Medicina Preventiva

La medicina preventiva es una especialidad de la medicina, centrada en la salud de los individuos de una población, además de ser utilizada por todos los médicos. El objetivo principal es prevenir y evitar las enfermedades de los pacientes, como por ejemplo detectar precozmente la hipertensión y tratarla antes de que cause una enfermedad. Además promueve y fomenta las acciones o actitudes saludables en los pacientes, para que disminuya la tasa de aparición de enfermedades en el individuo.

¿Tienes dudas sobre el tratamiento?

o llámanos al 900 908 600

L-J de 9:00h a 19:00h

V de 9:00h a 18:00h

Hola. Somos Savia.
¿Cómo estás?

Definición

La medicina preventiva es una especialidad médica que busca preservar y promover la salud de las personas, previniendo las enfermedades y haciendo más fácil el desarrollo del diagnóstico y el tratamiento, clarificando las dudas y dando soluciones al paciente según cada caso.

Médico especialista en medicina preventiva

El médico de esta rama debe estar especializado en medicina preventiva y salud pública.

Pruebas más comunes de la medicina preventiva

Mantoux: el Mantoux hace referencia a la conocida como prueba de la tuberculina. Es una prueba cutánea mediante la cual se detecta la presencia de la enfermedad bacteriana de la tuberculosis llamada Mycobacterium tuberculosis. Esta prueba se realiza de manera ambulatoria. En la prueba el paciente debe acudir al médico para que, de forma cutánea, (en la piel), le administren la bacteria y se produzca una reacción positiva o negativa. Si es negativa, significa que no ha entrado en contacto con la bacteria, y si es positiva es que sí ha entrado en contacto con ella. La prueba tiene dos fases para el paciente, primero acudirá a que le administren la bacteria, y a las 72 horas deberá regresar para valorar el resultado.

Prick test: el Prick Test hace referencia a un conjunto de pruebas cutáneas en las cuales se aplican diferentes tipos de sustancias a las que el paciente puede tener alergia (o no). El proceso es sencillo, se hace una punción en la piel del paciente para aplicar cada sustancia y analizar la posible alergia. El paciente acudirá a la consulta del médico para someterse a la prueba, primero se le aplican las sustancias y debe esperar fuera un tiempo determinado, para luego volver a entrar a valorar los resultados, los cuales el médico anota, ya que tras las 48 horas el paciente debe volver para completar el análisis de la prueba.

Radiología: la radiología es una rama de la medicina que se basa en la obtención de imágenes del cuerpo humano con la aplicación de rayos X. La radiación que se aplica al cuerpo es mínima y por tanto no es peligrosa, a no ser que se abuse de ella. Existen diferentes pruebas, como la resonancia ¡magnética (RM) o el TAC (tomografía axial computerizada).

Análisis clínicos: los análisis clínicos son una serie de pruebas de laboratorio que solicita el médico como complemento necesario para determinar un diagnóstico. Su resultado debe manifestarse de manera cualitativa como positivo o negativo, o de manera cuantitativa con un dígito.

Prueba del sida: la prueba del sida se realiza mediante un análisis de sangre específico, en el cual se evalúa si el virus está en el organismo del paciente o no. Recientemente se han desarrollado unos test de VIH en los cuales se pueden detectar los resultados en menos de 30 minutos. Basta con una gota de sangre del dedo. Si el resultado es negativo no requiere confirmación, en caso de ser positivo la requiere, ya que puede ser un falso positivo o, si no, al paciente se le debe iniciar un tratamiento cuanto antes.

Tratamientos más comunes de la medicina preventiva

Vacuna hepatitis B: la hepatitis B es una enfermedad causada por el virus VHB, que provoca una infección en el hígado, llevando a su inflamación. La vacuna contra la hepatitis B previene del contagio del virus. Consta de 4 dosis en un periodo de 6 meses. Mediante este tratamiento el paciente se inmuniza ante la hepatitis B. En caso de no estar vacunado y exponerse al virus, el paciente debe vacunarse antes de las 12 horas siguientes con un tratamiento de inmunoglobulina previo.

Vacuna tétanos: el tétanos es una enfermedad producida por la toxina de una bacteria que suele encontrarse en el suelo y accede a nuestro organismo mediante heridas abiertas. La vacuna contra el tétanos nos protege ante la posible entrada en nuestro cuerpo de dicha bacteria. Consta de 6 dosis, que el paciente debe obtener antes de llegar a la edad adulta para dar por finalizado el tratamiento.

Vacuna varicela: la varicela es una enfermedad infecciosa vírica muy contagiosa, que es muy frecuente en los niños y que si se da en adultos puede resultar grave. La vacuna de la varicela consta de 2 dosis y se debe aplicar entre los 10 meses y los 4 años, con una diferencia de 1 mes entre dosis y dosis.

Vacuna fiebre amarilla: la fiebre amarilla es una enfermedad vírica que se transmite por la picadura de un mosquito. Es una enfermedad que provoca hemorragias nasales, oculares y digestivas. Se manifiesta con fiebre, dolores de cabeza y calambres musculares. La vacuna consta de una única dosis que se debe aplicar al paciente mínimo 10 días antes de ir al destino tropical. Además, se debe respetar un margen de 4 semanas con la triple vírica, ya que sino podrían interferir la una en la otra.

Vacuna triple vírica: la vacuna triple vírica recibe le nombre de SPR o SRP, ya que protege contra tres enfermedades víricas a la vez: rubéola, una infección vírica peligrosa para mujeres embarazadas y su feto, sarampión, enfermedad vírica y muy contagiosa, y parotiditis, enfermedad vírica que provoca la inflamación de la glándula parótida, y que tiene mayor riesgo en adultos. Consta de dos dosis, que se deben aplicar en un periodo mínimo de diferencia de 4 semanas.

Enfermedades más comunes de la medicina preventiva

1 . Hipertensión arterial.
2 . Colesterol.
3 . Diabetes.
4 . Hepatitis B.
5 . VIH.

¿Tienes dudas?