Consulta Nutricionista en

Unos malos hábitos de alimentación pueden llevarnos a caer en la trampa de enfermedades como la obesidad o el déficit de vitaminas o anemias diversas. El nutricionista es un profesional que se encarga de prevenir este tipo de afecciones, elaborando dietas acordes al paciente, y dando consejos para una vida más saludable. Si deseas obtener más información, continúa leyendo.

¿Tienes dudas sobre el tratamiento?

o llámanos al 900 908 600

L-J de 9:00h a 19:00h

V de 9:00h a 18:00h

¿En qué consiste?

¿Estás harto de realizar dietas y ejercicio y no logras bajar de peso? ¿cada vez que te pesas observas que estás en sobrepeso y quieres acabar con eso? Una consulta con un nutricionista te puede ayudar. El especialista te hará diversas preguntas para conocer tus rutinas diarias, si tienes hábitos saludables, si tomas algún tratamiento o si realizas ejercicio. Llevará a cabo pruebas para evaluar tu peso y tu altura y realizará algunas pruebas complementarias como un análisis de sangre y orina para valorar el estado general de tu organismo. En caso de detectar alguna anomalía que precise de más información, podrá solicitar pruebas más concretas a otros especialistas. Con todos los datos en la mano, el nutricionista elabora una dieta que mejor se acomode a tus necesidades y te va controlando periódicamente 

¿En qué me ayuda?

Realizar dietas de motu proprio puede resultar muy contraproducente ya que no somos conscientes de todos los parámetros que hay que tener en cuenta. No se trata de ingerir menos sino de ingerir lo correcto. Además del componente saludable de acudir a un especialista, las visitas al nutricionista suponen también un apoyo moral ya que los controles periódicos te ayudan a ser constante y a lograr pequeñas metas que hacen que el recorrido hasta el objetivo final sea más llevadero y asequible. Sin embargo, los consejos del nutricionista no sólo radican en preparar dietas para perder peso, sino que este especialista también puede ayudarte a detectar casos de déficits nutricionales que podrían estar siendo la causa de diversas patologías y aconsejarte sobre cómo solventar el problema.

2 Opciones disponibles en Todas las ciudades

Consulta Nutricionista

Unos malos hábitos de alimentación pueden llevarnos a caer en la trampa de enfermedades como la obesidad o el déficit de vitaminas y/o anemias diversas. El nutricionista es un profesional que se en...carga de prevenir este tipo de afecciones, elaborando dietas personalizadas para cada paciente, y dando consejos para un estilo de vida más saludable. Si deseas obtener más información, continúa leyendo. Ver más

9centros disponibles

desde 16 €

Image centro

Hospital Mesa del Castillo

Calle Ronda Sur 20, 30010. (Murcia)

Equipo de Dietética y Nutrición

55 €

Image centro

Hospital Virgen del Mar - Sanitas

C/ Honduras 14. 28016. (Madrid)

Equipo de la Dra. Mielgo Carrizo

45 €

Image centro

Centros Médicos Milenium Madrid

C/ Concepción Arenal, 1, Alcorcón

19 €

Image centro

Centros Médicos Milenium Madrid

C/ Beatriz de Bobadilla, 9

50 €

Image centro

Hospital Inmaculada

Calle Doctor Alejandro Otero 8, 18004. (Granada)

40 €

Image centro

AMEDICS Centre Mèdic

Castillejos, 355 bajos, 08025

16 €

Image centro

Centre Mèdic Assistencial Catalònia

c/ Provença, 281, Bajos, 08037 (Barcelona)

35 €

Image centro

Centros Médicos Milenium Barcelona

C/ Balmes, 243

45 €

Image centro

Centro Clínico La Chopera

Paseo de la Chopera, 121 28100 Alcobendas Madrid

43 €

Consulta de nutrición

Tu alimentación es clave para tu salud y tu rendimiento deportivo. Ponte en manos de un nutricionista y sube de nivel. Primera consulta y dos revisiones incluidas.

Disponible en: Sevilla

1centros disponibles

desde 70 €

Image centro

Clínica Beiman Las Cabezas

Av. Jesus Nazareno 40B

Consulta Nutricionista + 2 Revisiones

70 €

Hola. Somos Savia.
¿Cómo estás?

Más información sobre este Tratamiento

¿En qué consiste una consulta de nutrición?

La consulta de nutrición y dietética es aquella que lleva a cabo el nutricionista, profesional con titulación superior específica que es el encargado de asesorar y elaborar adecuadamente un plan de hábitos dietéticos y consejos para obtener una correcta alimentación, según las características de cada paciente y los objetivos que se quieren cumplir. Las personas que acuden a la consulta lo hacen de forma directa, ya que es un tipo de consulta privada, salvo en la atención hospitalaria, que está ligada a la consulta de endocrinología.

El primer día de la consulta, el nutricionista hace una valoración completa de la situación del paciente. Para ello, elabora inicialmente una completa historia clínica donde recoge la información precisa para poder realizar, posteriormente, un plan nutricional específico para el paciente. Así, le pregunta si padece alguna enfermedad, interesándose sobre todo por aquellas que puedan suponer algún tipo de limitación a la hora de recomendar un determinado grupo o tipo de alimento, tanto en su cantidad como en el modo de preparación o consumo del mismo. También se interesa en si toma alguna medicación o presenta alguna alergia, centrándose más en las posibles alergias a alimentos específicos. Se interesa, así mismo, por la actividad física habitual que realiza la persona.

Seguidamente, su interrogatorio se centra en conocer el tipo de alimentación, hábitos y patrones alimentarios que la persona tiene, sus preferencias y gustos, así como el objetivo que quiere conseguir y el motivo de su consulta.

Tras ello, el nutricionista pasa a realizar una exploración física que le da información sobre la situación nutricional del paciente. Se trata de la obtención de medidas antropométricas (peso, talla, Índice de Masa Corporal, etc.) que le ofrecen al nutricionista una visión completa del estado del paciente.

Una vez obtenidos estos datos, el nutricionista obtiene la información necesaria para desarrollar un plan específico para la persona, con consejos y recomendaciones en cuanto a los cambios en la alimentación que debe realizar.

Normalmente, en la primera consulta, el nutricionista puede indicar una serie de consejos generales para obtener el objetivo a conseguir. En una segunda cita, el nutricionista puede tener elaborado de forma más concreta, un plan de dieta con el cálculo de medidas y calorías que aconseja comer al paciente día a día, ajustados a la alimentación que le propone en una dieta específica.

Después de un tiempo estipulado por el nutricionista, se ha de acudir a una nueva consulta de control donde el profesional realiza un seguimiento de la progresión y los objetivos conseguidos en la alimentación. También se abordan los problemas con qué se ha encontrado a la hora de llevar a cabo la dieta y qué dudas le han surgido. Le proporciona alternativas a situaciones concretas que se pueden dar dentro de la vida habitual del paciente y de su alimentación. De igual forma, puede obtener nuevos datos en la exploración física (peso, masa muscular, etc.), para objetivar en cifras la repercusión que los cambios han producido en el organismo. Además, le proporciona nuevos materiales sobre el progreso de la dieta, adaptada a la evolución de la misma.

¿Para quién está indicada?

La consulta al nutricionista está indicada para todas aquellas personas que deseen tener un consejo especializado sobre una adecuada alimentación. Pueden ser personas que deseen perder peso modificando su alimentación, deseen consejos alimenticios para ayudar con la dieta a disminuir el colesterol, como parte de una dieta de protección cardiovascular, e igualmente para adecuar la alimentación a cualquier otro tipo de patología (diabetes mellitus, celiaquía, etc…), también en aquellas personas que deseen un tipo de alimentación propicia para las necesidades nutricionales en la práctica de algún deporte o ejercicio físico, etc.

¿Qué pruebas me pueden realizar?

El nutricionista realiza pruebas antropométricas para evaluar el estado nutricional de la persona, obteniendo sus medidas y su composición corporal. Para ello, determina su peso en la báscula, realiza una medida de su talla con un estadiómetro y, con ello, realiza el cálculo de su índice de masa corporal o IMC (peso en kilos, dividido entre la estatura en metros elevada al cuadrado (kg/m2)) para hacer una estimación según la descripción de la Organización Mundial de la Salud, sobre si el paciente tiene un peso ideal, presenta sobrepeso u obesidad. Con estas medidas, el nutricionista también puede hacer una estimación del metabolismo basal (MB), determinando el gasto energético basal o aquel que el cuerpo realiza cuando se mantienen las funciones vitales.

En el caso de los niños, recabados estos datos, puede hacer una relación para determinar el peso o la talla relacionada con la edad (según tablas o patrones específicas de estimación).

Además, realiza una medición de la circunferencia de la cintura y la cadera, ya que es un indicador útil para la distribución del tejido adiposo (graso) del paciente. Además, se puede realizar también un cálculo de la grasa corporal, para lo que se realizan mediciones de pliegues subcutáneos en distintos puntos del organismo con un utensilio llamado lipocalíper o plicómetro.

Otra de las determinaciones que se calculan es la masa muscular de la persona, para lo que el profesional puede realizar una medición del perímetro del brazo, relacionándolo con las cifras del pliegue subcutáneo del mismo.

En ocasiones, dependiendo de la situación clínica del paciente, el padecimiento de enfermedades y la evolución de las modificaciones dietéticas aplicadas, puede ser útil para obtener información sobre determinados parámetros orgánicos obtenidos en la realización de una analítica de sangre: iones, vitaminas, presencia de anemia, carencias nutricionales, etc.

Además, el nutricionista puede utilizar otras pruebas para estudiar la composición corporal del paciente como la impedancia bioeléctrica (basada en la conducción eléctrica de los distintos componentes del organismo). También, hay otras pruebas que se pueden realizar pero que se indican de forma mucho menos frecuente como una resonancia magnética, una ecografía o un TAC.

Preparación

No se precisa una preparación específica para la consulta de nutrición, salvo una adecuada higiene habitual. Se recomienda acudir con ropa fácil de quitar o que no tenga mucho peso para que, a la hora de determinar sus medidas, la ropa no interfiera en ello. Por el mismo motivo, se recomienda acudir con la vejiga y el intestino vacíos.

Se aconseja que la persona vaya a la consulta con actitud receptiva y animado a recibir información y consejos para tomar conocimiento de cómo ir cambiando de forma progresiva sus hábitos alimentarios.

¿Tengo que ir acompañado a una consulta de nutrición?

No es preciso acudir acompañado a la consulta nutricionista, pero si se desea, puede acudir con algún familiar o persona cercana que comparta habitualmente el hábito de la comida, cocine con él o haga la compra de los alimentos conjuntamente, ya que le puede ayudar al paciente a reforzar o recordar el cambio de hábitos y las recomendaciones que el nutricionista le haga en la consulta.

Busca tus consultas de consulta nutricionista en:

¿Tienes dudas?