Neurología en cualquier ciudad
Barcelona
Madrid
A Coruña
Huesca
Majadahonda
Palma
Vélez-Málaga
Zaragoza
Consultas, pruebas y tratamientos
Consultas
Visitas presenciales con especialistas para solucionar todas tus dudas.
Consulta de NeurologíaConsulta de Neurología Ver todos
Pruebas
Por si necesitas un chequeo, una analítica, una revisión o ver si todo va bien.
No hay pruebas disponibles
Tratamientos
Tenemos todas las herramientas necesarias para que tomes las riendas de tu salud.
No hay tratamientos disponibles
Servicios Savia
Regístrate y habla gratis con un Médico
¿Tienes alguna duda?. Habla gratis por chat con un Médico General.
Sin esperas ni desplazamientos
Regístrate ahora
Otros servicios Savia
Una videoconsulta con un médico especialista en medicina general.
El médico te llama para resolver cualquier duda por teléfono.
Médicos especialistas y centros

Videoconsulta médica gratis

Solo por registrarte te regalamos dos meses de Savia Premium para que lo pruebes.

Reservas una cita
Preparamos la consulta
Solucionas todas tus dudas
Regístrate
Contenidos de salud Ver todos
Tratamiento del Cáncer de Colon
Contenido de salud
Tratamiento del Cáncer de Colon
Definición El tratamiento del cáncer de colon consiste en la aplicación de todos aquellos procedimientos destinados a conseguir la curación, disminuir los síntomas producidos por el tumor, y aumentar la calidad y esperanza de vida del paciente que lo padece. Para ello, intervienen varios especialistas médicos que, en conjunto, organizan el tratamiento integral del paciente (oncólogo, cirujano,  especialista en medicina digestiva, médico de familia, etc.). ¿Cómo es el tratamiento para el cáncer de colon? El tratamiento del cáncer de colon comprende las siguientes medidas:   Cirugía : puede realizarse por vía laparoscópica (mediante pequeñas incisiones en el abdomen y la introducción de un instrumental con una cámara y el material necesario para realizar la operación), o mediante cirugía abierta (realizar una incisión mayor en la pared abdominal).  Con ella se aborda la extirpación del tumor o de parte del intestino grueso donde esté localizado el tumor (colectomía o hemicolectomía), la extirpación de metástasis (crecimiento de lesiones tumorales en sitios diferentes del cuerpo, por ejemplo, en el hígado), o para solventar complicaciones derivadas de la progresión del tumor (por ejemplo, una obstrucción intestinal). Quimioterapia : aplicada como tratamiento adyuvante, es decir, para ayudar a conseguir mejores resultados de curación tras la cirugía, o de forma paliativa (no curativa), en pacientes que se pueden beneficiar con  un aumento de su calidad y esperanza de vida. Radioterapia : se utiliza antes de la cirugía en lesiones rectales grandes para disminuir el tamaño del tumor, o después de la cirugía para reducir la posibilidad de reaparición del tumor. También, como tratamiento paliativo en pacientes con metástasis óseas que tengan mal control del dolor. Inmunoterapia mediante administración de anticuerpos monoclonales: sustancias químicas que se unen selectivamente sobre las células del tumor para su destrucción. ¿Para quién está indicado? Según la extensión y características del tumor se realiza la indicación de uno u otro tratamiento. En general, para tumores con extensión local, se utiliza siempre la cirugía y, dependiendo de  la localización y del estadío concreto del tumor (clasificación de su extensión), se aplica quimioterapia y/o radioterapia. En la enfermedad avanzada, se utilizan los tratamientos de forma siempre paliativa: cirugía para resección de metástasis o solución de complicaciones derivadas del tumor, y quimioterapia o radioterapia, para mejorar o aumentar la calidad de vida del paciente y reducir los síntomas. ¿Por qué se realiza? El tratamiento del cáncer de colon se realiza con fines curativos (conseguir erradicar el tumor) y/o paliativos (mejorar de los sÍntomas que produce el tumor). Riesgos del tratamiento para el cáncer de colon: Los riesgos  del tratamiento para el cáncer de colon son los específicos de cada técnica o fármaco aplicado:  cirugía (colectomía o hemicolectomía, resección de metástasis, etc.), riesgo de infecciones o hematomas. quimioterapia, tolerancia a los fármacos y a los efectos adversos de los mismos. Preparación Según el tipo de tratamiento a aplicar, el médico le especificará al paciente si debe realizar algún tipo de preparación concreta. El paciente deberá firmar un consentimiento informado en el que se le explique el tratamiento, sus riesgos y alternativas. Igualmente, el paciente deberá informar al médico de las posibles enfermedades que padezca, alergias a medicamentos o tratamientos crónicos que tome. También de si es portador de marcapasos o de alguna prótesis. Antes de la cirugía, se le realizará un estudio preanestésico con radiografía de tórax, analítica de sangre y electrocardiograma, que será evaluado por el médico anestesista. Deberá mantener un ayuno de 8 horas antes de la intervención. No deberá portar elementos metálicos para la realización de la cirugía o aplicación de radioterapia. Antes de la administración de cada ciclo de quimioterapia, el médico evaluará cómo están las defensas del paciente y si tiene anemia (falta de glóbulos rojos). Determinará así, si se le puede administrar la siguiente dosis. Cómo es la recuperación del tratamiento para el cáncer de colon Después de cada tratamiento el paciente necesitará “recuperar fuerzas”. Los tratamientos son agresivos y no están exentos de efectos secundarios. Estos pueden presentarse en cualquier etapa del tratamiento y persistir incluso cuando ya se haya finalizado. Todos los efectos secundarios son valorados y tratados de forma específica por el médico oncólogo y el médico de familia.  Habitualmente, los efectos secundarios y la recuperación tras la quimioterapia y la radioterapia suelen estar acotados en el tiempo y desaparecer. La repercusión más importante y definitiva que puede presentarse se dará tras la cirugía, ya que, después de extraer el tumor y parte del intestino grueso, el paciente deberá usar una colostomía para el desecho de las heces (bolsa externa que lleva en el abdomen pegada para recoger las heces, que salen por un orificio en su pared realizado artificialmente por cirugía). A veces, durante todo el proceso y la recuperación, el paciente precisará de apoyo psicológico que le ayudará a gestionar la enfermedad y la repercusión de esta en su vida. Resultados El éxito del tratamiento se evaluará según el estado del paciente y los fines con los que se ha aplicado.  El médico oncólogo realizará controles con repetición de pruebas de imagen (escáner o TAC, ecografía...etc.) o control de marcadores tumorales (sustancias que aumentan en la sangre de forma más o menos específica cuando existen tumores), para ver el cambio del estado del tumor o su desaparición tras la aplicación de los tratamientos. Después de la cirugía, se recomendará realizar una colonoscopia al año y, posteriormente, cada 2 - 3 años. Los resultados de estos controles le serán explicados al paciente en las sucesivas consultas de revisión con el oncólogo . Preguntas frecuentes ¿Cuáles son las causas del cáncer de colon?  La causa de todos los tumores del cuerpo es una mutación, o alteración del material genético de una célula, que hace que empiece a multiplicarse sin control. Sin embargo, hay factores que pueden ayudar a que se desencadene. Factores ambientales y clínicos que pueden influir en su desarrollo: La dieta rica en grasas saturadas, pobre en fibras (fruta y verduras), donde abundan las carnes rojas, junto con un estilo de vida sedentario y el consumo de tabaco y alcohol. Un 20% de los tumores de colon tienen una predisposición genética: el riesgo de padecer cáncer colorrectal se multiplica por 2 o 3 cuando existe un familiar de primer grado diagnosticado de cáncer de colon. El padecer alguna enfermedad inflamatoria intestinal como colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn, puede hacer que se desarrolle el tumor. En más del 90% de los cánceres de colon esporádicos existe una lesión precursora en el colon (un pólipo). ¿Cómo se detecta el cáncer de colon? La detección del cáncer de colon se realiza con el estudio de: Síntomas que el paciente puede presentar: sangrado con las heces, alteración del ritmo intestinal con diarrea y estreñimiento, dolor abdominal, pérdida de peso...etc. Exploración física: palpación de alguna masa en el abdomen o recto. Alteraciones en las pruebas diagnósticas: analítica de sangre (aparición de anemia, alteración de las enzimas hepáticas, elevación de marcadores tumorales...etc.), determinación de sangre oculta en heces (que obliga a hacer una prueba de imágen para concretar el diagnóstico), realización de una colonoscopia (permite localizar el tumor), realización de otras pruebas de imagen (TAC, resonancia... etc.) que sirven para ver la extensión del tumor. ¿Cómo es el marcador tumoral para el cáncer de colon? Los marcadores tumorales (sustancias que pueden ayudar al diagnóstico, seguimiento y control post-tratamiento del cáncer de colon), son el CEA y el CA 19.9 determinados en una analítica de sangre . ¿Cómo se puede prevenir el cáncer de colon? La prevención del cáncer de colon se puede realizar modificando los factores ambientales que pueden favorecer que se desencadene la enfermedad, por ejemplo con una adecuada alimentación.  En la población general se aconseja seguir una dieta normocalórica, baja en grasas saturadas, rica en fibras, frutas, verduras, legumbres y donde no abunde el consumo de carnes rojas. Evitar el consumo de tabaco y el alcohol. Puede ejercer un efecto protector la ingesta de vitaminas antioxidantes (vitamina A, C y E), betacarotenos, ácido fólico, calcio y selenio. Se debe hacer ejercicio físico evitando el sedentarismo. La influencia genética no se puede modificar. Las personas con antecedentes familiares de cáncer de colon, deben realizarse los controles preventivos de diagnóstico precoz establecidos (colonoscopias periódicas).  Los pacientes que padezcan enfermedades inflamatorias intestinales deben seguir, igualmente, un control médico y los tratamientos adecuados para prevenir la posible aparición de cáncer de colon.
Nefrectomía
Contenido de salud
Nefrectomía
Definición La nefrectomía es la cirugía mayor por la que se realiza la extracción o exéresis de un riñón de manera parcial o total. Se puede hacer mediante cirugía abierta o mediante cirugía endoscópica . ¿Cómo es una nefrectomía? La nefrectomía abierta se realiza sometiendo al paciente a una anestesia general para realizar una incisión en el abdomen o en el costado. A través de ella se extrae el riñón y sus estructuras adyacentes como la glándula suprarrenal y el uréter o solo una parte dañada del mismo para preservar su función. En la nefrectomía endoscópica , el cirujano hace pequeñas incisiones por la cuales introduce el endoscopio, para permitir una visualización de la zona, y por otras el instrumental necesario para realizar la extracción de todo el riñón o de una parte del mismo. ¿Para quién está indicada? La nefrectomía está indicada en personas con tumores de riñón, ya sean malignos o benignos . Se puede realizar esta cirugía cuando se producen traumatismos que lesionan el riñón y no se pueden reparar  o cuando hay procesos infecciosos graves o cálculos renales de gran tamaño. También se realiza nefrectomía en donantes vivos en los cuales se extrae un riñón que donan a otra persona. Para realizar este tipo de intervención es necesario comprobar el correcto funcionamiento de los riñones previamente. ¿Por qué se realiza? En casos de tumores malignos la nefrectomía se realiza para la extirpación del tumor, que en la mayoría de los casos suele ser suficiente para la curación del proceso. En casos de infecciones que no se pueden tratar con antibióticos o no responden a los mismos, la nefrectomía es la única opción curativa. Lo mismo ocurre en casos de obstrucciones severas por un cálculo o bien en procesos traumáticos con sangrado importante que no se pueden controlar mediante otras técnicas .  Riesgos de una nefrectomía Los riesgos de una nefrectomía son: Hemorragia.  Infecciones. Reacción alérgica a la anestesia. Insuficiencia renal (se produce cuando el riñón que queda no es capaz de compensar el función de filtrado que realizaba el otro riñón). Lesiones en órganos cercanos. Preparación La preparación de una nefrectomía conlleva una analítica de sangre y orina con coagulación y un estudio de filtrado glomerular, electrocardiograma, radiología de tórax y consulta con el anestesista. Además: El paciente deberá permanecer en ayunas al menos 8 horas previas a  la cirugía. No se deben consumir fármacos antiinflamatorios como el ibuprofeno, al menos la semana previa a la cirugía. Si el paciente toma anticoagulantes deberá poner esta información en conocimiento del médico, que será quien le dará las indicaciones oportunas. La abstinencia del tabaco en la semana previa a la cirugía ayudará a mejorar la cicatrización y a mejorar la recuperación. Cómo es la recuperación de una nefrectomía La recuperación de una nefrectomía es un proceso que puede ser doloroso a pesar de que se pauten fármacos analgésicos para controlar el dolor. La permanencia en el hospital suele ser de unos cinco días. Durante este tiempo se  permite al paciente caminar desde las primeras 24 horas e incluso se le anima a hacerlo. Tras 24 horas de ayuno se le comenzarán a dar líquidos al paciente y si este los tolera de forma correcta se pasa a alimentación normal pasadas 48 horas . Es posible que el paciente tenga que llevar durante los primeros días una sonda vesical y un drenaje implantados tras la cirugía, los cuales serán retirados antes del alta al domicilio. Entre uno y dos meses después de la cirugía, dependiendo de la actividad laboral del paciente, este se podrá incorporar a la misma. Resultados Los resultados de una nefrectomía suelen ser satisfactorios ya que se trata de una cirugía curativa. No obstante, siempre se tendrá que someter al paciente a vigilancia al ser necesario comprobar que el riñón mantiene su función correctamente y que no se presenta una insuficiencia renal (falta de función del riñón) a lo largo del tiempo. Preguntas frecuentes ¿Qué es una nefrectomía radical? La nefrectomía radical es la cirugía mayor en la cual, ya sea por método laparoscópico o por cirugía abierta, se procede a la extirpación de la totalidad del riñón, junto con el uréter y la glándula suprarrenal. Suele ser la cirugía que se usa en casos de tumores malignos de riñón. ¿Qué es una nefrectomía laparoscópica? La nefrectomía laparoscópica es la cirugía mayor, que se usa para extirpar un riñón, y se hace mediante mínimas incisiones realizadas en el abdomen. Estas incisiones suelen tener de entre dos y cuatro centímetros de longitud y a través de ellas se introduce el laparoscopio , instrumento que permite visualizar la zona a operar e introducir el instrumental quirúrgico (pinzas, bisturí, aspirador... etc.) Al ser una cirugía menos invasiva produce una recuperación más rápida y con menos dolor postoperatorio. ¿Qué es una nefrectomía parcial? La nefrectomía parcial es la cirugía mayor, ya sea abierta o por laparoscopia, en la que se procede a extirpar una parte de un riñón, conservando en su lugar la parte sana del mismo, y que permite mantener intactos el uréter y la glándula suprarrenal. ¿Cuánto tarda en hacerse una nefrectomía? La nefrectomía es una cirugía que puede durar entre 3 y 5 horas, dependiendo de las complicaciones que se puedan presentar durante la misma y de si es una nefrectomía parcial o radical, ya que la segunda es más compleja en su realización. ¿Es dolorosa una nefrectomía? La nefrectomía es una cirugía que puede ser dolorosa, sobre todo si es mediante cirugía abierta, debido a que la zona de la incisión es una zona de gran movilidad. La nefrectomía endoscópica es menos dolorosa y de una recuperación más rápida, ya que las incisiones son más pequeñas.
Orquidopexia
Contenido de salud
Orquidopexia
Definición  La orquidopexia es una intervención quirúrgica para hacer descender los testículos dentro del escroto. Un testículo descendido se produce antes de que nazca un bebé varón, uno o ambos testículos permanecen en la cavidad abdominal en lugar de desplazarse dentro del escroto. Esto se conoce como "testículos no descendidos" o criptorquidia, que significa testículo oculto. ¿Cómo es la orquidopexia? La orquidopexia generalmente se realiza de forma ambulatoria , por lo que el paciente puede regresar a casa el mismo dia de realizarse el procedimiento. Se aplicará anestesia general, o sea, que el paciente estará totalmente dormido.  El cirujano hará una pequeña incisión o corte en el área superior de la pierna del paciente, llamada ingle. Si es necesario hacer descender ambos testículos, habrá dos incisiones, una a cada lado de la ingle. Después de encontrar el cordón espermático que sostiene los testículos dentro del escroto, el cirujano lo desata del tejido circundante, de tal manera que se utilice el cordón en toda su longitud.  En algunos casos, el testículo no puede caer como resultado de una arteria espermática corta. Liberar la arteria de los tejidos circundantes asegura que se pueda estirar a su longitud completa. Se hace una pequeña incisión en el escroto y se crea una bolsa. Luego se estira cuidadosamente el testículo hacia el escroto y se fija en su lugar. Finalmente, las incisiones se cierran con puntos de sutura. En algunas ocasiones, el procedimiento se puede hacer de manera laparoscópica, lo cual implica hacer incisiones quirúrgicas más pequeñas. ¿Para quién está indicada?  La orquidopexia está indicada para: Niños mayores de 1 año de edad cuyos testículos no hayan descendido al escroto o criptorquidia.   También para hombre de 32 años o menos. que tengan la misma condición (testículos no descendidos). Por lo general no se realiza para hombres mayores de esa edad por el riesgo que pueden producir principalmente con la anestesia. Para pacientes con torsión testicular y si es posible fijar el testículo en su lugar. ¿Por qué se realiza?  La orquidopexia se realiza para corregir la criptorquidia, una afección en la que el testículo no desciende hacia el escroto. Si no se hace, puede provocar infertilidad, aumentar el riesgo de cáncer testicular y causar hernias en la ingle.  Riesgos de la orquidopexia  Entre los riesgos de este procedimiento están: No conseguir el descenso testicular, por lo que podrá ser necesaria una nueva intervención. Lesión de los vasos espermáticos. Atrofia testicular. Necesidad de realizar orquiectomía. Hemorragia incoercible, tanto durante el acto quirúrgico como en el postoperatorio. Aparición de hernia inguinal. Infección en sus diferentes grados de gravedad. Apertura de la herida que puede necesitar una intervención secundaria. Hiperestesias (aumento de la sensibilidad) o Hipoestesias (disminución de la sensibilidad). Preparación  La preparación de una orquidopexia, antes del procedimiento es necesario que: Si el procedimiento es realizado en un niño, que es lo más común. Los padres deberán firmar la autorización para la cirugía y estar conscientes de los riesgos. El paciente no debe comer ni beber nada entre las 6 y las 8 horas antes de realizarse el procedimiento. El paciente debe evitar tomar medicamentos anticoagulantes o antiinflamatorios, para evitar el riesgo de sangrado excesivo. El médico le indicará al paciente si necesita tomar algún tipo de medicamento antes de la cirugía, de lo contrario, el paciente no debe hacerlo.  Cómo es la recuperación de una orquidopexia  En la recuperación de una orquidopexia es necesario que los pacientes permanezcan en reposo de 2 a 3 días.  El paciente deberá abstenerse durante un mes de realizar actividades físicas que requieran de mucho esfuerzo.  Una vez retirado el vendaje, el paciente deberá limpiar el sitio de la incisión dos veces por día.  Los puntos se caerán solos, por lo que no hay necesidad de quitarlos.  Si el paciente todavía usa pañales, deben cambiarse cuando estén mojados. Dejarlo sin pañal durante aproximadamente media hora todos los días. Resultados  Los resultados de una orquidopexia tiene beneficios como:  Mejoría de la fertilidad del paciente. Descenso del testículo a la bolsa escrotal. Evitar la posible malignización del testículo intraabdominal. Preguntas frecuentes ¿Qué es una orquidopexia bilateral? Una orquidopexia bilateral es un procedimiento quirúrgico destinado a hacer descender los dos testículos en cada lado dentro del bolso escrotal. ¿Qué es una orquiectomía bilateral?   La orquiectomía bilateral es un procedimiento quirúrgico que  consiste en la extirpación total o parcial de ambos testículos. ¿Qué diferencia hay entre orquidopexia y orquiectomía? La diferencia que hay entre la orquidopexia y la orquiectomía es que, la orquidopexia consiste en hacer descender los testículos dentro del escroto. Mientras que la orquiectomía consiste en la extirpación total o parcial del testículo.  ¿Cuánto se tarda en realizar una orquidopexia? La orquidopexia puede tardar alrededor de una hora por testiculo. ¿Es dolorosa? La orquidopexia no es dolorosa, es un procedimiento que se realiza bajo anestesia general, por lo que el paciente estará dormido y no sentirá absolutamente nada.
Orquiectomía
Contenido de salud
Orquiectomía
Definición  La orquiectomía consiste en la extirpación total o parcial del testículo , que es la glándula responsable de producir la hormona de testosterona en los hombre.   Si la orquiectomía es total, también se extirpará el epidídimo (tubo estrecho situado en la parte posterior del testículo donde maduran y se almacenan los espermatozoides) y parte del cordón testicular (cordón espermático). Si la orquiectomía es sólo parcial,  se extirpa únicamente la parte funcional del testículo dejando el resto de las estructuras . ¿Cómo es una orquiectomía?  Una orquiectomía es un procedimiento que se realiza bajo anestesia general o local, según la condición del paciente. Se realiza mediante una incisión pequeña en el escroto (saco que contiene los testículos).  El cirujano libera los testículos cortando los vasos sanguíneos y los conductos deferentes a los que están unidos para extraer los testículos . Se hace una incisión en el cordón espermático que une el testículo al abdomen. El cirujano conecta los vasos sanguíneos y linfáticos en el cordón espermático. El médico tomará otras precauciones especiales para evitar la propagación de las células cancerosas dentro de la herida o la transferencia de estas células del tumor al torrente sanguíneo. ¿Para quién está indicada?   La orquiectomía total está indicada para:  Procesos tumorales. Cáncer de testículo. Infecciones que destruyeron el testículo. Atrofia testicular, donde se puede colocar posteriormente una prótesis. Lesión traumática. Terapia de reasignación de género.  La orquiectomía parcial está indicada para: Aquellos procesos en los cuales interesa provocar una disminución en los niveles de la testosterona (hormona masculina) en la  sangre.  Cáncer de próstata. ¿Por qué se realiza?   La orquiectomía se realiza para:  Ayudar a aliviar los síntomas, prevenir las complicaciones y prolongar la supervivencia para el cáncer de próstata avanzado. Cuando el paciente tiene cáncer de próstata, la testosterona alimenta el cáncer y le ayuda a crecer.  La orquiectomía reduce la cantidad de testosterona en su cuerpo.  Al reducir la cantidad de testosterona que se encuentra en el cuerpo puede hacer que su cáncer se encoja o crezca más despacio. Riesgos de una orquiectomía   Entre los riesgos de una orquiectomía están:  No conseguir la extirpación del testículo. Esterilidad. Pérdida de interés en el sexo. Persistencia de la síntomas previos, total o parcialmente Hemorragia, tanto durante el acto quirúrgico como en el postoperatorio. Inflamación o infección de los elementos no extirpados. Infección en sus diferentes grados de gravedad. Apertura de la herida que puede necesitar una intervención secundaria.  Daño en los nervios, vasos sanguíneos, tejidos blandos y órganos de la zona. Cambios en los niveles de hormonas. Reacción con la anestesia o medicamentos Preparación  La preparación de una orquiectomía, antes del procedimiento es necesario: El médico hará un examen médico completo para valorar el estado de salud del paciente, acompañado de análisis de sangre, electrocardiograma y los estudios que este considere necesario. El paciente le tiene que informar a su médico qué tipo de medicamentos toma o si es alérgico. No debe tomar medicamentos anticoagulantes o antiinflamatorios como las aspirina, para evitar sangrado excesivo. El paciente debe estar en ayunas ocho horas antes de realizarse el procedimiento.  Cómo es la recuperación de una orquiectomía  La recuperación de una orquiectomía suele durar entre 1 a 3 días, dependiendo de la condición del paciente. Para obtener una mejor recuperación debe: Para ayudar a reducir la hinchazón, el paciente debe aplicar hielo o una compresa fría sobre el escroto, tal como se lo hayan indicado. No debe  hacerlo más de 15 minutos cada vez. El paciente debe mantener la herida de la operación limpia y seca. Puede que sienta dolor después de la cirugía, deberá tomar los analgésicos recetados por el médico. El paciente debe evitar levantar objetos pesados y realizar actividad física fuerte como  correr, nadar o montar en bicicleta las primeras dos semanas posteriores a la cirugía. Se recomienda al paciente no tener relaciones sexuales durante cuatro semanas. El paciente puede volver a sus actividades cotidianas y al trabajo en las 2-3 semana después de la intervención. Resultados  El resultado de una orquiectomía es muy efectivo para ayudar a reducir considerablemente la testosterona en la sangre y consigo también las células cancerosas. Con el propósito de eliminar todo el tejido canceroso determinado según sea necesario . Preguntas frecuentes ¿Cuánto se tarda en hacer una orquiectomía?  Es un procedimiento que tarda una hora normalmente, dependiendo la condición del paciente . ¿Es dolorosa una orquiectomía?   No es un procedimiento doloroso, se realiza bajo anestesia local o general por lo que el paciente no siente absolutamente nada .  ¿Qué es una orquiectomía inguinal?  Una orquiectomía inguinal es el procedimiento que se realiza a través de una pequeña incisión en la ingle, en el que se extirpa el testículo y todo el cordón espermático .  ¿Qué es una orquiectomía unilateral? Una orquiectomía unilateral es una cirugía en el cual se extirpan los dos testículos.
Lavado Vesical
Contenido de salud
Lavado Vesical
Definición El lavado vesical es una técnica de tratamiento en la que se introduce un líquido en la vejiga del paciente , frecuentemente suero fisiológico, a través de una sonda vesical (tubo flexible de silicona o látex de pequeño diámetro) que se mete por la uretra hasta llegar a la vejiga. Posteriormente, se realiza la extracción de este líquido de forma contínua o intermitente. ¿Cómo es un lavado vesical? El paciente se sitúa boca arriba en la camilla de exploración. Si el paciente no está sondado, lo primero que se realiza es la colocación de la sonda urológica. El personal de enfermería inicia el procedimiento haciendo un lavado cuidadoso y concienzudo de los genitales externos. Se realiza la lubricación de la entrada de la uretra con la aplicación de un lubricante urológico de forma abundante. Se introduce entonces de forma progresiva y cuidadosa, la sonda por el meato urinario, dirigiendola de forma ascendente por la uretra hasta la vejiga. En ese momento, la persona que realiza la técnica examina la salida de orina por la sonda. Además, procederá a insuflar (meter aire) un globo que la sonda presenta en su extremo para que quede inflado dentro de la vejiga y no se salga la sonda. En el otro lado, se coloca una bolsa colectora de la orina. Si el paciente ha presentado una retención de orina (obstrucción e impedimento para la salida de orina), el profesional realizará un pinzamiento de la sonda para que la orina salga de forma progresiva e intermitente, evitando así problemas derivados del vaciado y descompresión vesical brusca. Cuando se va a realizar un lavado vesical puede hacerse de dos formas: Continuo: la sonda colocada al paciente tiene en su trayecto exterior tres vías de acceso y salida. De esta manera, el personal de enfermería conecta una bolsa de suero fisiológico que progresa hacia el interior de la vejiga para realizar el lavado y por otra de las vías, se produce la salida del producto del lavado que va hacia una bolsa colectora. Este es un sistema de lavado cerrado, en el que se evita la entrada de microorganismos (bacterias) en el sistema urinario y se previene la obstrucción de la sonda por un coágulo de sangre. Intermitente: ésta manera de lavado vesical se puede realizar de dos formas: Mediante un sistema de lavado cerrado: la sonda vesical tiene en su trayecto exterior dos vías de acceso, en uno se conecta la bolsa colectora de orina y en la otra el equipo de irrigación del suero. Así, se alterna la introducción del suero y el vaciado de la vejiga. Este método se utiliza si no existen coágulos de sangre y el lavado vesical es necesario con menor frecuencia. Mediante un sistema de lavado abierto: en él la bolsa colectora de la orina se desconecta de la sonda y se introduce en su lugar la boca de una jeringa cargada con suero fisiológico, que se introduce manualmente por el profesional para realizar el lavado. Posteriormente, se vuelve a conectar la bolsa colectora. Se utiliza cuando hay que desobstruir una sonda que está taponada por un coágulo de sangre o por mucosidad. ¿Para quién está indicado? La aplicación de lavados vesicales está indicada en pacientes que presentan : Hematuria moderada - severa (salida de sangre por la orina): puede producirse tras una cirugía genitourinaria, un traumatismo renal, contusión vesical (en la vejiga), cirugía de trasplante renal...etc. Presencia de una obstrucción de una sonda urinaria previamente colocada, por la presencia de coágulos de sangre, secreciones purulentas, etc.  ¿Por qué se realiza? El lavado vesical tiene como objetivo el mantener o restablecer la permeabilidad de una sonda vesical utilizada en el paciente como tratamiento de alguna patología, siempre que se sospeche que puede obstruirse.  También se realiza con el objetivo de introducir algún tipo de fármaco de forma directa en el interior de la vejiga . Riesgos de un lavado vesical Los principales riesgos del lavado vesical son: En pacientes con lavado continuo, si no se produce una salida adecuada del suero introducido, puede conllevar una grave distensión vesical, e incluso, romper la pared de la misma. Se pueden producir espasmos vesicales, es decir, contracciones incontroladas de la vejiga. Puede aparecer dolor en la zona inferior del abdomen. Si hay pérdida del suero irrigado por la vejiga (por ejemplo en cirugías, etc.), puede haber un aumento del tamaño de los genitales externos del paciente y/o abdomen del mismo, por la salida del suero hacia el tejido celular subcutáneo (debajo de la piel). Pueden desencadenarse infecciones del tracto urinario al manipular e introducir elementos extraños al organismo, favoreciendo la entrada de microorganismos. Preparación Antes de la realización de la técnica, el paciente es sometido a una limpieza exhaustiva de los genitales externos y se lleva a cabo la aplicación en la zona de un agente antiséptico (para retirar los gérmenes) como el Betadine. El paciente debe informar si es alérgico a algún tipo de material como el látex, etc . Aunque los lavados se realizan en muchas ocasiones en situaciones en las que el paciente puede presentar dolor, por obstrucción urinaria, infecciones u otros procesos, es aconsejable que a la hora de la introducción de la sonda urinaria por la uretra, intente estar lo más relajado posible porque eso ayuda al profesional de enfermería a realizar la técnica. Cómo es la recuperación de un lavado vesical Una vez finalizado el lavado vesical el paciente, según la patología que padezca, puede precisar permanecer con la sonda vesical o por el contrario, se puede proceder a su retirada. Durante el tiempo posterior a la retirada de la sonda , tanto el paciente como los profesionales de enfermería y lo médicos que atienden al paciente, vigilarán posibles efectos posteriores que pueden aparecer tras el sondaje y lavado, el más importante es la aparición de una infección urinaria. También, la posible aparición de retenciones de orina, salida de sangre en la orina o nuevas obstrucciones por coágulos. Resultados El personal sanitario valora la efectividad del lavado vesical cuando objetiva una salida adecuada de líquido en la bolsa colectora, en cuanto a cantidad y coloración. Se debe comprobar que el sistema fluya sin inconvenientes y que se han resuelto las posibles obstrucciones que se hubieran podido presentar . Además, cuando existe hematuria (sangre en la orina), el objetivo es conseguir que con el lavado existe una resolución del proceso o al menos una mejora, con la salida de una orina y líquido de lavado con una leve tinción roja producida por la salida de pequeñas cantidades de sangre. Preguntas frecuentes ¿Qué es la irrigación vesical? La irrigación vesical es lo mismo que el lavado vesical, mediante el cual se introduce un líquido en la vejiga (habitualmente suero fisiológico) y su posterior extracción, para limpiar la vejiga, desobstruir la sonda urinaria o aplicar algún tratamiento directamente en la vejiga. ¿Qué es la cistoclisis? El término cistoclisis hace referencia a la técnica de lavado o irrigación vesical , aunque es una palabra que no viene recogida en los diccionarios terminológicos de ciencias médicas. ¿Qué es la cisto irrigación? La cisto irrigación es otra manera de denominar el lavado o irrigación vesical . El prefijo cisto proviene del griego y hace referencia, en este caso, a la vejiga. ¿Cómo se destapa una sonda urinaria? Cuando la sonda urinaria no va conectada en su extremo distal a una bolsa colectora de orina , se puede introducir en dicho extremo, un tapón que el paciente deberá retirar como mínimo cada dos horas para vaciar la vejiga. La retirada de ese tapón debe hacerse con unas medidas de higiene importantes (lavado correcto de manos, etc.) para evitar la entrada de microorganismos al manipular la sonda. ¿Es doloroso el lavado vesical? En los casos en los que el paciente no esté previamente sondado, puede sentir una molestia e incluso dolor cuando se produce la introducción de la sonda por la uretra . Después, al introducir el líquido de lavado, el paciente en ocasiones puede presentar molestias en la zona abdominal inferior (región suprapúbica).
Operación de Próstata
Contenido de salud
Operación de Próstata
Definición La operación de próstata es la cirugía que se realiza para retirar parte o la totalidad de la próstata, ya sea por su gran tamaño o por estar afectada de un tumor maligno . ¿Cómo es una operación de próstata? La operación de próstata por adenoma (aumento de tamaño) es diferente de la cirugía de cáncer de próstata, vamos a describir ambas. Cirugía de adenoma de próstata : el paciente se encuentra  anestesiado con anestesia general  general o raquídea, (se pone anestesia en el canal medular para insensibilizar la parte inferior del cuerpo). A través de la uretra (canal interior del pene por donde sale la orina) se introduce una fibra óptica para, mediante un sistema láser, actuar en la próstata con tres técnicas diferentes según el tamaño prostático: Fotovaporización : en la que el láser produce un aumento de temperatura en la próstata dando lugar a su conversión en vapor de agua. Se usa cuando la próstata tiene un tamaño inferior a 60 cc. Fotorresección : que consiste en recortar la próstata en pequeños fragmentos que luego son extraídos a través de la uretra y que se usa cuando la próstata tiene un tamaño de hasta 120 cc. Enucleación : consiste en recortar y extraer los lóbulos prostáticos de una sola pieza. Se usa en próstatas con tamaño mayor a 120 cc. La cirugía de cáncer de próstata: se puede realizar mediante técnicas a cielo abierto y mediante cirugía endoscópica o robótica: Cirugía a cielo abierto de cáncer de próstata : en esta cirugía se realiza un incisión a nivel suprapúbico (localizado por encima de la sínfisis del pubis). Desde aquí se llega a la próstata, haciendo una prostatectomía radical en la que se extrae la próstata y las vesículas seminales. El mayor riesgo es que se pueden afectar nervios del entorno que van a dificultar posteriormente la erección, y se puede producir también incontinencia urinaria.  Cirugía robótica o laparoscópica : se producen mínimas incisiones en el abdomen, por las cuales se introduce tanto el sistema endoscópico como el instrumental necesario para la extracción de la próstata. La recuperación es más rápida, se produce menos sangrado y menos dolor pero también se puede afectar la erección y puede haber incontinencia urinaria. ¿Para quién está indicada? La cirugía de próstata por adenoma está indicada para aquellas personas cuya próstata tiene un tamaño mayor de 60 cc., presentan síntomas urinarios de retención de orina y/o nicturia (emisión de orina nocturna), que afecta gravemente a su calidad de vida . Respecto al cáncer de próstata se operan en aquellos casos en los que no existe metástasis, esto es, casos en los que el cáncer se encuentra solo dentro de la próstata.  ¿Por qué se realiza? Es una cirugía que, en el caso del adenoma de próstata, se realiza para impedir que se produzca una obstrucción a nivel de la uretra que impida la salida de la orina, y que esta se acumule a nivel de la vejiga, obligando a tener que llevar una sonda de forma permanente. En los casos de cáncer de próstata no diseminados, la extracción de la próstata si no hay metástasis, se realiza porque mejora el pronóstico de la enfermedad y junto con quimioterapia o radioterapia puede ser curativa. Riesgos de una operación de próstata Los riesgos de una operación de próstata son: Hemorragias. Infecciones. Eyaculación retrógrada (la eyaculación va hacia atrás). Impotencia. Incontinencia urinaria. Estenosis (estrechez del conducto) de la uretra por la cicatriz.  Preparación La preparación para una cirugía de próstata conlleva una analititca de sangre con coagulación y orina, electrocardiograma y radiología de tórax así como una visita al anestesista. No se deberá fumar en la semana a la cirugía. No se deben tomar fármacos antiinflamatorios como el ibuprofeno, ya que esto puede dar lugar a un mayor sangrado. Si se tiene tratamiento con anticoagulantes el paciente debe de informar al cirujano, que le indicará cómo debe de proceder al respecto. Está indicado realizar un ayuno de al menos 8 horas previas a la cirugía. Cómo es la recuperación de una operación de próstata Tras la cirugía de próstata la recuperación será progresiva. Es normal quedarse en el hospital un día, si se trata de una resección transuretral de la próstata, o hasta cinco días si se trata de una resección radical por cáncer de próstata . Tras la cirugía el paciente llevará una sonda vesical por la cual es normal que salga una orina hematúrica (con sangre), que se irá aclarando poco a poco y en unos quince días debería ser una orina clara. La sonda se mantendrá una semana más o menos. La reincorporación del paciente a su vida normal suele realizarse a partir del mes siguiente a la cirugía. Resultados La cirugía de próstata es una cirugía que da resultados satisfactorios cuando se trata de una cirugía de adenoma de próstata, ya que produce una mejora en la calidad de vida del paciente, que no tendrá que llevar sonda, ni tendrá que levantarse continuamente para orinar. Los resultados de una cirugía de cáncer de próstata son algo más complejos. Aunque la retirada de la próstata disminuye la posibilidad de progresión de la enfermedad, pueden quedar secuelas como son la impotencia y/o la incontinencia urinaria, que puede persistir en el tiempo. Preguntas frecuentes ¿Qué genera la próstata? La próstata genera el líquido prostático, que es necesario para mantener a los espermatozoides vivos, así como para facilitar su movimiento dentro de la vagina y el útero para lograr la fertilización del óvulo. ¿Qué pasa cuando se agranda la próstata? Cuando se agranda la próstata se producen los síntomas de un adenoma de próstata: Dificultad para orinar.  Urgencia urinaria (ganas repentinas de orinar). Nicturia ( expulsión involuntaria de orina durante la noche ). Retención urinaria. Infecciones de orina (cistitis) de repetición. Goteo posterior a la micción. Disminución en la fuerza del chorro de orina. ¿Cuáles son los síntomas de próstata inflamada? Los síntomas de próstata inflamada son: Disuria (dolor al orinar). Escozor al orinar. Dolor suprapúbico o en el área perineal.  Sensación de pesadez en zona perineal. Polaquiuria (aumento del número de veces que se orina). Urgencia urinaria.   Hematuria (sangre en la orina). Eyaculación dolorosa.  Sangre en el semen. ¿Cuáles son los síntomas del cáncer de próstata? Los síntomas del cáncer próstata son escasos y no suelen aparecer hasta estadios avanzados del proceso, ya que el cáncer de próstata se desarrolla en la parte externa de la glándula, y esto no produce síntomas perceptibles por el paciente hasta que no invade órganos cercanos, como son el recto y la vejiga, dando lugar a síntomas derivados de estos órganos. Cuando se dan síntomas estos suelen ser: Problemas para orinar. Hematuria (sangre en la orina). Impotencia. Dolor en zona lumbar, costillas , caderas (se producen por la metástasis del cáncer). ¿Cómo se puede prevenir el cáncer de próstata? El cáncer de próstata tiene una serie de factores que no son previsibles como es la herencia. Los hombres con familiares de primer grado que han padecido cáncer de próstata tienen más posibilidades de tenerlo que aquellos que no lo presentan en su familia. Las personas de raza negra y la edad son otros factores no previsibles. No se ha demostrado que el uso de fármacos o vitaminas prevenga el cáncer de próstata. Los estudios no han probado una clara relación entre la alimentación y el sobrepeso con el cáncer, aunque parece que una alimentación correcta y el ejercicio pueden dificultar su aparición.
Cateterismo
Contenido de salud
Cateterismo
Definición Se define el cateterismo como la técnica invasiva mediante la cual se introduce un catéter a un conducto sanguíneo o una cavidad para realizar su examen. Los dos cateterismo principales son el cateterismo cardiaco, que se usa para valorar las arterias cardiacas, y el uso de una sonda vesical, que también se considera cateterismo. La sonda vesical se usa para la extracción de orina, para realizar alguna analítica, o para mantener la sonda como sistema de extracción de orina de modo mantenido. Preparación Para la realización de un cateterismo la preparación, en principio, es sencilla. Si se trata de un cateterismo vesical no se necesita de una preparación especial, salvo desinfectar la zona para introducir la sonda, y de esta forma evitar las posibles infecciones. En caso de cateterismo cardiaco se desinfectará la zona por la cual se vaya a introducir el catéter, que se  puede hacer por una abordaje femoral (a través de arteria femoral), o bien un abordaje radial (a través de la arteria radial), durante el procedimiento la sonda que tendrá que llegar al corazón será seguida por un aparato de rayos x. Si el paciente está tomando anticoagulantes deberá de advertir a su médico que le indicará la pauta a seguir con los mismos. Si usted toma antiagregantes también deberá advertir a su médico. No deberá de tomar fármacos antiinflamatorios ni aspirina, los días previos a la prueba abstenerse de fumar y permanezca en ayunas 8 horas previas a la prueba. Cómo se realiza un cateterismo Para realizar el cateterismo, el paciente se tumba  en una camilla, procederán a ponerle una vía intravenosa, por si fuera necesario suministrarle alguna medicación durante el procedimiento, así mismo, le colocaron electrodos para controlar su ritmo cardiaco y ver si este varía. Procederá a desinfectar la zona de piel y a rasurar si fuera necesario, puede ser en la zona de la ingle, en la zona radial, o incluso en la zona del tórax, dependiendo del abordaje que su médico haya considerado el más adecuado para realizar la exploración. Tras la introducción de la aguja se extrae esta y se deja un tubo flexible, que será a través del cual se introduzca el catéter, que es un alambre flexible que llegará hasta el corazón, cuando este esté en las cavidades a examinar se introduce a través de él un contraste que ayuda a la visualización mediante rayos x del interior cardiaco. También pueden realizar diferentes tomas con rayos x a lo largo del proceso, para seguir el camino que el catéter realiza. Tras la extracción del catéter será necesario poner una compresión importante en la zona de punción, para evitar el sangrado y que se produzca un hematoma importante. En el caso de cateterismo vesical se introducirá una sonda a través de la uretra hasta llegar a la vejiga, la sonda se puede situar allí y dejar durante un tiempo, o por el contrario, retirarla tras comprobar si hay orina dentro de la vejiga o no, esto también se conoce como sondaje vesical. Complicaciones de un cateterismo El cateterismo vesical no suele tener complicaciones, en algunos casos en que haya estrechamiento de la uretra se puede notar cierta molestia al realizar el procedimiento, y en algunos casos se pueden producir infecciones vesicales con posterioridad, que serán fácilmente tratadas con antibióticos. Las complicaciones del cateterismo cardiaco, aunque no muy frecuentes, pueden ser importantes, además de las infecciones y hematomas en la zona de la punción se pueden producir, alteraciones del ritmo cardíaco, infartos cardiacos o cerebrales, reacciones al medio de contraste, perforación de la arteria por la cual se lleva el catéter y alteraciones de la tensión arterial. Otros síntomas menores serán náuseas y vómitos tras el procedimiento. Resultados Los resultados de la prueba serán inmediatos, aunque si se miden presiones intracardiacas o se observan alteraciones valvulares normalmente tendrá que acudir a su cardiólogo para valorar los resultados; si se realizan intervenciones como la colocación de stent (son dilatadores arteriales en forma de muelle), que permitirán las dilatación de arterias que se encuentren estrechadas por placas de ateromas lo que permite mejorar el aporte sanguíneo al corazón, estas intervenciones serán inmediatas, el paciente no nota nada durante el proceso  y permiten solucionar de forma eficiente un estrechamiento arterial. Preguntas frecuentes ¿Cuál es el tiempo de ingreso ante un cateterismo? En general en un cateterismo no se realiza ingreso hospitalario, si todo va bien, tras permanecer unas tres horas en observación el paciente será dado de alta si se trata de un cateterismo  cardiaco. El cateterismo vesical lleva un alta de modo inmediato tras la realización del procedimiento, no precisando ningún tiempo de observación. ¿Cuánto se tarda en hacer un cateterismo? El tiempo de un cateterismo es variable. En el caso de un cateterismo vesical el tiempo puede ser de entre cinco a diez minutos. El cateterismo cardíaco es algo más largo en el procedimiento, lo normal es una media horas, pero puede ser más largo cuando lo que tratamos es de corregir lesiones, así , puede aclararse hasta una hora, esto depende del número de lesiones que tengamos que corregir. ¿Qué es un cateterismo stent? Un cateterismo stent es el cateterismo en el cual se sitúa un stent en una o varias lesiones. Un stent es un dilatador arterial que permite que una zona que estaba estrechada y por la cual pasaba muy poca cantidad de sangre normalice su flujo. ¿Qué es un cateterismo vesical? El cateterismo vesical consiste en la colocación de una sonda vesical en la vejiga de la orina para extraer la orina que en ella está depositada, esta sonda se introduce a través de la uretra tras la desinfección de la zona y se hace penetrar hasta la vejiga momento en que empieza a fluir la orina a través de ella. Se usa en casos en que  por diferentes causas de obstrucción la orina no puede fluir de forma natural a través de la uretra al exterior. ¿Qué es un cateterismo intermitente? El cateterismo intermitente es un tipo de sondaje vesical en el cual la sonda no se haya puesto y conectado a una bolsa todo el tiempo, sino que el sondaje se realiza de forma intermitente dos o tres veces al día. Este tipo de sondaje se suele realizar por problemas neurológicos que impiden un correcto vaciamiento de la vejiga, y se suele entrenar al paciente para que se lo realice el mismo.
Operación de Cáncer de Próstata
Contenido de salud
Operación de Cáncer de Próstata
Definición La cirugía de tratamiento del cáncer de próstata se denomina prostatectomía radical, y en ella se extirpa al paciente la glándula prostática. Se puede realizar mediante un abordaje mínimamente invasivo por laparoscopia  o mediante una intervención mayor por cirugía abierta. ¿Cómo es la operación del cáncer de próstata? La operación de cáncer de próstata se realiza en un quirófano. Inicialmente el anestesista aplicará la anestesia al paciente por vía intravenosa  y será él quien evaluará durante toda la intervención el estado del paciente. La técnica quirúrgica puede llevarse a cabo accediendo hasta la próstata por medio de la realización de una cirugía abierta, a través de una incisión en el abdomen por encima del pubis. Excepcionalmente se realiza a través de una incisión perineal (región inferior del tronco o suelo pélvico) por detrás de los testículos. Otra forma de acceso es por medio de la realización de una laparoscopia convencional o asistida por un robot. En ella se realizan pequeños cortes en al abdomen por donde se introduce una pequeña cámara o laparoscopio, así como instrumentos quirúrgicos para poder realizar la extracción de la próstata (pinzas, bisturí, etc). Se realiza una insuflación de un gas (CO2) para aumentar el espacio intraabdominal y facilitar la visión con la cámara. En ocasiones, es posible que una vez comenzada la cirugía por vía laparoscópica tenga que reconvertirse a cirugía abierta, según los hallazgos intraoperatorios que el cirujano encuentre. La elección de una u otra técnica depende de las características de la enfermedad, el padecimiento de otras patologías, la experiencia del cirujano y la disponibilidad tecnológica en el hospital donde se realice. Por una u otra vía, la finalidad de la cirugía es la extirpación de toda la próstata. Además se extraen las vesículas seminales junto con tejido que rodea a la glándula prostática, para evitar dejar cualquier célula tumoral y asegurarse de que se ha retirado todo el tejido maligno. También es frecuente que se retire la cadena de ganglios linfáticos de la región pélvica en los dos lados. Tanto en la cirugía abierta como en la laparoscopia, una vez realizada la intervención se cierra la herida quirúrgica con puntos de sutura o grapas. Al finalizar, el paciente pasará a la sala de recuperación de la anestesia y, posteriormente, cuando haya despertado a la habitación de ingreso hospitalario. En el quirófano habrán realizado un sondaje vesical, que es la introducción por la uretra de un tubito flexible que llega hasta la vejiga y conduce la orina contenida en ella hasta una bolsa externa, que está en el otro extremo de la sonda, en el exterior del paciente. La sonda vesical no se retirará y podrá permanecer el paciente con ella incluso después del alta hospitalaria. ¿Para quién está indicada? Los pacientes candidatos para ser intervenidos  son sujetos con una esperanza de vida mayor a 10 años, con cáncer de próstata localizado en la próstata. No existe un umbral de edad para la prostatectomía radical y no debe descartarse este procedimiento basándose únicamente en la edad del paciente. ¿Por qué se realiza? El fin último de la la operación del cáncer de próstata siempre es la erradicación de la enfermedad, al extirpar la glándula prostática que contiene la tumoración en su interior y, con ello, eliminar los síntomas que presenta el paciente. Riesgos de la operación por cáncer de próstata: Existen riesgos quirúrgicos y riesgos asociados a la utilización de la anestesia como en cualquier cirugía. Además, los riesgos se pueden ver incrementados por las patologías que pueda padecer el paciente como enfermedades del corazón, obesidad, diabetes, etc. A pesar de que el fin último de la cirugía es retirar la próstata puede pasar, aunque es infrecuente, que no se pueda conseguir la extirpación de la glándula prostática. Existe un riesgo de que se produzca hemorragia tanto durante la cirugía como en el postoperatorio, que puede llegar a ser importante y requerir la administración de transfusiones de sangre. Pueden ocurrir complicaciones abdominales como obstrucción intestinal, infección intraabdominal o peritonitis o parálisis intestinal transitoria. En ocasiones aparecen complicaciones en la herida quirúrgica como infección o dehiscencias (separación de los bordes de la herida). Más tarde pueden aparecer hernias en la zona de la cicatriz quirúrgica. También es posible que se lesione el recto. Al retirar la sonda vesical puede aparecer retención aguda de orina, estenosis o estrechamiento de la unión de la uretra con la vejiga. Los efectos adversos permanentes más importantes que se pueden originar con la cirugía son: incontinencia urinaria, impotencia y disfunción eréctil. Su padecimiento depende en gran medida de la preservación de los nervios de la zona, así como de la función previa a la cirugía. En toda cirugía hay riesgos de aparición de trombos (coágulos) en las venas de las piernas o en los pulmones (trombosis venosa profunda o tromboembolismo pulmonar). Cuando se extraen en la cirugía los ganglios linfáticos próximos a la próstata, pueden producirse lesiones en los vasos sanguíneos próximos, o posteriormente, linfedema (retención de líquidos por mal funcionamiento del sistema linfático). Ocasionalmente se producen alteraciones neurológicas como dolor, aumento o disminución de la sensibilidad. El riesgo de muerte perioperatoria es del 2%. Puede existir el riesgo de que una vez iniciada la cirugía el médico decida no terminarla porque objetive que la enfermedad esté más avanzada de lo previsto, o porque se encuentre con dificultades técnicas en su realización insalvables. Preparación El paciente se debe realizar un estudio preanestésico con radiografía de tórax, analítica de sangre y electrocardiograma. El médico anestesista valorará al paciente antes de la intervención para definir el tipo de anestesia a aplicar, que suele ser general o raquídea (que es la que se administra en el interior de la columna para insensibilizar la parte inferior del cuerpo). Se debe informar al médico de las posibles alergias a medicamentos. También si se padece enfermedades cardiopulmonares, alteraciones de la coagulación de la sangre, si se porta prótesis o marcapasos, así como del tratamiento farmacológico que se realice en ese momento. Se debe acudir a la cirugía habiendo ayunado al menos 8 horas y sin elementos metálicos (anillos, monedas, etc.) y se aconseja dejar de fumar en los días previos. Cómo es la recuperación de una operación de cáncer de próstata La recuperación de una operación de cáncer de próstata depende de si la intervención ha sido por vía laparoscópica o por cirugía abierta, pudiendo variar sobre todo los tiempos de recuperación. La vía laparoscópica normalmente produce menor dolor en el postoperatorio, disminuye la estancia hospitalaria y disminuye las posibles complicaciones que pueda surgir con la cirugía abierta. Cuando el paciente está suficientemente recuperado y se han aplicado todos los tratamientos precisos, el paciente se va a su casa portando una sonda urinaria. El médico le dirá cuándo hay que retirarla y puede que le paute alguna medicación (antibiótico) para evitar infecciones. Normalmente su retirada se realiza en los centros de salud en torno a los  10 o 20 días de la cirugía. Se le darán unas pautas para que acuda a su centro de salud y puedan realizarle las curas de la herida quirúrgica. También se facilitará cita de revisión con el urólogo para ver la evolución en torno a los 15 días tras la cirugía. Una vez retirada la sonda vesical por el profesional de enfermería es normal presentar incontinencia de orina y necesitar usar pañales temporalmente. El urólogo le indicará al paciente la realización de una serie de ejercicios para fortalecer los músculos del periné y poder conseguir el control del esfínter, que puede tardar en conseguirse de 3 a 6 meses o no conseguirse nunca. Dependiendo de la extensión de la cirugía y de si se ha podido o no preservar los nervios de la zona, el paciente podrá recuperar su función sexual o no, y puede que ésta no sea tan intensa ni placentera como previamente. Resultados Tras la cirugía de cáncer de próstata, la pieza anatómica de la próstata y el resto de tejido extraído se remite al laboratorio para su estudio en Anatomía Patológica, y analizar las características celulares del tumor y su extensión en el tejido extraído. Es importante que los márgenes del tejido extraído estén libres del tumor, algo que también se detallará en el informe de Anatomía Patológica. Este informe se remitirá al urólogo que ha operado al paciente y será él quien explique al paciente los resultados en la consulta de revisión. Esos resultados pueden determinar la modificación de la clasificación de gravedad que el urólogo realizó del tumor antes de la operación. Después de la cirugía el paciente debe hacer revisiones periódicas, inicialmente cada tres meses durante al menos un año, posteriormente cada 6 meses durante 10 años, y finalmente si no se ha reproducido el tumor, de forma anual. Antes de cada revisión el paciente se realizará una analítica de sangre para determinar el nivel de PSA (Antígeno Prostático Específico) que presenta tras la cirugía. Para considerar que la cirugía ha sido un éxito ha de estar en unos niveles casi indetectables, siempre por debajo de 0.2 nanogramos por mililitro (ng/ml9). Así se vigilará durante cada revisión la posibilidad de que pueda existir una recaída o una metástasis. Si los niveles del PSA aumentan progresivamente y sobrepasan el nivel de 0.2 ng/ml, el urólogo le indicará la conveniencia de realizar otras pruebas diagnósticas como pruebas de imagen (gammagrafía ósea, TAC, etc.) para detectar la posible reproducción del tumor. Si esto ocurre, el urólogo le indicará cuál es el mejor tratamiento a seguir (radioterapia, tratamiento hormonal, etc). Preguntas frecuentes ¿Cuáles son los síntomas del cáncer de próstata? El cáncer de próstata suele producir síntomas como dificultad de orinar, retraso del inicio de la micción, disminución del calibre y de la fuerza del chorro miccional. También se tarda más tiempo en realizar el vaciado de la vejiga que puede ser incompleto, puede tener ganas repentinas de orinar con urgencia, nicturia o micción nocturna, polaquiuria o aumento de la frecuencia miccional, tenesmo vesical o sensación contínua de tener ganas de orinar. Además puede haber hematuria o sangre en la orina y hematospermia o sangre en el semen. En un 25% de los pacientes se produce retención urinaria aguda (impedimento para poder miccionar). En pacientes en los que aparecen metástasis óseas o aumento del tumor a nivel local en la zona prostática, puede aparecer dolor por compresión de zonas próximas, dolor óseo, compresión de la médula espinal con síntomas neurológicos o alteración de la coagulación de la sangre. ¿Dónde se ubica el cáncer de próstata? La mayoría de las tumores prostáticos se localizan en la zona periférica de la próstata, pudiendo aparecer frecuentemente distintos focos tumorales dentro de la próstata. Este tipo de tumor suele metastatizar (reproducción en órganos más o menos próximos) más frecuentemente al sistema esquelético, de forma frecuente en la columna vertebral y a nivel de la pelvis. ¿Qué es el PSA alto? El PSA o antígeno prostático específico es una sustancia producida por las células de la próstata, que puede estar aumentada por distintos procesos que pueden afectar a este órgano como tumores, infecciones, tactos rectales, sondajes urinarios, hiperplasia benigna de próstata, etc. ¿Cómo se mide el antígeno prostático? Se mide con un análisis de sangre, por medio técnicas de laboratorio, que determinan la cantidad de antígeno prostático específico o PSA presente en la sangre. ¿Qué es una biopsia de la próstata? Es la toma de unas pequeñas muestras de tejido prostático para su análisis en laboratorio,  que se obtienen mediante pequeñas punciones (mínimo 10), accediendo hasta la próstata a través del recto, bajo control ecográfico. En el estudio anatomopatológico del laboratorio se objetivan las características  de la posible alteración del tejido que se extrae. Con ello se puede determinar si las alteraciones observadas en la exploración del paciente o en el análisis del PSA, se corresponden con cambios malignos en la próstata (cáncer) o alteraciones benignas. Se recomienda la realización de biopsia en pacientes con PSA igual o superior a 4 ng/ml, y en pacientes entre 2.5 y 4 ng/ml se valora de forma individualizada.
Cistectomía Radical
Contenido de salud
Cistectomía Radical
Definición Es una intervención que consiste en la extirpación de la vejiga. Se realiza para tratar un tumor maligno , y se hace principalmente con la intención de curar el cáncer. Este procedimiento también crea una nueva vía para que la orina salga del cuerpo. ¿Cómo es la cistectomía radical? En la cistectomía radical el cirujano realiza una extracción completa de la vejiga. En el caso del hombre también extirpa la próstata y las vesículas seminales. En la mujer implica extirpar junto con la vejiga el útero, los ovarios y parte de la vagina. El especialista le puede recomendar al paciente los siguientes tipos de cirugía: Cirugía abierta : este procedimiento requiere una sola incisión en el abdomen para acceder a la pelvis y la vejiga. Cirugía laparoscópica : es una cirugía mínimamente invasiva, donde el cirujano realiza varias incisiones pequeñas en el abdomen por las que se insertan herramientas para entrar a la cavidad abdominal y realizar la cirugía. Cirugía robótica : este tipo de cirugía es también mínimamente invasiva, el cirujano se sienta frente a una consola y opera las herramientas quirúrgicas en forma remota. El procedimiento de la cistectomía radical se realiza bajo anestesia general, por lo que el paciente estará completamente dormido. El cirujano hace una incisión en el abdomen, más grande para la cirugía abierta, o varias incisiones pequeñas para la cirugía robótica o mínimamente invasiva. Después se procede a extraer la vejiga junto con los ganglios linfáticos cercanos. Es posible que se deba extraer también otros órganos ubicados cerca de la vejiga, como la uretra, la próstata y las vesículas seminales en los hombres; y la uretra, el útero, los ovarios y parte de la vagina en las mujeres. Después de extraer la vejiga, se deben reconstruir las vías urinarias con el fin de permitir que se libere la orina del cuerpo. Existen varias opciones: El Conducto ileal: el cirujano utiliza un parte del intestino delgado para crear un tubo que se une a los uréteres, y conecta a los riñones dando salida a la pared abdominal (estoma). Reconstrucción de neovejiga:  el cirujano utiliza una porción más larga del intestino delgado para crear un reservorio con forma de esfera que se convierte en la nueva vejiga. Depósito urinario continente: el cirujano utiliza una parte del intestino para crear un pequeño depósito dentro de la pared abdominal. A medida que el paciente produce orina, el depósito se llena y se utiliza una sonda para vaciar el reservorio varias veces al dia. El objetivo de una derivación urinaria es facilitar el almacenamiento seguro y la eliminación oportuna de orina después de una extracción de vejiga. ¿Para quién está indicada? La cistectomía radical está indicada para: Pacientes con un cáncer que comienza en la vejiga, o lesiones circundantes, y crece hasta afectar a la misma. Pacientes con defectos de nacimiento que afectan al sistema urinario. Pacientes con trastornos neurológicos o inflamatorios que afectan el sistema urinario. ¿Por qué se realiza? La cistectomía se realiza para tratar el cáncer de vejiga invasivo o no invasivo . También se puede realizar para tratar otros tumores pélvicos, como cáncer de colon, de próstata o de endometrio avanzado, y algunas afecciones no cancerosas o benignas, como anomalías congénitas o cistitis intersticial. Riesgos de la cistectomía radical Entre los riesgos de la cistectomía radical están: Infección. Apertura de los puntos de sutura. Fístulas temporales o permanentes. Defectos estéticos derivados de algunas de las complicaciones anteriores o procesos cicatriciales anormales. Intolerancia a los materiales de sutura, que puede precisar reintervención para su extracción. No conseguir la extirpación de la vejiga o que persistan los síntomas previos total o parcialmente. Hemorragia, tanto durante el acto quirúrgico como en el postoperatorio, de intensidad y gravedad variables. Parálisis intestinal pasajera o persistente. Obstrucción y fístulas intestinales que pueden precisar una nueva intervención. Preparación En la preparación de la cistectomía radical el paciente debe seguir las indicaciones de su médico antes de la cirugía. El paciente será sometido a un examen físico completo para que así el médico se asegure de su estado de salud. El examen físico puede ir acompañado de analiticas de sangre, electrocardiogramas y algunas otras pruebas diagnósticas. Es importante que el paciente informe al médico si está tomando alguna medicación y si es alérgico. Ya que en ocasiones puede que le indique que debe dejar de tomar algunos medicamentos antes de la cirugía. El paciente no debe tomar medicación que pueda afectar la coagulación sanguínea como las aspirinas (medicamentos anticoagulantes), para evitar riesgos de sangrados excesivos. Se recomienda que el paciente deje de fumar y tomar alcohol días antes de la cirugía. El paciente debe estar en ayunas 8 horas antes del procedimiento. Cómo es la recuperación de la cistectomía radical En la recuperación de la cistectomía radical el postoperatorio normalmente es de tres semanas . Durante ese tiempo se irá retirando la alimentación por sueros,  las sondas o drenajes se retirarán cuando el médico considere oportuno. En ocasiones hay que utilizar una sonda, que puede ser molesta, a través de la nariz para aspirar los gases y los jugos gástricos, con el fin de permitir la mejor cicatrización de las suturas en el intestino. Los intestinos tienden a ser la última parte en volver a funcionar después de la cirugía, por lo que es posible que el paciente tenga que permanecer en el hospital hasta que los intestinos estén nuevamente listos para absorber líquidos y nutrientes. El tiempo estimado de esta recuperación es de cinco a seis días. En las primeras seis a ocho semanas después de la cirugía, es posible que el paciente deba limitar sus actividades cotidianas, como levantar objetos pesados, conducir, bañarse, y regresar al trabajo. Además, durante algunas semanas posteriores a la cirugía, el paciente podría presentar algún dolor o molestias alrededor de las incisiones. Resultados Como resultado de la cistectomía radical se consigue controlar el cáncer de vejiga en un buen número de pacientes. La calidad de vida después de la operación depende de la técnica de reconstrucción empleada. Si se ha podido reconstruir la vejiga (neovejiga) el paciente puede llegar hacer una vida completamente normal . En ocasiones cuesta adaptarse a las nuevas formas de conducción de la orina. Los resultados pueden ser mejorados añadiendo otros tratamientos como la quimioterapia, si fuese necesario. Preguntas frecuentes ¿Qué es una resección transuretral de vejiga? La resección transuretral de vejiga es una operación que se realiza tanto para el diagnóstico como para el manejo del cáncer de vejiga. Durante la cirugía, el urólogo inserta en la vejiga, a través de la uretra, un tubo delgado con luz llamado cistoscopio, para examinar el revestimiento de la vejiga. Después el urólogo toma muestras del tejido, puede extirpar una parte, o la totalidad del cáncer de  vejiga a través de este tubo. ¿Qué es una urostomía? Una urostomía es una abertura en la barriga o pared abdominal hecha mediante cirugía. Sirve para desviar la orina fuera de la vejiga que está enferma o que no funciona correctamente. ¿Qué es una bolsa de urostomía? Una bolsa de urostomía es una bolsa especial que se utiliza para recoger la orina después de una cirugía de vejiga . La bolsa se fija a la piel alrededor del estoma (el agujero desde donde sale la orina.). ¿Qué es el Bricker? El bricker es una de las técnicas para la derivación urinaria más comunes. Se logra mediante la conexión de los uréteres a un segmento aislado de intestino de aproximadamente 10 cm, en el cual uno de sus extremos se cierra y el otro se exterioriza a través de la piel para formar un estoma , el cual es conectado a un anillo de plástico que se adhiere a la piel mediante pegamento, y sobre el cual se inserta una bolsa de plástico que se cambia cada vez que se llena. ¿Qué es una ureterostomía? La ureterostomía consiste en la derivación de la orina que producen los riñones, uniendo el uréter a la piel del abdomen. Esta derivación puede hacerse de manera permanente o de forma provisional, hasta que se recupere la normalidad de la vía.
Estimulación Magnética Transcraneal
Contenido de salud
Estimulación Magnética Transcraneal
Definición La estimulación magnética transcraneal, es un tratamiento eficaz para los trastornos depresivos, los trastornos obsesivos compulsivos y el stress postraumático, que se realiza a través de ondas magnéticas. ¿Cómo es la estimulación magnética transcraneal? La estimulación magnética transcraneal se realiza mediante el siguiente procedimiento: Se sentará al paciente en un sillón reclinable. Se ponen tapones para los oídos. Hay un condensador eléctrico que se encuentra unido a una bobina electromagnética. Esta bobina electromagnética se sitúa sobre el cuero cabelludo y da lugar a un campo magnético.  Este campo magnético se transmite a través del cuero cabelludo y el cráneo hasta la corteza cerebral produciendo una estimulación de las neuronas. La cantidad de emisión magnética se irá aumentando hasta que se produzcan movimientos en los dedos de las manos, esto se conoce como umbral motor, es necesario para determinar la cantidad de energía que se necesita para estimular las regiones cerebrales. Tras esto, la bobina se situará en la zona frontal, y se comenzará a emitir el campo magnético. El paciente puede tener sensación de pulsaciones en la zona de la bobina. ¿Para quién está indicada? La estimulación magnética transcraneal está indicada en tratamientos como la depresión resistente a fármacos, los trastornos obsesivos compulsivos y los síntomas de esquizofrenia. También se utiliza para lograr el diagnóstico de enfermedades con déficit agudos de movilidad, esclerosis múltiple, Parkinson o Esclerosis Lateral Amiotrófica. ¿Por qué se realiza? La estimulación magnética transcraneal, se realiza porque s e ha comprobado que la estimulación magnética produce un aumento o disminución de la excitación de diferentes neuronas, además actúa produciendo cambios en los neurotransmisores como son el triptófano y serotonina. Esta terapia permite a los psiquiatras enviar el estímulo a zonas muy concretas del cerebro, dejando otras zonas sin estimular. Riesgos de la estimulación magnética transcraneal Los riesgo de la estimulación magnética transcraneal son cuadros de epilepsia (muy poco frecuente), movimiento de implantes metálicos intracraneales por el campo magnético. También hay que tener especial precaución en niños con implantes cocleares en el oído, ya que el campo magnético puede afectarles y hacer que pierdan audición. Preparación La preparación de la estimulación magnética transcraneal es sencilla: Puede ser necesario una analitica para comprobar que se puede realizar el procedimiento sin riesgo para el paciente. No se debe realizar si los pacientes llevan implantes metálicos como marcapasos, stent, clics de cirugías craneales, implantes cocleares o restos de bala. Debe de poner en conocimiento del médico si el paciente sufre convulsiones, dolores de cabeza frecuentes, si tiene lesiones cerebrales conocidas. Cómo es la recuperación de la estimulación magnética transcraneal La r ecuperación tras la sesión es inmediata , el paciente se podrá incorporar a sus actividades diarias tras ella. En algunos casos se puede notar dolor de cabeza ligero tras la sesión, que desaparece rápidamente. Resultados Los resultados del uso de la estimulación magnética transcraneal son positivos hasta en el 40 por ciento de los paciente que se someten a ella y que eran resistentes a los medicamentos para la depresión. Se han obtenido resultados esperanzadores en el uso de esta terapia tras un accidente cerebral agudo, mejorando los resultados cuanto más precoz es su uso.  Preguntas frecuentes ¿Cuál es el precio de una estimulación magnética transcraneal? El precio de un tratamiento terapéutico puede ser de uno 2.000 euros por tratamiento, teniendo en cuenta que lo normal es hacer sesiones diarias durante un periodo de 2 a 4 semanas. ¿Qué médico realiza la estimulación magnética transcraneal? El especialista que realiza la indicación y realización del tratamiento con estimulación magnética transcraneal por motivos de depresión será el psiquiatra . En los casos de enfermedades neurológicas como el parkinson o los accidentes cerebrovasculares será por parte del neurólogo. ¿Cuánto tiempo lleva un procedimiento de estimulación magnética transcraneal? Cada sesión de la terapia magnética transcraneal dura entre 30 y 60 minutos. No todo el tiempo se estará recibiendo los campos magnéticos, suele haber periodos de estimulación seguidos de periodos de reposo, que se van alternando a lo largo de la sesión, el tiempo mínimo será de dos semanas.  ¿Tengo que ser hospitalizado para un tratamiento de estimulación magnética transcraneal? La estimulación magnética transcraneal es un tratamiento ambulatorio, que no requiere hospitalización , el paciente vuelve a su casa tras acabar la sesión. El paciente podrá seguir con sus actividades habituales, incluido conducir tras concluir la misma. ¿Cuáles son los efectos secundario de la estimulación magnética transcraneal? Los efectos secundarios de la estimulación magnética transcraneal serán mínimos: En la mitad de los pacientes puede producirse ligero dolor de cabeza al acabar la sesión. Un tercio de los pacientes pueden mostrar molestias en el cuero cabelludo, esto suele desaparecer con la continuidad del tratamiento. Se pueden tener alteraciones auditivas, por ello se suministran tapones a los pacientes para que esta molestia sea mínima, suele desaparecer unas horas después de la sesión Se han descrito casos de convulsiones razón por la cual, si el paciente las presenta previamente no podrá recibir esta terapia.