Análisis Clínicos

Gracias a la realización de análisis clínicos se entienden los estados de salud y de las enfermedades, sabiendo el proceso que se está siguiendo, si está mejorando o empeorando el paciente. Ayudan al correcto diagnóstico de las enfermedades del paciente. Establecen el pronóstico de las afecciones. Facilitan el seguimiento clínico y por último, aseguran la eficacia del tratamiento que se está aplicando y si hay algún tipo de problema cambiar el tratamiento.

Pruebas y chequeos de Análisis Clínicos

Ver todas las pruebas y chequeos

Hola. Somos Savia.
¿Cómo estás?

Definición

Los análisis clínicos o pruebas de laboratorio son un conjunto de tests que se realizan sobre muestras de sangre, orina o tejidos del cuerpo del paciente, de manera protocolaria en un laboratorio. La recogida de muestras ha de ser rigurosa para que no se contaminen ya que si no los resultados pueden ser erróneos.

Médico especialista en análisis clínicos

El médico especialista que se encarga del diagnóstico y tratamiento mediante este tipo de pruebas varía según la necesidad del paciente y su posible enfermedad. Las muestras por su parte suelen ser recogidas por las enfermeras siempre, y en algunos casos, como el análisis de sangre, son ellas quienes la extraen.

Tipos más comunes de análisis clínicos

  • Análisis de calcio: mediante este análisis se mide la cantidad de calcio presente en la sangre del paciente. Este mineral es muy importante que se encuentre en las cantidades óptimas en el organismo del ser humano, ya que es necesario para mantener la salud de los huesos, así como de los nervios, el corazón y los músculos. El 99% del calcio se encuentra en los huesos y el 1% en la sangre. Si estos porcentajes varían desmesuradamente, es posible que el paciente tenga alguna alteración en los huesos o la tiroides, entre otras.
  • Análisis de estrógenos: los estrógenos son una hormona sexual femenina que contribuye al desarrollo de los aspectos secundarios de la sexualidad de la mujer, como los pechos y la menstruación. El análisis de estrógenos se realiza mediante una muestra de sangre, aplicándose sobre todo a mujeres en la época de la pubertad, en periodos de menopausia, o en controles de producción de estrógenos.
  • Amniocentesis: la amniocentesis se realiza para analizar el líquido amniótico en el que se encuentra el feto durante el embarazo. La muestra se extrae mediante una punción abdominal a través del ombligo con una aguja larga. En el líquido amniótico se encuentran diferentes células fetales y sustancias químicas que produce el feto, y son las que se analizan para evaluar posibles alteraciones en el feto, como la trisomía del cromosoma 21 (Síndrome de Down).
  • Hemograma: un hemograma es un análisis de sangre, una prueba médica que se realiza extrayendo una muestra de la misma del paciente mediante una aguja, para evaluar los parámetros del funcionamiento sanguíneo de su cuerpo. En dicho análisis se procede a evaluar el tamaño, el comportamiento y la cantidad de glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas.
  • Análisis de orina: el análisis de orina es una prueba empleada a menudo como apoyo para un diagnóstico urgente o en patologías habituales. Para realizarlo, se recoge una muestra de orina del paciente en un bote esterilizado, y se manda al laboratorio para ser analizada. Es una prueba no invasiva y se realiza sobre todo para enfermedades que afectan al riñón.

Objetivos principales de los análisis clínicos

Prevención: los análisis se suelen emplear como prevención de manera que el paciente tenga un control periódico de la realización de éstos para comprobar que su cuerpo se encuentre sano y no padece ninguna enfermedad. Además, sirve como diagnóstico precoz ya que cuanto antes se trate una enfermedad mayor es la posibilidad de recuperación.

Diagnóstico: ante la posibilidad de que un paciente tenga una enfermedad concreta, se realiza una analítica para comprobar si la padece o no. Se suele realizar un análisis muy concreto si se sabe la enfermedad que puede padecer, por ejemplo, ante la sospecha de que padezca una cistitis, se realizará un análisis de orina. Por otro lado, si no se conoce qué enfermedad puede padecer el paciente, se realizará una analítica completa más abierta para detectarla.

Evaluación del tratamiento: se realiza para evaluar cómo evoluciona el paciente frente al tratamiento para una enfermedad y mantener un control periódico para observar si el tratamiento es bueno o no. El médico establecerá el control riguroso necesario para comprobar dicha evolución y los pasos concretos de la medicación que deberá tomar.

Control de la enfermedad: se realiza para ver la evolución de la enfermedad una vez superada o terminado el tratamiento. El paciente ha de someterse a una serie de análisis, generalmente de sangre, para ver que los parámetros sanguíneos no están alterados, que siguen en orden. De esta manera se establece un control periódico de la enfermedad para evitar que, en caso de que vuelva, se trate precozmente evitando un agravamiento peor.

Chequeo anual: el chequeo anual se compone de diferentes pruebas, entre las que destaca el análisis de sangre. Mediante este chequeo se comprueba que el paciente está en perfecto estado de salud y que, a lo largo de un año, no hayan aparecido alteraciones en el organismo. No obstante, al ser una prueba tan genérica mediante una analítica de sangre, no es posible al 100 % confirmar el estado de salud, por ello, deben realizarse otra pruebas secundarias para mejorar la fiabilidad.

Enfermedades más comunes comprobadas mediante análisis clínicos

  • Anemia.
  • Diabetes.
  • Colesterol.
  • Test genético.
  • VIH.