacer un seguimiento de la herida y observar si hay signos de infección como pus, enrojecimiento, mal olor o fiebre, y siempre que el tipo de herida lo requiera hasta su completa cicatrización.

Otros tipos de curas que se realizan en las consultas de enfermería son las que están en seguimiento, como pueden ser:

  • Heridas quirúrgicas: después de una cirugía se curan los puntos y se hace un seguimiento de la herida para detectar si hay infección. Posteriormente se retiran los puntos o grapas colocados. En caso de que la herida se infecte y supure, se retiran los puntos de la zona enrojecida y se lava la herida por dentro apretando para intentar sacar todo el pus. Esto se repite una o dos veces al día hasta que desaparezca la infección y la herida esté curada. Además, el médico puede valorar la toma de antibióticos.
  • Escaras o úlceras por presión: se tratan de heridas que se producen por estar la zona siempre presionada (sacro, caderas, glúteo entre otros). Se lava la herida con suero y solución jabonosa desinfectante y, a continuación, se desbridan (se cortan) los tejidos muertos, si los hay y se tapa la herida con apósitos y/o cremas específicas según la evolución de la escara. Es importante liberar la presión en la zona el mayor tiempo posible por medio de dispositivos de almohadillado y cambios de postura.

En un principio, la consulta se hace en el domicilio de la persona afectada debido a que, generalmente, se produce en pacientes encamados de larga duración. Este tipo de curas se alargan en el tiempo por ser procesos lentos y de difícil cicatrización debido a la mala situación basal de la persona.

  • Heridas o úlceras vasculares: son heridas que se producen en las piernas por mala circulación venosa o arterial. Se lava la herida con suero y solución jabonosa desinfectante y se tapa con apósitos y/o cremas específicas según la evolución. Son curas que se alargan en el tiempo debido a la lentitud en la cicatrización por la mala circulación del individuo.

¿Para quién están indicadas?

Las curas de enfermería están indicadas para todas aquellas personas que presenten una herida en su cuerpo de cualquier tipo, causa o localización, y que precisan un cuidado, tratamiento y seguimiento hasta su completa cicatrización.

¿Qué pruebas me pueden realizar?

Las pruebas que se pueden realizar en las curas de enfermería son:

  • Cultivo de la herida: se toma una muestra de la secreción que sale de la herida, en caso de mal olor y mal aspecto, lo que indicaría que está infectada.
  • Eco-doppler: indicado en heridas vasculares, para observar las posibles alteraciones en la circulación arterial.

Preparación

La preparación para una cura de enfermería requiere llevar ropa cómoda que deje libre la zona a curar, y extremar las medidas de higiene de la zona afectada.

Se sitúa al paciente en una camilla para que esté cómodo y seguro en caso de mareo o malestar durante la cura. En el caso de que la cura sea dolorosa, se pide a la persona que tome un analgésico antes de empezar a curar para minimizar el dolor.

¿Tengo que ir acompañado a unas curas de enfermería?

No es preciso ir acompañado a las curas de enfermería salvo en el caso de los niños y de personas mayores que tengan reducida su movilidad. Siempre es decisión del paciente ir solo o acompañado.

¿Tienes dudas?