Ginecología y Obstetricia

La ginecología y obstetricia proviene de una rama de la medicina cuyo objetivo es la de seguir y cuidar de la mujer en todo su periodo fértil, y sobre todo en el momento del embarazo. Se encarga de diagnosticar posibles enfermedades y si hay alguna, de tratarlas de la manera más rápida y menos nociva para el paciente. En la etapa del embarazo, el ginecólogo seguirá todo el proceso para verificar, en todo momento, que la gestación del feto es la correcta.

Tratamientos y cirugía de Ginecología y Obstetricia

Pruebas y chequeos de Ginecología y Obstetricia

Ver todas las pruebas y chequeos

Hola. Somos Savia.
¿Cómo estás?

Definición

La ginecología es la parte de la medicina que se dedica al tratamiento del sistema reproductivo femenino, y la parte de obstetricia es la que se dedica al control del embarazo y el parto. El médico experto en este área es conocido como ginecólogo u obstetra, y para realizar esta especialidad tras seis años de estudios de grado de medicina, hay que presentarse al examen MIR, y, tras aprobar dicho examen, realizar una formación hospitalaria de cuatro años (residencia).

Pruebas más comunes de ginecología y obstetricia

Test de embarazo: se realiza en general en la orina, y se suele usar la primera de la mañana ya que es la que más hormonas tiene. Así se detecta la presencia de gonadotropina coriónica, que es una hormona producida por la placenta. En casos dudosos se puede realizar un control de dicha hormona en sangre.
Amniocentesis: es la extracción de líquido amniótico del saco vitelino para su observación en el laboratorio de genética. Se trata de detectar células del feto y estudiar posibles alteraciones cromosómicas que pueda presentar, como la trisomía 21 o síndrome de Down, o la trisomía 18. Para realizar la extracción de líquido amniótico se procede a pinchar desde el abdomen de la madre, perforando el útero y el saco amniótico, hasta llegar al líquido, del que se extrae una pequeña cantidad.
Colposcopia: es una prueba diagnóstica que consiste en la observación del cuello del útero tratando de buscar en él lesiones patológicas sobre las que realizar una toma de muestra. Se visualiza el cuello del útero a través de un colposcopio, que lleva una serie de lentes y permite ver la zona aumentada de tamaño. Para localizar las lesiones se usan sustancias como el ácido acético o el lugol, que quedarán depositadas en las zonas anómalas permitiendo coger biopsias de las mismas.
Histerosalpingografía: es la técnica de imagen en la que, por medio de rayos X, se puede conocer la anatomía del útero y de las trompas de Falopio, permitiendo ver si estas son permeables y si la anatomía del útero es correcta. Para ello se realiza la introducción de un contraste a través del cuello del útero por una sonda de un calibre muy fino, y, tras esto, se introduce una sustancia de contraste y se realizan una serie de radiografías que permitirán comprobar la situación del útero y las trompas. Este tipo de prueba se realiza en los estudios de infertilidad.
Densitometría ósea: es una prueba de imagen para detectar la cantidad de calcio que tiene el paciente en los huesos y compararlo con los parámetros normales. Esto permite conocer si un paciente tiene osteopenia u osteoporosis que sean necesarias tratar. Normalmente se estudian dos zonas principalmente, la cadera a nivel del cuello del fémur y la columna vertebral. El sistema se realiza a través de rayos X.

Tratamientos más comunes de ginecología y obstetricia

Inseminación artificial: es la introducción de espermatozoides que han sido seleccionados de forma que presenten una buena movilidad en el interior del útero, y que va a permitir que se produzca más fácilmente la fertilización del óvulo. Se realiza la introducción mediante una sonda fina que atraviesa el cuello del útero, dando lugar a un recorrido más pequeño por parte del espermatozoide y hace más probable la fecundación.
Histerectomía: es la extirpación del útero o matriz. Se suele dar en procesos de cáncer de útero o bien en procesos de miomas uterinos en mujeres perimenopáusicas. Es una cirugía mayor que se realiza bajo anestesia general y que se puede realizar mediante cirugía abierta con una única incisión de tamaño de entre 10 y 15 centímetros, o bien con cirugía laparoscópica, caso en el que se hacen tres incisiones de unos 2 centímetros cada una, por una de ella se mete el fibroscopio que es una sonda flexible en cuya punta va una cámara y cuyas imágenes se proyectan en una pantalla, permitiendo la visualización por parte del cirujano, y por el resto de incisiones se meterá el material quirúrgico. La cirugía laparoscópica tiene una recuperación más rápida e implica menos días de estancia hospitalaria
Cesárea: es la extracción del feto a través de cirugía. Para ello se realiza una incisión en la zona abdominal, normalmente en el área suprapúbica. Tras esto se procede a realizar una apertura del útero y a extraer el feto y la placenta. Esta cirugía se programa cuando por la posición del feto se sospecha que no va poder progresar el parto de modo adecuado, cuando existe una desproporción entre el canal del parto y el tamaño del feto, o en caso de enfermedades cardiológicas de la madre. También cuando el útero ha sido sometido a cirugía previa o de forma no programada durante el proceso de parto si este no progresa de modo adecuado o se sospecha un sufrimiento fetal que hace necesaria la extracción del feto lo más rápidamente posible.
Ligadura de trompas de Falopio: se considera un método de control de natalidad definitivo. Es un método quirúrgico en el que se produce un cierre de las trompas de Falopio de la paciente, lo cual impide la comunicación entre los ovarios y el útero y por tanto la fertilización del óvulo por un espermatozoide. Se suele hacer por cirugía laparoscópica, con una incisión por cada trompa para introducir el laparoscopio y otra mínima para introducir el aparataje quirúrgico. Las trompas pueden bien quemarse bien situarse con una banda para cerrarlas.
Reproducción asistida: son técnicas que se usan para tratar de mejorar la fertilidad de una pareja. Las más comunes o conocidas son la fertilización in vitro y la inseminación artificial. En todas ellas puede ser con óvulos y espermatozoides de la pareja, y, en aquellos casos en los que esto no es posible, por medio de óvulos y espermatozoides de donantes. En la inseminación artificial se dirigen los espermatozoides al interior del útero a través del cuello de este, y en la fertilización in vitro se va a tratar de producir la unión del óvulo y el espermatozoide fuera del útero y cuando se empieza a reproducir celularmente se procede a la introducción dentro del útero de la madre, donde se desarrollara en su totalidad.

Enfermedades más comunes de ginecología y obstetricia

  • Cáncer de endometrio.
  • Alteraciones en citología.
  • Cáncer de ovario.
  • Cáncer de mama.
  • Endometriosis.
  • Embarazo normal y de alto riesgo.
  • Infertilidad.
  • Control de métodos anticonceptivos.