1. Home
  2. Especialidades
  3. Neurocirugía

Neurocirugía en cualquier ciudad

Consultas, pruebas y tratamientos
Consultas
Visitas presenciales con especialistas para solucionar todas tus dudas.
Ver todos
Pruebas
Por si necesitas un chequeo, una analítica, una revisión o ver si todo va bien.
Ver todos
Tratamientos
Tenemos todas las herramientas necesarias para que tomes las riendas de tu salud.
Ver todos
Servicios Savia
Regístrate y habla gratis con un Médico
¿Tienes alguna duda?. Habla gratis por chat con un Médico General.
Sin esperas ni desplazamientos
Regístrate ahora
Otros servicios Savia
Una videoconsulta con un médico especialista en medicina general.
El médico te llama para resolver cualquier duda por teléfono.
Médicos especialistas y centros

Videoconsulta médica gratis

Solo por registrarte te regalamos un mes de Savia Premium para que lo pruebes.

Reservas una cita
Preparamos la consulta
Solucionas todas tus dudas
Regístrate
Contenidos de salud Ver todos
Craneotomía
Contenido de salud

Craneotomía

Definición La craneotomía es una cirugía mayor que se realiza para abrir el cráneo, en ella se hace un colgajo óseo (se retira un trozo de hueso) para acceder al cerebro. ¿Cómo es la craneotomía? La craneotomía precisa en primer lugar rasurar el pelo del paciente. Se anestesia al paciente para practicar cortes en el cráneo y extraer un trozo del hueso craneal. La extracción se hace en la zona desde la cual se quiere acceder al cerebro. Al tiempo se realiza otro pequeño agujero por el cual se mete un endoscopio (tubo flexible con cámara en la punta)  que permite visualizar en una pantalla la zona a operar. A través del endoscopio se mete el instrumental quirúrgico necesario para realizar la cirugía. Se finaliza colocando el trozo de hueso en su sitio con material de osteosíntesis salvo el caso de que haya edema cerebral en cuyo caso se deja sin poner para evitar daño sobre el cerebro. ¿Para quién está indicada? La craneotomía está indicada en procesos como las edema (aumento del líquido), hemorragias, abscesos por infección y tumores cerebrales, para realizar cirugía de un aneurisma (dilatación arterial), en caso de daño en la duramadre (tejido que cubre el cerebro), en caso de fracturas craneales o epilepsia. ¿Por qué se realiza? La craneotomía se realiza porque permite acceder al cerebro y poder reparar las lesiones que en él se encuentran para aliviar la presión intracraneal, retirar sangre o productos infecciosos que dañan el tejido cerebral y para extirpar tumores. Riesgos de la craneotomía Los riesgos de la craneotomía son reacciones alérgicas a la anestesia, hemorragias e infecciones. Se puede producir convulsiones y entrar en coma. En ocasiones se produce inflamación cerebral, debilidad de los músculos, dificultad en la visión, la audición o para hablar. Preparación La preparación para una craneotomía conlleva: Analitica se sangre, electrocardiograma, radiolgia de torax y consulta con anestesista. Abstenerse de beber alcohol y fumar durante al menos quince días previos a la cirugía. No consumir medicamentos antiinflamatorios, como ibuprofeno, al menos cinco días antes. Si el paciente toma anticoagulantes, debe ponerlo en conocimiento del médico, quien le indicará la pauta a seguir. Mantener ayuno al menos ocho horas antes de la cirugía Cómo es la recuperación de la craneotomía  La recuperación de una craneotomía puede ser compleja. Por ello se ha de permanecer en una unidad de vigilancia intensiva durante al menos 24 horas. Se le harán preguntas frecuente para comprobar el buen funcionamiento cerebral. El paciente puede tener dolor que se aliviará con analgésicos. La cabecera de la cama del paciente estará elevada para tratar de evitar la inflamación en la cara y el cerebro. Se suele permanecer en el hospital como mínimo siete días. Las secuelas neurológicas como debilidad, alteración de la visión, dificultades para el habla pueden permanecer largo tiempo y el paciente puede necesitar rehabilitación hasta un año después de la cirugía. Resultados Los resultados de la cirugía pueden ser variables, dependiendo en gran medida de la enfermedad por la cual se realizó. Así, en casos de hemorragias tras evacuar el hematoma, el paciente suele encontrarse bastante recuperado en un mes. Lo mismo ocurre con los aneurismas. Por contra los tumores pueden necesitar de tratamiento con quimioterapia y sí son muy extensos pueden dejar secuelas neurológicas al retirarlos. Preguntas frecuentes ¿Qué es una craneotomía frontal? La craneotomía frontal, es la que se realiza por encima de la órbita hasta la frente, y por detrás puede llegar hasta por encima de la oreja. Esta cirugía permite una abertura para llegar a los tumores ya sean primarios o metástasis de la zona del lóbulo frontal cerebral. ¿Qué es la craneoplastia? La craneoplastia es la cirugía que se realiza tras tres o seis meses de una craneotomía, en la cual no se pudo reparar el cráneo. Esta cirugía suele realizarse en casos de traumatismos craneales que necesitan una descompresión cerebral urgente. El objetivo es proteger al cerebro, evitar posibles convulsiones y reparar la estética craneal. ¿Cuáles son las secuelas de una craneotomía? Las secuelas de la craneotomía tienen más que ver con el daño que pueda haber sufrido el cerebro que con la craneotomía. En casos de hemorragias o abscesos que se evacuan no tiene porque quedar ninguna secuela. En los casos de tumores puede quedar afectada desde el estado de ánimo del paciente a secuelas físicas como alteración de la audición o visión, dificultad para hablar o debilidad muscular. ¿Cuál es el tiempo de recuperación después de una craneotomía? La recuperación de una craneotomía será al menos de dos meses, tras una cirugía por hemorragia cerebral. En casos en que haya afectación neurológica, esta puede tardar hasta un año en superarse totalmente. ¿Qué es una craniectomía descompresiva? La craniectomía descompresiva, es la cirugía que se realiza en el cráneo para tratar la compresión del cerebro. Se realiza en casos de accidentes con edema cerebral o accidentes cerebrovasculares masivos, ya que al presionar el cerebro contra el cráneo este puede resultar dañado. 
Operación Tumor Cerebral
Contenido de salud

Operación Tumor Cerebral

Definición La operación de tumor cerebral es aquella cirugía en la que se extrae una parte del cerebro afectada por un tumor . ¿Cómo es la operación de un tumor cerebral? La cirugía de tumor cerebral se realiza con anestesia general con el siguiente procedimiento: Se rasura la cabeza del paciente. Se extrae un trozo de hueso del cráneo que permite visualizar el cerebro. Se realiza un trépano (agujero) en el cráneo para poder meter por él el endoscopio. Se visualiza la zona del tumor y se extrae el mismo si es posible. En caso contrario se extrae una biopsia para conocer el mejor tratamiento a realizar. Se procede a fijar, en la mayoría de los casos, el hueso de nuevo en su sitio mediante material de osteosíntesis (dispositivos de metal quirúrgico). En situaciones en que hay edema cerebral (acumulación de líquido en los espacios intra o extracelulares del cerebro ), no se recoloca el hueso. ¿Para quién está indicada? La cirugía de tumor de cráneo está indicada para aquellas personas que presentan una tumoración cerebral operable, ya sea de índole maligna o benigna . ¿Por qué se realiza? La cirugía de tumor benigno de cráneo se suele realizar porque el crecimiento de este, aunque sea trate de un tumor benigno, da lugar a una compresión del cerebro, lo que se traduce en una sintomatología neurológica, o hipertensión intracraneal , produciendo un daño en el cerebro. En los caso de tumores malignos a estas causas antes mencionadas se une la malignidad del tumor, que puede diseminarse hacia otras zonas o ser localmente agresivo. Riesgos de la operación de un tumor cerebral Los riesgos de la operación de tumor cerebral son: Reacciones alérgicas a la anestesia. Infecciones. Hemorragias. Hemiparesias (pérdida de sensibilidad y movilidad) del lado derecho o izquierdo dependiendo de la zona intervenida. Afasias (dificultad para expresar lenguaje escrito y hablado). Alteraciones del carácter y estado de ánimo. Pérdida de la visión o audición. Inducir a un estado de coma. Convulsiones. Accidente cerebrovascular. Edema cerebral (acúmulo de líquido que comprime el cerebro). Hay que tener en cuenta que lo normal es que no todo esto aparezca en todos los pacientes. En gran medida dependerá de la zona del cerebro que se someta a cirugía, siendo lo más habitual que estos riesgos sean mínimos. Preparación La preparación para la cirugía de un tumor cerebral consiste en: Analitica de sangre, electrocardiograma, radiografía de tórax y consulta con el anestesista. Se realizarán pruebas de imagen como TAC, resonancia o PET (forma especial de tomografía), que permitirán conocer dónde se encuentran las lesiones y cuál es la mejor vía de abordaje a las mismas. El paciente no deberá beber alcohol, ni fumar al menos una semana antes de la cirugía. No consumir fármacos antiinflamatorios los cinco días previos a la cirugía. Si el paciente se encuentra anticoagulado deberá ponerlo en conocimiento de su médico, quien le indicará la pauta a seguir. Se debe de permanecer en ayunas al menos las 8 horas previas a la cirugía. Cómo es la recuperación de la operación de un tumor cerebral La recuperación de una cirugía por tumor cerebral puede ser complicada, dado que es posible que el paciente tenga efectos secundarios, que precisarán de rehabilitación durante un tiempo variable pero pudiendo llegar a ser hasta de un año tras la cirugía. El paciente suele permanecer ingresado en el hospital al menos siete días . Durante este tiempo la cabecera de la cama estará levantada para favorecer el drenaje de la inflamación que el paciente puede tener en la cara y el cerebro. Resultados Los resultados de la cirugía de tumor cerebral puede ser muy variables , desde pacientes que quedaron sin ningún tipo de secuelas, o secuelas muy leves, a pacientes que pueden tener secuelas muy graves que disminuyan de forma importante su calidad de vida. Preguntas frecuentes ¿Cuáles son los síntomas de un tumor en la cabeza? Los síntomas de un tumor cerebral dependen de la zona afectada y del tamaño que tenga, pero los más comunes son: Dolor de cabeza. Diplopía (visión doble). Convulsiones. Debilidad de una parte del cuerpo. Cambio en el carácter del paciente. Vómitos sin náuseas previas. Cambios en los sentidos de la vista, el gusto y el olfato (algunas personas describen olores que no existen). Mareo. Dificultad para leer, escribir o hablar. Hormigueo de una zona del cuerpo. Falta de control de esfínteres. Dificultad para tragar. Alteración en la percepción del frío y calor. Falta de menstruación. Alteración de las mamas. Crecimiento de manos y pies ¿Cuánto tiempo tarda una operación de tumor cerebral? La cirugía de un tumor cerebral es una cirugía compleja y de una gran precisión , para no dañar otras zonas cerebrales. Aunque cada una puede llevar un tiempo diferente, como mínimo serán tres horas de cirugía. ¿Cuáles son las posibilidades de superar un tumor cerebral? Las posibilidades de superar un tumor cerebral dependen en gran medida de la extensión del mismo, del lugar donde este se encuentre y del tipo de tumor que sea. Los tumores que se encuentran en la hipófisis (glándula de secreción interna del organismo que está en la base del cráneo ) en general son tumores benignos, que si se tratan con cirugía dan un supervivencia muy alta, sin embargo, tumores como el glioma multifocal o multicéntrico son tumores muy agresivos, con  una supervivencia muy corta que en la mayoría de los casos no llega a un año tras el diagnóstico. ¿Qué es un astrocitoma cerebral? El astrocitoma cerebral es un tumor cerebral no necesariamente maligno que se desarrolla a partir de las células conocidas como glía. Estas células están en el sistema nervioso central y tienen forma de estrella. Son más frecuentes a nivel de los hemisferios cerebrales. Existen cuatro grados de astrocitomas: Astrocitoma grado I: especialmente frecuente en niños, presenta buen pronóstico ya que al extraerlo no se vuelve a reproducir. Astrocitoma grado II: es un tumor infiltrante y con capacidad de malignización. Astrocitoma grado III: es un tumor infiltrante maligno que tiende a evolucionar a astrocitoma multiforme. Astrocitoma grado IV : es un tumor maligno que presenta una gran agresividad. ¿Qué es un glioma de alto grado? Los gliomas de alto grado son los que corresponden a grado tres o cuatro, también conocidos como astrocitoma anaplásico y astrocitoma multiforme . Son los más agresivos y los que presentan peor índice de supervivencia. Son los tumores primarios del sistema nervioso central más frecuentes en adultos y parten de las células conocidas como astrocitomas o glía.
Artrodesis
Contenido de salud

Artrodesis

Definición La artrodesis es una técnica quirúrgica en la que se realiza una fusión o unión de los componentes de una articulación, con el objetivo de  eliminar el dolor que produce alguna patología que le afecta, lo que conlleva además, la pérdida de movilidad de dicha articulación. Se utiliza fijando la articulación en una posición funcional, es decir, en una posición natural, cuando no existen otras alternativas de tratamiento, sobre todo si el paciente necesita usar de forma muy activa el miembro o zona anatómica afectada. ¿Cómo es el tratamiento para la artrodesis? Para conseguir la unión o anquilosis de la articulación que se quiere fusionar pueden utilizarse diferentes técnicas quirúrgicas dependiendo de cada caso y de la articulación que se quiera inmovilizar. Se suelen dividir estas técnicas en: Artrodesis intraarticular : consiste en quitar de cada hueso que forma parte de la articulación las superficies de deslizamiento o cartílagos sobre los que realiza su movimiento. Al retirar el cartílago, los huesos que se quieren fijar se ponen en contacto directo. Este contacto se consigue mantener uniendo las partes óseas mediante técnicas de fijación interna con tornillos, placas atornilladas, fijadores... etc. o técnicas de fijación externa como  yesos, hasta que se obtenga su fusión, con un proceso de unión de ambas partes similar al que el hueso realiza al “soldar” una fractura (mediante el callo óseo), y así convertir los dos huesos en una sola unidad. Este procedimiento se suele llevar a cabo por medio de una artroscopia, es decir, con la introducción de una pequeña cámara y los utensilios quirúrgicos necesarios a través de pequeños cortes o incisiones que permiten acceder de forma poco invasiva al interior de la articulación. En otras ocasiones se debe acceder mediante una técnica más invasiva con cirugía abierta. Artrodesis extraarticular : en ella la articulación no se abre, y el bloqueo y la unión articular se consigue por medio de un puente óseo tendido desde partes próximas de una y otra articulación afectadas. Así, para acelerar el proceso, es necesario añadir un injerto de hueso, generalmente obtenido de otra parte del organismo del propio paciente, que es el que actúa de puente entre las articulaciones. Si no es posible, se utiliza uno externo del banco de huesos. La posición final de los elementos de la articulación fusionada siempre debe de ser lo más funcional posible, es decir, aquella que permita una mejor movilidad del cuerpo a expensas de las articulaciones vecinas a la artrodesada, que son las que soportarán los cambios biomecánicos que se producen al inmovilizar la articulación enferma. Por ejemplo, en la artrodesis de hombro y de codo  es fundamental poder aproximar la mano al tronco, en las articulaciones de la mano (el carpo), permitir la funcionalidad de esta, en los dedos, permitir la realización del movimiento de pinza. En la extremidad inferior se debe permitir la marcha con el apoyo completo de la planta del pie. ¿Para quién está indicada? La artrodesis puede tener como propósito la corrección de una deformidad en el esqueleto, el tratamiento de una fractura ósea en la que exista un gran deterioro de la articulación que no se pueda reconstruir, o, en otras ocasiones, tratar el dolor que puede producir una fractura ya consolidada o “soldada” en la que haya quedado esa secuela. También está indicada para la fusión de una articulación donde se haya producido una destrucción importante (por ejemplo por una artrosis o artritis muy evolucionada, artritis tuberculosa... etc.), cuando no se pueda o no esté indicada la colocación de una prótesis. En ocasiones se debe utilizar en el tratamiento de determinadas lesiones potencialmente peligrosas, como sucede con algunos tumores que afectan al extremo del hueso y cuya resección o “extracción del hueso” no se puede producir más que a costa de la pérdida de la movilidad de la articulación al realizar una artrodesis. ¿Por qué se realiza? La artrodesis se realiza con el objetivo de aliviar el dolor que produce alguna patología que afecta a una articulación y en la que la aplicación de otros tratamientos, no consiguen ese alivio. Al disminuir el dolor se consigue mejorar la calidad de vida del paciente. Por contra, al fijar la articulación, se va a eliminar su movimiento. Riesgos de la artrodesis Riesgos derivados de la propia técnica quirúrgica y de la situación vital de cada paciente debido al padecimiento de otras enfermedades (diabetes, hipertensión, enfermedades cardíacas, edad avanzada... etc.), que pueden influir en la aparición de riesgos asociados a esas patologías. Durante la operación puede darse una pérdida de sangre que puede precisar administrar transfusiones sanguíneas. Posible lesión de vasos sanguíneos (arterias o venas). Posible lesión de nervios que puede condicionar una disminución de la sensibilidad o una parálisis que puede ser temporal o definitiva. Fractura del hueso en el momento de realizar la intervención o con posterioridad a la fusión. Aparición de trombos (obstrucciones por coágulos) en vasos sanguíneos (venas). Infección de la herida quirúrgica. Reacciones alérgicas debidas al material implantado (tornillos y/o placas), o a la administración de anestesia. Retardo o ausencia de la consolidación, es decir, de la unión de los dos fragmentos óseos de la articulación que se unen, con persistencia de dolores en la zona. Fijación de la articulación en mala posición. Aparición de cojera, defectos de rotación y acortamiento del miembro intervenido en caso de artrodesis en articulaciones de piernas o brazos. A medio o largo plazo puede producirse el fallo del material implantado (tornillos y/o placas) por infección, desgaste o rotura, lo que puede obligar a la retirada del mismo. A lo largo del tiempo puede originarse rigidez de las articulaciones adyacentes por la aparición de artrosis debido a la sobrecarga de estas articulaciones, ya que la pérdida definitiva del movimiento  de la articulación artrodesada se compensará en parte con el movimiento de las articulaciones adyacentes. Preparación Según la localización de la articulación a tratar la anestesia aplicada será valorada por el anestesista previamente a la cirugía. Puede utilizarse anestesia general o regional.  El paciente deberá ser sometido a un estudio preanestésico con electrocardiograma, radiografía de tórax y analítica de sangre. Dependiendo de la articulación y el tipo de técnica que se vaya a utilizar puede ser necesaria la administración de medicación para prevenir la posible aparición de trombos (obstrucción por un coágulo de un vaso sanguíneo) en la sangre (como Heparina). El paciente debe acudir el día de la intervención en ayunas de 8 horas previas. Siempre se debe informar de las posibles alergias a medicamentos que el paciente pueda padecer, así como de cualquier otra enfermedad que padezca y los tratamientos farmacológicos que toma de forma habitual. No debe portar ningún objeto metálico. Cómo es la recuperación de una artrodesis Después de la intervención el paciente deberá mantenerse en reposo más o menos tiempo dependiendo de la articulación intervenida, con inmovilización de la misma por un yeso. Puede tener molestias en la zona de la herida debidas a la cirugía y al proceso de cicatrización, que pueden prolongarse durante algunas semanas, siendo infrecuente que continúen a lo largo del tiempo. En los casos de intervenciones en articulaciones de los miembros se indicará al paciente que procure mantener el miembro en cuestión en alto durante las primeras semanas. Deberá iniciar ejercicios de rehabilitación de forma progresiva, se le podrán explicar ejercicios que desarrollar en casa y también podrá recibir la cita de consulta para ser valorado por el médico rehabilitador, quién le pautará el tratamiento indicado con las técnicas de fisioterapia propicias para su recuperación según la articulación intervenida. Inicialmente el paciente notará pérdida de fuerza que recuperará paulatinamente a medida que se vaya ejercitando. Resultados Con la realización de la artrodesis se logra estabilizar una articulación, alinear una extremidad, mejorar la funcionalidad y disminuir o eliminar el dolor. El inconveniente es que se pierde el movimiento, a veces de forma muy importante, por tanto, se puede considerar que es una cirugía paliativa pero no reparadora. Aun así, el resultado perseguido es el aumento de la calidad de vida del paciente al eliminar un dolor crónico, a expensas de la compensación del movimiento por el resto de estructuras corporales. Tras su realización el paciente deberá seguir con los controles en consulta de traumatología tanto para ver la evolución de la cicatrización de la cirugía como para observar cómo se adapta el cuerpo a esa limitación del movimiento, cómo compensan el resto de articulaciones próximas a la operada esas limitaciones, y de qué manera se ven afectadas por ello. Además, se debe valorar igualmente la repercusión psicológica que el proceso pueda tener. Preguntas frecuentes ¿Qué es una artrodesis vertebral? La artrodesis o fusión vertebral es una intervención quirúrgica que consiste en la unión permanente de vértebras adyacentes, impidiendo el movimiento entre ellas. Dicho proceso tiene lugar gracias a la implantación de injertos de tejido óseo o de sustitutos óseos entre las vértebras a fusionar. La fusión de las vértebras, dependiendo del lugar donde se sitúe el injerto, puede darse entre dos zonas diferentes de estas: en la región posterior y lateral (entre dos salientes de las vértebras llamadas apófisis transversas), o entre los cuerpos vertebrales de dos vértebras adyacentes, es decir, por la región anterior y más gruesa de la vértebra. En este último caso, la colocación del injerto puede llevarse a cabo de dos maneras diferentes, bien accediendo a la columna mediante una incisión (corte) en el abdomen,  bien mediante una incisión en la espalda. Además, la artrodesis vertebral puede ir acompañada o no de una fijación de las vértebras e injertos interpuestos mediante implantes metálicos (placas y/o tornillos, etc.). ¿Qué es una artrodesis de tobillo? La artrodesis de tobillo o tibioastragalina consiste en el bloqueo del movimiento de la articulación del tobillo mediante cirugía. Para ello se retiran los cartílagos de los dos huesos que conforman la articulación, quedando expuestos los huesos (la tibia y el astrágalo), que se fijan con tornillos, placas, fijadores externos o un yeso, hasta que el hueso se une de forma definitiva. A veces se añade un injerto de hueso para facilitar el proceso de unión.  Está indicada en las secuelas postraumáticas, infecciones, artritis reumatoide, alteraciones neuromusculares, deformidades congénitas y artrosis severas de tobillo. ¿Qué es una artrodesis de rodilla? La artrodesis de rodilla es una técnica quirúrgica utilizada como tratamiento del fracaso de las prótesis totales de rodilla, en procesos de afectación de la rodilla por tumores, o cuando se producen grandes traumatismos. Su fin es extraer los cartílagos de revestimiento de los huesos que conforman la rodilla para que tomen contacto directo los huesos y se produzca su fusión. Para que esto suceda, se pueden utilizar dos métodos de estabilización: mediante una fijación externa de la rodilla o mediante un clavo intramedular (clavo puesto en el interior del hueso). ¿Qué es una artrodesis de cadera ? Es la fusión de los dos huesos que forman parte de la cadera (hueso pélvico en una región llamada acetábulo), y la parte alta del fémur (llamada cabeza femoral), habitualmente con el abordaje llegando hasta dentro de la articulación (intraarticular) para hacer una mejor limpieza de los cartílagos y posteriormente realizar una fijación con tornillos, placas... etc. Otras veces se realiza con fijación con yeso. Esta técnica se realiza en pacientes jóvenes en quienes el pronóstico de las prótesis de cadera es incierto a muy largo plazo y han sufrido un traumatismo que no permite otra solución, o en caso de artroplastias (prótesis) en los que no es posible recurrir a una renovación protésica por motivos mecánicos, (que haya mucha destrucción de la articulación o existan problemas musculares o de los nervios), así como por motivos médicos (como alergia o riesgo a la aplicación de anestesia), o porque haya una infección en la articulación o un tumor que le afecte. ¿Cuáles son los síntomas de una artrodesis? La artrodesis de una articulación produce la fusión de dos huesos que la componen y su inmovilización, lo que va a suponer una limitación en la capacidad funcional del paciente. Esta alteración en una articulación concreta repercute en el resto de articulaciones del miembro afectado. Esas articulaciones vecinas van a compensar el movimiento que pierde la articulación artrodesada, y es más evidente sobre todo en los miembros inferiores. A la larga, el sobreesfuerzo que realizan el resto de articulaciones vecinas puede suponer que estas padezcan episodios degenerativos como la artrosis más rápidamente.
Qué Obtenemos en los Estudios de Potenciales Evocados
Artículo especializado

Qué Obtenemos en los Estudios de Potenciales Evocados

Es habitual salir de la consulta del médico asustado cuando nos proponen realizarle a nuestro/a hijo/a una prueba de la que no habíamos oído hablar en su vida: los potenciales evocados (PE). Aquí te daremos unas explicaciones que seguro te tranquilizarán . ¿Qué son los PE? Los PE son procedimientos neurofisiológicos objetivos, fidedignos, reproducibles y sin riesgo para el paciente, que sirven para evaluar la integridad de las vías nerviosas sensoriales y motora nido a distintas intensidades. Las respuestas se registran con unos electrodos pegados al cuero cabelludo y lóbulos de las orejas. En la audiología infantil, los PEATC permiten tener una idea objetiva de la audición, la intensidad de su pérdida y la localización de la lesión.  Los programas de detección temprana de hipoacusias (sorderas) no serían posibles sin ellos y son un apoyo a otras pruebas diagnósticas habitualmente utilizadas para ello como, por ejemplo, las otoemisiones acústicas . Ventajas respecto a otras pruebas diagnósticas Se trata de una prueba no invasiva y cuyos resultados no se ven afectados por la sedación del paciente. Es de corta duración (suele durar una ½ hora). Permiten diagnosticar con bastante precisión la enfermedad auditiva, sobre todo en los casos en que es difícil obtener tal resultado mediante otras pruebas subjetivas (niños, pacientes simuladores, disminuidos psíquicos…). Son pruebas reproducibles y se pueden repetir tantas veces como sea necesario. Los PEATC se pueden hacer desde la edad de concepción de 26 semanas  (pero preferiblemente desde las 38 semanas) en pacientes despiertos, dormidos, sedados, anestesiados o comatosos. Inconvenientes respecto a otras pruebas diagnósticas Un resultado normal de los PEATC no lleva implícito un desarrollo normal del lenguaje, puesto que la génesis de éste es multifactorial. Una ejecución técnica de la prueba inadecuada puede relegarnos a diagnósticos incorrectos (colocación errónea de los electrodos, inadecuada sedación, etc.). Es imprescindible estar inmóvil durante la realización de la prueba. No pueden considerarse una audiometría auténtica, ya que sólo estudian los sonidos de frecuencias agudas. Potenciales evocados visuales (PEV) Sirven para explorar el funcionamiento del nervio óptico y las vías visuales cerebrales. Se procede a la estimulación visual del paciente con destellos o patrones de imágenes contrastantes que aparecen en una pantalla. Se pueden obtener en pacientes despiertos, dormidos o sedados en edades superiores a 38 semanas de edad concepcional. Permiten evaluar los signos y síntomas de pérdida de la visión en personas que no se pueden comunicar. En los casos en los que se sospeche un trastorno específico en los receptores retinianos se recomienda realizar un electrorretinograma. Potenciales evocados somatosensoriales o somestésicos (PES) Estudian las vías de las sensaciones cutáneas desde la mano o el pie, pasando por los nervios periféricos y la médula espinal (localizada en el interior de la columna vertebral), hasta llegar al cerebro. Se estimula la piel con corriente eléctrica, que el paciente siente como una especie de latidos o golpes rápidos en la muñeca o el tobillo. También puede estimularse en otros niveles, en función de los nervios a explorar. Los PES se pueden obtener en pacientes despiertos, dormidos, sedados, anestesiados y comatosos mayores de 38 semanas de edad concepcional . Potenciales evocados motores (PEM) Evalúan la integridad de la vía motora corticoespinal y bulbar, desde las motoneuronas situadas en el cerebro (en el área motora primaria) hasta el nervio mediano (brazo) o peroneo (pierna).  El estímulo para despolarizar (activar) las motoneuronas primarias o superiores es electromagnético y se administra por vía transcutánea; o eléctrico (cuando es intraoperatoriamente) mediante el uso de electrodos que se incrustan en el cuero cabelludo. S e detectan con el paciente despierto, dormido, sedado, anestesiado … El procedimiento está contraindicado en pacientes portadores de marcapasos o estimulador eléctrico vesical y/o espinal,  en historia de trauma craneal, epilepsia o en aquellos pacientes que tienen presencia de cuerpos extraños metálicos en su cuerpo. Otros: potenciales evocados miogénicos vestibulares (VEMP); VEMP oculares (OVEMP) ; los VEMP cervicales (CVEMP)… Los VEMP miden el potencial miogénico evocado del músculo esternocleidomastoideo (situado a nivel cervical), a partir de una estimulación acústica o vibratoria del laberinto del oído (lugar donde se asienta el sentido del equilibrio). En aquellos pacientes con síntomas de vestibulopatía uni o bilateral (vértigo y ataxia), los VEMP pueden resultar inequívocamente anómalos. Hay pocas publicaciones en niños con resultados consistentes y, por tanto, hoy por hoy, no se puede dar una guía basada en la experiencia respecto a sus posibles aplicaciones. Riesgos o efectos secundarios de los PE Esta prueba no entraña ningún riesgo en sí misma, es decir, no produce ninguna consecuencia negativa importante previsible. Sólo se destaca que la estimulación eléctrica utilizada en los potenciales somatosensoriales puede resultar un tanto incómoda, pero absolutamente soportable. Muy rara vez los electrodos del cuero cabelludo pueden dejar una mínima irritación cutánea que desaparece espontáneamente en pocos días.
Parálisis Cerebral
Enfermedad

Parálisis Cerebral

¿Qué es la parálisis cerebral? La parálisis cerebral es un trastorno motor, es decir, afecta al movimiento y la postura, que es persistente, secundario a una lesión no progresiva en un cerebro inmaduro, es decir, en desarrollo. Se trata de un grupo heterogéneo de patologías con causas diversas y síntomas y pronóstico variables. Se estima que afecta a 2-3 de cada 1.000 niños nacidos vivos. Es una patología grave con una afectación variable que conlleva una alteración en el desarrollo del niño. Tipos  según las causas de parálisis cerebral Según el momento y la causa que la produce puede clasificarse en: Prenatales : por alteraciones genéticas, cromosómicas, infecciones durante el embarazo, hipoxia-isquemia (falta de oxigenación y muerte celular cerebral), traumatismos, efectos de fármacos o tóxicos, o malformaciones cerebrales. Perinatales : por asfixia, traumatismo obstétrico en el nacimiento, hemorragia cerebral, infecciones o prematuridad. Postnatales : por parada cardíaca, traumatismo craneoencefálico grave o infecciones del sistema nervioso central. Tipos según los síntomas de la parálisis facial Según los síntomas que más prevalecen en el paciente, se clasifican en: Parálisis espástica : existe un aumento del tono muscular con escasez de movimientos espontáneos y según la afectación que se dé en el cuerpo se subdivide en : Hemipléjica : afecta a un lado del cuerpo, sobre todo a los miembros superiores de una sólo lado. Dipléjica : afecta a ambos miembros inferiores. El paciente tiene una inteligencia normal o límite. Tetrapléjica : es la más grave, afectando a todas las extremidades. Aparecen alteraciones visuales. Parálisis discinética : aparece disminución del tono generalizado y movimientos involuntarios en brazos y piernas. Parálisis atáxica : aparece disminución del tono muscular con alteraciones en el habla, temblor en los movimientos de las extremidades y ataxia, es decir, alteración en la coordinación de los movimientos y equilibrio con una marcha alterada. Parálisis hipotónica : poco frecuente, aparece una disminución del tono muscular. Parálisis mixta : aparecen manifestaciones mezcladas de las distintas mencionadas con el predominio de algún rasgo de ellas. Según  la gravedad de los síntomas, se ha desarrollado la clasificación GMFCS ( Gross Motor Functional Classification System ), en la que el nivel I es una mínima alteración del movimiento que permite al paciente tener autonomía para andar y correr, aumentando progresivamente la clasificación según la afectación del paciente, hasta un máximo nivel V, que corresponde a la tetraplejia espástica, en la que el paciente tiene una dependencia total de otra persona. Además de todas estas alteraciones, los pacientes suelen sufrir importantes problemas de salud , algunos de ellos derivados de la misma lesión cerebral que ocasionó la afectación del movimiento y otros derivados de la situación física, psicológica y/o social que padecen. Pueden presentar retraso mental, aunque esta asociación no es tal necesariamente. Así mismo aparecen alteraciones visuales o auditivas, problemas del lenguaje, déficit de atención, trastornos de la conducta, epilepsia, problemas de alimentación, trastornos respiratorios crónicos, dentales o digestivos. Tratamiento para la parálisis cerebral El principal tratamiento se basa en la atención a las alteraciones motoras que presenta el paciente con fármacos que disminuyan la espasticidad ( Benzodiacepinas , Piracetam , Dantroleno , Tizainidina y Baclofeno ). La rehabilitación y la fisioterapia son un tratamiento básico a lo largo de la vida del paciente y cuando es necesario se utilizan ortesis (dispositivos externos que ayudan al movimiento). La toxina botulínica se utiliza con inyecciones en los músculos afectados periódicamente (cada 6 meses) para reducir el tono muscular y evitar posturas anómalas, pudiendo así favorecer mejoras en los movimientos y el crecimiento del músculo. Pruebas complementarias del tratamiento de la parálisis cerebral La sospecha diagnóstica se realiza por los datos clínicos y exploración física . En caso de dudas diagnósticas se puede realizar una enorme lista de pruebas: análisis de sangre con determinaciones distintas (cobre o ceruloplasmina, enzimas lisosomales, ácido úrico, lactato y piruvato, anticuerpos frente a agentes causantes de infecciones, aminoácidos o ácidos grasos...etc), o determinaciones en orina (cetoácidos, ácido vanilmandélico...etc). Otras pruebas que se pueden realizar son electrocardiograma, ecografía cerebral, TAC, resonancia magnética, electromiograma y electroencefalograma, entre otras. Factores desencadenantes de una parálisis cerebral El factor desencadenante de la aparición de una parálisis cerebral es una lesión cerebral no progresiva en el transcurso del proceso madurativo de este. Factores de riesgo de la parálisis cerebral Algunos de los factores de riesgo de parálisis cerebral son: Inadecuada vacunación de la madre y/o del bebé. Prematuridad. Bajo peso al nacer y retraso del crecimiento intrauterino. Enfermedades maternas como hipertensión arterial , alteraciones de la coagulación, enfermedades autoinmunes, enfermedades tiroideas, fiebre, infecciones...etc. Alteraciones en la placenta (infecciones o alteraciones vasculares). Gestación múltiple . Intoxicación por medicamentos u otros tóxicos. Infecciones en el recién nacido. Complicaciones de la parálisis cerebral Alteraciones visuales (aparecen en un 50%). Disfunciones auditivas (se da en un 20%). Retraso cognitivo ( entre un 50-70%). Epilepsia. Alteraciones psicológicas . Problemas digestivos (dificultad en la alimentación, malnutrición, reflujo gastroesofágico y/o estreñimiento). Problemas respiratorios (aspiraciones y/o neumonías). Alteraciones bucodentales (caries y/o maloclusión dental). Alteraciones musculoesqueléticas (contracturas, escoliosis, luxación de caderas, etc). Prevención de la parálisis cerebral Prevención prenatal : consejo genético, vacunaciones adecuadas en la mujer antes del embarazo (rubéola), control obstétrico del embarazo, así como prevenir la prematuridad en el nacimiento. Prevención perinatal : asistencia correcta en el parto, tratamiento adecuado de la hipoxia (falta de oxigenación por el parto), de la hipoglucemia (disminución del azúcar en sangre), de las infecciones...etc. Prevención postnatal : vigilancia de los niños de alto riesgo, tratamiento precoz y adecuado de las infecciones en el lactante. Especialidades a las que pertenece la parálisis cerebral El tratamiento requiere un enfoque multidisciplinario por parte de pediatras, médicos rehabilitadores, fisioterapeutas, traumatólogos, logopedas, psicólogos, neurólogos, otorrinolaringólogos y oftalmólogos. Preguntas frecuentes ¿Qué es la parálisis cerebral espástica? Trastorno que afecta al movimiento y la postura en los que se produce un aumento del tono muscular con escasez de movimientos espontáneos. ¿Qué es la parálisis cerebral de carácter leve? La parálisis cerebral de carácter leve es aquella presentación de la parálisis cerebral que se manifiesta con mínimas alteraciones en el organismo que afecten al movimiento, así como escasas complicaciones que afecten al desarrollo cognitivo, los sentidos o el lenguaje . ¿Qué es la atetosis? La atetosis es un trastorno caracterizado por movimientos continuos involuntarios lentos y extravagantes de dedos y manos debido frecuentemente a una lesión en una parte del cerebro llamada núcleo estriado. ¿Qué es la parálisis flácida? La parálisis flácida es una afectación del músculo que produce una disminución de su tono con disminución y pérdida de la fuerza muscular . ¿Qué es la hipertonía muscular? La hipertonía muscular es un aumento del tono de la musculatura que se produce por una alteración en la regulación de la contracción-relajación del músculo, estando estos en estado de contracción y rigidez mantenida.
Autochequeos Que Pueden Salvar Vidas
Artículo especializado

Autochequeos Que Pueden Salvar Vidas

Tu cuerpo “habla” y dice mucho acerca de tu estado de salud. Acostumbrarse a practicar autochequeos y aprender a identificar aspectos que pueden conducir al diagnóstico precoz de una enfermedad importante es una práctica conveniente. Además, los autochequeos son rápidos y fáciles. Además de observar con frecuencia las características de nuestro propio cuerpo, no dejes de consultar jamás con tu médico aquellos signos o síntomas que hayas podido identificar como problemáticos. Diagnosticar una enfermedad a tiempo es clave para aumentar su probabilidad de curación. Los autochequeos que te proponemos en este artículo van encaminados a detectar cualquier lesión en la piel, las mamas, mucosas, así como cambios en órganos como riñones, corazón, etc. Toma nota: Autoexamen de la tensión arterial (TA): Puedes tomarte la TA en la oficina de farmacia o en casa, si dispones del aparato. Los valores considerados normales no superan el nivel 140/90 (140 de TA sistólica o “alta” y 90 de TA diastólica o, coloquialmente denominada “baja”). Si superas estos valores de forma crónica y mantenida supondría el diagnóstico de una hipertensión arterial, que debe ser atendida porque puede dañar tus arterias, corazón o cerebro. Autoexamen de las mamas: es quizá el chequeo más extendido en la población femenina. Se puede realizar cada mes, siendo el momento idóneo la primera semana del ciclo menstrual . En el caso de las mujeres menopáusicas, se puede realizar el examen idealmente el mismo día de cada mes. Lo primero es la exploración visual de las mamas en el espejo. Colócate de pie, de frente en el espejo, con los brazos en posición natural a los lados del cuerpo y observa la forma, el tamaño y la piel de las mamas (mira si hay cambios en ella como “hoyuelos”, arrugas, abolladuras o que luzca como una piel de naranja). Es importante que revises si el pezón se ve alterado (hundido). Acto seguido, presiona cada uno de los pezones con los dedos y verifica si existe secreción. Luego acuéstate boca arriba y, con los dedos de una mano, palpa suavemente, realizando círculos imaginarios y siguiendo el esquema de las agujas del reloj, la mama del costado contrario, así como también la axila . Recuerda que a veces se pueden palpar “bultos” que no son alarmantes. Autoexploración de los ganglios linfáticos a nivel de cuello, ingles, axilas, etc. nos puede ayudar a detectar, por ejemplo, problemas de tipo oncológico a tiempo. Sin embargo, no todo “bulto” en la axila será un ganglio. También podría ser un forúnculo (o infección de un folículo piloso) o un simple quiste, por ejemplo. ¡No te alarmes precozmente! Valorar el aspecto del rostro , especialmente los ojos: mírate con detenimiento al espejo con una luz adecuada. Observa cómo son tus labios, la lengua (en ella se puede valorar el grado de hidratación de una persona), la dentadura…. Y, especialmente, revisa la zona ocular, que incluye los párpados, si los ojos están irritados, su forma: “ojos saltones” pueden sugerir enfermedad del tiroides; un “ojo más cerrado” puede ser el primer signo de una enfermedad neuromuscular denominada miastenia gravis. Por otro lado, tener demasiadas “bolsas” en los párpados no siempre se deberá a un problema de cansancio o a un simple problema estético, sino que puede deberse también a un problema renal. Valorar el aspecto de la orina : la orina es un desecho del organismo que sirve para regular la homeostasis (equilibrio) interna y deriva de la filtración de la sangre por parte de los riñones. La simple y sencilla observación directa de la orina puede aportar muchos detalles de importancia como, por ejemplo, aspectos relacionados con: El color: si es demasiado amarilla puede revelar que se halla demasiado concentrada y la necesidad de ingerir más líquidos, si es rojiza o marronácea puede reflejar la presencia de sangre en la misma, como sería el caso, por ejemplo, de una infección de orina o una glomerulonefritis (enfermedad del riñón)… La cantidad (orinar frecuentemente puede indicar la presencia de infecciones de orina, diabetes, alteraciones hormonales de la hipófisis, etc). Al contrario, orinar poco puede ser debido a enfermedades cardiopulmonares, de la función renal o retenciones vesicales, entre otros ejemplos). Valorar el aspecto de las heces : El color: los colores problemáticos serían el blanco, que puede sugerir enfermedad del hígado, el rojo y el negro, y éstos dos últimos indican la presencia de sangre en las heces, que se debe estudiar. La consistencia: heces demasiado duras sugieren estreñimiento y heces demasiado blandas, diarreas. Tanto unas como otras pueden ser signo de enfermedades digestivas (como celiaquía), inmunológicas (alergia e intolerancia alimentaria), oncológicas (cáncer de colon)… Valorar características de nuestra piel (cambios de coloración, número, tardanza en cicatrizar, tamaño o regularidad de los bordes en lunares o manchas cutáneas). En el caso de que observes alteraciones, consulta sin dilación con el dermatólogo.  
Los Beneficios de Caminar
Artículo especializado

Los Beneficios de Caminar

Los beneficios que proporciona una actividad tan sencilla y fácil de realizar como caminar son múltiples. Caminar es una actividad que no tiene limitaciones en cuanto a edad y desde los más pequeños hasta los más mayores pueden salir a pasear por una ciudad, por la playa, por el campo o por la montaña. No es necesario disponer de una gran equipación, ya que unas zapatillas adecuadas y ropa que sea cómoda que permita moverse sin problemas y adaptada a la climatología es suficiente. Los motivos que llevan a alguien a plantearse caminar como un hábito más en la rutina diaria son diversos. Pueden ser tanto a nivel de salud como social o incluso psicológico , pero sea por la razón que sea la que “mentaliza” al individuo para recorrer kilómetros, será bienvenida porque todo serán beneficios. Objetivos de caminar Perder peso: para muchas personas andar es el inicio de un programa para perder peso y es que, al caminar, el impacto que reciben nuestras articulaciones es menor que el que puede suponer correr o actividades y deportes de mayor exigencia, en los que hay que desplazarse con los pies. No hay que olvidar que el sobrepeso exige a nuestro cuerpo un mayor esfuerzo y desgaste, y ello repercute en nuestras articulaciones que pueden verse afectadas de manera negativa, por eso iniciarse andando está recomendado cuando el sobrepeso es un problema para la salud. Además, y como eje de un programa para perder peso, al andar se queman calorías . Evidentemente, dependerá del ritmo al que corramos, pero siempre será mejor andar lento que quedarse sentado en el sofá de casa delante de la televisión. No hay que olvidar que no solo la velocidad a la que se ande ayuda a aumentar el consumo de calorías, sino que la pendiente del recorrido también va a tener una influencia importante. No es lo mismo andar en plano que cuando existen cuestas y desniveles que obligaran al organismo a un mayor esfuerzo. Mejorar la salud cardiaca: es, sin lugar a dudas, uno de los focos en los que los facultativos se centran en el momento en que se aconseja realizar actividad física. Ser personas activas además de seguir una dieta equilibrada y variada , son factores que mejoran la salud cardiovascular de la población general El corazón y las patologías relacionadas con éste se encuentran en todas las listas de morbimortalidad del mundo occidental, y conseguir reducir estas cifras está en las manos de cada quien, son decisiones individuales las que van a permitir tener una mejor salud cardiovascular. Nuestro corazón late a diario de media unas 100.000 veces y para que ello sea así debe estar “en forma”. Este órgano no deja de ser un músculo, un músculo con una extrema importancia para la vida, pero un músculo que necesita estar en condiciones óptimas para responder ante circunstancias tan diferentes como salir corriendo tras un autobús o subir escaleras. Ganar fuerza en brazos o piernas: los ejercicios que se realizan van dirigidos a potenciar la musculatura situada en esas localizaciones. Lo mismo debería ocurrir cuando la meta es ganar “fuerza” en el corazón, pero en este caso en lugar de levantar peso lo que se recomienda es realizar ejercicio de tipo aeróbico y caminar lo es. Para evitar sentirse fatigado el sistema cardiovascular debe de estar en condiciones favorables para ofrecer la respuesta adecuada. Si lo entrenamos se conseguirá disminuir esa fatiga y a su vez se estará preparado para situaciones más exigentes que puede ser simplemente pasar del sedentarismo a levantarse para realizar las tareas diarias. Los vasos sanguíneos también notarán estos efectos y, al estar en mejores condiciones, se previene también la aparición de la temida hipertensión arterial . Andar a una frecuencia cardiaca de entre 45-55% de la Frecuencia Cardiaca Máxima (calcula la con la siguiente formula 220-edad) es un buen consejo para empezar a andar y obtener beneficios, dedicarle 30 minutos al día es suficiente. Por otro lado, calzarse unas zapatillas y desconectar es otro de los beneficios que aporta andar. Son momentos en los que uno le puede dedicar minutos a sus pensamientos, ideas o simplemente deleitarse con el paisaje del lugar escogido para andar. Son minutos u horas en las que la mente se evade o pone en orden pensamientos que en otro momento no le es permitido. Además de los beneficios más orgánicos, no debemos olvidar aquellos en los que salir a caminar se convierte en una actividad social . Cada vez hay más clubes y grupos en los que gente conocida o no quedan para dedicarse un rato a “sumar salud”. Unirse a un grupo será una manera de abrir el abanico de amistades y conocidos que genera complicidades y permite realizar actividades que de otro modo siendo un único individuo quizá nunca se hubiera hecho.
Glioblastoma
Artículo especializado

Glioblastoma

El glioblastoma multiforme es un tipo de cáncer cerebral muy agresivo que se forma a partir de unas células llamadas astrocitos , que son células de sostén del tejido cerebral, una tipología que da soporte a las conexiones neuronales. También llamado glioblastoma sin más o glioma de grado IV, puede resultar muy difícil de tratar, y con frecuencia no se puede curar. Los tratamientos pueden enlentecer la evolución del cáncer y reducir los signos y síntomas, pero con todo, el pronóstico es infausto, con una esperanza de vida de uno o dos años aproximadamente desde el momento del diagnóstico. Incidencia y causas El glioblastoma multiforme puede aparecer a cualquier edad, pero es más frecuente que lo haga en personas adultas de una edad ya avanzada. Es un tumor poco frecuente; de hecho, la mayoría de tumores cerebrales son metástasis de otros tumores primarios. En España se diagnostican unos 1.300 casos anualmente. No existe una causa conocida responsable de la aparición de los gliomas. Menos del 5% de los pacientes con glioblastoma multiforme presentan antecedentes familiares. Algunas enfermedades degenerativas cerebrales pueden predisponer a la aparición de un glioblastoma. Por el contrario, no se ha demostrado que utilizar con frecuencia los teléfonos móviles pueda tener relación con un aumento de la incidencia de estos tumores cerebrales. ¿Cómo se manifiesta? El glioblastoma multiforme es un tipo de cáncer que se comporta de manera diferente al resto de tumores. Es un tumor altamente agresivo , en parte debido a que muchas de sus células son parecidas a las células madre, lo cual les confiere una gran capacidad para regenerarse pese a los tratamientos y seguir invadiendo el tejido cerebral adyacente. Por el contrario, pese a su agresividad, nunca genera metástasis, es decir, no se propaga a otras partes del cuerpo. Los glioblastomas multiformes son asintomáticos inicialmente y no es hasta que han adquirido un cierto tamaño que comienzan a dar síntomas, en general debido al aumento de la presión intracraneal que provocan. Estos síntomas, inespecíficos por desgracia, son: Dolor de cabeza. Náuseas o vómitos. Convulsiones. Pérdida de memoria. Cambios de comportamiento. Alteraciones del equilibrio. Incontinencia urinaria. Alteraciones de la movilidad o la sensibilidad. Alteraciones del lenguaje. Trastornos cognitivos. Alteraciones de la visión. ¿Cómo se diagnostica? El diagnóstico de este tipo de cáncer se basará en la exploración neurológica y en las pruebas de imagen que solicite el neurólogo para observar su presencia, como son una resonancia magnética nuclear, la resonancia magnética funcional, el escáner o la tomografía por emisión de positrones (PET). En ocasiones se pueden realizarse otras pruebas complementarias como electromiogramas, analíticas de sangre, flujometrías urinarias y una biopsia de la lesión, en función de su ubicación. ¿Cómo se trata? La primera opción terapéutica será la cirugía , cuyo objetivo será obtener tejido tumoral para el diagnóstico, extirpar la mayor cantidad posible de tumor y reducir los síntomas provocados por el aumento de la presión intracraneal secundaria al tumor. Se intenta resecar la mayor cantidad posible de tumor. Sin embargo, en función de su localización, se pueden ver afectadas funciones como la motilidad, la sensibilidad o el habla, de manera que los tumores no se podrán extirpar en su totalidad. Asimismo, dado que las células de un glioblastoma multiforme tienen unas prolongaciones parecidas a tentáculos que se prolongan e invaden el tejido de alrededor, es difícil extirpar estos tumores cerebrales por completo. Tras la cirugía son varias las opciones terapéuticas, como la radioterapia, la quimioterapia o la inmunoterapia mediante anticuerpos monoclonales, así como fármacos para tratar los síntomas provocados por el tumor, como corticoides o hipotensores. Con todo, el pronóstico de este tipo de cáncer tan agresivo sigue siendo poco halagüeño. Ensayos Se están llevando a cabo diferentes ensayos clínicos para hacer frente mejor a este tumor y mejora la esperanza de vida de los pacientes. Uno de estos ensayos se basa en el uso de un adenovirus , un tipo de virus como el que causa el resfriado, que modificado genéticamente para que afecte solo a las células tumorales e inyectado directamente en el tumor activa al sistema inmunitario para que este ataque y destruya las células tumorales. Se está investigando el uso conjunto de este adenovirus con fármacos de inmunoterapia para aumentar la tasa de supervivencia de estos pacientes. Otro ensayo clínico está estudiando frenar la capacidad de replicación del ADN de los tumores y por lo tanto la multiplicación de sus células. Un tercer estudio está evaluando la posibilidad de eliminar la capacidad de cambiar que tiene el glioblastoma multiforme para hacerse resistente a diferentes tratamientos de quimioterapia o radioterapia. Por último, también se está investigando la capacidad que tiene el tumor de alterar unas células que se encuentran junto a los vasos sanguíneos, los pericitos , que son claves para activar la respuesta inmunitaria. Si se pudiese impedir esa alteración, el sistema inmunitario podría detectar el tumor y combatirlo. Son varias, pues, las líneas de investigación abiertas. Confiemos en que en unos años podamos disponer de nuevas vías para hacer frente a este agresivo tumor cerebral.
Despeja Tus Dudas sobre la Hernia Discal
Artículo especializado

Despeja Tus Dudas sobre la Hernia Discal

Es la mayor causa de incapacidad en personas menores de 45 años , ¿lo sabías? ¿Y qué tiene que ver una hernia discal con una ciática? ¿Qué diferencia hay entre protusión y hernia discal? ¿Se ve una hernia discal en una radiografía? Son muchas las preguntas para formular ante esta patología tan frecuente. ¿Qué es una hernia discal? Es una enfermedad que afecta al disco intervertebral , que es una estructura cartilaginosa que se encuentra entre las vértebras confiriéndoles capacidad de amortiguación. Este disco consta de dos partes claramente diferenciadas: anillo fibroso o halo periférico y núcleo pulposo o zona central de consistencia gelatinosa, cuyo contenido es un 88% de agua. Cuando el núcleo pulposo del disco intervertebral se desplaza hacia el exterior empuja al anillo fibroso e incluso puede llegar a romperlo. Es entonces cuando el núcleo pulposo ocupa un espacio anatómico que no le corresponde y compromete las estructuras de dicha área. Cuando el desplazamiento es en dirección lateral (derecha o izquierda) producirá una ocupación del canal medular que se traduce en una compresión y/o desplazamiento de la raíz nerviosa que discurre por allí, originando síntomas neurológicos (hormigueos, pérdida de fuerza o sensibilidad). ¿Cuál es exactamente la diferencia entre protusión y hernia discal? La diferencia radica en la cantidad de disco desplazado . Si es menor del 50% del disco se llama protusión discal, mientras que si es mayor hablaremos de hernia discal. Es importante aclarar que el tamaño de la hernia no tiene correlación con los síntomas. Tiene más trascendencia la ubicación anatómica que el tamaño de la hernia. Las ubicaciones más frecuentes de las hernias discales son: región lumbar (entre los espacios L4-L5 y L5-S1, que suponen el 95% de los casos) y región cervical (entre los espacios C5-C6 y C6-C7). ¿Qué síntomas puede dar una hernia? En función de la ubicación la hernia producirá dolor en la región lumbar (lumbalgia) o cervical (cervicalgia). Se acompañará por un cortejo de síntomas asociados según la estructura anatómica que se vea comprometida por el disco herniado. Podremos encontrar una alteración de la fuerza de la extremidad, una alteración de la sensibilidad, una afectación motora (disminución de la movilidad), una radiculagia (braquialgia o ciatalgia) e incluso mal control de los esfínteres. ¿Todas las lumbalgias tienen una hernia discal de base? En absoluto. A pesar de que la lumbalgia mecánica es uno de los principales motivos de consulta en urgencias de traumatología sospecharemos una implicación discal sólo ante determinados síntomas como pueden ser la sensación de hormigueo o la dificultad para el movimiento de la pierna. En caso de detectar estos síntomas investigaremos la raíz nerviosa afectada.  Al realizar la exploración es muy probable que detectemos una disminución de los reflejos en la zona afectada. ¿Qué exploración y pruebas diagnósticas realizaremos? Ante un dolor cervical o lumbar debemos realizar un buen interrogatorio y una exploración física exhaustiva (donde podremos valorar posibles deformidades, asimetría de extremidades y alteraciones neurológicas). Se deben explorar la fuerza, los reflejos y la sensibilidad de las raíces nerviosas locales. En el caso concreto de una lumbociatalgia o ciática, aproximadamente el 90% de los casos será debido a una hernia discal que comprime una raíz nerviosa (casi siempre L5 o S1). El síntoma guía es un dolor irradiado hacia la extremidad inferior que puede llegar hasta el pie. La primera prueba diagnóstica a realizar sería una radiografía de columna, aunque no nos permitirá la visualización del disco intervertebral por ser radiotransparente. Posteriormente se solicitarán otras pruebas de imagen para completar el estudio (resonancia magnética o tomografía computarizada). La  resonancia magnética nuclear es el método de elección para evaluar la morfología del disco intervertebral. Las pruebas de imagen deben pedirse de forma inmediata ante la sospecha de patología vertebral grave. Uno de los objetivos de las pruebas de imagen es identificar a los pacientes candidatos a tratamiento quirúrgico. Debemos mencionar la electromiografía por ser la siguiente prueba diagnóstica a realizar cuando detectamos una hernia discal que compromete una raíz nerviosa. Es una prueba que nos permite estudiar alteraciones en la conducción nerviosa. Valora el sistema nervioso periférico (nervio y músculo). ¿Cuál sería el tratamiento de elección? Existen numerosas opciones terapéuticas disponibles. Sin embargo, ningún tratamiento ha demostrado ser más beneficioso que otros. El tratamiento médico puede consistir en analgésicos, miorrelajantes, corticoides, antinflamatorios …, en función de los síntomas predominantes. Otros tratamientos coadyuvantes pueden ser contemplados, como la fisioterapia y la rehabilitación. En fase de mantenimiento la práctica de natación sería de gran utilidad para tonificar la musculatura paravertebral. En dolores rebeldes al tratamiento convencional o con mala respuesta al mismo puede indicarse el tratamiento en la Clínica del Dolor (supervisado por anestesistas que suelen infiltrar el foco del dolor con agujas dirigidas por escopia). El tratamiento quirúrgico se reserva para aquellos casos en los que los tratamientos anteriores no han sido efectivos. Esta patología puede ser intervenida por el traumatólogo o por el neurocirujano. El tratamiento quirúrgico estrella es la discectomía (resección del disco herniado mediante laminectomía o hemilaminectomía). Otras opciones quirúrgicas serían la discólisis (desecación del disco con ozono), la artroplastia (fijación de dos o más vértebras consecutivas para descomprimir el disco intervertebral afecto), etc. Como ves existen múltiples abordajes terapéuticos. La tendencia es conservadora. Se descarta la opción quirúrgica en aquellos pacientes con buena respuesta al tratamiento médico. Sin embargo, se contempla la opción quirúrgica en aquellos pacientes con afectación neurológica importante y dolor invalidante. Entre ambos extremos encontramos la mayoría de los casos.
Hábitos Saludables para Evitar la Epilepsia
Artículo especializado

Hábitos Saludables para Evitar la Epilepsia

Un 1% de los niños menores de 14 años están diagnosticados de epilepsia. Es una enfermedad crónica neurológica que puede afectar a niños y adultos. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en todo el mundo hay 50 millones de personas que padecen epilepsia: es uno de los trastornos neurológicos más comunes. ¿Qué es la epilepsia? Actualmente sabemos que la epilepsia se caracteriza por crisis producidas por descargas de impulsos desordenados y generalizados de las neuronas . Son provocadas por alteraciones en el equilibrio de los neurotransmisores (sustancias que transmiten señales entre neuronas). Los griegos ya describían la epilepsia como una enfermedad divina o sagrada ( morbus divinus o morbo sacro ) ya que pensaban que sólo un dios podía ser capaz de tirar a las personas al suelo y producirles convulsiones. Según la mitología griega, Hércules padecía epilepsia y se la llamó, también, la “enfermedad de Hércules”. Hipócrates no compartía esa visión mágica y la llamó Gran Enfermedad ( morbus maior ). Los romanos pensaron que era una enfermedad contagiosa y la llamaron morbus comiciales , por el hecho de que, si una persona presentaba una crisis en un comicio, éste se suspendía y se purificaba para evitar el contagio. En la Edad Media, los epilépticos corrían con peor suerte, ya que se pensaba que estaban poseídos por espíritus o demonios. ¿La epilepsia se hereda? Hay tipos de epilepsia con una carga hereditaria muy clara . Hay muchos genes implicados. En otros tipos, la herencia no es tan evidente y la aparición de epilepsia puede ser debida a múltiples factores. Es importante tener en cuenta los antecedentes familiares en la evaluación del niño. Tipos de epilepsia Existen dos grandes tipos de epilepsia según el tipo de crisis que produzcan. A su vez, estas se pueden subdividir en idiopáticas (no sabemos la causa de la epilepsia) o criptogenéticas o sintomáticas (dónde existe una causa orgánica o lesión que justifica la epilepsia). Crisis focales o parciales: se inicia en una parte localizada del cerebro, donde las neuronas empiezan a tener una actividad desordenada. En función de la región cerebral afectada (foco epiléptico) tendrán diferentes manifestaciones clínicas o tipos de crisis. Pueden acompañarse, o no, de pérdida de conocimiento. Pueden ser de varios tipos: Crisis epiléptica focal simple : el niño presenta síntomas motores que producen sacudidas rítmicas de una parte del cuerpo durante segundos o minutos. Crisis epiléptica focal compleja : el niño presenta movimientos rítmicos de una parte del cuerpo y pierde el conocimiento, pero sin perder el tono muscular, es decir, se puede quedar inmóvil sin responder varios segundos o unos pocos minutos y se acompaña de movimientos automáticos con la boca, con las manos. El conocimiento se recupera poco a poco y queda con un estado de confusión mental que dura varios minutos. Crisis focal con generalización secundaria : sucede cuando una crisis epiléptica parcial simple o compleja se extiende desde el foco epiléptico a toda la superficie cerebral. Espasmos epilépticos: Aparecen en lactantes. Consisten en una flexión o extensión brusca del cuerpo y de la cabeza durante 1 a 5 segundos. Son muy graves y de difícil control. Crisis generalizadas: empiezan a la vez en todas las áreas del cerebro, por lo tanto, todas las neuronas realizan descargas de impulsos desordenados. Esto conlleva, irremediablemente, a una pérdida de conocimiento. Pueden ser de varios tipos: Crisis de ausencias: el niño permanece absorto e inmóvil con el conocimiento perdido y con la mirada fija durante 10 a 15 segundos. Pueden producirse movimientos oculares y parpadeo de otras partes del cuerpo. La recuperación es muy rápida y muchas veces pasan desapercibidas por su brevedad. Se repiten con mucha frecuencia, a veces varias en el día, por lo que pueden ser una causa de bajo rendimiento escolar. Crisis mioclónica: el niño presenta una sacudida brusca de todo el cuerpo o bien de una parte, sobre todo de los miembros superiores, que provocan una caída al suelo. Crisis atónica: el niño cae de forma brusca por pérdida del tono muscular y de la conciencia durante muy pocos segundos y se recupera de forma instantánea. Crisis tónico-clónica: el niño presenta una pérdida brusca de conocimiento y cae al suelo si se está de pie. Al inicio provoca rigidez de todo el cuerpo (fase tónica) y después movimientos rítmicos de todo el cuerpo (fase clónica). En las crisis generalizadas con caída al suelo el mayor peligro es que la persona (niño o adulto) se lesione durante la caída. ¿Se conocen las causas? La mayor parte de las epilepsias (siete de cada 10 casos) tienen una causa no conocida , sobre todo en los niños, y podrían ser atribuidas a: Problemas del desarrollo cerebral durante la gestación. Hipoxia (falta de oxígeno) durante o después del parto. Traumatismos craneoencefálicos. Tumores cerebrales. Encefalitis o meningitis (infecciones del sistema nervioso central). Antecedentes de epilepsia en la familia. Además de los tipos de crisis, hay síndromes ya descritos con patrones muy definidos que son típicos en la infancia, como el síndrome de West o el de Lennox-Gastaut . ¿Cómo se diagnostica la epilepsia? Tras la primera crisis convulsiva el pediatra y el neurólogo pediátrico ponen en marcha una serie de pruebas que son claves para la confirmación del diagnóstico: Historia clínica: es fundamental saber cómo fue la crisis, la edad de niño, en qué circunstancias, el tipo de movimientos y si perdió la conciencia. Los antecedentes familiares son fundamentales también. Análisis de sangre: es un estudio general importante para pautar los fármacos antiepilépticos. Electrocardiograma: es fundamental para descartar enfermedades del corazón relacionadas con la pérdida de conciencia. Electroencefalograma: es un registro de la actividad eléctrica del cerebro y que nos permite observar, objetivamente, las descargas de las neuronas. Se puede diagnosticar el síndrome epiléptico y localizar el foco. Pruebas de imagen (TAC o Resonancia magnética): en los casos que se sospeche alguna lesión cerebral, como un tumor o una malformación vascular. Estudios genéticos: en los casos que se sospeche un componente hereditario. Medidas generales para evitar las crisis y mejorar el control de la epilepsia Las medidas más importantes para evitar las crisis son las siguientes: Cumplir rigurosamente con el tratamiento pautado por el neuropediatra. Acudir a los controles regularmente y realizarse las analíticas pertinentes para evaluar si los niveles de fármacos anticomiciales son adecuados. Es importante que la familia o el adolescente anote en un calendario las crisis que va teniendo, describiendo el contexto en el que se dieron. Evitar factores desencadenantes como: Alcohol y drogas (en adolescentes). Dormir poco. Es importante seguir un horario regular de sueño. No llegar al agotamiento en cualquier actividad física. Evitar deportes bruscos o de riesgo. Evitar la hipoglucemia. En las adolescentes, la menstruación puede incrementar el número de crisis. Mirar la televisión a una distancia mínima de tres metros. Si el joven acude a discotecas, es aconsejable que se coloque de espaldas de los focos de luz. Informar al centro escolar de la enfermedad del niño. Comentar siempre al pediatra que el niño toma anticomiciales , ya que algunos fármacos, si se dan a la vez, pueden disminuir su eficacia.