Chequeo Auditivo

Actualmente existen muchos tratamientos enfocados a mejorar la audición del paciente, para poder definir un tratamiento se necesita realizar un paso previo que define el nivel de escucha del paciente. La audiometrías es un chequeo médico cuyo objetivo es la medición de la capacidad del oído para captar bandas del espectro audible. Si deseas realizar el diagnostico, pero te gustaría saber más como funciona, te lo explicamos a continuación.

¿Tienes dudas sobre el tratamiento?

o llámanos al 900 908 600

L-J de 9:00h a 19:00h

V de 9:00h a 18:00h

¿En qué consiste?

¿Notas que cada vez tienes más dificultades para oír o simplemente deseas conocer qué capacidad tienen tus oídos de percibir sonidos? Mediante este chequeo podrás conocer cómo está el estado de tu audición y detectar si hay algún componente de la misma que se encuentre alterada. Dentro de una cabina, se te colocan unos cascos en los oídos y se estudia la transmisión del sonido a través del sistema auditivo. Posteriormente, con los cascos apoyados en el hueso situado detrás de la oreja se estudia la transmisión a través del sistema óseo (los dos tipos de conducción que existen), analizando si existen problemas en la parte del oído o del sistema nervioso. Durante la prueba se emitirán unos pitidos con una intensidad y tono diferente y tú deberás tocar un botón cada vez que logres percibirlo, con el objetivo de identificar a qué tono y volumen escuchas bien. La audiometría es una prueba sencilla que incluso te permite estar sentado y no produce ningún tipo de molestia.

¿En qué me ayuda?

Gracias a este examen se pueden detectar problemas de baja audición a edades tempranas y se pueden tomar medidas preventivas para evitar que el problema vaya a más.
La percepción del sonido se basa en dos partes fundamentales: la implicada en la transmisión del sonido a través de los huesecillos del oído medio (conducción aérea) o la que conduce el sonido al cerebro a través de los huesos situados detrás del oído (conducción ósea). Una vez que las ondas estimulan los nervios del oído interno, el sonido viaja al cerebro a través de las rutas nerviosas. En función de qué parte se encuentre alterada podemos conocer si el problema está relacionado con el sistema auditivo (hipoacusia) o más con el sistema nervioso, haciendo que el tratamiento a seguir sea uno u otro. Los resultados de la prueba permiten interpretar los resultados de inmediato y, en muchos casos, dar ya un diagnóstico.

2 Opciones disponibles en Todas las ciudades

Revisión Auditiva Completa

Para mantener la salud de los oídos es necesario mantener un estilo de vida saludable y acudir a chequeos periódicamente, especialmente a partir de los 50 años. La revisión auditiva completa permi...te frenar el deterioro de la capacidad auditiva, ya que ayuda al especialista a diagnosticar enfermedades o patologías. Si deseas obtener más información sobre el procedimiento de la revisión te lo contamos a continuación. Ver más

Disponible en: Bilbao

1Centros

desde 65 €

Revisión Auditiva Completa

CIO BilbaoBILBAO

Revisión Auditiva y Fonológica

Las revisiones auditivas y fonológicas son pruebas de prevención cuyo objetivo se basa fundamentalmente en realizar chequeos periódicos que permitan por un lado detectar patologías en etapas tempr...anas y, por el otro, poder frenar el avance de aquellas que ya están instauradas e, incluso, poder recuperar calidad tanto del habla como de la audición. Si quieres saber más sobre este servicio no dudes en continuar leyendo o, si lo prefieres, ponte en contacto con nuestros profesionales. Ver más

Disponible en: Bilbao

1Centros

desde 65 €

Revisión Auditiva y Fonológica

CIO BilbaoBILBAO

Hola. Somos Savia.
¿Cómo estás?

Más información sobre este Tratamiento

Definición

El oído es el órgano encargado de llevar el sonido desde el exterior al cerebro, y consta de tres partes: 

  • Oído externo, que recoge las ondas sonoras y las envía al interior del oído. 
  • Oído interno, es una cavidad llena de aire separada del oído externo por el tímpano. Es donde se transforman las ondas sonoras en vibraciones que son transmitidas al oído interno. 
  • Oído interno, transforma las vibraciones, al pasar por una serie de huesecillos, en impulsos eléctricos.

El oído puede percibir desde sonidos apenas audibles hasta sonidos muy fuertes (entre 20 y 20.000 hertzios de frecuencia), además de diferenciar el volumen y la distancia e identificar la dirección de una fuente sonora con mucha exactitud.

El chequeo auditivo o revisión auditiva consiste en la realización de una serie de pruebas que permiten evaluar la capacidad auditiva.

Para ello, es necesario que se realicen en centros especializados que dispongan de cámaras insonorizadas para que, durante la prueba, no interfieran sonidos o ruidos extraños que alteren el resultado final. 

Tipos de chequeo auditivo

El chequeo auditivo se puede realizar a cualquier edad, es indoloro y pueden ser:

  • Otoscopia: permite revisar si hay tapones de cera o inflamaciones en el conducto auditivo interno. Para ello se usa un instrumento en forma de cono con una lupa y luz que se introduce por el oído.
  • Audiometría tonal aérea: mide la capacidad para oír ruidos a través del aire, por medio de unos auriculares. 
  • Audiometría tonal ósea: mide la capacidad de oír sonidos o ruidos a través de los huesos de la cabeza que hay detrás de la oreja, usando un aparato que vibra y se sitúa detrás de la oreja.
  • Audiometría verbal: permite evaluar la capacidad de oír y entender. Mide el nivel más bajo en el que una persona es capaz de identificar y repetir el 50% de las palabras que percibe a través de unos auriculares. También evalúa el porcentaje de palabras que una persona es capaz de repetir a un nivel sonoro claramente audible.
  • Impedanciometría: mide la resistencia que un determinado estímulo sonoro genera en los diferentes componentes del oído medio. Para ello, se coloca un dispositivo en el oído que cambia la presión del aire y hace que el tímpano se mueva de un lado a otro.
  • Potenciales evocados auditivos: permite evaluar la respuesta neuroeléctrica del sistema auditivo ante un estímulo sonoro. Se realiza colocando electrodos adhesivos que registran los potenciales que se producen en respuesta a dicho estímulo sonoro.

Preparación

El chequeo auditivo no requiere ninguna preparación. Se trata de una prueba indolora y no invasiva que no precisa ayunas, ni ingreso hospitalario. Suele durar 30 minutos y no es preciso ir acompañado.

No necesita suspender la medicación que se esté tomando. 

Se recomienda no oír música en auriculares las horas previas a la prueba.

Cómo se realiza el chequeo auditivo

Primero, se realiza una entrevista para saber los antecedentes personales y familiares de la persona.

Después, se hace una otoscopia para comprobar que no hay tapones de cera o inflamación.

Posteriormente, se colocan a la persona unos auriculares y, en una cabina insonorizada, se realiza una audiometría aérea, seguidamente una audiometría ósea y, por último, la audiometría verbal.

Por cada uno de los auriculares se emiten diferentes pitidos con tonos e intensidades diferentes que se confirman levantando la mano cuando se empieza a oírlo.

Seguidamente, se indica que se repitan una serie de palabras después de escucharlas para realizar la audiometría vocal.

Para finalizar, se realiza la impedanciometría y, en casos especiales, se realiza la prueba de potenciales evocados.

Complicaciones del chequeo auditivo

No existen complicaciones en el chequeo auditivo.

Resultados

Los resultados son inmediatos y pueden ser: 

  • Audición normal: las vías aéreas y óseas están entre 0 y 20 dB, la persona es capaz de escucha ruidos leves y pequeños susurros.
  • Pérdida leve: cuando la audición está entre los 20 y 40 dB., hay dificultades para escuchar y entender a distancia o con ruido.
  • Pérdida moderada: cuando la pérdida de la audición es de 40 a 60 dB., la persona no puede mantener y seguir una conversación con ruido de fondo y puede conducir al aislamiento.
  • Pérdida severa: cuando está entre 60 y 80 dB, la persona tiene dificultades para escuchar en cualquier situación o ambiente con ruido o sin ruido. 
  • Pérdida profunda: si ha llegado o sobrepasa los 80 dB.  

Preguntas frecuentes

¿Cuándo es necesario realizar un chequeo auditivo?

Se recomienda hacer un chequeo auditivo cuando existe retraso en el aprendizaje del habla en niños, antecedentes familiares de enfermedades degenerativas de audición, molestia de oídos, cambio en la audición, trabajos con maquinaria ruidosa, o a partir de los 50 años cuando comienzan las pérdidas auditivas por vejez.

¿Cómo puedo reconocer los problemas auditivos?

Se reconocen problemas auditivos cuando hay retraso en el aprendizaje de los niños, se necesita la repetición de las frases o palabras, necesidad de subir el volumen de la radio y TV., dificultad para mantener una conversación telefónica, reducción en la capacidad de reacción, falta de concentración, disminución de la productividad, cambios de humor o aislamiento social. 

¿A qué edad es necesario realizar un chequeo auditivo?

Un chequeo auditivo se puede realizar a cualquier edad.

¿Tienes dudas?