Terapia Ocupacional

La terapia ocupacional es una especialidad médica que comprende el conjunto de técnicas, métodos y actuaciones, cuyo objetivo es la promoción de la salud y el bienestar del individuo. Capacita a la persona para las actividades de la vida diaria, logrando que pueda conseguir una mayor independencia y reinserción en la sociedad, ya sea laboral, mental, físico y social. Suele darse en casos de personas con lesiones o con alguna discapacidad que necesitan ayuda para poder ir poco a poco incorporándose en la sociedad.

¿Tienes dudas sobre el tratamiento?

o llámanos al 91 904 64 48

L-J de 9:00h a 19:00h

V de 9:00h a 18:00h

Definición

La terapia ocupacional es el conjunto de técnicas, métodos y actuaciones que, a través de actividades aplicadas con fines terapéuticos, previenen la enfermedad y mantienen la salud, favoreciendo la restauración de la función, cumpliendo las deficiencias incapacitantes y valorando los supuestos del comportamiento y su significación profunda para conseguir la mayor independencia y reinserción posible del individuo en todos sus aspectos: laboral, mental, físico y social. Además han de promover el mantenimiento, desarrollo o recuperación de la independencia de la persona. La terapia ocupacional no es una especialidad médica, sino una formación de grado independiente. Así, existe el grado en terapia ocupacional en España desde el año 1990.

Pruebas más comunes de la especialidad

Diagnóstico de alteraciones del movimiento: se trata de un diagnóstico clínico, es decir que habrá que valorar la movilidad de la persona: subir y bajar escaleras, mantener el equilibrio, valorar la rigidez y el temblor articular, dar una vuelta sobre sí mismo o desplazarse sin apoyo.
Escalas de valoración funcional: consisten en conocer cómo se desenvuelve la persona en el desarrollo de su vida diaria.

  • El índice de BartheL valora en función de actividades de la vida diaria como son uso del baño, alimentación, vestirse, aseo personal, control de esfínteres, manejo en el inodoro, desplazamientos sillón-cama, deambulación o subir escaleras. Se clasifica en 2 ítems baños y aseo personal como dependiente o independiente, y el resto en 3 ítems, independiente, parcialmente dependiente o dependiente. Esto se traduce en una serie de puntuación sobre 100 en la que se considera a un paciente totalmente independiente hasta una puntuación menor a 20, en la cual se considera a un paciente totalmente dependiente.
  • La escala media de dependencia funcional valorará el autocuidado, el control de esfínteres, la movilidad, la deambulación, la comunicación y conocimiento social. Se trata de la escala de Rankin modificada, en la cual se clasifica en función de la capacidad para realizar sus actividades de la vida diaria.

Neurofeedback: aquí se sitúan una serie de electrodos a nivel del cuero cabelludo y los lóbulos de las orejas de los niños. Estos electrodos recogen las ondas cerebrales que van a ser registradas por un programa informático que permite su análisis. Se va a a ir informando al paciente de los resultados que va obteniendo para que vaya tratando de mejorar sus resultados ante los estímulos que se van produciendo. Es un sistema de entrenamiento gradual.
Estudio de potenciales evocados: es un sistema que permite conocer el funcionamiento eléctrico cerebral ante determinados estímulos externos. Permite conocer alteraciones a cualquier nivel del sistema nervioso central, y pueden usarse potenciales evocados visuales, somatosensoriales y auditivos.
Evaluación postural: esta valoración se va a realizar en cuatro planos: anterior, posterior, lateral derecho y lateral izquierdo y permite conocer si la alineación del paciente es correcta o está modificada por diferentes circunstancias. Tendremos una cuadrícula corporal situada en la pared y una plomada colgada del pecho. Tras esa plomada se sitúa el paciente en las diferentes posturas a examinar, y la cuadrícula nos permite valorar las situaciones de diferentes partes del cuerpo viendo las posibles rotaciones, malposiciones o alteraciones

Tratamientos más comunes de la especialidad

Estimulación cognitiva: es el conjunto de ejercicios que llevan a la estimulación del paciente tanto a nivel verbal como de recuerdos. Se realizan ejercicios con palabras, letras, números y formas. Se deben realizar estos ejercicios al menos una vez al día durante 5 días de la semana en sesiones de una hora aproximadamente.
Neurorehabilitación: es la rehabilitación que un paciente debe realizar tras un problema neurológico como un ictus o una trombosis cerebral durante un periodo mínimo de un año. Tanto los ejercicios de rehabilitación motora como los ejercicios de pequeños movimientos pueden dar lugar a una mejora del proceso y a que las lesiones residuales sean las menores posibles.
Rehabilitación del aparato locomotor: es la que se da tras una fractura o una inmovilidad prolongada y cuyo fin es obtener una movilidad completa de la parte afectada. Será diferente dependiendo de la zona a tratar.
Rehabilitación del daño cerebral: deberá iniciarse lo más precozmente posible, esto permite recuperar movilidad u otras funciones que se encuentran alteradas. La recuperación de un daño neurológico, aunque se produce con mayor rapidez en los primeros meses, se prolongará hasta un año después, momento en el que se puede considerar que la lesión ya es estable.
Rehabilitación domiciliaria: será la que ayude a un paciente a adaptarse a su domicilio, a moverse de manera adecuada por él y valerse por sí mismo para vestirse, trasladarse de una cama a una silla o moverse a través de su domicilio. Le ayudará a quitar obstáculos a su alrededor o bien a situar las cosas a su alcance.
Risoterapia: se trata de una técnica de psicoterapia que tiende a producir mejoras a nivel psíquico y físico del paciente a través de la risa. Realmente no cura la enfermedad pero ayuda a la mejoría de la misma así como del estado de ánimo del paciente. Las sesiones de risoterapia se van a dar en grupo para intentar que se contagie el bienestar de unas personas a otras.

Enfermedades más comunes de la especialidad

  • Apraxia.
  • Demencia.
  • Discapacidad intelectual.
  • Síndrome de Down.
  • Trastornos de conducta alimentaria.
  • Accidentes cerebrovasculares.
  • Traumatismos craneoencefálicos.
  • Enfermedades degenerativas.
  • Daño medular.

Hola. Somos Savia.
¿Cómo estás?

¿Tienes dudas?