Nefrología en cualquier ciudad

Consultas, pruebas y tratamientos
Consultas
Visitas presenciales con especialistas para solucionar todas tus dudas.
Ver todos
Pruebas
Por si necesitas un chequeo, una analítica, una revisión o ver si todo va bien.
Ver todos
Tratamientos
Tenemos todas las herramientas necesarias para que tomes las riendas de tu salud.
Ver todos
Servicios Savia
Regístrate y habla gratis con un Médico
¿Tienes alguna duda?. Habla gratis por chat con un Médico General.
Sin esperas ni desplazamientos
Regístrate ahora
Otros servicios Savia
Una videoconsulta con un médico especialista en medicina general.
El médico te llama para resolver cualquier duda por teléfono.
Médicos especialistas y centros

Videoconsulta médica gratis

Solo por registrarte te regalamos un mes de Savia Premium para que lo pruebes.

Reservas una cita
Preparamos la consulta
Solucionas todas tus dudas
Regístrate
Contenidos de salud Ver todos
Transplante de Hígado
Contenido de salud

Transplante de Hígado

Definición  Un trasplante de hígado es un procedimiento quirúrgico para extirpar el hígado que ya no funciona  adecuadamente y reemplazarlo por un hígado saludable de una persona recientemente fallecida o bien de un donante vivo. Esta última opción se da cuando una persona dona parte de su hígado a un paciente en particular. El hígado es el órgano interno más grande, el cual realiza varias funciones importantes, tales  como: eliminar bacterias y toxinas de la sangre, prevenir de infecciones, regular respuestas inmunes, producción de bilis (líquido amarillo- verdoso que ayuda al organismo a absorber grasas, colesterol y vitaminas solubles en grasa), así como procesar nutrientes, medicamentos y hormonas. ¿Cómo es el trasplante de hígado?  La cirugía de trasplante de hígado se realiza con anestesia general, por lo que el paciente estará totalmente dormido durante el procedimiento. El cirujano de trasplantes realiza una incisión larga en el abdomen para acceder al hígado . La ubicación y tamaño de la incisión varía conforme al paciente. El cirujano desconecta el suministro de sangre del hígado y los ductos biliares (estructuras tubulares que transportan la bilis hasta el intestino delgado) y luego retira el hígado enfermo. El hígado donante se coloca en el cuerpo sustituyendo al dañado, y se reconectan los vasos sanguíneos y los conductos biliares. Una vez que el nuevo hígado está en su lugar, el cirujano usa puntos y grapas para cerrar la incisión quirúrgica. ¿Para quién está indicado? El trasplante de hígado está indicado para: Para personas con insuficiencia hepática, cuya enfermedad no puede controlarse mediante tratamiento. Para pacientes con cáncer de hígado. Para pacientes con hepatitis fulminante (fallo hepático súbito que requeriría un trasplante urgente). ¿Por qué se realiza?  El trasplante de hígado  se realiza porque el paciente padece una insuficiencia hepática crónica de larga evolución que se transforma en cirrosis (formación de cicatrices en el hígado que reemplazan al tejido normal afectando así su función). También se puede realizar el trasplante por  algún tipo de cáncer que se origina en el hígado. Otra causa puede ser por hepatitis fulminante. En los niños, la razón más común es la atresia biliar, una enfermedad de los conductos biliares. Riesgos del trasplante de hígado  Entre los riesgos del trasplante del hígado están:  Sangrado. Infección. Complicaciones de los ductos biliares, como fugas o reducción de estos. Formación de coágulos sanguíneos. Insuficiencia del hígado donado. Rechazo del hígado donado. Ataque cardíaco o accidente cerebrovascular. Reacciones a los medicamentos. Problemas con la anestesia. Preparación  Antes de un trasplante de hígado:  Debe existir compatibilidad sanguínea del hígado donante con el paciente receptor. El médico debe realizar examen médico completo, analítica de sangre general y específica para valorar hacer el trasplante, electrocardiograma y radiografía de tórax y pruebas diagnósticas de imagen, como ecografía del hígado. Pruebas de función hepática para determinar el  pronóstico del paciente y evaluar la gravedad del hígado. Es necesario que el paciente realice una evaluación psicológica. El paciente debe seguir cualquier dieta que su equipo de trasplantes le recomiende. Compromiso absoluto en el abandono de la ingesta de alcohol. El paciente no debe fumar los días previos a la cirugía. El paciente tendrá que intentar mantener su peso en el rango apropiado. El paciente ha de seguir el programa de ejercicios que su médico le recomiende. El paciente debe estar en ayunas al menos 8 horas antes del procedimiento. Se recomienda evitar tomar medicamentos anticoagulantes y antiinflamatorios antes o después del procedimiento para evitar el riesgo de sangrado excesivo. Cómo es la recuperación del trasplante de hígado  Después de del procedimiento: El paciente permanecerá en el hospital entre 5 y 10 días.  Al principio es probable que el paciente tenga que hacerse análisis de sangre varias veces por semana y, con el tiempo, con menos frecuencia. El período de recuperación es de aproximadamente 6 a 12 meses. El paciente deberá evitar actividades físicas de contacto (boxeo, karate, baloncesto... etc), por el riesgo de impacto, dolor y serias lesiones. Sí podrá realizar deportes una vez esté recuperado bajo supervisión médica. Se recomienda que el paciente camine en el proceso de la recuperación tras la intervención quirúrgica. El paciente deberá tomar medicamentos por el resto de su vida. Los medicamentos llamados inmunosupresores evitan que el sistema inmunitario ataque el nuevo hígado. Otros medicamentos ayudan a reducir el riesgo de otras complicaciones después del trasplante. Resultados La mayoría de los pacientes que se someten al trasplante de hígado tienen una tasa de supervivencia bastante alta y pueden continuar con su vida sin ningún inconveniente.   Solo con los chequeos normales de control y un riguroso compromiso en el seguimiento, tanto en la toma de medicación como en la ausencia del consumo de alcohol. Preguntas frecuentes ¿Cómo se dona el higado?  El hígado puede venir de un donante que haya muerto recientemente y que no haya tenido lesión hepática , o de una persona sana que done parte de su hígado a una persona con el hígado enfermo. Por ejemplo, uno de los padres puede donarle a un hijo, y viceversa.  ¿Qué parte del hígado se puede donar?  Se puede donar cualquier parte del hígado . El hígado humano se regenera y vuelve a su tamaño normal poco después de la extirpación quirúrgica de la parte del órgano. ¿Cuáles son los requisitos para un trasplante de hígado? Los requisitos para un trasplante son: Que las terapias disponibles y tratamientos no hayan tenido éxito previo. Que no haya otras condiciones crónicas. Que el paciente no tenga antecedentes de haber sufrido infecciones o cáncer recientemente. Que el paciente no consuma drogas, alcohol o tabaco. La edad del paciente. Que el paciente tenga un perfil psicológico aceptable. Que el paciente pueda cumplir el régimen post-trasplante. Que el paciente tenga apoyo familiar para el seguimiento y ayuda en el tratamiento posterior. ¿Cuánto dura un trasplante de hígado?  La cirugía puede durar hasta 12 horas, dependiendo de la situación del paciente. ¿Cuál es la esperanza de vida tras un trasplante de hígado?  La esperanza de vida tras un trasplante  es elevada , hay pacientes que han superado 30 años de vida.
Diálisis
Contenido de salud

Diálisis

Definición La diálisis es un tratamiento que se basa en sustituir la función de los riñones ante un fallo renal por el cual éstos han dejado de realizar su labor. De esta forma el organismo del paciente elimina las toxinas, sustancias de desecho y líquidos que el cuerpo del paciente no puede realizar por sí solo, y se realiza de manera artificial filtrando la sangre.  ¿Cómo es la diálisis? Para que la máquina que realiza la diálisis pueda filtrar la sangre, se requiere estar en contacto con ella por lo que se coloca un acceso arterio-vascular al paciente que tiene dos conductos: uno que lleva la sangre a la máquina y otro que la devuelve.  Se acumulan 300 mililitros de sangre del paciente, que mediante una bomba se envían a la máquina para que la filtre, eliminando las sustancias de desecho y los líquidos. Una vez filtrada vuelve al cuerpo del paciente.  Los pacientes sometidos a diálisis no suelen miccionar mucho, por lo que entre las sesiones pueden ganar algunos kilos, que perderán tras la filtración de sangre por la acumulación de líquidos.  ¿Para quién está indicada?   La diálisis está indicada para pacientes cuya función renal es inferior a un 15% produciéndose lo que se conoce como insuficiencia renal, siendo la diálisis y el trasplante de riñón las únicas opciones de tratamiento.  ¿Por qué se realiza? El principal objetivo de la diálisis es suplir la función de los riñones eliminando las sustancias de desecho y los excesos de líquido que hay en el organismo, así como equilibrar el PH. Se aplica como tratamiento ante la espera de un trasplante.  Riesgos de la diálisis La diálisis intenta suplir la función renal, pero en muchas ocasiones no lo logra en su totalidad y el paciente no percibe una mejoría, y por el contrario adquiere otras enfermedades que complican el tratamiento. Las más frecuentes son: Anemia: la insuficiencia renal provoca que la sangre no genere los glóbulos rojos que debería, además las restricciones alimenticias y las continuas extracciones de sangre, reducen el hierro en la sangre y en los glóbulos rojos aumentando su ausencia y provocando la anemia.  Complicaciones nocturnas : muchas veces los pacientes que se someten a diálisis experimentan durante la noche apneas del sueño (episodios nocturnos en los que se quedan si respirar durante unos segundos mientras duermen) además de un cansancio muscular que les impide dormir.  Hipotensión, baja presión arterial que se deriva en otros síntomas y dolencias en el paciente como calambres en el abdomen y los músculos del cuerpo y en ocasiones arcadas y vómitos. No obstante, cada paciente requiere unas necesidades concretas y su estado de salud como la etapa en la que se encuentre la enfermedad y su avance determinará los riesgos del tratamiento. Preparación Una vez determinado en el diagnóstico del paciente la necesidad de someterse a diálisis, empezará a prepararse el tratamiento.  Se requiere aproximadamente un mes de preparación, ya que el cirujano deberá colocar un acceso vascular al torrente sanguíneo, que consiste en un acceso al organismo que permite que se extraiga la sangre y la devuelva filtrada. El mes previo es requerido ya que el acceso vascular debe estar curado antes de iniciar la diálisis.  Existen distintos tipos de accesos que variarán según las necesidades del paciente. El principal es la  fístula arteriovenosa, que conecta una arteria y una vena y se suele colocar en un brazo. Cómo es la recuperación de una sesión de diálisis Tras cada sesión se retiran las agujas del acceso vascular, y se aplica un vendaje compresivo para evitar que sangre.  Puedes sentir síntomas de mareos o nauseas que deben pasarse a lo largo del día. Si no presentas ningún síntomas puedes retomar tu vida diaria normal hasta la siguiente sesión.  Resultados Si el tratamiento de diálisis se aplica ante un fallo renal repentino y temporal la probabilidad de recuperación es muy elevada y al cabo del tiempo dejará de ser necesario someterse al tratamiento.  Si el fallo renal por el contrario no es fruto de una lesión repentina el paciente puede necesitar diálisis durante largos periodos, y aunque la probabilidad de recuperación es elevada deberá evaluarse cada caso, siendo los resultados muy variados según lo avanzada que esté la enfermedad y el estado de salud general del paciente.  Preguntas frecuentes ¿Es dolorosa la diálisis? La diálisis como tratamiento no produce dolor, puedes sentir molestias al colocar el acceso vascular previamente.  Si durante la aplicación el paciente padece dolores debe comunicarlo.   ¿Es para toda la vida?   En función de cada paciente puede ser de por vida o no:  Si el fallo renal es por una lesión repentina la diálisis puede ser temporal. No obstante esto no es tratamiento curativo, sino que se emplea como puente antes de realizar un trasplante de riñón o para mejorar la calidad de vida de quienes por los riesgos no pueden someterse a dicho trasplante.  ¿Cuánto dura una sesión de diálisis? Suele durar unas 5 horas cada sesión. ¿Cada cuánto hay que someterse a diálisis? Generalmente el paciente se somete a tres sesiones por semana, dejando un día de descanso entre sesión y sesión.  Puede variar según cada paciente y caso.  ¿Tengo que someterme a diálisis si solo tengo un riñón? Si el otro riñón está en buen estado de salud y el paciente tiene un dieta sana sin excesos y con mucha hidratación no es necesario someterse a diálisis.  El médico le guiará en su tratamiento y necesidades.
Transplante Renal
Contenido de salud

Transplante Renal

Definición  Un trasplante renal es una operación para colocar un riñón sano de un donante vivo o fallecido en una persona cuyos riñones ya no funcionan correctamente. El riñón trasplantado asume la función de los riñones deficientes y el paciente no va necesitar más tratamiento con diálisis (que ayuda a filtrar la sangre para eliminar los desechos del cuerpo).   Los riñones son órganos con forma de judía que se encuentran a cada lado de la columna vertebral , justo debajo de la caja torácica. Su función principal consiste en filtrar y eliminar el exceso de desechos, minerales y líquido de la sangre mediante la producción de orina. ¿Cómo es un trasplante renal? Un trasplante renal es un procedimiento se realiza con anestesia general, para que el paciente no esté consciente durante el procedimiento. El equipo quirúrgico controla la frecuencia cardíaca, la presión arterial y el nivel de oxígeno en sangre a lo largo del procedimiento .  El riñón sano se transporta en agua fría con sal o solución salina, la cual preserva el órgano hasta 48 horas. El cirujano hace una incisión en el área abdominal inferior. Se coloca el nuevo riñón dentro de la parte baja del abdomen. Los vasos sanguíneos del nuevo riñón se conectan a los vasos sanguíneos en la parte baja del abdomen, justo por encima de una de las piernas. La sangre circula a través del nuevo riñón, el cual produce orina exactamente como lo hacían sus propios riñones cuando estaban sanos. Después, el uréter del nuevo riñón, osea, el tubo que une el riñón con la vejiga,  se conecta a la vejiga. Los riñones propios se dejan en el lugar, a menos que estén causando hipertensión arterial, infecciones, o que sean demasiado grandes para el cuerpo del paciente. Por último, se cierra la herida. ¿Para quién está indicado?  El trasplante renal está indicado para: Pacientes que tengan una enfermedad renal terminal. Pacientes con insuficiencia renal. Pacientes para los cuales la diálisis ya no es una opción.  ¿Por qué se realiza?  El trasplante renal se realiza porque es el tratamiento elegido para la insuficiencia renal, de lo contrario, el paciente tendrá que usar diálisis de por vida . La enfermedad renal terminal se presenta cuando los riñones ya no eliminan desechos y exceso de líquidos ni controlan los electrolitos como el sodio, el potasio y los minerales. Los desechos dañinos se acumulan en el cuerpo. La presión arterial puede elevarse, y el cuerpo puede retener el exceso de líquidos y no producir suficientes glóbulos rojos. Al recibir el trasplante de riñón, esto ayuda al  paciente se sienta mejor, además de que este va a vivir más tiempo y va a mejorar su calidad de vida. Riesgos de un trasplante renal  Los riesgos de un trasplante renal son: Coágulos sanguíneos. Pérdidas o bloqueo del tubo (uréter) que une el riñón con la vejiga. Sangrado. Fallo del riñón donado. Rechazo del riñón donado. Infección. Una infección o cáncer transmitidos por el riñón donado. Muerte, ataque cardíaco y accidente cerebrovascular. Preparación  La preparación de un trasplante renal, antes del procedimiento, y una vez se haya encontrado un donante, es necesario: Una exploración física minuciosa. Exploraciones de diagnóstico por imágenes, como radiografías, resonancia magnética o tomografía computarizada. Análisis de sangre. El paciente debe estar dispuesto y ser capaz de tomar los medicamentos según las indicaciones y de seguir las sugerencias del equipo de trasplante. El paciente tiene que estar lo suficientemente sano y estable como para tolerar la cirugía y los medicamentos postrasplante de por vida. Se recomienda al  paciente no tomar alcohol, ni fumar días previos a la cirugía. El paciente ha de mantener su peso en el rango que se le haya recomendado, además de seguir cualquier programa de ejercicios recomendado por el médico. Cómo es la recuperación de un trasplante renal  Para la recuperación de un trasplante renal , el paciente permanecerá en el hospital de 3 a 7 días. Después de esto, necesitará control cuidadoso por parte de un médico y exámenes de sangre regulares durante 1 a 2 meses. El período de recuperación total es aproximadamente de 6 meses. Resultados  Los resultados de un trasplante de riñón son bastante efectivos . El paciente siente que tiene una mejor calidad de vida después del trasplante.  Aquéllos que reciben un riñón de un donante vivo emparentado tienen mejor pronóstico que los que lo reciben de un donante fallecido. Con la finalidad de evitar el rechazo, casi todos los receptores de trasplante de riñón tienen que tomar medicamentos que inhiban su respuesta inmunitaria por el resto de sus vidas, lo cual se denomina terapia inmunosupresora. Preguntas frecuentes ¿Qué persona puede donar un riñón?  Las personas que pueden donar un riñón son: un donante familiar vivo, emparentado con el receptor, como uno de los padres, un hermano o un hijo. Un donante no emparentado con el receptor, como un amigo o el cónyuge. Un donante muerto. Cualquiera de los donantes tiene que ser compatible con el receptor.  ¿Cuánto tiempo puede vivir una persona con trasplante de riñón?  Una persona con transplante de riñón aumentará la vida media dependiendo de la procedencia del riñón. Un riñón de donante cadáver se sitúa en torno a los 10-12 años, y de unos 15 años o más cuando el riñón procede de un donante vivo no emparentado. ¿Qué ventajas presenta el trasplante de riñón frente a la diálisis?  La ventajas del trasplante de riñón frente a la diálisis, son que tras el procedimiento el paciente hace una vida normal ya que no es necesario recibir diálisis, proceso que obliga al paciente a estar tres o cuatro días a la semana conectados a una máquina durante unas horas.  Mejor calidad de vida, menor riesgo de muerte, una dieta menos estricta y disminución del coste del tratamiento. ¿Qué es una nefrectomía?  Una nefrectomía es una operación quirúrgica en la que se extirpa total o parcialmente un riñón.
Filtrado Glumerular
Contenido de salud

Filtrado Glumerular

Definición El filtrado glomerular es una determinación analitica que permite conocer el funcionamiento de los riñones analizando una muestra de sangre venosa. Con esta muestra, y mediante la determinación de otros parámetros como la creatinina, y teniendo en cuenta la edad del paciente se calcula el valor de filtrado glomerular (el glomérulo es una parte del riñón en la cual se produce el filtrado de la sangre). Tipos de filtrados glomerulares El filtrado glomerular se realiza mediante una analitca de sangre, a la cual y teniendo en cuenta diferentes factores, se aplican unas fórmulas matemáticas diferentes que  nos dan valores estimativos del filtrado: Cockcroft-gault. Tiene en cuenta la creatinina, el peso, el sexo y años. Es un sistema que hoy no se usa más que para investigacion. MDRD. (Modification of diet in renal disease). Se usa la albúmina, la creatinina, la urea, la edad, la raza y el sexo. MDR. Estimación del filtrado glomerular en relación a creatinina, edad y sexo. De estas tres fórmulas las más usada a nivel clínico es la tercera por su fácil cálculo. Preparación No se necesita ninguna preparación previa para el análisis del filtrado glomerular. Será necesario no tomar antibióticos dos días antes de la analitica, ya que puede alterar el valor del filtrado glomerular. Cómo se realiza un filtrado glomerular La determinación del filtrado glomerular se realiza extrayendo sangre mediante la punción de una vena y su posterior análisis en el laboratorio. Teniendo en cuenta el valor de la creatinina que tiene esta sangre expresada en miligramos por mililitro, la edad del paciente, el sexo y la raza del paciente, se aplica la fórmula matemática que permite hallar el filtrado glomerular estimado . Complicaciones de un filtrado glomerular La complicación posible del filtrado glomerular puede ser el derivado de la extracción de sangre. El paciente puede presentar hematoma en la zona de la punción . En personas muy sensibles se puede producir un leve mareo por la extracción de sangre, la persona se recuperará rápidamente permaneciendo tumbada unos minutos. Resultados Los resultados del filtrado glomerular se tienen disponibles en 2-3 días. El valor normal está cuando los resultados son iguales o mayores a 60 ml/min (mililitros por minuto). Por debajo de este valor se considera que puede haber una insuficiencia renal (los riñones no funcionan bien), pero este resultado precisa de un nuevo control pasadas unas 8 semanas para confirmar su anormalidad. Preguntas frecuentes ¿Cuál es el valor normal del filtrado glomerular? El valor normal del filtrado glomerular es el que se halla por encima de 60 ml/min. Se considera óptimo entre 90 y 120 ml/min . Entre 45 y 59 se dice que hay una insuficiencia renal leve, siempre y cuando el valor se repita en comprobación analitica pasados unas 8 semanas. Se considerará insuficiencia renal moderada si está entre 30 y 44 ml/min, grave si está entre 15 y 29 ml/min y severa por debajo de 15 ml/min. ¿Qué es el filtrado glomerular estimado? El filtrado glomerular estimado es cuando se aplica la fórmula matemática que solo tiene en cuenta la creatinina sanguínea, la edad  y el sexo del paciente. Es un valor reproducible que permite conocer de forma muy aproximada como están funcionando los riñones. Es la prueba que se realiza en la  clínica habitual. ¿Qué es Mdrd? El MDRD es una ecuación matemática que permite estimar el valor del filtrado glomerular, esta ecuación matemática se desarrolla con estudios que relacionan a personas con ERC (enfermedad renal crónica) en diferentes grados. Esto da lugar a que sea más imprecisa que el filtrado glomerular estimado en valores superiores a 60 ml/min de filtrado. Estas imprecisiones pueden dar lugar a que se someta a personas no enfermas a pruebas diagnósticas innecesarias. También puede originar que ciertas pruebas potencialmente nefrotóxicas (dañan al riñón) no se hagan. Es una prueba que prácticamente no se utiliza en el momento actual. ¿Qué es el FG? El filtrado glomerular es la capacidad que tienen los glomérulos (vasos sanguíneos situados en el riñón que actúan como filtro) de limpiar la sangre de impurezas en el riñón, eliminando estas a través de la orina.  Se habla de filtrado glomerular normal cuando es de entre 90 y 120 ml/min. Hay que tener en cuenta que la sangre que filtrará los riñones a lo largo de un día es de unos 180 litros. ¿Por qué se da un aliento urémico? El aliento urémico se produce por que el riñón pierde su función de filtro y las sustancias ricas en amoniaco que deberían eliminarse por la orina no se eliminadas.  Produce un olor característico a amoniaco. Además de presentarse el aliento urémico en la analitica de sangre se observará un aumento de la urea y de la creatinina.
Diálisis Peritoneal
Contenido de salud

Diálisis Peritoneal

Definición La diálisis es un tratamiento mediante el cual se realizan las funciones de depuración de la sangre cuando los riñones no son capaces de realizar dichas funciones . La diálisis peritoneal es un tipo de diálisis que, para producir la depuración de la sangre , emplea como filtro una membrana del cuerpo humano que cubre las vísceras del abdomen llamada peritoneo y un líquido específico que se introduce dentro del abdomen, y que se vuelve a sacar con las sustancias de deshecho. Se llama intercambio a cada proceso en el que se mete y se extrae el líquido de diálisis para realizar la depuración de la sangre. ¿Cómo es la diálisis peritoneal? Para que esa membrana anteriormente mencionada (peritoneo) se puede usar como filtro depurador de los elementos que deben eliminarse del organismo, se debe colocar al paciente un catéter (como un tubo pequeño) dentro del abdomen, mediante una cirugía menor . Por ese catéter se introduce un líquido llamado líquido de diálisis, que permanece dentro de la cavidad abdominal durante un tiempo determinado (varias horas).  Desde los múltiples vasos sanguíneos que tiene esa membrana, el peritoneo, el líquido de diálisis es el encargado de atraer a las sustancias tóxicas y de desecho de la sangre que atraviesan la membrana. Posteriormente se extrae ese líquido introducido junto con las sustancias de deshecho a través del mismo catéter por el que se introdujo. La diálisis peritoneal se suele realizar en el domicilio. Para ello, en las unidades de diálisis de los hospitales se forma a los padres de los niños enfermos de forma precisa para que puedan llevarla a cabo. Los cambios del líquido de diálisis se hacen de forma manual, unas 4 o 5 veces repartidas al largo del día con intervalos de varias horas . En ocasiones, se realiza por medio de una máquina automática que permite programarla para que los distintos intercambios se puedan hacer a lo largo de la noche mientras el niño duerme. Si se realiza así, el número de veces que hay que renovar el líquido peritoneal es mayor y el tiempo que este líquido permanece dentro del abdomen es menor. ¿Para quién está indicada? La diálisis peritoneal a veces se puede instaurar como tratamiento puntual en patologías que desencadenan la mala función de los riñones, hasta que éstos se recuperen y vuelvan a funcionar. También se puede usar como tratamiento en otras patologías en las que es importante hacer una depuración más rápida y efectiva del organismo. Por ejemplo: Cuando hay sobrecarga de líquidos en el cuerpo de forma aguda (en el Edema agudo de pulmón, la insuficiencia cardíaca congestiva, la hipertensión arterial que no responde a otros tratamientos, etc.). Para regular alteraciones graves de los iones del organismo. Para la eliminación de sustancias que están produciendo una toxicidad en el organismo (como etanol, antibióticos como los aminoglucósidos, etc). Otras veces se usa como paso anterior hasta que se pueda realizar un trasplante de riñón. Por último, en determinados pacientes se debe usar durante toda su vida porque padezcan enfermedades renales que provocan su mal funcionamiento y que no se pueden revertir. Son pacientes con insuficiencia renal crónica en estadios muy avanzados. ¿Por qué se realiza? Se realiza cuando es necesario hacer una filtración de las sustancias de deshecho y líquido que el organismo debe eliminar , y se necesita porque la patología que se padece requiere de un “riñón externo” que lo realice. Riesgos de la diálisis peritoneal Los posible riesgos o complicaciones que se pueden dar son: El desplazamiento del catéter de su correcto emplazamiento en el abdomen. La infección del orificio de salida del catéter. Infección dentro del abdomen. La salida de líquido entre la piel y el catéter. Preparación Durante el tratamiento el nefrólogo les irá indicando a los padres cómo debe de ser la dieta que realice el niño, el número de proteínas que debe tener y las calorías según la situación clínica del paciente. Debe ser baja en sal y potasio, y con una ingesta controlada de los líquidos que ingiere. Todo eso será revisado en cada consulta de control por el nefrólogo, que pauta las correcciones que haya que hacer en la dieta e indicará los tratamientos farmacológicos que debe tomar el paciente. Cómo es la recuperación de la diálisis peritoneal A pesar de las limitaciones que se pueden tener por el hecho de necesitar realizar el proceso de intercambio varias veces al día , en situaciones de tratamiento crónico y domiciliario, permite desarrollar una vida al niño prácticamente normal. Resultados Con la diálisis peritoneal se realiza una función fundamental para la supervivencia: conseguir eliminar sustancias que deben ser eliminadas del organismo y mantener una adecuada concentración de sales y líquidos en la sangre . Preguntas frecuentes ¿Qué es la hemodiálisis? Es un método de depuración artificial de la sangre, como un riñón artificial mediante el cual, la sangre que se extrae del cuerpo pasa a través de una membrana encargada de filtrarla, lo que hace con ayuda de un líquido especial llamado líquido de diálisis. Una vez filtrada se hace que regrese al cuerpo de nuevo. Este proceso se lleva a cabo con la realización de una fístula o comunicación arteriovenosa en el cuerpo del paciente por donde se le extrae la sangre a filtrar y se le devuelve ya filtrada, o por medio de un catéter (tubito) venoso que se coloca en el paciente. ¿Cuáles son los diferentes tipos de diálisis? Los tipos de diálisis son: Hemodiálisis. Diálisis peritoneal: Diálisis peritoneal continua ambulatoria Diálisis peritoneal automatizada: intermitente, continua, continua cíclica, optimizada, asistida y adaptada. ¿Qué es la hemofiltración? La hemofiltración es una técnica de depuración extrarrenal de la sangre que se suele realizar cuando los riñones no funcionan y el paciente está inestable o grave. Se realiza de forma continuada y por medio de un proceso de ultrafiltración: se lleva la sangre corporal fuera del organismo de una forma constante y se le hace pasar a través de un filtro o membrana en el que la depuración de agua y sustancias se lleva a cabo por un proceso bioquímico llamado convección. Esta técnica de depuración no utiliza líquido de diálisis. ¿Qué es la diálisis renal? La diálisis es un procedimiento cuyo fin es sustituir a los riñones cuando estos no son capaces de realizar sus funciones de purificar y limpiar la sangre. ¿Qué es la diálisis peritoneal A? Es la diálisis peritoneal automatizada, una diálisis que se lleva a cabo por máquinas llamadas cicladoras, y que se utilizan, sobre todo, para realizar los procesos de diálisis mientras el paciente duerme.
Diálisis, Qué es y Consecuencias
Artículo especializado

Diálisis, Qué es y Consecuencias

La diálisis consiste en un procedimiento que suple la función renal cuando, por diferentes causas, los riñones están dañados. Mediante la diálisis se logran eliminar varios productos de desecho que se excretan con la orina, así como el exceso de líquido de la sangre. Qué pasa cuando los riñones fallan Cuando los riñones fallan por infecciones de repetición, lesiones, afectación por hipertensión arterial, colesterol, diabetes, glomerulonefritis, obstrucciones de la vía urinaria, aporte insuficiente de sangre u otras muchas causas, su función se debe suplir, dado que es el mecanismo del cuerpo humano para deshacerse de sustancias que, de acumularse en la sangre, como la urea, pueden ser tóxicas y poner en peligro la integridad del paciente o incluso su vida. Los riñones, una vez fallan, ya sea uno o ambos, en general no se recuperan. Cuando es un riñón el que falla el otro puede compensar en parte y llevar a cabo el trabajo que en condiciones de salud harían los dos. Sin embargo, esta misma sobrecarga de trabajo puede a la larga dañar el riñón sano y hacer que la función renal de excreción se vea mermada hasta llegar a unos niveles que pongan en riego al paciente. Cuando esto se produce hoy en día disponemos de dos opciones terapéuticas: la diálisis y el trasplante renal. Cuándo se recurre a la diálisis No todos los pacientes son candidatos a un trasplante renal, que es la solución ideal. Asimismo, existe una lista de espera para recibir un trasplante y mientras la función renal tiene que llevarse a cabo. Es en estas dos situaciones cuando entra en juego la diálisis, que se tendrá que realizar durante toda la vida, o hasta que se pueda someter a la persona a un trasplante de riñón. Tipos de diálisis Existen dos tipos de distintos de diálisis: la hemodiálisis, la más habitual, y la diálisis peritoneal. La elección de una modalidad u otra se basa, en la mayoría de los casos, en criterios puramente médicos, mientras que en ocasiones es el paciente quien puede escoger entre ambas opciones.          La hemodiálisis consiste en filtrar la sangre de forma periódica para depurar y extraer el líquido sobrante. Se extrae toda la sangre del paciente, se la hace pasar por un filtro (dializador) para depurarla y, una vez limpia, se introduce de nuevo en el cuerpo. o     Para poder llevar a cabo este proceso se necesita disponer de unos vasos sanguíneos que permitan extraer un gran flujo de sangre hacia la máquina de diálisis. Las venas y arterias a las que tenemos acceso tienen un calibre pequeño de manera que lo que se hace es crear una fístula arteriovenosa (FAVI) a través de la cual se accede a la extracción y reinserción de la sangre. La creación de la FAVI la llevan a cabo los cirujanos vasculares en el quirófano, y se debe realizar antes del inicio de la hemodiálisis. Entre un mes y un mes y medio después de la intervención la vena conectada a la arteria habrá crecido lo suficiente para permitir pinchar en ella de manera repetida durante las sesiones de hemodiálisis. o     Si se tiene que realizar la diálisis de forma urgente y no da tiempo a realizar la FAVI se puede llevar a cabo la hemodiálisis a través de un catéter vascular que se coloca a nivel yugular o femoral. Este acceso es provisional hasta que se pueda hacer la FAVI, dado que tiene mayor riesgo de infecciones. Sin embargo, si por problemas intrínsecos al sistema vascular del paciente no se le puede someter a la creación de la FAVI será el único mecanismo para poder realizar la hemodiálisis. o     El paciente se tendrá que someter a la hemodiálisis tres días a la semana en días alternos, descansando el fin de semana, en sesiones que pueden durar entre tres y cinco horas. El tratamiento se puede llevar a cabo en las unidades de diálisis ambulatorias o si es posible en el domicilio. A nivel domiciliario el paciente se ahorra el desplazamiento hasta el hospital y permite una mayor flexibilidad de horarios. El paciente debe contar con personas que puedan asistirle y se les debe formar para que puedan llevarla a cabo. o     Durante la hemodiálisis se puede notar una sensación de mareo al bajar la presión arterial. Tras finalizar la sesión durante unas horas los pacientes pueden tener una cierta sensación de cansancio que acaba cediendo, del mismo modo que el mareo que se puede tener durante la sesión por la bajada de tensión arterial puede darse tras el procedimiento          La diálisis peritoneal se basa en el mismo mecanismo que la hemodiálisis, pero en vez de utilizar el dializador se emplea el peritoneo, que actúa de membrana natural. Se debe colocar un catéter peritoneal mediante una intervención quirúrgica y una vez colocado se puede iniciar la diálisis peritoneal. o     Las sesiones consisten en la introducción del líquido de diálisis dentro de la cavidad abdominal mediante el catéter y se deja que durante unas horas las sustancias tóxicas y el líquido sobrante pasen de del peritoneo al líquido. A continuación, se extrae el líquido y se vuelve a llenar la cavidad abdominal con líquido de diálisis limpio. o     Tras una formación de unas semanas al paciente, que se llevará a cabo en el hospital, la diálisis peritoneal se puede realizar en el domicilio. La introducción y extracción del líquido puede hacerse de manera manual, lo cual requiere que el paciente haga el llenado y vaciado tres a cuatro veces al día, o de manera automática mediante una máquina que bombea el líquido a la cavidad abdominal y lo extrae durante 8-10 horas y que se suele realizar mientras el paciente duerme. La entrada de líquido puede causar una distensión abdominal molesta, sobre todo durante las primeras semanas del tratamiento. o     La diálisis peritoneal, a diferencia de la hemodiálisis, se debe realiza cada día. Sin embargo, los efectos secundarios de la hemodiálisis como los mareos, el cansancio o la bajada de la presión arterial ocurren en muy contadas ocasiones. Sea como fuere, ambas opciones comportan que el paciente tenga que hipotecar gran parte de su tiempo para someterse al procedimiento de diálisis. Las unidades de nefrología de los hospitales cuentan con equipos multidisciplinares de médicos, enfermeras, nutricionistas y fisioterapeutas que acompañan a los pacientes durante todo el proceso de la diálisis y realizan exhaustivos controles periódicos.
Insuficiencia Renal: Detección precoz y su importancia
Artículo especializado

Insuficiencia Renal: Detección precoz y su importancia

La insuficiencia renal es una enfermedad crónica y evolutiva cuyo estadiaje evoluciona de forma variable de una persona a otras y en función de la causa que la ocasione. Se trata de un problema mundial de salud pública que afecta a más de un 10% de la población adulta . Cómo se manifiesta Puede tener diferentes manifestaciones clínicas entre las cuales destacan la hematuria (presencia de sangre en la orina), los edemas (acumulación de líquido intersticial) y la hipertensión arterial. Sin embargo, la función renal alterada tarda en manifestarse en una analítica o en un uroanálisis y suele detectarse en una revisión rutinaria. Una insuficiencia renal puede instaurarse de forma aguda ante un fracaso renal agudo o de forma progresiva ante una enfermedad de evolución crónica. Generalmente, al hablar de insuficiencia renal solemos referirnos a insuficiencia renal crónica. Es muy importante recalcar que la detección precoz de la insuficiencia renal mejora su morbilidad. Causas y síntomas de la insuficiencia renal Existen muy diferentes causas de enfermedad renal crónica siendo la hipertensión  y la diabetes las principales. La lesión renal incipiente se detecta con la aparición de  albúmina en orina   y/o la reducción progresiva de la tasa de filtrado glomerular . En sus primeras etapas, el daño renal no ocasionando ningún síntoma , pero a medida que se deteriora la función renal empiezan a aparecer los síntomas y a manifestarse claramente en la analítica. En general, el primer indicador de posible lesión renal es la excreción de albúmina en orina, por lo que su determinación está recomendada en los pacientes de riesgo (hipertensos, diabéticos, hepatópatas…). Diagnóstico Para detectar a los pacientes con alto riesgo de progresar a insuficiencia renal habría que establecer el grado exacto de daño glomerular mediante una biopsia renal, pero se trata de un método invasivo no indicado ni recomendado en todos los pacientes. El análisis de otros parámetros urinarios está en proceso de investigación, de forma que pueda detectarse el daño glomerular incipiente (se trata de la detección de biomarcadores como proteínas específicas en orina). La posibilidad de utilizar biomarcadores urinarios para detectar el daño glomerular temprano abre nuevas posibilidades diagnósticas, siendo una prueba complementaria fácil de realizar (con sólo la obtención de una muestra de orina). Existen otros parámetros sanguíneos cuya alteración puede sugerir lesión renal:          Electrolitos: sodio, potasio, bicarbonato… Normalmente, una disfunción o enfermedad renal ocasiona un desequilibrio electrolítico que afecta el pH sanguíneo. Si la función renal empeora, puede desarrollarse una acidosis  metabólica.          Iones: fósforo, calcio… Un fósforo elevado y un calcio disminuido son sospechosos de lesión renal.          Albúmina: una baja concentración en sangre y alta en orina puede indicar que los riñones no pueden evitar su pérdida por la orina.          Urea y creatinina: un aumento de estos valores en sangre sugiere disfunción renal por cualquier situación que disminuya el aporte de sangre hacia los riñones.          Anión gap: un resultado elevado puede indicar un exceso de ácido  en sangre (acidosis) que se asocia a enfermedad renal, aunque puede deberse a otras causas. Control de la enfermedad Los pacientes renales son controlados habitualmente por el médico de familia y periódicamente por el nefrólogo. Es importante controlar sus parámetros renales con asiduidad pues nos permiten conocer la función renal. En el momento en que el paciente es catalogado como nefrópata deben contemplarse unas consideraciones especiales en cuanto a la prescripción médica y a restricciones en la ingesta. En determinados fármacos debe hacerse un ajuste de dosis para evitar su acumulación por su alteración en el filtrado renal (que provocaría un acúmulo de fármaco en sangre). En conclusión, ante cualquier hallazgo patológico en orina o sangre sugerente de lesión renal debe iniciarse un estudio de despistaje. Algunas de las pruebas complementarias que se realizan para el estudio renal serían: el análisis de la orina recogida durante 24 horas (para conocer el grado de disfunción renal), la ecografía renal, la biopsia renal, el TAC…. Asimismo, además de etiquetar la insuficiencia renal y su grado, debemos realizar el estudio completo para identificar la causa subyacente. El diagnóstico de insuficiencia renal nos influirá en el tratamiento de este paciente de por vida. El objetivo será enlentecer la progresión de la insuficiencia renal.
Insuficiencia renal
Enfermedad

Insuficiencia renal

¿Qué es la insuficiencia renal? La insuficiencia renal se produce cuando los riñones dejan de funcionar de manera correcta , produciendo un efecto negativo en el organismo. Los riñones tienen la función de filtrar la sangre y así limpiarla de cualquier exceso de líquidos, minerales u otros desechos, que son eliminados al exterior a través de la orina. También producen hormonas que estimulan la producción de glóbulos rojos en la médula ósea y fortalecen los huesos mediante la regulación en la excreción del calcio y la vitamina D. Cuando esta función falla, se produce un desequilibrio en la composición química de la sangre y se produce un exceso de creatinina y urea. El resultado puede ser fatal sino se trata. Tipos de insuficiencia renal La insuficiencia renal puede diferenciarse en: Insuficiencia renal crónica: se debe a la pérdida lenta de la función de los riñones. En ocasiones, no se detectan los síntomas hasta que la función renal está muy afectada. Puede estar causada por otras enfermedades como la diabetes o la hipertensión arterial. Insuficiencia renal aguda: es la pérdida repentina de la función renal. Los niveles de desecho acumulados pueden ser nocivos al no poder ser eliminados. Suele estar causada por una disminución de flujo de sangre en los riñones, infecciones, por ciertos medicamentos o por los contrastes utilizados en radiología, entre otros. Es más común en pacientes enfermos y hospitalizados. Se trata de una situación que suele ser reversible si se trata con rapidez. Causas de la insuficiencia renal Las causas de insuficiencia renal crónica pueden ser, entre otras:   Diabetes e hipertensión arterial, son la causa más común Lesión renal o daño en los vasos sanguíneos Enfermedades renales congénitas como poliquistosis renal Infecciones Enfermedades como Lupus, cáncer, HIV y otras enfermedades inmunológicas Cálculos renales Ciertos productos químicos y abuso de sustancias tóxicas Algunos medicamentos Retorno de la orina al riñón Las causas de la insuficiencia renal aguda pueden ser, entre otras: Disminución del flujo de sangre en los riñones debido a una disminución en la presión arterial, hemorragia, insuficiencia hepática, deshidratación o diarrea severa Grandes quemados Lesión renal Bloqueo de los uréteres, encargados de llevar la orina desde los riñones a la vejiga Reacciones alérgicas severas Medicamentos AINEs (ibuprofeno, aspirina o naproxeno), antibióticos, contrastes radiológicos, quimioterápicos, etc. Síntomas de la insuficiencia renal Los síntomas de una insuficiencia renal pueden ser: Retención de líquidos que se refleja en la hinchazón de tobillos, pies y piernas Disminución en el volumen de orina y, en ocasiones, ausencia de orina o, por el contrario, un exceso de orina Cansancio, debilidad o fatiga Confusión y desorientación Náuseas Alteración en el ritmo cardíaco Convulsiones o coma en casos graves Dolor de pecho Sabor metálico en la boca y un olor a amoníaco Picor de piel Tratamiento de la insuficiencia renal El tratamiento de la insuficiencia renal puede ser: Medicación para poder mantener los niveles correctos de vitaminas y minerales en sangre No fumar, ni consumir drogas o alcohol. Asegurar un flujo de sangre estable para que el riñón recupere su función mediante transfusiones Intervención quirúrgica para extraer cálculos o piedras renales o ureterales Control de otras enfermedades crónicas que pueden interferir e intentar mantener cifras de tensión arterial y azúcar en niveles normales Diálisis en los casos más agudos o en aquellos en que los tratamientos convencionales no funcionan. (La diálisis consiste en sustituir al riñón por una máquina que realiza su función. Para ello, es necesario que la sangre de la persona pase, a través de unos tubos conectados a una vena del paciente, a una máquina de dializar donde una vez se filtran los desechos retorna de nuevo al paciente, limpia.   La diálisis puede ser temporal, hasta que los riñones recuperen su función de nuevo o continua durante toda la vida o hasta que se pueda realizar un trasplante de riñón.) Trasplante renal, solo en casos concretos Pruebas complementarias de la insuficiencia renal Algunas pruebas complementarias de la insuficiencia renal son: Análisis de sangre y orina con determinaciones específicas de la función renal Ecografía renal Resonancia magnética de los riñones TAC  o escáner Gammagrafía renal Biopsia renal Urografía Factores desencadenantes de la insuficiencia renal Los factores que pueden desencadenar una insuficiencia renal pueden ser todas las causas anteriormente descritas que afectan de manera directa al funcionamiento de los riñones, como son enfermedades como la diabetes o hipertensión, lupus, cálculos renales, abuso de sustancias tóxicas, de ciertos medicamentos como quimioterápicos o contrastes radiológicos, entre otros. Factores de riesgo de la insuficiencia renal Los factores de riesgo de una insuficiencia renal son: Edad, a partir de los 50 años Antecedentes familiares Padecer alguna enfermedad como diabetes, lupus, hipertensión arterial, problemas cardíacos o renales Obesidad Consumo de alcohol y drogas Abuso de AINEs como aspirina, ibuprofeno o naproxeno Pacientes hospitalizados, generalmente en cuidados intensivos Raza, los nativos americanos, hispanos, afroamericanos y asiático-americanos tienen más probabilidades de padecer enfermedades renales Complicaciones de la insuficiencia renal Entre las complicaciones de la insuficiencia renal se pueden destacar: Anemia Demencia Daño en los nervios de piernas y brazos Acumulación de líquido en pulmones Elevación de los niveles en sangre de fósforo o potasio Insuficiencia hepática Edemas Desnutrición Riesgo elevado de fracturas óseas Aumento de las infecciones Prevención de la insuficiencia renal La insuficiencia renal es una enfermedad que no se puede prevenir, pero si se tiene algún factor desencadenante sí se puede evitar que el riñón deje de funcionar correctamente. Para ello, se debe llevar una dieta saludable, realizar ejercicio físico, controlar el peso, y llevar un buen control de la diabetes e hipertensión arterial. También, evitar el consumo de alcohol y drogas. Hacer un uso responsable de la medicación que receta el médico y no automedicarse. Es preciso acudir al médico cuando se presente algún síntoma. Especialidades a las que pertenece La insuficiencia renal es una patología que tratan los médicos especialistas en nefrología (enfermedades del riñón). Preguntas frecuentes ¿Cuál es la mejor forma de cuidar los riñones? La mejor forma de cuidar los riñones es llevar una vida saludable. Realizar ejercicio físico y comer sano y equilibrado reduciendo el consumo de sal, grasas, alcohol y tabaco. También, evitar tomar muchos antiinflamatorios. ¿Cuáles son las causas de la insuficiencia renal? Entre las causas que desencadenan una insuficiencia renal están las enfermedades como diabetes, hipertensión o lupus. También, piedras en riñón y uréteres, disminución del flujo de sangre en los riñones, grandes quemaduras, deshidratación, y diarrea, entre otras. ¿Qué es la creatinina y para qué sirve? La creatinina es un producto de desecho que proviene de las proteínas de la dieta y de la descomposición normal de los músculos del cuerpo. La creatinina pasa por los riñones y es eliminada por la orina. Cuando el riñón deja de funcionar, los niveles en sangre aumentan. ¿Qué y cuáles son las consecuencias de la insuficiencia renal? Las consecuencias de la insuficiencia renal son la retención de líquidos, cansancio, fatiga, anemia, problemas hepáticos, patologías cardiovasculares, cambios en el volumen de orina, alteraciones del ritmo cardíaco, picor de piel o mal sabor de boca, entre otras. ¿Qué causa las piedras en el riñón? Las piedras en el riñón están causadas por depósitos de sales y minerales presentes en la orina y que forman cristales que se eliminan por el riñón. Se van depositando varias capas alrededor de un núcleo y son eliminadas al exterior. Pueden medir desde escasos milímetros a varios centímetros.
Escozor al Orinar
Síntoma

Escozor al Orinar

¿En qué consiste el escozor al orinar? El escozor al orinar es la sensación de ardor o picor que se produce cuando se emite orina a través de la uretra . Algunos pacientes también lo describen como una sensación de escalofríos con la micción. ¿Tienes dudas?  Regístrate ahora  en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta. Posibles causas del escozor al orinar El escozor al orinar se produce por la inflamación e irritación de la uretra . Las causa más frecuente de ello es la infección de orina y la segunda causa son los cálculos renales o la presencia de cristales en esta. Diagnóstico del escozor al orinar ¿Qué puede ser? Cuando hablamos de escozor al orinar se debe sospechar de un proceso infeccioso . En mujeres se puede tratar de una cistitis. La cistitis es la infección de orina o infección de vías bajas , en ella hay una colonización de bacterias en la orina, además de por procesos bacterianos, se puede producir también por infecciones por hongos. Las infecciones de transmisión sexual pueden dar lugar a uretritis , que produce también escozor al orinar. Otra causa de escozor en la orina es la presencia de arenilla o cálculos en la orina que al pasar a través de la uretra presentan molestias a dicho nivel. En hombres las causas de las infecciones de orina pueden ser las uretritis gonocócicas o no gonocócicas , además de estas enfermedades, puede haber otras de transmisión sexual como son las clamidias. Las infecciones de orina pueden dar lugar a estos síntomas, ya sean bacterianas o por hongos, y también los cálculos en la orina al igual que en la mujer, pueden dar lugar a esta sintomatología. Las pruebas a realizar para llegar a un diagnóstico de certeza  serán una tira de orina, en la cual se puede ver el Ph de la orina, también si hay nitritos, leucocitos y eritrocitos que pueden ser señas de infección de orina, aunque lo normal es hacer un cultivo y un antibiograma de la orina . En muchos casos en los que los pacientes están muy molestos, se puede comenzar a poner tratamiento de forma empírica. El cultivo de orina permite conocer qué germen produce la infección, entre ellos estarán las bacterias y entre estas la más común es la Escherichia coli , aunque también las Pseudomonas y Klebsiellas pueden ser frecuentes. Cuando realizamos un cultivo podemos tener un antibiograma que nos permite conocer qué antibiótico será el más eficaz o conocer qué hongo lo produce. Para descartar la arenilla o bien el cálculo se realizará un sedimento con resultado anormal , pudiendo ver los cristales en la orina. Ante la sospecha de un cólico renal será necesario realizar una ecografía o una urografía intravenosa para tratar de localizar el cálculo , valorando si está produciendo una obstrucción de orina. ¿Tienes dudas?  Regístrate ahora  en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta. Tratamiento del escozor al orinar ¿Qué hacer? Cuando un paciente presenta escozor al orinar debe acudir a su médico , quien le pondrá el tratamiento más acorde al proceso que presente. El paciente antes de acudir al médico puede comenzar a aumentar la cantidad de agua a beber, esto hace que se produzca mayor orina y que esté más diluida, por lo que el escozor será menor. Cuando realizamos un antibiograma y localizamos una infección de orina se deberá poner un antibiótico. Son muchos los antibióticos a usar pero algunos de los más comunes son la Fosfomicina , que se da en dosis de 2 ó 3 gramos cuando el proceso infeccioso es único y no se repite con frecuencia, el Sulfametoxazol , la Amoxicilina con clavulánico o las Quinolonas son otros de los fármacos a usar. En el caso de hongos este será tratado con Fluconazol durante 7 días. Cuando hay presencia de arenilla sin tener infeccion de orina , se va a indicar al paciente que beba más líquido, lo cual va a ayudar a diluir los cristales y evitará la formación de los mismos. Las litiasis uretrales se van a extraer por medio de cistoscopia, al igual que las litiasis (piedras), que puedan estar en la vejiga. Cuando las litiasis están en el uréter se puede realizar litotricia o bien la extracción de las piedras por endoscopia. En los casos de litiasis renal será necesaria la litotricia o bien la cirugía mayor renal . Preguntas frecuentes ¿Qué es la cistitis? La cistitis o infección de orina de vías bajas se da cuando se produce una infección en la orina que se localiza en la vejiga. Suele asociar escozor al orinar y disuria, con tenesmo (ganas continuas de orinar) e incontinencia urinaria. Todos estos síntomas se dan por la irritación que se produce sobre la pared de la vejiga por la infección . ¿Por qué me duele al orinar? El dolor al orinar se da por la irritación y la inflamación que se produce en la vía urinaria, tanto a nivel de vejiga como a nivel de la uretra. En las mujeres la irritación vulvar puede dar lugar también a dolor al orinar a nivel de esta zona. ¿Qué es la disuria? La disuria es el dolor que se produce al orinar y que se debe a la irritación en las paredes de la vejiga o bien a nivel de la uretra. ¿Qué es la uretritis? La uretritis es la inflamación de la uretra, que es el conducto que pone en contacto la vejiga con el exterior. Los síntomas de la uretritis son dolor al orinar y la secreción a través de la uretra de un material que puede ser purulento. La uretritis puede ser de transmisión sexual , causando principalmente por el germen del Gonococo y la clamidia, o por infecciones de enterobacterias como Escherichia coli. ¿Qué es el flujo uretral? El flujo uretral es la presencia de líquido purulento que sale a través de la uretra , y la causa más común es la gonococia. La uretritis precisa de tratamiento adecuado tras cultivar el flujo para proceder a un tratamiento eficaz acorde con el germen presente. ¿Tienes dudas?  Regístrate ahora  en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta.
Molestias al Orinar
Síntoma

Molestias al Orinar

¿En qué consisten las molestias al orinar? Las molestias al orinar es una dolencia que implica la sensación de dolor, ardor o incomodidad que sentimos al orinar y se llama disuria. Generalmente está localizado en el tracto de la uretra (conducto por donde se expulsa la orina al exterior), o en el perineo (zona que rodea a los genitales). Afecta tanto a hombres como a mujeres, aunque a estas con mayor frecuencia, y a todas las edades. ¿Tienes dudas?  Regístrate ahora  en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta. Tipos de molestias al orinar Se pueden clasificar en: Disuria inicial o micción retardada : aparece cuando la vejiga está muy llena provocando que el inicio de la micción sea más dificultoso y tengamos que esperar un poco para poder orinar. Es muy común cuando retenemos mucho tiempo la orina o en pacientes con problemas de próstata. Disuria tota l: se produce durante toda  la micción. Puede ser debida tumores, estrechamientos de uretra o problemas de vejiga. Diuresis terminal : cuando por cualquier causa, como los cálculos de las vías urinarias, se obstaculiza la uretra interrumpiendo el paso de la orina. Posibles causas de las molestias al orinar   Se pueden dividir las causas según el sexo. Causas femeninas :    Infecciones vaginales : como el  herpes genital, candidiasis, gonorrea o cualquier otra infeccion de transmision sexual. Algunos anticonceptivos como diafragmas o espermicida y los hongos pueden provocarla. Infección de orina :  llamada cistitis, generalmente causada por Escherichia coli ( bacteria de tubo digestivo). Uretritis : por contaminación de cualquier bacteria del tubo digestivo, ya que, las mujeres, debido a su anatomía, tienen el orificio urinario muy cerca del ano y de la vajina.   Cáncer de vejiga y/o uretra . Postparto : si el parto ha sido vaginal pueden aparecer los síntomas por alguna infección  bacteriana. Infecciones renales : como la pielonefritis. Menopausia : por cambios en el tejido de la mucosa. Irritación vaginal : provocada por lociones, jabones y/o duchas vaginales. Piedras en el tracto urinario . causas masculinas : Cáncer de próstata. Hiperplasia de próstata. Infección o inflamación de uretra. Infección o inflamación de vejiga. Infecciones por transmisión sexual como gonorrea,candidiasis, Escherichia coli (sobre todo en relaciones sexuales anales) y hongos. Cistitis por radioterapia o quimioterapia. Piedras en  el tracto urinario. ¿Tienes dudas?  Regístrate ahora  en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta. Diagnóstico de las molestias al orinar ¿Qué puede ser? Las molestias al orinar pueden ser significado de una enfermedad grave que debe ser diagnosticada a tiempo . Para ello se hará: Análisis de orina : en la que se determinan la cantidad de glóbulos blancos que hay para determinar si hay infección, presencia de glóbulos rojos que darán señal de sangre en orina. También se realiza un estudio para saber qué bacteria está originando la infección y así poder determinar el tipo de antibiótico que se debe recetar. Exploración de próstata : a través del tacto rectal (en los hombres). Radiografías : para el estudio vaginal y uretral Ecografía : para detectar presencia de cálculos. Detectar otras enfermedades : como la diabetes o enfermedades inmunes. Historial de actividad sexual . Saber si a sido portador de una sonda vesical (tubo de látex o silicona en la uretra para la salida de orina) Tratamiento de las molestias al orinar ¿Qué hacer? El tratamiento irá dirigido a las causas que lo provocan . Antibióticos : si la causa es bacteriana como la Amoxicilina o Cotrimoxazol , por ejemplo. Analgésicos : para el dolor Beber abundante agua : para la limpieza del tracto urinario. Buena higiene personal íntima . Extremar la medidas de higiene durante la menstruación . Mantener relaciones sexuales seguras . Evitar sustancias irritantes . Preguntas frecuentes ¿Qué causa el ardor al orinar? Las causas que pueden producir ardor al orinar son muchas , como por ejemplo infecciones de orina, infecciones vaginales o uretrales, y/o eliminación de alguna sustancia irritante por la orina. ¿Qué pasa cuando te duele la vejiga? El dolor de vejiga suele aparecer al orinar y es una sensación de peso y de ardor en la zona púbica . Puede ser un síntoma de alguna enfermedad, infección o inflamación. También la presencia de piedras renales causan dolor de vejiga. ¿Qué tipo de dolor provoca una infección urinaria? La infección urinaria produce ardor, escozor e incluso incapacidad para poder expulsar la orina al exteri or. ¿Qué es la cistitis? La cistitis es  la inflamación de vejiga generalmente causada por una infección bacteriana , como efecto secundario a quimioterapia o radioterapia o a cualquier sustancia irritante en la zona vaginal. También puede estar causado después de haber tenido durante un tiempo,una sonda vesical. Puede ser grave si no se trata a tiempo y se disemina por los riñones. ¿Qué pasa cuando hay sangre en la orina? La sangre en orina, conocida como hematuria, da el color rojizo a la orina. A veces no es detectada por el ojo, solo a través de un análisis. Muchas veces es causada por medicamentos e incluso alimentos como la remolacha o colorantes artificiales. Otras veces es causa de infección de orina, problemas renales como tener cálculos, o problemas de próstata u otras enfermedades. También se ha detectado en deportistas tras un esfuerzo físico debido a los posibles golpecitos que pueda sufrir el riñón o vejiga durante el ejercicio. ¿Tienes dudas?  Regístrate ahora  en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta.