Aparato Digestivo

La especialidad médica de aparato digestivo estudia y diagnostica aquellas patologías que afectan al tracto digestivo y órganos asociados. La unidad de aparato digestivo ofrece consulta, diagnóstico y tratamiento para enfermedades como úlceras gástricas, gastritis, problemas estomacales e intestinales por medio de pruebas como ecografía abdominal, análisis o colonoscopia y procedimientos como operación de hernia de hiato, implantación de banda gástrica y de balón gástrico.

¿Tienes dudas sobre el tratamiento?

o llámanos al 900 908 600

L-J de 9:00h a 19:00h

V de 9:00h a 18:00h

Hola. Somos Savia.
¿Cómo estás?

Definición

La especialidad de aparato digestivo es la que se encarga de las enfermedades gastrointestinales y de órganos relacionados con la digestión, como son el hígado, la vesícula biliar y el páncreas. El médico especialista en aparato digestivo, debe realizar la formación de grado en medicina, tras ello, someterse al examen MIR y, tras aprobar este debe realizar una formación intrahospitalaria de cuatro años (residencia).

Pruebas más comunes de aparato digestivo

Endoscopia: la endoscopia alta es la visualización del esófago, el estómago y el duodeno a través de un fibroscopio, un sistema de visualización que se encuentra en la punta de una sonda flexible y que se introduce a través de la boca del paciente, el cual se encuentra sedado. A través de dicha sonda se puede introducir material que permite recoger muestras de tejido a examinar posteriormente por parte del laboratorio de anatomía patológica.
Colonoscopia: la colonoscopia es la visualización del colon a través de un fibroscopio, el cual se va a introducir a través del ano. Dicho fibroscopio permite la introducción de pinzas para biopsias, y así poder extirpar pólipos colónicos, que serán posteriormente analizados en el laboratorio de anatomía patológica.
Sonda nasogástrica: la sonda nasogástrica es una sonda que se introduce a través de la nariz, la faringe y el esófago del paciente para quedar depositada en el estómago. Se usa cuando existe una obstrucción, ya sea intestinal o estomacal, para aspirar el contenido gástrico. También se puede usar para alimentar a ciertos pacientes que presenten estrechamientos del esófago o dificultades severas para tragar.
Ecografía abdominal: se trata de una prueba de radiodiagnóstico en la cual, a través de ultrasonidos, se pueden visualizar los órganos abdominales. En digestivo tiene especial valor para el hígado y la vesícula, permitiendo valorar la presencia de litiasis biliares (piedras en la vesícula biliar), de desestructuración hepática o de dilatación de los conductos hepáticos.
Fibroscan: prueba de imagen que sirve para valorar la fibrosis hepática, que causa una disminución del flujo sanguíneo a través del hígado y una acumulación de tejido cicatricial. Sin tratamiento, la fibrosis de hígado puede llevar a cirrosis, fallo hepático, y cáncer de hígado. Además esta prueba es importante para el control de las hepatitis crónicas, en especial de la hepatitis C, permitiendo decidir en qué momento se debe realizar el tratamiento de dicha enfermedad. Es un estudio no invasivo y que está sustituyendo poco a poco a la biopsia hepática.
Prueba de Helicobacter pylori: el Helicobacter pylori se puede detectar mediante una biopsia del tejido digestivo, pero, una vez tratada, para buscar su erradicación, se realiza una prueba en heces, de búsqueda de anticuerpos, que si es negativa nos indicará la erradicación de la bacteria.

Tratamientos más comunes de aparato digestivo

Balón gástrico: se usa para el tratamiento de la obesidad, actúa reduciendo la capacidad del estómago, en este caso, mediante la introducción de un balón gástrico. Dicho balón se introduce por método endoscópico a través de la boca del paciente hasta situarse en su estómago. Una vez situado en este nivel se procede a hinchar, lo cual da lugar a un reducción del espacio del estómago
Colostomía: la colostomía es la apertura del colon hacia el abdomen. Se produce en cirugías de extirpación del colon en las cuales no se puede realizar una unión entre los dos extremos de la extirpación, lo cual conlleva al uso de una bolsa de colostomía para la recogida de heces.
Colecistectomía: es la extirpación de la vesícula biliar. El motivo más frecuente por el que se realiza esta cirugía es la presencia de litiasis biliares (piedras en la vesícula biliar), que dan lugar a cólicos de repetición. Se realiza bajo anestesia general y suele ser una técnica quirúrgica laparoscópica.
Ileostomía: es la comunicación entre el íleon, que es la parte final del intestino delgado, hacia el abdomen. Se realiza en cirugía de extirpación de la totalidad del colon, pero también se pueden dar casos en lo que es necesario mantener el colon durante un periodo en descanso, para luego volver a retomar de forma más anatómica la solución del problema.
Operación de hernia de hiato: esta operación queda reducida a aquellos casos en los que el tratamiento farmacológico no ha dado resultado. Se realiza bajo anestesia general, y en ella se procede a realizar una plicatura del estómago sobre el esófago. De esta forma se impide que el estómago se vaya hacia el tórax, el procedimiento es laparoscópico.
Colangiopancreatografía endoscópica: es un procedimiento, en el cual, con el paciente sedado, se procede a meter el endoscopio hasta el duodeno, a través de este se meterá una sonda con la cual se va a canalizar el conducto pancreático. De esta forma se puede retirar litiasis (piedras) en esta zona, dilatar el conductor, y suministrar un contraste que permite visualizar los conductos pancreáticos y biliares.

Enfermedades más comunes de aparato digestivo

  • Litiasis biliar.
  • Hepatitis crónica vírica.
  • Cirrosis.
  • Enfermedad de Crohn.
  • Enfermedad inflamatoria intestinal.
  • Cirrosis biliar primaria.
  • Descompensación edema ascitis.
  • Encefalopatía hepática.
  • Pancreatitis.
  • Úlcera gástrica y duodenal.

¿Tienes dudas?