1. Home
  2. Especialidades
  3. Oftalmología
Oftalmología en cualquier ciudad
Madrid
Gijón
Majadahonda
A Coruña
Barcelona
Palma
Sevilla
Valencia
Alicante/Alacant
Boadilla del Monte
Huesca
Málaga
Torrelodones
Zaragoza
Consultas, pruebas y tratamientos
Consultas
Visitas presenciales con especialistas para solucionar todas tus dudas.
Consulta de OftalmologíaConsulta de Oftalmología Ver todos
Pruebas
Por si necesitas un chequeo, una analítica, una revisión o ver si todo va bien.
Consulta de Oftalmología + Tomografía de Coherencia ÓpticaConsulta de Oftalmología + Campimetría Ver todos
Tratamientos
Tenemos todas las herramientas necesarias para que tomes las riendas de tu salud.
No hay tratamientos disponibles
Servicios Savia
Regístrate y habla gratis con un Médico
¿Tienes alguna duda?. Habla gratis por chat con un Médico General.
Sin esperas ni desplazamientos
Regístrate ahora
Otros servicios Savia
Una videoconsulta con un médico especialista en medicina general.
El médico te llama para resolver cualquier duda por teléfono.
Médicos especialistas y centros

Videoconsulta médica gratis

Solo por registrarte te regalamos dos meses de Savia Premium para que lo pruebes.

Reservas una cita
Preparamos la consulta
Solucionas todas tus dudas
Regístrate
Contenidos de salud Ver todos
Cirugía Refractiva
Contenido de salud
Cirugía Refractiva
Definición La cirugía refractiva es el conjunto de técnicas y procedimientos quirúrgicos que tienen como finalidad eliminar, o minimizar, las diferentes patologías oculares como son la miopía (mala visión de lejos), hipermetropía (mala visión de cerca), el astigmatismo . De esta forma, el paciente puede reducir el uso de gafas o lentes de contacto e incluso no volver a usarlos. ¿Cómo es la cirugía refractiva? En la cirugía refractiva existen varias técnicas que se pueden utilizar para realizar este procedimiento, y que van depender del tipo de patología ocular que tenga el paciente.   Esta intervención se realiza de dos formas: Cirugía láser: trata de modificar la forma de la córnea mediante un denominado (Excimer). La técnica más utilizada es la cirugía Lasik, y la más recomendada por los oftalmólogos debido a su rapidez y sencillez. Consiste en tallar una fina lámina en la superficie corneal con un instrumento diseñado para este tipo de intervenciones llamado microqueratomo. Una vez tallado se levanta esa fina capa de tejido corneal y se aplica el láser excimer, el cual    utiliza un rayo láser para moldear la córnea, durante un periodo de tiempo de 5 a 45 segundo. El láser dispone de un mecanismo de seguridad conocido como eye-tracker, que permite que los impactos se dirijan sólo a las partes de la córnea que debe ser remodelada para corregir el efecto refractivo. Una vez que el láser ha realizado su función se vuelve a colocar la fina capa corneal sin necesidad de aplicar puntos de sutura. Lentes intraoculares fáquica (ICL): Es una lente que se implanta en el interior del ojo sin necesidad de extraer el cristalino transparente del mismo. Se realiza para el paciente que tiene contraindicado el láser y en aquellos pacientes que tienen graduaciones altas. Es una intervención que se hace de forma rápida, sencilla e indolora. La intervención dura alrededor de cinco o diez minutos, se realiza con anestesia tópica (gotas), por lo que no es necesario cubrir el ojo al finalizar la operación. ¿Para quién está indicada? La cirugía refractiva está indicada para: Personas con defectos refractivos que quieren reducir o eliminar la dependencia de las gafas o lentes de contacto. Eliminar la graduación de los ojos, que va a depender del número de dioptrías que tenga cada paciente. Compensar la pérdida de la capacidad de acomodación del cristalino, que produce los problemas para enfocar de cerca. ¿Por qué se realiza? La cirugía refractiva s e realiza para eliminar las diferentes patologías oculares refractivas. Para modificar el estado refractivo del ojo con el propósito de eliminar o reducir el uso de gafas, de modo que los pacientes puedan  mejorar su calidad de vida . Riesgos de la cirugía refractiva En la cirugía refractiva existen algunos riesgos como son: Infección. Inflamación. Posible abombamiento de la córnea. Posibles efectos secundarios como halos o destellos son mayormente transitorios. El riesgo más común es el ojo seco, que generalmente desaparece pasados unos meses, durante este tiempo se recomienda el uso de gotas lubricantes. Preparación La preparación para la cirugía refractiva empieza con una primera consulta médica con el oftalmólogo, donde se comprobará que el paciente cumple todos los requisitos para poder ser intervenido quirúrgicamente. Se le realizará al paciente una serie de pruebas oftalmológicas para determinar qué tipo de intervención es la más adecuada. El médico le hará al paciente algunas pruebas para medir la agudeza visual, la refracción o número de dioptrías de miopía, hipermetropía, astigmatismo o presbicia y la presión intraocular. En el caso de utilizar láser, también debe hacerse una topografía, o sea una medición de la curvatura y grosor de la córnea, y un estudio de la histéresis corneal, es decir, del grado de resistencia y elasticidad de este tejido. El mismo día de la operación el médico cita antes al paciente en consulta para repetir las pruebas diagnósticas, y confirmar que no haya cambios respecto a la visita preoperatoria, de modo que el ojo pueda ser intervenido. Cómo es la recuperación de la cirugía refractiva Durante las primeras horas de recuperación de una cirugía refractiva después de la intervención, el paciente puede notar ligeras molestias como escozor o lagrimeo y, al cabo de varias horas comenzará a percibir la recuperación visual sin necesidad de depender de las gafas o las lentillas. Tras terminar el procedimiento es conveniente que el paciente descanse y permanezca el mayor tiempo posible con los ojos cerrados, en un ambiente con poca luz. El paciente debe aplicarse los medicamentos oculares que le indique el oftalmólogo. Es necesario que el paciente pueda asistir acompañado el día del procedimiento porque la vista estará un poco distorsionada, algo borrosa y nublada, por lo que no se le permitirá conducir. El paciente podrá incorporarse a sus actividades de la vida diaria 48 horas después de la intervención. Se recomienda al paciente usar gafas de sol los primeros tres días para evitar frotarse los ojos. Resultados Como resultado de la cirugía refractiva la nitidez de la visión mejora considerablemente , y se reducen o se eliminan totalmente las enfermedades refractivas como la miopía, astigmatismo e hipermetropía. El paciente no tendrá que depender del uso de gafas o lentes de contacto para poder ver correctamente. Preguntas frecuentes ¿Cuánto cuesta la operación de la vista? La operación de la vista cuesta los mismo sin importar el problema de refracción que se vaya a corregir. El precio de la intervención está más relacionado con la técnica que utilice el oftalmólogo para corregir el problema visual. Esta operación puede costar alrededor de 700 a 900 euros por ojo . ¿Qué es una cirugía con Excimer Láser? La cirugía de Excimer Láser o láser de excímeros es una técnica quirúrgica para tratar las patologías oculares o defectos refractivo . Es un tipo de láser que genera una luz ultravioleta, invisible y fría que, en vez de cortar o quemar, crea suficiente energía como para separar las moléculas de los tejidos. El láser excimer es el apropiado para tratar miopías de entre 1 y 10 dioptrías e hipermetropías de entre 1 y 5 dioptrías, con o sin astigmatismo. ¿Qué es la queratotomía radial? La queratotomía radial es una operación para corregir la miopía.  Implica hacer cortes diminutos en la córnea para ampliarla. Esto puede ayudar a mejorar la visión de lejos. Consiste en hacer incisiones profundas en forma radial, como la llanta de una bicicleta, usualmente toma de 4 a 8 incisiones usando una cuchilla de diamante . ¿Qué es la cirugía fotorrefractiva? La cirugía fotorrefractiva es una cirugía que permite cambiar de manera permanente la forma de la córnea, a través de un láser ultravioleta que corrige las curvaturas corneales. Especialmente indicado en la corrección de Miopía o Astigmatismo . ¿Qué es PRK en oftalmología? Un PRK es la cirugía refractiva que consiste en las separación del epitelio, que es la capa más superficial de la córnea, empleando una solución especial alcohólica. A continuación se aplica el láser excimer para corregir la curvatura de la córnea y eliminar el defecto refractivo .
Lente Intraocular
Contenido de salud
Lente Intraocular
Definición Una lente intraocular es un pieza artificial de material sintético que se coloca en el interior del ojo para reemplazar al cristalino natural dañado.   De esta forma el ojo recupera sus funciones de enfoque y visión anteriores. Es una intervención quirúrgica y suele aplicarse en la operación de cataratas .  Tipos de lente intraocular  La lente intraocular recibe el nombre común de cristalino artificial, ya que sustituye el cristalino natural para recuperar sus funciones.  Dependiendo de las necesidades del paciente se le pondrá una lente intraocular u otra, distinguiéndose 3 tipos:  Lente monofocal: se utiliza en pacientes que tienen una deteriorada visión de lejos, llegando incluso a no ver hasta a un 1 metro de distancia. Solo poseen un foco, de ahí su nombre, y es el de la visión de lejos. Así, se corrige la necesidad de llevar gafas de lejos, pudiendo ser necesarias las de cerca o media distancia.  Lente bifocal: en este caso la lente intraocular tienen dos focos, uno de lejos y otro de cerca. De esta forma la necesidad de usar gafas es mucho menor. Se da en pacientes con miopía y vista cansada.  Lente trifocal: esta lente posee tres focos o distancias, siendo para la visión de lejos, intermedia y cerca. De manera que se corrigen, en principio, los problemas de visión y las gafas son casi innecesarias.  ¿Para quién está indicada? La sustitución del cristalino natural del paciente por una lente intraocular que cumpla las mismas funciones está indicada en casos de cataratas, ya que el cristalino con el paso del tiempo se ha vuelto opaco y el paciente no puede ver bien a través de él.  Cada vez está más extendido su uso en problemas visuales como la miopía, el astigmatismo o la hipermetropía, para corregir la refracción del ojo y evitar el uso de lentes de contacto. ¿Por qué se realiza? Es necesario el uso de una lente intraocular ya que tras la operación de cataratas evitamos al paciente la necesidad de usar gafas con una alta graduación de dioptrías. Y porque el cristalino es una parte necesaria del ojo para mantener dividido en dos segmentos el ojo, y que desarrolle sus funciones adecuadamente.  En el caso de usarse para corregir los defectos refractivos, el paciente busca dejar de lado el uso de las gafas.  Riesgos de la lente intraocular Las lentes intraoculares están hechas de un material que no provoca rechazo en el cuerpo humano. Es una intervención quirúrgica de riesgo mínimo.  Como efectos secundarios el ojo se puede infectar debido a la intervención, pero el número de casos es muy reducido.  Preparación En función del tipo de anestesia que se aplique al paciente así deberá ser su preparación.  Si la anestesia es tópica (se suministra mediante gotas en el ojo), no es necesario que se suspenda la toma de medicamentos. En caso de ser anestesia local o inyectada en el ojo, si será necesario que el paciente deje de tomar algunos medicamentos que le indicará su médico.  Generalmente se solicita al paciente acudir en ayunas y a la hora prevista. Lo más seguro es que pase ese día en el hospital.  Cómo es la recuperación de una lente intraocular La sustitución del cristalino por una lente intraocular es una operación que no requiere ingreso nocturno. Se realiza de manera ambulatoria y en el mismo día le darán el alta al paciente. Debe cumplir con la medicación necesaria y las indicaciones del médico.  Tras la colocación de una lente intraocular el paciente se somete a un proceso de recuperación que abarca aproximadamente un mes.  Durante la primera semana el paciente deberá evitar en todo lo posible las actividades que supongan un gran esfuerzo y puedan dañar la operación, no debe practicar deporte ni conducir. Tampoco deberá frotarse o rascarse los ojos, ni usar maquillaje.  En la segunda revisión podrá ir recuperando poco a poco su vida normal, pero hasta que no se cumpla el mes no deberá recuperarla por completo, siguiendo siempre las indicaciones de su médico.  Resultados En función del tipo de lente que se aplique al paciente y de sus necesidades, los resultados variarán.  De forma que en el caso de los defectos visuales recuperará la vista de lejos, de cerca o ambas, o incluso la intermedia.  Si el paciente se ha operado de cataratas recuperará la visión normal, al sustituir el cristalino que estaba dañado e impedía  la visibilidad por su opacidad.  Preguntas frecuentes ¿Cómo se llama a la cirugía de cataratas? La cirugía de cataratas también recibe el nombre técnico de facoemulsificación.  ¿Qué es una lente intraocular tórica? La lente intraocular tórica es una lente intraocular con mayor potencia y longitud focal, que permite corregir el astigmatismo.  ¿Qué es una lente intraocular multifocal? La lente intraocular multifocal es una lente intraocular que consigue corregir dos defectos visuales, al centrarse en dos focos, que son la visión de lejos (miopía) y la visión de cerca (vista cansada).  ¿Cuánto cuesta una cirugía de lente intraocular? En muchas ocasiones la seguridad social cubre los gastos de la operación de cataratas, y muchos seguros médicos privados, además, también cubren operaciones de lentes monofocales.  En caso de no contar con ellos, el precio puede oscilar entre 600 € y 3.000 € por ojo.  ¿Cuánto dura la implantación de una lente intraocular? El material por el que están compuestas las lentes intraoculares hacen que no sea necesarias cambiarlas, es decir, son para toda la vida a no ser que se presente alguna complicación.
Examen de Fondo de Ojo
Contenido de salud
Examen de Fondo de Ojo
Definición    Es un examen oftalmológico que permite observar el fondo del ojo (parte posterior del interior del ojo). Es una técnica que consiste en la visualización de la retina, del disco óptico, y del globo ocular y los medios transparentes (córnea, cristalino, humor acuoso y humor vítreo)  a través de la pupila, utilizando para ello gotas que dilatan las pupilas. Se usa para detectar alguna  enfermedad o para hacer el seguimiento y evolución de la diabetes, hipertensión, glaucoma, degeneración macular, cáncer de ojo, problemas del nervio óptico, o lesiones en el ojo.  Este examen también se denomina fundoscopia y oftalmoscopia. Tipos de examen de fondo de ojo Los tipos de examen para el fondo del ojo se realizan por estas técnicas : Oftalmoscopio directo:  es el primero que se diseñó y  el más sencillo. El médico puede observar solamente un ojo al mismo tiempo, pero se necesita mucha destreza. Oftalmoscopio indirecto: es más complejo que el directo, el oftalmólogo puede ver ambos ojos al mismo tiempo. Es importante destacar que existen otras técnicas para este examen: Observar la retina a través de una lupa convexa sin entrar en contacto directo con el ojo Proyectar una luz a través de la pupila con la ayuda de un oftalmoscopio. Dilatar la pupila con un colirio y tras 20 min se coloca una lente con tres espejos directamente sobre el ojo para examinar la retina. Ésta se utiliza para obtener una visión completa (central y periférica) del fondo del ojo Preparación El examen de fondo de ojo no requiere una preparación previa. El paciente debe informar al médico, antes de la prueba, si tiene alguna enfermedad y si  toma o tiene alergias a medicamentos. Cómo se realiza un examen de fondo de ojo El paciente acudirá a la consulta y una vez allí se le administrarán unas gotas en los ojos  para que las pupilas se vayan dilatando poco a poco, puede durar de varios minutos a una hora, una vez alcanzada la dilatación adecuada se inicia la prueba. A continuación se apagan las luces de la consulta para poder visualizar mejor el fondo del ojo. Se pedirá al paciente que apoye la frente sobre la estructura de metal de la lámpara de hendidura o microscopio binocular, de esta manera se fija la mirada y se puede realizar el examen ocular. Durante la prueba es necesario que el paciente fije la mirada en un punto y no parpadee. Una vez finalizado se puede hacer vida normal, teniendo en cuenta que la dilatación de las pupilas durará unas horas más, por lo que hay que tener precaución con la luz solar y evitar su exposición directa. Complicaciones de un examen de fondo de ojo Las complicaciones no suelen ser frecuentes pero podemos encontrar: alergia medicamentosa a las gotas que se usan para dilatar la pupila. Irritación  o escozor de ojos  tras administrar las gotas. Resultados El examen de fondo de ojo aporta mucha información al médico , no solo de enfermedades que pueden afectar a la retina, nervio óptico o  vasos sanguíneos, sino también sobre enfermedades que pueden producir una pérdida de visión importante o incluso ceguera como la diabetes o hipertensión arterial entre otras o el seguimiento de estas patologías. Preguntas frecuentes ¿Qué es la oftalmología directa? La  oftalmología directa es la exploración del ojo a través de un oftalmoscopio monocular , que ofrece una imagen unidimensional y en el que se visualizan los ojos por separado. ¿Qué es el fondo ocular? Es la exploración que se realiza para visualizar a través de la pupila la porción posterior e interior del ojo. ¿Cuánto dura el examen de fondo de ojo? Es una prueba sencilla que dura alrededor de 1-2 horas como máximo . ¿Cuánto dura el efecto de fondo de ojo? La dilatación que se produce en las pupilas tras realizar el examen de fondo de ojo dura de 3 a 4 horas , por lo que es importante evitar la exposición directa al sol durante ese periodo. ¿Qué es un ciclopléjico? Ciclopléjico son gotas que se usan para la dilatación de las pupilas y poder hacer una buena  exploración del fondo de ojo y zonas oculares.
Transplante de Córnea
Contenido de salud
Transplante de Córnea
Definición El trasplante de córnea es una intervención quirúrgica que consiste en sustituir la córnea dañada del paciente por otra sana del banco de donantes. La córnea es la lente transparente del ojo que se encuentra en la parte más externa en la zona delantera del globo ocular. El trasplante de córnea es uno de los más habituales, y suele denominarse bajo el nombre de queratoplastia. ¿Cómo es un trasplante de córnea? Ante la posibilidad de que la córnea del paciente esté dañada, bien por hinchazón o porque han aparecido cicatrices, esta deja de cumplir su funcionalidad, provocando en el paciente la visión borrosa.  Cuando esto ocurre, se debe realizar un trasplante de córnea, el cual se realiza a través de las instituciones oficiales o bancos de ojos, proviniendo el tejido de un donante fallecido. La córnea que se va a trasplantar es sometida a diferentes análisis para comprobar su estado y compatibilidad con el paciente, la cual puede conservarse sin sufrir deterioro hasta 15 días. Como primer paso al paciente se le administra anestesia local para evitar el dolor, después se extraerá una pequeña parte de la córnea dañada, y se sustituirá con el nuevo tejido de la córnea donada, sustituyendo las capas. ¿Para quién está indicado? El trasplante de córnea es una intervención quirúrgica que se indica en aquellos pacientes que tienen dañada la visión y no pueden corregir su alteración con otros procesos, y/o cuando la inflamación muscular del globo ocular no desaparece con medicamentos o el uso de gafas especiales. Se realiza sobre todo si la córnea está abultada en su curvatura y/o presenta cicatrices. ¿Por qué se realiza? Cuando el paciente tiene una visión borrosa debido a la inflamación o cicatrices que presenta la córnea, y no se consigue corregir con gafas ni otros procedimientos, se realiza el trasplante de córnea para recuperar la visión normal. Riesgos de un trasplante de córnea Al ser un trasplante, este tipo de intervención quirúrgica está sometida a la existencia de un posible rechazo inmunológico.  También se puede dar una pérdida de visión y sensibilidad a la luz. Además, tras el trasplante pueden aparecer síntomas menos leves como la inflamación, infección, dolor, molestias y sangrado. En relación con la anestesia, suele ser local, por lo que el riesgo en este ámbito se disminuye . Preparación Antes de la realización del trasplante, el médico analizará las características de la córnea dañada del paciente para sustituirla por una similar y reducir el riesgo de rechazo. La preparación está condicionada a la disponibilidad de córneas de donantes, por lo que el proceso de espera puede ser más o menos largo. Normalmente no requiere ingreso nocturno. Cómo es la recuperación de un trasplante de córnea Tras el trasplante, el paciente deberá permanecer unas horas en observación, siendo muy rara la ocasión en la que deba quedarse ingresado. Los días posteriores deberá seguir las indicaciones de su médico, siendo las más comunes: Aplicar medicamentos en formato de gotas en los ojos y por vía oral. Tapar el ojo con una gasa y gafas solares. No frotar el ojo trasplantado. Retomar poco a poco las actividades del día a día que puedan dañar el ojo. Posteriormente deberá fijar revisiones oftalmológicas periódicas. Resultados Tras el trasplante, el ojo permanece hinchado unos días, por lo que habrá que esperar a que se reduzca la inflamación y el ojo se acostumbre a la nueva córnea para poder comprobar los resultados. Este periodo de tiempo puede abarcar desde varios días hasta unos meses. En caso positivo, el paciente recuperará la visión perdiendo el carácter borroso, requiriendo en algunos casos un ajuste posterior ante la posible necesidad de tener que usar lentes de contacto. En caso negativo, el organismo del paciente rechazará el implante, provocando la pérdida de la visión o requiriendo un nuevo trasplante. Preguntas frecuentes ¿Puede existir rechazo ante un trasplante de córnea? Sí. Aunque la probabilidad es pequeña, puede darse un rechazo a la córnea trasplantada. A medida que pasa el tiempo la probabilidad de rechazo disminuye. No obstante, el rechazo se puede presentar de forma inesperada en cualquier momento. ¿Cuánto cuesta un trasplante de córnea? El trasplante de córnea varía de precio. Si se realiza por la seguridad social o lo cubre el seguro médico privado del paciente, no tiene gastos. En caso contrario, variará el precio según la clínica, rondando los 4.500 €. ¿Recuperaré mi visión total tras un trasplante de córnea? El proceso de recuperación de la vista tras el trasplante de córnea es distinto en cada paciente, en función de su organismo y del motivo de trasplante. Es un proceso de recuperación lento, que en la mayoría de los casos aporta un resultado positivo, superando el 50% de recuperación de visibilidad. Por lo que la visión total se podrá recuperar según el caso de cada paciente. ¿Cuánto dura un trasplante de córnea? El trasplante de córnea dura entre media hora y una hora y media . ¿Es doloroso el trasplante de córnea? El trasplante de córnea se realiza con anestesia local, por lo que durante la intervención el paciente no siente dolor. Sin embargo, tras ella el paciente puede tener molestias.
Operación Desprendimiento de Retina
Contenido de salud
Operación Desprendimiento de Retina
Definición La operación de desprendimiento de retina es una microcirugía (se realiza a través de un microscopio), en la cual la retina (parte del ojo que capta las imágenes), que se había desplazado de su lugar y que presenta pequeños desgarros, es recolocada y reparada . ¿Cómo es la operación de desprendimiento de retina? La operación de desprendimiento de retina consta de dos partes: En primer lugar el sellado de la zona rota, por la cual el líquido intraocular está situándose bajo la retina y desplazando a ésta de su lugar; este proceso se realiza a través de láser. En segundo lugar se realiza una inyección de gas dentro del ojo para que este empuje la retina hasta su lugar para que se pegue. Dependiendo de donde esté la rotura, le dirán al paciente que coloque la cabeza de una determinada manera para permitir que se sitúe la burbuja de gas en el lugar adecuado. Esta burbuja será absorbida posteriormente de forma paulatina por el ojo. También puede ocurrir que el oftalmólogo decida hacer una vitrectomía, que consiste en retirar el vítreo (sustancia transparente de aspecto gelatinoso que se encuentra por delante de la retina). Esto se hace porque en muchas ocasiones es el vítreo el que está traccionando la retina, en estos casos, se puede inyectar una sustancia de silicona aceitosa que en una cirugía posterior se deberá retirar. ¿Para quién está indicada? La cirugía de desprendimiento de retina está indicada para todos los casos en los que la retina se empieza a separar de su lugar en el fondo del ojo. Es un proceso que es necesario realizar de forma rápida, siendo el paciente en la mayoría de los casos operado en la primera semana, ya que cuando se sufre un desprendimiento de retina este no mejora por sí solo, siendo siempre necesaria la cirugía, que será tanto más eficaz cuanto menos tiempo haya pasado desde el desprendimiento. ¿Por qué se realiza? La cirugía de desprendimiento de retina se realiza porque, cuando este hecho se produce, a través del desgarro producido, está pasando líquido a la zona posterior de la misma, y si no se repara, la retina puede desprenderse totalmente y provocar una ceguera total. Es importante que se acuda al oftalmólogo con rapidez. Riesgos de la operación de desprendimiento de retina El principal riesgo de la operación de desprendimiento de retina es el tener que hacer una nueva intervención porque la primera no haya sido totalmente exitosa o porque la retina se vuelva a desprender de nuevo. Las infecciones oculares tras una cirugía son un riesgo que se trata de evitar, ya que es un proceso potencialmente grave. Tras la operación el cirujano suele recomendar un tratamiento con gotas oftálmicas que se deberá seguir de modo riguroso, así como el paciente no deberá tocarse el ojo sin lavarse las manos previamente. En algunas ocasiones tras este procedimiento puede ocurrir que la presión intraocular se eleve, esto se tratará con fármacos adecuados. Preparación La preparación para la operación de desprendimiento de retina es una analítica de sangre y un electrocardiograma si le van a someter a anestesia general, y una analítica para comprobar la coagulación si se trata solo de anestesia local. Es una cirugía que se suele realizar con relativa rapidez tras el diagnóstico, cuanto antes se realiza, mejores son los resultados. Cómo es la recuperación de una operación de desprendimiento de retina La recuperación de la cirugía como tal es rápida, en la mayoría de casos el paciente solo permanecerá en el hospital durante unas breves horas, tras ello, será dado de alta con una serie de tratamientos en forma de gotas que deberá de realizar de forma rigurosa. Si le pusieron una burbuja de gas le dirán que mantenga la cabeza en una determinada postura hasta la primera revisión, esto es muy importante para lograr la correcta colocación de la retina en su lugar. El gas se irá reabsorbiendo de forma paulatina y cambiando por sustancias que produce el propio cuerpo. Al principio el paciente tendrá sensación de ver a través de líquido y la visión se irá recuperando de forma paulatina, hasta completarla generalmente de forma definitiva a los seis meses. No en todos los casos se va a recuperar la visión completa. Si se ha desprendido la mácula (parte de la retina más importante que permite la mayoría de la visión ocular), el desprendimiento ha sido muy intenso o se ha tardado mucho en realizar la cirugía, la visión puede perderse parcial o incluso totalmente. Resultados Los resultados dependen de diferentes variables: Del tiempo transcurrido desde el inicio: cuanto más tiempo transcurra, los resultados de recuperación de la visión serán peores. Del número de desgarros: cuantos más desgarros haya que soldar, más pérdida de visión habrá. Del grado de afectación de la mácula: se obtendrán mejores resultados si se afectó solo la parte periférica de la retina. En general suele haber una recuperación buena con mejoría de la visión. En algunos casos es necesario reintervenir si no se consigue que la retina quede bien pegada. Tras un desprendimiento de retina se debe de acudir al oftalmólogo de forma regular por el riesgo de que este se reproduzca. Preguntas frecuentes ¿Qué es la retinopexia? La retinopexia es la cirugía de desprendimiento de retina por la cual conseguimos que la retina vuelva a situarse en su lugar y a recuperar totalmente la visión, puede ser con gas o con aceite de silicona, es el nombre oficial que se le da en medicina a este tipo de cirugía. ¿Qué es la retina de los ojos? La retina del ojo es la parte donde se sitúan las células neuronales que permiten la visión, podríamos decir que es la parte del ojo que nos permite ver en realidad. En la parte central de la retina se encuentra la mácula, que es la parte más efectiva en la visión. Si la mácula se daña se pierde una gran cantidad de la capacidad visual. La retina se encuentra en la parte más profunda del ojo y traslada las imágenes transformadas en impulsos eléctricos que, a través del nervio óptico, llegan al cerebro.   ¿Qué es el desprendimiento de retina? La retina es una membrana delgada que se haya fijada a la parte posterior del ojo; cuando se produce un desgarro en la misma el líquido intraocular pasa a través de este desgarro hacia la parte posterior de la retina, y esto hace que se desprenda de su lugar. Con ello la retina se retrae y no permite que los impulsos eléctricos se transmiten de forma adecuada. ¿Cuáles son las causas del desprendimiento de retina? Las causas del desprendimiento de retina son varias: La tracción vítrea. Esto sucede cuando el vítreo (sustancia gelatinosa dentro del ojo) tira de la retina, rasgándola. También se puede producir por un traumatismo, causa más frecuentes en niños y adultos jóvenes. Las personas con miopías importantes también pueden sufrir desprendimiento de retina  producida por la forma del ojo dada por la miopía, a pesar de que el paciente se haya sometido a una  corrección quirúrgica de la misma. Las personas con diabetes también son más propensas a tener desprendimiento de retina, que suele estar relacionado con procesos de pequeñas hemorragias y se produce por la proliferación de vasos sanguíneos. ¿Qué es el vítreo del ojo? El vítreo del ojo es una sustancia gelatinosa y transparente que se haya por delante de la retina y ayuda a mantenerla en su posición. Si deja de ser transparente impide una buena visión, como  cuando se forman hemorragias en el mismo, y se ven las llamadas “moscas volantes” , que son imágenes negras que se mueven. Si se produce de forma brusca se deberá acudir a un oftalmólogo por la posibilidad que esto se traduzca en un desprendimiento de retina posterior.
Remedios Para los Ojos Secos
Artículo especializado
Remedios Para los Ojos Secos
¿Sientes molestias de irritación en tus ojos de manera reiterada?  ¿Has pensado que podrías padecer de “ojo seco”?  Esto, afortunadamente, tiene solución. La lágrima La glándula lagrimal, con su secreción, la lágrima, compuesta básicamente de agua y lípidos (grasas), lubrifica y nutre la córnea , ya que ésta carece de vasos sanguíneos y tiene tendencia a desecarse. Además, la lágrima cumple la función de mantener el saco conjuntival limpio, no sólo por acción mecánica (de arrastre), sino también por su acción bactericida, debido a su contenido en lisozima. Una alteración en cualquier punto de la vía lagrimal será sintomática. Típicamente, si la alteración está en una zona previa al saco lagrimal, el cuadro cursará sólo con lagrimeo constante . Si la obstrucción está en el saco o en una zona más alejada se asocia a secreción, que se acumula a nivel del párpado, provocando acúmulos de legaña. En los bebés Al nacer, la secreción lacrimal suele ser poco importante o nula. La aparición de las lágrimas se produce en las primeras semanas de vida y, a los tres meses de edad , la secreción está definitivamente establecida. Las vías lagrimales culminan su desarrollo durante las primeras semanas de la vida, de tal manera que en los primeros momentos después del nacimiento puede no estar definitivamente perforado (o, lo que es lo mismo, puede no ser permeable) el canal lacrimonasal y eso provoca una de las consultas más frecuentemente realizadas en pediatría (“mi hijo tiene mucha legaña acumulada en un ojo, pero el ojo no está rojo”). Como pediatras, aconsejaremos la realización de masajes al bebé utilizando el pulpejo del pulgar, de arriba a abajo sobre el canto nasal de forma repetitiva, con la intención de ayudar a permeabilizar el conducto lacrimonasal que, por culpa del acúmulo de secreciones nasales, se halla embozado. Causas del ojo seco Algunos fármacos de administración sistémica como los antihistamínicos, anticolinérgicos y psicótropos se asocian a un ojo seco, porque reducen la secreción lagrimal. Los trastornos que afectan directamente a la glándula lagrimal como la sarcoidosis o el síndrome de Sjögren también producen ojo seco. Algunos enfermos presentan un ojo seco después de la radioterapia, si el campo terapéutico incluye las órbitas. Los problemas de sequedad ocular son también comunes después de lesiones nerviosas que afectan a los nervios craneales (llamados pares craneales). Sobre todo el que afecta al “VII par craneal (nervio facial)”, provocando una “queratitis por exposición” de la superficie ocular, secundaria a la parálisis del nervio facial con incapacidad de cierre completo del párpado. Signos y síntomas El ojo seco (queratitoconjuntivitis secas) puede ser de gravedad variable: desde una afectación corneal superficial leve en las que el ojo puede tener un aspecto sorprendentemente normal, hasta una úlcera que puede progresar hacia la perforación. Producen ardor, intenso dolor (sobre todo con el parpadeo), ojo rojo, sensación de cuerpo extraño con el parpadeo (como de tener “arenilla” en el ojo), fotofobia (hipersensibilidad a la luz) y visión borrosa (por pérdida de la transparencia corneal). Suponen una amenaza para la visión debido al riesgo de opacidad corneal, cicatrización y perforación. A diferencia de otros procesos como pueden ser, por ejemplo, la uveítis o el glaucoma agudo , las molestias de la queratitis cesan con la instilación de colirio anestésico. Diagnóstico Las queratitis son fácilmente visibles a simple vista tras la instilación de una gota de fluoresceína y visualizando luego la córnea con una luz azul. El examen con aparatología oftalmológica específica ( lámpara de hendidura ) permite objetivar la existencia de rotura de la arquitectura corneal, un filtrado opaco o abscesos ( acúmulos de infección ), así como una reacción celular inflamatoria en la cámara anterior. La producción de lágrimas medida después de humectar un papel de filtro (la llamada tira de Schirmer) es deficiente. Lagrimas artificiales o lubricantes oculares Los problemas de sequedad ocular se controlan mediante la aplicación frecuente y abundante de lágrimas artificiales o lubricantes oculares. La dosis normal es de una gota en el ojo 2-4 veces al día (la dosis puede ser aumentada en caso necesario), separando los párpados del ojo/s afectado/s e instilando una gota dentro del párpado inferior, mientras se dirige la vista hacia arriba. Posteriormente, se debe mantener el ojo abierto y no parpadear durante 30 segundos como mínimo. Recordar que, después de la instilación, no se deben cerrar los ojos apretadamente y se debe intentar no parpadear más de lo normal. Además de ello, antes de usar otras gotas oftálmicas, se debe esperar como mínimo cinco minutos. Para evitar contaminación, el gotero no debe entrar en contacto con el ojo o con cualquier otra superficie. Las lágrimas artificiales pueden adquirirse en la farmacia sin receta médica y pueden utilizarse durante el periodo de embarazo y de lactancia con total seguridad. Cabe destacar que la aplicación de colirios anestésicos en los ojos afectos de sequedad puede resultar especialmente peligrosa, porque la ausencia de un reflejo de parpadeo normal expone a la córnea a lesiones indoloras no percibidas por el paciente. Cuando existe una erosión corneal diagnosticada por fluoresceína se debe proceder a la oclusión ocular y mantener dilatada la pupila, mediante colirio de atropina, para controlar el dolor. Además de ello, se aplicarán antibióticos tópicos para prevenir las infecciones secundarias. Dra. Gemma Cardona Médico consultor de Advance Medical  
Hemorragias Oculares
Artículo especializado
Hemorragias Oculares
Un día, te miras al espejo y, sin haber notado nada raro, observas que tienes una hemorragia ocular… Seguramente te preguntarás: ¿es grave?  o ¿por qué me ha pasado? Resuelve tus dudas leyendo el siguiente artículo. Los derrames o hemorragias sanguíneas oculares pueden ser de varios tipos y afectar a distintas estructuras del ojo: a las más superficiales y, con ello, visibles a simple vista, o a las más internas (retina, vítreo), y, por tanto, visibles sólo con aparatos de oftalmología específicos. Son: el hiposfagma, el hipema, la hemorragia vítrea y la hemorragia retiniana. Hiposfagma También llamado hemorragia subconjuntival , es una colección de sangre localizada en la porción anterior del ojo, por debajo de la conjuntiva (se ve sobre “el blanco del ojo”). Es una mancha roja de extensión sectorial, sin traspasar el limbo corneal (es decir, no afectará nunca a la altura de la porción coloreada del ojo o iris). Puede ser localizada o masiva (quemosis hemorrágica). Se diferencian de la simple inyección vascular en que en la hemorragia no se identifican los vasos sanguíneos. Causas: se produce por la rotura de vasos sanguíneos de la zona, de muy pequeño calibre. Esta rotura puede ser de causa desconocida espontánea o también, generalmente si son recidivantes, puede deberse a factores desencadenantes como accesos de tos, estornudos, vómitos o cualquier otro mecanismo que produzca una maniobra de Valsalva (aumento de presión facial conteniendo la respiración), así como la toma de tratamientos farmacológicos como antiagregantes plaquetarios o anticoagulantes, traumatismos oculares (incluidos los provocados durante el parto) o crisis hipertensivas. Otras causas más raras pueden ser las discrasias sanguíneas (hemofilia, enfermedad de las células falciformes) y otras alteraciones vasculares como los tumores vasculares denominados angiomas, las púrpuras o las telangiectasias (arañas vasculares). También pueden aparecer en el contexto de algunas conjuntivitis, entre otros ejemplos. Clínica: generalmente no provoca ningún síntoma. De color rojo intenso, indolora. Más raramente puede generar una sensación de “cuerpo extraño” en el ojo (sensación de tener “arenilla” en el ojo). Es habitual que en los momentos inmediatamente posteriores a la generación del hiposfagma, la hemorragia siga creciendo y extendiéndose, aspecto que no debe producir alarma al afectado ni a sus allegados. Diagnóstico: se diagnostica por apreciación del sangrado a simple vista. Siempre debe ser descartada la existencia de hipertensión arterial asociada. Tratamiento: no se dispone de tratamiento. La hemorragia se reabsorbe espontáneamente, generalmente en una o dos semanas. Hipema Es una colección de sangre situada en la cámara anterior del ojo (se ve sobre el iris, la parte coloreada del ojo) por debajo de la pupila. Causas : la causa más frecuente es el traumatismo directo o contusión severa con objetos romos (p.ej. impacto de una pelota o un puñetazo sobre el ojo) o resultar de una intervención quirúrgica realizada sobre el ojo, como puede ser una intervención de cataratas. Otras causas más raras o menos frecuentes son los sangrados provocados por enfermedades que se caracterizan por alteraciones de la coagulación sanguínea, roturas o inflamaciones del iris (p.ej. por infección por virus herpes zóster) o  tumores oculares como el retinoblastoma, entre otros ejemplos. Clínica: el hipema es un sangrado de características más graves y de mayor repercusión que el hiposfagma. Sus síntomas dependen de la envergadura o magnitud del sangrado, pudiendo provocar dolor, pérdida de visión y fotofobia (hipersensibilidad a la luz). El hipema se puede complicar con la formación de un glaucoma debido a la obstrucción, por parte de la sangre derramada, de los canales de desagüe del humor acuoso ocular, provocando con ello su acúmulo y consecuente aumento agudo de la presión ocular. Ese sangrado también puede provocar, con el paso del tiempo, la tinción y opacificación de la córnea (“hematocórnea” por la impregnación de la córnea con el pigmento férrico de la sangre), dificultando su función de lente trasparente que filtra la luz. Pueden existir resangrados (se observan hasta en un 20% de los casos entre el tercer y el quinto día). Los síntomas mejoran progresivamente a medida que el sangrado se va reabsorbiendo. Diagnóstico: Al estar situada la hemorragia en la parte anterior del ojo, puede valorarse simplemente por inspección visual del facultativo. Tratamiento: Se debe tomar una conducta expectante, esperando a la reabsorción espontánea del sangrado. Puede ser necesaria la aplicación de colirios ciclopléjicos (atropina, para mantener dilatada de forma permanente la pupila del ojo afecto) o la administración de corticoides tópicos oculares. En ocasiones se considera oportuno incluso el ingreso hospitalario y la oclusión binocular, de ambos ojos,  para impedir la movilidad ocular. También puede solucionarse el problema mediante la intervención quirúrgica para evacuar la hemorragia. Se deberán dar consejos al paciente acerca de la necesidad de evitar esfuerzos físicos (p.ej. la práctica de ejercicio físico), promocionando el reposo y la conveniencia de mantener la cabeza elevada al acostarse (ángulo de 30-45º, para que la sangre ocupe la zona inferior de la cámara anterior y no afecte al área pupilar). Deberán realizarse controles periódicos de la presión ocular, con la finalidad de diagnosticar la evolución hacia la generación de un glaucoma lo más precozmente posible. Pronóstico: El pronóstico empeora claramente cuando ocurre el resangrado, en cuanto a la recuperación visual y la aparición posible de glaucoma. Hemorragia vítrea El vítreo es una sustancia gelatinosa y transparente que ocupa 2/3 del volumen total del ojo. Está formado en el 99% de su composición por agua y limita en su parte anterior con el cristalino y posterior con la retina. La hemorragia vítrea es la presencia de sangre en la zona interna del ojo denominada cavidad vítrea . Si se produce una hemorragia en el humor vítreo, éste pierde su transparencia y la luz no puede atravesarlo, lo que ocasiona pérdida de visión en ese ojo. Causas: La hemorragia vítrea puede ser espontánea en el contexto de diferentes enfermedades oftalmológicas y también puede tener un origen traumático (p.ej. un golpe directo sobre el globo ocular. En esta etiología estarían incluidas las intervenciones quirúrgicas). Las enfermedades oftalmológicas que característicamente predisponen a padecerla, y que suponen hasta el 95% de casos espontáneos, son: la retinopatía diabética (la más frecuente, suponiendo un total del 50% de los casos), el desprendimiento de retina regmatógeno, la retinopatía hipertensiva, el desprendimiento de vítreo posterior (en este caso el humor vítreo desprendido puede tirar de algún vaso de la retina, romperlo y causarse la hemorragia) y la obstrucción de la vena central de la retina.  Otras causas menos frecuentes pueden ser: las i nflamaciones (uveítis) o los tumores oculares. En el caso concreto de la retinopatía diabética o con oclusión de vena central de la retina, la falta de oxígeno en dicha retina, estimula la formación de nuevos vasos sanguíneos anómalos y frágiles, que pueden romperse y producir sangrados. Frecuencia: la incidencia es de alrededor de 7 casos por cada 10.000 personas a lo largo de un año, por lo que es una de las principales causas de pérdida aguda de visión.   Clínica: el síntoma principal es una pérdida brusca de agudeza visual que se desarrolla a lo largo de pocos minutos. Según la intensidad de la hemorragia, el déficit de visión puede ser completo o incompleto, con una ceguera total o parcial del ojo afectado. A veces, si el sangrado es leve, se manifiesta únicamente como la aparición de manchas que flotan (“miodesopsias” ) o visión borrosa de ese ojo. Pueden llegar a provocar glaucoma por la obstrucción, por parte de la sangre derramada, de la vía natural de desagüe del humor acuoso del ojo denominada “malla trabecular”. Diagnóstico: es importante acudir al oftalmólogo para comprobar que no asocie ninguna complicación como un desprendimiento de retina o un glaucoma, así como para controlar su evolución. En los casos de sangrado muy extenso, se podrá realizar una ecografía ocular , para descartar el desprendimiento de retina asociado. También serán necesarios controles de presión ocular. Tratamiento: al producirse por causas muy diversas no se puede establecer un tratamiento único para todos los casos y pacientes. El tratamiento debe ser individualizado a cada caso, en función de su causa. Si la hemorragia es leve, puede resolverse de forma espontánea, por lo que sólo requerirá tiempo de espera, pudiéndose demorar la recuperación plena de la visión incluso varios meses. En otras ocasiones, tras un tiempo de espera, si no se reabsorbe el sangrado de forma espontánea, se recomienda una intervención quirúrgica denominada “vitrectomía”, que consiste en la extracción del humor vítreo mediante cirugía mínimamente invasiva. Pronóstico: cuando no existen causas asociadas que predispongan a la repetición de la hemorragia, la evolución suele ser buena y favorable . Sin embargo, si el origen es una retinopatía diabética, el riesgo de repetición de nuevas hemorragias es alto, la mejoría más lenta y aparecen frecuentemente complicaciones. Hemorragias retinianas Alteración del ojo en el que el sangrado ocurre en la fina capa retiniana , que se sitúa en la parte posterior del globo ocular, tapizando su interior. Pueden aparecer aisladas o asociadas a desprendimiento de retina o desprendimiento de vítreo posterior. Causas : pueden ser provocadas por crisis hipertensiva s (hipertensión arterial), por una oclusión de alguna vena retiniana, por causa del padecimiento de una diabetes mellitus (la cual provoca la formación anómala de pequeños vasos sanguíneos frágiles  y que pueden romperse con facilidad, secundarios a la falta de oxígeno a nivel retiniano que provoca la enfermedad). Las hemorragias retinianas pueden también producirse por violencia de zarandeo, especialmente en niños pequeños (provocándose el denominado “síndrome del bebé zarandeado-sacudido”, característico de los casos de maltrato infantil). Clínica: Las hemorragias retinianas se describen a veces como hemorragias “en astilla”. Aquéllas que afectan a regiones periféricas de la retina pueden  no dar ningún síntoma y, por tanto, pasar del todo desapercibidas  durante años. Muchas veces sólo se diagnostican de forma incidental cuando el ojo se somete a una prueba oftalmoscópica de fondo de ojo por otro motivo. Otras veces, cuando la hemorragia retiniana afecta al área más central y de mayor potencial visual (mácula-fóvea) el defecto de visión puede ser importante. Diagnóstico: Mediante la realización de un fondo de ojo. En ocasiones se administra intravenosamente un contraste fluorescente al paciente, previamente a la realización del retinograma, con la finalidad de obtener una imagen de los vasos sanguíneos de la retina más precisa. Tratamiento: Las más leves y no asociadas a enfermedades crónicas podrán habitualmente reabsorberse solas , sin precisar intervención terapéutica. La cirugía láser es una opción de tratamiento con la que se intenta sellar los vasos sanguíneos dañados en la retina. También han sido usados tratamientos farmacológicos del tipo inhibidores del factor de crecimiento endotelial vascular (VEGF) en pacientes diabéticos.
Operaciones de Miopía con Láser, ¿Cuál es la Mejor?
Artículo especializado
Operaciones de Miopía con Láser, ¿Cuál es la Mejor?
¿Estás considerando operarte la vista para quitarte esas molestas gafas? Infórmate de las técnicas que existen en el mercado. El defecto refractivo (ametropía) aparece cuando los rayos de luz paralelos que entran en el ojo no quedan enfocados sobre la retina y el resultado visual es una imagen borrosa . Sería el caso de la miopía, la hipermetropía o el astigmatismo. La cirugía refractiva se refiere a los distintos procedimientos quirúrgicos encaminados a corregir estas afecciones oftalmológicas. El objetivo de la intervención es dejar el ojo en las máximas condiciones de normalidad refractiva, esto es, alcanzar la máxima agudeza visual posible sin corrección óptica, de manera que no sea necesario el uso de gafas o lentes de contacto. ¿SABÍAS QUE…? el Dr. José Ignacio Barraquer es considerado el padre de la cirugía refractiva y ya en 1949 publicó su primer libro escrito acerca de la posibilidad de la corrección de la miopía mediante la modificación de la curvatura de la córnea? Técnicas para tratar la miopía Existen diversas técnicas quirúrgicas oftalmológicas para tratar las ametropías: Técnica LASIK (Queratomileusis in situ asistida con láser Excimer): en estos momentos es la técnica más utilizada y fue descrita en 1988. Consiste en tallar una lamela corneal mediante un aparato denominado microqueratomo, aplicando el láser Excimer sobre el tejido corneal. Posteriormente, se recoloca la lamela sobre la zona tratada, conservando de esta manera la zona superficial de la córnea. Otras técnicas: como el láser de femtosegundo (con resultados también muy positivos), la queratectomía fotorefractiva (PRK) con láser Excimer, la colocación de implantes intracorneales, la queratotomía radiada … ¿Cuándo se indica el LASIK? Pacientes mayores de 21 años. Error de refracción estable (dentro de +/- 0’5 dioptrías en los 12 meses anteriores). Miopías o hipermetropías con o sin astigmatismo y astigmatismo mixto.   Ventajas del LASIK Esta técnica ofrece ventajas frente a las demás opciones: Es útil para la corrección de la miopía, permite mejorar la agudeza visual espontánea y disminuir la corrección óptica. Se logra mayor exactitud en la corrección del defecto ocular. Es una técnica segura. No provoca dolor. La recuperación postoperatoria es rápida. Se consigue una disminución notable del riesgo de aparición de complicaciones postquirúrgicas. Se realiza de forma ambulatoria (sin necesidad de ingreso hospitalario). Se utiliza una cantidad mínima de anestésico tópico (aplicado directamente en el ojo). Se pueden tratar ambos ojos en una misma sesión. Existe la posibilidad de volver a realizar la técnica en un futuro. Efectos adversos del LASIK Como toda técnica médica, el LASIK también tiene riesgos, efectos adversos o desventajas. No es una técnica perfecta ni inocua. Algunos ejemplos serían: Ojo seco: es el efecto adverso más frecuente asociado con el LASIK, con más de 95% de pacientes que experimentan estos síntomas en el primer mes después de la cirugía. Suele mejorar en los siguientes 6-12 meses posteriores a la intervención, de tal manera que tan sólo un pequeño porcentaje de pacientes desarrollarán un ojo seco severo resistente a tratamiento. No puede tratar la presbicia (o vista cansada), que sería debida a una pérdida de capacidad de enfoque del cristalino del ojo, como resultado de la progresión natural de la edad. Puede ser necesario el uso de gafas o lentes para la lectura o la conducción nocturna, una vez realizada la intervención con láser. Alto coste económico en la compra y mantenimiento de los equipos necesarios para la realización de esta cirugía, que hacen su uso limitado en un gran número de países. Está contraindicada en los algunos casos. Algunos ejemplos serían: Mujeres embarazadas o en lactancia. Enfermedades del colágeno (síndrome de Sjögren, lupus, artritis reumatoide, etc.), autoinmunes o inmunodeficiencia. En casos de alergia ocular no controlada, glaucoma no controlado o cualquier grado de catarata. Historia de queratitis por herpes zóster. La diabetes mellitus no controlada. En conclusión Se debe realizar una cuidadosa selección de los pacientes candidatos, basándose en una exhaustiva evaluación “caso por caso”.
Xantelasmas: Causas y Tratamientos
Artículo especializado
Xantelasmas: Causas y Tratamientos
Posiblemente se les conoce popularmente como "las bolsitas amarillas de colesterol que aparecen en las personas mayores alrededor de los ojos". Como veremos, no sólo son "bolsitas de colesterol" y no siempre aparecen en la gente mayor . Qué son Los xantelasmas son efectivamente unas pápulas o placas planas, de color amarillento y consistencia blanda, que contienen una acumulación de células llamadas histiocitos, cargadas de diversas sustancias grasas, entre ellas, colesterol. Pueden aparecer como resultado del envejecimiento o también en personas relativamente jóvenes. La zona donde más frecuentemente se ven es en el borde interno del párpado superior. Pueden llegar a abarcar áreas más grandes, casi siempre alrededor del ojo , pero también otras zonas de la cara. Son algo más frecuentes en las mujeres que en los hombres. Las personas con xantelasmas ¿tienen el colesterol alto? Es una pregunta frecuente. La realidad es que aproximadamente una tercera parte de las personas que tienen xantelasmas tiene un colesterol por encima del considerado sano. Otras tienen una proporción baja de "colesterol bueno" (el llamado colesterol HDL) o los triglicéridos altos. Esto puede venir causado por una dieta inadecuada, o por trastornos genéticos del metabolismo de las grasas denominados hiperlipidemias. El médico encargado de diagnosticar estos trastornos es el médico de familia o, en casos complejos, el endocrinólogo . Entonces, ¿si tengo xantelasmas debo acudir al médico y hacerme un análisis de sangre? Es conveniente, y en especial si se trata de una persona joven, de menos de 40 años de edad, y con antecedentes familiares de colesterol alto, o historia de muerte súbita por infarto o ictus en algún miembro de la familia. Tener el colesterol u otros lípidos altos es un factor de riesgo de enfermedad cardiovascular , y hoy día existen tratamientos muy eficaces y seguros para ello. ¿Pueden asociarse con otras enfermedades? Además de con la hipercolesterolemia, los xantelasmas pueden asociarse con la diabetes y con la cirrosis biliar (una enfermedad que afecta a las vías biliares), pero con menor frecuencia. ¿Tener xantelasmas se asocia entonces con el infarto o el ictus? Algunos estudios han demostrado que tener xantelasmas, sobre todo a una edad temprana (antes de los 40 años), se asocia con una mayor probabilidad de sufrir aterosclerosis, infarto de miocardio o ictus. Esta relación es independiente de tener el colesterol o los triglicéridos altos, por lo que las personas con xantelasmas deberían visitarse regularmente en el médico, seguir una dieta sana, controlar su colesterol (con dieta o con medicación) hacer ejercicio físico de forma moderada y regular, y no fumar. Desde el punto de vista estético, ¿tienen tratamiento? Los xantelasmas se pueden tratar con métodos ablativos como la crioterapia (congelarlos con aparatos que emplean el nitrógeno líquido), el láser, el peeling químico o incluso con cirugía, extirpándolos. Sin embargo, la norma es que vuelvan a aparecer en más de la mitad de los casos cuando pasa un tiempo. La recidiva suele ser más frecuente en las personas que tienen un mal control de su hiperlipidemia.
Cómo Operar el Estrabismo
Artículo especializado
Cómo Operar el Estrabismo
El estrabismo es una patología de diagnóstico frecuente en la consulta de pediatría, y que afecta a un 4-5% de la población infantil. Los mismos padres, los profesores o cuidadores pueden observar y apreciar si un niño/a desvía un ojo. Manteniéndose siempre alerta en la observación de los más pequeños puede diagnosticarse el estrabismo precozmente y eso, seguro, repercutirá en un mejor pronóstico de la enfermedad. La posición de los ojos adquiere su posición anatómica de los cuatro a seis meses de vida. Durante el primer mes la musculatura extraocular es capaz de proporcionar una fijación de la mirada estable y a partir de los dos meses el ojo puede realizar movimientos precisos para fijar la mirada sobre objetos situados en el campo visual. Desde los tres meses podrá realizar el seguimiento fino de un objeto en movimiento (hasta entonces el seguimiento es irregular). Si en el tercer mes de vida no se aprecia la fijación de la mirada del bebé, así como el seguimiento con la mirada de los objetos en movimiento en su campo visual, es conveniente llevar al niño a valoración por un especialista en oftalmología. Durante los seis primeros meses de vida se puede considerar normal la desviación transitoria de uno o ambos ojos, ya que la visión binocular (la visión integrada de ambos ojos) no está perfectamente instaurada y sólo se consideran enfermedad las desviaciones permanentes . ¿Cómo ve una persona con estrabismo? El estrabismo se incluye dentro del grupo de patologías de la motilidad ocular . Se produce cuando existe una pérdida del paralelismo de los ojos , es decir, cuando un ojo dirige la mirada hacia un punto del espacio y el otro se desvía a una dirección diferente. Cuando una persona padece estrabismo puede sufrir una disminución de la percepción de profundidad y de la visión en tres dimensiones. En un ojo no fijado o estrábico, la imagen del objeto no se proyecta sobre la fóvea de la retina (una zona concreta de mayor capacidad visual), sino en una zona de la retina más o menos alejada de ella según sea la magnitud del ángulo de desviación. Esto hace que lleguen dos imágenes distintas al cerebro, una procedente de cada ojo, que tiende a descartar, suprimir o anular la imagen del ojo menos nítida. Con ello se originará la denominada ambliopía estrábica, causada por ese reflejo de supresión y que se manifiesta básicamente por una disminución de la agudeza visua l del ojo estrábico. Es decir, se puede acabar desarrollando el denominado “ojo vago u ojo perezoso” y si no se estimula precozmente puede acabar perdiendo la visión. ¿Qué causas tiene? Las causas del estrabismo son múltiples y poco conocidas. Intervienen factores hereditarios, factores oftalmológicos como las cataratas congénitas o defectos de refracción , como la miopía o la hipermetropía. Todo esto sin olvidar que el control del alineamiento ocular, en última instancia, se produce en el cerebro, por lo que alteraciones a ese nivel también pueden desencadenarlo. Síntomas Los ojos se pueden desviar hacia dentro (endotropía o esotropía), hacia fuera (exotropía), hacia arriba (hipertropía) o hacia abajo (hipotropía).  Como norma general, debe tenerse en cuenta que, hasta los seis meses de vida, la incoordinación motora fisiológica es notable, por lo que será difícil valorar como patológico un estrabismo aparecido antes de esa edad. ¿SABÍAS QUE…? Es importante diferenciar el estrabismo del pseudoestrabismo o falsa apariencia de estrabismo, que se produce debido, por ejemplo, a la forma peculiar del ojo denominada “epicantus”, muy frecuente en los primeros meses de vida (una deformación congénita o traumática en las razas occidentales o una forma del ojo normal en Asia o América). El estrabismo intermitente, por su parte, consiste en que el niño desvía los ojos solamente en determinadas situaciones (al fijar un objeto en visión próxima o en la visión lejana, o en algunas posiciones de la mirada) mientras que el resto del tiempo controla bien la posición de los ojos. Puede aparecer por simple cansancio. Diagnóstico Ei estrabismo es uno de los motivos principales de consulta al especialista en oftalmología, de hecho, constituye la principal razón de la primera consulta. La detección del estrabismo se puede realizar mediante tests sencillos de aplicar como son la prueba de Hirschberg o la prueba del tapar-destapar (cover-uncover test). Prueba de Hirschberg (esta prueba puede realizarse ya hacia los siete meses): consiste en la observación del reflejo luminoso corneal que aparece cuando el niño mira una luz proyectada por una linterna de exploración. La luz se emitirá desde unos 30-40 cm de distancia de los ojos, en el contexto de una iluminación ambiental poco intensa, para poder observar mejor los aspectos importantes. Se debe valorar si el reflejo luminoso queda centrado o descentrado en relación a la pupila. El examen se realizará  desde el frente y en las diferentes posiciones de la mirada (arriba, abajo, izquierda, derecha). En un caso normal, los reflejos de la luz se verán centrados simétricamente sobre ambas pupilas. Si el reflejo no queda centrado y simétrico se podrá sospechar un estrabismo. Prueba del tapar-destapar (cover-uncover test) (esta prueba podrá realizarse a los tres o cuatro años): es la observación de la aparición de movimientos de fijación al tapar y destapar un ojo. Este método sólo puede utilizarse cuando existe una óptima y suficiente colaboración del paciente . Se debe solicitar que fije la mirada en una luz o algún pequeño objeto situado a unos 30-40 cm de distancia y posteriormente se debe tapar un ojo con un oclusor o con la mano. En el momento de tapar se observará si en el ojo no tapado tiene lugar algún movimiento de fijación que indicará la presencia de un estrabismo. De la misma forma, al destapar el ojo, se observará también si tiene lugar algún movimiento de fijación, que también sugerirá un estrabismo. Si la visión binocular (de ambos ojos) es normal no se observará ningún movimiento en el ojo tapado al destaparlo ni tampoco en el ojo no tapado. La maniobra se repetirá en el otro ojo igualmente, y siempre se procurará que el paciente mantenga el ojo no tapado fijado en la luz u objeto propuesto, sin efectuar ningún movimiento con la mirada. Tratamiento y pronóstico Algunos tipos de estrabismo pueden curarse con el simple uso de gafas . En algunos casos, podrá ser propuesta también una intervención quirúrgica. En los niños, la operación de estrabismo se realiza habitualmente con anestesia general mientras que en los adultos se puede realizar también con anestesia local y consiste en reforzar o debilitar los músculos oculares responsables de la mala alineación. No son operaciones complicadas; su única dificultad radica en la precisión del procedimiento, para conseguir los grados de reforzamiento/debilitación más exactos para corregir la desviación. El ojo desviado es un ojo que no ha aprendido a ver, y por tanto hay que estimularlo y obligarlo a trabajar. Esto se consigue tapando el ojo que ve bien periódicamente con parches oculares adhesivos. La alteración anatómica del estrabismo (defecto estético) se podría corregir, en principio, a cualquier edad, pero las alteraciones sensoriales que provoca, que son mucha más importantes que las propiamente estéticas, sólo se pueden tratar durante la época de desarrollo o “de plasticidad visual”. Es decir, en el caso de los estrabismos, únicamente con un tratamiento precoz se puede conseguir la visión adecuada de ambos ojos.