Atención médica sin papeleos ni letra pequeña
Artículos especializados
Enfermedades
Síntomas
Otros contenidos
Condiloma o Verrugas Genitales
Enfermedad

Condiloma o Verrugas Genitales

¿Qué es el condiloma o verruga genital? Los condilomas acuminados, verrugas genitales o anogenitales, son pequeñas proliferaciones dérmicas , generalmente benignas, que aparecen en la región genital o genito-anal, causadas por la infección del virus del papiloma humano (VPH). Se consideran una de las infecciones de transmisión sexual (ITS ) más frecuentes y afectan hasta el 1,7% de la población general, y hasta el 25% de los pacientes VIH positivos. La incidencia máxima de los condilomas acuminados se observa entre los 20 y 29 años. Su gravedad va a depender del serotipo de virus que produzca la lesión, ya que algunos de ellos producen condilomas que pueden llegar a degenerar en lesiones cancerígenas. ¿Tienes dudas?  Regístrate ahora  en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta. Tipos de condilomas o verrugas genitales Los tipos de condilomas o verrugas genitales son: Condiloma acuminado : propiamente dicho con forma parecida a una "coliflor". Verrugas papulares : lesiones sobreelevadas más pequeñas (1-4 mm), suaves, generalmente de color de la piel o mucosa. Verrugas queratósicas : (duras, callosas) con una cubierta gruesa que semeja a las verrugas vulgares. Verrugas planas: que pueden ser pápulas sin sobreelevación o mínimamente sobreelevadas (bolitas o granitos) de centro plano. Causas del condiloma o verruga genital La causa es la infección por parte de el virus del papiloma humano (VPH ), en un 90% de los casos debidos a los serotipos 6 y 11, que desarrollan lesiones con menor riesgo de malignización. En otras ocasiones, sobre todo en pacientes inmunodeprimidos , pueden producirse por los serotipos 16, 18, 31, 33 y 35, que sí están asociados con el desarrollo de lesiones cancerosas. La infección se produce por contagio a través de relaciones sexuales , aunque también puede adquirirse por transmisión en el canal del parto de una madre infectada. Síntomas del condiloma o verruga genital Se caracterizan por presentarse como pequeñas pápulas o lesiones que confluyen y crecen formando masas similares a la forma de una coliflor. Aparecen en el pene, sobre todo en el glande y la cara interna de la piel del prepucio. En la mujer aparecen en la vulva, los labios menores y en el introito vaginal. En estos casos es frecuente que también existan lesiones en el cuello uterino. En ambos sexos puede aparecer en la región perianal, junto con lesiones en ano y recto. Habitualmente no producen síntomas, aunque en ocasiones pueden producir molestias o dolor, picor o sangrado. A veces se maceran y producen mal olor. En los pacientes inmunodeprimidos las lesiones suelen ser de mayor extensión, y en las mujeres embarazadas adquieren mucho mayor tamaño. Tratamiento del condiloma o verruga genital Hoy en día existen diferentes opciones de tratamiento sin que haya, hasta el momento, evidencias suficientes que demuestren que alguna de ellas es superior a las demás. En un 20-30% de los casos, en los 3-6 primeros meses, se produce una curación espontánea, por lo que en ocasiones la actitud de observación sin tratamiento es una opción elegida por los médicos según las características del paciente. Tratamientos con fármacos tópicos: Tratamiento local con ciclos de crema con Podofilotoxina al 0,5% aplicada por el propio paciente. Aplicación de Sinecatequinas en pomada al 10% a nivel local, evitando las mucosas. La crioterapia con nitrógeno líquido, que destruye las lesiones mediante una quemadura controlada por el médico. Aplicación por parte del médico en la consulta de pomadas con ácidos Tricloroacético o Bicloroacético al 80-90%. Aplicación en casos seleccionados de interferón intralesional , que actúa como antivirico, antiproliferativo e inmunomodulador. Tratamiento quirúrgico : se utiliza sobre todo en pacientes con gran número de lesiones y/o un área extensa afecta, o en el caso de verrugas intrauretrales, mediante exéresis (extirpación de la lesión) con bisturí, bisturí eléctrico, o láser de dióxido de carbono. Menos los tratamiento quirúrgicos, en las demás terapias pueden surgir recurrencias de la enfermedad. ¿Tienes dudas?  Regístrate ahora  en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta. Pruebas complementarias del condiloma o verruga genital Habitualmente la exploración física y el interrogatorio clínico son suficientes para determinar el diagnóstico de las lesiones. Se realiza una exploración física extensa mediante un examen vaginal con espéculo (una especie de pico de pato que ayuda a la apertura de la vagina para poder inspeccionar con una lámpara), colposcopia, anoscopia y proctoscopia (exploraciones en las que se utiliza una pequeña cámara con luz para visualizar el cuello uterino, el ano y el recto). Solo en casos de duda diagnóstica se realizará una biopsia (extracción de una pequeña parte de lesión), para el análisis en el laboratorio de anatomía patológica. Cuando se diagnostican este tipo de lesiones en el paciente, es recomendable que su pareja se someta a una exploración física para descartar la posible presencia de lesiones. Además, es aconsejable que tanto al paciente como a su pareja, se les realice un estudio serológico para descartar otras enfermedades de transmisión sexual (analítica de sangre con determinación de sífilis, VIH, y virus de la hepatitis B y C). Factores desencadenantes del condiloma o verruga genital El factor desencadenante de la posible aparición de las lesiones condilomatosas es adquirir la infección por el virus del papiloma humano. Factores de riesgo del condiloma o verruga genital Número elevado de parejas sexuales. Inicio temprano de las relaciones sexuales. No usar preservativo. Contactos sexuales con varones no circuncidados. Coexistencia de otras enfermedades de transmisión sexual. Consumo de tabaco. Bajo nivel educativo. Inmunodepresión. Complicaciones del condiloma o verruga genital Maceración y sobreinfección de las lesiones por bacterias. Sangrado y supuración. Recurrencia tras tratamiento. La mayor complicación es el desarrollo a partir de un condiloma, de una malignización de la lesión que dé lugar a la aparición de un tumor en el cuello uterino, ano y, en menor medida, vagina, vulva y pene. Prevención del condiloma o verruga genital La vacunación con vacunas que contienen los genotipos del virus del papiloma 6 y 11 son, por el momento, el método más eficaz para la prevención primaria de los condilomas acuminados, obteniéndose la máxima efectividad si se administran antes de la primera relación sexual. Usar preservativo en todas las relaciones sexuales. Realización de cesárea a las madres embarazadas que presenten condilomas. Especialidades a las que pertenece el condiloma o verruga genital Esta patología puede ser tratada por el especialista en dermatología, muchas veces con participación del médico especialista en ginecología y el médico de familia. Preguntas frecuentes: ¿Qué es un condiloma perianal? Un condiloma perianal es la aparición de una lesión dérmica sobreelevada con forma de coliflor producida por el virus del papiloma humano en las proximidades del ano . ¿Qué es el condiloma acuminado? El condiloma acuminado es una lesión dérmica de coloración rosada o blanco-grisácea, que puede ser plana o pediculada, con proyecciones ramificadas y morfología similar a una coliflor. ¿Cómo se transmite un condiloma? La vía de transmisión es a través de las relaciones sexuales y por contagio materno-fetal. ¿Qué es el molusco contagioso? El molusco contagioso es una afectación dermatológica benigna y autolimitada que se produce por la infección de un virus poxvirus ( Molluscipox virus ), que origina la aparición de pequeñas lesiones sobreelevadas (pápulas) con el centro deprimido (umbilicadas). ¿Tienes dudas?  Regístrate ahora  en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta.
Gangrena de Fournier
Enfermedad

Gangrena de Fournier

¿Qué es la gangrena de Fournier? La gangrena de Fournier es una fascitis necrotizante que afecta habitualmente a la zona genital externa y perianal , con eventual extensión al abdomen, los miembros inferiores y en ocasiones el tórax, con alta letalidad, de origen polimicrobiano, que debe tratarse de manera agresiva en las primeras horas tras el diagnóstico. Es más frecuente en hombres, aunque se ha detectado incremento en el sexo femenino, y ocurre con mayor frecuencia en edad avanzada a partir de los 50 años. Es una enfermedad rara, poco común y grave , que si no se trata a tiempo y rápidamente puede ocasionar la muerte en la persona que la padece. Tipos de gangrenas Los tipos de gangrena son: Gangrena seca : se caracteriza por la piel seca arrugada, de un color que va de marrón a púrpura azulado o negro. Puede avanzar lentamente y resulta indolora para el paciente. Por lo general su aparición está directamente relacionada con las enfermedades de los vasos sanguíneos arteriales, como arteriosclerosis o diabetes. Gangrena húmeda : se le conoce por el aspecto mojado. Su principal origen es la infección bacteriana de una herida (quemadura, úlceras, una picadura, por ejemplo). Existe la aparición de ampollas e hinchazón de la zona debido a la liberación de las toxinas invasoras. Esto conlleva a un riesgo de obstrucción sanguínea y al empeoramiento de la infección, ya que el cuerpo lucha contra ella pero, al no existir flujo sanguíneo, los glóbulos blancos no pueden llegar a la zona afectada. Puede extenderse mucho más rápido  que la gangrena seca y llevar a complicaciones más peligrosas para la vida del paciente como shock séptico, si no se trata inmediatamente. Gangrena gaseosa : afecta los tejidos musculares profundos, suele ser de origen insidioso, ya que se observa una piel sana en un principio, pero cuando la afección  avanza, la piel puede observarse pálida y llegando a coger un color gris rojizo. Puede diferenciarse de otras porque al palpar es posible que se note la presencia de aire (crepitantes). Su causa más común es la infección bacteriana, más frecuentemente por Clostridium , bacterias que se encuentran en las esporas del suelo. Sus toxinas liberan gas, oprimiendo la circulación sanguínea y llegando la muerte del tejido. Gangrena interna : se denomina así por afectar a uno o más órganos, como los intestinos, la vesícula biliar o el apéndice. Este tipo de gangrena se produce cuando se bloquea el flujo sanguíneo a un órgano interno. Este se ve comprometido por la aparición de una masa, una hernia. Debe ser tratada inmediatamente por su gravedad, y puede manifestarse con dolor y fiebre. Si no se trata puede ser mortal. Gangrena de Fournier : es originada en los órganos genitales y aparece con las infecciones del tracto urinario o de la zona genital, causando dolor, sensibilidad, enrojecimiento e hinchazón. Gangrena sinérgica de Meleney : es un tipo de gangrena poco frecuente, suele aparecer tras una intervención quirúrgica, es causada por una infección y se manifiesta una o tres semanas después de la cirugía. Son lesiones cutáneas muy dolorosas. Causas de la gangrena de Fournier Las causas de la gangrena de Fournier se pueden describir en tres grupos, que son: tracto genitourinario, región anorectal y piel genital. Las principales causas suelen ser las infecciosas y las relacionadas con la instrumentación quirúrgica, los abscesos y la perforación (traumática o espontánea). La gangrena de Fournier es una fascitis necrotizante cuya historia natural comienza siempre con una rotura de la piel por: diabetes mellitus, alcoholismo crónico, procesos infecciosos, neoplasias malignas, trasplantes de órganos, infección por VIH, traumatismos, incisiones quirúrgicas, laceraciones, quemaduras, mordeduras o inyecciones que producen una descompensación de los mecanismos de defensa cutánea y crean una puerta de entrada a microorganismos. La gangrena de Fournier suele deberse a una infección mixta causada por bacterias aeróbicas y anaeróbicas que están en la zona del periné, la uretra y el área del ano. Dichas bacterias aprovechan alguna pequeña herida en la zona y avanzan rápidamente, teniendo un alto poder de destrucción. Síntomas de la gangrena de Fournier Los síntomas de la gangrena de Fournier más habituales son los de una celulitis (infección de la piel y los tejidos profundos), acompañados de fiebre, dolor local, genital o perianal, eritema , edema, tumefacción de la zon afectada, rubor, inflamación, aumento de tamaño del área escroto-pene, inflamación del periné, y compromiso del estado general. Tratamiento de la gangrena de Fournier El tratamiento de la gangrena de Fournier debe iniciarse con el abordaje del compromiso sistémico, manejo hidroelectrolítico, estabilización hemodinámica y la administración de antibióticos de amplio espectro, dando cubrimiento amplio a gérmenes aeróbicos y anaeróbicos. En el menor tiempo posible hay que continuar con el abordaje quirúrgico de las áreas necróticas, que consiste en el desbridamiento radical y amplio de la piel y el tejido celular subcutáneo comprometidos, en zonas sospechosas y áreas donde el tejido se pueda separar fácilmente de la fascia, hasta encontrar tejido sano. Se realizan lavados quirúrgicos y desbridamientos necesarios para obtener un adecuado tejido de granulación, y se inicia la reconstrucción con injertos y colgajos según la extensión. El oxígeno hiperbárico es una alternativa valiosa, principalmente en infecciones por Clostridium , aumentando la supervivencia en un 95%. Hay que asegurar un manejo integral que incluya el soporte nutricional, debido a que en estos pacientes se aumentan los requerimientos metabólicos debido al estrés y a la pérdida de proteína por la gran cantidad de zonas expuestas. Pruebas complementarias del diagnóstico de la gangrena de Fournier Las pruebas complementarias para el diagnóstico de la gangrena de Fournier, se basan principalmente en la clínica, mediante una historia completa y adecuada que incluya los antecedentes y sintomatología presentes. Es necesario valorar mediante análisis de sangre el hemograma, pruebas de función renal, pruebas de coagulación, realizar hemocultivos y cultivo de secreciones del área necrótica, en el manejo inicial de la enfermedad. Posteriormente, se requieren estudios de electrolitos , de proteínas séricas, albúmina, de glicemia y las correspondientes a las enfermedades de base. La radiografía simple de abdomen permite evidenciar la presencia de gas en la pared abdominal. Con la ecografía se delimita el compromiso de los tejidos blandos y los genitales con incremento en el grosor de la pared escrotal. La tomografía axial computarizada y la resonancia magnética nuclear, son útiles cuando se sospecha compromiso de los tejidos profundos o en el espacio retroperitoneal. Factores desencadenantes de la gangrena de Fournier Los factores desencadenantes de la gangrena de Fournier son: Enfermedad perirrectal o urogenital que no ha sido tratada correctamente. Un absceso perianal. Coexistencia de enfermedades como la diabetes que complican el cuadro infeccioso. Tratamientos iniciales inadecuados o insuficientes. Proliferación rápida de las bacterias que causan la infección. Factores de riesgo de la gangrena de Fournier Los factores de riesgo de la gangrena de Fournier son: la diabetes mellitus, el alcoholismo crónico, edad avanzada, sexo más común en hombre , terapia con corticoides, traumatismos, insuficiencia renal o hepática, quimioterapias, radioterapias, desnutrición severa, drogadicción, y la actividad sexual sin proteccion, procesos infecciosos, neoplasias , malignas, infección VIH, abscesos y heridas. Complicaciones de la gangrena de Fournier Las complicaciones de la gangrena de Fournier son: Compromiso rectal o del colon. Extravasación urinaria. Estrechez uretral. Edema o compromiso escrito peneano. Perforación del esfínter anal. Transposición penoescrotal, poe ascenso testicular. Compromiso hemodinámico. Sepsis. Muerte. Prevención de la gangrena de Fournier Para evitar la gangrena de Fournier es importante: Mantener una buena higiene. Prevenir las infecciones: lavar todas las heridas abiertas con un jabón suave y agua y tratar de mantenerlas limpias y secas hasta que se curen. Si ocurre cualquier herida o quemadura, debe ser tratada inmediatamente para prevenir la infección. Esto es especialmente importante en ancianos y personas con diabetes, vasculitis o un sistema inmune debilitado. Dieta saludable y equilibrada. Evitar la obesidad. No fumar. Tener cuidado con las temperaturas bajas. La congelación de la piel reduce la circulación sanguínea en la zona afectada y puede conducir a gangrena. Cuidado especial en las personas con diabetes mellitus , se deben examinar las manos y los pies a diario para ver si hay cortes, úlceras y signos de infección, tales como enrojecimiento y supuración. Controlar los niveles de azúcar en sangre. Especialidades a las que pertenece Las especialidades a la que pertenece la gangrena de Fournier son la urología, cirugía general y especialistas en enfermedades infecciosas. Preguntas frecuentes: ¿Qué causa la gangrena? La gangrena es la muerte de tejido corporal como consecuencia de la falta de irrigación sanguínea o de una infección bacteriana grave. ¿Cuáles son los síntomas de la gangrena gaseosa? Los síntomas de la gangrena gaseosa son hinchazón muy dolorosa , aire bajo la piel que se puede sentir como una sensación crepitante, ampollas llenas de líquido rojo pardo, aumento de la frecuencia cardíaca (taquicardia), dolor moderado o intenso alrededor de la lesión, fiebre, piel de color pálido que luego se vuelve negruzca y cambia de color rojo oscuro o púrpura. Secesión de los tejidos, líquidos sanguinolentos y de olor fétido, edema, sudoración y formación de ampollas. ¿Qué es la gangrena en el pie? La gangrena en los pies se produce por la muerte de tejido en el pie como consecuencia de la falta de irrigación sanguínea o de una infección grave. Se produce más comúnmente en las personas que tienen diabetes mellitus, si los pies tienen alguna herida, llagas o úlceras, signos de infección como enrojecimiento, hinchazón o supuración. ¿Qué partes del cuerpo son más propensas a la gangrena? Las partes del cuerpo que son más propensas a la gangrena son l as extremidades, los dedos de las manos y de los pies en la superficie del cuerpo, pero también puede ocurrir en los músculos y órganos internos.  
Uretritis
Enfermedad

Uretritis

¿Qué es uretritis? La uretritis es una infl amación de la uretra, por lo general, secundaria a una infección de origen sexual. Las uretritis pueden deberse a la infección por virus o bacterias, y también se pueden producir por lesiones traumáticas o por sustancias químicas como pueden ser los espermicidas. Las uretritis son las enfermedades de transmisión sexual más frecuentes, y pueden producir infecciones urinarias diseminadas. Es una enfermedad de tipo leve. Tipos de uretritis Las uretritis se pueden clasificar función de los gérmenes que las producen en: Uretritis gonocócicas : son las producidas por el Gonococo Uretritis no gonocócicas : son las producidas por clamidias, herpes simples y citomegalovirus. También se pueden clasificar en tiempo de duración en: Uretritis agudas : de menos de seis meses Uretritis crónicas : de más de seis meses. Causas de uretritis Las causas es la infección por diversos gérmenes , los más comunes, Gonococos , Clamidias , herpes simples y Citomegalovirus . Síntomas de uretritis Los síntomas en los hombres son disuria (dificultad para orinar y dolor), presencia de sangre en la orina, fiebre, secreción purulenta a través del pene, urgencia de orinar, sensación de dolor e inflamación del pene , y dolor durante las relaciones sexuales. Los síntomas en las mujeres son dolor pélvico y abdominal , fiebre, escalofríos, dolor al orinar, presencia de flujo vaginal y dolor con las relaciones sexuales. Tratamiento para la uretritis El tratamiento de la infección será necesario para mejorar la uretritis, en algunos casos de sospecha de un germen, como es el caso de la Gonococia, se pondrá tratamiento antibiótico , si es posible, previamente se recogerá un exudado para comprobar el germen específico. Se deberá tratar también a las parejas sexuales y abstenerse de relaciones o usar preservativo durante el tiempo que se trate la infección. Pruebas complementarias del tratamiento de uretritis Las pruebas complementarias serán analítica de sangre con contaje celular y estudio de otras enfermedades de transmisión sexual, tasación de proteína C reactiva, y analítica de orina con cultivo y exudado uretral con antibiograma. En las mujeres puede ser necesario realizar un exudado de cuello uterino y una ecografía. Factores desencadenantes de uretritis El factor desencadenante de la uretritis es mantener relaciones sexuales con personas afectadas por infecciones sexuales, también, en los casos de uso de espermicidas que puedan producir irritación a los usuarios. Factores de riesgo de uretritis La edad : los hombres entre 25 y 30 años, tienen uretritis con más frecuencia las mujeres. El tener parejas sexuales múltiples lo hace más probable, y los antecedentes de otras enfermedades de transmisión sexual. Complicaciones de la uretritis En los hombres: Epididimitis: inflamación del epidídimo. Orquitis: infección en el pulmón. Prostatitis: infección en la próstata. Cistitis. En las mujeres: Cistitis. Cervicitis: inflamación del cuello del útero. Enfermedad inflamatoria pélvica. Prevención de la uretritis Mantener relaciones sexuales con preservativo. Controlar el número de parejas sexuales. Abstenerse de mantener relaciones sexuales con personas que presenten sintomatología. Especialidades a las que pertenece la uretritis Las uretritis serán tratadas por médicos de familia, urólogos, ginecólogos y especialistas en enfermedades de transmisión sexual de los servicios de enfermedades infecciosas. Preguntas frecuentes: ¿Qué bacteria produce la uretritis? Las bacterias que producen la uretritis son diversas pero dos son las más frecuentes, el Gonococo , que se trata de un diplococo gram negativo, su infección se conoce también como blenorragia, produce una secreción matutina a través del pene de aspecto verdoso. En la mujer queda en el cuello del útero y puede dar poca sintomatología, lo que puede hacer que las mujeres desconozcan estar infectadas. La otra bacteria que suele producir la uretritis es la clamidia , que produce la llamada uretritis no gonocócica. Será necesario realizar el tratamiento adecuado. En un número importante de casos ambos gérmenes se dan al mismo tiempo en una uretritis. También se produce con menor frecuencia por Tricomonas y por Escherichia coli. ¿Cómo se contagia la uretritis? La uretritis es una enfermedad de transmisión sexual, esto quiere decir que para contagiarse se deben tener relaciones sexuales con una persona contagiada, por tanto, la forma de evitar el contagio es el uso de preservativo. ¿Qué es la uretritis inespecífica? La uretritis inespecífica es la que se produce por un germen distinto al Gonococo , como pueden ser las Tricomonas , la Clamidia o bien por procesos irritativos como pueden ser el uso de fármacos espermicidas o de traumas como el sondaje. ¿Qué es la uretritis no gonocócica? La uretritis no gonocócica es la uretritis que se produce por bacterias diferentes al Gonococo , en general serán Clamidia, Tricomonas o Escherichia coli los gérmenes más frecuentes en su producción. Este tipo de uretritis pueden, en algunas ocasiones, no ser infecciosas. Este es el caso de pacientes que presentan molestias tras haber estado sondados, o bien personas que han tenido contacto con sustancias químicas como pueden ser los espermicidas. ¿Qué es la uretritis crónica? La uretritis crónica es la uretritis que permanece durante al menos seis meses , por inflamación de la uretra. Puede ser causada por un estrechamiento de la uretra, que impide la correcta evacuación de la vejiga o bien por infecciones cuyo tratamiento no se ha hecho de modo correcto. Es frecuente por Scherichia coli, y también por la exposición a productos químicos como pueden ser productos de higiene femenina o uso de espermicidas.
Prostatitis
Enfermedad

Prostatitis

¿Qué es la prostatitis? La prostatitis es la inflamación de la próstata del varón que puede ser producida por una infección, pero lo más común es que aparezca sin un agente patógeno que lo provoque. Es una enfermedad frecuente, ya que al menos un 50% de los varones pueden presentar síntomas de prostatitis una vez en su vida, apareciendo más en adultos jóvenes, y siendo más habituales son las no bacterianas. En el caso de los varones con VIH (virus de la inmunodeficiencia humana), la prostatitis suele aparecer con más frecuencia. La prostatitis es una patología de gravedad moderada-grave por las molestias que produce al paciente y sobre todo por las potenciales complicaciones en las que puede derivar. Tipos de prostatitis La prostatitis pueden ser de varios tipos dependiendo de los síntomas: Agudas : con unos síntomas muy claros de infección y dolor. Crónicas: (persistentes o recidivantes), con una duración mayor a tres meses,  las molestias son más moderadas, pero la infección puede volver con más frecuencia. También pueden variar según la infección que la produce: Infección bacteriana: producida por un agente infeccioso. No bacteriana: que no las ha producido ningún agente infeccioso. En este sentido se describe el síndrome de dolor pelviano crónico inflamatorio o no inflamatorio y la prostatitis inflamatoria asintomática. Causas de la prostatitis Las prostatitis agudas bacterianas se producen por: La infección de bacterias habituales en el tracto urinario ( E. Coli, Proteus spp). Aunque es menos frecuente, por otras bacterias que producen enfermedades de transmisión sexual . Se originan por el ascenso de las bacterias desde la uretra infectada, o por el reflujo (ascenso) de orina infectada desde la vejiga hasta los conductos prostáticos. Diseminación de las bacterias desde la sangre. Un 10% las prostatitis crónicas son producidas por una infección bacteriana derivada de forma habitual, es decir, de la progresión de una prostatitis aguda bacteriana. Las prostatitis no bacterianas pueden producirse: Como un proceso inflamatorio posterior a una prostatitis bacteriana. Por presencia de alteraciones neuromusculares. Por irritación química debida a la presencia de reflujo de orina (ascenso de orina hacia los conductos prostáticos. Por infecciones producidas por otros agentes como virus o parásitos. El síndrome del dolor pelviano crónico también se ha relacionado con la ansiedad, el estrés y la tensión emocional, aunque, como en el caso de prostatitis crónica no bacteriana, todavía no se conoce de forma clara la causa de su aparición. Síntomas de prostatitis En la prostatitis agudas aparece fiebre con tiritona, dolor lumbar y/o en la zona perineal (región inferior del tronco) que puede ser muy intenso, dolor o escozor al orinar (disuria), urgencia para ir a orinar, ir muchas veces y hacer poquita cantidad (polaquiuria), o tener la sensación contínua de querer orinar (tenesmo vesical). Además, puede haber una incapacidad para evacuar de forma completa la vejiga con una disminución de la potencia del chorro. La orina puede tener un olor desagradable y es posible la aparición de sangre en ella o en el semen . En la prostatitis crónica los síntomas son más insidiosos, apareciendo infecciones del tracto urinario de forma recurrente, con escozor y dolor al orinar, molestias en los testículos o el periné, dolor con la defecación o la eyaculación, o dificultad para iniciar la micción. Tratamiento para la prostatitis En las prostatitis bacterianas se pauta un tratamiento antibiótico lo más precozmente posible para evitar complicaciones, con una duración que puede variar de 10 -14 días hasta las 4 -6 semanas según las características de la infección. Si el proceso es grave se llega a ingresar al paciente para administrar el antibiótico inicialmente por vía intravenosa, a veces combinando varios antibióticos, y después, terminar el tratamiento al alta en el domicilio tomándolo por vía oral. Además se pautan fármacos para el dolor como antiinflamatorios no esteroideos. En los casos de prostatitis bacterianas crónicas, a parte del tratamiento antibiótico en los momentos puntuales de reaparición de la infección, en ocasiones se realizan tratamientos supresores de mayor duración con antibiótico (durante 3 meses). Las prostatitis inflamatorias no bacterianas en las que no se encuentran microorganismos en los estudios que se realizan al paciente, se recomienda tratarlas como a las prostatitis bacterianas debido a la incertidumbre que todavía se tiene sobre su origen. En los casos seleccionados que no respondan a tratamiento, se consideraría la cirugía radical con extracción de la próstata. En todos los tipos de prostatitis se pueden indicar fármacos analgésicos para control del dolor. Pruebas complementarias del tratamiento diagnóstico de la prostatitis El diagnóstico de la prostatitis se realiza a través de la evaluación de los síntomas que presenta el paciente, se solicita una analítica de sangre con determinación de factores de la inflamación como proteína c reactiva (PCR) o velocidad de sedimentación glomerular (VSG), y el antígeno prostático específico (PSA) que pueden estar aumentados. También se realiza un cultivo de orina (para determinar el agente que causa la infección), un estudio citológico (de las células) y un cultivo de la secreción prostática. Si existe una mala evolución del proceso y se sospechan complicaciones, se puede una ecografía prostática para visualizar su tamaño y la presencia de otras posibles alteraciones (abscesos, etc.) Factores desencadenantes de la prostatitis La prostatitis es una infección que afecta al género masculino, y puede ser provocada por varios motivos como: tener otro tipo de infección del tracto urinario, tener relaciones sexuales con personas diferentes, padecer alteraciones en la vejiga, etc. A continuación están los factores de riesgo que pueden desencadenar la prostatitis. Factores de riesgo de la prostatitis Varones jóvenes con múltiples parejas sexuales. Varones mayores con agrandamiento de la próstata. Padecer otras alteraciones en la vejiga o en la uretra. Padecer otro tipo de infección del tracto urinario. Tener un traumatismo local, por ejemplo en la práctica de ciclismo. Haber sido sometido a una biopsia prostática. Haber tenido un sondaje urinario (introducción de un tubito flexible de pequeño calibre por la uretra hasta la vejiga para evacuar la orina). Practicar sexo por vía anal. Complicaciones de la prostatitis Sepsis (diseminación de la infección a las sangre con respuesta inflamatoria exagerada del organismo y afectación de otros órganos). Metástasis sépticas (migración de las bacterias hacia otros tejidos del organismo produciendo infección en los mismos). Abscesos prostáticos (acúmulo infeccioso encapsulado con material líquido purulento). Evolución de una prostatitis aguda a una crónica. Alteración de la fertilidad masculina. Prevención de la prostatitis No todos los tipos de prostatitis se pueden prevenir. Para evitar las enfermedades de transmisión sexual que puedan derivar en procesos de prostatitis se deben obtener medidas como el uso de preservativo para disminuir el riesgo de contagio. Adecuada higiene genital. Evitar o reducir la ingesta de sustancias irritantes para la vejiga: alcohol, las bebidas que contienen cafeína y los alimentos ácidos o picantes. Aumentar la ingesta de líquidos (2-3.5 litros por día) para orinar con frecuencia y así ayudar a eliminar bacterias de la vejiga. Especialidades a las que pertenece la prostatitis En la prostatitis aguda es frecuente que sea diagnosticada por el médico de atención primaria, en un servicio de urgencias hospitalarias o en la consulta de urología. Cuando existen complicaciones, mala evolución o gran afectación del paciente puede ser preciso el ingreso hospitalario del paciente para realizar el tratamiento en el servicio de urología. En el caso de prostatitis crónica el manejo y diagnóstico se realiza por el urólogo. Preguntas frecuentes: ¿Cuánto dura una prostatitis? La prostatitis aguda puede durar con tratamiento y buena evolución hasta un mes y medio o dos. En caso de las prostatitis crónica la duración siempre es mayor a 3 meses y a veces puede continuar durante años. Depende de la causa y las características individuales de cada paciente. ¿Se puede curar la prostatitis crónica? Sí, aunque es difícil y depende de la causa que lo origine, a veces a largo plazo se   consigue la desaparición de los síntomas, pero es un proceso costoso de conseguir. ¿Cuáles son las secuelas de una prostatitis? Las secuelas de una prostatitis aguda pueden ser que se convierta en crónica con aparición de dolor constante . También abscesos, quistes o fibrosis (alteración de la estructura por tejido de cicatrización) de la próstata, etc. ¿Se puede transmitir la prostatitis a la mujer? En caso de producirse la prostatitis por  una enfermedad de transmisión sexual , sí puede contagiar la infección el varón a la mujer durante las relaciones sexuales. Una mujer no va a poder nunca tener prostatitis, ya que la próstata es un órgano del aparato reproductor masculino y los síntomas que pueden aparecer en la mujer serán derivados de la afectación de sus  genitales y órganos reproductivos. ¿Se puede mantener relaciones sexuales con prostatitis? En los casos de prostatitis bacterianas agudas o crónicas no es aconsejable mantener relaciones sexuales cuando el paciente presenta la sintomatología y está tomando el tratamiento, sobre todo si la infección es una enfermedad de transmisión sexual. En el caso de las prostatitis no bacterianas el paciente puede mantener relaciones sexuales, pero puede presentar dolor al eyacular o dolor pélvico.
Orquitis
Enfermedad

Orquitis

¿Qué es la orquitis? La orquitis es la inflamación de los testículos . Éstos son las gónadas masculinas responsables de la producción de espermatozoide y hormonas sexuales masculinas. En la mayoría de los casos, las causas que la producen son las infecciones por virus o bacterias a nivel del epidídimo o del propio testículo, y en otras ocasiones por traumatismos. Es más frecuente que se desarrolle en un solo testículo, aunque en raras ocasiones puede aparecer en ambos (bilateral). La incidencia demuestra que un 20% aproximadamente de todos los casos de paperas aparecidas después de la pubertad van acompañados de una inflamación de los testículos (orquitis). De los producidos por virus, el más frecuente es el que produce las paperas y es más común en menores de 10 años. Sólo un 30% puede desarrollar orquitis en los hombres . Además, la tasa por orquitis producida por transmisión sexual es más alta en los hombres de entre 19-35 años. Es una enfermedad común, es leve, y en la mayoría de los casos mejora sin problemas, si se trata adecuadamente se evitan complicaciones importantes. Tipos de orquitis La orquitis se clasifica en dos fases que son, orquitis aguda y crónica. La orquitis aguda: Es la que produce un aumento de tamaño testicular debido a la inflamación aguda, acompañado de una subida de temperatura (tumefacción) y mucho dolor. La orquitis crónica: Es cuando el dolor persiste más de 6 semanas, el testículo está menos inflamado y la subida de temperatura (tumefacción) desaparece, se pega al escroto, se vuelve fibroso y se endurece, lo que es llamado atrofia testicular. Causas de la orquitis La orquitis puede ser causada por una infección de diferentes bacterias y virus, siendo este último el más frecuente. Entre los virus que con más frecuencia pueden producir la orquitis se encuentra el virus de las paperas que produce una parotiditis (inflamación de las glándulas parótidas) y que se desarrollan en una semana aproximadamente después del comienzo de las paperas. La orquitis también puede aparecer en infecciones de próstata debido a una infección de transmisión sexual (ETS). Las más comunes son las bacterias que causan gonorrea o clamidia. Las infecciones de orina recurrentes pueden extenderse al tracto urinario hasta llegar al testículo. La bacteria más común en este caso es la escherichia coli. La infecciones de la próstata y el epidídimo pueden extenderse hacia el testículo y producir la alteración que se conoce como orquiepididimitis (cuando la infección afecta al testículo y al epidídimo). La introducción de sondas o instrumentos médicos en el pene, puede dar lugar a una orquitis traumática. Síntomas de la orquitis Los síntomas de la orquitis son: Dolor en el testículo. Inflamación en el escroto. Fiebre. Sangre en el semen. Dolor inguinal. Dolor al orinar (disuria). Secreción en el pene. Dolor en las relaciones sexuales, sensibilidad y sensación de pesadez en el testículo afectado. Piel que recubre el escroto enrojecida y caliente. Náuseas. Parotiditis (inflamación de las glándulas salivales parótida). Tratamiento para la orquitis El tratamiento para la orquitis va depender de la causa originaria. Las medidas generales son, guardar reposo en cama, mantener el testículo en alto y aplicar frío. Tomar antiinflamatorios y analgésicos no esteroideos como ibuprofeno y paracetamol, para aliviar el dolor. Si la orquitis es producida por una infección bacteriana se deberá usar antibióticos. En caso de que sea por una enfermedad de transmisión sexual (gonorrea o clamidia) la pareja sexual también debe recibir tratamiento. Pruebas complementarias del tratamiento de la orquitis Las pruebas diagnósticas y complementarias para la orquitis son:  realizar la palpación del testículo , donde se va a detectar la presencia de dolor, enrojecimiento, inflamación, asimetría escrotal (un testiculo mas grande que otro), agrandamiento y sensibilidad del testículo. Las pruebas complementarias que se deben realizar son, un análisis de sangre y orina para identificar el virus de la paperas y otras infecciones. Exámenes para detectar la enfermedad de transmisión sexual. Una ecografía testicular o ecografía doppler, que es una prueba por imagen que determina con seguridad el diagnóstico de la orquitis y se usa para evaluar el flujo sanguíneo y descartar una torsión testicular. Factores desencadenantes de la orquitis No existen factores desencadenantes de la orquitis. Factores de riesgo de la orquitis Los factores de riesgo de la orquitis son: Tener más de 45 años. No estar vacunado contra la paperas. Infección de orina de manera regular. Anomalías congénitas de las vías urinaria. Cirugía genito-urinaria. Uso prolongado de sonda de Foley (drenaje y recolección de la orina de la vejiga). Sufrir orquitis por una transmisión sexual, es más frecuente en hombres con una edad comprendida de 19-35 años. En este caso, tiene otros factores más directos como son: múltiples parejas sexuales, personas con antecedentes de gonorrea u otra enfermedad de transmisión sexual (ETS), tener pareja con infección por transmisión sexual diagnosticada y no usar protección (preservativos). Complicaciones de la orquitis Las complicaciones de la orquitis pueden ser: Inflamación crónica del epidídimo (epididimitis). Abscesos escrotales (acumulacion de secresion en el escroto). Atrofia testicular (el testículo afectado se encoge). Infertilidad. Cáncer testicular. Prevención de la orquitis La prevención de la orquitis consiste en: Vacunarse contra la paperas. Usar preservativo al tener relaciones sexuales para disminuir el riesgo de sufrir una infección por transmisión sexual. Especialidades a las que pertenece la orquitis La especialidad a la que pertenece la orquitis es la urología, que es una especialidad que se ocupa de la prevención, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades renales y del aparato urinario. Preguntas frecuentes: ¿Qué son las paperas? Las paperas son una enfermedad viral aguda y contagiosa que causa una inflamación dolorosa en las glándulas salivales llamada parotiditis. ¿Qué relación tiene la orquitis por paperas? La relación que tiene la orquitis con las paperas es que el virus de las paperas es la causa más frecuente de la orquitis, el testículo se inflama y duele. ¿Cuánto dura la orquitis por paperas? La orquitis por paperas puede durar 7- 10 días aproximadamente, después de la inflamación de la parótida (parotiditis). ¿Qué es la orquitis urliana? La orquitis urliana es un proceso inflamatorio de los testículos producido por el virus de la parotiditis. ¿Qué es la torsión testicular? La torsión testicular ocurre cuando un testículo gira, retorciendo el cordón espermático que lleva sangre al escroto . La reducción del flujo sanguíneo causa dolor e hinchazón repentina y aguda. Es una urgencia médica que generalmente requiere cirugía inmediata para poder salvar el testículo.
Gonorrea - Sífilis
Enfermedad

Gonorrea - Sífilis

¿Qué son la gonorrea y la sífilis? Infección bacteriana de transmisión sexua l que afecta a hombres y mujeres.   Es una enfermedad que tiene tratamiento de curación, pero si no se trata puede tener graves consecuencia e incluso muerte. Es una enfermedad grave. Tipos de gonorrea y sífilis Los tipos de gonorrea se diferencian según el lugar al que afecte la infección por ejemplo; el recto, pene, vagina, ojos, labios, garganta y articulaciones. La sífilis por su parte también se diferencia en tipos según los síntomas y las etapas:   Sífilis primaria: aparece el primer síntoma llamado chancro sifilítico, se crea una pequeña úlcera abultada en la zona por donde se introdujo la bacteria. Sífilis secundaria : La enfermedad avanza y se produce una erupción cutánea en todo el cuerpo. Sífilis latente: no presenta síntomas y se puede llegar a padecerla durante años. Sífilis terciaria: se desarrolla tras tener el paciente la infección durante varios años y afectar a diferentes partes del cuerpo. Sífilis congénita: cuando se traspasa de madre a hijo en el parto. Causas de la gonorrea y la sífilis La gonorrea y la sífilis son enfermedades bacterianas que se transmite con el contacto sexual, afectando a los genitales, el recto y la garganta. En el caso de la gonorrea puede infectar también la zona del cuello uterino de la mujer y se transmite durante el acto sexual, mientras que la sífilis se transmite por el contacto de la superficie cutánea o las membranas mucosas con las zonas inflamadas del sujeto que padece la infección bacteriana. Síntomas de la gonorrea y la sífilis Ambas enfermedades son de origen bacteriano sin embargo los síntomas son diferentes: Sífilis: Se manifiesta con la existencia de un “chancro” en el lugar donde se introdujo la bacteria, el cual suele durar cuatro semanas. Después, se produce una erupción cutánea que puede llegar a cubrir todo el cuerpo del paciente.  Si éste no recibe tratamiento la sífilis se puede seguir desarrollando presentando síntomas que lleguen a otras partes del cuerpo, incluso al cerebro. Gonorrea: Los síntomas se diferencian según el sexo del paciente. En el caso de los hombres presentan dolor al orinar, inflamación de un testículo y secreción de pus por el pene. Si la enfermedad la padece una mujer los síntomas son: dolor al orinar, sangrado vaginal, dolor pélvico , incremento de la secreción por la vagina e incluso dolor en la práctica de relaciones sexuales. En ambos casos el paciente puede padecerlas y no presentar síntomas durante años. Tratamiento para la gonorrea y la sífilis Al ser enfermedades bacterianas se tratan mediante antibióticos , de manera que si se empieza el tratamiento con rapidez la cura puede ser total. Si se trata de una pareja ambas deben de recibir el tratamiento y en el caso de las mujeres embarazadas tras el parto se le suministrará al bebé unas gotas en los ojos para evitar que contraiga la enfermedad de la madre. Pruebas complementarias del tratamiento de gonorrea y sífilis Para diagnosticar estas enfermedades de Transmisión sexual se realizan generalmente tres pruebas: Analítica de sangre , para determinar si existe infección bacteriana en el organismo. Análisis de orina , para comprobar si la bacteria se encuentra en la orina. Exudado , bien de la zona vaginal, uretra, garganta o recto para someterla a un análisis de laboratorio. En algunos casos se puede realizar también un análisis del líquido cefalorraquídeo ante la sospecha  de que la enfermedad haya dañado el sistema nervioso. Factores desencadenantes de la gonorrea y la sífilis El factor desencadenante principal de estas dos enfermedades es la infección bacteriana en el organismo por el contacto sexual con una persona que la padezca. Factores de riesgo de la gonorrea y la sífilis Al ser enfermedades que se transmiten mediante el contacto sexual el principal factor de riesgo es la práctica de sexo sin protección. Complicaciones de la gonorrea y la sífilis Infertilidad. Traspaso de la infección a otras partes del cuerpo. Erupciones cutáneas. Aumento de posibilidades de padecer VIH. Traspaso de la enfermedad a los bebés. Prevención de la gonorrea y la sífilis Mantener relaciones sexuales seguras, usando protección. Realizarse análisis de sangre periódicos como parte del chequeo médico. Conocer si la otra persona padece o es portador/a de alguna ETS (enfermedad de transmisión sexual). No practicar sexo con diferentes personas. Especialidades a las que pertenecen la gonorrea y la sífilis La especialidad médica que se encarga de tratar la gonorrea y la sífilis es el médico de enfermedades infecciosa. También puede ser tratada por el urólogo para los hombres y el ginecólogo en el caso de las mujeres. Preguntas frecuentes ¿Qué diferencia hay entre la gonorrea y la sífilis? Ambas son enfermedades de transmisión sexual causadas por una bacteria, sin embargo, la sintomatología y las etapas de desarrollo, así como el tipo de bacteria que ocasiona la enfermedad, son las principales diferencias entre la gonorrea y la sífilis. ¿C ómo sé si tengo gonorrea o sífilis? En algunos casos aparecerán síntomas externos, en otros no. Por ello es muy importante someterse a chequeos médicos con análisis de sangre y de orina entre otras pruebas si se sospecha de contagio. ¿Se puede tener la gonorrea y la sífilis durante años sin saberlo? Si, en muchas ocasiones estas enfermedades pueden no presentar síntomas físicos durante varios años. ¿Cuántos tipos de enfermedades venéreas hay y cuáles son? Hay entre 20 y 30 enfermedades venéreas identificadas, siendo las más comunes: Clamidia, Gonorrea, Sífilis, VIH, Herpes genital, Hepatitis viral, Virus del papiloma humano, Tricomoniasis y Condilomas.  
Epididimitis
Enfermedad

Epididimitis

¿Qué es la epididimitis? La epididimitis es un proceso inflamatorio o infeccioso del epidídimo, estructura tubular situada en la parte superior y posterior de los testículos donde se almacenan los espermatozoides, que frecuentemente se asocia a la afectación del testículo llamándose entonces orquiepididimitis. Es el motivo más frecuente de consulta por dolor testicular en el adulto. Es una afectación que aparece en el varón adulto entre los 20 - 50 años de forma más frecuente. Es una patología de gravedad moderada-grave por las posibles complicaciones que pueden desencadenarse con su padecimiento si no se trata o no evoluciona adecuadamente. ¿Tienes dudas?  Regístrate ahora  en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta. Tipos de epididimitis La epididimitis se clasifica según su curso evolutivo en agudas , con aparición evolución gradual en 1 - 2 días y no más de 6 semanas, o crónicas, persistente en el tiempo más de tres meses. También se clasifican según su orígen, por ser infecciosas (originadas por un germen) o por una inflamación sin patología infecciosa asociada. Causas de la epididimitis Causa infecciosa: En el varón sexualmente activo predominan organismos causantes de enfermedades de transmisión sexual ( chlamydia trachomatis ). En el anciano y el niño la bacteria más frecuentemente implicada es la echerichia coli. Algunas de las epididimitis crónicas son producidas por micobacteria tubercolusosis o la brucella sp. Causa no infecciosa: Consumo del fármaco antiarrítmico amiodarona, padecimiento de enfermedades sistémicas como la enfermedad de BechÇhet (enfermedad reumática con inflamación de los vasos sanguíneos), por traumatismos o por lesiones después de cirugías como la vasectomía. También puede producirse por la irritación producida por reflujo de orina desde la uretra hasta el epidídimo. Síntomas de la epididimitis La epididimitis cursa con afectación normalmente unilateral (uno de los epidídimos) que produce dolor en el escroto , que en ocasiones se irradia hacia la ingle, febrícula o fiebre. Aparecen molestias uretrales y enrojecimiento o edema del escroto, a veces también hidrocele (acumulación de líquido en el escroto). En los varones sexualemnte activos pueden coexistir síntomas de enfermedades de transmisión sexual (ETS), mientras que en los niños y ancianos suele haber una afectación genitourinaria previa (infecciones urinarias, prostatitis o sondaje urinario previo). Las epididimitis crónicas pueden presentarse con escasos síntomas, manifestándose como un aumento del tamaño de la glándula que aparece indurada (endurecida). En ocasiones también aparece dolor y fiebre. Cuando la causa es una infección tuberculosa, es frecuente que se cronifique y que aparezca inflamación del escroto y edema y presencia de una fístula (comunicación anormal hacia el exterior de la piel). Tratamiento para la epididimitis Se recomienda el reposo con sujeción y elevación testicular . Se pautan tratamientos farmacológicos para controlar el dolor y la inflamación ( analéticos y antiinflamatorios ). En ocasiones, se puede pautar tratamiento con corticoides en dosis descendentes con el fin de evitar la obstrucción de los conductos del epidídimo (aunque su eficacia no está 100% demostrada). En aquellos casos de origen infeccioso se establece tratamiento con antibiótico que se inicia antes de tener el resultado de los estudios diagnósticos, según la sospecha del origen de la infección. Se confirma con los cultivos realizados (determinación de la bacteria causante de la infección). ¿Tienes dudas?  Regístrate ahora  en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta. Pruebas complementarias del tratamiento de la epididimitis El diagnóstico se realiza principalmente por la clínica que presenta el paciente y la exploración física . Además, se pueden realizar pruebas diagnósticas para confirmar la causa como analítica de sangre, análisis de orina, cultivo de orina y del exudado uretral. En aquellos casos en los que los cultivos son negativos, existe una mala evolución o una presentación crónica de la enfermedad, o si existen dudas diagnósticas para diferenciarlo con otras patologías como la torsión testicular, se realiza una ecografía doppler (prueba de imagen que valora el flujo sanguíneo). Factores desencadenantes de la epididimitis Los factores que desencadenan la epididimitis son las enfermedades de transmisión sexual y las patologías urológicas. Factores de riesgo de la epididimitis Los varones sexualmente activos que tiene múltiples parejas sexuales y no usan métodos de protección para evitar las enfermedades de transmisión sexual (preservativo), tienen mayor riesgo de padecer epididimitis. En caso de ancianos y niños el padecer alteraciones anatómicas urológicas o ser sometido a procesos invasivos como la introducción de una sonda urinaria, puede desencadenar la inflamación (por reflujo de orina, por ejemplo) o por aparición de una infección. Por otro lado, realizar actividad física en la bicicleta puede producir traumatismos más importantes o repetitivos, u otro tipo de actividades que impliquen un sedentarismo importante (estar sentado durante largos periodos de tiempo). Complicaciones de la epididimitis Producción de un absceso (colección localizada y acúmulo de materia infecciosa con pus) Infarto testicular (interrupción del flujo sanguíneo y muerte del tejido) Dolor crónico Infertilidad (por obstrucción de los conductos del epidídimo) Sepsis (extensión de la infección al resto del organismo con una respuesta inflamatoria intensa y mala función multiorgánica) Prevención de la epididimitis Utilizar preservativo cuando se mantienen relaciones sexuales Someterse a tratamiento antibiótico profiláctico indicado por el médico si la pareja presenta algún tipo de enfermedad de transmisión sexual Mantener una adecuada higiene del área genital Especialidades a las que pertenece la epididimitis La epididimitis puede ser diagnosticado y tratado por el médico de atención primaria quien puede objetivar alguna complicación, mala evolución, o presencia de dudas diagnósticas. En este caso, derivará al especialista en urología. Preguntas frecuentes: ¿Cuánto tiempo tarda en curar la epididimitis? Dependiendo del origen de la epididimitis, de si existen complicaciones y el éxito del tratamiento, puede durar un par de semanas en los casos agudos. Cuando se cronifica el tiempo de evolución suele ser mayor a 3 meses. ¿Qué es la orquitis? Es la inflamación aguda o crónica del testículo, habitualmente producida por una infección (por bacterias o virus). ¿Qué es la orquiepididimitis? Es la asociación de una afectación conjunta del testículo y el epidídimo en la que se produce una inflamación de ambas estructuras anatómicas cuya causa puede ser una infección bacteriana (lo más habitual) o producida por otros patógenos, o no infecciosa (por anomalías anatómicas, traumatismos, etc.) ¿Qué es la torsión testicular? Es la rotación del cordón espermático (estructura anatómica con forma cilíndrica que contiene vasos sanguíneos y linfáticos y el conducto que lleva los espermatozoides fuera del testículo), con supresión súbita del riego sanguíneo del testículo. Es una emergencia quirúrgica ya que si se mantiene durante más de 4 - 6 horas puede desencadenarse un infarto testicular (muerte del tejido) con pérdida del testículo. ¿Qué es una hernia testicular? La hernia testicular o mejor denominada hernia inguinoescrotal es la salida de contenido intestinal hacia la bolsa escrotal. Es un tipo de hernia inguinal.  ¿Tienes dudas?  Regístrate ahora  en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta.
Consultas online

Telemedicina 24h.
Olvida los riesgos, las esperas y desplazamientos.

Videoconsulta, Chat médico, consultas telefónicas... Tú decices.

Ver consultas online
1

Regístrate ahora y prueba un mes GRATIS de Savia Premium

Acceso ilimitado a nuestros servicios para que pruebes la experiencia Savia al completo.

Registrarte gratis
2

Después sigue con tu cuenta gratis o hazte Premium

Al acabar el mes, puedes disfruta Savia con la cuenta gratis o hacerte Premium por 59€ al año (o 10€ al mes) para tener consultas online inlimitadas.

Comparar todos los planes