Reproducción Asistida - Fertilidad humana

La reproducción asistida consiste en un conjunto de técnicas y tratamientos médicos que van destinados a favorecer el embarazo, sustituyendo el proceso natural que se da durante la reproducción. Actualmente ayuda a parejas que tienen problemas de fertilidad o mujeres que afrontan tener un hijo de forma individual, analizando cada caso de manera personalizada, evaluando posibles trastornos y afecciones que puedan ocurrir durante el proceso. Y sobre todo determinar si es viable realizar tal proceso de fertilización.

¿Tienes dudas sobre el tratamiento?

900 908 600

L-J de 9:00h a 19:00h

V de 9:00h a 18:00h

Tratamientos y cirugía de Reproducción Asistida - Fertilidad humana

Pruebas y chequeos de Reproducción Asistida - Fertilidad humana

Ver todas las pruebas y chequeos

Hola. Somos Savia.
¿Cómo estás?

Definición

La reproducción asistida engloba todos aquellos tratamientos que se usan para solucionar un problema de infertilidad de pareja. Los especialistas en fertilidad humana serán dos, por una parte el ginecólogo, que se encargará de buscar problemas en la mujer, y por otra parte el urólogo en el caso de los varones.
Para ser ginecólogo hay que cursar el grado de medicina, después realizar el examen MIR y, tras ello, realizar una formación hospitalaria de cuatro años (residencia).
Para ser urólogo es lo mismo, hay que hacer el grado de medicina y el examen MIR, y se deberá realizar una formación hospitalaria de cuatro años (residencia).

Pruebas más comunes de reproducción asistida y fertilidad humana

Test de embarazo: es la prueba que se realiza para conocer si una mujer en edad fértil está embarazada o no. Se puede realizar una prueba de embarazo en orina, que es lo más común. En este caso se realiza con la primera orina de la mañana que es cuando se da la mayor concentración de hormonas. En casos dudosos se puede estudiar la hormona en sangre. En estos casos la hormona que se busca es la gonadotropina coriónica, que es la que produce la placenta.
Citología: es una prueba diagnóstica que permite conocer alteraciones en el cuello del útero. Es una prueba de screening, que quiere decir que se realiza a personas en principio sanas para tratar de localizar lesiones premalignas. La toma debe de ser tanto del endocérvix, esto es la parte interna del cuello uterino, como del exocervix , esto es la parte exterior.
Revisión ginecológica: se realiza además de mediante una citología, con el estudio de una ecografía vaginal, lo cual va a permitir conocer posibles alteraciones en el útero, las trompas de Falopio o los ovarios, que puedan necesitar de tratamiento.
Monitorización fetal: es el control del latido cardíaco del feto desde los últimos días de embarazo hasta el momento del parto. Este control del latido nos permite conocer el bienestar fetal. El latido tiene que ser constante y puede descender con alguna contracción, pero se deberá recuperar de forma adecuada. El descenso mantenido del latido cardíaco es indicativo de sufrimiento fetal y puede conllevar la realización de una cesárea.
Test prenatal: puede ser invasivo o no invasivo. En el test invasivo se realiza una amniocentesis para, a través del líquido amniótico, tomar células del feto que serán valoradas por un genetista. Esto nos permitirá conocer enfermedades genética como el síndrome de Down o la trisomía 18. En el test no invasivo se realiza una muestra de sangre de la madre y en ella se localizan células del feto. Este test permite saber si este presenta anomalías cromosómicas.
Espermiograma: es el estudio de una muestra de semana del varón. Esto permite conocer el número de espermatozoides, la movilidad de estos y si presentan alteraciones. Permitirá pues conocer la fertilidad de un varón.
Salpingografía: es una prueba de imagen que permite mediante una radiografía de contraste, saber si las trompas de Falopio de la paciente están obstruidas. También permite conocer malformaciones uterinas. El contraste se introduce a través de una pequeña sonda que desde la vagina y a través del cuello del útero, se introduce en el mismo llegando hasta las trompas de Falopio.

Tratamientos más comunes de reproducción asistida y fertilidad humana

Inseminación artificial: es la deposición de espermatozoides en el útero. Esto se hace para facilitar la unión del espermatozoide con el óvulo. Estos espermatozoides han sido seleccionados con anterioridad para estar seguros de su buena movilidad. Para que la fertilización sea lo más eficaz posible se va a controlar la ovulación y a estimular la misma colocando los espermatozoides en el útero en el mejor momento posible.
Fecundación in vitro: es la fertilización de un óvulo por un espermatozoide fuera del útero para, una vez comenzada la multiplicación celular, implantar dicho óvulo fecundado en el útero materno.
Donación de óvulos: es un gesto altruista por el cual una mujer dona óvulos a otras que, por falta de los mismos, no pueden concebir. Para someterse a este tratamiento las mujeres deben seguir un tratamiento hormonal para que maduren varios óvulos a la vez. Dichos óvulos serán extraídos posteriormente. La mujer solo será donante de óvulos hasta seis veces, es decir, solo podrá haber seis embriones de sus óvulos.
MiniFIV: en este tipo de técnica lo que se hace es una estimulación hormonal más ligera a la paciente. Esto hace que los posibles efectos secundarios sean reducidos y se consiguen entre dos y tres óvulos, haciendo que el coste de crioconservación sea menor.
Congelación y mantenimiento de embriones: es el sistema de conservación para mantener los embriones que se logran en exceso cuando se realiza una fertilización in vitro. Esto permite realizar la transferencia hacia el útero en otro momento. Se congelan mediante nitrógeno líquido a -196º C. Para evitar que el nitrógeno dañe los embriones se van a usar crioprotectores durante el proceso. Estos embriones se guardan en tanques con nitrógeno líquido de los que solo son extraídos cuando son necesarios para la implantación.
Donación de esperma: es un gesto altruista por el cual un varón dona de forma desinteresada sus espermatozoides, para lograr la fecundación de un óvulo. Este método se suele emplear en mujeres que no tienen un varón como pareja o en aquellos casos en que el varón de la pareja es estéril.

Enfermedades más comunes de reproducción asistida y fertilidad humana

  • Embarazo ectópico.
  • Prolapso uterino.
  • Abortos de repetición.
  • Azoospermia.
  • Ovarios poliquisticos.
  • Endometriosis.
  • Obstrucción de trompas uterinas.

¿Tienes dudas?

900 908 600

L-J de 9:00h a 19:00h

V de 9:00h a 18:00h