Problemas psicológicos en el entorno laboral
  1. Savia
  2. Empresas
  3. Por qué es importante la salud emocional de tus trabajadores
Servicios especializados de psicología para empresas
  • Psicología online
  • Servicios a domicilio
  • Psicología presencial
Nuestros servicios de Psicología
Problemas psicológicos en el entorno laboral
03/2022
Más allá de los riesgos laborales físicos, la proliferación de los riesgos psicológicos en el entorno del trabajo es una de las mayores fuentes relacionadas con el deterioro de la salud y de incapacidad laboral.

En este sentido, el estrés que se puede derivar de unas condiciones laborales no adecuadas ha sido identificado como uno de los riesgos emergentes más importantes en el ámbito laboral. Entre otros factores, la precariedad del empleo, junto con unas condiciones demasiado exigentes son factores que incrementan la aparición de estrés. Además, este puede verse agravado por situaciones de burnout y acoso laboral.

Sin embargo, la prevención, detección y tratamiento de los problemas de salud psicológica en el ámbito laboral no es tarea sencilla debido a su carácter multidimensional en el que intervienen factores individuales, organizacionales y socioculturales.
Problemas habituales en el ámbito laboral
El estrés en el trabajo se ha convertido en una de las principales causas de incapacidad laboral en los países desarrollados. El estrés relacionado con el trabajo afecta a casi uno de cada tres trabajadores en la Unión Europea y también en nuestro país. Este puede tener origen en diferentes situaciones relacionadas con la propia empresa, el puesto de trabajo y con las características del trabajador.
Burnout
Las malas condiciones de trabajo, el agotamiento emocional y la falta de realización personal pueden culminar con la sensación de “estar quemado” o burnout.

El trabajador "quemado" acaba viendo afectada su salud por la exposición a unas determinadas condiciones de trabajo no controlables que le conducen a un deterioro general: cognitivo, emocional, conductual y físico.

Los síntomas de burnout, basados en una situación de estrés crónico, pueden diferenciarse en físicos, emocionales y conductuales. Entre los físicos destacan los problemas de sueño, las cefaleas y los trastornos gastrointestinales. En cuanto a los síntomas emocionales, el burnout puede causar disforia, incapacidad para concentrarse, síntomas depresivos y agotamiento emocional, entre otros. Finalmente, los síntomas conductuales del burnout incluyen el absentismo laboral, el abuso de drogas y un aumento de las conductas hiperactivas y agresivas.

Estos síntomas disminuyen claramente la calidad de vida personal, aumentando los problemas familiares y sociales del trabajador.
Mobbing o acoso laboral
El estrés está especialmente presente en una organización cuando las relaciones entre sus miembros vienen marcadas por la rivalidad y la competitividad. Todo ello favorece la aparición de casos de mobbing o acoso laboral. En esos casos, la salud de los trabajadores puede verse afectada de forma significativa, especialmente a nivel psicológico.

El acoso laboral es un problema grave, que no solo afecta a las víctimas directas. Sus consecuencias negativas se extienden a sus compañeros, la familia y su entorno más próximo. También afecta al conjunto de la sociedad, ya que genera unos altos costes asistenciales.

Las consecuencias psicológicas del mobbing están asociadas a la aparición de un trastorno de estrés postraumático. Sus principales características son la somatización, los problemas emocionales, la depresión y la ansiedad.

El acoso laboral provoca pérdida de autoestima y sentimientos de culpa. Si se prolonga en el tiempo, puede desencadenar un trastorno depresivo. Además, las víctimas de mobbing pueden desarrollar un trastorno de ansiedad generalizado. Este se caracteriza por el miedo y las conductas de evitación.

Una vez perdido el puesto de trabajo por causa del acoso laboral, muchas víctimas de mobbing encuentran serias dificultades para volver a integrarse laboralmente con normalidad.
Precariedad laboral
La precariedad laboral se relaciona con la aparición de problemas psicológicos y de salud mental. Algunos de ellos son los episodios de ansiedad, el miedo recurrente y la depresión.

Por otro lado, los empleos precarios o los casos de desempleo no determinan solamente la escasez de recursos económicos. También provocan que las personas afectadas vean mermada su autoestima y experimenten sentimientos intensos de inseguridad.
Teletrabajo
El teletrabajo surgió como forma de flexibilización de la jornada laboral y como complemento al trabajo presencial. El teletrabajo puede incidir positivamente en el bienestar laboral a través de un aumento de la autonomía y una mejora en la conciliación con la vida familiar.

Sin embargo, el teletrabajo que se tuvo que imponer debido a la crisis por la pandemia de la COVID-19 pudo tener un efecto contrario, reduciendo la autonomía y repercutiendo negativamente por la incertidumbre de la situación. Además, el teletrabajo también puede determinar una autopercepción de aislamiento y soledad. Como principal consecuencia, puede percibirse un estado de ánimo bajo, con un mayor riesgo de episodios de estrés y ansiedad.

Algunas recomendaciones que pueden ser eficaces para un mejor teletrabajo incluyen:
  • Disponer de un espacio adecuado y bien acondicionado.
  • Establecer un horario estable, dentro de la flexibilidad.
  • Mantener un contacto constante con compañeros y supervisores.
  • Establecer pequeños descansos de forma periódica.
  • Utilizar técnicas de relajación.
  • Usar técnicas encaminadas a regular la respuesta emocional, de afrontamiento y de solución de problemas.
Prevención y soluciones en el ámbito laboral
Los factores organizacionales constituyen una parte importante de las causas de estrés laboral y de riesgo de trastornos psicológicos en los trabajadores. A nivel preventivo, las empresas y organizaciones deben establecer los sistemas de control y supervisión adecuados encaminados a detectar los potenciales casos de riesgo y ponerles solución.

En el caso de la salud laboral, la línea de actuación prioritaria se debe centrar en la potenciación de las políticas de prevención de riesgos laborales, la actuación sobre los factores organizacionales, el ajuste de expectativas en los profesionales y la potenciación de factores motivadores (formación continuada, carrera profesional, etc.).

Una medida fundamental es aumentar los recursos para la protección de la salud y la mejora de la calidad de vida laboral mediante estrategias de intervención dirigidas a las condiciones y los procesos de trabajo. La optimización de la gestión del trabajo debe incluir:
  • Enriquecimiento del trabajo, incrementando la autonomía del trabajador, la calidad de la supervisión y la formación continuada.
  • Favorecer estilos de supervisión y de liderazgo más participativos y democráticos.
  • Acceso a un desarrollo de la carrera profesional del trabajador según criterios objetivos y evaluables de calidad científica y de justicia.
Actuaciones a nivel individual
Además de las mejoras a nivel de organización y gestión del trabajo, una vez detectado el caso de un trabajador que puede estar afectado por un trastorno psicológico de origen laboral se pueden establecer medidas a nivel individual. En este sentido, la psicoterapia cognitivo-conductual puede ofrecer las estrategias adecuadas que ayuden al trabajador a neutralizar las consecuencias negativas de esa experiencia.

Las técnicas que han mostrado ser especialmente útiles a este nivel incluyen:
  • Regulación de la respuesta emocional mediante estrategias cognitivo-conductuales.
  • Herramientas de afrontamiento.
  • Estrategias de solución de problemas.
  • Entrenamiento en asertividad y habilidades sociales.
  • Programas de entrenamiento en gestión eficaz del tiempo.
  • Técnicas de relajación.
  • Aumento del apoyo social dentro y fuera del trabajo.
  • Tratamiento especializado en caso de mobbing tanto para la víctima como para el acosador.