Podología en Málaga

Podología en Málaga

Consultas, pruebas y tratamientos
Consultas
Visitas presenciales con especialistas para solucionar todas tus dudas.
Ver todos
Pruebas
Por si necesitas un chequeo, una analítica, una revisión o ver si todo va bien.
Ver todos
Tratamientos
Tenemos todas las herramientas necesarias para que tomes las riendas de tu salud.
Ver todos
Servicios Savia
Regístrate y habla gratis con un Médico
¿Tienes alguna duda?. Habla gratis por chat con un Médico General.
Sin esperas ni desplazamientos
Regístrate ahora
Otros servicios Savia
Una videoconsulta con un médico especialista en medicina general.
El médico te llama para resolver cualquier duda por teléfono.
Médicos especialistas y centros

Videoconsulta médica gratis

Solo por registrarte te regalamos un mes de Savia Premium para que lo pruebes.

Reservas una cita
Preparamos la consulta
Solucionas todas tus dudas
Regístrate
Contenidos de salud Ver todos
Beneficios de la Atención Domiciliaria y nuevos servicios a domicilio en Savia.
Artículo especializado

Beneficios de la Atención Domiciliaria y nuevos servicios a domicilio en Savia.

La Atención Domiciliaria es un conjunto de intervenciones sanitarias que pueden aportan un gran valor en la prevención de enfermedades, la promoción de la salud o el tratamiento de muchas patologías. Clásicamente la Atención Domiciliaria se ha definido como el tipo de asistencia o cuidados que se prestan en el domicilio de pacientes que, debido a su estado de salud o a su dificultad de movilidad , no se pueden desplazar a un centro sanitario. Sin embargo, la pandemia por coronavirus está cambiando y en gran medida ampliando la definición de Atención Domiciliaria . En la actualidad las autoridades sanitarias recomiendan no acudir a los centros sanitarios a menos que sea estrictamente necesario. Esto está fomentando el desarrollo de la telemedicina , pues hay numerosas consultas que se pueden hacer de forma telemática. Sin embargo, la mayoría de las intervenciones diagnósticas o terapéuticas requieren el contacto directo con la persona, por ello la Atención Domiciliaria está tomando mucho protagonismo y es una opción muy valiosa para disminuir el riesgo de contacto con el coronavirus en los centros sanitarios. Además, con la suspensión masiva de la actividad habitual de los centros sanitarios para centrarse en la atención de pacientes con COVID-19, y el aumento consiguiente de las listas de espera , muchos pacientes tienen necesidades que no se están cubriendo de manera conveniente .  En este contexto, la Atención Domiciliaria se está adaptando a la situación de pandemia y, en la actualidad, cuenta con tecnología avanzada y profesionales muy experimentados que pueden ayudar a resolver numerosas necesidades que pueden llegar a estar no cubiertas en estos momentos. Una de las opciones de Atención Domiciliaria más novedosa e interesante es el diagnóstico de coronavirus en casa , ya que la toma de muestras tanto de las  pruebas rápidas de detección del virus como los test serológicos de detección de anticuerpos , o las pruebas PCR se pueden realizar en el propio domicilio. El diagnóstico domiciliario de coronavirus permite que no se corra el riesgo de infectarse o, especialmente, de exponer a otras personas a una posible infección en los centros sanitarios. También puede elegirse esta opción simplemente por la comodidad de no tener que desplazarse del domicilio. El diagnóstico en casa también puede ser una solución para personas que disponen de poco tiempo y necesitan tener los resultados disponibles de manera rápida para poder viajar o ejercer cualquier actividad. Por otra parte, hay personas que pueden necesitar cuidados de enfermería que habitualmente se prestan en los centros  de salud pero que se pueden prestar sin dificultad en el propio domicilio del paciente. Estas intervenciones incluyen sondajes nasogástricos y vesicales , administración de medicamentos inyectables vía intravenosa , intramuscular o subdérmica , o la realización de curas de todo tipo de heridas y úlceras. También pueden ser necesarios servicios de auxiliar de enfermería para la movilización o la atención de personas con algún grado de dependencia. Igualmente, numerosas técnicas, ejercicios o tratamientos especializados de fisioterapia se pueden prestar a domicilio. La podología es otra especialidad que ofrece la posibilidad realizar el diagnóstico y el tratamientos de afecciones dermatológicas del pie o de sus uñas, con la máxima calidad, y sin necesidad de desplazarse. Además, en ocasiones puede ser necesaria una consulta con un médico en el que la exploración física sea imprescindible . En este caso se puede contar con médicos de medicina general o incluso con cardiólogos que pueden realizar una historia clínica y una exploración física completa. Con estos elementos muchas veces se puede obtener una orientación diagnóstica, ajustar un tratamiento , solicitar pruebas complementarias , prescribir una receta , derivar al paciente en caso necesario, y sobre todo tranquilizar al enfermo y a la familia con una opinión médica experta. Una población de especial riesgo en esta época son las mujeres embarazadas . En este caso, también existen servicio de matronas a domicilio que pueden proporcionar apoyo y atención a la mujer durante el embarazo, el parto o el puerperio , además de asesorar sobre pruebas diagnósticas , proporcionar educación maternal como la preparación al parto, o aconsejar sobre el cuidad del recién nacido . Savia ofrece la posibilidad de contar con cualquiera de estos servicios, y muchos más, de una manera rápida y sencilla. Dependiendo de la provincia, Savia ofrece los siguientes servicios a domicilio: Test PCR Covid a domicilio Test serológico Covid a domicilio Test rápido de anticuerpos Covid a domicilio Enfermería a domicilio Auxiliar de enfermería a domicilio Fisioterapia a domicilio Podología a domicilio Medicina general Cardiología a domicilio Matrona a domicilio Savia además ofrece la ventaja de que si compras uno de estos servicios y eres nuevo usuario tendrás gratis servicios digitales ilimitados como un chat con especialistas médicos , videoconsulta inmediata 24h con emisión de receta , etc. En resumen, en esta pandemia la Atención Domiciliaria es una posibilidad cada vez más demandada. Este modelo de atención ofrece la posibilidad de realizar numerosas intervenciones en el propio domicilio de forma cómoda y rápida, y sin los riesgos y la molestia de desplazarse a un centro sanitario.
Dolor en la Planta del Pie
Síntoma

Dolor en la Planta del Pie

¿En qué consiste el dolor en la planta del pie? El pie es la base de nuestro organismo y una de las partes más complejas del cuerpo humano. El dolor puede afectar a diferentes zonas de la planta de este y cada dolor es distinto dependiendo de la causa que lo origine, pudiendo ocasionar molestias que impidan caminar correctamente. Es importante tener en cuenta que cualquier dolor o alteración del pie puede afectar a la alineación corporal y, si no se soluciona a tiempo, provocar molestias en otras partes superiores del cuerpo como las rodillas o la espalda . Tipos de dolor en la planta del pie Los tipos de dolor en la planta del pie pueden ser: Según la localización : Dolor en la parte externa de la planta del pie : al ser la parte del pie donde actúan los tendones peroneos (los encargados de proporcionar estabilidad y flexibilidad a los pies), suele derivar en tendinitis o inflamaciones dolorosas. Dolor e n el metatarso (parte delantera del pie) : es un dolor muy intenso de los huesos que están situados muy próximos al inicio de los dedos y suele impedir andar. Dolor en el talón : el dolor en la base del talón es lo que se conoce como fascitis plantar. Es uno de los dolores más frecuentes de la planta del pie. Consiste en la inflamación de la fascia plantar (el tejido grueso que cubre la planta del pie), es bastante molesto y hace sentir quemazón, rigidez y dolor. Según el tipo : Dolor agudo : intenso y propio de traumatismos. Dolor crónico : más leve y continuado propio de procesos degenerativos como la artrosis.   Posibles causas del dolor en la planta del pie Los deportistas son quienes más tienden a sufrir estas patologías debido a una sobrecarga por exceso de actividad física , por la presión ejercida sobre el comienzo de los dedos al practicar deporte intenso. Es frecuente que también padezcan este dolor personas que trabajan demasiado tiempo de pie, que hacen un uso prolongado de tacones o lleven un calzado inadecuado, quienes padezcan sobrepeso, personas con pie plano o, por el contrario, con demasiada curva , por torceduras de pie, por tener una mala pisada o una pierna más corta que la otra. También puede ser causado por enfermedades como la artritis o diabetes y, si el dolor se produce en los laterales del pie, puede ser debido a juanetes o callos. Diagnóstico del dolor en la planta del pie ¿Qué puede ser? El diagnóstico efectuado por el profesional se basa en los antecedentes médicos del paciente y la exploración física, mediante la cual y por medio de la palpación, comprobará si hay zonas de sensibilidad, enrojecimiento, hinchazón en el pie o prominencias óseas causantes del dolor y, en ocasiones, sobre todo si el dolor es muy intenso, el médico puede solicitar realizar una radiografía o incluso una ecografía o resonancia magnética, para descartar una fractura u otro tipo de lesión . Tratamiento del dolor en la planta del pie ¿Qué hacer? El principal tratamiento para la mayoría de pacientes consiste en hacer reposo y colocar hielo o frío sobre la zona afectada de inicio, administrar medicamentos antiinflamatorios como el Ibuprofeno o Naproxeno para aliviar el dolor y la inflamación, y se suelen recomendar también una serie de ejercicios de estiramientos o incluso fisioterapia . Dependiendo de la causa que lo origine, se aconseja además un cambio de calzado, el uso de plantillas especiales, disminuir de peso, acudir al podólogo ...etc. Si tras varios meses de tratamiento convencional se continúa con dolencias, el médico puede recomendar otros procedimientos como el uso de algún dispositivo o calzado ortopédico para aliviar tensiones en el pie, tratamiento mediante ultrasonido con estimulación eléctrica para reducir los dolores, uso de férulas nocturnas para mantener estirada la fascia plantar, estudios biomecánicos de la pisada, u otros métodos más invasivos como inyecciones de esteroides contra las dolencias o cirugía para corregir deformidades óseas. Preguntas frecuentes ¿Qué es la fascitis plantar? La fascitis plantar consiste en la inflamación de la fascia plantar, una banda de tejido elástico que transcurre desde el calcáneo del talón hasta la zona metatarsal (debajo de los dedos). El principal síntoma es un dolor agudo en la zona interna del talón, que sobre todo se produce cuando nos despertarnos y queremos iniciar a caminar. Posteriormente suele ir disminuyendo el dolor. ¿Qué es el espolón calcáneo? El espolón calcáneo es un bulto que crece en forma de pico o lanza y que se forma al calcificarse el ligamento del calcáneo del talón . Los tejidos que lo rodean pueden irritar y producir un dolor punzante al pisar y cargar sobre el pie. ¿Qué produce ardor en los pies? El ardor o comezón en los pies suele ser provocado por una lesión en los nervios de las piernas y pies, afección conocida como neuropatía periférica y que en ocasiones va acompañada de una sensación de hormigueo. También se puede padecer por alteraciones en la circulación sanguínea , cansancio y uso de zapatos inadecuados, lesiones en ligamentos o infección en la piel, entre otras posibles causas. ¿Los hongos en la planta del pie duelen? Los hongos en la planta del pie son infecciones causadas por el crecimiento de microorganismos en la piel , suelen provocar sequedad y grietas, sensación de ardor, mal olor y otros síntomas que finalmente derivan en incomodidad y dolor. Por ello es conveniente identificarlos y erradicarlos lo antes posible.   ¿Qué es el pie de atleta? El pie de atleta es una infección entre los dedos de los pies causada por hongos, aunque también puede extenderse a la planta del pie. Es una dolencia común entre los deportistas, de ahí su nombre. Es contagiosa y los síntomas que suele producir son picor y ardor, piel blanquecina y descamación, ampollas y mal olor .
Pie de Atleta
Enfermedad

Pie de Atleta

¿Qué es el pie de atleta? El conocido como pie de atleta o tinea pedis , es una infección de la piel denominada dermatofitosis producida por un hongo . Es frecuente en personas deportistas y niños, siendo la dermatsis (infección por un hongo) más frecuente del mundo.  No es una enfermedad grave, pero sí puede producir muchas molestias al paciente. Tipos y síntomas del pie de atleta Según la forma de presentación, esta infección por hongos se puede presentar como: Interdigital o intertriginosa : Es la más frecuente. Aparece en los espacios entre los dedos, sobre todo entre el tercero, cuarto y quinto, y en la parte inferior de éstos. Habitualmente aparece en ambos pies, pudiéndose extender hacia la planta y la zona del empeine del pie más cercanas. Aparece inicialmente una descamación, seguida de enrojecimiento y maceración de la piel (aspecto de la piel blanquecina y “blanda”), en ocasiones aparece una fisura en el fondo del pliegue y picor. Es el pie de atleta propiamente dicho. Vesiculoampollar o dishidrosiforme : Aparece una erupción en forma de vesículas y pequeñas ampollas en toda la planta del pie que se rompen y erosionan, pudiéndose  sobreinfectar por bacterias. Produce un picor intenso. Hiperqueratósica crónica : Aparece una fina descamación que afecta a toda la planta del pie y se propaga por los laterales sin llegar al dorso del pie. Es el llamado pie en mocasín. Causas del pie de atleta El pie de atleta se produce por la infección de la piel producida por un hongo del grupo de los denominados dermatofitos, caracterizados porque tienen la capacidad de colonizar o invadir los tejidos que tienen queratina (sustancia que es componente principal de las capas más externas de la piel, el pelo, y las uñas). Los hongos que habitualmente producen la infección son, sobretodo la tinea rubrum y, con menor frecuencia tinea mentagrophytes interdigitale o Epidermophyton floccosum . Tratamiento para el pie de atleta Inicialmente se utilizan tratamientos tópicos en forma de pomadas con fármacos antifúngicos como clotrimazol, miconazol, ketoconazol, terbinafina, etc., aplicados 1 - 2 veces al día durante 2 - 6 semanas. Si existe maceración de la piel, el médico le puede pautar al paciente formulaciones con sulfato de zinc , permanganato de potasio o acetato de aluminio, aplicadas con compresas húmedas varias veces al día para favorecer la sequedad y curación de la lesión. En formas extensas, resistentes al tratamiento local, o formas muy  inflamatorias se puede utilizar tratamiento oral con antifúngicos como itraconazol o fluconazol durante 2 - 4 semanas . En las formas hiperqueratósicas se pueden usar cremas queratolíticas con urea o ácido salicílico (“arrastran” la piel muerta que contiene más queratina). Pruebas complementarias del tratamiento del pie de atleta El diagnóstico principal se basa en la exploración física y los síntomas que presenta el paciente . Se pueden obtener muestras del exudado que presenta la lesión para la identificación del hongo causante de la infección. El estudio de la muestra puede realizarse mediante visión al microscopio, cultivo para crecimiento e identificación del hongo, etc. Actualmente se están investigando técnicas moleculares para el estudio de material genético en las muestras obtenidas de las lesiones y la identificación del germen . Factores desencadenantes del pie de atleta Utilizar calzado oclusivo, que no transpire. Sudoración del pie excesiva. Aumento de la temperatura. Utilizar el mismo calzado usado cuando una persona ha estado con la infección en los pies. Uso de baños, duchas y piscinas comunitarias. Factores de riesgo del pie de atleta Padecer onicomicosis (hongos en las uñas) en los pies. Tener eccema marginado de hebra (infección por hongos en la ingle). Padecer una causa de inmunodepresión (defensas bajas). Caminar descalzo en zonas comunes de sitios públicos como piscinas, saunas, etc. No realizar una adecuada higiene. Complicaciones del pie de atleta Sobreinfección bacteriana de las lesiones producidas por el pie de atleta. Aparición de una fisura dolorosa en el pliegue interdigital (entre los dedos). Propagación de la infección a otros sitios del cuerpo (uñas, pliegues entre los dedos de las manos, ingles, etc.) Prevención del pie de atleta Es importante una higiene de los pies y limpieza de la ropa y calzado adecuadas. Evitar la humedad. Evitar las altas temperaturas. No utilizar calzado oclusivo (de plástico, etc.). Mantener el pie lo más seco posible. No acudir a baños y piscinas públicas si se tiene la infección para evitar el contagio a otras personas. No compartir toallas, esponjas, zapatos, etc. Renovar a diario los calcetines y variar frecuentemente de zapatos. Cuando se usan instalaciones públicas que puedan tener humedad (piscinas, saunas, etc), utilizar calzado de agua adecuado (chanclas o sandalias) para deambular por ellas. Se pueden usar polvos antifúngicos tópicos para la aplicación en el pie, el calzado y los calcetines como medida preventiva. Especialidades a las que pertenece el pie de atleta El pie de atleta puede ser tratado y diagnosticado por el médico de atención primaria y el dermatólogo . Preguntas frecuentes Si lo ignoro… ¿El pie de atleta va a desaparecer por sí solo? En la mayoría de las ocasiones, el cuerpo no puede curar la infección por sí mismo y precisa del tratamiento farmacológico para eliminar el hongo. ¿Puedo seguir haciendo ejercicio si tengo pie de atleta?  Aunque se puede seguir realizando ejercicio, éste produce un medio propicio para que el hongo se reproduzca , ya que con el ejercicio, aumenta la temperatura y la sudoración del pie, por lo que es aconsejable que mientras exista la infección, el paciente procure no realizar actividades que provoquen esta situación. Se debe mantener la piel lo más seca posible y aireada. ¿Cómo puedo prevenir el pie de atleta en el futuro?   Si se ha padecido la enfermedad, es preferible no volver a utilizar el calzado y los calcetines que se han estado usando mientras se ha presentado la infección , ya que el hongo permanece en ellos aunque la infección se resuelva. Se debe evitar siempre todas aquellas condiciones que favorezcan que el pie esté  húmedo y con calor, porque es el medio más propicio para que los hongos se multipliquen y produzcan la infección. Usar tejidos transpirables en calcetines y zapatos. Se debe tener precaución en aquellos sitios públicos como piscinas, baños, colegios, etc. ¿Dónde puedo haber contraído el pie de atleta? Es tipo el contagio por contacto en duchas, piscinas, gimnasios, colegios, saunas, hoteles, etc., En aquellas superficies húmedas donde el hongo persiste y puede tomar contacto con la piel de las personas que usan esas instalaciones. ¿Es contagioso el pie de atleta?    Sí, como todas las infecciones por microorganismos (en este caso por un  hongo), es una infección que se puede transmitir de persona a persona. El reservorio fundamental de este tipo de hongos es el hombre.
Eliminar los Hongos en los Pies
Artículo especializado

Eliminar los Hongos en los Pies

¿Qué son? Las infecciones micóticas o fúngicas están provocadas por hongos que infectan la piel. Son enfermedades frecuentes, contagiosas y por fortuna curables con un tratamiento correcto. Es muy frecuente que afecten al pie, porque se contraen al pisar sobre superficies húmedas donde existen hongos. Además, el crecimiento de los hongos es más rápido si existen las condiciones de calor y humedad que propician el calzado cerrado y con poca capacidad de transpiración. ¿Cómo se produce? En general, los hongos son microorganismos que crecen mejor en condiciones de humedad y calor. Por ello, muchas micosis suelen contraerse en lugares públicos como piscinas, duchas o vestuarios , lugares frecuentados por mucha gente y donde se dan las condiciones requeridas. El contagio no se produce siempre, y algunas personas tienen más predisposición que otras. Por ejemplo, la piel de los niños muy pequeños es más fina y con una capa córnea muy delgada, que la hace menos propicia para que los hongos crezcan en ella. En cambio, la piel de los chicos y hombres de mayor edad reúne las condiciones de grosor más adecuadas para que el hongo se desarrolle. Además, los hongos pueden comportarse como gérmenes oportunistas, es decir, que se aprovechan de una situación en la que el paciente tiene una disminución de sus defensas. Esto ocurre, por ejemplo, en los pacientes de edad avanzada, en los diabéticos o en los pacientes tratados con medicamentos para el cáncer (quimioterapia) entre otros. Tipos de micosis del pie y síntomas Cuando los hongos infectan los pies llamamos a la infección tinea pedís, tiña de los pies o pie de atleta. Se llama así porque afecta mucho a deportistas que frecuentan lugares donde el contagio es más fácil. Los hongos que más frecuentemente infectan el pie son los dermatofitos , especialmente los del género Trychophyton. La forma más habitual se manifiesta con picor, descamación, maceración y en ocasiones mal olor entre los dedos de los pies. Es la llamada forma interdigital . En otras formas el aspecto es de sequedad y descamación en toda la planta del pie. Son las llamadas tiñas secas o en mocasín. Es bastante típico que afecten a hombres que llevan botas cerradas en el trabajo. Suele empeorar el verano y producir picor. Una forma más rara se puede manifestar con picor y lesiones muy inflamatorias en forma de vesículas y ampollas. Es la conocida como tinea inflamatoria . Tinea de las uñas u onicomicosis : su frecuencia aumenta a partir de los 50 años. Cuando afecta a los pies, los primeros dedos son los más frecuentemente infectados. La forma más frecuente se manifiesta como una mancha marrón o amarillenta en el extremo de la uña, que va creciendo y progresando lentamente hacia la base de la uña. Es frecuente que la uña se haga gruesa, y que se forme un material pulverulento en su interior. Es muy frecuente que las onicomicosis se acompañen de descamación en la planta del pie indicativa de un pie de atleta. Diagnóstico En la mayoría de los casos el dermatólogo diagnostica estas infecciones sólo con la exploración. Si existen dudas con otros diagnósticos, puede realizarse un raspado de la descamación que producen para practicar un cultivo o un examen al microscopio. En otras ocasiones puede practicarse una pequeña biopsia . Es especialmente importante tomar muestras para cultivo cuando se sospecha infección de las uñas, porque muchas otras enfermedades pueden cambiar el color y la forma de las uñas de los pies. Tratamiento Existen diversos antibióticos activos frente a los hongos ( antifúngicos ) que pueden emplearse por vía tópica (en crema) o vía oral (en pastillas). El tipo de infección y su extensión indicará una u otra vía. En general, los antifúngicos suelen tomarse durante más tiempo que los antibióticos frente a otros gérmenes como las bacterias. Medidas preventivas Con respecto a las infecciones del los pies (pie de atleta) la prevención está dirigida al uso de chancletas en lugares públicos como duchas, piscinas, vestuarios, etc, en especial en deportistas que los frecuentan habitualmente. Además, es fácil que el hongo crezca si existen condiciones de humedad y calor, por lo que es recomendable tomarse un tiempo después de la ducha para secarse bien los pies , y debe usarse un calzado que facilite la transpiración.
Autochequeos Que Pueden Salvar Vidas
Artículo especializado

Autochequeos Que Pueden Salvar Vidas

Tu cuerpo “habla” y dice mucho acerca de tu estado de salud. Acostumbrarse a practicar autochequeos y aprender a identificar aspectos que pueden conducir al diagnóstico precoz de una enfermedad importante es una práctica conveniente. Además, los autochequeos son rápidos y fáciles. Además de observar con frecuencia las características de nuestro propio cuerpo, no dejes de consultar jamás con tu médico aquellos signos o síntomas que hayas podido identificar como problemáticos. Diagnosticar una enfermedad a tiempo es clave para aumentar su probabilidad de curación. Los autochequeos que te proponemos en este artículo van encaminados a detectar cualquier lesión en la piel, las mamas, mucosas, así como cambios en órganos como riñones, corazón, etc. Toma nota: Autoexamen de la tensión arterial (TA): Puedes tomarte la TA en la oficina de farmacia o en casa, si dispones del aparato. Los valores considerados normales no superan el nivel 140/90 (140 de TA sistólica o “alta” y 90 de TA diastólica o, coloquialmente denominada “baja”). Si superas estos valores de forma crónica y mantenida supondría el diagnóstico de una hipertensión arterial, que debe ser atendida porque puede dañar tus arterias, corazón o cerebro. Autoexamen de las mamas: es quizá el chequeo más extendido en la población femenina. Se puede realizar cada mes, siendo el momento idóneo la primera semana del ciclo menstrual . En el caso de las mujeres menopáusicas, se puede realizar el examen idealmente el mismo día de cada mes. Lo primero es la exploración visual de las mamas en el espejo. Colócate de pie, de frente en el espejo, con los brazos en posición natural a los lados del cuerpo y observa la forma, el tamaño y la piel de las mamas (mira si hay cambios en ella como “hoyuelos”, arrugas, abolladuras o que luzca como una piel de naranja). Es importante que revises si el pezón se ve alterado (hundido). Acto seguido, presiona cada uno de los pezones con los dedos y verifica si existe secreción. Luego acuéstate boca arriba y, con los dedos de una mano, palpa suavemente, realizando círculos imaginarios y siguiendo el esquema de las agujas del reloj, la mama del costado contrario, así como también la axila . Recuerda que a veces se pueden palpar “bultos” que no son alarmantes. Autoexploración de los ganglios linfáticos a nivel de cuello, ingles, axilas, etc. nos puede ayudar a detectar, por ejemplo, problemas de tipo oncológico a tiempo. Sin embargo, no todo “bulto” en la axila será un ganglio. También podría ser un forúnculo (o infección de un folículo piloso) o un simple quiste, por ejemplo. ¡No te alarmes precozmente! Valorar el aspecto del rostro , especialmente los ojos: mírate con detenimiento al espejo con una luz adecuada. Observa cómo son tus labios, la lengua (en ella se puede valorar el grado de hidratación de una persona), la dentadura…. Y, especialmente, revisa la zona ocular, que incluye los párpados, si los ojos están irritados, su forma: “ojos saltones” pueden sugerir enfermedad del tiroides; un “ojo más cerrado” puede ser el primer signo de una enfermedad neuromuscular denominada miastenia gravis. Por otro lado, tener demasiadas “bolsas” en los párpados no siempre se deberá a un problema de cansancio o a un simple problema estético, sino que puede deberse también a un problema renal. Valorar el aspecto de la orina : la orina es un desecho del organismo que sirve para regular la homeostasis (equilibrio) interna y deriva de la filtración de la sangre por parte de los riñones. La simple y sencilla observación directa de la orina puede aportar muchos detalles de importancia como, por ejemplo, aspectos relacionados con: El color: si es demasiado amarilla puede revelar que se halla demasiado concentrada y la necesidad de ingerir más líquidos, si es rojiza o marronácea puede reflejar la presencia de sangre en la misma, como sería el caso, por ejemplo, de una infección de orina o una glomerulonefritis (enfermedad del riñón)… La cantidad (orinar frecuentemente puede indicar la presencia de infecciones de orina, diabetes, alteraciones hormonales de la hipófisis, etc). Al contrario, orinar poco puede ser debido a enfermedades cardiopulmonares, de la función renal o retenciones vesicales, entre otros ejemplos). Valorar el aspecto de las heces : El color: los colores problemáticos serían el blanco, que puede sugerir enfermedad del hígado, el rojo y el negro, y éstos dos últimos indican la presencia de sangre en las heces, que se debe estudiar. La consistencia: heces demasiado duras sugieren estreñimiento y heces demasiado blandas, diarreas. Tanto unas como otras pueden ser signo de enfermedades digestivas (como celiaquía), inmunológicas (alergia e intolerancia alimentaria), oncológicas (cáncer de colon)… Valorar características de nuestra piel (cambios de coloración, número, tardanza en cicatrizar, tamaño o regularidad de los bordes en lunares o manchas cutáneas). En el caso de que observes alteraciones, consulta sin dilación con el dermatólogo.  
Los Beneficios de Caminar
Artículo especializado

Los Beneficios de Caminar

Los beneficios que proporciona una actividad tan sencilla y fácil de realizar como caminar son múltiples. Caminar es una actividad que no tiene limitaciones en cuanto a edad y desde los más pequeños hasta los más mayores pueden salir a pasear por una ciudad, por la playa, por el campo o por la montaña. No es necesario disponer de una gran equipación, ya que unas zapatillas adecuadas y ropa que sea cómoda que permita moverse sin problemas y adaptada a la climatología es suficiente. Los motivos que llevan a alguien a plantearse caminar como un hábito más en la rutina diaria son diversos. Pueden ser tanto a nivel de salud como social o incluso psicológico , pero sea por la razón que sea la que “mentaliza” al individuo para recorrer kilómetros, será bienvenida porque todo serán beneficios. Objetivos de caminar Perder peso: para muchas personas andar es el inicio de un programa para perder peso y es que, al caminar, el impacto que reciben nuestras articulaciones es menor que el que puede suponer correr o actividades y deportes de mayor exigencia, en los que hay que desplazarse con los pies. No hay que olvidar que el sobrepeso exige a nuestro cuerpo un mayor esfuerzo y desgaste, y ello repercute en nuestras articulaciones que pueden verse afectadas de manera negativa, por eso iniciarse andando está recomendado cuando el sobrepeso es un problema para la salud. Además, y como eje de un programa para perder peso, al andar se queman calorías . Evidentemente, dependerá del ritmo al que corramos, pero siempre será mejor andar lento que quedarse sentado en el sofá de casa delante de la televisión. No hay que olvidar que no solo la velocidad a la que se ande ayuda a aumentar el consumo de calorías, sino que la pendiente del recorrido también va a tener una influencia importante. No es lo mismo andar en plano que cuando existen cuestas y desniveles que obligaran al organismo a un mayor esfuerzo. Mejorar la salud cardiaca: es, sin lugar a dudas, uno de los focos en los que los facultativos se centran en el momento en que se aconseja realizar actividad física. Ser personas activas además de seguir una dieta equilibrada y variada , son factores que mejoran la salud cardiovascular de la población general El corazón y las patologías relacionadas con éste se encuentran en todas las listas de morbimortalidad del mundo occidental, y conseguir reducir estas cifras está en las manos de cada quien, son decisiones individuales las que van a permitir tener una mejor salud cardiovascular. Nuestro corazón late a diario de media unas 100.000 veces y para que ello sea así debe estar “en forma”. Este órgano no deja de ser un músculo, un músculo con una extrema importancia para la vida, pero un músculo que necesita estar en condiciones óptimas para responder ante circunstancias tan diferentes como salir corriendo tras un autobús o subir escaleras. Ganar fuerza en brazos o piernas: los ejercicios que se realizan van dirigidos a potenciar la musculatura situada en esas localizaciones. Lo mismo debería ocurrir cuando la meta es ganar “fuerza” en el corazón, pero en este caso en lugar de levantar peso lo que se recomienda es realizar ejercicio de tipo aeróbico y caminar lo es. Para evitar sentirse fatigado el sistema cardiovascular debe de estar en condiciones favorables para ofrecer la respuesta adecuada. Si lo entrenamos se conseguirá disminuir esa fatiga y a su vez se estará preparado para situaciones más exigentes que puede ser simplemente pasar del sedentarismo a levantarse para realizar las tareas diarias. Los vasos sanguíneos también notarán estos efectos y, al estar en mejores condiciones, se previene también la aparición de la temida hipertensión arterial . Andar a una frecuencia cardiaca de entre 45-55% de la Frecuencia Cardiaca Máxima (calcula la con la siguiente formula 220-edad) es un buen consejo para empezar a andar y obtener beneficios, dedicarle 30 minutos al día es suficiente. Por otro lado, calzarse unas zapatillas y desconectar es otro de los beneficios que aporta andar. Son momentos en los que uno le puede dedicar minutos a sus pensamientos, ideas o simplemente deleitarse con el paisaje del lugar escogido para andar. Son minutos u horas en las que la mente se evade o pone en orden pensamientos que en otro momento no le es permitido. Además de los beneficios más orgánicos, no debemos olvidar aquellos en los que salir a caminar se convierte en una actividad social . Cada vez hay más clubes y grupos en los que gente conocida o no quedan para dedicarse un rato a “sumar salud”. Unirse a un grupo será una manera de abrir el abanico de amistades y conocidos que genera complicidades y permite realizar actividades que de otro modo siendo un único individuo quizá nunca se hubiera hecho.
Metatarsalgia, ¿Cómo Solucionarla?
Artículo especializado

Metatarsalgia, ¿Cómo Solucionarla?

En general, todo dolor que afecta al metatarso (conjunto de los cinco huesos largos llamados metatarsianos que unen los dedos del pie con el tarso o talón) recibe el nombre de metatarsalgia. Sin embargo, puede deberse a causas muy diferentes, entre las que podemos citar: la fractura por estrés, la fascitis plantar, el Hallux Valgus (juanete) y la enfermedad de Morton , como las más frecuentes. Sobre el pie… Metatarso o metacarpo. ¿Cuál de los dos está en el pie?, ¿a que alguna vez has dudado de cuál es cuál? Pues bien, el metatarso es el conjunto de los cinco huesos largos llamados metatarsianos que unen los dedos del pie con el tarso o talón. Mientras que el metacarpo es el conjunto de los cinco metacarpianos que unen los dedos de la mano con el carpo o muñeca. Como este tema va a centrase en el pie nos olvidamos ya del metacarpo y hablemos del metatarso, una parte importante del pie implicada en la marcha. Durante la marcha, las fuerzas recaen sobre el pie provocando un impacto que puede llegar a ser entre dos y tres veces el peso corporal de una persona. Esta fuerza se transmite a la fascia plantar y al arco longitudinal (formado por el metatarso). Por tanto, es donde se absorbe dicho impacto. Por ello es una zona poco estable y proclive a las lesiones. ¿Qué síntomas da una metatarsalgia? La metatarsalgia se caracteriza por un dolor ubicado en la planta del pie a nivel de la almohadilla que protege a las cabezas de los metatarsianos. En esta zona es frecuente encontrar unas duricias o hiperqueratosis planta r (también llamadas callo o callosidad) donde se delata el mal apoyo de la zona. ¿No te has parado nunca a pesar por qué siempre nos sale la callosidad en la misma zona del pie? Justamente porque esa zona del pie recibe una carga superior al resto del metatarso y por ello la fricción constante genera la formación de hiperqueratosis. ¿Cuál será la solución?, ¿limarse la hiperqueratosis o ponerse una plantilla? Seguramente, si te pones una plantilla ya no te saldrá más la hiperqueratosis en esa zona. ¿Y si no me pongo la plantilla? Además de hiperqueratosis, con el paso del tiempo puedes encontrarte unos dedos en garra (por sobrecarga compensatoria de los metatarsianos) o un Hallux Valgus. ¿SABÍAS QUE…? Ante un dolor del metatarso, es muy recomendable hacerse una radiografía del pie, aunque no haya habido un mecanismo traumático que haya desencadenado el dolor. Podemos encontrar hallazgos muy relevantes como signos artrósicos o artríticos, una calcificación o una fractura. ¿Cuáles son las patologías más frecuentes del metatarso? El neurinoma de Morton (o neuroma interdigital). La fractura por estrés (también llamada fractura del soldado). El Hallux Valgus. Otras: fascitis plantar, tendinitis, bursitis... Vamos a dar una pequeña pincelada de las tres primeras, que son las más frecuentes, aunque por su importancia, merecerían un tema individual cada una de ellas. Neurinoma de Morton También llamado neuroma interdigital o neuroma plantar, es una causa de dolor muy frecuente en el antepié . Su frecuencia es 8-10 veces mayor en mujeres que en hombres y predomina en la mediana edad.  Su mecanismo lesional es una fibrosis o engrosamiento del tejido perineural de los nervios interdigitales (muy frecuente entre el tercero y cuarto nervios interdigitales). Dicho engrosamiento puede afectar a los ligamentos circundantes. Causas: existen factores favorecedores de esta fibrosis como pueden ser el calzado de tacón alto y punta fina, los traumatismos plantares directos y las deformidades digitales (como el dedo en martillo o en garra o el Hallux Valgus). Síntomas: el paciente refiere un dolor plantar quemante e incluso acorchamiento normalmente ubicado entre los dedos que se intensifica con la actividad en general: bipedestación, marcha prolongada o uso de calzado (sobre todo de punta estrecha y tacones altos).  Mejora cuando el pie no está en apoyo. Diagnóstico : en la exploración, normalmente, no encontraremos signos externos. Sin embargo, existe una maniobra característica, llamada signo de Mulder , que consiste en la compresión del espacio interdigital afecto con dos dedos (al apretar esa zona se reproduce el dolor siendo entonces el signo de Mulder positivo). Para confirmar nuestra sospecha, la exploración clínica es fundamental. Sin embargo, se realiza una resonancia magnética (RM) que evidencia la lesión de los tejidos blandos (engrosamiento del tejido perineural). También se podría estudiar mediante una ecografía . Es probable que se solicite una radiografía del pie para descartar otras posibles causas como pudiera ser una fractura por fatiga o por estrés. Tratamiento : inicialmente se realizará un tratamiento sintomático con antiinflamatorios, crioterapia y recomendación de calzado cómod o. Se pueden recomendar plantillas acolchadas o de silicona y almohadillas metatarsianas que alivian el dolor durante el apoyo. El segundo eslabón terapéutico contempla la infiltración local (con anestésico y corticoides) justo en la zona dolorosa. Cuando el tratamiento conservador no es suficiente se recurre a la opción quirúrgica, que consiste en extirpar una pequeña porción del nervio o liberar el tejido inflamatorio en torno al nervio. Las tasas de éxito suelen ser buenas (alrededor del 80%) y el período de recuperación es breve, pero puede quedar la zona acorchada permanentemente. Fractura por estrés También llamada fractura del soldado o fractura por fatiga. El término estrés hace referencia a una sobrecarga mecánica y no a una situación de irritabilidad. Es una lesión en las trabéculas óseas en forma de discontinuidad o fractura sin traumatismo directo, pero por sobrecarga o uso prolongado en individuos físicamente muy activos (militares, atletas, bailarinas…). Es muy frecuente en los metatarsianos, sobre todo en el segundo. Causas: puede suponer la primera manifestación de una osteoporosis u osteomalacia en edad perimenopáusica. Síntomas: un dolor mal definido en el antepié que aumenta con la actividad y el apoyo y disminuye con el reposo. Es relevante que el paciente no refiera ningún traumatismo. Diagnóstico: por ello ante una exploración sospechosa pedimos una radiografía del pie en diferentes proyecciones, y seguramente, será necesaria alguna otra prueba como TAC, resonancia magnética o gammagrafía ósea para confirmar la sospecha y estudiar la calidad ósea. Tratamiento : cuando el diagnóstico se realiza en fase aguda o subaguda puede estar indicada la inmovilización y la descarga (deambulación con muletas). Posteriormente se programará una rehabilitación progresiva. Las complicaciones más importantes de esta lesión son el dolor crónico y una consolidación deficiente. Hallux Valgus Es una desviación lateral del primer dedo del pie y medial del primer metatarsiano que origina una angulación inadecuada de la articulación primera metatarsofalángica. Causas : el uso de calzado de punta estrecha y las anormalidades anatómicas y de apoyo del pie son las principales causas de esta entidad. Síntomas : el paciente manifestará un dolor en la primera articulación metatarsofalángica que empeorará con la deambulación y mejorará con reposo y calor local.   Diagnóstico : en la exploración se puede evidenciar la típica deformidad, por tanto, el diagnóstico es clínico. Sin embargo, es necesario realizar radiografías de pie en diferentes proyecciones con la finalidad de determinar la severidad y la terapéutica más adecuada, así como descartar otras causas. Tratamiento : inicialmente se realiza un tratamiento conservador con antiinflamatorio o infiltración local. La opción de la cirugía se reserva para aquellos casos severos que no mejoren con tratamiento conservador. Existen diferentes opciones quirúrgicas, en función de la gravedad y del perfil del paciente, pero todas ellas tienen como finalidad corregir la desviación del primer dedo. Las complicaciones más frecuentes, independientemente del procedimiento empleado, son la corrección incompleta y la recidiva del Hallux Valgus. Si has llegado hasta aquí habrás comprobado que en todas estas patologías del pie está contemplado el tratamiento quirúrgico como última opción terapéutica cuando el tratamiento conservador no ha sido suficiente para erradicar los síntomas. Por ello, te recomiendo que consultes con el traumatólogo ante un dolor de pie de días de evolución, aunque no exista un traumatismo. Ahora ya sabes algunos de los diagnósticos posibles y las ventajas de tratarlos precozmente.  
Juanete o Hallux Valgus
Enfermedad

Juanete o Hallux Valgus

¿Qué es el juanete o hallux valgus? El juanete, hallux valgus o bunión, es una deformidad consistente en una desviación lateral del primer dedo del pie hacia la región medial del mismo (hacia el resto de los dedos), lo que provoca una prominencia de la cabeza del primer metatarsiano (hueso que continúa las falanges del dedo gordo), provocando un ángulo entre ese hueso (el metatarsiano del primer dedo) con la primera falange del dedo gordo de más de 15 grados. Es una alteración frecuente , de afectación bilateral, sobre todo en mujeres, con edad avanzada, aunque en ocasiones hay una influencia familiar, que se sospecha sobre todo cuando aparecen en edades tempranas. Habitualmente no es una patología grave, aunque puede provocar dolores y molestias persistentes en el pie . Tipos de juanetes o hallux valgus Según el orígen se puede dividir en: Hallux valgus patológico: se describen como aquellos asociados con enfermedades inflamatorias, como artritis reumatoide o artritis gotosa. Hallux valgus congénito : anomalías congénitas en la articulación de la primera falange del dedo con el primer metatarsiano. Hallux valgus adquirido: es aquel juanete en el que en su aparición influyen factores extrínsecos e intrínsecos (genéticos). Según el ángulo que se produce por la desviación del dedo, se clasifica en: Leve : el ángulo de la articulación metacarpofalángica es menor a 20º. Moderado : el ángulo metacarpofalángico oscila entre 20 y 40º. Grave : el ángulo en la articulación de la falange primera del dedo gordo y el primer metacarpiano es mayor a 40º. Causas de los juanetes o hallux valgus La causa se considera multifactorial. Se ha descrito una predisposición familiar sobre la que inciden otros factores, relacionándose de forma estrecha con el uso de zapatos con puntas estrechas con excesivo tacón, además de otros factores anatómicos. Síntomas de los juanetes o hallux valgus Se caracteriza por la presencia de deformidad, dolor en región de la articulación metatarsofalángica del primer dedo (la unión entre el dedo y el resto del primer pie), a veces irradiado hacia el resto del metatarso (región medial anatómica del pie), contínuo, que empeora cuando se deambula, o con calzados que aprieten el pie. Aparece además asociado habitualmente deformidad en garra del resto de los dedos adyacentes. Además puede aparece una hiperqueratosis o callosidades con endurecimiento de la piel sobre todo en la zona de la planta Tratamiento para los juanetes o hallux valgus El tratamiento inicial es conservador con analgesia y medidas ortopédicas , como el uso de plantillas de descarga. Se pueden asociar medidas como fisioterapia , aplicación de frío local, la inmovilización de la articulación metatarsofalángica para reducir el dolor, tratamiento con infiltraciones en la articulación, uso de un adecuado calzado que no produzca fricción ni compresión de la zona, etc. Si la sintomatología no se controla y el hallux valgus está muy avanzado, se procede a realizar cirugía , para la que se plantean distintas técnicas o procedimientos según las deformidades asociadas al hallux valgus que haya que corregir. Actualmente la técnica denominada osteotomía metatarsiana distal en V invertida (Chevron, donde se realiza una sección de la cabeza del primer hueso metatarsiano) es la más utilizada. Pruebas complementarias del tratamiento de los juanetes o hallux valgus Para el diagnóstico del hallux valgus, además de la exploración física, la técnica complementaria básica que se realiza es una radiografía , sobre todo en aquellos casos evolucionados en donde se va a proponer un tratamiento quirúrgico. Factores desencadenantes de los juanetes o hallux valgus El factor que desencadena la aparición del juanete es una deformidad progresiva de la articulación metacarpofalángica del primer dedo del pie, con una incongruencia articular, y desviación del dedo, aparición de una proliferación ósea (buñón) en la cabeza del primer metatarsiano e inflamación de la articulación y de la bursa, bolsa próxima a esta articulación. Factores de riesgo de los juanetes o hallux valgus Uso de calzado de punta estrecha y tacón alto. Pie plano. Metatarso varo (deformidad congénita del pie). Padecimiento de artritis reumatoide. Traumatismos en el pie. Alteraciones neuromusculares con desequilibrios musculares asociados (por ejemplo parálisis espástica). Antecedentes familiares de juanetes. Alteraciones anatómicas o traumáticas del segundo dedo del pie. Complicaciones de los juanetes o hallux valgus Dolor e inflamación persistente en el pie. Rigidez del primer dedo del pie. Dedos en garra. Herida y úlceras en la piel que recubre la deformidad ósea saliente. Bursitis (inflamación de la bursa o bolsa que sirve de amortiguación próxima a la articulación). Impotencia funcional y dificultad para andar. Prevención de los juanetes o hallux valgus Uso de calzado amplio , evitando la compresión y roce de los dedos por él, con un tacón aconsejado de 2 cm. Fortalecer la musculatura y la flexibilidad del pie. Utilizar almohadillas especiales para las callosidades. Uso de plantillas personalizadas , que modifiquen la alineación del pie y cambien el reparto de cargas en el mismo. Utilizar una férula para juanete que mantiene la posición más anatómica de la articulación metacarpofalángica Especialidades a las que pertenecen los juanetes o hallux valgus Es hallux valgus es una alteración que puede ser diagnosticada y tratada inicialmente por el médico de familia, y en estados evolucionados, su tratamiento es responsabilidad del especialista en traumatología. Preguntas frecuentes: ¿Los juanetes siempre hay que operarlos? No, la cirugía está indicada cuando existe tal grado de dolor que limita la vida normal del paciente. ¿En qué dedos suelen salir más frecuentemente los juanetes? El juanete es una deformidad que aparece en el primer dedo o dedo gordo del pie. Si tengo juanetes… ¿Qué tipo de calzado se me aconseja? Es recomendable utilizar calzado de horma ancha que no roce en el juanete, preferiblemente de piel blanda sobre todo en la parte superior y lateral. ¿Salen juanetes también en los dedos de las manos? El juanete por definición afecta siempre al primer dedo del pie. ¿Por qué se hinchan los dedos? El edema o hinchazón de los dedos puede producirse por distintas alteraciones y patologías como por aumento de vasodilación por calor con la salida de líquido al espacio extracelular, por linfedema, por procesos infecciosos o inflamatorios...etc.  
Pie Diabético
Enfermedad

Pie Diabético

¿Qué es el pie diabético? El pie diabético es una complicación frecuente de la diabetes , producida por la afectación de los nervios y las arterias de los pies de la persona que la padece, que provoca pérdida de sensibilidad y una mala circulación de la sangre en los mismos. Estas dos circunstancias hacen más probable que se produzcan cortes, erosiones y heridas en los pies que, de no tratarse de forma rápida y adecuada, pueden evolucionar hacia la formación de úlceras, que pueden llegar a necesitar la amputación progresiva del miembro afectado. Dependiendo de la edad, sexo y tipo de población, la incidencia en los países de nuestro entorno de pie diabético oscila entre el 4 y el 10% de los pacientes diabéticos y la de padecer una úlcera en los pies está en torno al 15%, estimándose que, de estos, aproximadamente la tercera parte provocarán la amputación. Por lo tanto es un proceso que si bien en fases iniciales puede parecer leve puede llegar a ser muy grave. Tipos de pie diabético Existen diferentes tipos de pie diabético según la causa que lo ha producido: Úlcera neuropática : producida en una zona de presión o deformidad del pie y caracterizada por no tener alteración en la circulación del mismo, pero sí en su sensibilidad. Úlcera neuroisquémica : tiene una causa mixta ya que existe afectación de la circulación sanguínea con una pérdida de sensibilidad previa y que se suele localizar en la zonas lateral de los dedos y el talón. Pie diabético infectado : se produce cuando una úlcera se sobreinfecta por algún germen patógeno y que puede presentarse de tres formas, como celulitis superficial (la más frecuente y leve), como infección necrotizante (provocando abscesos que se extienden por la planta del pie), o como osteomielitis (la infección alcanza al hueso y a la médula ósea) Artropatía neuropática : se inicia en una lesión ósea como luxaciones o fracturas que pasan casi desapercibidas y al cabo de poco tiempo se acompañan de lesión ulceral. Existen además diferentes sistemas para medir la gravedad de la afectación del pie diabético en función de varios criterios, siendo las más utilizadas la clasificación de Meggitt-Wagner y la clasificación de Gibbons. Causas del pie diabético Las causas que provocan el pie diabético es una afectación neuropática que afecta a las terminaciones nerviosas del pie, produciendo pérdida de sensibilidad y una afectación vascular, sobre todo de las arterias del pie, que dificulta la circulación sanguínea. Ambos factores inciden en la producción de diversos tipos de heridas que pueden llegar a ulcerarse. Síntomas del pie diabético Los síntomas del pie diabético van a depender de la causa principal que los produce. Asociado a la neuropatía diabética se pierde la percepción del dolor, se producen deformidades en determinadas zonas del pie por debilitamiento de la musculatura y sequedad de los pies. Asociado a la enfermedad vascular, se produce dolor al caminar que obliga a pararse y que se conoce como “síndrome del escaparate” o claudicación intermitente, dolor en reposo , cambios en la coloración del pie, edemas (acúmulo de líquidos) y trofismo de la piel (cambios en la configuración de la piel, que se vuelve seca y fina). Tratamiento para el pie diabético El tratamiento más importante para el pie diabético es la prevención de la formación de úlceras. Cuando estas ya han aparecido, se deben tratar mediante curas locales que favorezcan la cicatrización de las mismas. Para ello es necesario el desbridamiento cuando existe tejido necrótico (retirada del tejido muerto ennegrecido) ya sea mediante el uso de pomadas que realizan desbridamiento enzimático o de forma manual y la aplicación de hidrogeles y apósitos hidrocoloides que favorezcan el crecimiento del tejido de granulación. Cuando existen signos de infección se deben utilizar o bien pomadas antibióticas en las curas o bien tomar antibióticos por vía oral o endovenosa si se precisa. Si la afectación vascular es importante puede requerir la intervención de un cirujano vascular para una más completa valoración. En caso de presencia de dolor se tratará con analgésicos. Pruebas complementarias del tratamiento del pie diabético El diagnóstico del pie diabético se realiza mediante la exploración física del paciente. No obstante, puede ser necesaria la realización de alguna prueba complementaria para hacer más eficaz el tratamiento, como la realización de cultivos del exudado de la úlcera en busca del germen causante de la infección, o la realización de eco-doppler para valorar el estado de la circulación sanguínea en la pierna y radiografías para descartar la osteomielitis. Se completa con análisis de sangre para valorar niveles de azúcar, proteínas y coagulación. Factores desencadenantes del pie diabético Los factores desencadenantes del pie diabético son la presencia de heridas que evolucionan a úlceras en pacientes con neuropatía y enfermedad vascular periférica como complicación de la diabetes que padecen. Factores de riesgo del pie diabético Son factores de riesgo de padecer pie diabético aquellos pacientes con: Neuropatía periférica. Enfermedad vascular periférica. Retinopatía. Nefropatía. Que presenten deformidades óseas en los pies. Antecedentes de ulceración previa Consumo excesivo de alcohol. Aislamiento social. Complicaciones del pie diabético Las complicaciones del pie diabético son: Grandes úlceras que tardan en curar o que se infectan. Celulitis, infecciones de la piel del pie. Osteomielitis, infección de los huesos del pie. Gangrena: tejido muerto al no haber circulación sanguínea. Artropatía de Charcot. Amputación total o parcial del pie. Prevención del pie diabético La prevención del pie diabético requiere: Un buen control del nivel de azúcar en sangre. Control periódico de la tensión arterial y de los niveles de colesterol. No fumar ni beber alcohol. Realizar una dieta equilibrada con aporte de proteínas, vitaminas y minerales. Realizar ejercicio físico suave. Utilizar un calzado adecuado y cómodo que se adapte al pie. Cuidado diario de los pies para evitar heridas, ampollas, grietas, rozaduras y erosiones que incluye: Lavado diario con agua templada. Secado sin frotar con toallas suaves. Aplicar crema hidratante sin alcohol. Mantener uñas cortas y limadas usando tijeras de punta roma. Alejar los pies de fuentes de calor. No usar calcetines que presionen o con goma. Evitar andar descalzo. Especialidades a las que pertenece el pie diabético Los especialistas que intervienen en el cuidado del pie diabético son, las enfermeras, para la realización de las curas y educación sanitaria, el área de endocrinología para cuidados de la diabetes, y dermatólogos y cirujanos vasculares para úlceras con mala evolución. Preguntas frecuentes: ¿Qué es una úlcera isquémica? La úlcera isquémica es la herida que se produce por una insuficiencia de riego sanguíneo que provoca la muerte de las células y se manifiesta por placas negras en la piel. ¿Tiene algo que ver el pie diabético con la diabetes? El pie diabético es una complicación frecuente de la diabetes originada en la neuropatía y vasculopatía periférica que esta provoca, y que puede originar úlceras graves en los pies. ¿Qué es una úlcera diabética? La úlcera diabética es la herida que se produce como consecuencia de padecer una diabetes y sus complicaciones en las terminaciones nerviosas y en los vasos sanguíneos. El lugar más frecuente donde se manifiesta es en los pies. ¿Cómo cuidar los pies de los diabéticos? El cuidado de los pies en los pacientes diabéticos  tiene como objetivo evitar la aparición de heridas que puedan provocar una ulceración. Para ello hay que mantener una serie de cuidados generales y otros específicos de los pies como: Un buen control del nivel de azúcar en sangre. Control periódico de la tensión arterial y de los niveles de colesterol. No fumar ni beber alcohol. Realizar una dieta equilibrada con aporte de proteínas, vitaminas y minerales. Realizar ejercicio físico suave. Utilizar un calzado adecuado y cómodo que se adapte al pie. Cuidado diario de los pies  para evitar heridas, ampollas, grietas, rozaduras y erosiones que incluye: Lavado diario con agua templada. Secado sin frotar con toallas suaves. Aplicar crema hidratante sin alcohol. Mantener uñas cortas y limadas usando tijeras de punta roma. Alejar los pies de fuentes de calor. No usar calcetines que presionen o con goma. Evitar andar descalzo. ¿Qué es el mal perforante plantar? El mal perforante plantar también se le conoce como úlcera neuropática que es un tipo de lesión del pie diabético y se le considera la complicación más grave producida por la neuropatía diabética. Se localiza en las zonas que soportan más presión del pie y su inicio es indoloro por lo que suele detectarse ya en fases evolucionadas.
Causas y Soluciones del Pie Zambo, Cavo y Plano
Artículo especializado

Causas y Soluciones del Pie Zambo, Cavo y Plano

Tres de las deformidades más frecuentes del pie infantil son el pie zambo, el pie plano y el pie cavo . La más común en adultos es el pie plano, con una incidencia aproximada del 20% de la población. Por ello se recomienda una revisión por el podólogo. ¿Te habías fijado alguna vez en tu bóveda plantar? Dedícale cinco minutos, por favor. Sobre el pie… El pie es el encargado de soportar todo el peso del cuerpo y ayuda a la propulsión y a la amortiguación durante la marcha y la carrera. Además de los movimientos hacia arriba y abajo (flexión dorsal y plantar, respectivamente) puede tener movimientos laterales, hacia adentro o hacia afuera (supinación y pronación respectivamente). En el pie recae el peso del esqueleto, concretamente en la parte posterior del calcáneo, por ello el pie humano y el tobillo son una fuerte y compleja estructura. Hay tres edades claves durante la vida en las que se pueden desarrollar con más frecuencia, deformidades del pie: Desde el nacimiento hasta los dos años. Durante la adolescencia . En la edad senil. Cualquier parte anatómica del pie puede sufrir malformaciones o deformidades. Las causas de las deformidades pueden ser congénitas (presentes en el nacimiento) o adquiridas (por diferentes causas como lesiones neuromusculares, traumatismos, malos hábitos, calzado incorrecto, enfermedades reumáticas, sobrepeso…). Una de las deformidades adquiridas más común es el juanete. La mayor parte de las deformidades son congénitas, debidas a factores hereditarios o ambientales, estas deformidades afectan al desarrollo en el momento del nacimiento, por ejemplo, el pie zambo. Las tres deformidades más frecuentes El pie zambo es una deformidad del pie en posición invertida (mirando la planta hacia dentro, a semejanza del extremo de un palo de golf ); el pie plano es un pie con aplanamiento de la bóveda plantar, mientras que el pie cavo es un pie con elevación de la bóveda plantar (como una garra). Vamos a profundizar un poco en cada uno de ellos. Pie zambo (también llamado Equinovaro) Es la deformidad del pie más común y es el doble de frecuente en varones. Se trata de una lesión bilateral en 50% de los casos, y puede acompañarse de otras malformaciones como displasia congénita de cadera, alteraciones neurológicas o alteraciones viscerales. Si la deformidad se presenta en ambos pies y es muy marcada , las plantas de los pies quedan enfrentadas la una contra la otra. Si esta deformidad no se corrige antes de iniciar la marcha el niño aprenderá a caminar apoyando el borde externo del pie.  Por ello, requiere un tratamiento muy precoz, casi podría decirse urgente para evitar posibles secuelas. Lo ideal sería tratarlo en las primeras 48 horas de vida. El diagnóstico es fundamentalmente clínico ya que es una deformidad muy característica. Deberemos valorar la reductibilidad (si pasivamente podemos alinear el pie en su posición anatómica), dado que ello implica mejor pronóstico. La radiografía aporta poca información. En estos casos la ecografía será más útil. Es fundamental una corrección precoz (el 90% son reducibles), tras la cual se procede a la inmovilización con yeso o vendaje. Tras la corrección precoz (dos o tres meses) se sustituye el yeso por aparatología ortopédica externa. En caso de tratarse de un caso irreductible deberá optarse por el tratamiento quirúrgico, recomendado a partir de los seis meses de vida. Durante el crecimiento se realizarán radiografías de control para el seguimiento evolutivo Pie plano Es característica la disminución de la altura de la bóveda , que se traducirá en una deformidad y/o una alteración de la marcha (apoyan toda la planta del pie al caminar). La bóveda plantar es demasiado baja o está desaparecida, creando un área de máximo contacto de la planta del pie con el suelo. En niños de tres a 10 años es muy frecuente el pie plano laxo infantil . Esta alteración se debe a la laxitud ligamentosa y suele corregirse pidiéndole que se ponga de puntillas o elevando pasivamente el dedo gordo. El tratamiento es conservador en la mayoría de casos. Menos del 5% de los niños requieren tratamiento quirúrgico. Hasta los tres o cuatro años, todos los niños tienen aparente pie plano, esto se debe a la grasa existente a nivel de la bóveda plantar, pero realmente no es un pie plano. La ejercitación del pie mediante ejercicios específicos, como andar de puntitas y andar descalzo en terreno irregular o arena puede facilitar la formación de los arcos durante la niñez, proceso que generalmente se manifiesta entre los cuatro y seis años de edad. Niños con arcos planos muchas veces desarrollan arcos normales durante su crecimiento. Debemos explorar con un podoscopio , para valorar la bóveda y las zonas de apoyo. También es muy útil el fotopodograma (sobre una placa velada, se apoya el pie impregnado en líquido de revelado), donde puedo ver las huellas de la planta del pie y así saber cuánto del mismo apoya. Es muy grave si se marca toda la planta, y aún más si los bordes del pie están muy marcados. La radiografía lateral valora muy bien el grado de aplanamiento de la bóveda. Nunca debe hacerse contención con botas rígidas que inmovilicen el tobillo . Lo recomendable es usar un zapato flexible, de punta ancha (para que los dedos se puedan mover) y talón rígido (corrige la desviación de talón). Como mucho, a veces hay que recurrir a las plantillas u órtesis pero nunca antes de los cuatro años. Pie cavo ¡Ojo! Siempre que veamos un pie cavo hay que ver si hay una alteración neurológica (se asocian con mucha frecuencia a espina bífida no detectada) aún en sus formas más leves. Este pie se caracteriza por una elevación de la bóveda plantar que ocasiona alteraciones de la marcha, que estará invertida: primero se apoya la parte anterior (en lugar del talón). Los dedos pueden quedarse en forma de garra o flexionados hacia adentro, lo que disminuye el tamaño del pie. El talón estará desviado hacia dentro (talón en varo) Estos niños suelen tener problemas con el calzado , desgastado irregularmente y mucho más por delante. La corrección de este pie pasa por la cirugía en la mayoría de casos . Pero algunos casos, poco pronunciados, son tratados de forma conservadora recomendando zapatos holgados (para evitar el roce lo máximo posible) y ejercicios de estiramiento. Es muy importante la valoración de este tipo de pie mediante el test de Coleman que determina si el retropié de estos pacientes es flexible o fijo. Puedes visualizar esta maniobra con un tutorial. Ahora te lo detallo : estando el paciente de pie, se coloca un bloque de madera de unos 2’5-4 cm. de espesor en el suelo y se le indica que suba un pie encima dejando el talón y el borde lateral del antepié apoyados sobre el bloque y quedando el borde interno del antepié fuera del bloque.  Entonces observamos la posición que adopta el retropié respecto al antepié. Si al realizar la maniobra, el retropié (que en estos pacientes está en posición de varo) adopta una posición compensatoria diremos que es un retropié flexible. Por el contrario, si la posición del retropié en varo es primaria, no se modificará tras la realización de la maniobra, siendo un retropié rígido (de más difícil corrección). Nos marcará la conducta terapéutica a seguir. ¿Qué otras deformidades de pie son relativamente frecuentes? Pie varo: están en rotación interna y normalmente en supinación (inversión). Orientan la planta del pie hacia dentro, apoyando el borde externo y los últimos dedos para caminar. Pie valgo : en rotación externa y en pronación o eversión. El talón mira hacia afuera y se orienta hacia afuera Apoyo en el borde interno. Pie equino : Los pies se encuentran en flexión plantar (recuerdan la forma de pie de un caballo). Cuando camina apoya la región anterior del pie o metatarso (marcha de puntillas) y el talón no entra en contacto con el suelo. Pie talo : Deformidad del pie en la que se produce una flexión dorsal, de forma que, al apoyar el pie en el suelo, únicamente contacta el talón, permaneciendo levantado el antepié (como si anduviera de talones).