Crioterapia

La crioterapia es un tratamiento innovador que utiliza el frio intenso para atacar al tejido enfermo. La idea es la de aplicar temperaturas bajas en una zona del cuerpo en concreto, o incluso en su totalidad. El objetivo de la terapia es la regeneración muscular, el fortalecimiento del sistema inmune y el rejuvenecimiento de la piel. Si necesitas más información sobre el tratamiento, en qué consiste o cómo se trata, continúa leyendo.

¿Tienes dudas sobre el tratamiento?

o llámanos al 900 908 600

L-J de 9:00h a 19:00h

V de 9:00h a 18:00h

¿En qué consiste?

De sobra es conocido el efecto de un frío intenso en alguna zona de tu cuerpo, llegando a provocar incluso quemaduras y destrucción de células. ¿Y si utilizásemos esa estrategia para acabar con aquellas células que no nos interesan? ¿Y si pudiésemos hacerlo de una manera dirigida? La crioterapia es una herramienta en la que se usa el frío extremo para destruir un tejido dañado. Para conseguirlo se aplica nitrógeno líquido o argón a través de una aguja conocida como criosonda utilizando al mismo tiempo una técnica de imagen que permita focalizar el problema y dirigir el tratamiento hacia una zona concreta sin dañar los tejidos adyacentes.

¿En qué me ayuda?

Aunque la crioterapia puede estar dirigida a todo tipo de pacientes, las lesiones deportivas son una de las dianas perfectas para este tipo de terapia, estando muy indicada para el tratamiento de microrroturas de fibras, tendinitis o sobrecargas musculares. Esta metodología también es capaz de fortalecer la circulación favoreciendo la llegada de más oxígeno a los tejidos, lo que repercutirá en el rendimiento físico. Esta técnica también está muy recomendada para tratar problemas dermatológicos como la dermatitis atópica, la psoriasis o problemas celulíticos ya que es capaz de eliminar toxinas del organismo. Además, esta tecnología consigue que la insulina tenga una mejor acción ayudando a reducir los niveles de azúcar en sangre y haciendo que se quemen grasas, por lo que también tiene un efecto adelgazante.

Opciones disponibles

Eliminación de verrugas con crioterapia

La verruga es una lesión cutánea que puede afectar a distintas zonas de la piel, sobre todo a la zona genital. La eliminación de verrugas con crioterapia es el tratamiento más utilizado para hacer desaparecer estas molestas afecciones cutáneas. Consiste en quemar la verruga de forma controlada a través de la congelación con nitrógeno. Es un sistema rápido y eficaz, que no tiene apenas contraindicaciones. Te contamos más sobre la técnica a continuación.

Disponible en: Murcia

desde 125 €

Crioterapia para la eliminación de Fibromas (de 11 a 20)

Los fibromas, también conocidos como acrocordones son unas lesiones de forma alargada que suelen aparecer en la piel. Aunque parecen muy similares a las verrugas, no lo son, con lo que su tratamiento se debe de realizar de una manera diferente. La crioterapia para la eliminación de fibromas es una técnica que emplea el frío para destruirlos. El servicio ofrece la posibilidad de quitar de once a veinte fibromas. El especialista en ginecología será el encargado de llevar a cabo el procedimiento. Si deseas recibir más información, consulta a los mejores especialistas.

Disponible en: Bilbao

desde 75 €

Crioterapia para la eliminación de Fibromas (de 1 a 10)

Los fibromas constituyen un tipo de lesión benigna que no suele cursar con mayor complicación. Sin embargo, debido a la estética que presenta, propiciada por el amasijo de tejido fibroso y conectivo que lleva, los pacientes suelen requerir su eliminación. La crioterapia es una técnica en la que se emplea el frío para destruirlos. El servicio ofrece la posibilidad de quitar de uno a diez fibromas. Si necesitas saber más información sobre este tratamiento, continúa leyendo más abajo.

Disponible en: Bilbao

desde 55 €

Hola. Somos Savia.
¿Cómo estás?

Más información sobre este Tratamiento

Definición

La crioterapia es un procedimiento que consiste en la exposición de la superficie corporal a temperaturas muy bajas, normalmente entre -110 grados y -196 grados, en un corto período de tiempo de entre 2 a 4 minutos, dependiendo la lesión. Esto es posible gracias al uso del nitrógeno líquido evaporado. En un entorno controlado, y siempre bajo supervisión médica, se emplean condiciones extremas de frío para inducir una respuesta corporal de tres niveles: circulatorio, muscular y neuroendocrino.

¿Cómo funciona la crioterapia?  

La crioterapia funciona como analgésico:

  • Es calmante del dolor: porque produce anestesia o adormecimiento de la zona dolorida.
  • Disminuye la conducción nerviosa: que es transmitida desde la zona de la lesión, viaja hacia la médula y se registra en nuestro cerebro bloqueando los receptores de dolor.
  • Funciona como Antiinflamatorio: al aplicar frío descendemos la temperatura de la zona, Así, retrasamos la acción de ciertos mediadores químicos como la serotonina, citoquina, prostaglandinas, entre otros agentes que son los que producen el dolor.
  • Funciona como efecto vasomotor: en un primer momento de aplicación produce vasoconstricción ósea, reduciendo el diámetro de los vasos sanguíneos y dando una mayor viscosidad a la sangre, aumentando los glóbulos rojos y blancos. De esta forma se consigue controlar y disminuir la inflamación. Entre otros efectos.

¿Para quién está indicada?

La crioterapia está indicada para la mayoría de las lesiones deportivas, como:

  • Microrroturas fibrilares: consiste en la rotura de fibras que configuran el músculo.
  • Tendinitis / tendinosis: inflamación de un tendón debida, generalmente, a un golpe o a un esfuerzo excesivo.
  • Sobrecargas musculares.
  • Esguince: torcedura o distensión violenta de una articulación que puede ir acompañada de la ruptura de un ligamento o de las fibras musculares.
  • Desgarros, contracturas y traumatismos, entre otros.

¿Por qué se realiza?

La crioterapia se realiza para la disminución del dolor de las lesiones, reducción de la inflamación, disminución de los espasmos musculares, facilita el tiempo de recuperación, mejora en la movilización de las zonas afectadas, reduce los edemas (moratones)… etc.

Riesgos de la crioterapia

La crioterapia es un procedimiento que posee muy pocos riegos. Está contraindicado en pacientes con:

  • Alérgia al frío.
  • Problemas vasculares.
  • Diabetes.
  • Síndrome de Raynaud: trastorno poco frecuente de los vasos sanguíneos que afecta a los dedos de las manos y los pies. Provoca un estrechamiento de los vasos sanguíneos cuando la persona siente frío o estrés.
  • Vasculitis: el sistema inmunitario del cuerpo ataca a los vasos sanguíneos por equivocación.
  • Urticaria al frío.
  • Crioglobulinemia: parte de un grupo de enfermedades que causan daño e inflamación de los vasos sanguíneos en todo el cuerpo.
  • Hipersensibilidad al frío.
  • Enfermedades cardiovasculares graves.
  • Fiebre con más de 37,5°C.
  • Tuberculosis.
  • Tumores malignos.
  • Diátesis hemorrágica: condición del organismo congénita o adquirida que predispone a sangrar de forma anómala.
  • Anemia severa.
  • Hipertiroidismo.
  • Neurosis histérica.
  • Intolerancia al frío.
  • Urticaria fría.
  • Embarazo.
  • Enfermedades renales y viscerales.

Preparación

Si la sesión de crioterapia se quiere realizar después de una de las comidas, deberá esperarse unas 2 horas hasta que haya finalizado la digestión. Debe despojarse de objetos metálicos como: pendientes, anillos o piercings. Si el paciente posee piercings que no se puedan quitar, deberán cubrirse con esparadrapo. No utilizar ninguna crema antes de la sesión. Se deben eliminar los restos de cremas corporales que puedan quedar en la piel si se han utilizado previamente.

Cómo es la recuperación de una crioterapia

La recuperación después de la crioterapia es usualmente rápida.  Probablemente el paciente podrá disfrutar sus actividades usuales mientras cura, entre sesión y sesión, incluyendo nadar, ir a su trabajo, bañarse… etc. Su médico le confirmará qué actividades puede realizar y cuáles no, según el tipo de lesión que presente.

Resultados

La crioterapia ha demostrado ser una técnica eficaz en el proceso de rehabilitación de lesiones deportivas, así como en lo referente a otros ámbitos de la práctica deportiva, como la reducción de la sensación de fatiga o la mejora del tono muscular, entre otros. El tiempo de recuperación total es de entre 2 y 4 semanas

Preguntas frecuentes

¿Cuáles son los cuidados posteriores a la crioterapia?

A las pocas horas de la sesión de crioterapia  el paciente puede presentar hinchazón y posteriormente aparición de una ampolla de contenido claro o con sangre, que puede ser importante dependiendo de la localización y de la sensibilidad del paciente. Si la ampolla es de gran tamaño, el paciente puede pinchar la ampolla con una aguja estéril, una aguja de jeringuilla desechable, o una aguja desinfectada con alcohol. Debe limpiar la herida con agua oxigenada y aplicar una capa fina de la pomada que se le indique dos veces al día, hasta que la herida cure.

¿Es dolorosa la crioterapia?

La crioterapia puede ser en ocasiones un procedimiento un poco incómodo, pero generalmente no suele ser muy dolorosa.

¿Para qué se usa la crioterapia en estética?

El tratamiento de crioterapia estético mejora la elasticidad de la piel produciendo una mayor eliminación de toxinas, convirtiéndola así en una terapia recomendada para tratar múltiples afecciones dérmicas como: reafirmación de la piel, reducción de la celulitis, rejuvenecimiento general del cuerpo y prevención del envejecimiento, aumento de los procesos metabólicos en la piel, efecto antiarrugas, fortalecimiento de pelo y uñas, mejora de los defectos de la piel.

¿Tienes dudas?