Pruebas diagnósticas

Las pruebas diagnósticas son aquellas que un médico solicita a otro o al laboratorio para tratar de llegar a un diagnóstico preciso de un paciente. Se engloban en tres tipos, genéricas, de laboratorio y de imagen. Se entiende por pruebas de laboratorio, las analíticas que se hacen con sangre, heces u orina del paciente, y se denominan pruebas de imagen las radiografías, el TAC o escáner, la resonancia magnética, el PET-TAC, y la ecografía. Por otro lado, tenemos otras pruebas diagnósticas más específicas, como las espirometrías o los electrocardiogramas.

¿Tienes dudas sobre el tratamiento?

o llámanos al 900 908 600

L-J de 9:00h a 19:00h

V de 9:00h a 18:00h

Hola. Somos Savia.
¿Cómo estás?

Definición

No hay un único médico especialista en pruebas diagnósticas. Si se trata de pruebas de sangre o de orina (analíticas), dependen del laboratorio. Si se trata de pruebas de cultivo, dependen de microbiología. Si son de anticuerpos, de inmunología, si son pruebas de imagen, dependen de los radiólogos y otros análisis, como las biopsias, dependen de los médicos expertos en anatomía patológica. Las espirometrías, por su parte, serán analizadas por un neumólogo y realizadas por personal de enfermería, mientras que los electrocardiogramas serán realizados por enfermería y analizados por cardiólogos.

Pruebas diagnósticas más comunes

Análisis de sangre: la analítica de sangre es la prueba de laboratorio que se realiza con una muestra de sangre venosa. En ella se van a encontrar diferentes valores, por una parte, de recuento de células, y por otra, de bioquímica, inmunoglobulina, hormonas, anticuerpos…etc. En el contaje de células, se valoran los glóbulos rojos, que son los que mandan el oxígeno a las células, los glóbulos blancos, que son las células de defensa del organismo, y las plaquetas, que son las células que se ocupan de la coagulación de la sangre. En la parte de bioquímica se determinan la glucosa, el colesterol, las transaminasas, que se relacionan con las enfermedades hepáticas, la creatinina, la urea y el filtrado glomerular, que se van a relacionar con alteraciones renales, y, además, con estas pruebas podemos detectar las hormonas tiroideas, las hormonas sexuales, la parathormona (reguladora del calcio iónico), y otra serie de parámetros que nos irán orientando sobre diferentes enfermedades.
Radiografías: las radiografías son pruebas de imagen que se obtienen mediante rayos X de diferentes zonas. Esto nos dará diferente información, por ejemplo, las radiografías de huesos no permiten conocer las fracturas y fisuras en los mismos, en el tórax, nos darán información sobre los posibles daños pulmonares o ciertas alteraciones cardíacas, en el abdomen, nos permiten conocer afecciones intestinales como la obstrucción o la perforación, las ortopantomografías, nos permiten ver alteraciones a nivel de la boca, las radiografías de senos nasales nos permiten reconocer sinusitis…etc.
Resonancia magnética: la resonancia magnética nuclear es una forma de conseguir imágenes, no por radiación, sino por ondas magnéticas. Es un método menos invasivo y que permite reconocer de forma adecuada estructuras no solo óseas, sino también tejidos blandos como tendones, cartílagos, así como permite ver el interior de órganos como el hígado, el bazo o zonas que se valoran peor con una radiografía.
Análisis de orina: el análisis de orina permite, con una muestra pequeña de orina, valorar si los riñones funcionan de forma adecuada. Concentrando la orina también nos permite conocer niveles de otros productos de desecho, como la bilirrubina y el azúcar, dándonos así a conocer la presencia de bacterias y productos que estas contienen, como pueden ser los nitritos. También permite ver si hay presencia de glóbulos rojos o leucocitos (glóbulos blancos) que, de aparecer, harían sospechar un proceso infeccioso.
Amniocentesis: la amniocentesis es la prueba a mujeres embarazadas por la cual se va a obtener líquido amniótico, que es el que se encuentra recubriendo al feto. Este fluido contiene en su interior células del feto que, al ser estudiadas, nos permiten ver anomalías en el ADN del feto, conociendo enfermedades congénitas previas o alteraciones cromosómicas como el Síndrome de Down. Para obtener el líquido amniótico es preciso pinchar el abdomen de la madre y, a través de él, llegar al útero que se perfora también hasta llegar al saco amniótico de donde se extrae líquido para examinarlo.
Análisis de ETS: las analíticas para ETS son de dos tipos, en el caso de las enfermedades como sífilis, HIV, hepatitis B, se va a proceder a buscar los anticuerpos en la sangre. En el caso de la gonorrea o la clamidia, se busca o bien en un exudado uretral, el cual mediante un hisopo (palito con un algodón), se coje una muestra que manda a analizar al laboratorio. En el varón se toma la muestra en la uretra peneana y en la mujer se toma la muestra en el cuello del útero.
Análisis de colesterol: el análisis de colesterol se realiza tomando una muestra de sangre, extraída de una vena, que se procesa en el laboratorio de bioquímica y que nos dará una valor normal o alterado del mismo, indicando los niveles de colesterol.
Test de intolerancia alimenticia: el test de intolerancia alimenticia está pensado para, mediante una análisis de sangre, conocer qué alimentos, colorantes o conservantes, son mal tolerados por el paciente. Esto va a permitir al nutricionista realizar una dieta más personalizada en función de estas intolerancias.

Test de glucosa en sangre: el test de glucosa en sangre se puede realizar, bien mediante un análisis de sangre en el laboratorio, bien mediante un método conocido como Coaguchek. En él, a través de una gota de sangre que se sitúa en un reactivo, una máquina portátil nos permite conocer el resultado de la glucosa en sangre. Este método se usa para monitorizar la cantidad de glucosa en control de pacientes diabéticos.
Cultivo de orina, heces o esputo: el cultivo de orina, heces , esputo, uñas o piel, se realiza en un medio de cultivo, el cual será diferente dependiendo de si son bacterias o son hongos lo que queremos buscar. En estos medios de cultivo las bacterias existentes se multiplican y podemos visualizarlas. En muchos casos los cultivos llevan también antibiogramas, lo cual permite saber cuál es el antibiótico más eficaz para la bacteria que el paciente tiene.
Ecografías: las ecografías son pruebas de imagen que efectúa un médico radiólogo y que se realizan mediante ultrasonidos. Son mínimamente invasivas, dan mucha información y, en el caso de embarazadas, es un método seguro para conseguir el control del embarazo y el bienestar fetal. También permiten conocer alteraciones en órganos como los riñones, el hígado el bazo o el corazón.

Enfermedades más comunes detectadas mediante pruebas diagnósticas

Anemias: las anemias son procesos en los cuales hay menos glóbulos rojos de lo normal. Esto se puede producir por alteraciones de nutrientes, por pérdidas de sangre o por destrucción de glóbulos rojos. En general la anemia produce como síntoma principal cansancio y disnea.
Así, en los casos de falta de nutrientes, las anemias más comunes son la de déficit de hierro, la de ácido fólico y la de vitamina B12.
En las hemorragias por cirugías u otras causas se produce pérdida de sangre y la médula ósea no es capaz de reproducir de modo rápido los glóbulos rojos.
Por último, la destrucción de glóbulos rojos por parte del bazo puede ser debida a alteraciones en la forma de los glóbulos rojos.
Coagulopatías: son alteraciones en la producción de trombos para parar el sangrado de las heridas. Se pueden producir coagulopatías por falta de plaquetas, esto se produce cuando la médula ósea no genera bastantes plaquetas, lo cual hace que el coágulo no se forme de forma adecuada. Pero también hay otras sustancias en la sangre que se ocupan de la coagulación, son diferentes sustancias conocidas como factores de coagulación, y el déficit de estos factores da lugar a una coagulación más lenta de la sangre; esto es lo que ocurre en la hemofilia o en la enfermedad de Von Willebrand. También se consideran como coagulopatías el exceso de coagulación, lo cual se puede dar por alteraciones en ciertas enfermedades de origen reumático, donde hay presencia de anticoagulantes lúpicos o de anticuerpos antifosfolípidos.
Fibrosis pulmonar: la fibrosis pulmonar es una enfermedad en la cual se produce un endurecimiento progresivo del tejido pulmonar. Esto se traduce en dificultad para llenar los pulmones de aire y esto, a su vez, produce disnea (ahogo). En la mayoría de casos, la causa de esta enfermedad es desconocida y, además, se trata de una enfermedad sin cura pero en la que se trata de aliviar los síntomas para dar al paciente una mejor calidad de vida.
Distintos tipos de fiebres: la fiebre es un síntoma de diferentes enfermedades, pero en general está relacionada con procesos infecciosos que pueden ser víricos o bacterianos. Son causas frecuentes de fiebre las infecciones de orina, que cuando afectan sólo a la vejiga producen febrícula, pero, en casos de infección que afectan al riñón o produzcan una prostatitis van a dar una fiebre elevada. Por medio de un cultivo de orina se podrá conocer el origen de dicha fiebre. También da fiebre la neumonía, que es una infección vírica o bacteriana de pulmón en la cual, a veces, es necesario un cultivo de esputo para llegar al diagnóstico correcto. Producen también fiebre procesos infecciosos y virales como gripes, catarros o amigdalitis, que son enfermedades en general más leves, y también procesos como la brucelosis o la tuberculosis pueden dar fiebre, y estas son infecciones más graves.
ETS: las ETS o enfermedades de transmisión sexual son enfermedades infecciosas contagiosas que se transmiten a través de las relaciones sexuales. La gonorrea, la sífilis y el HIV son las más conocidas, pero hay muchas otras: clamidias, hepatitis, herpes genital, papilomas…etc, que también se transmiten por contacto sexual.
La gonorrea produce un enfermedad infecciosa con uretritis en el varón que da lugar a secreción purulenta de predominio matutino, y que precisa de tratamiento antibiótico para su erradicación. En la mujer el Gonococo se sitúa en el cuello uterino y puede ser totalmente asintomático. Cuando se encuentra un Gonococo en un hombre siempre se debe hacer cultivo de cuello de útero de sus últimas o recientes parejas sexuales.
La sífilis es una enfermedad que produce unas pequeñas úlceras conocidas como chancro sifilítico, que desaparecen posteriormente. Es una enfermedad que puede producir malformaciones fetales y problemas neurológicos a largo plazo, y que se detectará en el feto mediante una prueba de screening durante el embarazo.
El VIH es una enfermedad de contagio sexual. Cuando se mantienen relaciones con parejas de las que desconocemos su serología, se deberá realizar siempre con preservativo para evitar contagios desconocidos.
La clamidia produce en el varón uretritis y en la mujer vaginitis, debe ser tratada, y tiene riesgo cuando la infección se mantiene durante el embarazo ya que se puede contagiar al feto durante el parto.
La hepatitis B se contagia por vía sexual. La forma más eficaz de prevenir el contagio es con la vacunación de los niños según calendario vacunal vigente.
El herpes genital da lugar a lesiones ulcerosas que se repiten de forma periódica, se trata con Aciclovir y se contagia con facilidad.

¿Tienes dudas?