Análisis del Perfil del PSA

Los análisis del perfil del PSA se realizan para detectar un posible cáncer de próstata. Al realizarse el análisis, si el paciente obtiene un número elevado del antígeno esto indica que podría padecer cáncer de próstata. sin embargo, se deberán realizar otras pruebas para confirmarlo puesto que, en ocasiones, el PSA puede dar elevado debido a otras afecciones como, por ejemplo, la prostatitis (inflamación de la próstata).

¿Tienes dudas sobre el tratamiento?

o llámanos al 900 908 600

L-J de 9:00h a 19:00h

V de 9:00h a 18:00h

¿En qué consiste?

¿Te imaginas poder saber si presentas un cáncer de próstata antes de que sea demasiado tarde? Algunos tumores tienen la ventaja de poseer unas moléculas conocidas como “marcadores” que son proteínas que están presentes en un determinado tipo de célula de manera específica. En el caso del cáncer de próstata se trata del PSA (Prostate-Specific Antigen: Antígeno Específico de la Próstata), una molécula que sólo es producida por las células prostáticas, de manera que un aumento en sangre de los niveles de PSA estaría indicando un aumento en su producción, que podría estar propiciado por un incremento del número de células secretoras derivadas de la existencia de una proliferación tumoral de las mismas, aunque podría indicar otro tipo de patología más benigna. Las alteraciones en la próstata cursan con molestias en la micción, en la producción de semen o incluso, dolores en la parte baja de la espalda. El análisis del PSA es una técnica no invasiva, basada en un sencillo análisis de sangre.

¿En qué me ayuda?

La detección precoz de tumores es una herramienta que permite tratar determinados tipos de cáncer a tiempo. Sin embargo, no todos los tipos de cáncer poseen marcadores específicos que faciliten este proceso. Los aumentos de PSA (Prostate-Specific Antigen: Antígeno Específico de la Próstata) a nivel sanguíneo ayudarán a la detección precoz del cáncer que presenta la a mayor incidencia en el sexo masculino en Europa y España, con cifras que superaban los 400.000 casos en Europa y rondaban los 32.000 en España en los últimos años, según cifras de la AECC (Asociación Española Contra el Cáncer). Pero además de hacer sospechar la presencia de un tumor prostático, esta prueba puede ayudarte a detectar otro tipo de patologías asociadas a la próstata como una hiperplasia (aumento de tamaño de la glándula prostática) o una prostatitis (infección de la próstata). El PSA es una técnica que ayuda al diagnóstico de estas patologías, pero siempre que haya algún síntoma previo asociado.

1 Opciones disponibles en Todas las ciudades

Análisis del Perfil del PSA

Los análisis del perfil del PSA se realizan para detectar un posible cáncer de próstata. Al realizarse el análisis, si el paciente obtiene un número elevado del antígeno esto indica que podría ...padecer cáncer de próstata. Sin embargo, se deberán realizar otras pruebas para confirmarlo puesto que, en ocasiones, el PSA puede dar elevado debido a otras afecciones como, por ejemplo, la prostatitis (inflamación de la próstata). Ver más

Disponible en: Sevilla

1Centros

desde 29 €

Análisis del Perfil del PSA

Clínica Santa Isabel (San Pablo - Santa Justa)SEVILLA

Hola. Somos Savia.
¿Cómo estás?

Más información sobre este Tratamiento

Definición

El PSA (Prostate-Specific Antigen) o Antígeno Prostático Específico, es una sustancia (glucoproteína) que se produce por las células de la próstata, y que además de concentrarse en la glándula prostática, está presente en la sangre y en el semen. Sus niveles en sangre a lo largo de la vida del paciente pueden variar ligeramente de forma fisiológica o natural. Estos niveles en sangre aumentan cuando existe alguna enfermedad que altera la estructura de la próstata. Se considera un marcador tumoral, es decir, su resultado elevado puede permitir realizar el diagnóstico de un tumor en la próstata en cualquier fase de su evolución, pero no es un marcador cáncer-específico, es decir, que sólo se detecta si hay cáncer, sino que es un marcador órgano-específico, es decir, se detecta cuando hay tejido prostático en el organismo y puede estar aumentado en otras enfermedades o situaciones que alteran la estructura de la próstata y no son cáncer (Hiperplasia Benigna de Próstata, infecciones, etc).

Existe una relación lineal entre el volumen de la próstata y el valor de PSA, es decir, cuanto más alto es el PSA normalmente más grande está la glándula prostática.

Por la ayuda al diagnóstico precoz del cáncer de próstata que supone la detección de sus niveles alterados, su determinación se recomienda realizarla en varones de entre 50 a 69 años, y en caso de pacientes con familiares de primer grado con antecedentes de cáncer de próstata (sobre todo padecidos antes de los 65 años), se aconseja su determinación a partir de los 40 a 45 años.

Tipos de análisis de PSA

Hay varios tipos de análisis de PSA:

  • PSA total: cantidad total de antígeno prostático específico o PSA que circula en la sangre, tanto el que circula unido a otras sustancias llamadas proteínas como el que circula sin unión a proteínas, es decir, de forma libre.
  • PSA libre: cantidad de PSA que circula en la sangre que no circula unido a proteínas.
  • Cociente PSA libre / PSA total: es la proporción de la cantidad de PSA que circula libre en la sangre, en comparación con el total del nivel de PSA. Un PSA libre inferior a un 25% indica mayor riesgo de cáncer de próstata.
  • Velocidad de PSA: es el incremento absoluto del valor del PSA en un año y se expresa en nanogramos por mililitros en un año. Un incremento anual de 0,75 o mayor del 20% es sugestivo de cáncer de próstata.

Preparación

El paciente debe saber antes de la realización del análisis, en qué circunstancias puede aumentarse el valor del PSA de forma transitoria, lo que podría alterar los resultados reales del análisis si se realiza la prueba justo después de haber realizado o estado en alguna de las siguientes circunstancias:

  • Haber tenido una infección de orina o de la próstata en las últimas 6 semanas.
  • Haber eyaculado en las últimas 48 horas.
  • Haber hecho ejercicio físico intenso (bicicleta, carrera de fondo, etc.) en las últimas 48 horas.
  • Haber padecido una retención aguda de orina o haber precisado de un sondaje vesical (introducción de un pequeño tubito por la uretra para vaciar la orina de la vejiga).
  • Haberse realizado de forma reciente una biopsia de próstata, una citoscopia (Técnica exploratoria que permite examinar el interior de la vejiga urinaria), un tacto rectal, o un masaje prostático.
  • Haber sufrido un traumatismo en la región perineal situada en la zona inferior del tronco.
  • Estar en tratamiento con determinados fármacos: antiinflamatorios no esteroideos como la aspirina, antibióticos como el ciprofloxacino, diuréticos como las tiazidas, o fármacos para el colesterol como las estatinas. Además fármacos utilizados en el tratamiento de la Hiperplasia Benigna de Próstata llamados inhibidores de la 5 alfa reductasa como Finasteride o Dutasteride, ya que disminuyen los niveles en sangre del PSA.

Es recomendable que el paciente evite estas situaciones en la medida de lo posible antes de realizarse el análisis del PSA, o en su defecto, informar siempre al médico si se encuentra o ha padecido alguna de estas situaciones.

Si en el análisis que se va a realizar al paciente sólo se va a determinar los niveles de PSA (es decir, no va a analizarse otras sustancias de la sangre como el azúcar o el colesterol), no es necesario acudir en ayunas a su realización. En caso contrario, el médico le indicará la conveniencia del ayuno cuando vaya a realizar la analítica.

El paciente debe informar al médico y al profesional de enfermería de la toma de medicamentos que alteren la coagulación de la sangre como Sintrom, Heparina, etc. ya que se puede producir un mayor sangrado en el momento de la extracción.

Cómo se realiza un análisis de PSA

El análisis del PSA se realiza en laboratorio a través del análisis de una muestra de sangre. Su realización es igual a todas las extracciones de sangre para hacerse una analítica:

El paciente llega al centro médico donde le van a realizar la analítica. En la sala de extracciones se sentará en una silla apoyando un brazo descubierto con la palma de la mano hacia arriba sobre una mesa. El profesional de enfermería le limpiará la piel de la zona de la flexura del codo con una sustancia antiséptica. Posteriormente colocará sobre la región superior del brazo una goma anudada que realizará una ligera presión sobre el brazo. En ese momento se dispondrá a realizar una punción con una aguja en la región donde se localiza un vaso sanguíneo (vena) en la flexura del codo y desatará el nudo de la goma colocada en la región superior del brazo. Una vez hecha la punción extraerá una pequeña cantidad de sangre que quedará almacenada en un pequeño tubito. Esa es la muestra que se enviará al laboratorio para su análisis. Al finalizar la extracción, el profesional de enfermería le colocará un pequeño apósito en la zona de la punción y le pedirá que durante unos minutos presione con los dedos la zona.

Complicaciones de un análisis de PSA

Las complicaciones del análisis del PSA son las asociadas a la extracción de la muestra de sangre:

Se puede producir dolor en la zona de la punción en el momento de su realización. Este dolor suele ser pasajero y desaparece cuando termina de realizarse la extracción.
Puede aparecer en la región de la punción, en las horas posteriores, un hematoma y una pequeña inflamación que desaparecerán a los largo de los siguientes días. Se produce porque para realizar la extracción la aguja produce una pequeña lesión en la pared de la vena y puede salirse o extravasarse una pequeña cantidad de sangre del vaso que forme el hematoma.
Pueden producirse infecciones o flebitis en la zona de la punción.
Sangrado excesivo por el punto de punción.
Hay pacientes que tienen “miedo a las agujas” que pueden presentar intenso nerviosismo o ansiedad ante la realización de la extracción. En ocasiones sufren mareos y pérdidas de conocimiento (reacciones vasovagales).

Resultados

Los resultados del análisis de PSA determinan su concentración en la sangre. Se consideran normales si son inferiores a 4 nanogramos por mililitro, dudosas cifras entre 4 a 10 nanogramos por mililitro y sospechosas de padecimiento de cáncer de próstata las cifras superiores a 10 nanogramos por mililitro.

Se aconseja su determinación anual si los resultados son iguales o superiores a 2.5 nanogramos por mililitro, mientras que si son inferiores, cada dos años.

En pacientes con diagnóstico confirmado de cáncer de próstata, los niveles de PSA en el momento del diagnóstico pueden ser indicativos de la extensión de la enfermedad:

PSA <4 nanogramos por mililitro en el 80% de los casos la enfermedad está localizada en la glándula prostática. PSA 4-10 nanogramos por mililitro en el 70% de los pacientes está localizada. PSA >10 nanogramos por mililitro solamente está localizada en el 50% de los casos.
PSA >20 nanogramos por mililitro en el 36% de los pacientes habrá afectación de los ganglios linfáticos pélvicos (que son “estaciones” del sistema de defensa del organismo).

Así mismo, se utilizan los resultados de la determinación de niveles de PSA para hacer el seguimiento de los resultados del tratamiento aplicado a los pacientes diagnosticados de cáncer de próstata, como la radioterapia o la cirugía prostática, ya que la elevación de estos niveles es indicativo de reproducción tumoral.

Su determinación en pacientes seleccionados ha supuesto un cambio radical en la historia natural del cáncer de próstata. Con su uso como un método de ayuda al diagnóstico y su seguimiento tras el tratamiento del cáncer de próstata.

Preguntas frecuentes

¿Qué es el PSA de la próstata?

El PSA o antígeno prostático específico es una molécula producida por las células de la próstata presente en el semen y la sangre. Cuando sus niveles en sangre aumentan, su determinación junto con la exploración física y los síntomas del paciente, ayudan a los médicos a poder sospechar la existencia de un tumor en la próstata, ya que las células tumorales también lo producen, y así realizar otras pruebas para confirmar su diagnóstico. El PSA también puede elevarse por otras enfermedades como Prostatitis, Hipertrofia benigna de próstata, trauma uretral, también tras la realización de técnicas como la citoscopia o la biopsia de próstata.

¿Qué se mide en el antígeno prostático?

Se mide con técnicas de laboratorio la cantidad de antígeno prostático específico o PSA presente en la sangre, que es una sustancia producida por las células de la próstata y específica de esta glándula.

¿Qué es un PSA total?

El antígeno prostático específico o PSA circula en la sangre unido a otras sustancias llamadas proteínas y sólo un pequeño porcentaje se encuentra en la sangre sin estar unido a ninguna otra sustancia, es decir, de forma libre. El PSA total es la medida de las dos formas en las que está presente el PSA en la sangre, es decir, el PSA libre y el PSA unido a proteínas.

¿Qué es un PSA libre?

Es la cantidad de antígeno prostático específico o PSA que circula en la sangre sin estar unido a proteínas. La determinación del porcentaje de PSA libre con respecto al PSA total se utiliza como método de diagnóstico precoz de cáncer de próstata en pacientes en los que el nivel de PSA se encuentra entre 4 y 20 ng/ml, ya que se ha observado que los pacientes con cáncer de próstata suelen tener unos niveles de PSA libre  más bajos que los pacientes que no lo tienen.

¿Qué es una biopsia de la próstata?

La biopsia de próstata es la toma de unas pequeñas muestras de tejido prostático para su análisis en laboratorio. Se obtienen mediante pequeñas punciones (mínimo 10), accediendo hasta la próstata a través del recto, bajo control ecográfico. En el estudio anatomopatológico del laboratorio se objetivan las características de la posible alteración o no, del tejido que se extrae. Con ello se puede determinar si las alteraciones observadas en la exploración del paciente, o en el análisis del PSA, se corresponden con cambios malignos en la próstata (cáncer), o alteraciones benignas.
Se recomienda la realización de biopsia en pacientes con PSA igual o superior a 4 nanogramos por mililitro, y en pacientes entre 2.5 y 4 nanogramos por mililitro se valora de forma individualizada.

¿Tienes dudas?