Cirugía Pediátrica

La cirugía pediátrica es la especialidad centrada en la cirugía dirigida para los niños, de una edad que va desde el nacimiento hasta la adolescencia. La cual se realiza de manera diferente que en la de adultos, con otros modos de actuación. Esto se debe principalmente porque el metabolismo del cuerpo de un niño es diferente al de un adulto, por la sencilla razón de que está creciendo.

¿Tienes dudas sobre el tratamiento?

o llámanos al 900 908 600

L-J de 9:00h a 19:00h

V de 9:00h a 18:00h

Hola. Somos Savia.
¿Cómo estás?

Definición

La cirugía pediátrica es la parte de la medicina que se dedica al diagnóstico y tratamiento quirúrgico de las enfermedades desde el nacimiento hasta el fin de la adolescencia.

Médico especialista

El médico especialista es el cirujano pediátrico. Para ser cirujano pediátrico se precisa estudiar el grado en medicina, realizar el examen MIR y, posteriormente, una formación intrahospitalaria como médico residente de cinco años.

Pruebas más comunes de la cirugía pediátrica

Consulta pediátrica: El niño que ha sido valorado por un pediatra de ámbito más general le redirige a un cirujano, quien decide si una cirugía va a mejorar su situación. Para ello, realizará la pruebas diagnósticas y el examen clínico del niño que considere necesarios.
Otoscopia: Es la observación del conducto auditivo externo y el tímpano desde el exterior a través de un otoscopio. El otoscopio es un aparato con una luz y una lente de aumento que permiten conocer la posibilidad de alteraciones a nivel del tímpano y valorar si es necesaria la cirugía.
Colonoscopia: Es una prueba diagnóstica que consiste en introducir un endoscopio por el ano (sonda flexible con luz y una cámara en el extremo) y que permite examinar la mucosa del colon del niño, obstrucciones intestinales, la presencia de cuerpos extraños en el colon, el estudio de enfermedades inflamatorias intestinales, el estudio de hemorragias digestivas bajas o el estudio de anemias sin filiar.

Para realizar la prueba se realiza una sedación del niño de forma que la prueba se realice de modo rápido y con mínimas molestias.

Análisis clínicos: La analitica de sangre es una de las primeras pruebas a realizar. Esto permite conocer si el niño presenta enfermedades intercurrentes que pueden dar lugar a complicaciones durante la cirugía. Las analíticas permiten conocer los glóbulos rojos, detectando con ello posibles anemias, glóbulos blancos que permiten conocer posibles infecciones y problemas de coagulación de la sangre a través de las plaquetas, conocer niveles de glucosa y ver si las funciones renales y hepáticas son las correctas.
Radiodiagnósticos: Es el diagnóstico mediante imágenes. Al igual que en los adultos, puede ser de lo más variado. Los escáner o TAC son pruebas de imagen procesadas por un ordenador que permiten realizar cortes muy finos y transversales del organismo que una radiografía normal no permite. Con este tipo de prueba se pueden diagnosticar, por ejemplo, diferentes tipos de tumores o hacer una búsqueda de metástasis cuando estos ya se conocen. La resonancia magnética nuclear son pruebas de imagen que en vez de usar rayos X para su obtención, usan ondas magnéticas. Puede ser necesario para diagnosticar tumores o hemorragias cerebrales y puede usarse también como prueba complementaria en los casos de fracturas complejas. Las ecografías, en especial la abdominal, permiten ver alteraciones en los uréteres y vejiga urinaria, inflamación de vísceras, apendicitis, entre otros.

Tratamientos más comunes de la cirugía pediátrica

Cirugía de hernia umbilical: La hernia umbilical es una protuberancia que aparece bajo la piel en la zona del ombligo. Suelen realizarse mediante cirugía ambulatoria y, en general, los niños tienen un recuperación rápida. Es una cirugía que se hace con anestesia general o sedación profunda. Se realiza una incisión semicircular en la parte inferior del ombligo. Si hay asas intestinales se van a colocar en su sitio. Posteriormente se procede a extirpar el saco herniario y a cerrar el espacio con puntos de sutura. El niño será dado de alta el mismo dia o al día siguiente de la cirugía.
Cirugía de hernia epigástrica: La hernia epigástrica es una hernia que aparece en la línea media del abdomen por encima del ombligo. Suelen ser pequeñas, de aproximadamente un centímetro de tamaño. Para realizar su reparación será necesario someter al paciente a anestesia general. Tras ello, se realiza una incisión transversal de la pared abdominal. A continuación, se procede a suturar la fascia muscular y posteriormente se sutura la piel. El paciente suele ser dado de alta el mismo dia o al día siguiente de la cirugía.
Apendicectomía por laparoscopia: Es la extracción del apéndice infectado del abdomen de un niño mediante un laparoscopio (sonda flexible que presenta una cámara en su punta, que permite la visualización de la operación a través de una pantalla). Esta cirugía precisa de tres incisiones; por una de ellas se introduce el laparoscopio y por el resto el material quirúrgico necesario para la extirpación del apéndice. Esto permite una recuperación rápida del niño y una menor cicatriz.
Amigdalectomía: Es la extirpación de las amígdalas y, en muchos casos, de las adenoides en niños que presentan infecciones de amígdalas de repetición o cuando padecen dificultades para respirar y tragar. Es una cirugía que se realiza bajo anestesia general. Se mantiene la boca del niño abierta y, a través de ella, se procede a cortar y retirar las amígdalas. Puede ser necesario también retirar las adenoides a través de la boca. El niño permanecerá hospitalizado durante unas 24 horas.
Criptorquidia: Es la técnica de cirugía mayor que sitúa el testículo en el escroto. Es una cirugía que debe realizarse antes de los 2 años ya que los resultados son mejores cuando más temprana sea. Se realiza una pequeña incisión a nivel de escroto o de la ingle y a través de ella se coloca el testículo en su lugar correcto.
Circuncisión: Es la técnica quirúrgica de extirpación del prepucio. Esta técnica quirúrgica va a necesitar anestesia general aunque en algunos casos se puede extirpar por motivos religiosos. El motivo médico será por fimosis, que es el estrechamiento del prepucio que no deja salir al glande. En estos casos se suele hacer la cirugía entre los cinco y los siete años de vida. La herida de sutura puede tardar hasta 3 semanas en curar y los puntos se reabsorben solos.

Enfermedades más comunes de la cirugía pediátrica

  • Criptorquidia
  • Pectus excavatum
  • Enfermedad de Hirschsprung
  • Fimosis
  • Sarcoma de Ewing
  • Cirugía de hernia inguinal

¿Tienes dudas?