Medicina Física y Rehabilitación en

La medicina física y de rehabilitación es una especialidad de la medicina y ciencias de la salud, también conocida como Fisiatría. Se encarga del diagnóstico y tratamiento de los pacientes con limitaciones ocasionados por una enfermedad o lesión. Trata de lograr la recuperación de la movilidad y funciones de los pacientes de manera óptima. Los médicos ayudan al paciente a recuperar la mayor parte de su capacidad y el mejor ajuste psicosocial.

¿Tienes dudas sobre el tratamiento?

o llámanos al 900 908 600

L-J de 9:00h a 19:00h

V de 9:00h a 18:00h

Definición

La rehabilitación es una parte de la medicina que se basa en un proceso por el cual el paciente puede recuperar la funcionalidad que había perdido en una parte del cuerpo por una enfermedad o accidente. Por tanto, es aquella rama de la medicina destinada al cuidado sanitario del paciente reduciendo las lesiones que puedan provocar una discapacidad, evitándose o tratándola.

Médico especialista en medicina física y rehabilitación

El médico rehabilitador es el encargado de coordinar todo el proceso de rehabilitación del paciente, de forma que analiza el origen de la lesión y establece el proceso rehabilitador más adecuado.

Pruebas más comunes la medicina física y rehabilitación

Electromiografía: la electromiografía es una prueba médica que consiste en medir la actividad eléctrica que se produce en un músculo estriado, aquel que posee estrías a lo largo de toda su longitud, durante una contracción rápida e involuntaria. El estudio se realiza mediante una serie de agujas que miden la actividad del músculo en tres fases: reposo, esfuerzo leve y máximo esfuerzo. Mediante esta prueba se consigue evaluar si existe o no una alteración muscular.

Ergoespirometría: la ergoespirometría también recibe el nombre de prueba de esfuerzo máximo. Esta prueba se realiza colocando al paciente sobre una cinta de correr o un simulador de bicicleta y se le pide que corra o pedalee hasta que llegue a su tope, al agotamiento. A lo largo del estudio también se le coloca una máscara para valorar el consumo de oxígeno y la producción de CO2, además del ritmo o frecuencia cardíaca y la velocidad y potencia alcanzada.

Prueba postural: mediante esta prueba se permite medir la postura del cuerpo del paciente para comprobar si hay deformidades, sobre todo en la columna. Se evalúa al paciente de frente, de espaldas y por ambos lados, creando una exploración completa.

Estudio de la pisada: una mala pisada a la hora de caminar o correr puede provocar en el paciente lesiones o no permitir que se corrijan. Por ello, mediante el estudio de la pisada, se realiza un examen completo de la huella del paciente para valorar si existe alguna anomalía, y, en caso de que sea así, corregirla con el uso de plantillas personalizadas a cada caso.

Resonancia magnética: esta es una de las pruebas más comunes antes de iniciar la rehabilitación. Se basa es un diagnóstico mediante la imagen, que no emplea rayos X, sino imanes y ondas de radio, los cuales permiten elaborar imágenes del cuerpo humano sin emitir una radiación al paciente, que, en exceso, puede resultar peligrosa para la salud.

Tratamientos más comunes de medicina física y rehabilitación

Hipopresivos: los abdominales hipopresivos son un tipo de gimnasia que se realiza para reforzar la zona abdominal y mejorar el suelo pélvico. Mediante este ejercicio se reduce la presión del abdomen y se fortalece. Están indicados sobre todo a mujeres tras el parto y personas con alteraciones urinarias o problemas de espalda, entre otros a consultar con el médico especialista.

Artrocentesis: este tratamiento consiste en extraer de la cavidad articular el líquido sinovial que se encuentra entre las articulaciones, y a la vez inyectar una sustancia para minimizar el roce de hueso con hueso, siendo generalmente el ácido hialurónico la sustancia empleada. Este tratamiento se realiza mediante una punción con anestesia y suele realizarse en la zona de la mandíbula.

Rehabilitación neuropsicológica: cuando un paciente sufre un accidente por el cual quedan dañadas sus capacidades mentales al tener un daño cerebral, es sometido a una rehabilitación neuropsicológica para recuperar, en la medida de lo posible, según cada caso y gravedad de la lesión, sus capacidades de atención, lenguaje, psicomotricidad, memoria y cognitiva-ejecutiva.

Fisioterapia del suelo pélvico: la fisioterapia para el suelo pélvico se suele recomendar a mujeres que han dado a luz recientemente y en edad premenopáusica, así como a hombres que se han sometido a una intervención de próstata. Además de en estos casos, también se puede indicar en otros como tratamiento preventivo, ya que la fisioterapia pelviperineal (suelo pélvico) mejora y previene otras dolencias como la incontinencia fecal o urinaria, disfunciones sexuales, estreñimiento… etc.

Enfermedades más comunes de medicina física y rehabilitación

1. Esguince de tobillo y rodilla.
2. Contractura cervical y/o muscular.
3. Tendinitis.
4. Lumbalgia.
5. Codo de tenista.

Busca tus tratamientos, consultas y pruebas de medicina física y rehabilitación en:

Hola. Somos Savia.
¿Cómo estás?

¿Tienes dudas?