Consulta Médico Digestivo

El aparato digestivo es el sistema del cuerpo humano compuesto por el conjunto de órganos encargados del proceso de la digestión, que se encuentra más expuesto a enfermedades. La consulta del médico digestivo está especializada en el diagnóstico y tratamiento de cualquier patología que pueda aparecer en el mismo. Además, el paciente puede consultar con el especialista sus dudas y preocupaciones. Si necesitas saber más sobre la consulta del médico digestivo, en qué consiste o cómo se trata, continúa leyendo.

¿Tienes dudas sobre el tratamiento?

o llámanos al 900 908 600

L-J de 9:00h a 19:00h

V de 9:00h a 18:00h

¿En qué consiste?

¿Tienes digestiones pesadas donde notas reflujo gástrico? ¿No logras ir al baño a pesar de que intentas llevar una dieta rica en fibra? Una consulta con tu médico especialista de digestivo podría ayudarte a solucionar estos problemas. Tras una entrevista personalizada donde te realizará un gran número de preguntas para conocer el cómo y cuándo de los síntomas, el médico digestivo valorará la necesidad de realizarte una endoscopia, una prueba de diagnóstico por imagen, que le ayudará a conocer el estado de tu esófago y estómago y detectar posibles patologías. Este especialista es capaz de reconocer las disfunciones asociadas a los órganos presentes en el tracto gastrointestinal, incluyendo los movimientos realizados por el estómago e intestino, la absorción de los nutrientes, eliminación de residuos o disfunciones en órganos asociados como el páncreas, la vesícula biliar o el hígado.

¿En qué me ayuda?

Son muchas las patologías que un especialista en el tracto gastrointestinal puede llegar a detectar en una consulta, desde un simple reflujo estomacal hasta un cáncer severo, como puede ser un pancreático. Las diversas pruebas que llevan a cabo ayudan a conocer el por qué de determinadas síntomas y a establecer las pautas necesarias para su curación. Debido a que estos especialistas deben ofrecer un atención integral, son capaces de detectar patologías de una manera muy eficaz estableciendo diagnósticos muy precisos y acertados que ayudarán al tratamiento de determinadas patologías. Es por lo tanto que, la visita al especialista de digestivo, puede ayudarte a resolver problemas en tu tracto intestinal y en ocasiones detectar precozmente problemas más graves.

1 Opciones disponibles en Todas las ciudades

Consulta Médico Digestivo

El aparato digestivo cuenta con órganos muy diferentes que realizan funciones dispares entre ellos. La función hepática nada tiene que ver con el intestino y este a su vez difiere de las funciones ...del páncreas. Es por ello, que este sistema tan dispar, puede presentar cuadros con sintomatología similar por encontrarse localizados en zonas cercanas, aunque con clínica muy diferente. En la consulta con el médico digestivo se evaluarán todos tus síntomas, al tiempo que se complementarán con pruebas de imagen o analíticas con el objetivo de poder emitir un correcto diagnóstico y pautar el tratamiento más adecuado a tus necesidades. Ver más

Disponible en: Viladecans, Tarragona, Murcia, Hospitalet Llobregat, Granada, Barcelona, Alcobendas

10Centros

desde 34 €

Consulta Médico Digestivo

Centre Mèdic MeisaVILADECANS

Consulta Médico Digestivo

Centro Médico Milenium TarragonaTARRAGONA

Consulta Médico Digestivo

Clínica MonegalTARRAGONA

Consulta Médico Digestivo

Hospital Mesa del CastilloMURCIA

Consulta Médico Digestivo

Centro Médico Milenium MurciaMURCIA

Consulta Médico Digestivo

Centre Mèdic CollblancHOSPITALET-LLOBREGAT

Consulta Médico Digestivo

Hospital InmaculadaGRANADA

Consulta Médico Digestivo

AMEDICS Centre MèdicBARCELONA

Consulta Médico Digestivo

Centre Mèdic Assistencial CatalòniaBARCELONA

Consulta Médico Digestivo

Centro Clínico La ChoperaALCOBENDAS

Hola. Somos Savia.
¿Cómo estás?

Más información sobre este Tratamiento

¿En qué consiste una consulta con el médico digestivo? 

La consulta con el médico digestivo es aquella que se realiza para evaluar aquellas patologías médicas que afectan a este sistema tan importante para el organismo. Durante la consulta, el médico valora, diagnostica y trata enfermedades que afectan desde el esófago, al estómago, el intestino delgado y grueso, el recto y el ano, además de otros órganos digestivos como el hígado, la vesícula biliar o el páncreas.  

Al principio de la consulta, el médico inicia la entrevista clínica consultando el motivo principal por el que acude el paciente, seguido del registro de sus antecedentes personales médicos, los antecedentes familiares, si padece alguna alergia, posibles cirugías sufridas o tratamientos que realiza, tanto si son destinados para tratar la patología por la que consulta, como si lo son para tratar otras enfermedades que el paciente pueda sufrir. Posteriormente, el médico se centra en los síntomas principales por los que consulta, cómo son, desde cuándo los tiene, qué tratamientos ha seguido para su tratamiento y su efecto, si le han realizado alguna prueba diagnóstica previa, etc. El especialista se centra en conocer si el paciente presenta síntomas como dolor abdominal, focalización de ese dolor, alteración del ritmo intestinal como estreñimiento o diarrea, aparición de “acidez”, vómitos, sensación de regurgitación, aumento de gases, implazón, sensación de “mal digestión”, aparición de masas abdominales, alteraciones en la deglución, sangrado en las heces, coloración amarillenta de la piel, etc.  

Al finalizar el interrogatorio clínico, el médico procede a realizar la exploración física, para lo que es fundamental la palpación abdominal, auscultación de los ruidos digestivos con el fonendoscopio, inspección de la piel y fisionomía del abdomen y búsqueda de otras posibles alteraciones corporales que puedan tener relación con la patología que está estudiando. En ocasiones, si las sospechas clínicas sobre la patología que padece el paciente lo requieren, el médico puede precisar realizar un tacto rectal para evaluar, por ejemplo, posibles masas rectales, presencia de sangre en heces, hemorroides, etc. 

Una vez realizada la primera evaluación y teniendo el médico una sospecha diagnóstica, le explica al paciente la necesidad de realizar o no, pruebas complementarias que le ayuden al estudio del estado de salud y la patología que padece. Estas pruebas pueden variar según el tipo de alteración que presente: analítica de sangre, pruebas de imagen, etc. Este tipo de pruebas habitualmente se le realizan al paciente en días posteriores a la consulta, volviendo por segunda vez a ella, una vez obtenidos los resultados para su evaluación.  

Durante la primera consulta y según las sospechas clínicas, el médico puede establecer un tratamiento inicial y valorar su respuesta en sucesivas revisiones o, según los resultados de las pruebas complementarias, establecerlo según los mismos. Habitualmente, el paciente no es dado de alta de las consultas de digestivo hasta que no se resuelva su patología, o hasta que el especialista considere que la patología permanece estable y puede ser seguida más de cerca por el especialista en medicina de familia. En ocasiones, el paciente padece una patología crónica que precisa de su seguimiento por este servicio de forma prolongada. 

¿Para quién está indicada? 

Realizar una consulta al médico digestivo está indicado para todos aquellos pacientes que presenten alteraciones del tracto gastrointestinal que deriven en presencia de síntomas persistentes y molestos que requieran la evaluación por dicho especialista. 

¿Qué pruebas me pueden realizar? 

Dentro de las pruebas complementarias para el diagnóstico y seguimiento de las patologías del aparato digestivo, el médico puede indicar al paciente la necesidad de realizar pruebas como

  • Analítica de sangre, en la que se pueden determinar parámetros como el hemograma, la bioquímica sanguínea con creatinina, urea, iones plasmáticos, glucemia, estudio del metabolismo del hierro (hierro, ferritina, transferrina, etc.), ácido fólico y vitamina B12, coagulación, proteinograma, hormonas tiroideas, marcadores tumorales. También otros parámetros más estrictamente relacionados con la patología digestiva como la alteración de las enzimas hepáticas, la bilirrubina, fosfatasa alcalina, gastrinemia, determinación de factor intrínseco, anticuerpos de enfermedad celíaca, amilasa, lipasa, serología de virus hepatotóxicos, etc. 
  • Analítica elemental de orina con determinación del perfil bioquímico, sedimento urinario, determinaciones más específicas para la valoración de alteraciones digestivas como bilirrubina, amilasa o porfirinas. También puede solicitarse la realización de un cultivo de orina 
  • Test específicos como el Test del aliento para detección del Helicobacter Pylori, pruebas de tolerancia a la lactosa, o el test del sudor para determinar afectación pancreática de la fibrosis quística, etc. 
  • Estudios de heces como coprocultivo, sangre oculta en heces, examen de parásitos en heces, determinación de la toxina de Clostridium difficile en heces, determinación de grasa en heces de 24 horas, etc. 
  • Pruebas de imagen como TAC, Resonancia Magnética, ecografía abdominal, radiografía abdominal, estudios radiológicos con contraste baritado, angiografía abdominal, etc. 
  • Endoscopia, visualización del aparato digestivo por medio de un tubo fino y flexible provisto de una cámara con luz, que se introduce en el aparato digestivo para su visualización interna: colonoscopia, gastroscopia, colangiografía retrógrada endoscópica, rectosigmoidoscopia, etc.
  • Biopsia, tanto por medio de la realización de endoscopia como de laparoscopia (acceso por la pared del abdomen), se puede realizar la extracción de una pequeña muestra de tejido para analizarlo en el laboratorio de anatomía patológica.
  • Exploraciones que valoran posibles alteraciones de la motilidad del tubo digestivo como la manometría esofágica o rectoanal, por ejemplo, la electromiografía, la pHmetría esofágica, la colecistogammagrafía, etc.

Preparación 

No requiere una preparación determinada o especial. El paciente debe acudir a la consulta del especialista en aparato digestivo con una ropa cómoda y fácil de retirar, sobre todo a nivel abdominal, ya que la exploración física del abdomen es uno de los actos médicos de este especialista que más información le pueden dar para realizar el diagnóstico de la enfermedad del paciente, por lo que, el exponer de forma fácil el abdomen para su exploración, es algo recomendable. 

Además, el paciente debe aportar en la consulta todos aquellos análisis o pruebas complementarias que puedan haberle realizado previamente otros especialistas, como el médico de atención primaria, como parte del estudio de su patología, además del informe de interconsulta del médico que haya remitido al paciente al médico digestivo, si ha sido el caso. Igualmente debe saber o aportar la medicación que toma.

¿Tengo que ir acompañado a una consulta con el médico digestivo? 

No es necesario acudir acompañado a la consulta del médico digestivo, aunque siempre puede ser recomendable, sobre todo cuando el paciente va a ser sometido a alguna prueba complementaria.

Preguntas frecuentes

¿Qué tipo de patologías puede diagnosticar y tratar el médico especialista en aparato digestivo?

Todas aquellas que afectan al tubo digestivo, y a órganos como el hígado, la vesícula biliar o el páncreas como, por ejemplo: Enfermedad por reflujo gastroesófagico, úlcera péptica, gastritis, infección por Helicobacter pylori, cáncer en cualquier órgano de este sistema, cirrosis, pancreatitis, hepatitis, espasmos esofágicos, colitis ulcerosa, enfermedad celíaca, enfermedad de Crhon, acalasia, diverticulitis, intolerancia a la lactosa y cólico biliar, entre otros.

¿Qué es la colonoscopia?

La colonoscopia es una prueba diagnóstica que aporta la imagen del interior del intestino grueso y recto a través de una cámara situada en un tubo flexible fino y con luz que se introduce a nivel rectal de forma progresiva. Con ella, los médicos pueden llevar a cabo diagnósticos como la detección de pólipos, masas tumorales, divertículos, úlceras, etc.

¿Qué es el test del aliento?

Es una prueba diagnóstica indirecta mediante la cual se detecta la infección por la bacteria Helicobacter pylori en estómago. Se realiza de modo ambulatorio, realizando la exhalación de aliento en un dispositivo capaz de detectar los niveles de amoniaco y CO2 en el aliento, producto de la reacción química que produce la bacteria en la infección.

¿Tienes dudas?