Podología

La podología es la rama de la medicina que se dedica a analizar y diagnosticar diversas enfermedades vinculadas a los pies, ya sean males o malformaciones. El especialista tratará estas afecciones de la mejor manera posible, incluyendo cirugías menores, cuando sean necesarias, pero nunca entrará en métodos quirúrgicos complicados. El podólogo se encarga de diseñar y desarrollar soportes que ayuden al paciente a mejorar su manera de andar o postura, mejorando su calidad de vida.

¿Tienes dudas sobre el tratamiento?

o llámanos al 900 908 600

L-J de 9:00h a 19:00h

V de 9:00h a 18:00h

Hola. Somos Savia.
¿Cómo estás?

Definición

La podología es la parte de la medicina relacionada con las enfermedades de los pies y el estudio de la pisada.

Médico especialista

No hay médico especialista en podología, para ser podólogo hay que estudiar el grado de podología.

Pruebas más comunes de podología

Estudio de la pisada: Es el análisis estático y dinámico del pie y de la relación que mantiene con rodilla, cadera y zona lumbar.

El paciente se sitúa de pie sobre una plataforma conectada a un ordenador. El ordenador capta una imagen que podrá ser estudiada posteriormente por el especialista. En la parte dinámica el paciente tendrá que caminar o correr sobre una cinta, que al igual que la plataforma de presiones, irá conectada a un ordenador que de nuevo dará una serie de imágenes a evaluar posteriormente por el podólogo.

Estudio biomecánico: Es el estudio en situación estática y dinámica de la pisada, para intentar prevenir las lesiones osteomusculares como esguinces de repetición, metatarsalgias, fascitis plantar, etc.

Se realizará un estudio de la pisada en estática en una plataforma de presiones y posteriormente se hará en dinámica de la pisada. Esto permite conocer la simetría de las pisadas, el tiempo de vuelo en carrera y de apoyo de cada pie.

Análisis de la técnica de carrera: Es importante sobre todo para los atletas. Para ello se procede, en primer lugar, a una entrevista clínica para recabar información sobre entrenamiento del atleta y sus posibles lesiones. Posteriormente, se pasa a medir la flexibilidad de ambas piernas, la fuerza muscular y, más tarde, se procede a poner una serie de marcadores reflectantes que serán de los que se usen para recoger los datos en el ordenador, permitiendo un análisis de la carrera. Por último, se emite un informe en el cual se da a conocer el índice de rendimiento de carrera donde se explica también la frecuencia y longitud de la zancada y cómo variando ésta se puede conseguir un mejor rendimiento personal. Se estudiarán además las articulaciones del tobillo, rodilla y cadera, dando las mejores recomendaciones posibles para mejorar el entrenamiento y el rendimiento del mismo.

Escáner en 3D: Se realizan unas serie de imágenes de rayos X que son analizadas por un ordenador. Se puede hacer una composición en 3D del pie del paciente que permite realizar un molde virtual del pie con los datos exactos para así poder realizar las ortesis o plantillas necesarias.

Baropodometría electrónica: Es el estudio del reparto de la carga del pie. Mediante una plataforma de presiones que transmite la información a un ordenador se puede tener información clara de si ambos pies reciben la misma presión y en qué zonas se produce para poder establecer el tratamiento más correcto.

Tratamientos más comunes de podología

Vendaje neuromuscular: Son vendajes que tienen como misión favorecer la curación de diferentes lesiones, dando apoyo a las articulaciones y músculos sin restringir la movilidad. Permite mantener la acción de las terapias manuales. Estas vendas son elásticas tan sólo en sentido longitudinal lo que busca preservar el movimiento y la actividad muscular.
Tenotomía: Es el corte parcial o total de un tendón para conseguir una mejora en el desequilibrio muscular. Se realiza, por ejemplo, en los casos de pie equino y varo. En ella se realiza una tenotomía percutánea del tendón de aquiles. Para ello, se usa anestésico local en la zona y se realiza una incisión en la piel procediendo a cortar después el tendón. Finalmente se inmoviliza con un yeso hasta su cicatrización.
Tratamiento para la artrosis: Va encaminada a mejorar la sintomatología ya que la artrosis es un enfermedad degenerativa sin tratamiento curativo en el momento actual. En el tratamiento médico con fármacos, serán los analgésicos tipo paracetamol o metamizol quienes tendrán un lugar en el alivio del dolor. En algunos momentos en que se asocie a una inflamación se pueden usar medicamentos antiinflamatorios tipo ibuprofeno, la fisioterapia y la termoterapia.
Tratamiento en la fascitis plantar: La fascitis plantar es la inflamación de la fascia que recubre los músculos de la planta del pie. Se puede tratar mediante plantillas ortopédicas realizadas con materiales porosos y con distintas durezas, dependiendo de la anatomía del paciente. Su fin es disminuir la presión y repartirla sobre la planta del pie de forma más equilibrada, también se puede realizar una infiltración. Para ello se procede a poner un paño estéril sobre la zona a tratar, se inyecta en la inserción de la fascia en el talón una mezcla de anestésico con corticoides que dará lugar a una disminución de la inflamación y también del dolor.
Tratamiento de tendinitis: En primer lugar irá dirigida a mejorar el dolor y la inflamación, para ello será necesario tratar de dejar el tendón en reposo siempre que sea posible. El uso de antiinflamatorios tipo ibuprofeno puede mejorar el dolor. En el caso de los pies será importante estudiar el tipo de calzado que el paciente lleva ya que en muchos casos éste puede ser causa del proceso, así la tendinitis en los flexores se pueden relacionar con el uso de chanclas en verano y las tendinitis aquileas con falta de sujeción del zapato al pie.

Enfermedades más comunes de podología

  • Hallux valgus
  • Fascitis plantar
  • Esguinces de repetición
  • Espolón calcáneo
  • Metatarsalgia

¿Tienes dudas?