Biopsia Dermatológica

La vigilancia de los lunares de la piel es importante ya que si empiezan a crecer, cambian de forma o de color, es un posible indicio de que sea cáncer. La biopsia dermatológica es una prueba que diagnostica enfermedades de la piel, analizando una pequeña parte de piel para que sea analizada en laboratorio. Infórmate a continuación sobre esta prueba.

¿Tienes dudas sobre el tratamiento?

o llámanos al 900 908 600

L-J de 9:00h a 19:00h

V de 9:00h a 18:00h

¿En qué consiste?

Cuando el dermatólogo no es capaz de diagnosticar una enfermedad mediante otras técnicas recurre a la biopsia cutánea o de piel. Esta biopsia consiste en la extirpación de un trozo de piel para su posterior análisis en el laboratorio. Como la piel es el órgano más externo que poseemos, las técnicas no resultan invasivas y el procedimiento se hace de una manera sencilla y cotidiana debido a su fácil acceso. Dependiendo del tipo de biopsia, pueden ser necesarios puntos de sutura, aunque en algunos casos, se resuelve aplicando presión en la zona.

¿En qué me ayuda?

La biopsia dermatológica resulta muy útil cuando se quieren diagnosticar o tratar trastornos en la piel que el dermatólogo no ha sido capaz de resolver mediante otras metodologías. Las lesiones que se pueden llegar a caracterizar abarcan muchos tipos desde verrugas o lunares, enfermedades inflamatorias como dermatitis o psoriasis, hasta melanomas u otros cánceres de piel. Los resultados de una biopsia son determinantes a la hora de conocer cuál es el tratamiento o las recomendaciones médicas a pautar. Al mismo tiempo, se convierte en una herramienta muy útil en la detección precoz permitiendo combatir determinados tipos de patologías antes de que sea tarde.

Opciones disponibles

Biopsia de una lesión de piel

La biopsia de una lesión de piel es una técnica diagnostica de enfermedades de la piel. En este procedimiento se extrae una porción de piel, en la cual es analizada por un especialista. De esta manera, se pueden detectar enfermedades como el cáncer de piel. Es una prueba sencilla de una duración de quince minutos y se hace en el ambulatorio. Si deseas obtener más información, te explicamos todo lo necesario a continuación.

Disponible en: Barcelona

desde 54 €

Hola. Somos Savia.
¿Cómo estás?

Más información sobre este Tratamiento

Definición

La biopsia cutánea es un procedimiento no invasivo que consiste en tomar un trozo de piel para analizarlo después al microscopio o en un laboratorio. Se trata de una prueba que se realiza frecuentemente para el estudio de patologías cutáneas como enfermedades autoinmunes, melanomas y otros tumores.

Una biopsia cutánea retira células o muestras de piel de la superficie del cuerpo, para diagnosticar o descartar ciertos trastornos o enfermedades de la piel y para quitar lesiones de la misma.

Tipos de biopsias cutáneas

Existen varios tipos de biopsias cutáneas o de la piel:

  • Biopsia por  escisión: se realiza con bisturí para extraer una lesión o bulto entero o un área de piel anormal, incluso una porción de piel normal por debajo o a través de la capa grasosa de la piel, por lo que posiblemente se necesiten puntos para cerrar la herida. Este tipo de prueba se realiza cuando hay sospecha de un tipo de cáncer de piel llamado melanoma (tipo grave de cáncer de piel maligno).
  • Biopsia  por raspado o quirúrgica: se realiza con una cuchilla o bisturí, para quitar una pequeña parte de las capas superiores de la piel (epidermis y una porción de la dermis). Su tamaño puede variar según la necesidad del estudio. Este tipo de prueba se realiza cuando hay sospecha de cáncer de piel o cuando hay una erupción que aparenta estar limitada a la superficie de la piel.
  • Biopsia por punción: se realiza con un cilindro hueco de bordes afilados que toma una muestra circular de piel de pocos milímetros de diámetro. Se utiliza para quitar una pequeña parte de la piel incluidas las más profundas (epidermis, dermis y grasa superficial). Este tipo de prueba se realiza más frecuentemente para diagnosticar erupciones cutáneas.

Preparación

La biopsia cutánea no requiere ingreso hospitalario, puede realizarse en una consulta o en una sala de curas.

No es necesario tomar ningún medicamento previo al procedimiento, si el paciente toma algún medicamento, debe comunicárselo a su médico.

No es necesario permanecer en ayunas ni antes, ni después de la prueba.

El paciente debe asistir con ropa cómoda, y procurar tener el área donde se hará la biopsia libre.

Cómo se realiza una biopsia cutánea

Antes que todo, el paciente se debe descubrir de cualquier prenda el área donde se realizará la biopsia. El dermatólogo señalará con un bolígrafo o rotulador la lesión de la piel que se debe biopsiar. Se limpiará la zona con un antiséptico que elimine los gérmenes que pudiese haber en la superficie de la piel. Una vez con el área limpia, se  pondrá anestesia en la zona con una pequeña inyección subcutánea, esto puede resultar un poco incómodo para el paciente.

Una vez el área esté anestesiada se procederá a cortar la muestra de piel a estudiar. En las biopsias en sacabocados se utilizarán los punch, unos cilindros con borde afilado que solo hay que presionar contra la piel para obtener la muestra.

Si es una biopsia escisional o quirúrgica se utilizará directamente un bisturí para obtener la muestra. Una vez cortado el fragmento de piel se extrae con unas pinzas y se corta su base para quitarlo. El trozo de piel se mete en un recipiente que lo conserva hasta su estudio en el laboratorio, luego se sutura la herida dejada por la biopsia.

Complicaciones de una biopsia cutánea

Entre las posibles complicaciones están: dolor leve, hemorragia escasa o sangrado en el punto de la biopsia, infección local con fiebre, hematoma, marcas o cicatrices, en algunos casos puede presentarse problemas con la anestesia.

Resultados

Una vez que el paciente obtenga sus resultados, y en el caso de que se encuentre alguna anomalía cutánea, su médico podrá indicarle correctamente qué tratamiento debe seguir dependiendo el resultado de la biopsia, para que tenga una buena recuperación.

Preguntas frecuentes

¿Cuánto dura una biopsia cutánea?

La prueba durará en total de 15 a 20 minutos. La toma de la biopsia en sí misma durará de 3 a 5 minutos, el resto consiste en la preparación del material y de la zona a biopsiar.

¿Cuánto tardan en darme los resultados de una biopsia cutánea?

Los resultados de la biopsia cutánea pueden tardar en estar entre una semana y un mes. El tiempo de espera, por tanto, suele ser largo y se requiere paciencia y tranquilidad. El motivo de dicha tardanza es que la muestra biopsiada debe ser procesada para poder estudiarla correctamente.

¿Qué cuidados tengo que tener tras una biopsia cutánea?

No se requiere de cuidados especiales después de una biopsia cutánea. Después de realizar una biopsia se le colocará un apósito que el paciente podrá retirar en 24 horas.

Si se ponen puntos de sutura los tendrá que retirar un médico,  hay que dejarlos de 7 a 14 días en función de la zona de la región de la piel biopsiada.

¿Puedo hacerme una biopsia cutánea si sufro psoriasis?

. En el caso de que la psoriasis no haya sido diagnosticada detalladamente, el médico puede indicar una biopsia para hacer dicho diagnóstico. También puede realizarse una biopsia para asegurar que tipo de psoriasis tiene el paciente.

¿Tienes dudas?